La Bata­lla Patria por Hugo Chá­vez Frías

El miér­co­les pasa­do, 18 de noviem­bre, se cum­plió el quin­to ani­ver­sa­rio del cri­mi­nal aten­ta­do terro­ris­ta que le qui­tó la vida a Dani­lo Ander­son, el Fis­cal Valien­te. Nada ni nadie pue­de ni podrá arran­car del sen­ti­mien­to popu­lar su lumi­no­so ejemplo.¡Honor y glo­ria a Dani­lo Ander­son: ada­lid de la jus­ti­cia! Y por Dani­lo y por todos los már­ti­res de este tiem­po de Revo­lu­ción, no pue­do sino unir mi voz a la de todo el pue­blo: ¡Cas­ti­go a los culpables!¡Basta de impu­ni­dad!

II

De la mayor impor­tan­cia fue el Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Par­ti­dos de Izquier­da que se ha cele­bra­do esta sema­na. Duran­te dos días, 20 y 21 de noviem­bre, 53 orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de cin­co con­ti­nen­tes se die­ron cita en Cara­cas. Feli­ci­to al PSUV por­que cum­plió a caba­li­dad su rol como orga­ni­za­dor.

Las vías hacia el socia­lis­mo han vuel­to a abrir­se: la izquier­da está obli­ga­da a repen­sar­se en pro­fun­di­dad. El deba­te de ideas es deci­si­vo para no repe­tir los erro­res que dis­tor­sio­na­ron y debi­li­ta­ron la cau­sa socia­lis­ta en el siglo XX, para que en el siglo XXI el socia­lis­mo se con­vier­ta, como avi­zo­ra­ba Mariá­te­gui, no en cal­co o copia, sino en crea­ción heroi­ca y sobe­ra­na de cada pue­blo y, por supues­to, en uni­dad popu­lar uni­ver­sal para dar­le vida a un nue­vo inter­na­cio­na­lis­mo.

Quie­ro lla­mar la aten­ción de mis com­pa­trio­tas sobre la una­ni­mi­dad que reinó en este Encuen­tro con res­pec­to a la ins­ta­la­ción de las bases mili­ta­res yan­quis en Colom­bia. Hay un esta­do de con­cien­cia común sobre la gra­ví­si­ma ame­na­za que repre­sen­tan para Vene­zue­la, en pri­mer tér­mino, y por exten­sión para la región sur­ame­ri­ca­na y para toda Nues­tra Amé­ri­ca.

Este Encuen­tro fue una nue­va rati­fi­ca­ción de que la Vene­zue­la boli­va­ria­na no está sola, hoy está más acom­pa­ña­da que nun­ca.

III

En las elec­cio­nes del pasa­do domin­go 15 de noviem­bre esco­gi­mos, entre nues­tra mili­tan­cia, a los dele­ga­dos y dele­ga­das al Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del PSUV: fue una mues­tra más del espí­ri­tu trans­for­ma­dor y de la for­ta­le­za revo­lu­cio­na­ria que nos ani­ma.

Cum­pli­mos nue­va­men­te con el rigor que la his­to­ria nos exi­ge. Obe­de­cien­do al desig­nio popu­lar al que nos debe­mos, lla­ma­mos a con­sul­ta para con­so­li­dar la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de nue­vo tipo que nece­si­ta la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, y con la orien­ta­ción fir­me de hacer gran­de y dig­na a la Patria. ¡Vaya mane­ra de for­ta­le­cer­nos! Ten­go ple­na cer­te­za de que a tra­vés de este ejer­ci­cio sobe­rano y par­ti­ci­pa­ti­vo, ele­gi­mos a hom­bres y muje­res de espí­ri­tu boli­va­riano y revo­lu­cio­na­ria­men­te acen­dra­do, y con el com­pro­mi­so de ser­vir con pasión y desin­te­rés al pue­blo. Al pue­blo que se ha pues­to en mar­cha hacia su des­tino anhe­la­do: el socia­lis­mo.

No pode­mos dar repo­so a nues­tros bra­zos ni des­can­so a nues­tras almas has­ta que, como que­ría nues­tro Liber­ta­dor, la igual­dad esta­ble­ci­da y prac­ti­ca­da y la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble sean reali­dad viva y tan­gi­ble para todos y todas.

Cada día debe­mos ser más y más boli­va­ria­nos y boli­va­ria­nas.

Cada día debe­mos sacar el Bolí­var que lle­va­mos por den­tro.

Lo dicho has­ta aquí me per­mi­te, aho­ra, enfa­ti­zar la tras­cen­den­cia del Con­gre­so que se ini­ció ayer sába­do 21 de noviem­bre, y se exten­de­rá has­ta el mes de mar­zo de 2010, como un espa­cio cru­cial de refle­xio­nes, deba­tes y defi­ni­cio­nes. De allí deben sur­gir no sólo las orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas, las con­cep­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y las crí­ti­cas inexo­ra­bles que el par­ti­do debe hacer­se sin com­ple­jos, sino ade­más de allí debe emer­ger un sen­ti­do cla­ro que poda­mos con­ver­tir en pra­xis trans­for­ma­do­ra, para alla­nar el camino que nos con­duz­ca a cum­plir en pro­fun­di­dad el pro­yec­to boli­va­riano y socia­lis­ta que nos hemos tra­za­do y que esta­mos gana­dos a con­ver­tir en encar­na­ción his­tó­ri­ca.

Se tra­ta de defi­nir colec­ti­va­men­te, con luci­dez y auda­cia, la tác­ti­ca y la estra­te­gia de la tran­si­ción hacia el socia­lis­mo, rum­bo a la Inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va de Vene­zue­la.

Que­re­mos ser, en reali­dad y en ver­dad, un par­ti­do de nue­vo tipo: esta­mos en pleno pro­ce­so de cons­truc­ción. Por eso mis­mo, éste no va a ser un Con­gre­so ence­rra­do sobre sí mis­mo duran­te cada fin de sema­na. Si algo debe carac­te­ri­zar­lo es su pro­fun­da car­ga dia­léc­ti­ca: una dia­léc­ti­ca fecun­da y viva gene­ra­da por la inter­ac­ción per­ma­nen­te entre los dele­ga­dos y dele­ga­das con la base mili­tan­te y con el pue­blo todo. No está demás recor­dar­lo: ser dele­ga­do o dele­ga­da no es un pri­vi­le­gio sino una res­pon­sa­bi­li­dad; ser dele­ga­do o dele­ga­da no sig­ni­fi­ca ser repre­sen­tan­te, sino voce­ro o voce­ra, cone­xión vibran­te y poten­cia­do­ra con las patru­llas, con las comu­ni­da­des, con el pue­blo.

Com­pa­trio­tas que me leen: No per­da­mos de vis­ta lo siguien­te: todo cuan­to haga­mos des­de ya tie­ne como hori­zon­te, por aho­ra, el 2019. Más allá de las luchas y de las con­quis­tas par­cia­les que no debe­mos menos­pre­ciar nun­ca, el rigor con el que nos esta­mos cali­bran­do tie­ne un fin de mayor alcan­ce y una exi­gen­cia de más ele­va­do vue­lo en el tiem­po.

Si gran­de es lo que desea­mos, pues, gran­de e inde­cli­na­ble ten­drá que ser nues­tro empe­ño mili­tan­te, por­que en el Con­gre­so no sólo nos juga­mos nues­tro par­ti­cu­lar des­tino como par­ti­do, sino sobre todo nos juga­mos el des­tino pleno de la Patria.

Ten­ga­mos pre­sen­te, ade­más, que la irre­ver­si­bi­li­dad del cam­bio de épo­ca en la Amé­ri­ca del Sur, en toda Nues­tra Amé­ri­ca, está ínti­ma­men­te liga­da a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: ¡Por Vene­zue­la y por la Patria Gran­de debe­mos ven­cer! Recor­de­mos, en esta hora de con­fir­ma­ción revo­lu­cio­na­ria, al gran José Mar­tí: el secre­to del éxi­to es dedi­car­se ente­ro a un fin.

Aquí no pode­mos andar con medias tin­tas ni que­bran­tos mora­les; ente­re­za y fide­li­dad supre­ma recla­ma la suer­te de Vene­zue­la: sagra­do fin de nues­tros des­ve­los.

Des­de ya, como lo mani­fes­té el pasa­do miér­co­les en el Tea­tro Muni­ci­pal, exhor­to a todas y a todos a con­so­li­dar­nos y cre­cer en espí­ri­tu de uni­dad: con­so­li­dar­nos en el fer­vor socia­lis­ta nos resul­ta indis­pen­sa­ble, así como fun­da­men­tal es cre­cer en las ambi­cio­nes más puras que nos deben mover como revo­lu­cio­na­rios.

IV

En ejer­ci­cio incues­tio­na­ble de su sobe­ra­nía, Vene­zue­la ha demo­li­do dos pasos ile­ga­les en la fron­te­ra con Colom­bia. No son nin­gu­nos puen­tes inter­na­cio­na­les como ha pre­ten­di­do hacer­le creer al mun­do el Gobierno de Uri­be Vélez: eran dos pasos ile­ga­les, lo reite­ro, para garan­ti­zar la pene­tra­ción del nar­co­trá­fi­co y el con­tra­ban­do en nues­tro terri­to­rio.

La denun­cia del Gobierno colom­biano no tie­ne nin­gún fun­da­men­to y se cae por su pro­pio peso: es una pro­vo­ca­ción más de Uri­be, quien no con­ten­to con des­po­jar a Colom­bia de su sobe­ra­nía, pre­ten­de que Vene­zue­la no la ejer­za.

Y lo más repug­nan­te de todo esto, es la cana­lla mediá­ti­ca que aquí se levan­ta cual quin­ta colum­na, ponién­do­se como siem­pre al lado de los enemi­gos de la patria. O para decir­lo mucho más exac­ta­men­te: arras­trán­do­se al ser­vi­cio de los intere­ses impe­ria­lis­tas.

V

Vene­zue­la pasó ya del cen­te­nar de pre­seas dora­das en los XVI Jue­gos Boli­va­ria­nos allá en nues­tra her­ma­na Boli­via: nos hemos des­pe­ga­do en el pri­mer lugar del meda­lle­ro. Tene­mos una amplia ven­ta­ja que, a estas altu­ras, ya pare­ce inal­can­za­ble. La Gene­ra­ción de Oro, esa valien­te y com­ba­ti­va mucha­cha­da, ha vuel­to a demos­trar que nació para dar­le glo­rias a Vene­zue­la.

Con el mis­mo orgu­llo patrio, quie­ro resal­tar la extra­or­di­na­ria haza­ña de nues­tras mucha­chas en el I Cam­peo­na­to Pan­ame­ri­cano de Béis­bol Feme­nino, que se cele­bró en nues­tra Valen­cia: cla­si­fi­ca­mos el día de ayer al Cam­peo­na­to Mun­dial de Béis­bol Feme­nino 2010 –su sede está aún por defi­nir – , tras ven­cer a Cuba 14 carre­ras a 13 en un reñi­dí­si­mo par­ti­do semi­fi­nal, que se fue a extra­ining. Y unas horas des­pués, para ple­nar­nos de feli­ci­dad colec­ti­va, nues­tras ague­rri­das y esfor­za­das heroí­nas se titu­la­ron en el par­ti­do final: otro jue­go reple­to de emo­cio­nes que cul­mi­nó 8 a 7 fren­te a Puer­to Rico. ¡Feli­ci­ta­cio­nes cam­peo­nas!

¡Así es como se bata­lla por la patria, mucha­chas y mucha­chos!

¡Ven­ce­re­mos!

Hugo Chá­vez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *