La Bata­lla Patria por Hugo Chá­vez Frías

El miér­co­les pasa­do, 18 de noviem­bre, se cum­plió el quin­to ani­ver­sa­rio del cri­mi­nal aten­ta­do terro­ris­ta que le qui­tó la vida a Dani­lo Ander­son, el Fis­cal Valien­te. Nada ni nadie pue­de ni podrá arran­car del sen­ti­mien­to popu­lar su lumi­no­so ejemplo.¡Honor y glo­ria a Dani­lo Ander­son: ada­lid de la jus­ti­cia! Y por Dani­lo y por todos los már­ti­res de este tiem­po de Revo­lu­ción, no pue­do sino unir mi voz a la de todo el pue­blo: ¡Cas­ti­go a los culpables!¡Basta de impunidad!

II

De la mayor impor­tan­cia fue el Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Par­ti­dos de Izquier­da que se ha cele­bra­do esta sema­na. Duran­te dos días, 20 y 21 de noviem­bre, 53 orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias de cin­co con­ti­nen­tes se die­ron cita en Cara­cas. Feli­ci­to al PSUV por­que cum­plió a caba­li­dad su rol como organizador.

Las vías hacia el socia­lis­mo han vuel­to a abrir­se: la izquier­da está obli­ga­da a repen­sar­se en pro­fun­di­dad. El deba­te de ideas es deci­si­vo para no repe­tir los erro­res que dis­tor­sio­na­ron y debi­li­ta­ron la cau­sa socia­lis­ta en el siglo XX, para que en el siglo XXI el socia­lis­mo se con­vier­ta, como avi­zo­ra­ba Mariá­te­gui, no en cal­co o copia, sino en crea­ción heroi­ca y sobe­ra­na de cada pue­blo y, por supues­to, en uni­dad popu­lar uni­ver­sal para dar­le vida a un nue­vo internacionalismo.

Quie­ro lla­mar la aten­ción de mis com­pa­trio­tas sobre la una­ni­mi­dad que reinó en este Encuen­tro con res­pec­to a la ins­ta­la­ción de las bases mili­ta­res yan­quis en Colom­bia. Hay un esta­do de con­cien­cia común sobre la gra­ví­si­ma ame­na­za que repre­sen­tan para Vene­zue­la, en pri­mer tér­mino, y por exten­sión para la región sur­ame­ri­ca­na y para toda Nues­tra América.

Este Encuen­tro fue una nue­va rati­fi­ca­ción de que la Vene­zue­la boli­va­ria­na no está sola, hoy está más acom­pa­ña­da que nunca.

III

En las elec­cio­nes del pasa­do domin­go 15 de noviem­bre esco­gi­mos, entre nues­tra mili­tan­cia, a los dele­ga­dos y dele­ga­das al Con­gre­so Extra­or­di­na­rio del PSUV: fue una mues­tra más del espí­ri­tu trans­for­ma­dor y de la for­ta­le­za revo­lu­cio­na­ria que nos anima.

Cum­pli­mos nue­va­men­te con el rigor que la his­to­ria nos exi­ge. Obe­de­cien­do al desig­nio popu­lar al que nos debe­mos, lla­ma­mos a con­sul­ta para con­so­li­dar la orga­ni­za­ción polí­ti­ca de nue­vo tipo que nece­si­ta la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, y con la orien­ta­ción fir­me de hacer gran­de y dig­na a la Patria. ¡Vaya mane­ra de for­ta­le­cer­nos! Ten­go ple­na cer­te­za de que a tra­vés de este ejer­ci­cio sobe­rano y par­ti­ci­pa­ti­vo, ele­gi­mos a hom­bres y muje­res de espí­ri­tu boli­va­riano y revo­lu­cio­na­ria­men­te acen­dra­do, y con el com­pro­mi­so de ser­vir con pasión y desin­te­rés al pue­blo. Al pue­blo que se ha pues­to en mar­cha hacia su des­tino anhe­la­do: el socialismo.

No pode­mos dar repo­so a nues­tros bra­zos ni des­can­so a nues­tras almas has­ta que, como que­ría nues­tro Liber­ta­dor, la igual­dad esta­ble­ci­da y prac­ti­ca­da y la mayor suma de feli­ci­dad posi­ble sean reali­dad viva y tan­gi­ble para todos y todas.

Cada día debe­mos ser más y más boli­va­ria­nos y bolivarianas.

Cada día debe­mos sacar el Bolí­var que lle­va­mos por dentro.

Lo dicho has­ta aquí me per­mi­te, aho­ra, enfa­ti­zar la tras­cen­den­cia del Con­gre­so que se ini­ció ayer sába­do 21 de noviem­bre, y se exten­de­rá has­ta el mes de mar­zo de 2010, como un espa­cio cru­cial de refle­xio­nes, deba­tes y defi­ni­cio­nes. De allí deben sur­gir no sólo las orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas, las con­cep­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y las crí­ti­cas inexo­ra­bles que el par­ti­do debe hacer­se sin com­ple­jos, sino ade­más de allí debe emer­ger un sen­ti­do cla­ro que poda­mos con­ver­tir en pra­xis trans­for­ma­do­ra, para alla­nar el camino que nos con­duz­ca a cum­plir en pro­fun­di­dad el pro­yec­to boli­va­riano y socia­lis­ta que nos hemos tra­za­do y que esta­mos gana­dos a con­ver­tir en encar­na­ción histórica.

Se tra­ta de defi­nir colec­ti­va­men­te, con luci­dez y auda­cia, la tác­ti­ca y la estra­te­gia de la tran­si­ción hacia el socia­lis­mo, rum­bo a la Inde­pen­den­cia defi­ni­ti­va de Venezuela.

Que­re­mos ser, en reali­dad y en ver­dad, un par­ti­do de nue­vo tipo: esta­mos en pleno pro­ce­so de cons­truc­ción. Por eso mis­mo, éste no va a ser un Con­gre­so ence­rra­do sobre sí mis­mo duran­te cada fin de sema­na. Si algo debe carac­te­ri­zar­lo es su pro­fun­da car­ga dia­léc­ti­ca: una dia­léc­ti­ca fecun­da y viva gene­ra­da por la inter­ac­ción per­ma­nen­te entre los dele­ga­dos y dele­ga­das con la base mili­tan­te y con el pue­blo todo. No está demás recor­dar­lo: ser dele­ga­do o dele­ga­da no es un pri­vi­le­gio sino una res­pon­sa­bi­li­dad; ser dele­ga­do o dele­ga­da no sig­ni­fi­ca ser repre­sen­tan­te, sino voce­ro o voce­ra, cone­xión vibran­te y poten­cia­do­ra con las patru­llas, con las comu­ni­da­des, con el pueblo.

Com­pa­trio­tas que me leen: No per­da­mos de vis­ta lo siguien­te: todo cuan­to haga­mos des­de ya tie­ne como hori­zon­te, por aho­ra, el 2019. Más allá de las luchas y de las con­quis­tas par­cia­les que no debe­mos menos­pre­ciar nun­ca, el rigor con el que nos esta­mos cali­bran­do tie­ne un fin de mayor alcan­ce y una exi­gen­cia de más ele­va­do vue­lo en el tiempo.

Si gran­de es lo que desea­mos, pues, gran­de e inde­cli­na­ble ten­drá que ser nues­tro empe­ño mili­tan­te, por­que en el Con­gre­so no sólo nos juga­mos nues­tro par­ti­cu­lar des­tino como par­ti­do, sino sobre todo nos juga­mos el des­tino pleno de la Patria.

Ten­ga­mos pre­sen­te, ade­más, que la irre­ver­si­bi­li­dad del cam­bio de épo­ca en la Amé­ri­ca del Sur, en toda Nues­tra Amé­ri­ca, está ínti­ma­men­te liga­da a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: ¡Por Vene­zue­la y por la Patria Gran­de debe­mos ven­cer! Recor­de­mos, en esta hora de con­fir­ma­ción revo­lu­cio­na­ria, al gran José Mar­tí: el secre­to del éxi­to es dedi­car­se ente­ro a un fin.

Aquí no pode­mos andar con medias tin­tas ni que­bran­tos mora­les; ente­re­za y fide­li­dad supre­ma recla­ma la suer­te de Vene­zue­la: sagra­do fin de nues­tros desvelos.

Des­de ya, como lo mani­fes­té el pasa­do miér­co­les en el Tea­tro Muni­ci­pal, exhor­to a todas y a todos a con­so­li­dar­nos y cre­cer en espí­ri­tu de uni­dad: con­so­li­dar­nos en el fer­vor socia­lis­ta nos resul­ta indis­pen­sa­ble, así como fun­da­men­tal es cre­cer en las ambi­cio­nes más puras que nos deben mover como revolucionarios.

IV

En ejer­ci­cio incues­tio­na­ble de su sobe­ra­nía, Vene­zue­la ha demo­li­do dos pasos ile­ga­les en la fron­te­ra con Colom­bia. No son nin­gu­nos puen­tes inter­na­cio­na­les como ha pre­ten­di­do hacer­le creer al mun­do el Gobierno de Uri­be Vélez: eran dos pasos ile­ga­les, lo reite­ro, para garan­ti­zar la pene­tra­ción del nar­co­trá­fi­co y el con­tra­ban­do en nues­tro territorio.

La denun­cia del Gobierno colom­biano no tie­ne nin­gún fun­da­men­to y se cae por su pro­pio peso: es una pro­vo­ca­ción más de Uri­be, quien no con­ten­to con des­po­jar a Colom­bia de su sobe­ra­nía, pre­ten­de que Vene­zue­la no la ejerza.

Y lo más repug­nan­te de todo esto, es la cana­lla mediá­ti­ca que aquí se levan­ta cual quin­ta colum­na, ponién­do­se como siem­pre al lado de los enemi­gos de la patria. O para decir­lo mucho más exac­ta­men­te: arras­trán­do­se al ser­vi­cio de los intere­ses imperialistas.

V

Vene­zue­la pasó ya del cen­te­nar de pre­seas dora­das en los XVI Jue­gos Boli­va­ria­nos allá en nues­tra her­ma­na Boli­via: nos hemos des­pe­ga­do en el pri­mer lugar del meda­lle­ro. Tene­mos una amplia ven­ta­ja que, a estas altu­ras, ya pare­ce inal­can­za­ble. La Gene­ra­ción de Oro, esa valien­te y com­ba­ti­va mucha­cha­da, ha vuel­to a demos­trar que nació para dar­le glo­rias a Venezuela.

Con el mis­mo orgu­llo patrio, quie­ro resal­tar la extra­or­di­na­ria haza­ña de nues­tras mucha­chas en el I Cam­peo­na­to Pan­ame­ri­cano de Béis­bol Feme­nino, que se cele­bró en nues­tra Valen­cia: cla­si­fi­ca­mos el día de ayer al Cam­peo­na­to Mun­dial de Béis­bol Feme­nino 2010 –su sede está aún por defi­nir – , tras ven­cer a Cuba 14 carre­ras a 13 en un reñi­dí­si­mo par­ti­do semi­fi­nal, que se fue a extra­ining. Y unas horas des­pués, para ple­nar­nos de feli­ci­dad colec­ti­va, nues­tras ague­rri­das y esfor­za­das heroí­nas se titu­la­ron en el par­ti­do final: otro jue­go reple­to de emo­cio­nes que cul­mi­nó 8 a 7 fren­te a Puer­to Rico. ¡Feli­ci­ta­cio­nes campeonas!

¡Así es como se bata­lla por la patria, mucha­chas y muchachos!

¡Ven­ce­re­mos!

Hugo Chá­vez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.