Mikel Zabal­tza y Jon Antza

Mien­tras una de las par­tes del con­flic­to ha reco­no­ci­do siem­pre su res­pon­sa­bi­li­dad, la otra ha blan­di­do el nega­cio­nis­mo como ban­de­ra, y segui­rá sin duda blan­dién­do­lo si no se arti­cu­lan medios efi­ca­ces para impe­dir­lo

Aho­ra que se cum­plen 24 años de la muer­te bajo tor­tu­ras de Mikel Zabal­za, que apa­re­ció «aho­ga­do» en el río Bida­soa tras ser dete­ni­do por la Guar­dia Civil y estar 20 días des­apa­re­ci­do, qui­sie­ra ren­dir­le un sen­ti­do home­na­je y al mis­mo tiem­po remar­car que lo suce­di­do duran­te aque­llos 20 inten­sos días nos debe ser­vir de ejem­plo para redo­blar esfuer­zos en la denun­cia por otra des­apa­ri­ción cuya res­pon­sa­bi­li­dad apun­ta tam­bién cla­ra­men­te a los tor­tu­ra­do­res espa­ño­les, la de Jon Anza.

En efec­to, la enor­me pre­sión popu­lar que se vivió en Eus­kal Herria tras la des­apa­ri­ción de Mikel Zabal­za no dejó otro reme­dio a las auto­ri­da­des que el de hacer apa­re­cer su cadá­ver, que de otro modo pode­mos dar por des­con­ta­do hubie­se des­apa­re­ci­do para siem­pre, pues según la ver­sión ofi­cial éste habría logra­do fugar­se cuan­do era tras­la­da­do por tres guar­dias civi­les a reco­no­cer un supues­to zulo de ETA que nun­ca apa­re­ció.

Bien poca gen­te se dejó enga­ñar en Eus­kal Herria por aque­lla inve­ro­sí­mil ver­sión, y años más tar­de se supo que Mikel murió en el tris­te­men­te famo­so cuar­tel de Intxau­rron­do, mien­tras era some­ti­do a la «bañe­ra» por varios guar­dias civi­les, entre los que se encon­tra­ban Enri­que Dora­do y Feli­pe Bayo, con­de­na­dos más tar­de, jun­to con su jefe Enri­que Rodrí­guez Galin­do, en el caso Lasa-Zaba­la.

De for­ma simi­lar a lo suce­di­do en aquel caso, los ser­vi­cios secre­tos cono­cían ya en 1985 lo ver­da­de­ra­men­te suce­di­do con Zabal­za, como cons­ta en uno de los infor­mes inter­nos del CESID, pero tan­to los Gobier­nos del PSOE como los del PP han dene­ga­do siem­pre la incor­po­ra­ción de dicho docu­men­to a la cau­sa judi­cial, ale­gan­do que es secre­to y su des­cla­si­fi­ca­ción pon­dría en peli­gro la segu­ri­dad del Esta­do, por lo que nun­ca se ha lle­ga­do a juz­gar el caso.

Eso sí, por for­tu­na, la fami­lia de Mikel Zabal­za pudo al menos recu­pe­rar su cadá­ver, y tam­bién pudie­ron recu­pe­rar­los las de Josean Lasa y Joxi Zaba­la, pero otros mili­tan­tes inde­pen­den­tis­tas que según todos los indi­cios sufrie­ron el mis­mo horri­ble final en aque­lla épo­ca (Per­tur, Napa­rra, Popo) aún siguen des­apa­re­ci­dos.

Recien­te­men­te ha vuel­to a suce­der un hecho simi­lar. El refu­gia­do Jon Anza des­apa­re­ció en el Esta­do fran­cés cuan­do se diri­gía de Baio­na a Tou­lou­se en tren, y sus fami­lia­res y ami­gos, tras denun­ciar el hecho ante la fis­ca­lía fran­ce­sa y con la abso­lu­ta segu­ri­dad de que su des­apa­ri­ción se debió a una acción de las fuer­zas de segu­ri­dad espa­ño­las, la enmar­ca­ron en la «gue­rra sucia del siglo XXI».

Casi seis meses des­pués, el 3 de octu­bre, GARA infor­mó de que, según fuen­tes de toda sol­ven­cia, Anza habría sido secues­tra­do por agen­tes poli­cia­les espa­ño­les, y al encon­trar­se gra­ve­men­te enfer­mo falle­ció cuan­do lo some­tie­ron a tor­tu­ras para inte­rro­gar­lo. Gara aña­dió que «estas fuen­tes ase­gu­ran que deci­die­ron enton­ces des­ha­cer­se del cuer­po sin vida, ente­rrán­do­lo en terri­to­rio fran­cés». Muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, mien­tras la fis­cal fran­ce­sa que lle­va el caso reac­cio­nó de inme­dia­to ante dichas reve­la­cio­nes, tan­to auto­ri­da­des como gran­des medios de comu­ni­ca­ción espa­ño­les guar­da­ron el más abso­lu­to mutis­mo al res­pec­to.

Mikel Zabal­za tam­bién tenía pro­ble­mas de salud cuan­do lo detu­vo la Guar­dia Civil (había sido ope­ra­do varias sema­nas antes), y no cabe duda que dichos pro­ble­mas tuvie­ron mucho que ver con su muer­te al ser some­ti­do a la «bañe­ra». De no ser por ello, segu­ra­men­te habría sobre­vi­vi­do como otros miles de víc­ti­mas de los tor­tu­ra­do­res, y tam­bién es muy pro­ba­ble que el des­tino de Jon Anza no hubie­se sido su actual des­apa­ri­ción de no ser por su muy dete­rio­ra­da salud, pues no pare­ce que la inten­ción ini­cial de sus cap­to­res fue­se hacer­le des­apa­re­cer, como a Lasa y Zaba­la, Per­tur, Napa­rra o Popo. «Se les fue», como en su día Mikel Zabal­za, y mucho me temo que su cadá­ver no apa­re­ce­rá jamás a no ser que les obli­gue­mos a ello, como en el caso de Mikel.

Hay que recor­dar que, sien­do minis­tro del Inte­rior del Gobierno de José María Aznar, Jai­me Mayor Ore­ja mani­fes­tó que «ETA mata, pero no mien­te». El Esta­do espa­ñol, en cam­bio, no sólo mata sino que sobre todo mien­te a espuer­tas; muy espe­cial­men­te en lo que se refie­re a la tor­tu­ra y la gue­rra sucia, que han esta­do siem­pre ínti­ma­men­te liga­das. Así, mien­tras una de las par­tes del con­flic­to ha reco­no­ci­do siem­pre su res­pon­sa­bi­li­dad, la otra ha blan­di­do el nega­cio­nis­mo como ban­de­ra, y segui­rá sin duda blan­dién­do­lo si no se arti­cu­lan medios efi­ca­ces para impe­dir­lo.

Por eso es tan urgen­te des­en­mas­ca­rar ese nega­cio­nis­mo hipó­cri­ta y obli­gar­les a des­ta­par las cloa­cas del Esta­do reco­no­cien­do lo suce­di­do con esas miles de víc­ti­mas de la gue­rra sucia y la tor­tu­ra que siguen sin ser reco­no­ci­das como tales. ¡Que­re­mos la ver­dad y la que­re­mos ya!

Xabier Maka­za­ga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *