Infor­me del Comi­té con­tra la Tortura

La ONU ins­ta a aca­bar con la tor­tu­ra y Madrid se lo enco­mien­da a Múgi­ca Herzog

El Esta­do espa­ñol ha vuel­to a sus­pen­der el examen de la ONU. Su Comi­té con­tra la Tor­tu­ra le ins­ta de nue­vo a abo­lir la inco­mu­ni­ca­ción y mues­tra su dis­con­for­mi­dad con la leve­dad de las con­de­nas por estos deli­tos. En el otro lado de la mone­da, salu­da algu­nas modi­fi­ca­cio­nes, como la tar­día crea­ción del pre­cep­ti­vo Meca­nis­mo con­tra la Tor­tu­ra. El Gobierno ha deci­di­do que quien ejer­za esta fun­ción fis­ca­li­za­do­ra sea el Defen­sor del Pue­blo: Enri­que Múgi­ca Herzog.

Ramón SOLA

El Comi­té con­tra la Tor­tu­ra de la ONU hizo ayer públi­co un nue­vo infor­me sobre el Esta­do espa­ñol, tras el examen al que le some­tió la pasa­da sema­na. La con­clu­sión no podía ser otra, dados los infor­mes ante­rio­res y la insis­ten­cia del Gobierno espa­ñol en man­te­ner su prác­ti­ca habi­tual: la ONU le ins­ta de nue­vo a abo­lir el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción a los dete­ni­dos. Sin embar­go, la letra peque­ña del infor­me reve­la otros deta­lles más noti­cia­bles vis­tos des­de Eus­kal Herria, como la con­fir­ma­ción de que el Gobierno espa­ñol ha opta­do por pre­sen­tar como garan­te con­tra la tor­tu­ra al Defen­sor del Pue­blo, es decir, a Enri­que Múgi­ca Herzog.

El Gobierno Zapa­te­ro ha comu­ni­ca­do a la ONU que las fun­cio­nes del lla­ma­do Meca­nis­mo Nacio­nal de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra serán desem­pe­ña­das por el Defen­sor. La crea­ción de este Meca­nis­mo era una obli­ga­ción para el Eje­cu­ti­vo des­pués de que sus­cri­bie­ra en abril del 2006 el Pro­to­co­lo con­tra la Tor­tu­ra de la ONU, que impo­ne la imple­men­ta­ción de estas y otras medi­das. Se tra­ta de un ente encar­ga­do de fis­ca­li­zar los perio­dos de deten­ción y que, por tan­to, se debe­ría encar­gar de entrar en cala­bo­zos y comi­sa­rías para revi­sar cómo se desa­rro­llan los perio­dos de arresto.

En su día, la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra for­ma­da por dece­nas de orga­ni­za­cio­nes de todo el Esta­do espa­ñol ya aler­tó de que Madrid inten­ta­ba enco­men­dar las fun- cio­nes de Meca­nis­mo al Defen­sor del Pue­blo. Tras dos años de con­sul­tas reite­ra­das con orga­ni­za­cio­nes de este ámbi­to, hace ape­nas unas sema­nas, en vís­pe­ras del examen de la ONU, y sin dar­le publi­ci­dad, el Eje­cu­ti­vo mate­ria­li­zó esa intención.

El comi­té con sede en Gine­bra da por bue­na la elec­ción, pero recla­ma al Esta­do que dote al Defen­sor del Pue­blo de «recur­sos huma­nos, mate­ria­les y finan­cie­ros ade­cua­dos para ejer­cer de mane­ra inde­pen­dien­te y efi­caz su man­da­to de pre­ven­ción en todo el país».

«Debe revi­sar­lo»

Res­pec­to al fon­do de la cues­tión, el Comi­té con­tra la Tor­tu­ra expli­ca que «toma nota» de «las dis­po­si­ción adop­ta­das para mejo­rar las garan­tías de los dete­ni­dos some­ti­dos al régi­men de inco­mu­ni­ca­ción». Cita en con­cre- to el lla­ma­do «pro­to­co­lo Gar­zón», el Plan de Dere­chos Huma­nos y otras medidas.

Sin embar­go, expli­ca que «debe reite­rar su preo­cu­pa­ción ‑com­par­ti­da por todos los rele­van­tes órga­nos regio­na­les e inter­na­cio­na­les de pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos- de que el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción uti­li­za­do por el Esta­do espa­ñol en los deli­tos de terro­ris­mo y ban­da arma­da, que pue­de lle­gar a los tre­ce días, vul­ne­ra las sal­va­guar­das pro­pias de un Esta­do de Dere­cho con­tra los malos tra­tos y actos de tor­tu­ra. El Comi­té sigue espe­cial­men­te preo­cu­pa­do por las limi­ta­cio­nes que este régi­men provoca».

En con­se­cuen­cia, esta­ble­ce que «el Esta­do par­te debe revi­sar el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción, con el fin de su abo­li­ción, y ase­gu­rar que todas las per­so­nas pri­va­das de su liber­tad ten­gan acce­so a los siguien­tes dere­chos fun­da­men­ta­les del dete­ni­do: a) Esco­ger un abo­ga­do de elec­ción; b) a ser visi­ta­do por un médi­co de elec­ción; c) a que se pon­ga en cono­ci­mien­to de un fami­liar o per­so­na que el dete­ni­do desee, el hecho de la deten­ción y el lugar de cus­to­dia en que se halle en cada momen­to; d) a entre­vis­tar­se reser­va­da­men­te con un abo­ga­do (dere­cho que actual­men­te vie­ne res­trin­gi­do, aun cuan­do éste sea un abo­ga­do de oficio)».

Las preo­cu­pa­cio­nes de la ONU no sólo se cen­tran en el régi­men de deten­ción, sino tam­bién en la leve­dad de las penas impues­tas por deli­tos de tor­tu­ra ‑cuyas sen­ten­cias en el caso de Eus­kal Herria, ade­más, se cuen­tan con los dedos de la mano-. Tras citar que el Códi­go Penal esta­ble­ce penas de tor­tu­ra de dos a seis años de cár­cel en casos gra­ves y de uno a tres si no lo son, apun­ta que esta cali­fi­ca­ción «no pare­ce pro­pia­men­te ser con­for­me al artícu­lo 4 (2) de la Con­ven­ción, que esti­pu­la la obli­ga­ción de todo Esta­do par­te de cas­ti­gar todos actos de tor­tu­ra con penas ade­cua­das en las que se ten­ga en cuen­ta su gravedad».

Cri­ti­ca tam­bién que los deli­tos de tor­tu­ra pres­cri­ban en un pla­zo máxi­mo de quin­ce años, «mien­tras que es impres­crip­ti­ble sólo si es cons­ti­tu­ti­vo de un cri­men de lesa huma­ni­dad». Para la ONU, Madrid debe­ría garan­ti­zar que la tor­tu­ra no pres­cri­be «en nin­gún caso». Y le ins­ta tam­bién a reco­pi­lar los casos de tor­tu­ra en cen­tros poli­cia­les, que actual­men­te son «impre­ci­sos y discordantes».

La denun­cia entra en la Dele­ga­ción del Gobierno de Iruñea

Fami­lia­res y ami­gos de per­so­nas que han denun­cia­do tor­tu­ras pre­sen­ta­ron ayer en la Dele­ga­ción del Gobierno espa­ñol en Iru­ñea más de 3.000 fir­mas indi­vi­dua­les y de 40 colec­ti­vos en con­tra de esta prác­ti­ca. Pidie­ron a Elma Saiz –se entre­vis­ta­ron con su «núme­ro dos»– que lo trans­mi­ta a Madrid y que ins­te a las fuer­zas a su car­go a evi­tar la tortura.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *