O erra­mos o inven­ta­mos en la teo­ría

“O inven­ta­mos, o erra­mos”, la famo­sa fra­se del edu­ca­dor Vene­zo­lano Simón Rodrí­guez, pare­ce haber sig­na­do los encuen­tros que tuvie­ron lugar con Ati­lio Borón y Michel Collon el 17 y 18 de Noviem­bre en Bil­bo. Las expo­si­cio­nes se desa­rro­lla­ron en el mar­co de las Jor­na­das “Socia­lis­mo Siglo XXI”, orga­ni­za­das por el GITE-IPES, y con­ti­nua­ron en el ASKEn­cuen­tro 2009 “En Defen­sa de la Huma­ni­dad. Hacia un Socia­lis­mo del Siglo XXI” rea­li­za­do en Donos­ti del 17 al 19 de Noviem­bre. El ASKEn­cuen­tro con­tó, ade­más, con la par­ti­ci­pa­ción de Alfon­so Sas­tre, Joxe Azur­men­di, Car­lo Fra­bet­ti y Neka­ne Jura­do. En este artícu­lo, rese­ña­mos los pun­tos prin­ci­pa­les de la expo­si­ción de Ati­lio Borón, soció­lo­go Argen­tino, Doc­tor en Cien­cias Polí­ti­cas por la Uni­ver­si­dad de Har­vard, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires, y direc­tor del Pro­gra­ma Lati­no­ame­ri­cano de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia en Cien­cias Socia­les (PLED) del Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción Flo­real Flo­ri­ni. A con­ti­nua­ción, extrae­mos algu­nos linea­mien­tos bla­bla­bla … para el con­tex­to actual de Eus­kal Herria.

Igual­dad, Cama­ra­de­ría y Soli­da­ri­dad

En su expo­si­ción del últi­mo lunes 16, Ati­lio Borón con­cen­tró su aten­ción en tres gran­des ejes: los valo­res, el pro­yec­to, y el suje­to his­tó­ri­co del socia­lis­mo. En cuan­to al pri­mer aspec­to, Borón afir­mó, siguien­do al Che Gue­va­ra, que no esta­ba intere­sa­do en el socia­lis­mo como “mera” for­ma de redis­tri­bu­ción de la rique­za. Su inte­rés, en cam­bio, está aso­cia­do al socia­lis­mo en tan­to mar­co para la crea­ción de un hom­bre y una mujer nue­vos, guia­dos por los valo­res de igual­dad, cama­ra­de­ría y soli­da­ri­dad, y ale­ja­dos de las lógi­cas indi­vi­dua­lis­ta y mer­can­ti­lis­ta impe­ran­tes en el capi­ta­lis­mo. Recal­có, tam­bién, su adhe­sión al socia­lis­mo como úni­co con­tex­to pro­pi­cio para el pasa­je de un “feti­chis­mo demo­crá­ti­co” a una demo­cra­cia sus­tan­ti­va, genui­na­men­te par­ti­ci­pa­ti­va y popu­lar.

Anti-esta­tis­mo, Pla­ni­fi­ca­ción Par­ti­ci­pa­ti­va y Nue­vas For­mas de Pro­pie­dad

En segun­do lugar, Borón cri­ti­có aque­llos enfo­ques que aso­cian el socia­lis­mo úni­ca­men­te con for­mas esta­tis­tas don­de las deci­sio­nes colec­ti­vas son potes­tad exclu­si­va de cua­dros de van­guar­dia. Para­fra­sean­do a Rosa Luxem­bur­go, Borón recal­có la impor­tan­cia de “no hacer de la nece­si­dad vir­tud”, y par­tien­do de un aná­li­sis crí­ti­co de las expe­rien­cias Rusa y Cuba­na enun­ció dos gra­ves pro­ble­mas deri­va­dos del esta­tis­mo: la alie­na­ción de la ciu­da­da­nía con res­pec­to al Esta­do y la pro­pie­dad públi­ca; y la con­cen­tra­ción del poder en manos de una cas­ta buro­crá­ti­ca cre­cien­te­men­te rígi­da y con­ser­va­do­ra. Para Borón, la con­tra­par­ti­da del esta­tis­mo es una “socie­dad impo­ten­te”, inca­paz de — y, en muchos casos, renuen­te a — defen­der la revo­lu­ción. Borón habló de la nece­si­dad de reem­pla­zar la pla­ni­fi­ca­ción a esca­la nacio­nal con res­pues­tas “glo­ca­les”, que ten­gan en cuen­ta tan­to las carac­te­rís­ti­cas macro-estruc­tu­ra­les de las fuer­zas glo­ba­les como la espe­ci­fi­ci­dad del con­tex­to local. En rela­ción a este pun­to fue intere­san­te la inter­ven­ción de la eco­no­mis­ta Neka­ne Jura­do, quien abo­gó por la “des­cri­mi­na­li­za­ción de la pla­ni­fi­ca­ción” y pro­pu­so el desa­rro­llo de nue­vas for­mas de “pla­ni­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­ti­va”, des­cen­tra­li­za­da, y des­de aba­jo. Borón invi­tó, tam­bién, a divi­sar nue­vas for­mas de “pro­pie­dad públi­ca” no esta­tal.

La Gran Masa Irre­den­ta

En ter­cer lugar, Borón cri­ti­có aque­llas pers­pec­ti­vas orto­do­xas que siguen pre­sen­tan­do al pro­le­ta­ria­do indus­trial como el suje­to his­tó­ri­co par exce­llen­ce del socia­lis­mo. Sos­tu­vo que la adver­ten­cia del socia­lis­ta Peruano Car­los Mariá­te­gui es hoy más rele­van­te que nun­ca: la apli­ca­ción de dicho esque­ma a Amé­ri­ca Lati­na es erró­nea y con­tra­pro­du­cen­te. En el pre­sen­te con­tex­to Lati­no­ame­ri­cano de des-indus­tria­li­za­ción, jóve­nes, muje­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas, tra­ba­ja­do­res infor­ma­les, y des­ocu­pa­dos — lo que Fidel Cas­tro deno­mi­nó hace ya cin­co déca­das “la gran masa irre­den­ta” — deben adqui­rir un pro­ta­go­nis­mo esen­cial en la lucha por el socia­lis­mo. En este sen­ti­do, Borón rei­vin­di­có los esfuer­zos orga­ni­za­ti­vos de la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res Argen­ti­nos (CTA), y la Cen­tral Úni­ca dos Tra­balha­do­res (CUT) en Bra­sil. Basán­do­se en el soció­lo­go Bel­ga Fra­nçois Hou­tart, Borón sos­tu­vo que el fenó­meno de la pro­le­ta­ri­za­ción no ha per­di­do su carác­ter uni­ver­sal, en tan­to que estos múl­ti­ples acto­res con­ti­núan subor­di­na­dos a la lógi­ca del capi­tal. En su opi­nión, el tra­ba­jo asa­la­ria­do no ha des­apa­re­ci­do sino que ha asu­mi­do nue­vas for­mas. Inclu­so el des­em­pleo cró­ni­co, la prin­ci­pal pro­ble­má­ti­ca eco­nó­mi­ca y social que atra­vie­sa hoy Lati­noa­mé­ri­ca, debe ser ana­li­za­do a la luz de las rela­cio­nes de cla­se y los con­di­cio­na­mien­tos estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo.

En la Calle y en las Urnas

Borón fina­li­zó su expo­si­ción con una lec­tu­ra polí­ti­ca de las trans­for­ma­cio­nes socio-eco­nó­mi­cas que tuvie­ron lugar en Amé­ri­ca Lati­na a par­tir de los años ‘70. Hizo hin­ca­pié en la “hete­ro­ge­nei­za­ción de la base” que deri­vó del pro­ce­so de des-indus­tria­li­za­ción, y remar­có la con­se­cuen­te frag­men­ta­ción polí­ti­ca del cam­po popu­lar. En este con­tex­to, Borón con­si­de­ró impe­ra­ti­vo modi­fi­car las for­mas tra­di­cio­na­les de repre­sen­ta­ción de los sec­to­res popu­la­res. En su visión, par­ti­dos polí­ti­cos y sin­di­ca­tos debe­rán arti­cu­lar­se de mane­ra com­ple­men­ta­ria, y no con­tra­dic­to­ria, con el amplio aba­ni­co de movi­mien­tos socia­les. Dicha arti­cu­la­ción debe­rá dar­se de mane­ra simul­tá­nea en dos esfe­ras: la calle, y las urnas. Borón recha­zó cate­gó­ri­ca­men­te el lla­ma­do del filó­so­fo Irlan­dés John Hollo­way a “renun­ciar a la toma del poder polí­ti­co”, y sos­tu­vo que todo movi­mien­to que dese­che tan­to la vía ins­ti­tu­cio­nal como la insu­rrec­cio­nal está nece­sa­ria­men­te con­de­na­do a la nihi­li­dad.

Des­de esta pers­pec­ti­va, Borón cri­ti­có al Pre­si­den­te Luis Inácio Lula da Sil­va por des­mo­vi­li­zar a su pro­pio par­ti­do (Par­ti­do dos Tra­balha­do­res, PT), y a la izquier­da Chi­le­na por prio­ri­zar la lucha ins­ti­tu­cio­nal y pro­vo­car el pau­la­tino des­gas­te y la pos­te­rior des­apa­ri­ción de impor­tan­tes movi­mien­tos socia­les en su país. Borón expre­só, asi­mis­mo, opi­nio­nes fuer­te­men­te con­tra­rias a cier­tos sec­to­res del Foro Social Mun­dial que pro­mue­ven la sub- o la no-orga­ni­za­ción polí­ti­ca de los sec­to­res popu­la­res. En su opi­nión, la hiper-orga­ni­za­ción de la “bur­gue­sía impe­rial” en el Foro de Davos requie­re, nece­sa­ria­men­te, la urgen­te revi­sión de las posi­cio­nes estra­té­gi­cas de lo que deno­mi­nó, no sin cier­ta iro­nía, el “Woods­tock de la Izquier­da”. Borón sos­tu­vo que la izquier­da ha per­di­do aque­lla “gran bata­lla de las ideas” a la que con­vo­ca­ba Fidel a manos del neo­li­be­ra­lis­mo. Cerró, con­se­cuen­te­men­te, su char­la, lla­man­do a recons­truir y, sobre todo, a “comu­ni­car” un pro­yec­to socia­lis­ta a nues­tros pue­blos. Para esto últi­mo, bro­meó, nece­si­ta­ría­mos más de un Chá­vez.

Boltxe

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *