Fue­ra fas­cis­tas de Gasteiz

En el últi­mo perío­do las agre­sio­nes y ame­na­zas fas­cis­tas se han inten­si­fi­ca­do de for­ma impor­tan­te. El 22 de sep­tiem­bre el gru­po ultra­de­re­chis­ta auto­de­no­mi­na­do Falan­ge y Tra­di­ción, rei­vin­di­có 25 ata­ques, el envío de una bala en un sobre a la txu­pi­ne­ra de las fies­tas de Bil­bao, las pin­ta­das con­tra el mono­li­to ubi­ca­do en el cemen­te­rio de Tolo­sa en recuer­do de Lasa y Zaba­la ase­si­na­dos por los GAL en las que se leía “Gora Galin­do” y “Cer­dos comu­nis­tas”, la colo­ca­ción de arte­fac­tos explo­si­vos en Tute­ra y Argue­das, las ame­na­zas de muer­te a Kol­do Pla, cono­ci­do miem­bro de la Aso­cia­ción de Fusi­la­dos de Nava­rra, o las pin­ta­das en el mon­te San Cris­tó­bal. La noche del sába­do 18 al 19 de octu­bre vol­vie­ron a apa­re­cer pin­ta­das de signo fas­cis­ta en los loca­les de la Fun­da­ción Fede­ri­co Engels y de Ikas­le Sin­di­ka­tua en la c/​San Anto­nio de Vitoria-Gasteiz.

Esta nue­vas agre­sio­nes están rela­cio­na­das direc­ta­men­te con el recor­te de los dere­chos demo­crá­ti­cos en Eus­kal Herria, que ha enva­len­to­na­do a los gru­pos ultraderechistas.

El 14 de octu­bre la Audien­cia Pro­vin­cial de Madrid con­de­nó a 26 años de cár­cel, al fas­cis­ta y exmi­li­tar Josué Esté­ba­nez por el ase­si­na­to del joven Car­los Palo­mino el 11 de noviem­bre del 2007. Pero esta sen­ten­cia se debe a las movi­li­za­cio­nes y a la enor­me indig­na­ción y pre­sión social que ha habi­do entorno a este caso. Sin embar­go, la jus­ti­cia deja impu­nes la gran mayo­ría de las agre­sio­nes fascistas.

Aun­que el 22 de octu­bre el Par­la­men­to Vas­co se pro­nun­ció con­tra los ata­ques y ame­na­zas de Falan­ge, fru­to del gran recha­zo social que des­pier­tan, estos gru­pos fas­cis­tas no van a fre­nar su acti­vi­dad por­que se hagan unas cuan­tas decla­ra­cio­nes parlamentarias.

La defen­sa con­tra las agre­sio­nes fas­cis­tas pasa por la orga­ni­za­ción de res­pues­tas colec­ti­vas por el con­jun­to de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas de izquier­das. La ven­ta­ja con la que cuen­tan habi­tual­men­te los gru­pos fas­cis­tas es el silen­cio y la impu­ni­dad que acom­pa­ña sus actuaciones..

La acti­vi­dad de todos estos gru­pos se está incre­men­tan­do en toda Euro­pa en para­le­lo a la cri­sis del capi­ta­lis­mo con un incre­men­to muy abrup­to del paro, la pobre­za y las des­igual­da­des socia­les. Aun­que la cla­se tra­ba­ja­do­ra es hoy mil veces más fuer­te que en los años 30 y estos gru­púscu­los no pue­dan alcan­zar la rele­van­cia del pasa­do, no por ello dejan de ser peli­gro­sos para la cla­se tra­ba­ja­do­ra y sus orga­ni­za­cio­nes. Su obje­ti­vo es crear mie­do y divi­dir a los tra­ba­ja­do­res y a los jóve­nes y debi­li­tar así su capa­ci­dad de con­tes­ta­ción social. Estos gru­pos no podrían actuar si no tuvie­sen el ampa­ro, cuan­do no el apo­yo direc­to, de sec­to­res del apa­ra­to del Esta­do, den­tro de la jus­ti­cia y la poli­cía, así como de sec­to­res del capi­tal, como demues­tra que ni la poli­cía ni la jus­ti­cia actúan de la mis­ma for­ma con las dife­ren­tes expre­sio­nes de lo que ellos con­si­de­ran vio­len­cia, sien­do mucho más tole­ran­tes con la que vie­nen de gru­pos de ultraderecha

Por eso, la úni­ca fuer­za en la que debe­mos con­fiar para fre­nar estas agre­sio­nes y obli­gar al gobierno a actuar, des­man­te­lan­do estas ban­das, es median­te la denun­cia, la movi­li­za­ción y la organización.

ELA, LAB, CCOO, ESK, STEE-EILAS, CGT, HIRU, BOLTXE,
EUSKALHERRIA SOZIALISTA,GAZTE KOMUNISTAK,
ASOCIACIÓN DE VECINOS GASTEIZ TXIKI, IKASLE SINDIKATUA, EL MILITANTE,
FUNDACIÓN FEDERICO ENGELS, EMAKUME LANGILEAREN DEFENTSAN

Boltxe

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.