Soli­da­ri­dad en tiem­pos de reconquista

Segui­mos avan­zan­do y, a des­pe­cho de los recon­quis­ta­do­res, cada vez son más las per­so­nas del mun­do que aplau­den nues­tro abne­ga­do caminar

Fran­cos y godos han uni­do sus armas en la siem­pre viru­len­ta cru­za­da. Dan por hecho que los vas­co­nes ‑obs­ti­na­dos y arte­ros- esta­mos asen­tan­do los cimien­tos de nues­tra futu­ra inde­pen­den­cia. Por el nor­te los unos y por el sur los otros, pug­nan por recon­quis­tar Eus­kal Herria. Dia­rias son sus aco­me­ti­das y duros los vapu­leos que nos infli­gen. Pese a ello, no fal­tan que­bran­tos en las filas de la reconquista.

Estras­bur­go ha bai­la­do a su son pero, acá y allá, cada vez se escu­chan más crí­ti­cas a su saña con­tra los vas­cos. Ter­mi­na­ran crean­do un Minis­te­rio del Des­cré­di­to para des­le­gi­ti­mar a las muchas y auto­ri­za­das voces que los des­au­to­ri­zan. En tan prin­go­sa tarea tra­ba­jan al uní­sono polí­ti­cos, jue­ces, plu­mí­fe­ros, poli­cías, avtes… que riva­li­zan en arro­gan­cia y cutrez; para la farru­que­ría his­pa­na, cual­quie­ra crí­ti­ca es leyen­da negra: La ONU, AI, Friendship… emi­ten jui­cios erró­neos sin cono­cer la reali­dad de la que hablan; el rela­tor Mar­tin Schei­ning, el media­dor Brian Currin y el mis­mo Gerry Adams son len­gua­ra­ces filo­eta­rras; los sena­do­res, artis­tas e inte­lec­tua­les mexi­ca­nos que recla­man nues­tros dere­chos, unos maria­chis des­afi­na­dos; los abo­ga­dos argen­ti­nos de la Gre­mial, unos gau­chos ana­cró­ni­cos; Arza­lluz, un vie­jo cas­ca­rra­bias fue­ra de cir­cu­la­ción; Odón Elor­za, un socia­lis­ta de pro pero, en oca­sio­nes, excén­tri­co y des­ubi­ca­do… Tan bur­dos ale­ga­tos se están vol­vien­do en con­tra de los ale­ga­do­res: con­fir­man la ende­blez de su gela­ti­no­sa demo­cra­cia y están pro­vo­can­do una ava­lan­cha expan­si­va de solidaridades.

Si dia­rios son los zar­pa­zos de nues­tros enemi­gos, dia­rio es tam­bién el res­pal­do inter­na­cio­na­lis­ta de nues­tros ami­gos. Así ha suce­di­do, una vez más, en este oto­ño de aires zafios y tur­bu­len­tos. Tras los gri­tos rudos de las deten­cio­nes, hemos escu­cha­do ‑lle­ga­das de fue­ra de Eus­kal Herria- otras muchas voces ami­gas, cer­ca­nas y cor­dia­les. Orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sin­di­ca­les, gre­mia­les, socia­les… se han expre­sa­do sin ambi­güe­da­des. Han repu­dia­do la cegue­ra de los recon­quis­ta­do­res y han refor­za­do el empe­ño de este pue­blo peque­ño y per­se­gui­do. Nos ha lle­ga­do el alien­to soli­da­rio des­de Irlan­da, Cata­lun­ya, Gre­cia, Ara­gón, Gali­cia, Ale­ma­nia, Extre­ma­du­ra, Uru­guay, Madrid, Ita­lia, Sui­za, Chi­le, Cana­rias, Norue­ga, Cas­ti­lla, Astu­rias, Argen­ti­na… Cada quien ponía su toque per­so­nal en aquel con­cier­to de rabias y soli­da­ri­da­des. Unos decla­ra­ron a Gar­zón «juez de par­cia­li­dad abso­lu­ta, depen­den­cia de la Monar­quía y des­co­no­ci­mien­to del Dere­cho de Gen­tes». Otros refres­ca­ron al PSOE la ense­ñan­za de Engels: «El pue­blo que opri­me a otro pue­blo, no pue­de ser libre». Mon­te­vi­deo, Irlan­da, Bar­ce­lo­na cono­cie­ron pan­car­tas y movi­li­za­cio­nes. Las pro­tes­tas lle­ga­ron a la Emba­ja­da espa­ño­la en Ita­lia, a la ofi­ci­na de turis­mo en París, a la redac­ción del dia­rio «La Rep­pu­bli­ca» en Milán…

Si pre­ten­dían dete­ner nues­tra mar­cha y ahu­yen­tar a los que par­ti­ci­pan en ella, se han equi­vo­ca­do. Segui­mos avan­zan­do y, a des­pe­cho de los recon­quis­ta­do­res, cada vez son más las per­so­nas del mun­do que aplau­den nues­tro abne­ga­do cami­nar: «Moi­tos e moi­tas fare­mos o per­co­rri­do entre Onda­rre­ta e os Bule­va­res con no cora­zón e na mente».

Jesus Valen­cia edu­ca­dor social

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *