La doc­tri­na de la admi­nis­tra­ción Oba­ma

«Lo ile­gal lo hace­mos de inme­dia­to. Lo incons­ti­tu­cio­nal tar­da más tiem­po.»
Henry Kis­sin­ger.

Henry Kis­sin­ger decía que la diplo­ma­cia es «el arte de refre­nar el poder». Obvia­men­te, el ideó­lo­go más influ­yen­te de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se del siglo XX esta­ba hacien­do refe­ren­cia a la nece­si­dad de «refre­nar el poder» de otros paí­ses y gober­nan­tes para poder man­te­ner la posi­ción domi­nan­te de Esta­dos Uni­dos ante el mun­do.

Pre­si­den­tes como Geor­ge W. Bush, emplea­ban el «poder duro» (Hard Power) para lograr este fin: armas, bom­bas, ame­na­zas e inva­sio­nes mili­ta­res. Otros como Bill Clin­ton, uti­li­za­ban el «poder sua­ve» (Soft Power): la gue­rra cul­tu­ral, Holly­wood, idea­les, diplo­ma­cia, auto­ri­dad moral y cam­pa­ñas para ganar «las men­tes y cora­zo­nes» de las pobla­cio­nes civi­les en paí­ses adver­sa­rios.

Pero la admi­nis­tra­ción de Barack Oba­ma ha opta­do por una muta­ción de estos dos con­cep­tos, fusio­nan­do el poder mili­tar con la diplo­ma­cia, la influen­cia polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca con la cul­tu­ral y legal, y lla­mán­do­lo el «poder inte­li­gen­te» (Smart Power [1]).
Su pri­me­ra apli­ca­ción ha sido en el caso de Hon­du­ras, con el gol­pe de esta­do, y has­ta hoy, ha fun­cio­na­do a la per­fec­ción.

Decía la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton en su audien­cia de con­fir­ma­ción ante el Sena­do de Esta­dos Uni­dos, que «debe­mos uti­li­zar lo que se ha lla­ma­do el «smart power», el ran­go com­ple­to de herra­mien­tas que están a nues­tra dis­po­si­ción – diplo­má­ti­cas, eco­nó­mi­cas, mili­ta­res, polí­ti­cas, lega­les y cul­tu­ra­les – esco­gien­do la herra­mien­ta correc­ta, o com­bi­na­ción de herra­mien­tas, para cada situa­ción. Con el «smart power», la diplo­ma­cia sería la van­guar­dia de nues­tra polí­ti­ca exte­rior.» Lue­go, Clin­ton refor­za­ba este con­cep­to afir­man­do que «el camino más sabio es pri­me­ro uti­li­zar la per­sua­sión.» [2]

¿Qué es lo inte­li­gen­te de ésta con­cep­ción? Es una for­ma de polí­ti­ca difi­cil de cla­si­fi­car, difi­cil de detec­tar y difi­cil de des­mon­tar. El caso de Hon­du­ras es ejem­plar. Por un lado, el Pre­si­den­te Oba­ma con­de­na­ba al gol­pe con­tra el Pre­si­den­te Zela­ya, y por otro lado, su emba­ja­dor en Tegu­ci­gal­pa se reu­nía cons­tan­te­men­te con los gol­pis­tas. La Secre­ta­ria de Esta­do Clin­ton repe­tía muchas veces duran­te los últi­mos cua­tro meses, des­de el pri­mer día del gol­pe, que Washing­ton no que­ría meter­se ni influir sobre la situa­ción en Hon­du­ras – que eran los hon­du­re­ños que tenían que resol­ver su cri­sis, sin algu­na inje­ren­cia exter­na.

No obs­tan­te, fue Washing­ton que impu­so la media­ción de Oscar Arías, pre­si­den­te de Cos­ta Rica, era Washing­ton que seguía finan­cian­do al régi­men gol­pis­ta a tra­vés de la USAID, y era Washing­ton que coman­da­ba y con­tro­la­ba las fuer­zas arma­das hon­du­re­ñas, a tra­vés de la base mili­tar Soto Cano (Pal­me­ro­la).

Tam­bién fue el lobby de Washing­ton que redac­tó el «acuer­do» de San José, y en el final, fue­ron los altos fun­cio­na­rios de la Casa Blan­ca y el Depar­ta­men­to de Esta­do que tuvie­ron que «per­sua­dir» a los hon­du­re­ños para que acep­ta­ran ese acuer­do. A pesar de la cons­tan­te inje­ren­cia de Esta­dos Uni­dos en el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras – des­de su finan­cia­ción, dise­ño y apo­yo polí­ti­co has­ta el apo­yo mili­tar – el «smart power» logró dis­tor­cio­nar la reali­dad ante la opi­nión públi­ca, con­ver­tien­do al duo Obama/​Clinton en los «gran­des gana­do­res del mul­ti­la­te­ra­lis­mo».

Lo que hizo el «smart power» fue dis­fra­zar el uni­la­te­ra­lis­mo esta­dou­ni­den­se de mul­ti­la­te­ra­lis­mo. Del pri­mer día, la agen­da de Washing­ton se impu­so. El 1 de julio, los voce­ros del Depar­ta­men­to de Esta­do admi­tie­ron en una rue­da de pren­sa que tenían cono­ci­mien­to pre­vio del gol­pe. Tam­bién admi­tie­ron que dos altos fun­cio­na­rios de la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, Tho­mas Shan­non y James Stein­berg, estu­vie­ron en Hon­du­ras la sema­na ante­rior al gol­pe para man­te­ner reunio­nes con los gru­pos civi­les y mili­ta­res que lo lle­va­ron a cabo. Decían que su pro­pó­si­to era «fre­nar el gol­pe», pero ¿cómo se expli­ca enton­ces el hecho de que el avión lle­van­do al pre­si­den­te Zela­ya ile­gal­men­te fue­ra del país salió de la base mili­tar de Soto Cano, en la pre­sen­cia de los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses? [3]

Los hechos demues­tran la ver­dad sobre el papel de Washing­ton en el gol­pe de esta­do, y su pos­te­rior expe­ri­men­to exi­to­so con la apli­ca­ción del «smart power». Sabían del gol­pe, finan­cia­ban a los invo­lu­cra­dos, ayu­da­ron sacar al Pre­si­den­te Zela­ya del país y lue­go, uti­li­za­ron a la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) – en un momen­to inclu­so en que esta­ba en peli­gro de extin­ción – como facha­da para impo­ner su agen­da. En su dis­cur­so, el Depar­ta­men­to de Esta­do siem­pre legi­ti­ma­ba a los gol­pis­tas, lla­man­do a «todas las partes…a resol­ver las dispu­tas polí­ti­cas de mane­ra pací­fi­ca a tra­vés del diá­lo­go». ¿Des­de cuan­do un usur­pa­dor ile­gal del poder es con­si­de­ra­do «una par­te» légi­ti­ma dis­pues­ta a dia­lo­gar? Obvia­men­te es un actor cri­mi­nal que no esta­ba dis­pues­to a dia­lo­gar en pri­mer lugar. Basa­da en esa lógi­ca de Washing­ton, el mun­do debe­ría hacer un lla­ma­do al gobierno de Oba­ma para que «resuel­va su dispu­ta polí­ti­ca con Al Qae­da de mane­ra pací­fi­ca a tra­vés del diá­lo­go».

El «smart power» de Obama/​Clinton logró su pri­me­ra vic­to­ria duran­te los pri­me­ros días del gol­pe cuan­do los esta­dos miem­bros de la OEA acep­ta­ron la soli­ci­tud de espe­rar 72 horas para «dar­les tiem­po» en Hon­du­ras para resol­ver su cri­sis. Lue­go vino la impo­si­ción de la media­ción de Arías, y ya, de haber cedi­do tan­to espa­cio a Washing­ton, el impe­rio tomó el rei­no y lo lle­vó has­ta el final. Cuan­do el pre­si­den­te Zela­ya se fue a Washing­ton para reu­nir­se con la Secre­ta­ria de Esta­do Clin­ton, fue obvio quien esta­ba en con­trol. Y asi lo juga­ron, alar­gan­do el tiem­po has­ta el últi­mo momen­to para no per­mi­tir un regre­so de Zela­ya que tuvie­ra el espa­cio de rever­tir lo que ya se habían logra­do.

El pue­blo se que­dó fue­ra, los meses de repre­sión, vio­len­cia, per­se­cu­ción, vio­la­cio­nes, toques de que­da, cie­rres de medios de comu­ni­ca­ción y tor­tu­ras y ase­si­na­tos, se han olvi­da­do. Menos mal, como dijo el Sub­se­cre­ta­rio de Esta­do Tho­mas Shan­non, lue­go de lograr hacer fir­mar el «acuer­do» entre Miche­let­ti y Zela­ya, que la situa­ción en Hon­du­ras se pudo resol­ver «sin vio­len­cia».

Al fir­mar el acuer­do el pasa­do 30 de octu­bre, Washing­ton «levan­tó» las pocas res­tric­cio­nes que habían impues­to para pre­sio­nar al régi­men gol­pis­ta. Ya pue­den sacar sus visas y via­jar al nor­te, no se tie­nen que preo­cu­par por los millo­nes de la USAID que ni siquie­ra se habían sus­pen­di­dos. Los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Soto Cano pue­den reini­ciar todas sus acti­vi­da­des – bueno, real­men­te nun­ca las habían deja­do de hacer, como con­fir­mó el Coman­do Sur del Pen­tá­gono, días des­pués del gol­pe: «todo está nor­mal con nues­tras fuer­zas arma­das en Hon­du­ras, están hacien­do sus acti­vi­da­des y manio­bras con­jun­tas con los hon­du­re­ños como siem­pre». Washing­ton está pre­pa­ran­do su dele­ga­ción de obser­va­do­res para las elec­cio­nes en Hon­du­ras el pró­xi­mo 29 de noviem­bre – ya están en camino.

Olví­dan­se del tor­tu­ra­dor Billy Joya y los para­mi­li­ta­res colom­bia­nos envia­dos para ayu­dar al régi­men gol­pis­ta «con­tro­lar» la pobla­ción. No se preo­cu­pan por el arma sóni­ca LRAD uti­li­za­do para tor­tu­rar a los habi­tan­tes en la emba­ja­da de Bra­sil, duran­te la esta­día de Zela­ya. No pasó nada. Como dijo Tho­mas Shan­non, «feli­ci­to a dos gran­des hom­bres por haber logra­do este acuer­do his­tó­ri­co». Y la Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton comen­tó que «este acuer­do es un logro tre­men­do para los hon­du­re­ños». ¿Dis­cul­pa, para quién?

En el final el cele­bra­do «acuer­do» impues­to por Washing­ton sólo lla­ma al con­gre­so de Hon­du­ras – el mis­mo que fal­si­fi­có la renun­cia de Zela­ya para jus­ti­fi­car el gol­pe, y el mis­mo que apo­yó la ins­ta­la­ción ile­gal de Miche­let­ti en la pre­si­den­cia – de deter­mi­nar si quie­ren o no res­ti­tuir a Zela­ya en la pre­si­den­cia. Y sólo des­pués de reci­bir una opi­nión de la Cor­te Supre­ma de Hon­du­ras – la mis­ma que opi­nó que Zela­ya era un trai­dor por pro­mo­ver una encues­ta no vin­cu­lan­te sobre una posi­ble refor­ma cons­ti­tu­cio­nal y la mis­ma que orde­nó su cap­tu­ra vio­len­ta. En caso de ser posi­ti­va la res­pues­ta del con­gre­so, Zela­ya no ten­drá nin­gun poder.
Su gabi­ne­te sería impues­to por los par­ti­dos que apo­ya­ron el gol­pe, las fuer­zas arma­das gol­pis­tas esta­rían bajo el con­trol de la Cor­te Supre­ma gol­pis­ta, y ade­más, Zela­ya podría ser enjui­cia­do por su supues­to «cri­men», por haber pro­mo­vi­do una encues­ta no vin­cu­lan­te sobre una poten­cial refor­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Según el «acuer­do», una comi­sión de la ver­dad super­vi­sa­rá la imple­men­ta­ción de los tér­mi­nos acor­da­dos. Hoy anun­cia­ron que la comi­sión será lide­ra­da por una ficha de Washing­ton, el ex pre­si­den­te chi­leno, Ricar­do Lagos. Pro­mo­tor de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les de Washing­ton, Lagos es co-direc­tor de la Jun­ta Direc­ti­va del Diá­lo­go Inter­ame­ri­cano, un cen­tro de pen­sa­mien­to esta­dou­ni­den­se de la dere­cha que ana­li­za los temas rela­cio­na­dos con Amé­ri­ca Lati­na.

Tam­bién fue encar­ga­do por la Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) para crear una ver­sión chi­le­na, la Fun­da­ción Demo­cra­cia y Desa­rro­llo, para «pro­mo­ver la demo­cra­cia», al esti­lo esta­dou­ni­den­se en la región. Al salir de la pre­si­den­cia en Chi­le, Lagos fue Pre­si­den­te del Club de Madrid – un club exclu­si­vo de expre­si­den­tes dedi­ca­dos a «pro­mo­ver la demo­cra­cia» por el mun­do. En ese «club», tam­bién figu­ran per­so­na­jes vin­cu­la­dos con la des­es­ta­bi­li­za­ción de los gobier­nos de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na como Jor­ge Qui­ro­ga y Gon­za­lo Sán­chez de Loza­da (ex pre­si­den­tes de Boli­via), Feli­pe Gon­zá­lez (ex pri­mer minis­tro de Espa­ña), Václav Havel (ex pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Che­ca) y José María Aznar (ex pri­mer minis­tro de Espa­ña), entre muchos otros.

En el final, el «smart power» fue sufi­cien­te­men­te inte­li­gen­te para enga­ñar a los que hoy se abra­zan y cele­bran «el fin de la cri­sis» en Hon­du­ras. Pero para la mayo­ría del pue­blo lati­no­ame­ri­cano la vic­to­ria del «smart power» de Obama/​Clinton en Hon­du­ras sig­ni­fi­ca una som­bra muy oscu­ra y peli­gro­sa que nos acer­ca. Ape­nás, ini­cia­ti­vas como el ALBA esta­ban logran­do la inde­pen­den­cia en Amé­ri­ca Lati­na del poder esta­dou­ni­den­se. Por pri­me­ra vez, los paí­ses y pue­blos se levan­ta­ban en colec­ti­vo con dig­ni­dad y sobe­ra­nía para deter­mi­nar sus pro­pios futu­ros. Y lle­gó Oba­ma con su «smart power» y gol­peó al ALBA, debi­li­tó la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na y aplas­tó cual­quier pen­sa­mien­to sobre inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía en el patio tra­se­ro de Washing­ton.

Arro­di­lla­dos y entre­ga­dos ante Washing­ton, «fue resuel­ta» la cri­sis en Hon­du­ras, la mis­ma que se había fomen­ta­do en el nor­te. Aho­ra, se habla de Para­guay, Nica­ra­gua, Ecua­dor y Vene­zue­la, don­de cada día aumen­ta la sub­ver­sión, la con­tra­in­sur­gen­cia y la des­es­ta­bi­li­za­ción. El pue­blo de Hon­du­ras sigue en resis­ten­cia, a pesar del «acuer­do» entre sus gober­nan­tes. Su insu­rrec­ción y com­pro­mi­so con la rei­vin­di­ca­ción de sus dere­chos es el sím­bo­lo de la dig­ni­dad. La úni­ca mane­ra de derro­tar a la agre­sión impe­rial – que sea inte­li­gen­te o que sea bru­ta – es a tra­vés de la unión e inte­gra­ción de los pue­blos, a todo nivel.

Eva Golin­ger

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *