El secre­to de Guan­tá­na­mo por Thierry Meys­sa

Todos recor­da­mos las fotos de tor­tu­ras que cir­cu­la­ron por Inter­net. Se pre­sen­ta­ban como tro­feos de gue­rra que habían reco­gi­do unos cuan­tos sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses. Pero, al no poder veri­fi­car su auten­ti­ci­dad, los gran­des medios de difu­sión no se atre­vían a repro­du­cir­las. En 2004, la cade­na CBS les dedi­có un repor­ta­je. Comen­zó así un gran movi­mien­to de denun­cia de los malos tra­tos infli­gi­dos a los ira­quíes.

La cár­cel de Abu Ghraib demos­tra­ba que la supues­ta gue­rra con­tra la dic­ta­du­ra de Sadam Husein era en reali­dad una gue­rra de ocu­pa­ción como cual­quier otra, con la mis­ma secue­la de crí­me­nes. Washing­ton ase­gu­ró, como era de espe­rar, que se tra­ta­ba de exce­sos come­ti­dos a espal­das de los man­dos por unos cuan­tos indi­vi­duos no repre­sen­ta­ti­vos, cali­fi­ca­dos como «man­za­nas podri­das». Algu­nos sol­da­dos fue­ron arres­ta­dos y juz­ga­dos para que sir­vie­ran de ejem­plo. Y se cerró el caso has­ta las siguien­tes reve­la­cio­nes.

Simul­tá­nea­men­te, la CIA y el Pen­tá­gono iban pre­pa­ran­do a la opi­nión públi­ca, tan­to en Esta­dos Uni­dos como en los paí­ses alia­dos, para un cam­bio de valo­res mora­les. La CIA había nom­bra­do un agen­te de enla­ce con Holly­wood, el coro­nel Cha­se Bran­don (un pri­mo de Tommy Lee Jones), y con­tra­ta­do a céle­bres escri­to­res (como Tom Clancy) y guio­nis­tas para escri­bir nue­vos guio­nes para pelí­cu­las y series de tele­vi­sión. Obje­ti­vo: estig­ma­ti­zar la cul­tu­ra musul­ma­na y bana­li­zar la tor­tu­ra como par­te de la lucha con­tra el terro­ris­mo. Como ejem­plo de ello, las aven­tu­ras del agen­te Jack Bauer, en la serie 24h, han sido abun­dan­te­men­te sub­ven­cio­na­das por la CIA para que cada tem­po­ra­da lle­va­ra un poco más lejos los lími­tes de lo acep­ta­ble.

En los pri­me­ros epi­so­dios, el héroe inti­mi­da a los sos­pe­cho­sos para sacar­les infor­ma­ción. En los epi­so­dios siguien­tes, todos los per­so­na­jes sos­pe­chan unos de otros, y se tor­tu­ran entre sí, con más o menos escrú­pu­los y cada vez más segu­ros de que están cum­plien­do con su deber. En la ima­gi­na­ción colec­ti­va, siglos de huma­nis­mo fue­ron así barri­dos y se impu­so una nue­va bar­ba­rie. Esto per­mi­tía al cro­nis­ta del Washing­ton Post, Char­les Krautham­mer (que ade­más es siquia­tra) pre­sen­tar el uso de la tor­tu­ra como «un impe­ra­ti­vo moral» (sic) en estos difí­ci­les tiem­pos de gue­rra con­tra el terro­ris­mo.

La inves­ti­ga­ción del sena­dor sui­zo Dick Marty con­fir­mó al Con­se­jo de Euro­pa que la CIA había secues­tra­do a miles de per­so­nas a tra­vés del mun­do, entre ellas varias dece­nas –posi­ble­men­te cien­tos– habían sido secues­tra­das en terri­to­rio de la Unión Euro­pea. Vino des­pués la ava­lan­cha de tes­ti­mo­nios sobre los crí­me­nes per­pe­tra­dos en las cár­ce­les de Guan­tá­na­mo (en la región del Cari­be) y de Bagh­ram (Afga­nis­tán). Per­fec­ta­men­te acon­di­cio­na­da, la opi­nión públi­ca de los Esta­dos miem­bros de la OTAN acep­tó la expli­ca­ción que se le dio y que tan bien cua­dra­ba con las nove­les­cas intri­gas que la tele­vi­sión le venía sir­vien­do: para poder sal­var vidas ino­cen­tes Washing­ton esta­ba recu­rrien­do a méto­dos clan­des­ti­nos, secues­tran­do sos­pe­cho­sos y hacién­do­los hablar median­te méto­dos que la moral pudie­ra recha­zar pero que la efi­ca­cia había hecho nece­sa­rios.

Fue a par­tir de esa narra­ción sim­plis­ta que el can­di­da­to Barack Oba­ma se levan­tó con­tra la salien­te admi­nis­tra­ción Bush. Con­vir­tió la prohi­bi­ción de la tor­tu­ra y el cie­rre de las pri­sio­nes secre­tas en medi­das cla­ves de su man­da­to. Des­pués de su elec­ción, duran­te el perio­do de tran­si­ción, se rodeó de juris­tas de muy alto nivel a los que encar­gó la ela­bo­ra­ción de una estra­te­gia para cerrar el sinies­tro epi­so­dio. Ya ins­ta­la­do en la Casa Blan­ca, dedi­có sus pri­me­ros decre­tos pre­si­den­cia­les al cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos en la mate­ria. Aque­lla pron­ti­tud con­quis­tó a la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal, sus­ci­tó una inmen­sa sim­pa­tía hacia el nue­vo pre­si­den­te y mejo­ró la ima­gen de Esta­dos Uni­dos ante el mun­do.

El úni­co pro­ble­ma es que, al cabo de un año de la elec­ción de Barack Oba­ma, se han resuel­to unos cien­tos de casos indi­vi­dua­les pero en el fon­do nada ha cam­bia­do. El cen­tro de deten­ción crea­do por Esta­dos Uni­dos en su base mili­tar de Guan­tá­na­mo sigue ahí y no hay espe­ran­zas de cie­rre inmi­nen­te. Las aso­cia­cio­nes de defen­sa de dere­chos huma­nos seña­lan ade­más que los actos de vio­len­cia con­tra los dete­ni­dos han empeo­ra­do.
Al ser inte­rro­ga­do sobre el tema, el vice­pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Joe Biden decla­ró que mien­tras más avan­za­ba en el expe­dien­te de Guan­tá­na­mo, más cosas que has­ta enton­ces igno­ra­ba iba des­cu­brien­do. Y des­pués advir­tió a la pren­sa, enig­má­ti­ca­men­te, que no se podía abrir la caja de Pan­do­ra.
Por su par­te, el con­se­je­ro jurí­di­co de la Casa Blan­ca, Greg Craig, qui­so pre­sen­tar su renun­cia, no por­que con­si­de­re que haya falla­do en su misión de cerrar el cen­tro, sino por­que esti­ma en este momen­to que se le ha dado una misión impo­si­ble.

¿Por qué el pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos no logra que lo obe­dez­can en su pro­pio país? Si ya todo está dicho sobre los abu­sos de la era Bush, ¿por qué se habla aho­ra de una caja de Pan­do­ra y qué es lo qué es lo que cau­sa tan­to temor?

El pro­ble­ma es que el sis­te­ma es en reali­dad mucho más exten­so. No se tra­ta sola­men­te de unos cuan­tos secues­tros y una pri­sión. Y lo más impor­tan­te es que su fina­li­dad es radi­cal­men­te dife­ren­te de lo que la CIA y el Pen­tá­gono le han hecho creer al públi­co. Antes de empren­der este des­cen­so al infierno, es con­ve­nien­te acla­rar algo.

JPEG – 36 KB
El secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld par­ti­ci­pó en las reunio­nes del Gru­po de los Seis, que se encar­gó de esco­ger las for­mas de tor­tu­ra que debían apli­car los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses. Aquí vemos a Rums­feld duran­te visi­ta a la cár­cel de Abu Ghraib (Irak).

Con­tra­in­sur­gen­cia

Lo que hizo el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Abu Ghraib no tenía nada que ver, por lo menos al prin­ci­pio, con los expe­ri­men­tos que está rea­li­zan­do la US Navy [la Mari­na de Gue­rra de los Esta­dos Uni­dos] en Guan­tá­na­mo y en sus otras pri­sio­nes secre­tas. Se tra­ta­ba enton­ces sim­ple­men­te de lo que hacen todos los ejér­ci­tos del mun­do cuan­do se trans­for­man en poli­cía y se enfren­tan a una pobla­ción hos­til. Tra­tar de domi­nar­la a tra­vés del terror. En este caso, las fuer­zas de la coa­li­ción repro­du­je­ron [en Irak] los crí­me­nes que los fran­ce­ses come­tie­ron duran­te la lla­ma­da bata­lla de Argel con­tra los arge­li­nos, a los que ade­más los fran­ce­ses seguían lla­man­do «com­pa­trio­tas». El Pen­tá­gono recu­rrió al gene­ral fran­cés reti­ra­do Paul Aus­sa­res­ses, espe­cia­lis­ta en «con­tra­in­sur­gen­cia», para que se reu­nie­ra con los ofi­cia­les supe­rio­res.

Duran­te su lar­ga carre­ra, Aus­sa­res­ses acom­pa­ñó a los Esta­dos Uni­dos don­de­quie­ra que Washing­ton empren­dió «con­flic­tos de baja inten­si­dad», prin­ci­pal­men­te en el sudes­te asiá­ti­co y en Lati­noa­mé­ri­ca.

Al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Esta­dos Uni­dos ins­ta­la dos cen­tros de entre­na­mien­to en esas téc­ni­cas, la Poli­ti­cal War­fa­re Cadres Aca­demy (en Tai­wán) y la School of Ame­ri­cas [cono­ci­da en espa­ñol como Escue­la de las Amé­ri­cas] (en Pana­má). En ambas ins­ta­la­cio­nes se impar­tían cur­sos sobre la tor­tu­ra des­ti­na­dos a los encar­ga­dos de la repre­sión en el seno de las dic­ta­du­ras asiá­ti­cas y lati­no­ame­ri­ca­nas.

Duran­te los años 1960 y 70, la coor­di­na­ción de ese dis­po­si­ti­vo se desa­rro­lla­ba a tra­vés de la World Anti-Com­mu­nist Lea­gue, de la que eran miem­bros los jefes de Esta­do intere­sa­dos [1]. Aque­lla polí­ti­ca alcan­zó con­si­de­ra­ble exten­sión duran­te las ope­ra­cio­nes Phoe­nix en Viet­nam (“neu­tra­li­za­ción” de 80,000 indi­vi­duos sos­pe­cho­sos de ser miem­bros del viet­cong) [2] y Cón­dor en Amé­ri­ca Lati­na (“neu­tra­li­za­ción” de opo­si­to­res polí­ti­cos a esca­la con­ti­nen­tal) [3]. El esque­ma de arti­cu­la­ción entre las ope­ra­cio­nes de lim­pie­za en las zonas insur­gen­tes y los escua­dro­nes de la muer­te se apli­có exac­ta­men­te de la mis­ma mane­ra en Irak, sobre todo duran­te la ope­ra­ción Iron Ham­mer [4].

La úni­ca nove­dad en el caso de Irak es la dis­tri­bu­ción entre los sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses de un clá­si­co de la lite­ra­tu­ra colo­nial, The Arab Mind, del antro­pó­lo­go Raphael Patai, con un pre­fa­cio del coro­nel Nor­vell B. De Atki­ne, jefe de la John F. Ken­nedy Spe­cial War­fa­re School, nue­va deno­mi­na­ción de la sinies­tra Escue­la de las Amé­ri­cas des­de que ésta se mudó a Fort Bragg (en Caro­li­na del Nor­te) [5]. Este libro, que pre­sen­ta en tono doc­to­ral toda una serie de estú­pi­dos pre­jui­cios sobre los «ára­bes» en gene­ral, con­tie­ne un céle­bre capí­tu­lo sobre los tabúes sexua­les, uti­li­za­dos en la con­cep­ción de las tor­tu­ra­das apli­ca­das en Abou Ghraib.

Las tor­tu­ras per­pe­tra­das en Irak no son sim­ples casos ais­la­dos, como afir­mó la admi­nis­tra­ción Bush, sino que se inte­gran en toda una estra­te­gia de con­tra­in­sur­gen­cia. La úni­ca for­ma de poner­les fin no es la con­de­na moral sino la solu­ción de la situa­ción polí­ti­ca. Pero Barack Oba­ma sigue dila­tan­do el reti­ro de las fuer­zas extran­je­ras que ocu­pan Irak.

JPEG – 17.7 KB
Exi­to­so autor, inven­tor de la psi­co­lo­gía posi­ti­va, pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia y ex pre­si­den­te de la Ame­ri­can Psy­cho­lo­gi­cal Asso­cia­tion, Mar­tin Selig­man super­vi­só las tor­tu­ras expe­ri­men­ta­les apli­ca­das a los pri­sio­ne­ros en Guan­tá­na­mo.

Los expe­ri­men­tos del pro­fe­sor Bider­man

Fue con una pers­pec­ti­va muy dife­ren­te que el pro­fe­sor Albert D. Bider­man, siquia­tra de la Fuer­za Aérea de los Esta­dos Uni­dos, estu­dió para la Rand Cor­po­ra­tion el acon­di­cio­na­mien­to de los pri­sio­ne­ros de gue­rra esta­dou­ni­den­ses en Corea del Nor­te.

Mucho antes de Mao y del comu­nis­mo, los chi­nos habían per­fec­cio­na­do refi­na­dos méto­dos des­ti­na­dos a que­brar la volun­tad de un dete­ni­do e incul­car­le el deseo de hacer con­fe­sio­nes. Su uso duran­te la gue­rra de Corea dio cier­tos resul­ta­dos. Pri­sio­ne­ros de gue­rra esta­dou­ni­den­ses con­fe­sa­ban con toda con­vic­ción ante la pren­sa crí­me­nes que qui­zás no habían come­ti­do. Bider­man pre­sen­tó sus pri­me­ras obser­va­cio­nes duran­te una audien­cia en el Sena­do, el 19 de junio de 1956, y más tar­de, al año siguien­te, ante la Aca­de­mia de Medi­ci­na de Nue­va York (Ver docu­men­tos dis­po­ni­bles en línea a tra­vés del víncu­lo que apa­re­ce al final de este artícu­lo). Bider­man defi­nió 5 esta­dos a tra­vés de los cua­les tran­si­tan los «suje­tos».

- 1. Al prin­ci­pio el pri­sio­ne­ro se nie­ga a coope­rar y se encie­rra en el silen­cio.
– 2. Median­te una mez­cla de bru­ta­li­da­des y gen­ti­le­za, es posi­ble hacer­lo pasar a un segun­do esta­do en que se le indu­ce a defen­der­se de las acu­sa­cio­nes que se le hacen.
– 3. Pos­te­rior­men­te el pri­sio­ne­ro empie­za a coope­rar. Sigue pro­cla­man­do su ino­cen­cia pero tra­ta de com­pla­cer a sus inte­rro­ga­do­res reco­no­cien­do que qui­zás ha come­ti­do algu­na fal­ta sin que­rer, por acci­den­te o por des­cui­do.
– 4. Cuan­do tran­si­ta por la cuar­ta fase, el pri­sio­ne­ro está ya com­ple­ta­men­te des­va­lo­ri­za­do a sus pro­pios ojos. Sigue negan­do las acu­sa­cio­nes de que es obje­to, pero con­fie­sa su natu­ra­le­za cri­mi­nal.
– 5. Al final del pro­ce­so el pri­sio­ne­ro admi­te ser el autor de los hechos que se le impu­tan. Inclu­so inven­ta deta­lles com­ple­men­ta­rios para acu­sar­se a sí mis­mo y recla­ma que se le cas­ti­gue.

Bider­man exa­mi­na tam­bién todas las téc­ni­cas uti­li­za­das por los tor­tu­ra­do­res chi­nos para mani­pu­lar a los pri­sio­ne­ros: ais­la­mien­to, mono­po­li­za­ción de la per­cep­ción sen­so­rial, can­san­cio, ame­na­zas, gra­ti­fi­ca­cio­nes, demos­tra­cio­nes del poder de los car­ce­le­ros, degra­da­ción de las con­di­cio­nes de vida, for­mas de some­ti­mien­to. La vio­len­cia físi­ca tie­ne un carác­ter secun­da­rio, la vio­len­cia sico­ló­gi­ca se hace total y tie­ne carác­ter per­ma­nen­te.

Los tra­ba­jos de Bider­man sobre el «lava­do de cere­bro» adqui­rie­ron una dimen­sión míti­ca. Los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses empe­za­ron a temer que el enemi­go pudie­ra uti­li­zar con­tra Esta­dos Uni­dos a los pro­pios sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses ya acon­di­cio­na­dos para decir cual­quier cosa y qui­zás para hacer tam­bién cual­quier cosa. Con­ci­bie­ron enton­ces un pro­gra­ma de entre­na­mien­to des­ti­na­do a los pilo­tos de caza esta­dou­ni­den­ses para lograr que éstos se vol­vie­ran refrac­ta­rios a aque­lla for­ma de tor­tu­ra y evi­tar que el enemi­go pudie­ra “lavar­les el cere­bro” si caían pri­sio­ne­ros.

Dicha for­ma de entre­na­mien­to se deno­mi­na SERE, siglas que corres­pon­den a Super­vi­ven­cia, Eva­sión, Resis­ten­cia, Esca­pe (Sur­vi­val, Eva­sion, Resis­tan­ce, Esca­pe). En sus ini­cios, este cur­so se impar­tía en la Escue­la de las Amé­ri­cas, pero hoy se ha exten­di­do a otras cate­go­rías del per­so­nal mili­tar y se impar­te en varias bases. Este tipo de entre­na­mien­to se ha implan­ta­do ade­más en cada uno de los ejér­ci­tos que for­man par­te de la OTAN.

La deci­sión de la admi­nis­tra­ción Bush, des­pués de la inva­sión de Afga­nis­tán, fue uti­li­zar esas téc­ni­cas para lograr indu­cir a los pri­sio­ne­ros a hacer con­fe­sio­nes que demos­tra­rían, a pos­te­rio­ri, la impli­ca­ción de Afga­nis­tán en los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre, vali­dan­do así la ver­sión ofi­cial sobre los aten­ta­dos.

Se pro­ce­dió a cons­truir nue­vas ins­ta­la­cio­nes en la base naval esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo y comen­zó allí la rea­li­za­ción de expe­ri­men­tos. La teo­ría del Albert Bider­man se com­ple­tó con los apor­tes de un psi­có­lo­go civil, el pro­fe­sor Mar­tin Selig­man, cono­ci­da per­so­na­li­dad que fue pre­si­den­te de la Ame­ri­can Psy­cho­lo­gi­cal Asso­cia­tion.

Selig­man demos­tró que la teo­ría de Ivan Pavlov sobre los refle­jos con­di­cio­na­dos tenía un lími­te. Se pone un perro en una jau­la cuyo sue­lo está divi­do en dos par­tes. De for­ma alea­to­ria, se envían des­car­gas eléc­tri­cas a uno u otro lado del sue­lo. El ani­mal sal­ta de un lado a otro para pro­te­ger­se. Has­ta ahí no hay nada sor­pren­den­te. Pos­te­rior­men­te, se elec­tri­fi­can los dos lados de la jau­la.
El ani­mal se da cuen­ta de que nada pue­de hacer para esca­par de las des­car­gas eléc­tri­cas y que sus esfuer­zos son inú­ti­les. Y aca­ba enton­ces por ren­dir­se. Se acues­ta en el sue­lo y cae en un esta­do de indi­fe­ren­cia que le per­mi­te sopor­tar pasi­va­men­te el sufri­mien­to. Se abre enton­ces la jau­la y… ¡sor­pre­sa! El ani­mal no huye. En el esta­do psí­qui­co en que se encuen­tra ya ni siquie­ra es capaz de hacer opo­si­ción. Per­ma­ne­ce acos­ta­do en el sue­lo elec­tri­fi­ca­do, sopor­tan­do el sufri­mien­to.

La Mari­na de Gue­rra esta­dou­ni­den­se for­mó un equi­po médi­co de cho­que. Esta envió al pro­fe­sor Selig­man a Guan­tá­na­mo. Cono­ci­do por sus tra­ba­jos sobre la depre­sión ner­vio­sa, Selig­man es una vedet­te. Sus libros sobre el opti­mis­mo y la con­fian­za en sí mis­mo son best-sellers mun­dia­les. Y fue él quien super­vi­só expe­ri­men­tos rea­li­za­dos con per­so­nas como cone­ji­llos de indias. Algu­nos pri­sio­ne­ros, al ser some­ti­dos a terri­bles tor­tu­ras, aca­ban sumién­do­se espon­tá­nea­men­te en el esta­do psí­qui­co que les per­mi­te sopor­tar el dolor, y que los pri­va tam­bién de toda capa­ci­dad de resis­ten­cia. Al mani­pu­lar­los de esa for­ma, se les lle­va rápi­da­men­te a la fase 3 del pro­ce­so de Bider­man.

Basán­do­se tam­bién en los tra­ba­jos de Bider­man, los tor­tu­ra­dos esta­dou­ni­den­ses, bajo la guía del pro­fe­sor Mar­tin Selig­man, rea­li­za­ron expe­ri­men­tos con cada una de las téc­ni­cas coer­ci­ti­vas y las per­fec­cio­na­ron. Para ello se ela­bo­ró un pro­to­co­lo cien­tí­fi­co que se basa en la medi­ción de las fluc­tua­cio­nes hor­mo­na­les. Se ins­ta­ló un labo­ra­to­rio médi­co en la base de Guan­tá­na­mo y se reco­gen mues­tras de sali­va y de san­gre de los “cone­ji­llos de indias” a inter­va­los regu­la­res para eva­luar sus reac­cio­nes. Los tor­tu­ra­do­ras han ido refi­nan­do sus méto­dos. Por ejem­plo, en el pro­gra­ma SERE se mono­po­li­za­ba la per­cep­ción sen­so­rial impi­dien­do, median­te una músi­ca estre­san­te, que el pri­sio­ne­ro pudie­se dor­mir.

En Guan­tá­na­mo se han obte­ni­do resul­ta­dos muy supe­rio­res con los gri­tos de bebés repro­du­ci­dos duran­te días ente­ros. Antes, el pode­río de los car­ce­le­ros se demos­tra­ba median­te gol­pi­zas a los pri­sio­ne­ros. En la base naval esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo se creó la Imme­dia­te Reac­tion For­ce. Se tra­ta de un gru­po encar­ga­do de cas­ti­gar a los pri­sio­ne­ros. Cuan­do esta uni­dad entra en acción sus miem­bros por­tan cora­zas de pro­tec­ción al esti­lo de Robo­cop. Sacan al pri­sio­ne­ro de su jau­la y lo meten en una pie­za de pare­des acol­cha­das y recu­bier­tas de made­ra encha­pa­da.
Pro­yec­tan al “cone­ji­llo de indias” con­tra las pare­des, como para rom­per­le los hue­sos, pero el tapi­za­do amor­ti­gua par­cial­men­te los gol­pes de for­ma que el pri­sio­ne­ro que­da aton­ta­do sin que se pro­duz­can frac­tu­ras.

Pero el prin­ci­pal “ade­lan­to” se ha logra­do con el supli­cio de la bañe­ra [6]. Anti­gua­men­te, la San­ta Inqui­si­ción sumer­gía la cabe­za del pri­sio­ne­ro en un tina lle­na de agua y lo saca­ba jus­to antes de que murie­ra aho­ga­do. La sen­sa­ción de muer­te inmi­nen­te pro­vo­ca una angus­tia extre­ma. Pero se tra­ta­ba de un pro­ce­di­mien­to pri­mi­ti­vo y los acci­den­tes eran fre­cuen­tes. Actual­men­te, ni siquie­ra hace fal­ta una tina lle­na de agua sino que se acues­ta el pri­sio­ne­ro en una bañe­ra vacía. Se le aho­ga enton­ces ver­tien­do agua sobre su cabe­za, con la posi­bi­li­dad de parar inme­dia­ta­men­te. Aho­ra hay menos acci­den­tes.

Cada “sesión” se codi­fi­ca para deter­mi­nar los lími­tes sopor­ta­bles. Varios ayu­dan­tes miden la can­ti­dad de agua uti­li­za­da, el momen­to y la dura­ción del aho­ga­mien­to. Cuan­do esta se pro­du­ce, los ayu­dan­tes reco­gen el vómi­to, lo pesan y lo ana­li­zan para eva­luar el gas­to de ener­gía y el ago­ta­mien­to pro­vo­ca­do.
En resu­men, como decía el direc­tor adjun­to de la CIA ante una Comi­sión del Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos: «Eso no tie­ne nada que ver con lo que hacía la Inqui­si­ción, con excep­ción del agua» (sic).

Los expe­ri­men­tos de los médi­cos esta­dou­ni­den­ses no se hicie­ron en secre­to, como los del doc­tor Josef Men­gue­le en Ausch­witz, sino bajo el con­trol direc­to y exclu­si­vo de la Casa Blan­ca.
Todo se infor­ma­ba a un gru­po encar­ga­do de tomar las deci­sio­nes, gru­po que se com­po­nía de 6 per­so­nas: Dick Che­ney, Con­do­leez­za Rice, Donald Rums­feld, Colin Powell, John Ash­croft y Geor­ge Tenet. Este últi­mo ates­ti­guó que había par­ti­ci­pa­do en una doce­na de reunio­nes de tra­ba­jo de dicho gru­po.

Pero el resul­ta­do de esos expe­ri­men­tos no es satis­fac­to­rio. Son pocos los “cone­ji­llos de indias” que han resul­ta­do recep­ti­vos. Se logró impo­ner­les lo que debían con­fe­sar, pero su esta­do se man­tu­vo ines­ta­ble y no ha sido posi­ble pre­sen­tar­los en públi­co ante una con­tra­par­te.
El caso más cono­ci­do es el del seu­do Kha­lil Sheikh Moham­med. Se tra­ta de un indi­vi­duo arres­ta­do en Pakis­tán y acu­sa­do de ser un isla­mis­ta kuwai­tí, aun­que es evi­den­te que no se tra­ta de la mis­ma per­so­na.

Al cabo de un lar­go perio­do de tor­tu­ras, duran­te las cua­les fue some­ti­do 183 veces al supli­cio de la bañe­ra sólo duran­te el mes de mar­zo de 2003, el indi­vi­duo dijo haber orga­ni­za­do 31 aten­ta­dos dife­ren­tes a tra­vés del mun­do, des­de el aten­ta­do come­ti­do en 1993 en Nue­va York con­tra el WTC has­ta los del 11 de sep­tiem­bre de 2001, pasan­do por la explo­sión de una bom­ba que des­tru­yó un club noc­turno en Bali y la deca­pi­ta­ción del perio­dis­ta esta­dou­ni­den­se Daniel Pearl. El seu­do Sheikh Moham­med man­tu­vo sus con­fe­sio­nes ante una comi­sión mili­tar, pero los abo­ga­dos y jue­ces mili­ta­res no pudie­ron inte­rro­gar­lo en públi­co por­que se temía que, ya fue­ra de su jau­la, se retrac­ta­ra de lo que había con­fe­sa­do.

Para escon­der las acti­vi­da­des secre­tas de los médi­cos de Guan­tá­na­mo, la Mari­na de Gue­rra esta­dou­ni­den­se orga­ni­zó via­jes de pren­sa a Guan­tá­na­mo para perio­dis­tas com­pla­cien­tes. El ensa­yis­ta fran­cés Ber­nard Henry Levy se pres­tó así para desem­pe­ñar el papel de tes­ti­go moral visi­tan­do lo que qui­sie­ron ense­ñar­le. En su libro Ame­ri­can Ver­ti­go, Ber­nard Henry Levy ase­gu­ra que el cen­tro de deten­ción de la base naval esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo no se dife­ren­cia de las demás peni­ten­cia­rías esta­dou­ni­den­ses y que los tes­ti­mo­nios sobre las tor­tu­ras «han sido más bien infla­dos» (sic) [7].

JPEG – 22.1 KB
Una de las cár­ce­les flo­tan­tes de la US Navy. Se tra­ta del navío USS Ash­land. La cala de fon­do apla­na­do fue modi­fi­ca­da para reci­bir las jau­las con pri­sio­ne­ros y dis­po­ner­las en varios nive­les.

Las pri­sio­nes flo­tan­tes de la US Navy

En defi­ni­ti­va, la admi­nis­tra­ción Bush esti­mó que era muy redu­ci­do el núme­ro de indi­vi­duos que podían ser “acon­di­cio­na­dos” al extre­mo de creer que habían come­ti­do los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre. Con­clu­yó enton­ces que una gran can­ti­dad de pri­sio­ne­ros debían ser pues­tos a prue­ba para selec­cio­nar a los más recep­ti­vos.

Tenien­do en cuen­ta la polé­mi­ca que se desa­rro­lló alre­de­dor de Guan­tá­na­mo y para garan­ti­zar que fue­se impo­si­ble cual­quier acción legal en su con­tra, la Mari­na de Gue­rra de los Esta­dos Uni­dos creó otras pri­sio­nes secre­tas y las situó fue­ra de toda juris­dic­ción, en aguas inter­na­cio­na­les.

17 bar­cos de fon­do plano, como los que se des­ti­nan al des­em­bar­co de tro­pas, fue­ron con­ver­ti­dos en pri­sio­nes flo­tan­tes con jau­las como las de Guan­tá­na­mo. Tres de esos navíos han sido iden­ti­fi­ca­dos por la aso­cia­ción bri­tá­ni­ca Reprie­ve. Se tra­ta del USS Ash­land, el USS Bataan y el USS Pele­liu.

Si se suman todas las per­so­nas que han sido hechas pri­sio­ne­ras en dife­ren­tes zonas de con­flic­to o secues­tra­das en cual­quier lugar del mun­do y trans­fe­ri­das a ese con­jun­to de pri­sio­nes duran­te los 8 últi­mos años, resul­ta que un total de 80,000 per­so­nas deben haber pasa­do por ese sis­te­ma, entre ellas por lo menos un millar pudie­ran haber sido lle­va­das has­ta las últi­mas fases del pro­ce­so de Bider­man.

A par­tir de todo lo ante­rior­men­te men­cio­na­do, el pro­ble­ma de la admi­nis­tra­ción Oba­ma se resu­me de la siguien­te mane­ra: No será posi­ble cerrar Guan­tá­na­mo sin que se sepa lo que allí se hizo. Y no será posi­ble reco­no­cer lo que allí se hizo sin admi­tir que todas las con­fe­sio­nes reco­gi­das son fal­sas y que fue­ron incul­ca­das de for­ma deli­be­ra­da a tra­vés de la tor­tu­ra, con las con­se­cuen­cias polí­ti­cas que ello impli­ca.

Al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, el tri­bu­nal mili­tar de Nurem­berg actuó en 12 jui­cios. Uno de ellos estu­vo dedi­ca­do a 23 médi­cos nazis. Sie­te de ellos fue­ron absuel­tos, 9 fue­ron con­de­na­dos a penas de cár­cel y otros 7 fue­ron con­de­na­dos a muer­te. Des­de enton­ces exis­te un Códi­go Éti­co que rige la medi­ci­na a nivel mun­dial. Ese Códi­go prohí­be pre­ci­sa­men­te lo que los médi­cos esta­dou­ni­den­ses hicie­ron en Guan­tá­na­mo y en las demás cár­ce­les secre­tas.
Docu­men­tos adjun­tos

«Com­mu­nist attem­pts to eli­cit fal­se con­fes­sions from Air For­ce pri­so­ners of war», por Albert D. Bider­man

Bulle­tin New York Aca­demy of Mede­ci­ne 1957 Sep ;33(9):616 – 25.

(PDF – 964 KB)

«The Mani­pu­la­tion of Human Beha­vior», bajo la direc­ción de Albert D. Bider­man y Her­bert Zim­mer

John Wiley & Sons, Inc., New York (1961).

(PDF – 2.4 MB)

Docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos por la Comi­sión del Sena­do de los Esta­dos Uni­dos para las fuer­zas arma­das que demues­tran el uso de la tor­tu­ra de acon­di­cio­na­mien­to en Guan­tá­na­mo.

U. S. The Sena­te Armed Ser­vi­ces Com­mit­tee, 17 de junio de 2008.

(PDF – 3 MB)

Thierry Meys­san

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *