Brouard y Mugu­ru­za, un ejem­plo muy vivo [Edi­to­rial de Gara]

Son muchas las per­so­nas que en este país toda­vía recuer­dan dón­de se encon­tra­ban el 22 de noviem­bre de 1984, por­que aquel día dece­nas de miles de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos colap­sa­ron el cen­tro de Bil­bo para ren­dir home­na­je a San­ti Brouard. Pocos polí­ti­cos vas­cos, pocos mili­tan­tes aber­tza­les, han reci­bi­do una des­pe­di­da popu­lar tan impre­sio­nan­te como aque­lla, con el fére­tro colo­ca­do en la esca­li­na­ta del Ayun­ta­mien­to en el que Brouard fue con­ce­jal por Herri Bata­su­na, for­ma­ción por la que tam­bién fue ele­gi­do par­la­men­ta­rio en la Cáma­ra de Gas­teiz. Dos días antes había sido tiro­tea­do en la con­sul­ta don­de ejer­cía como médi­co pedia­tra. Cin­co años des­pués, otro nefas­to 20‑N, Josu Mugu­ru­za, otro des­ta­ca­do mili­tan­te de HB resul­ta­ba muer­to en otro tiro­teo en Madrid, adon­de había acu­di­do como dipu­tado, cuan­do se encon­tra­ba jun­to a varios com­pa­ñe­ros cer­ca del Par­la­men­to espa­ñol.

En Lekei­tio, la loca­li­dad natal de Brouard, se recor­dó ayer, una vez más, la tra­yec­to­ria polí­ti­ca de ambos, su com­pro­mi­so per­so­nal con Eus­kal Herria y su acti­va mili­tan­cia en la izquier­da aber­tza­le. Quie­nes orga­ni­za­ron, eje­cu­ta­ron y aplau­die­ron aque­llos crí­me­nes, así como quie­nes inten­ta­ron apro­ve­char­los para inten­tar cam­biar el rum­bo de la izquier­da aber­tza­le, no espe­ra­rían que, tan­tos años des­pués, esta opción polí­ti­ca con­ti­núe desem­pe­ñan­do un papel tan rele­van­te como el que la socie­dad vas­ca le ha asig­na­do.

Con moti­vo de estos ani­ver­sa­rios, Tasio Erki­zia, que cono­ció de cer­ca tan­to a uno como a otro, encon­tra­ba simi­li­tu­des entre lo que suce­dió enton­ces y lo que ocu­rre actual­men­te en Eus­kal Herria. Al refe­rir­se a la ope­ra­ción poli­cial que aca­bó con el encar­ce­la­mien­to de Arnal­do Ote­gi, Rafa Díez, Miren Zaba­le­ta, Sonia Jacin­to y Arkaitz Rodrí­guez, afir­ma­ba lo siguien­te: «No hay duda de que las últi­mas deten­cio­nes obe­de­cen a una estra­te­gia de Esta­do para evi­tar una sali­da polí­ti­ca al con­flic­to, como ocu­rrió con el ase­si­na­to de San­ti».

Enton­ces, como aho­ra, el PSOE mane­ja­ba los hilos del poder espa­ñol des­de La Mon­cloa y, por lo que pare­ce, aún se nie­ga a apren­der de sus erro­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *