Los gol­pis­tas se apro­ve­chan de la capi­tu­la­ción de Zela­ya

En su decla­ra­ción del 31 de octu­bre pasa­do, la sos­tu­vo que el Acuer­do de Guay­mu­ra (tam­bién lla­ma­do «de Tegu­ci­gal­pa»), entre los repre­sen­tan­tes del pre­si­den­te depues­to Manuel Zela­ya y los del gobierno gol­pis­ta de Rober­to Miche­let­ti sig­ni­fi­ca­ba una com­ple­ta capi­tu­la­ción de Zela­ya a los gol­pis­tas. A cam­bio de su posi­ble vuel­ta al gobierno, total­men­te con­di­cio­na­do y por un cor­to perío­do, él acep­tó que los gol­pis­tas no sean cas­ti­ga­dos y aban­do­nó el lla­ma­do a una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te sobe­ra­na (una de las aspi­ra­cio­nes más sen­ti­das del pue­blo hon­du­re­ño).

Peor aún, legi­ti­mó a los gol­pis­tas y sus ins­ti­tu­cio­nes (sería el Con­gre­so, en con­sul­ta con la Cor­te Supre­ma el que vota­ría su vuel­ta al gobierno), y les entre­gó el con­trol del pro­ce­so elec­to­ral y de la tran­si­ción al nue­vo gobierno elec­to.

Pocos días des­pués, esta defi­ni­cio­nes aca­ba­ron sien­do con­fir­ma­das por el pro­pio Zela­ya, cuan­do hizo públi­ca una car­ta que envió al pre­si­den­te de EEUU, Barack Oba­ma. En ella, ante la demo­ra en ser res­ti­tui­do en su car­go, dice: «No acep­to nin­gún acuer­do de retorno a la Pre­si­den­cia». Y agre­ga que: «Acep­tar tal acuer­do, sería encu­brir el gol­pe de Esta­do» que lo derro­có, el 28 de junio pasa­do.

Afir­ma tam­bién que las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con­vo­ca­das para el pró­xi­mo 29 de noviem­bre «son ile­ga­les (.) Es una manio­bra elec­to­ral anti­de­mo­crá­ti­ca repu­dia­da por gran­des sec­to­res del pue­blo para encu­brir a los auto­res mate­ria­les e inte­lec­tua­les del gol­pe».

Zela­ya expre­sa que el gobierno esta­dou­ni­den­se aban­do­nó la exi­gen­cia de su inme­dia­ta res­ti­tu­ción, lo que se expre­só en las decla­ra­cio­nes de fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to de Esta­do yan­qui («las elec­cio­nes serían reco­no­ci­das por los EEUU con o sin res­ti­tu­ción») y de Lewis Amse­lem, emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en la OEA («El acuer­do nego­cia­do recien­te­men­te no pre­vé la reins­tau­ra­ción inme­dia­ta de Zela­ya [.] EEUU cola­bo­ra­rá con el buen desa­rro­llo de las elec­cio­nes»).

Ante ello, ter­mi­na su car­ta, pidien­do a Oba­ma que «los EEUU ayu­den a pro­pi­ciar, en Hon­du­ras, un cli­ma de recon­ci­lia­ción nacio­nal y un con­se­cuen­te pro­ce­so elec­to­ral cons­ti­tu­cio­nal, lim­pio, con garan­tías de par­ti­ci­pa­ción igua­li­ta­ria y libre para todos los hon­du­re­ños»

Una con­se­cuen­cia de la capi­tu­la­ción

Lo que Zela­ya no dice en su car­ta es que la situa­ción actual (las manio­bras dila­to­rias de los gol­pis­tas para su res­ti­tu­ción) no es más que una con­se­cuen­cia de la polí­ti­ca que impul­só des­de que fue derro­ca­do y, en espe­cial, de la fir­ma del Acuer­do de Guay­mu­ras.

Des­pués del gol­pe, la orien­ta­ción cen­tral de Zela­ya fue lograr su res­ti­tu­ción a la pre­si­den­cia a tra­vés de una nego­cia­ción con los gol­pis­tas, apo­yán­do­se en la «pre­sión inter­na­cio­nal». Es decir, en la pre­sión sobre el régi­men gol­pis­ta por par­te del gobierno de EEUU y sus «ami­gos» lati­no­ame­ri­ca­nos, como Lula. Y así que­dó expre­sa­do en su rápi­do apo­yo al Pac­to de San José, pro­pues­to por Oscar Arias a ini­cia­ti­va de Hillary Clin­ton. 

En un pri­mer perío­do, lla­mó a las movi­li­za­cio­nes del pue­blo hon­du­re­ño con­tra los gol­pis­tas, como fac­tor coad­yu­van­te de las nego­cia­cio­nes, e inten­tan­do siem­pre man­te­ner­las den­tro de un mar­co «pací­fi­co» y con­tro­la­do, para que no fue­sen a un cho­que fron­tal con el régi­men y el gobierno gol­pis­ta. Pero ya des­pués de su vuel­ta a Hon­du­ras, el 21 de setiem­bre pasa­do, aban­do­nó todo lla­ma­do a la movi­li­za­ción y se cen­tró exclu­si­va­men­te en las nego­cia­cio­nes.

Lamen­ta­ble­men­te, el Fren­te de la Resis­ten­cia come­tió el gra­ve error de acom­pa­ñar esta polí­ti­ca: pri­me­ro jus­ti­fi­có, con dis­tin­tos argu­men­tos, la des­mo­vi­li­za­ción y des­pués sacó un comu­ni­ca­do que, de hecho, apo­yó el Acuer­do de Guay­mu­ras

Por su par­te, des­de el mis­mo día de su ins­ta­la­ción, el pue­blo hon­du­re­ño lle­vó ade­lan­te una heroi­ca lucha de resis­ten­cia con­tra los gol­pis­tas, con varios muer­tos por la repre­sión. Una resis­ten­cia que alcan­zó picos de gran masi­vi­dad, que impi­dió la con­so­li­da­ción del régi­men gol­pis­ta y que abría la posi­bi­li­dad de derro­car­lo a tra­vés de la lucha y así abrir mucho mejo­res con­di­cio­nes para con­ti­nuar esa lucha por sus rei­vin­di­ca­cio­nes más sen­ti­das. Pero la polí­ti­ca de Zela­ya cerró esta alter­na­ti­va y le robó al pue­blo hon­du­re­ño esa posi­ble vic­to­ria.

En otras pala­bras fue el pro­pio Zela­ya el que, a tra­vés del Acuer­do de Guay­mu­ras ayu­dó, uti­li­zan­do las pro­pias pala­bas de su car­ta, a «encu­brir el gol­pe de Esta­do. a sus auto­res mate­ria­les e inte­lec­tua­les.» y a mon­tar «una manio­bra elec­to­ral anti­de­mo­crá­ti­ca repu­dia­da por gran­des sec­to­res del pue­blo».

Col­ga­do del pin­cel

Lue­go de haber­se apos­ta­do todo a la «pre­sión inter­na­cio­nal» y en la nego­cia­ción con los gol­pis­tas, Zela­ya entra en deses­pe­ra­ción, al ver que pue­de que­dar total­men­te fue­ra del pro­ce­so, por­que sien­te que el gobierno de Oba­ma le «está sol­tan­do la mano» y deján­do­lo «col­ga­do del pin­cel».

Algo que, por otro lado, mues­tra cla­ra­men­te que el prin­ci­pal obje­ti­vo de Oba­ma en Hon­du­ras no era «defen­der la demo­cra­cia» ni los intere­ses del pue­blo hon­du­re­ño sino evi­tar, a tra­vés de las nego­cia­cio­nes y pac­tos, que se agra­va­se el con­flic­to y, esen­cial­men­te, que se pro­fun­di­za­se la movi­li­za­ción popu­lar y derro­ca­se con su lucha a los gol­pis­tas

Cuan­do fir­mó el Acuer­do de Guay­mu­ras, la LIT-CI afir­mó que: «Zela­ya mos­tró así cla­ra­men­te su carác­ter bur­gués y los lími­tes infran­quea­bles que ese carác­ter de cla­se le impo­ne. Él pre­fi­rió sal­var la actual estruc­tu­ra eco­nó­mi­co-polí­ti­co-social de Hon­du­ras antes que enca­be­zar una lucha de masas para modi­fi­car­la».

Aho­ra, fren­te a la nue­va situa­ción crea­da por las manio­bras del régi­men gol­pis­ta, demues­tra nue­va­men­te ese «carác­ter bur­gués» al optar no por un lla­ma­do a la movi­li­za­ción de masas sino por una paté­ti­ca ape­la­ción a la inter­ven­ción polí­ti­ca del gobierno impe­ria­lis­ta de Oba­ma.

Boi­co­tear las elec­cio­nes frau­du­len­tas

El pró­xi­mo pro­ce­so elec­to­ral hon­du­re­ño será total­men­te anti­de­mo­crá­ti­co y frau­du­len­to. Ante ello, la LIT-CI lla­ma al pue­blo hon­du­re­ño y a sus orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de izquier­da, sin­di­ca­les y popu­la­res a boi­co­tear­lo. Por eso, coin­ci­di­mos con el lla­ma­do que, en este sen­ti­do ya han hecho el Fren­te de la Resis­ten­cia y otras orga­ni­za­cio­nes.

Por el con­tra­rio, con­si­de­ra­mos un gra­ví­si­mo error la posi­ción de César Ham, dipu­tado por la Uni­dad Demo­crá­ti­ca (UD) y can­di­da­to a pre­si­den­te en las futu­ras elec­cio­nes, que, según denun­cia en una car­ta abier­ta Tomás Andino Men­cía, miem­bro de ese par­ti­do: «Ha lan­za­do una fuer­te ofen­si­va publi­ci­ta­ria para ganar el voto del elec­to­ra­do, tapi­zan­do con miles de afi­ches las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país, pau­tan­do cos­to­sos anun­cios en la tele­vi­sión y la radio». Lla­ma­mos a César Ham y a los sec­to­res de la UD que lo acom­pa­ñan en esta acti­tud a rever su posi­ción: cual­quier par­ti­ci­pa­ción en este pro­ce­so elec­to­ral frau­du­len­to solo ser­vi­rá para legi­ti­mar al régi­men gol­pis­ta. 

Cree­mos que este boi­cot debe ser orga­ni­za­do para que sea el pun­to de par­ti­da de un reini­cio de la movi­li­za­ción obre­ra y popu­lar, de una lucha que debe­rá con­ti­nuar con­tra el gobierno que sur­ja de estas «elec­cio­nes», por las prin­ci­pa­les rei­vin­di­ca­cio­nes del pue­blo hon­du­re­ño, tales como una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te sobe­ra­na que eli­mi­ne el reac­cio­na­rio régi­men polí­ti­co y la anti­de­mo­crá­ti­ca cons­ti­tu­ción actual, la refor­ma agra­ria, el fin de la base Soto Cano y la rup­tu­ra de la domi­na­ción impe­ria­lis­ta-oli­gár­qui­ca del país.

Será un momen­to tam­bién de hacer un balan­ce de estos meses de resis­ten­cia, por un lado, y de la polí­ti­ca segui­da por Zela­ya fren­te al régi­men gol­pis­ta, por el otro. Resul­ta cla­ro que no pue­de ser él, ni quie­re ser­lo, quien enca­be­ce con­se­cuen­te­men­te la lucha del pue­blo hon­du­re­ño por esas rei­vin­di­ca­cio­nes. Está plan­tea­do, enton­ces, la nece­si­dad de cons­truir orga­ni­za­cio­nes de la cla­se obre­ra y del pue­blo, total­men­te inde­pen­dien­tes de cual­quier figu­ra bur­gue­sa, que luchen por ese pro­gra­ma,. 

Jun­to con estas con­clu­sio­nes, la LIT-CI lla­ma a inten­si­fi­car la movi­li­za­ción inter­na­cio­nal para exi­gir de todos los gobier­nos el des­co­no­ci­mien­to del frau­du­len­to pro­ce­so elec­to­ral y el gobierno que sur­ja de él. Para que esto no que­de sólo en el plano de las pala­bras o de las accio­nes diplo­má­ti­cas for­ma­les, es nece­sa­ria tam­bién la exi­gen­cia de boi­cot eco­nó­mi­co, espe­cial­men­te en el caso de Esta­dos Uni­dos (prin­ci­pal com­pra­dor de pro­duc­tos hon­du­re­ños y cuyos fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les ya han anun­cia­do que pue­den reco­no­cer las elec­cio­nes), de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y de los cen­tro­ame­ri­ca­nos, sobre todo con los que tie­ne fron­te­ras, como Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Nica­ra­gua.

LIT – CI

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *