El ELN colom­biano se proun­cia con­tra la agre­sión yanky-colom­bia­na a Vene­zue­la

Un nue­vo momen­to de con­flic­to sufren aho­ra las comu­ni­da­des que habi­tan a lado y lado del río Táchi­ra, que sir­ve de fron­te­ra entre Colom­bia y Vene­zue­la.

Si un vecino de Pam­plo­na, Nor­te de San­tan­der (Colom­bia), fue el fun­da­dor de San Cris­tó­bal, Esta­do Táchi­ra (Vene­zue­la), ¿en qué resi­den los pro­ble­mas, que hoy per­tur­ban a esa zona fron­te­ri­za?

Recien­te­men­te el Gober­na­dor de Táchi­ra, se atre­vió a afir­mar que éste, “es un con­flic­to arti­fi­cial, crea­do por intere­ses de Cara­cas”.

¿Hay o no dife­ren­cias? ¿Es real o arti­fi­cial el con­flic­to exis­ten­te en esa par­te de la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­na?

Pro­ble­mas ante­rio­res

La ren­ta petro­le­ra que ha dis­fru­ta­do Vene­zue­la, ha sido por muchas déca­das fuen­te de atrac­ción para tra­ba­ja­do­res y téc­ni­cos colom­bia­nos, que emi­gran hacia el país vecino, en bus­ca de un mejor des­tino. Emi­gra­ción que se ha inten­si­fi­ca­do, al mis­mo rit­mo que se ha degra­da­do el con­flic­to interno colom­biano.

Ade­más, des­de hace muchos años, la eco­no­mía sub­si­dia­da que gozan los hoga­res vene­zo­la­nos, que man­tie­ne bajos pre­cios de com­bus­ti­bles y ali­men­tos, moti­va la apa­ri­ción de un con­si­de­ra­ble flu­jo de con­tra­ban­do de dichos bie­nes, hacia las pobla­cio­nes colom­bia­nas de la zona fron­te­ri­za.

Des­de la déca­da de los 80 del siglo ante­rior, con la expan­sión gue­rri­lle­ra colom­bia­na cre­cie­ron el núme­ro de Fren­tes sobre esa fron­te­ra. Pero estan­do aún gober­nan­do en Vene­zue­la el Pre­si­den­te Cal­de­ra (1.994−1.999), se redu­jo sus­tan­cial­men­te la acti­vi­dad gue­rri­lle­ra fron­te­ri­za.

Crean la Con­tra

Con la hege­mo­nía del nar­co para­mi­li­ta­ris­mo en Colom­bia en la pre­sen­te déca­da, las ban­das y rutas de con­tra­ban­do exis­ten­tes en esa fron­te­ra, fue­ron subor­di­na­das y trans­for­ma­das en esla­bo­nes de impor­ta­ción de insu­mos para el pro­ce­sa­mien­to de nar­có­ti­cos, a la vez que en corre­do­res de expor­ta­ción de dro­gas.

De la mano del Gene­ral Rito Ale­jo de Río, hoy dete­ni­do acu­sa­do de nar­co para­mi­li­ta­ris­mo, pro­li­fe­ra­ron estas ban­das con­tra revo­lu­cio­na­rias en El Cata­tum­bo, Puer­to San­tan­der y Cúcu­ta; las que simul­tá­nea­men­te pro­yec­ta­ron sus ope­ra­cio­nes a lado y lado de la fron­te­ra.

Cal­ca­do del mode­lo colom­biano de nar­co para­mi­li­ta­ris­mo, se desa­rro­lla­ron enton­ces estas ban­das en el sur del Lago de Mara­cai­bo y en todo el Esta­do Táchi­ra.

Los tres ases

Eran los tiem­pos en que Bush II, hizo apro­bar en la Cum­bre de G‑8 de Géno­va (2.001), la Reso­lu­ción que decla­ró a los nar­co para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, como “com­ba­tien­tes de la liber­tad”.

Ésta estra­te­gia con­tra revo­lu­cio­na­ria desa­rro­lla­da por el Depar­ta­men­to de Defen­sa (Pen­tá­gono) de los Esta­dos Uni­dos, mez­cla Car­te­les del nar­co­trá­fi­co y sus escua­dro­nes, con terra­te­nien­tes de extre­ma dere­cha y Cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les.

Estos tres ases siem­pre están dis­po­ni­bles en la man­ga del gran estra­te­ga de Washing­ton, quien los usa y com­bi­na de acuer­do a su Ini­cia­ti­va Regio­nal Andi­na (IRA).

El caso de Táchi­ra

Selec­cio­na­do y envia­do por alias Don Mario, aho­ra dete­ni­do en Bogo­tá y enjui­cia­do por nar­co para­mi­li­ta­ris­mo, lle­gó a esa fron­te­ra tachi­ren­se el Capo Hugo Bel­trán, a prin­ci­pios de ésta déca­da; quien ins­ta­ló labo­ra­to­rios de pro­ce­sa­mien­to de cocaí­na en La Fría, San Cris­tó­bal, San Jose­ci­to y San Joa­quín de Navay, cus­to­dia­dos cada uno por escua­dro­nes arma­dos de 30 inte­gran­tes.

Los prin­ci­pa­les apo­yos y alia­dos de Bel­trán fue­ron los terra­te­nien­tes de la Aso­cia­ción de Gana­de­ros del Táchi­ra (ASOGATA), que actual­men­te hege­mo­ni­zan la Aso­cia­ción de Gana­de­ros de Vene­zue­la. Has­ta que fue ase­si­na­do por Vare­la, otro Capo rival, en la dispu­ta por corre­do­res del nar­co­trá­fi­co.

La Cor­po­ra­ción trans­na­cio­nal del sec­tor leche­ro, PARMALAT, aso­cia­da con los terra­te­nien­tes opo­si­to­res al gobierno revo­lu­cio­na­rio de Cara­cas, invi­ta perió­di­ca­men­te a sus sedes de Colom­bia, a los pro­pie­ta­rios rura­les tachi­ren­ses, con la excu­sa de dar­les ase­so­ría téc­ni­ca; pero al regre­so, par­ten acom­pa­ña­dos de agen­tes de inte­li­gen­cia mili­tar colom­bia­na, encar­ga­dos de cons­truir redes de inte­li­gen­cia y desa­rro­llar ope­ra­cio­nes mili­ta­res encu­bier­tas, en terri­to­rio vene­zo­lano.

Ope­ra­cio­nes mili­ta­res extran­je­ras

En diciem­bre de 2.004, el secues­tro en Cara­cas y el tras­la­do clan­des­tino a Colom­bia, del voce­ro de las FARC, Rodri­go Gran­da, con­tó con la coor­di­na­ción de Hugo Bel­trán.

Para lograr­lo con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de agen­tes de segu­ri­dad esta­tal vene­zo­la­na, a suel­do del Capo; jun­to a ofi­cia­les supe­rio­res coman­dan­tes de los Bata­llo­nes mili­ta­res, acan­to­na­dos en Táchi­ra, quie­nes reci­bie­ron la recom­pen­sa paga­da por el gobierno del Pre­si­den­te Uri­be, por la cap­tu­ra del voce­ro gue­rri­lle­ro.

Estas ope­ra­cio­nes son de ruti­na, dado el inmen­so poder corrup­tor del Car­tel de Don Mario, quien lle­gó a mane­jar por ente­ro la Ter­ce­ra Bri­ga­da del Ejér­ci­to colom­biano, con asien­to en Cali, con la cual entre otras muchas, eje­cu­tó la masa­cre de Jamun­dí (2.006), en con­tra de la mis­ma Poli­cía Nacio­nal.

Penúl­ti­mas accio­nes encu­bier­tas

En diciem­bre de 2.008, en el muni­ci­pio Fer­nán­dez Feo del Esta­do Táchi­ra, en San Rafael de Piñal fue­ron rea­li­za­dos dos secues­tros, a nom­bre del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal (ELN); pero en reali­dad fue­ron eje­cu­ta­dos por alias Pablo y alias W, lugar­te­nien­tes, suce­so­res de Bel­trán.

En sólo uno de ellos, los fami­lia­res debie­ron pagar 250 mil dóla­res de res­ca­te y entre­gar­los en Chi­ná­co­ta (Nor­te de San­tan­der, Colom­bia), zona de ope­ra­cio­nes del Clan nar­co para­mi­li­tar de Los Mora, empa­ren­ta­dos con el Gene­ral Mora, Ex-Coman­dan­te de las Fuer­zas Mili­ta­res colom­bia­nas.

De esta for­ma, ‘el Señor de los cie­los’, que vive en Washing­ton, cose­cha sólo ganan­cias: de entra­da finan­cia a sus armas de gue­rra, por otro lado des­pres­ti­gia a la insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria, a la vez que logra opi­nión favo­ra­ble hacia la con­tra revo­lu­ción; para poder pro­se­guir su plan de domi­nio en esa zona fron­te­ri­za.

El enig­má­ti­co rubio

A media­dos del pre­sen­te año, otro secues­tro rea­li­za­do en Piñal, fue atri­bui­do al ELN, pero esta vez las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas pudie­ron res­ca­tar a la víc­ti­ma, en una lujo­sa hacien­da, del sec­tor sub­ur­bano Los Esto­ra­ques, resi­den­cia de los tachi­ren­ses más acau­da­la­dos, entre ellos el clan Pérez Vivas, que aho­ra deten­ta la gober­na­ción del Esta­do.

El pro­pie­ta­rio de la hacien­da resul­tó ser Wal­ter Már­quez, un izquier­dis­ta rene­ga­do, que aho­ra tie­ne un alto car­go buro­crá­ti­co en la Gober­na­ción de Táchi­ra; mien­tras el cabe­ci­lla de los secues­tra­do­res, a su vez apa­re­cía como admi­nis­tra­dor de ésta hacien­da, cho­fer y jefe de guar­da­es­pal­das de Már­quez.

Este cabe­ci­lla cono­ci­do como alias El Cati­re, debi­do a sus cabe­llos cla­ros, se encuen­tra dete­ni­do en la cár­cel de San­ta­na; en don­de con­fe­só actuar bajo órde­nes de los capos nar­co para­mi­li­ta­res alias Pablo y alias W.

Este enig­má­ti­co Cati­re, ver­da­de­ra ‘caja de sor­pre­sas’, poco antes se había desem­pe­ña­do tam­bién como cho­fer y jefe de guar­da­es­pal­das del actual Gober­na­dor de Táchi­ra, César Pérez Vivas.

Ésta fase del con­flic­to

Los pasa­dos 22 y 23 de octu­bre, los peque­ños con­tra­ban­dis­tas de gaso­li­na, popu­lar­men­te lla­ma­dos, Los Pim­pi­ne­ros, man­tu­vie­ron blo­quea­do el puen­te inter­na­cio­nal, que une a los dos paí­ses en San Anto­nio, en pro­tes­ta por las nue­vas res­tric­cio­nes impues­tas por el gobierno vene­zo­lano.

Esos mis­mos días comen­za­ron a apa­re­cer muer­tos varios colom­bia­nos, que habían ingre­sa­do a terri­to­rio vene­zo­lano, hacién­do­se pasar como ven­de­do­res ambu­lan­tes, los cua­les, según la tele­vi­sión colom­bia­na, per­te­ne­cían a una supues­ta empre­sa radi­ca­da en las barria­das de Cúcu­ta (Nor­te de San­tan­der), cuyo due­ño es socio del ex alcal­de de esa ciu­dad, Rami­ro Suá­rez, enjui­cia­do por sus reco­no­ci­das acti­vi­da­des nar­co para­mi­li­ta­res.

El 30 de octu­bre, las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas detu­vie­ron en San Anto­nio a 10 colom­bia­nos, mien­tras obli­ga­ban a los comer­cian­tes a cerrar sus alma­ce­nes y a sumar­se a pro­tes­tas con­tra el gobierno revo­lu­cio­na­rio.

En reta­lia­ción por estas cap­tu­ras, fue­ron ase­si­na­dos dos sol­da­dos de la Guar­dia Nacio­nal de Vene­zue­la y roba­dos sus fusi­les de dota­ción, el 2 de noviem­bre, en Palo­tal, en medio de San Anto­nio y Ure­ña, en el Esta­do Táchi­ra.

Tres días más tar­de, la Fuer­za Arma­da de Vene­zue­la recu­pe­ró dichas armas, detu­vo a uno de los ase­si­nos y dio de baja a otro.

Detrás de los árbi­tros

El tres de noviem­bre, el ex pre­si­den­te colom­biano Ernes­to Sam­per (1.994−1.998) decla­ró que “el gobierno de Uri­be ha entra­do en un esta­do de pre gue­rra con­tra Vene­zue­la” y lla­mó a bus­car cana­les de comu­ni­ca­ción y diá­lo­go.

Ese mis­mo día en la capi­tal de Espa­ña, uno de los ase­so­res del Pre­si­den­te Lula, pro­pu­so desa­rro­llar un plan con­jun­to de vigi­lan­cia en la fron­te­ra, por par­te de los gobier­nos de Colom­bia y Vene­zue­la.

El día seis, el pro­pio Pre­si­den­te Lula, en entre­vis­ta con el Finan­cial Times, invi­tó a los pre­si­den­tes de Colom­bia y Vene­zue­la a reu­nir­se en Bra­sil, para tra­tar el con­flic­to fron­te­ri­zo.

El mis­mo seis, la Can­ci­lle­ría colom­bia­na soli­ci­tó a la de Espa­ña, veri­fi­car el con­flic­to fron­te­ri­zo con Vene­zue­la.

Pero, poco antes, el 26 de octu­bre, el Minis­tro de Defen­sa colom­biano de visi­ta al Pen­tá­gono, había decla­ra­do pre­via­men­te, que “Vene­zue­la era com­pla­cien­te con el nar­co­trá­fi­co colom­biano”.

El ros­tro celes­tial

La extre­ma dere­cha del con­ti­nen­te se encuen­tra tran­qui­la, por­que sus intere­ses los con­fía a ‘el Señor de los cie­los’, radi­ca­do en Washing­ton.

Como la San­tí­si­ma Tri­ni­dad, ésta tam­bién posee tres ros­tros: el Secre­ta­rio Gates en el Pen­tá­gono, el Direc­tor Hay­den en la Cen­tral de Inte­li­gen­cia de EE.UU. (CIA) y McCon­nell el Direc­tor Nacio­nal de Inte­li­gen­cia.

A su vez los tres cuen­tan con un voce­ro prin­ci­pal, el Pre­si­den­te Oba­ma.

Voces de Colom­bia

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *