Las Tesis de Abril por Lenin

En Boltxe Kolek­ti­boa, pen­sa­mos que es indis­pen­sa­ble, cono­cer las apor­ta­cio­nes teo­ri­cas de los cla­si­cos del mar­xis­mo, por ello publi­ca­re­mos tex­tos, de estos auto­res, tex­tos, pese a ser escri­tos hace muchos años, actua­les a rabiar.

Ini­cia­mos esta ini­cia­ti­va, conun tex­to indis­pen­sa­ble, Las tesis de Abril, de Lenin

V. I. Lenin

LAS TAREAS DEL PROLETARIADO
EN LA PRESENTE REVOLUCION

[Tesis de Abril]

Escri­to el 4 y el 5 (17 y 18 de abril de 1917Publi­ca­do el 7 de abril de 1917 en el perió­di­co «Prav­da», núm. 26

Fir­ma­do: N. Lenin

Se publi­ca según el tex­to del perió­di­co.

V. I. Lenin, OBRAS COMPLETAS,
Edi­to­rial Pro­gre­so – Mos­cú

Las tareas del pro­le­ta­ria­do
en la pre­sen­te revo­lu­ción[73]

(TESIS DE ABRIL)

Habien­do lle­ga­do a Petro­gra­do úni­ca­men­te el 3 de abril por la noche, es natu­ral que sólo en nom­bre pro­pio y con las con­si­guien­tes reser­vas, debi­das a mi insu­fi­cien­te pre­pa­ra­ción, pude pro­nun­ciar en la asam­blea del 4 de abril un infor­me acer­ca de las tareas del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio.

Lo úni­co que podía hacer para faci­li­tar­me la labor ‑y faci­li­tár­se­la tam­bién a los opo­si­to­res de bue­na fe- era pre­pa­rar unas tesis por escri­to. Las leí y entre­gué el tex­to al cama­ra­da Tse­re­te­li. Las leí muy des­pa­cio y por dos veces: pri­me­ro en la reu­nión de bol­che­vi­ques y des­pués en la de bol­che­vi­ques y men­che­vi­ques.

Publi­co estas tesis per­so­na­les mías acom­pa­ña­das úni­ca­men­te de bre­ví­si­mas notas expli­ca­ti­vas, que en mi infor­me fue­ron desa­rro­lla­das con mucha mayor ampli­tud.

TESIS

1. En nues­tra acti­tud ante la gue­rra, que por par­te de Rusia sigue sien­do indis­cu­ti­ble­men­te una gue­rra impe­ria­lis­ta, de rapi­ña, tam­bién bajo el nue­vo Gobierno de Lvov y Cía., en vir­tud del carác­ter capi­ta­lis­ta de este Gobierno, es into­le­ra­ble la más peque­ña con­ce­sión al «defen­sis­mo revo­lu­cio­na­rio».

El pro­le­ta­ria­do cons­cien­te sólo pue­de dar su asen­ti­mien­to a una gue­rra revo­lu­cio­na­ria, que jus­ti­fi­que ver­da­de­ra­men­te el defen­sis­mo revo­lu­cio­na­rio, bajo las siguien­tes con­di­cio­nes: a) paso del poder a manos del pro­le­ta­ria­do y de los sec­to­res más pobres del cam­pe­si­na­do a él adhe­ri­dos; b) re-

nun­cia de hecho, y no de pala­bra, a todas las ane­xio­nes; c) rup­tu­ra com­ple­ta de hecho con todos los intere­ses del capi­tal.

Dada la indu­da­ble bue­na fe de gran­des sec­to­res de defen­sis­tas revo­lu­cio­na­rios de filas, que admi­ten la gue­rra sólo como una nece­si­dad y no para fines de con­quis­ta, y dado su enga­ño por la bur­gue­sía, es pre­ci­so acla­rar­les su error de un modo sin­gu­lar­men­te minu­cio­so, pacien­te y per­se­ve­ran­te, expli­car­les la liga­zón indi­so­lu­ble del capi­tal con la gue­rra impe­ria­lis­ta y demos­trar­les que sin derro­car el capi­tal es impo­si­ble poner fin a la gue­rra con una paz ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­ca y no con una paz impues­ta por la vio­len­cia.

Orga­ni­zar la pro­pa­gan­da más amplia de este pun­to de vis­ta en el ejér­ci­to de ope­ra­cio­nes.

Con­fra­ter­ni­za­ción en el fren­te.

2. La pecu­lia­ri­dad del momen­to actual en Rusia con­sis­te en el paso de la pri­me­ra eta­pa de la revo­lu­ción, que ha dado el poder a la bur­gue­sía por care­cer el pro­le­ta­ria­do del gra­do nece­sa­rio de con­cien­cia y de orga­ni­za­ción, a su segun­da eta­pa, que debe poner el poder en manos del pro­le­ta­ria­do y de las capas pobres del cam­pe­si­na­do.

Este trán­si­to se carac­te­ri­za, de una par­te, por el máxi­mo de lega­li­dad (Rusia es hoy el más libre de todos los paí­ses beli­ge­ran­tes); de otra par­te, por la ausen­cia de vio­len­cia con­tra las masas y, final­men­te, por la con­fian­za incons­cien­te de éstas en el gobierno de los capi­ta­lis­tas, los peo­res enemi­gos de la paz y del socia­lis­mo.

Esta pecu­lia­ri­dad exi­ge de noso­tros habi­li­dad para adap­tar­nos a las con­di­cio­nes espe­cia­les de la labor del par­ti­do entre masas inusi­ta­da­men­te amplias del pro­le­ta­ria­do que aca­ban de des­per­tar a la vida polí­ti­ca.

3. Nin­gún apo­yo al Gobierno Pro­vi­sio­nal; expli­car la com­ple­ta fal­se­dad de todas sus pro­me­sas, sobre todo de la renun­cia a las ane­xio­nes. Des­en­mas­ca­rar a este gobierno, que es un gobierno de capi­ta­lis­tas, en vez de pro­pug­nar la inad­mi­si­ble e ilu­so­ria «exi­gen­cia» de que deje de ser impe­ria­lis­ta.

pág. 122

4. Reco­no­cer que, en la mayor par­te de los Soviets de dipu­tados obre­ros, nues­tro par­ti­do está en mino­ría y, por el momen­to, en una mino­ría redu­ci­da, fren­te al blo­que de todos los ele­men­tos peque­ño­bur­gue­ses y opor­tu­nis­tas ‑some­ti­dos a la influen­cia de la bur­gue­sía y que lle­van dicha influen­cia al seno del proletariado‑, des­de los socia­lis­tas popu­la­res y los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios has­ta el Comi­té de Orga­ni­za­ción (Chjeíd­ze, Tse­re­te­li, etc.), Ste­klov, etc., etc.

Expli­car a las masas que los Soviets de dipu­tados obre­ros son la úni­ca for­ma posi­ble de gobierno revo­lu­cio­na­rio y que, por ello, mien­tras este Gobierno se some­ta a la influen­cia de la bur­gue­sía, nues­tra misión sólo pue­de con­sis­tir en expli­car los erro­res de su tác­ti­ca de un modo pacien­te, sis­te­má­ti­co, tenaz y adap­ta­do espe­cial­men­te a las nece­si­da­des prác­ti­cas de las masas.

Mien­tras este­mos en mino­ría, desa­rro­lla­re­mos una labor de crí­ti­ca y escla­re­ci­mien­to de los erro­res, pro­pug­nan­do al mis­mo tiem­po, la nece­si­dad de que todo el poder del Esta­do pase a los Soviets de dipu­tados obre­ros, a fin de que, sobre la base de la expe­rien­cia, las masas corri­jan sus erro­res.

5. No una repú­bli­ca par­la­men­ta­ria ‑vol­ver a ella des­de los Soviets de dipu­tados obre­ros sería dar un paso atrás- sino una repú­bli­ca de los Soviets de dipu­tados obre­ros, bra­ce­ros y cam­pe­si­nos en todo el país, de aba­jo arri­ba.

Supre­sión de la poli­cía, del ejér­ci­to y de la buro­cra­cia*.

La remu­ne­ra­ción de los fun­cio­na­rios, todos ellos ele­gi­bles y amo­vi­bles en cual­quier momen­to, no debe­rá exce­der del sala­rio medio de un obre­ro cali­fi­ca­do.

6. En el pro­gra­ma agra­rio, tras­la­dar el cen­tro de gra­ve­dad a los Soviets de dipu­tados bra­ce­ros.

Con­fis­ca­ción de todas las tie­rras de los lati­fun­dios.

Nacio­na­li­za­ción de todas las tie­rras del país, de las que dis­pon­drán los Soviets loca­les de dipu­tados bra­ce­ros y cam­pe­si­nos. Crea­ción de Soviets espe­cia­les de dipu­tados de los


cam­pe­si­nos pobres. Hacer de cada gran fin­ca (con una exten­sión de 100 a 300 decia­ti­nas, según las con­di­cio­nes loca­les y de otro géne­ro y a jui­cio de las ins­ti­tu­cio­nes loca­les) una hacien­da mode­lo bajo el con­trol del Soviet de dipu­tados bra­ce­ros y sobre bases colec­ti­vas.

7. Fusión inme­dia­ta de todos los ban­cos del país en un Ban­co Nacio­nal úni­co, some­ti­do al con­trol de los Soviets de dipu­tados obre­ros.

8. No «implan­ta­ción» del socia­lis­mo como nues­tra tarea inme­dia­ta, sino pasar úni­ca­men­te a la ins­tau­ra­ción inme­dia­ta del con­trol de la pro­duc­ción social y de la dis­tri­bu­ción de los pro­duc­tos por los Soviets de dipu­tados obre­ros.

9. Tareas del Par­ti­do:

a) cele­bra­ción inme­dia­ta de un con­gre­so del Par­ti­do;

b) modi­fi­ca­ción del Pro­gra­ma del Par­ti­do, prin­ci­pal­men­te:

1) sobre el impe­ria­lis­mo y la gue­rra impe­ria­lis­ta,

2) sobre la posi­ción ante el Esta­do y nues­tra rei­vin­di­ca­ción de un «Esta­do-Comu­na»**,

3) refor­ma del pro­gra­ma míni­mo, ya anti­cua­do;

c) cam­bio de deno­mi­na­ción del Par­ti­do***.

10. Reno­va­ción de la Inter­na­cio­nal.

Ini­cia­ti­va de cons­ti­tuir una Inter­na­cio­nal revo­lu­cio­na­ria, una Inter­na­cio­nal con­tra los social­cho­vi­nis­tas y con­tra el «cen­tro»****.

Para que el lec­tor com­pren­da por qué hube de resal­tar de mane­ra espe­cial, como rara excep­ción, el «caso» de opo­si­to­res de bue­na fe, le invi­to a com­pa­rar estas tesis

pág. 124

con la siguien­te obje­ción del señor Gol­den­berg: Lenin ‑dice- «ha enar­bo­la­do la ban­de­ra de la gue­rra civil en el seno de la demo­cra­cia revo­lu­cio­na­ria». (Cita­do en el perió­di­co Edinst­vo[74], del señor Plé­ja­nov, núm.5.)

Una per­la, ¿ver­dad?

Escri­bo, leo y macha­co: «Dada la indu­da­ble bue­na fe de gran­des sec­to­res de defen­sis­tas revo­lu­cio­na­rios de filas…, dado su enga­ño por la bur­gue­sía, es pre­ci­so acla­rar­les su error de un modo sin­gu­lar­men­te minu­cio­so, pacien­te y per­se­ve­ran­te…»

Y esos seño­res de la bur­gue­sía, que se lla­man social­de­mó­cra­tas, que no per­te­ne­cen ni a los gran­des sec­to­res ni a los defen­sis­tas revo­lu­cio­na­rios de filas, tie­nen la osa­día de repro­du­cir sin escrú­pu­los mis opi­nio­nes, inter­pre­tán­do­las así: «ha enar­bo­la­do (!) la ban­de­ra (!) de la gue­rra civil» (¡ni en las tesis ni en el infor­me se habla de ella para nada!) «en el seno (!!) de la demo­cra­cia revo­lu­cio­na­ria…»

¿Qué sig­ni­fi­ca eso? ¿En qué se dis­tin­gue de una inci­ta­ción al pogro­mo?, ¿en qué se dife­ren­cia de Rúss­ka­ya Volia[75]?

Escri­bo, leo y macha­co: «Los Soviets de dipu­tados obre­ros son la úni­ca for­ma posi­ble de gobierno revo­lu­cio­na­rio y, por ello, nues­tra misión sólo pue­de con­sis­tir en expli­car los erro­res de su tác­ti­ca de un modo pacien­te, sis­te­má­ti­co, tenaz y adap­ta­do espe­cial­men­te a las nece­si­da­des prác­ti­cas de las masas…»

Pero cier­ta cla­se de opo­si­to­res expo­nen mis pun­tos de vis­ta ¡¡como un lla­ma­mien­to a la «gue­rra civil en el seno de la demo­cra­cia revo­lu­cio­na­ria»!!

He ata­ca­do al Gobierno Pro­vi­sio­nal por no seña­lar un pla­zo, ni pró­xi­mo ni remo­to, para la con­vo­ca­to­ria de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y limi­tar­se a sim­ples pro­me­sas. Y he demos­tra­do que sin los Soviets de dipu­tados obre­ros y sol­da­dos no está garan­ti­za­da la con­vo­ca­to­ria de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ni es posi­ble su éxi­to.

¡¡¡Y se me impu­ta que soy con­tra­rio a la con­vo­ca­to­ria inme­dia­ta de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te!!!

Cali­fi­ca­ría todo eso de expre­sio­nes «deli­ran­tes» si dece­nas

pág. 125

de años de lucha polí­ti­ca no me hubie­sen ense­ña­do a con­si­de­rar una rara excep­ción la bue­na fe de los opo­si­to­res.

En su perió­di­co, el señor Plé­ja­nov ha cali­fi­ca­do mi dis­cur­so de «deli­ran­te». ¡Muy bien, señor Plé­ja­nov! Pero fíje­se cuán tor­pón, inhá­bil y poco pers­pi­caz es usted en su polé­mi­ca. Si me pasé dos horas deli­ran­do, ¿por qué aguan­ta­ron cien­tos de oyen­tes ese «deli­rio»? ¿Y para qué dedi­ca su perió­di­co toda una colum­na a rese­ñar un «deli­rio»? Mal liga eso, señor Plé­ja­nov, muy mal.

Es mucho más fácil, natu­ral­men­te, gri­tar, insul­tar y voci­fe­rar que inten­tar expo­ner, expli­car y recor­dar cómo enjui­cia­ban Marx y Engels en 1871, 1872 y 1875 las expe­rien­cias de la Comu­na de París[76] y qué decían acer­ca del tipo de Esta­do que nece­si­ta el pro­le­ta­ria­do.

Por lo vis­to, el ex mar­xis­ta señor Plé­ja­nov no desea recor­dar el mar­xis­mo.

He cita­do las pala­bras de Rosa Luxem­bur­go, que el 4 de agos­to de 1914 deno­mi­nó a la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na «cadá­ver malo­lien­te». Y los seño­res Plé­ja­nov, Gol­den­berg y Cía. se sien­ten «ofen­di­dos» … ¿en nom­bre de quién? ¡En nom­bre de los cho­vi­nis­tas ale­ma­nes, cali­fi­ca­dos de cho­vi­nis­tas!

Los pobres social­cho­vi­nis­tas rusos, socia­lis­tas de pala­bra y cho­vi­nis­tas de hecho, se han arma­do un lío.

NOTAS

* Es decir, sus­ti­tu­ción del ejér­ci­to regu­lar por el arma­men­to gene­ral del pue­blo.[*]

** Es decir, de un Esta­do cuyo pro­to­ti­po dio la Comu­na de París.[**]

*** En lugar de «social­de­mo­cra­cia», cuyos líde­res ofi­cia­les han trai­cio­na­do al socia­lis­mo en el mun­do ente­ro, pasán­do­se a la bur­gue­sía (lo mis­mo los «defen­sis­tas» que los vaci­lan­tes «kauts­kia­nos»), debe­mos deno­mi­nar­nos Par­ti­do Comu­nis­ta.[***]

**** En la social­de­mo­cra­cia inter­na­cio­nal se lla­ma «cen­tro» a la ten­den­cia que pen­du­la entre los cho­vi­nis­tas (= «defen­sis­tas») y los inter­na­cio­na­lis­tas, a saber: Kautsky y Cía., en Ale­ma­nia, Lon­guet y Cía., en Fran­cia, Chjeíd­ze y Cía., en Rusia, Tura­ti y Cía., en Ita­lia, McDo­nald y Cía., en Ingla­te­rra, etc.[****]

[73] El artícu­lo Las tareas del pro­le­ta­ria­do en la pre­sen­te revo­lu­ción, publi­ca­do en el núm. 26 de Prav­da del 7 de abril de 1917, con la fir­ma N. Lenin, con­tie­ne sus céle­bres Tesis de Abril, escri­tas, pro­ba­ble­men­te, en el tren antes de lle­gar a Petro­gra­do.

El 4 (17) de abril, Lenin leyó las tesis en dos reunio­nes: en la reu­nión de los bol­che­vi­ques y en la reu­nión con­jun­ta de bol­che­vi­ques y men­che­vi­ques y men­che­vi­ques dele­ga­dos a la Con­fe­ren­cia de toda Rusia de los Soviets de dipu­tados obre­ros y sol­da­dos, cele­bra­da en el Pala­cio de Táu­ri­da.

Duran­te los deba­tes, Lenin entre­gó las tesis a unos de los miem­bros de la Redac­ción de Prav­da, hacien­do hin­ca­pié en que fue­ran publi­ca­das al día siguien­te e ínte­gra­men­te. Pero, debi­do a des­per­fec­tos en los equi­pos de la impren­ta, no pudo hacer­se así y las tesis no se publi­ca­ron el 5, sino el 7 de abril, habien­do hecho la Redac­ción de Prav­da una adver­ten­cia sobre ello a sus lec­to­res en el núm. 25, del 6 de abril. [120]

[74] Edinst­vo (Uni­dad): perió­di­co, órgano del gru­po de extre­ma dere­cha de los men­che­vi­ques defen­sis­tas enca­be­za­do por Ple­já­nov. Se publi­có en Petro­gra­do, apa­re­cien­do en mayo y junio de 1914. De mar­zo a noviem­bre de 1917 fue dia­rio. Des­de diciem­bre de 1917 has­ta enero de 1918 se edi­tó con el títu­lo de Nashe Edinst­vo (Nues­tra Uni­dad). Edinst­vo pro­pug­nó el apo­yo al Gobierno Pro­vi­sio­nal, la coa­li­ción con la bur­gue­sía y un «poder fuer­te» y com­ba­tió a los bol­che­vi­ques, recu­rrien­do con fre­cuen­cia a los méto­dos de la pren­sa tri­vial. Aco­gió con hos­ti­li­dad la Revo­lu­ción de Octu­bre y el esta­ble­ci­mien­to del Poder sovié­ti­co. [124]

[75] Rúss­ka­ya Volia (La Liber­tad Rusa): dia­rio bur­gués fun­da­do por el minis­tro zaris­ta del Inte­rior A. D. Pro­to­pó­pov y finan­cia­do por los gran­des ban­cos. Se publi­có en Petro­gra­do des­de diciem­bre de 1916. Des­pués de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca Bur­gue­sa de febre­ro sos­tu­vo una cam­pa­ña de difa­ma­ción con­tra los bol­che­vi­ques. El 25 de octu­bre (7 de noviem­bre) de 1917 fue clau­su­ra­do por el Comi­té Mili­tar Revo­lu­cio­na­rio adjun­to al Soviet de Petro­gra­do. [124]

[76] Véa­se C. Marx y F. Engels. Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta. Pre­fa­cio a la edi­ción ale­ma­na de 1872; C. Marx. La gue­rra civil en Fran­cia. Mani­fies­to del Con­se­jo Gene­ral de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, Crí­ti­ca del Pro­gra­ma de Gotha; F. Engels, Car­ta a Bebel, 18 – 28 de mar­zo de 1875; C. Marx. Car­tas a L. Kugel­mann del 12 y el 17 de abril de 1871. [125]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *