61 años de Revo­lu­ción en Corea por Juan Noguei­ra

Duran­te este año 2009, la Revo­lu­ción Cuba­na ha alcan­za­do los 50 años de his­to­ria y ayer, 1 de octu­bre, la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na cum­plía 60. Sin embar­go, sin que mucha gen­te en Occi­den­te se die­se cuen­ta, duran­te el pasa­do mes de sep­tiem­bre, la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea cum­plió 61 años, lo que la con­vier­te en el Esta­do revo­lu­cio­na­rio más lon­ge­vo de los que ofi­cial­men­te exis­ten. Duran­te estos 61 años, Corea ha atra­ve­sa­do perio­dos de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co impre­sio­nan­tes y una bru­tal cri­sis eco­nó­mi­ca duran­te los años 90; ha vivi­do dos gue­rras y un lar­go perio­do de paz arma­da; se ha enfren­ta­do al prin­ci­pal impe­rio del mun­do y ha inten­ta­do reuni­fi­car el país por vía pací­fi­ca. Pero prin­ci­pal­men­te, Corea del Nor­te ha tra­ta­do de cons­truir el socia­lis­mo con sus pro­pias fuer­zas.

En cier­ta mane­ra, la Revo­lu­ción Corea­na recuer­da a la Cuba­na: los dos son paí­ses blo­quea­dos y cer­ca­dos por el impe­ria­lis­mo, con una Revo­lu­ción naci­da en la lucha gue­rri­lle­ra y que con­si­gue sobre­vi­vir a la con­tra­rre­vo­lu­ción en la Unión Sovié­ti­ca. Sin embar­go, mien­tras Cuba des­pier­ta las sim­pa­tías de gran par­te de los revo­lu­cio­na­rios del mun­do occi­den­tal, Corea es la gran des­co­no­ci­da. Inclu­so en el caso de muchas per­so­nas de izquier­das, se pre­fie­re recha­zar la Revo­lu­ción Corea­na des­de el des­co­no­ci­mien­to, antes que con­se­guir infor­ma­ción y defen­der­la.

Real­men­te, es difí­cil defen­der a Corea en medio de la gigan­tes­ca cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción lle­va­da a cabo por el impe­ria­lis­mo, pero el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio es uno de nues­tros prin­ci­pios y, por eso, debe­mos hacer el esfuer­zo de des­mon­tar el mito que se ha cons­trui­do en torno a este pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, aun­que para ello deba­mos hacer fren­te a muchos luga­res comu­nes y a muchos pre­jui­cios que están muy asen­ta­dos.

En este artícu­lo tra­to de ofre­cer una infor­ma­ción deta­lla­da sobre tres momen­tos his­tó­ri­cos cla­ve para com­pren­der Corea: la Corea de antes de la Revo­lu­ción, la Revo­lu­ción Corea­na y la situa­ción actual. Al final de toda la expo­si­ción, plan­teo la cues­tión de por qué los revo­lu­cio­na­rios debe­mos defen­der y soli­da­ri­zar­nos con el pro­ce­so de cons­truc­ción socia­lis­ta en Corea. Empie­zo con Corea, antes de la Revo­lu­ción.

Corea, antes de la Revo­lu­ción

La res­tos más anti­guos halla­dos en Corea datan del 3000 a.C., lo que con­vier­te a este país en una de las civi­li­za­cio­nes más anti­guas sobre el pla­ne­ta. Ori­gi­na­ria­men­te, Corea estu­vo divi­di­da en tres rei­nos: Kogur­yo, Paek­je y Silla. El pri­mer rei­no uni­fi­ca­do para toda Corea fue el rei­no de Kor­yo, un régi­men que se man­tu­vo casi duran­te 500 años. Este régi­men feu­dal fue ‑has­ta el siglo XX- el momen­to de máxi­mo apo­geo de Corea.

A fina­les del siglo XIV, hubo un cam­bio dinás­ti­co en el rei­no de Kor­yo, en favor de los Ri. Los Ri gober­na­ron Corea duran­te 600 años. Si algo mar­có este lar­go perio­do fue la inva­sión japo­ne­sa en 1592. Esta gue­rra de 7 años, cono­ci­da en Corea como la Gue­rra Patrió­ti­ca Imjin, ter­mi­nó con una vic­to­ria corea­na sobre los inva­so­res, pero al pre­cio de ago­tar total­men­te al país.

Des­de enton­ces, Corea se con­vir­tió en un rei­no estan­ca­do y rece­lo­so del mun­do exte­rior. Nadie salía ni entra­ba del país sin per­mi­so del Empe­ra­dor. Vio­lar esta nor­ma esta­ba cas­ti­ga­do con la pena de muer­te. Corea comen­zó a ser cono­ci­da como el “Rei­no Her­mi­ta­ño”.

Entre el siglo XVII y XIX, Corea per­ma­ne­ció ais­la­da, con un úni­co socio inter­na­cio­nal: Chi­na. A su vez, Chi­na se apro­ve­cha­ba de la debi­li­dad de su veci­na para impo­ner­le con­di­cio­nes de vasa­lla­je.

Sin embar­go, a media­dos del siglo XIX, Chi­na era ya un Impe­rio en decli­ve, divi­di­da en zonas de influen­cia por las poten­cias Occi­den­ta­les. La debi­li­dad de la pro­tec­to­ra con­vir­tió a Corea en una pre­sa fácil para el Impe­ria­lis­mo.

En Agos­to de 1866, Esta­dos Uni­dos envió el buque de gue­rra Gene­ral Sher­man a tra­vés del río Tae­dong, has­ta Pyong­yang. La pre­sen­cia del buque pre­ten­día ame­na­zar a los corea­nos y obli­gar­les a abrir­se al comer­cio exte­rior. Los corea­nos, poco acos­tum­bra­dos al mun­do exte­rior, tuvie­ron una reac­ción vio­len­ta. Tras una serie de tri­ful­cas, una masa de corea­nos enfu­re­ci­dos incen­dió el bar­co y expul­só a los nor­te­ame­ri­ca­nos. Otras inter­ven­cio­nes simi­la­res de poten­cias extran­je­ras fue­ron igual­men­te recha­za­das.

En 1871, los corea­nos levan­ta­ron en Pyong­yang una “lápi­da con­tra la con­ci­lia­ción”, que lan­za una seria adver­ten­cia: “Acon­se­ja­mos a todas las gene­ra­cio­nes futu­ras que ceder ante la inva­sión de los bár­ba­ros occi­den­ta­les es con­ci­liar con ellos, y acep­tar­lo es ven­der la Patria”. Este orgu­llo nacio­nal, que osci­la entre el anti­im­pe­ria­lis­mo y el cho­vi­nis­mo, es uno de los ras­gos más carac­te­rís­ti­cos de la Corea pre-revo­lu­cio­na­ria.

En diciem­bre de 1884, hubo un gol­pe de Esta­do en Corea. El gol­pe pre­ten­día una moder­ni­za­ción capi­ta­lis­ta de las estruc­tu­ras feu­da­les del país. Sin embar­go, el caos interno fue uti­li­za­do por Japón para inter­ve­nir en Corea, lo que fue con­tes­ta­do por una revuel­ta cam­pe­si­na que con­se­guió domi­nar la mayor par­te del país.

Japón ter­mi­nó reti­ran­do sus tro­pas de Corea, para lue­go inva­dir defi­ni­ti­va­men­te la Penín­su­la a par­tir de 1905, tras derro­tar mili­tar­men­te a su rival en la zona: Rusia. Comien­za enton­ces un bru­tal perio­do de 40 años de régi­men colo­nial.

Por lo tan­to, para com­pren­der la his­to­ria de Corea antes de la Revo­lu­ción, hay que seña­lar dos momen­tos his­tó­ri­cos impor­tan­tes: la monar­quía de los Ri y la colo­ni­za­ción japo­ne­sa, duran­te la pri­me­ra mitad del siglo XX.

La opre­sión colo­nial

Tras la ocu­pa­ción defi­ni­ti­va de Corea en 1905, Japón trans­for­mó el país en una colo­nia. El Minis­tro de Gue­rra japo­nés ‑Tera­uchi- fue nom­bra­do pri­mer Gober­na­dor Gene­ral de Corea, bajo admi­nis­tra­ción mili­tar. A su lle­ga­da a la penín­su­la dijo “Los corea­nos deben optar entre obe­de­cer las leyes japo­ne­sas o morir.” Y lo cum­plió.

Los japo­ne­ses se pro­pu­sie­ron la extin­ción com­ple­ta de todo ras­go de la cul­tu­ra y carác­ter nacio­nal de los corea­nos. Se des­tru­ye­ron tem­plos, se pro­fa­na­ron tum­bas de los reyes fun­da­do­res de las dinas­tías corea­nas y se hizo una revi­sión com­ple­ta de la his­to­rio­gra­fía. Uno de los pro­yec­tos más bur­dos de los japo­ne­ses fue “des­cu­brir” res­tos arqueo­ló­gi­cos nipo­nes en sue­lo coreano, tra­tan­do de legi­ti­mar a tra­vés de la his­to­ria su ocu­pa­ción mili­tar.

Nipo­ni­zar Corea fue una tarea difí­cil, debi­do al tra­di­cio­nal orgu­llo nacio­nal coreano y a las gran­des dife­ren­cias cul­tu­ra­les entre ambos paí­ses. Por eso, el Impe­rio Japo­nés se vio obli­ga­do a tomar medi­das drás­ti­cas, como la prohi­bi­ción de hablar en públi­co coreano. Tam­bién se adop­ta­ron varios decre­tos, que hicie­ron que las ciu­da­des corea­nas fue­ron renom­bra­das con nom­bres japo­ne­ses y que todos los ape­lli­dos corea­nos se nipo­ni­za­sen.

Todas estas medi­das cul­tu­ra­les fue­ron acom­pa­ña­das por una bes­tial explo­ta­ción eco­nó­mi­ca. Millo­nes de corea­nos fue­ron lle­va­dos en con­di­cio­nes más o menos for­zo­sas a tra­ba­jar a Japón en los tra­ba­jos más duros, mien­tras toda la Penín­su­la Corea­na se trans­for­ma­ba en una gigan­tes­ca fábri­ca de armas para la inva­sión japo­ne­sa de Chi­na.

Los corea­nos no sólo fabri­ca­ban las balas con las que sus inva­so­res eje­cu­ta­ban a los revo­lu­cio­na­rios y patrio­tas, sino que tam­bién fue­ron for­za­dos a ser­vir en el Ejér­ci­to Japo­nés. Den­tro de las fuer­zas arma­das, los corea­nos siem­pre ocu­pa­ban gra­dos jerár­qui­ca­men­te infe­rio­res a los de los japo­ne­ses.

Las muje­res corea­nas tam­bién fue­ron for­za­das a ser­vir en el Ejér­ci­to Impe­rial, pero no como sol­da­dos, sino como pros­ti­tu­tas y escla­vas sexua­les. Se cal­cu­la que en 40 años de régi­men colo­nial, cer­ca de 200’000 muje­res corea­nas pasa­ron por los cuar­te­les japo­ne­ses.

La lis­ta de agra­vios es casi inter­mi­na­ble. Ante todos ellos, el 1 de mar­zo de 1919 esta­lló la pri­me­ra gran revuel­ta anti-japo­ne­sa. Este movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal se pro­lon­gó has­ta fina­les de año y en él par­ti­ci­pa­ron 2 millo­nes de corea­nos. Sin embar­go, en aquel momen­to no exis­tía una van­guar­dia orga­ni­za­da de la lucha y el movi­mien­to cayó en el espon­ta­neís­mo.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Corea, fun­da­do pocos años des­pués, no tuvo una implan­ta­ción real en el país has­ta la derro­ta de Japón en 1945, debi­do a la situa­ción de clan­des­ti­ni­dad y a la lucha inter­na entre fac­cio­nes.

En 1930 se fun­da la Liga Juve­nil Comu­nis­ta y dos años más tar­de, la gue­rri­lla coman­da­da por Kim Il Sung: el Ejér­ci­to Popu­lar Revo­lu­cio­na­rio de Corea.

Sin embar­go, las con­di­cio­nes de lucha eran muy com­pli­ca­das. Los corea­nos se enfren­ta­ban a eje­cu­cio­nes suma­rias y encar­ce­la­mien­to por deli­tos de “terro­ris­mo”. Las cár­ce­les japo­ne­sas en Corea y Man­chu­ria (Chi­na) no tenían nada que envi­diar a los cam­pos nazis. Inclu­so en una de las pri­sio­nes expe­ri­men­ta­ron con pri­sio­ne­ros armas quí­mi­cas y bac­te­rio­ló­gi­cas.

La ocu­pa­ción japo­ne­sa de Corea es uno de los epi­so­dios más sal­va­jes de impo­si­ción y exter­mi­nio pla­ni­fi­ca­do de una nación. Es tam­bién una his­to­ria des­co­no­ci­da y olvi­da­da. Pero esto no debe hacer­nos per­der la pers­pec­ti­va de que los horro­res de la opre­sión japo­ne­sa fue­ron uno de los mayo­res moto­res de la Revo­lu­ción corea­na.

Estruc­tu­ra social en la Corea pre-revo­lu­cio­na­ria

El Rei­no de Corea era un esta­do asiá­ti­co típi­ca­men­te feu­dal. El abor­ta­do pro­nun­cia­mien­to de 1884 fue el úni­co inten­to real de una Revo­lu­ción Bur­gue­sa en la penín­su­la.

En el momen­to de la inva­sión japo­ne­sa, la éli­te domi­nan­te era la aris­to­cra­cia ‑terra­te­nien­te y mili­tar- y la monar­quía. Los japo­ne­ses man­tie­nen en un pri­mer momen­to a los monar­cas corea­nos y res­pe­tan sus ins­ti­tu­cio­nes de for­ma sim­bó­li­ca. De esta mane­ra, con­si­guen un lar­go pro­ce­so de nego­cia­ción con los monar­cas, mien­tras toman posi­cio­nes mili­ta­res y des­ar­man al ejér­ci­to real.

Con la aris­to­cra­cia mili­tar fue­ra de jue­go, Japón expul­sa a los monar­cas corea­nos y pro­gre­si­va­men­te des­pla­za a los terra­te­nien­tes nati­vos de las mejo­res tie­rras. Las anti­guas éli­tes corea­nas renun­cian al poder casi sin opo­ner nin­gu­na lucha.

Bajo el régi­men colo­nial, el modo de pro­duc­ción domi­nan­te sigue sien­do de tipo feu­dal. La pre­sen­cia japo­ne­sa refuer­za algu­nos de los aspec­tos ideo­ló­gi­cos más carac­te­rís­ti­cos del feu­da­lis­mo, como es la sumi­sión y el vasa­lla­je. En todo momen­to, la pobla­ción cam­pe­si­na reba­sa el 75% sobre el total.

Sin embar­go, Japón intro­du­ce tam­bién en Corea gran­des fábri­cas capi­ta­lis­tas, sobre todo cen­tra­das en la pro­duc­ción de arma­men­to y quí­mi­cos. Esto crea un inci­pien­te pro­le­ta­ria­do urbano en núcleos indus­tria­les como Hamhung (en la cos­ta noro­rien­tal de Corea) y Seúl.

Al mis­mo tiem­po, las con­di­cio­nes de explo­ta­ción en muchas oca­sio­nes son de pura escla­vi­tud, aun­que como com­ple­men­to a la estruc­tu­ra capi­ta­lis­ta, no como estruc­tu­ra domi­nan­te de la socie­dad.

Por lo tan­to, pode­mos defi­nir Corea como un régi­men feu­dal con ele­men­tos capi­ta­lis­tas, intro­du­ci­dos a tra­vés de un sis­te­ma colo­nial.

El sub­de­sa­rro­llo

Todos los impe­ria­lis­mos son simi­la­res en esen­cia, pero varían en for­ma. Espe­cial­men­te, varían en cuan­to a las ideo­lo­gías con las que tra­tan de legi­ti­mar­se. El Impe­rio Bri­tá­ni­co “expan­día la demo­cra­cia y la civi­li­za­ción”, mien­tras que Esta­dos Uni­dos “pro­te­ge los dere­chos huma­nos”. Pero, a fin de cuen­tas, todos per­si­guen un mis­mo obje­ti­vo de domi­na­ción y expan­sión de capi­ta­les.

En el caso del Impe­ria­lis­mo Japo­nés, la jus­ti­fi­ca­ción era la crea­ción de un espa­cio de “co-pros­pe­ri­dad en Asia”. En este sen­ti­do, uno de los gran­des mitos crea­dos en esa épo­ca fue que Japón racio­na­li­zó la eco­no­mía corea­na y la desa­rro­lló.

Es cier­to que la eco­no­mía corea­na par­tía de un nivel de atra­so con­si­de­ra­ble. Sin embar­go, Japón no per­si­guió en Corea más que sus pro­pios intere­ses. Las fábri­cas y obras de infra­es­truc­tu­ra crea­das por los japo­ne­ses en Corea no guar­da­ban una pro­por­cio­na­li­dad ni ser­vían a la eco­no­mía corea­na, sino a los intere­ses impe­ria­lis­tas japo­ne­ses.

De esta mane­ra, la prin­ci­pal línea de ferro­ca­rril en Corea, se ins­ta­ló des­de el puer­to de Pusan, al sur, has­ta Sinui­ju, en la fron­te­ra con Chi­na. Los trans­por­tes ferro­via­rios a tra­vés de esta línea per­mi­tían un rápi­do des­pla­za­mien­to de tro­pas des­de Japón a Pusan y de Pusan a Chi­na. Sin embar­go, esta red de ferro­ca­rril no se comu­ni­ca­ba con la indus­tria del este del país, ins­ta­la­do en la cos­ta orien­tal pre­ci­sa­men­te para expor­tar toda la pro­duc­ción hacia Japón.

El 94% de las impor­ta­cio­nes y el 93% de las expor­ta­cio­nes de Corea se rea­li­za­ban con Japón, crean­do una estruc­tu­ra pro­duc­ti­va total­men­te depen­dien­te.

La mayor par­te del PIB se pro­du­cía en la agri­cul­tu­ra, con gran­des des­igual­da­des de desa­rro­llo entre las dife­ren­tes pro­vin­cias. Las par­tes más desa­rro­lla­das eran Seúl y Pusan, hoy en Corea del Sur, y la par­te orien­tal de Corea del Nor­te.

La pobre­za

Las con­di­cio­nes de vida bajo el régi­men japo­nés eran de extre­ma pobre­za. Lejos de mejo­rar, la situa­ción de la gran masa cam­pe­si­na corea­na empeo­ró duran­te los 40 años de sis­te­ma colo­nial, debi­do a los reclu­ta­mien­tos, a las con­fis­ca­cio­nes de tie­rras, los impues­tos (tras pasar todos los impues­tos, el cam­pe­sino sólo reci­bía un 30% del valor de su cose­cha) y las accio­nes puni­ti­vas con­tra aldeas ente­ras, por cola­bo­rar con la gue­rri­lla. Los anti­guos terra­te­nien­tes habían sido des­pla­za­dos en favor de sus homó­lo­gos japo­ne­ses. Ade­más, el Esta­do Japo­nés se reser­vó una par­te de las tie­rras con fines béli­cos.

En las ciu­da­des, los corea­nos eran ciu­da­da­nos de segun­da, con un régi­men muy simi­lar al del apartheid suda­fri­cano. Las infra­es­truc­tu­ras moder­nas eran de uso exclu­si­vo para japo­ne­ses.

La espe­ran­za de vida para los corea­nos era en 1940 de 38’4 años y en 1944, la mor­ta­li­dad infan­til alcan­za­ba la increí­ble cifra de 204’0‰ . Las epi­de­mias pro­vo­ca­ban cifras altí­si­mas de muer­tos, debi­do a las malas con­di­cio­nes higié­ni­cas y a la fal­ta de infra­es­truc­tu­ra sani­ta­ria. Pyong­yang, una de las prin­ci­pa­les urbes del país, con­ta­ba tan sólo con 480 camas de hos­pi­tal, repar­ti­das entre 4 peque­ños hos­pi­ta­les.

La mayor par­te del país no esta­ba elec­tri­fi­ca­do, las ciu­da­des eran prin­ci­pal­men­te de made­ra y con una defi­cien­te red de alcan­ta­ri­lla­do. Los corea­nos eran aje­nos a las comu­ni­ca­cio­nes, el depor­te o la cul­tu­ra. Inclu­so las nece­si­da­des más bási­cas ‑ali­men­ta­ción, vivien­da y ves­ti­men­ta- esta­ban cubier­tas de for­ma muy defi­cien­te.

El pro­ble­ma del anal­fa­be­tis­mo

La situa­ción de la Edu­ca­ción bajo el Impe­rio Japo­nés era nefas­ta. Sólo en el terri­to­rio del nor­te de Corea, 2’300’000 per­so­nas no sabían leer ni escri­bir, sobre una pobla­ción total de 9 millo­nes de per­so­nas.

Había dos sis­te­mas de edu­ca­ción para­le­los, uno para corea­nos y otro para japo­ne­ses. Los corea­nos no tenían dere­cho a ingre­sar en la Uni­ver­si­dad. De hecho, en el momen­to de la inde­pen­den­cia del país, sólo 9 corea­nos tenían estu­dios supe­rio­res.

Aun­que exis­tía un sis­te­ma públi­co de edu­ca­ción para corea­nos, sólo el 4’6% de los niños en edad esco­lar esta­ban matri­cu­la­dos. Para muchas fami­lias cam­pe­si­nas, la escue­la más cer­ca­na esta­ba a muchos kiló­me­tros de dis­tan­cia

La red públi­ca era de pago y muy redu­ci­da. Por ejem­plo, en Pyong­yang exis­tían tan sólo dos escue­las espe­cia­li­za­das, tres secun­da­rias y algu­nas pro­fe­sio­na­les y pri­ma­rias. No había uni­ver­si­dad ni siquie­ra para los estu­dian­tes japo­ne­ses.

Un ejem­plo bas­tan­te cla­ri­fi­ca­dor es el siguien­te: en el ins­ti­tu­to de secun­da­ria Nº3 de Pyong­yang, de 971 alum­nos, nin­guno era de fami­lia cam­pe­si­na o de cla­se obre­ra. La edu­ca­ción, por lo tan­to, era un pri­vi­le­gio de cla­se.

En la Corea colo­nial se dio un curio­so caso: el cie­rre de todas las escue­las pri­va­das corea­nas. Las escue­las pri­va­das eran peque­ños cen­tros diri­gi­dos por uno o varios pro­fe­so­res y que no se some­tían al pro­gra­ma lec­ti­vo japo­nés. Si en 1910 exis­tían 2’200 escue­las de este tipo, en 1919 el núme­ro se había redu­ci­do a 737. Once años des­pués, en toda la penín­su­la ape­nas había 47 escue­las pri­va­das.

La Edu­ca­ción japo­ne­sa bus­ca­ba con­ver­tir a los corea­nos en “suje­tos del Impe­rio”. Las cla­ses eran en japo­nés y se estu­dia­ba este idio­ma como “len­gua mater­na”. La Geo­gra­fía y la His­to­ria tra­ta­ban sobre el Impe­rio Japo­nés y no sobre Corea. Ade­más, Reli­gión y Moral eran dos asig­na­tu­ra­les tron­ca­les.

Los japo­ne­ses pusie­ron “ase­so­res” en las escue­las, que a par­tir de 1941 pasa­ron a ser exclu­si­va­men­te mili­ta­res. Los alum­nos debían usar uni­for­mes mili­ta­res y reci­bían ins­truc­ción para la gue­rra, sien­do reclu­ta­dos muchos de ellos.

Por últi­mo, los méto­dos de ense­ñan­za de basa­ban en la repe­ti­ción memo­rís­ti­ca y en el cas­ti­go físi­co.

El pro­ble­ma de la tie­rra

Mien­tras Corea per­ma­ne­ció uni­da, el país se divi­día entre un sur llano y agrí­co­la y un nor­te poco pobla­do y mine­ro. Sin embar­go, en ambas par­tes del país, exis­tía un gra­ve pro­ble­ma de dis­tri­bu­ción de la tie­rra. Cer­ca del 50% de las tie­rras eran pro­pie­dad de unas pocas fami­lias terra­te­nien­tes, liga­das al poder polí­ti­co japo­nés. Estas tie­rras eran tra­ba­ja­das por jor­na­le­ros sin tie­rra y, sobre todo, bajo el sis­te­ma de arrien­do.

En el nor­te, el pro­ble­ma se agra­va­ba por la esca­sa super­fi­cie cul­ti­va­ble: menos del 19% de la tie­rra es ara­ble, la mayor par­te de la super­fi­cie son bos­ques y mon­ta­ñas.

Esto hace que, para ser ren­ta­ble, la explo­ta­ción de la tie­rra se deba dar con la apli­ca­ción de tec­no­lo­gía y medios inten­si­vos. Sin embar­go, el agro de la Corea pre-revo­lu­cio­na­ria care­ce de elec­tri­ci­dad, fer­ti­li­zan­tes, maqui­na­ria (inclu­yen­do trac­to­res) y sis­te­mas moder­nos de irri­ga­ción. A los terra­te­nien­tes no les intere­sa desa­rro­llar la agri­cul­tu­ra, pues viven de ren­tas, y los cam­pe­si­nos no pue­den desa­rro­llar­la, por­que care­cen de recur­sos.

La Revo­lu­ción Corea­na

Para el obje­ti­vo de este artícu­lo, creo que no es tan impor­tan­te una expli­ca­ción deta­lla­da de cómo se hizo la Revo­lu­ción en Corea, como sí lo son sus efec­tos, es decir, qué se ha logra­do tras 61 años de cons­truc­ción del socia­lis­mo. Por eso, tra­ta­ré de hacer una bre­ve rese­ña, úni­ca­men­te.

Los acto­res más impor­tan­tes de la revo­lu­ción corea­na fue­ron el pue­blo coreano ‑a tra­vés de sus orga­ni­za­cio­nes clandestinas‑, la gue­rri­lla del EPRC y las tro­pas del Ejér­ci­to Rojo sovié­ti­co.

La lucha revo­lu­cio­na­ria con­clu­yó en 1945, con la vic­to­ria sobre Japón. Has­ta el para­le­lo 38, las tro­pas sovié­ti­cas ocu­pa­ron las prin­ci­pa­les ciu­da­des. Cuan­do los gue­rri­lle­ros y los sovié­ti­cos se des­ple­ga­ron sobre el terri­to­rio libe­ra­do, se encon­tra­ron con que el pro­pio pue­blo coreano ya esta­ba crean­do un nue­vo órgano de poder: el comi­té popu­lar. Los gue­rri­lle­ros vie­ron el poten­cial de este nue­vo tipo de orga­ni­za­ción popu­lar y comen­za­ron a exten­der­lo por todas las ciu­da­des y villas.

Las tro­pas sovié­ti­cas se detu­vie­ron en el para­le­lo 38, debi­do al acuer­do al que habían lle­ga­do con Esta­dos Uni­dos para des­ar­mar al ejér­ci­to japo­nés. Sin embar­go, para ese enton­ces, el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano esta­ba aún lejos de Corea y sólo lle­ga­ron tres sema­nas des­pués de la libe­ra­ción de Corea.

En teo­ría, la pre­sen­cia de ambos ejér­ci­tos (nor­te­ame­ri­cano y sovié­ti­co) sólo tenía un sen­ti­do: libe­rar Corea, crear las con­di­cio­nes para que los corea­nos pudie­sen regir­se a sí mis­mos ‑a tra­vés de una demo­cra­ti­za­ción y de elec­cio­nes gene­ra­les para todo el país- y reti­rar­se.

Sin embar­go, Esta­dos Uni­dos lle­gó a Corea cuan­do su pre­sen­cia era ya irre­le­van­te para la libe­ra­ción del país y su pro­pó­si­to nun­ca fue la demo­cra­ti­za­ción. Cuan­do los nor­te­ame­ri­ca­nos lle­ga­ron, Corea del Sur era un her­vi­de­ro social, don­de los comi­tés popu­la­res se habían exten­di­do de for­ma autó­no­ma y con­tro­la­ban la situa­ción. Esta­dos Uni­dos repri­mió los comi­tés y devol­vió a sus pues­tos a los anti­guos gen­dar­mes del régi­men colo­nial. Una nue­va dic­ta­du­ra había naci­do, en la mitad de un país que que­ría ser inde­pen­dien­te y per­ma­ne­cer uni­do.

Mien­tras las Unión Sovié­ti­ca reti­ra­ba sus últi­mas tro­pas de Corea en 1948, Esta­dos Uni­dos aún sigue man­te­nién­do­las a día de hoy. Las elec­cio­nes gene­ra­les para todo el país nun­ca se han cele­bra­do y Corea del Sur se man­tie­ne aún hoy como un régi­men sin legi­ti­mi­dad his­tó­ri­ca y pro­duc­to de la inge­nie­ría polí­ti­ca impe­ria­lis­ta en Asia Orien­tal.

Por lo tan­to, la Revo­lu­ción en Corea ‑que nació como lucha inde­pen­den­tis­ta- es un pro­ce­so incon­clu­so: la mitad del país aún está ocu­pa­da por el impe­ria­lis­mo; el socia­lis­mo sólo se cons­tru­ye des­de 1948 en una par­te del terri­to­rio.

La Revo­lu­ción en Corea del Nor­te, a gran­des ras­gos

A gran­des ras­gos, pode­mos divi­dir la his­to­ria de la Revo­lu­ción en Corea en los siguien­tes gran­des perio­dos:

Perio­do Momen­to His­tó­ri­co
1945 – 1950 Desa­rro­llo Pací­fi­co
1950 – 1953 Gue­rra de Corea
1954 – 1956 Recons­truc­ción
1956 – 1967 Cons­truc­ción bases Socia­lis­mo
1967 – 1990 Cons­truc­ción Socia­lis­mo desa­rro­lla­do
1990 – 1995 Perio­do de estan­ca­mien­to
1995 – 1997 Cri­sis Eco­nó­mi­ca
1997 – 2007 Déca­da de Recu­pe­ra­ción
2008 – 2012 Crea­ción de una poten­cia socia­lis­ta prós­pe­ra

Tras la libe­ra­ción, los corea­nos atra­ve­sa­ron el perio­do de Desa­rro­llo Pací­fi­co. Fue un bre­ve momen­to entre dos gue­rras ‑la Gue­rra de Inde­pen­den­cia con­tra Japón y la Gue­rra de Corea con­tra Esta­dos Uni­dos- en el que comen­za­ron nume­ro­sas refor­mas.

Se lle­va a cabo la tan ansia­da refor­ma agra­ria, la refor­ma labo­ral, la nacio­na­li­za­ción de las indus­trias, la ley de igual­dad de sexos,… etc Todo esto alte­ró ‑de for­ma radi­cal y en un bre­ve perio­do de tiem­po- las estruc­tu­ras de cla­se que impe­ra­ban en Corea del Nor­te. El entu­sias­mo era gene­ral y esto tuvo un mar­ca­do efec­to en los pri­me­ros pla­nes eco­nó­mi­cos. El plan de 1947 se sobre­pa­só en un 2’5%, el de 1948 en un 2’9% y el de 1949 en un 2’8%.

Y enton­ces lle­gó la Gue­rra de Corea. Para el nor­te, la gue­rra supu­so la des­truc­ción casi total de su eco­no­mía. Más de 370’000 hec­tá­reas de tie­rra fue­ron daña­das (el 40% de la tie­rra ara­ble), la pro­duc­ción meta­lúr­gi­ca se redu­jo en un 90% y la de quí­mi­cos en un 78%. En Pyong­yang, el 97% de los edi­fi­cios fue­ron des­trui­dos duran­te la gue­rra. Sin embar­go, la gue­rra tuvo dos efec­tos posi­ti­vos ines­pe­ra­dos: supu­so la hui­da de la mayor par­te de los ele­men­tos reac­cio­na­rios y un sen­ti­mien­to de gran uni­dad entre gobierno revo­lu­cio­na­rio y pue­blo.

El perio­do de recons­truc­ción, entre 1953 y 1956, no sólo es un momen­to de mila­gro eco­nó­mi­co ‑en el que Corea supera los nive­les de antes de la gue­rra- sino tam­bién de avan­ce. Duran­te estos años, Corea logra que todos los alum­nos en edad esco­lar cur­sen la Edu­ca­ción pri­ma­ria y comien­za en el cam­po la segun­da refor­ma agra­ria: el pro­ce­so de coope­ra­ti­vi­za­ción.

En 1956 fina­li­za la recons­truc­ción de post-gue­rra, con un sobre­cum­pli­mien­to del plan del 22%. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co indus­trial es del 42% cada año, pasán­do­se de una pro­duc­ción de 700’000 tone­la­das de car­bón a 3’908’000; de 4’000 tone­la­das de fer­ti­li­zan­tes a 190’000; y así en todos los sec­to­res de la eco­no­mía.

La cons­truc­ción de las bases del socia­lis­mo: el movi­mien­to Cho­lli­ma

En 1956 comien­za la siguien­te fase de desa­rro­llo: la cons­truc­ción de las bases del socia­lis­mo. Duran­te este año, cam­bia el mode­lo de desa­rro­llo con uno de los mayo­res hitos de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Corea: el movi­mien­to Cho­lli­ma.

Cho­lli­ma es un caba­llo ala­do, capaz de reco­rrer en un día lo que una per­so­na nor­mal tar­da­ría mil días en reco­rrer. Es un héroe míti­co de la cul­tu­ra corea­na. Cho­lli­ma es uti­li­za­do por la direc­ción revo­lu­cio­na­ria de Corea en 1956 como metá­fo­ra de lo que el país nece­si­ta: avan­zar cada día, lo que cada país avan­za en mil.

En 1956 esta­lla­ron dos cri­sis en Corea, una exter­na y otra inter­na. La exter­na sur­ge por el con­flic­to con la Unión Sovié­ti­ca, con quien Corea man­te­nía una estre­cha rela­ción. La Unión Sovié­ti­ca pre­ten­día que Corea se inte­gra­se den­tro del blo­que comer­cial del CAME, incor­po­rán­do­se a la divi­sión inter­na­cio­nal socia­lis­ta del tra­ba­jo. Corea, por con­tra, pre­fe­ría man­te­ner­se como miem­bro obser­va­dor y desa­rro­llar una eco­no­mía auto­su­fi­cien­te. La dele­ga­ción sovié­ti­ca cri­ti­ca en el Ter­cer Con­gre­so del Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca nor­co­rea­na y el comer­cio entre los dos paí­ses comien­za a decli­nar.

El dis­cur­so sovié­ti­co en el Con­gre­so del PTC crea una cri­sis inter­na. Den­tro del PTC se for­ma una fac­ción que inten­ta derri­bar a Kim Il Sung, apro­ve­chan­do un via­je inter­na­cio­nal. Sin embar­go, la enor­me uni­dad del Comi­té Cen­tral en torno a la línea polí­ti­ca y al lide­raz­go de Kim Il Sung, impi­de el triun­fo de esta fac­ción, que es expul­sa­da del Par­ti­do.

Corea se incor­po­ra como miem­bro obser­va­dor al CAME un año des­pués, pero la línea auto­su­fi­cien­te es la domi­nan­te des­de diciem­bre de 1956. Sin ayu­da téc­ni­ca ni comer­cio con la Unión Sovié­ti­ca, Corea se ve obli­ga­da a recu­rrir a sus pro­pias fuer­zas, como des­de un prin­ci­pio había desea­do. Y es a par­tir de este momen­to cuan­do el Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea deci­de ape­lar úni­ca­men­te a su pro­pia cla­se obre­ra.

Kim Il Sung se pone a la cabe­za de este pro­yec­to y visi­ta la Side­rúr­gi­ca de Kang­son. Allí se reu­nie con los obre­ros y expli­ca la situa­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país. La con­sig­na es cam­biar todo lo que debie­se ser cam­bia­do, crear nue­vas nor­mas, par­ti­ci­par, inno­var, sen­tir­se due­ños del des­tino de la fábri­ca y del país.

A esta visi­ta, siguie­ron otras muchas a los cen­tros pro­duc­ti­vos más impor­tan­tes del país. Estas visi­tas se con­ver­ti­rían en una cons­tan­te del tipo de lide­raz­go nor­co­reano a todos los nive­les y siguen prac­ti­cán­do­se hoy (por ejem­plo, Kim Jong Il lle­va este año más de 100 visi­tas a impor­tan­tes cen­tros del país).

Ante el éxi­to impre­sio­nan­te de las visi­tas, la pren­sa comen­zó a publi­ci­tar­lo y a lla­mar a todos los obre­ros del país a seguir el ejem­plo y, en junio de 1958, la Asam­blea Popu­lar Supre­ma lan­zó el movi­mien­to de masas Cho­lli­ma. El movi­mien­to Cho­lli­ma com­bi­na pla­ni­fi­ca­ción y entu­sias­mo cons­cien­te, es par­ti­ci­pa­ción e inno­va­ción diri­gi­da hacia un obje­ti­vo estra­té­gi­co. A dife­ren­cia del movi­mien­to sta­ja­no­vis­ta, Cho­lli­ma no ofre­cía incen­ti­vos mate­ria­les, sino polí­ti­cos.

El obje­ti­vo de esos años era una mayor auto­su­fi­cien­cia a tra­vés del desa­rro­llo de la indus­tria pesa­da, base del res­to de sec­to­res de la eco­no­mía. La pro­duc­ción de máqui­na­ria indus­trial, aspec­to cen­tral de la indus­tria­li­za­ción, pasó de un 1’6% del PIB al 21’3%. Tam­bién se mul­ti­pli­có la pro­duc­ción de metal. La pro­duc­ción indus­trial cre­ció a un rit­mo del 44% cada año duran­te los cin­co años del Plan Quin­que­nal, un cre­ci­mien­to inclu­so supe­rior al que Corea tuvo cuan­do su eco­no­mía reci­bía ayu­das del cam­po socia­lis­ta.

Las indus­trias loca­les incre­men­ta­ron su par­ti­ci­pa­ción en el pro­duc­ción indus­trial bru­to des­de el 12’8% en 1956 has­ta el 31’9% en 1960. Esto se reali­zó, sobre todo, a tra­vés de la ini­cia­ti­va local de la pobla­ción cam­pe­si­na, que levan­tó peque­ñas fábri­cas para explo­tar recur­sos y opor­tu­ni­dad exis­ten­tes a nivel de base. Cana­li­zar la crea­ti­vi­dad y la ini­cia­ti­va de las bases fue una de las cla­ves de este impre­sio­nan­te movi­mien­to.

Para hacer­se una idea de la impor­tan­cia de la movi­li­za­ción popu­lar, bas­ta con mirar las cifras. Duran­te el Plan Quin­que­nal, la inver­sión esta­tal en indus­tria se repar­tió en 82’6% a la indus­tria pesa­da y 17’4% a la indus­tria lige­ra. Sin embar­go, la indus­tria pesa­da se mul­ti­pli­có en 3’6 veces, mien­tras que la lige­ra en 3’3 veces.

Por todo esto, en pleno Pyong­yang se cons­tru­yó una esta­tua a Cho­lli­ma, en home­na­je a lo que se con­vir­tió en “línea gene­ral de la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Corea”. Un tra­ba­ja­dor apa­re­ce sen­ta­do sobre un caba­llo ala­do, sos­te­nien­do un libro, que repre­sen­tan las ideas revo­lu­cio­na­rias. La Side­rúr­gi­ca de Kang­son, don­de nació el movi­mien­to, fue renom­bra­da como Side­rúr­gi­ca Cho­lli­ma.

Chong­san-ri y Dean, otra for­ma pecu­liar de socia­lis­mo

El movi­mien­to Cho­lli­ma tenía como bases las ini­cia­ti­vas y esfuer­zos de la base. Esto cho­có con la mane­ra de diri­gir y orga­ni­zar la Eco­no­mía que exis­tía en Corea has­ta el momen­to.

El Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea era cons­cien­te de ello y comen­zó a bus­car for­mas de trans­for­mar la orga­ni­za­ción y estruc­tu­ra de direc­ción de la eco­no­mía. En 1960, Kim Il Sung deci­dió visi­tar por sí mis­mo una coope­ra­ti­va, para vivir y tra­ba­jar con los coope­ra­ti­vis­tas y poder detec­tar los fallos de fun­cio­na­mien­to. Eli­gió la coope­ra­ti­va Chong­san-ri, en las afue­ras de Pyong­yang, por ser una gran­ja con un nivel de desa­rro­llo bajo.

Kim Il Sung per­ma­ne­ció 15 días en la coope­ra­ti­va, super­vi­san­do el tra­ba­jo de direc­ción y corri­gien­do algu­nos méto­dos inco­rrec­tos, para agi­li­zar e incre­men­tar la comu­ni­ca­ción entre dife­ren­tes áreas de tra­ba­jo. Espe­cial­men­te, tra­ba­jó el papel de las célu­las del par­ti­do den­tro de la coope­ra­ti­va. Duran­te 1960, Kim Il Sung visi­ta­ría 39 veces Chong­san­ri, para com­pro­bar cómo se apli­ca­ban los cam­bios y papra traer nue­vas ini­cia­ti­vas.

Toda la meto­do­lo­gía ela­bo­ra­da duran­te sus visi­tas pasó a deno­mi­nar­se el méto­do y espí­ri­tu de Chong­san-ri y se sis­te­ma­ti­zó, crean­do un nue­vo esque­ma de tra­ba­jo agrí­co­la en el país.

El méto­do Chong­san-ri enfa­ti­za la impor­tan­cia de que los órga­nos supe­rio­res se rela­cio­nen con los infe­rio­res. De hecho, se exi­ge, como tarea de los órga­nos supe­rio­res, bajar has­ta los pues­tos de tra­ba­jo del infe­rior y cono­cer la reali­dad y los pro­ble­mas exis­ten­tes.

El méto­do Chong­san-ri con­si­de­ra que la labor fun­da­men­tal es la labor polí­ti­ca con los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos. La par­ti­ci­pa­ción de las masas en todo el pro­ce­so de deci­sión es fun­da­men­tal para invo­lu­crar­las. Tam­bién es nece­sa­rio cana­li­zar su entu­sias­mo para lle­var ade­lan­te las tareas, pri­man­do la movi­li­za­ción popu­lar sobre el tra­ba­jo meca­ni­co y buro­crá­ti­co.

Por últi­mo, el méto­do Chong­san-ri tam­bién pro­po­ne incen­ti­vos mate­ria­les (pri­mas, sala­rios extra) por obje­ti­vos, pero nun­ca de mane­ra indi­vi­dual. Se pre­mia a los sub-gru­pos de tra­ba­jo, que son peque­ñas uni­da­des de tra­ba­jo de has­ta 15 per­so­nas con tareas muy con­cre­tas. Esto per­mi­te cono­cer quién tra­ba­ja bien y quién no y que el pro­pio gru­po corri­ja a los que tie­nen un tra­ba­jo menos efi­cien­te. Pre­mian­do a todo el sub-gru­po se tra­ta de evi­tar el indi­vi­dua­lis­mo, a la vez que se fomen­ta la coope­ra­ción para con­se­guir deter­mi­na­dos obje­ti­vos.

Kim Il Sung resu­mía así el méto­do Chong­san-ri:

“Los aspec­tos esen­cia­les del méto­do Chong­san-ri son que los órga­nos supe­rio­res ayu­dan a los infe­rio­res, los supe­rio­res asis­ten a sus infe­rio­res y siem­pre bajan al lugar de tra­ba­jo para cono­cer las con­di­cio­nes reales que exis­ten y dar solu­cio­nes correc­tas a los pro­ble­mas. Este méto­do prio­ri­za la labor polí­ti­ca, es decir, tra­ba­jar siem­pre con la gen­te en todas sus acti­vi­da­des, dan­do vía libre al entu­sias­mo cons­cien­te y a la ini­cia­ti­va crea­do­ra de las masas para ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de las tareas revo­lu­cio­na­rias.”

Un año des­pués, Kim Il Sung repi­te el expe­ri­men­to en la Plán­ta de Maqui­na­ria Eléc­tri­ca Daean. El sis­te­ma Daean se ale­ja del tra­di­cio­nal mode­lo de direc­ción sovié­ti­co, que daba res­pon­sa­bi­li­dad indi­vi­dual por la direc­ción de las empre­sas indus­tria­les.

Bajo el sis­te­ma Daean, la direc­ción de la fábri­ca se divi­de en tres áreas: el comi­té del par­ti­do, el depar­ta­men­to téc­ni­co (es decir, los inge­nie­ros y exper­tos) y la admi­nis­tra­ción de la fábri­ca, que res­pon­de ante la Asam­blea de Obre­ros.

El sis­te­ma Dean ve como esen­cial la par­ti­ci­pa­ción obre­ra y la direc­ción y movi­li­za­ción polí­ti­ca del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Res­ta impor­tan­cia a la direc­ción admi­nis­tra­ti­va de la fábri­ca, pero sin qui­tar­le com­pe­ten­cias a los exper­tos téc­ni­cos.

Es una racio­na­li­za­ción que se edi­fi­ca sobre las nece­si­da­des reales que sur­gen con la apli­ca­ción del Movi­mien­to Cho­lli­ma. No sólo se bus­ca­ba fomen­tar la par­ti­ci­pa­ción y el entu­sias­mo cons­cien­te, sino ser capa­ces de cana­li­zar­lo den­tro de la pla­ni­fi­ca­ción cen­tra­li­za­da. De ahí, el papel cen­tral del comi­té del par­ti­do den­tro de la fábri­ca.

Este comi­té se eli­ge en Con­fe­ren­cia de entre todas las célu­las de la fábri­ca, con un deba­te abier­to y la par­ti­ci­pa­ción de todos los obre­ros, no sólo los mili­tan­tes. El Comi­té debe ase­gu­rar una direc­ción colec­ti­va, como requi­si­to esen­cial para poder ejer­cer sus fun­cio­nes.

Los méto­dos Chong­san-ri y Daean se con­vir­tie­ron, des­de enton­ces, en las bases de la orga­ni­za­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de Corea. Pro­gre­si­va­men­te, los méto­dos de pla­ni­fi­ca­ción y orga­ni­za­ción se fue­ron per­fec­cio­nan­do, pero las líneas polí­ti­cas bási­cas son las reco­gi­das en estos dos méto­dos.

De hecho, el artícu­lo 15 de la Cons­ti­tu­ción dice lo siguien­te: “El Esta­do apli­ca la línea de masas y mate­ria­li­za en todos sus tra­ba­jos el espí­ri­tu y el méto­do Chong­san­ri, con­sis­ten­tes en que los [órga­nos] supe­rio­res ayu­dan a los subal­ter­nos, se com­pe­ne­tran con las masas para encon­trar­les la solu­ción a los pro­ble­mas y esti­mu­lan su entu­sias­mo cons­cien­te dan­do prio­ri­dad a la labor polí­ti­ca, la labor para con la gen­te”

El con­trol popu­lar: las bases de la demo­cra­cia socia­lis­ta

En Corea, la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res y coope­ra­ti­vis­tas a todos los nive­les es fun­da­men­tal. Es impo­si­ble com­pren­der el espí­ri­tu demo­crá­ti­co y socia­lis­ta de los órga­nos de poder en Corea si no se entien­de que estos órga­nos no son sólo cáma­ras de repre­sen­tan­tes, sino enti­da­des que lle­van a cabo un tra­ba­jo polí­ti­co y per­mi­ten la par­ti­ci­pa­ción cons­tan­te de las masas. Es decir, los órga­nos rom­pen con el esque­ma­tis­mo del par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. Si úni­ca­men­te vié­se­mos en el orga­ni­gra­ma polí­ti­co de Corea una serie de ins­ti­tu­cio­nes ele­gi­das por sufra­gio, esta­ría­mos que­dán­do­nos con una par­te muy redu­ci­da.

Es muy impor­tan­te la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res en su cen­tro pro­duc­ti­vo o coope­ra­ti­va. Cada coope­ra­ti­va y cada fábri­ca tie­ne los siguien­tes órga­nos de direc­ción: la Sesión Ple­na­ria o Con­fe­ren­cia de Dele­ga­dos, el Comi­té de Direc­ción y el Comi­té de Super­vi­sión.

Sesión Ple­na­ria o Con­fe­ren­cia de Dele­ga­dos

El órgano legis­la­ti­vo supe­rior es la asam­blea de todos los tra­ba­ja­do­res de la empre­sa o de la coope­ra­ti­va. Una con­vo­ca­to­ria de Sesión Ple­na­ria se rea­li­za a todos los miem­bros y para ser legí­ti­ma ha de con­tar con la par­ti­ci­pa­ción de al menos la mitad más uno.

En algu­nas oca­sio­nes, la Sesión Ple­na­ria pue­de ser sus­ti­tui­da por una Con­fe­ren­cia de dele­ga­dos si la mayo­ría de miem­bros no van a poder acu­dir a la sesión (por ejem­plo, en el caso de las coope­ra­ti­vas, en los picos de tra­ba­jo de la cose­cha,…). Se eli­gen dele­ga­dos y al menos dos ter­cios de los mis­mos han de acu­dir a la con­fe­ren­cia para que ésta sea legí­ti­ma.

La Sesión Ple­na­ria y la Con­fe­ren­cia de Dele­ga­dos tie­nen la mis­ma legi­ti­mi­dad y las mis­mas fun­cio­nes:
 Legis­lar todo lo rela­ti­vo a la pro­duc­ción, cons­truc­ción, dis­tri­bu­ción, inter­cam­bio, cré­di­to, edu­ca­ción, fon­dos de bien­es­tar, salud, esta­do anual de las cuen­tas y dis­tri­bu­ción de los sala­rios.
 Orga­ni­zar los equi­pos de tra­ba­jo y los obje­ti­vos de pro­duc­ción.
 Diri­gir las rela­cio­nes de la fábri­ca o la coope­ra­ti­va con otras ins­ti­tu­cio­nes, como pue­dan ser las esta­cio­nes de maqui­na­ria agra­ria.
 Auto­ri­dad para admi­tir, expul­sar y san­cio­nar a los miem­bros de la coope­ra­ti­va.

Comi­té de Direc­ción

Es el órgano eje­cu­ti­vo, encar­ga­do de lle­var a cabo todas las reso­lu­cio­nes adop­ta­das en la Sesión Ple­na­ria o la Con­fe­ren­cia de Dele­ga­dos. Se eli­ge un Comi­té de Direc­ción cada año, a tra­vés de voto secre­to. No es nece­sa­rio per­te­ne­cer a nin­guno de los tres par­ti­dos polí­ti­cos exis­ten­tes en Corea para ser ele­gi­do miem­bro del Comi­té de Direc­ción.

El Comi­té cuen­ta con entre 9 y 26 miem­bros elec­tos. De entre ellos, se eli­ge un pre­si­den­te, dos vice­pre­si­den­tes y un jefe téc­ni­co, que gene­ral­men­te es un exper­to y se encar­ga de intro­du­cir y super­vi­sar todos los aspec­tos tec­no­ló­gi­cos.

El Comi­té se reune ordi­na­ria­men­te dos veces al mes y ges­tio­na y super­vi­sa la pro­duc­ción, las finan­zas e incen­ti­va la vida cul­tu­ral y mate­rial de los tra­ba­ja­do­res.

Comi­té de Super­vi­sión

Super­vi­sa todas las acti­vi­da­des del Comi­té de Direc­ción, inclu­yen­do la ges­tión, las finan­zas, los cré­di­tos y alcan­zar las metas de pro­duc­ción. Está for­ma­do por entre 5 y 15 miem­bros, ele­gi­dos por voto secre­to. Miem­bros de una mis­ma fami­lia no pue­den per­te­ne­cer al Comi­té de Direc­ción y al Comi­té de Super­vi­sión.

Por otro lado, la mis­ma Cons­ti­tu­ción reco­no­ce el dere­cho de todo a ciu­da­dano a”presentar su que­ja o peti­ción. El Esta­do debe pro­cu­rar que las que­jas y peti­cio­nes sean ana­li­za­das y res­pon­di­das impar­cial­men­te según lo esta­ble­ci­do en las leyes.” (art. 69). Exis­ten cen­tros esta­ta­les don­de los ciu­da­da­nos pue­den recla­mar sus dere­chos, pre­sen­tar que­jas y hacer soli­ci­tu­des.

Final­men­te, la par­ti­ci­pa­ción en la vida públi­ca está ase­gu­ra­da a tra­vés de las orga­ni­za­cio­nes de masas (sin­di­ca­tos, orga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les, femi­nis­tas, juve­ni­les,…) y a tra­vés de las elec­cio­nes a las asam­bleas de todos los nive­les. En cada lugar se hacen reunio­nes y deba­tes abier­tos a tra­vés de los que se nomi­nan can­di­da­tos. Una vez ele­gi­do un can­di­da­to por cada uni­dad terri­to­rial, se hace una elec­ción de una lis­ta úni­ca, con los can­di­da­tos de todo el país, para reafir­mar la uni­dad y el apo­yo en torno al socia­lis­mo. Par­ti­ci­pan en las elec­cio­nes todo ciu­da­dano con 17 años o más, ya resi­da den­tro o fue­ra de Corea. Los corea­nos resi­den­tes en Japón tie­nen tam­bién dere­cho a voto y a ser ele­gi­dos.

La lis­ta uni­fi­ca­da sue­le con­tar con una par­ti­ci­pa­ción y un apo­yo supe­rior al 90% y en la Asam­blea Popu­lar Supre­ma la mayo­ría de dipu­tados son polí­ti­cos no pro­fe­sio­na­les y de cla­se obre­ra o cam­pe­si­na. Entre los dipu­tados hay hom­bres y muje­res, mili­tan­tes de los tres par­ti­dos, repre­sen­tan­tes de la Juven­tud y de todas las orga­ni­za­cio­nes de masas, per­so­nas de la cul­tu­ra,… etc

Es impor­tan­te enten­der que, más allá del pro­ce­di­mien­to por el que se eli­gen, lo que ver­da­de­ra­men­te hace socia­lis­ta y demo­crá­ti­co el sis­te­ma es el com­pro­mi­so que los órga­nos de poder tie­nen con los intere­ses de la cla­se obre­ra y el pue­blo.

Las refor­mas agra­rias

Como ya he comen­ta­do ante­rior­men­te, la pro­pie­dad de la tie­rra era uno de los gran­des pro­ble­mas de la Corea pre-revo­lu­cio­na­ria. Los terra­te­nien­tes, que supo­nían el 4% de la pobla­ción, poseían el 58’2% de las tie­rras ocu­pa­das.

Por eso, una de las rei­vin­di­ca­cio­nes cam­pe­si­nas era la redis­tri­bu­ción de las tie­rras. En mar­zo de 1946, menos de un año des­pués de inde­pen­den­cia, el gobierno revo­lu­cio­na­rio decre­tó la pri­me­ra refor­ma agra­ria.

La pri­me­ra refor­ma agra­ria siguió la con­sig­na: “la tie­rra para quién la tra­ba­ja”. Se con­fis­ca­ron tie­rras de los cola­bo­ra­cio­nis­tas (1’3% sobre el total de tie­rras redis­tri­bui­das), gobierno japo­nés (11’3%), tie­rras per­ma­nen­te­men­te en arrien­do (62’1%), orga­ni­za­cio­nes reli­gio­sas (1’5%) y toda pro­pie­dad supe­rior a 5 hec­tá­reas (23’8%).

Se prohi­bió la ven­ta y alqui­ler de las tie­rras redis­tri­bui­das y se can­ce­la­ron las deu­das de los cam­pe­si­nos con los terra­ter­nien­tes. La redis­tri­bu­ción las lle­va­ron a cabo los Comi­tés Popu­la­res ‑órga­nos de poder local- y los Comi­tés Agra­rios ‑ele­gi­dos en asam­blea de cam­pe­si­nos.

La refor­ma tam­bién redu­cía la cuan­tía de los impues­tos has­ta un 25% del valor de la cose­cha. 724’522 fami­lias se bene­fi­cia­ron de la redis­tri­bu­ción, reci­bien­do alre­de­dor de 1 millón de hec­tá­reas de tie­rra, sobre el 1’800’000 hec­tá­reas cul­ti­va­bles con las que con­ta­ba Corea del Nor­te.

Los anti­guos terra­te­nien­tes tam­bién reci­bie­ron par­ce­las, pero en una pro­vin­cia dife­ren­te a la de su lugar de ori­gen. Fue la úni­ca refor­ma agra­ria de todo Asia que se reali­zó sin derra­ma­mien­to de san­gre.

Sin embar­go, los efec­tos de la refor­ma se vie­ron afec­ta­dos por la des­truc­ción de la gue­rra, que entre 1950 y 1953 devas­tó el país. La gue­rra abre dos pro­ce­sos en el agro nor­co­reano: por un lado, se crean algu­nas coope­ra­ti­vas de ayu­da mutua para hacer fren­te a la esca­sez de mate­ria­les y medios, por otro lado, el gobierno coreano hace fren­te a la esca­sez de ali­men­tos toman­do en pro­pie­dad el 8’5% de las tie­rras, con lo que adquie­re una expe­rien­cia muy útil en cues­tio­nes de direc­ción.

En 1953 fina­li­za la gue­rra e, inme­dia­ta­men­te, el gobierno revo­lu­cio­na­rio comien­za a impul­sar la coope­ra­ti­vi­za­ción. La coope­ra­ti­vi­za­ción se da en tres eta­pas: expe­ri­men­tal (1953−54), prin­ci­pal (1954−56) y de con­so­li­da­ción (56−58).

En la eta­pa expe­ri­men­tal, se creó una coope­ra­ti­va con cam­pe­si­nos pobres en cada kun (muni­ci­pio). El Esta­do las uti­li­zó como gran­jas mode­lo en las que apli­có las téc­ni­cas de la agri­cul­tu­ra moder­na (trac­to­res, fer­ti­li­zan­tes, elec­tri­fi­ca­ción,…) y envió ayu­da des­de la ciu­dad en los picos de las cose­chas. El ren­di­mien­to en estas coope­ra­ti­vas fue muy supe­rior al que tenían antes del pro­ce­so. Esto supu­so un fuer­te impac­to para los cam­pe­si­nos del kun, que vie­ron por sí mis­mos las ven­ta­jas de la coope­ra­ti­vi­za­ción.

En cuan­to las gran­jas mode­lo estu­vie­ron asen­ta­das, se lan­zó el movi­mien­to a esca­la total hacia la coope­ra­ti­vi­za­ción. Median­te un fuer­te tra­ba­jo mili­tan­te y una inten­sa cam­pa­ña de movi­li­za­ción polí­ti­ca, los cam­pe­si­nos comen­za­ron a crear coope­ra­ti­vas en todo el terri­to­rio del país. Se dio a ele­gir entre tres mode­los de coope­ra­ti­va a los cam­pe­si­nos, cada uno con dife­ren­tes gra­dos de colec­ti­vis­mo. Ya des­de el pri­mer año de la coope­ra­ti­vi­za­ción, el 54% de los cam­pe­si­nos optó por las gran­jas colec­ti­vas de tipo socia­lis­ta, lo que demues­tra el entu­sias­mo que exis­tía en Corea bajo este movi­mien­to.

Ade­más, duran­te este pro­ce­so, la pro­duc­ción no se resin­tió ape­nas. La pro­duc­ción de arroz bajó lige­ra­men­te entre 1953 y 1954, pero el glo­bal de pro­duc­ción de cereal entre 1953 y 1958 aumen­tó des­de 2’327 millo­nes de tone­la­das has­ta 3’7 millo­nes de tone­la­das: un incre­men­to sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del país. ¿Cómo fue posi­ble? Sólo median­te un apo­yo guber­na­men­tal des­de el prin­ci­pio del pro­ce­so. Las obras de infra­es­truc­tu­ra duran­te este perio­do fue­ron enor­mes, dupli­cán­do­se el núme­ro de hec­tá­reas irri­ga­das. Tam­bién aumen­tó el núme­ro de esta­cio­nes de trac­to­res, pasan­do de 15 a 70. De esta mane­ra, no se enten­dió la agri­cul­tu­ra como una fuen­te de acu­mu­la­ción para la indus­tria­li­za­ción, sino como una de las “pier­nas” sobre las que debía “cami­nar” el país.

En la ter­ce­ra eta­pa de la coope­ra­ti­vi­za­ción, se fun­die­ron las coope­ra­ti­vas en uni­da­des más gran­des, para dis­tri­buir mejor los cua­dros y faci­li­tar la meca­ni­za­ción, apro­ve­chan­do las ven­ta­jas de la agri­cul­tu­ra de gran esca­la.

Una déca­da más tar­de, en los años 60, el Par­ti­do del Tra­ba­jo de Corea aprue­ba las Tesis Rura­les, que serán las últi­mas gran­des modi­fi­ca­cio­nes de la estruc­tu­ra agra­ria del país. Con ellas, la agri­cul­tu­ra nor­co­rea­na se vuel­ve inten­si­va, requi­si­to bási­co para un país con tan sólo un 18% de terreno cul­ti­va­ble y que bus­ca la auto­su­fi­cien­cia. Duran­te los siguien­tes 25 años, el nor­te de Corea se con­ver­ti­rá en uno de los terri­to­rios con una agri­cul­tu­ra más inten­si­va, a tra­vés de la meca­ni­za­ción casi total de la agri­cul­tu­ra, el uso de fer­ti­li­zan­tes y la elec­tri­fi­ca­ción com­ple­ta del país.

Con las Tesis Rura­les, se des­cen­tra­li­za y da poder al kun (muni­ci­pio). Esta des­cen­tra­li­za­ción no va con­tra la pla­ni­fi­ca­ción, sino que la refuer­za, dan­do mayor rea­lis­mo y apro­ve­chan­do mejor las opor­tu­ni­da­des y recur­sos loca­les. Los órga­nos de poder esta­ta­les se entien­den des­de el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co. Por eso, se cuen­ta cons­tan­te­men­te con la opi­nión y la par­ti­ci­pa­ción del poder local, pero en últi­ma ins­tan­cia, las deci­sio­nes cen­tra­les son obli­ga­to­rias para todos. Por eso, se con­si­gue una armo­nía entre los intere­ses de todo el país y las posi­bi­li­da­des de la base.

Con las Tesis Rura­les, se apro­ve­chan los recur­sos loca­les y se satis­fa­cen sus nece­si­da­des. Esto se tra­du­ce en un esfuer­zo por lle­var la vida urba­na al cam­po. Cada kun agru­pa 20 coope­ra­ti­vas, 15.000 hec­tá­reas de tie­rras cul­ti­va­das, unas 10 indus­trias loca­les y una o dos indus­trias cen­tra­les a car­go del gobierno cen­tral.

Ade­más, las Tesis Rura­les tam­bién intro­du­je­ron un cam­bio impor­tan­te en la estruc­tu­ra de tra­ba­jo. Se crea­ron varios gru­pos de tra­ba­jo en cada coope­ra­ti­va. Cada gru­po de tra­ba­jo se espe­cia­li­za en una tarea: fru­tas, vege­ta­les, ani­ma­les, seri­cul­tu­ra,… Se orga­ni­zan en fun­ción de las habi­li­da­des indi­vi­dua­les de cada miem­bro y de la pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca, bus­can­do siem­pre incre­men­tar al máxi­mo la efi­cien­cia. Cada gru­po de tra­ba­jo tie­ne entre 50 y 100 miem­bros.

A par­tir de 1965, todos los gru­pos de tra­ba­jo pasa­ron a con­tar con sub-gru­pos, encar­ga­dos de tareas mucho más espe­cí­fi­cas. Todas las per­so­nas per­te­ne­cien­tes a un gru­po de tra­ba­jo tra­ba­jan en un sub-gru­po, com­pues­to por entre 10 y 20 tra­ba­ja­do­res. Los sub-gru­pos de tra­ba­jo pasa­ron a estar encar­ga­dos de unas tie­rras, unas tareas y unos intru­men­tos de pro­duc­ción. De esta mane­ra, se pasó a valo­rar el tra­ba­jo dia­rio no en fun­ción de gru­pos amplios de 50 o 100 per­so­nas, sino de gru­pos redu­ci­dos con tareas muy con­cre­tas. La valo­ra­ción no es exclu­si­va­men­te indi­vi­dual, sino fun­da­men­tal­men­te colec­ti­va. De esta mane­ra, todos se preo­cu­pan por el resul­ta­do final del tra­ba­jo. Ade­más, se pre­mia no sólo cum­plir una cuo­ta de pro­duc­ción sino la cali­dad del pro­duc­to y la efi­cien­cia.

Todo esto, creó una agri­cul­tu­ra inten­si­va en Corea que fue superan­do sus pro­pios records año a año. La cose­cha de cereal en 1960 fue de 3’8 millo­nes de tone­la­das y alcan­zó los 8 millo­nes de tone­la­das en 1976. Tres años más tar­de, la cifra ascen­dió a 9 millo­nes de tone­la­das. En 1984 se alcan­za­ron los 10 millo­nes de tone­la­das, un autén­ti­co hito que con­ver­tía a Corea del Nor­te ‑que había par­ti­do de con­di­cio­nes de enor­me mise­ria y con muy malas con­di­cio­nes para la agri­cul­tu­ra- en un país auto­su­fi­cien­te en cuan­to a ali­men­ta­ción.

La Medi­ci­na Socia­lis­ta

Des­de 1954, toda la medi­ci­na en Corea es gra­tui­ta. Esto inclu­ye con­sul­ta, aná­li­sis, tra­ta­mien­tos, inter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, comi­das, hos­pi­ta­li­za­ción, sana­to­rios,… etc

El sis­te­ma sani­ta­rio está esta­ble­ci­do a todos los nive­les, con cen­tros nacio­na­les, pro­vin­cia­les, de ciu­dad, dis­tri­ta­les y de las coope­ra­ti­vas. Tam­bién exis­ten clí­ni­cas en los cen­tros de tra­ba­jo, inclu­yen­do fábri­cas, ofi­ci­nas y gran­jas. Exis­ten nume­ro­sos cen­tros espe­cia­li­za­dos. Sin duda, den­tro de ellos, los más des­ta­ca­dos son los de mater­ni­dad, pedia­tría y geriá­tri­cos, con nume­ro­sas clí­ni­cas en todo el país. Sin embar­go, tam­bién exis­ten cen­tros espe­cia­li­za­dos en onco­lo­gía, salud esto­ma­cal, salud repro­duc­ti­va y sexual,… etc

El ser­vi­cio asis­ten­cial no se redu­ce a los hos­pi­ta­les, sino que tam­bién tie­nen una estruc­tu­ra zonal: muchos médi­cos tra­ba­jan fue­ra de los cen­tros hos­pi­ta­la­rios y están encar­ga­do de un deter­mi­na­do núme­ro de pacien­tes, asig­na­dos por un cri­te­rio terri­to­rial. Ya en los años 60, cada uno de estos médi­cos era res­pon­sa­ble de 600 ciu­da­da­nos. Bajo este sis­te­ma, los gale­nos acu­den regu­lar­men­te a com­pro­bar la salud de los habi­tan­tes, no sólo des­de una pers­pec­ti­va cura­ti­va, sino espe­cial­men­te pre­ven­ti­va: con­di­cio­nes de vida, con­di­cio­nes de tra­ba­jo, aspec­tos higié­ni­cos, aspec­tos cul­tu­ra­les,… etc El médi­co se con­vier­te en un agi­ta­dor en cuan­to a cues­tio­nes de higie­ne y con­di­cio­nes de vida.

Por eso, en Corea se hace mucho hin­ca­pié en la medi­ci­na pre­ven­ti­va. De la medi­ci­na occi­den­tal cri­ti­can que es exclu­si­va­men­te cura­ti­va y basa­da en inter­ve­nir o eli­mi­nar cuan­do ya exis­te una pato­lo­gía. En Corea, tra­tan de for­ta­le­cer a los sanos y pre­ve­nir que con­trai­gan enfer­me­da­des.

Ade­más, se han hecho nume­ro­sos estu­dios sobre la medi­ci­na tra­di­cio­nal asiá­ti­ca, bus­can­do fun­da­men­tos cien­tí­fi­cos que per­mi­tan apli­ca­cio­nes a la medi­ci­na con­tem­po­rá­nea. Gra­cias a ello, se han con­se­gui­do méto­dos para curar defi­cien­cias ocu­la­res, neu­ral­gia, cálcu­lo biliar, hemo­rra­gia cere­bral, que­ma­du­ras gra­ves,… sin los efec­tos inva­si­vos sobre el orga­nis­mo que pro­vo­ca la medi­ci­na occi­den­tal.

No sólo eso, sino que muchas de las enfer­me­da­des que sufri­mos en Occi­den­te se ori­gi­nan en las diná­mi­cas de vida y tra­ba­jo que nos impo­ne el capi­ta­lis­mo. Por eso, el reme­dio úni­ca­men­te pue­de estar en fomen­tar unas con­di­cio­nes salu­da­bles. Esto es impo­si­ble bajo el capi­ta­lis­mo, pero no en el socia­lis­mo. Cito sólo un ejem­plo: en Corea, todo tra­ba­ja­dor tie­ne la posi­bi­li­dad de ir de for­ma gra­tui­ta a spas y sana­to­rios.

Una vida acti­va en cuan­to a depor­tes y otras acti­vi­da­des, tam­bién con­tri­bu­ye a la salud de los corea­nos.

Exis­ten nume­ro­sos cen­tros de inves­ti­ga­ción espe­cia­li­za­dos en Cien­cias Médi­cas, así como labo­ra­to­rios far­ma­ceú­ti­cos, de dis­tin­to tama­ño. Por ejem­plo, en Pyong­yang exis­te un labo­ra­to­rio de gran enver­ga­du­ra y dece­nas de labo­ra­to­rios media­nos y peque­ños.

En 1945, en Corea exis­tían 85 hos­pi­ta­les. 18 años des­pués, y a pesar de la gue­rra, sólo en Corea del Nor­te, ya se habían cons­trui­do 500 hos­pi­ta­les más. En 1944, por cada 10’000 habi­tan­tes, había 1,2 camas de hos­pi­tal; en 1986, el núme­ro ascen­día a 135’9. En 1944, había 0,5 médi­cos por cada 10’000 habi­tan­tes, en 1995 el núme­ro ascen­día a 29’7.

Todo esto hizo que la espe­ran­za de vida ascen­die­se de los 38’4 años a 74’5 en 1995. Ade­más, se han con­se­gui­do erra­di­car enfer­me­da­des epi­dé­mi­cas como el cóle­ra, la ence­fa­li­tis o el tífus. Des­de 1958, no exis­ten enfer­me­da­des vené­reas y Corea del Nor­te es el úni­co rin­cón del pla­ne­ta sin nin­gún caso regis­tra­do de SIDA.

El logro tie­ne más méri­to, cono­cien­do las difí­ci­les con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, el blo­queo inter­na­cio­nal y la con­ti­nua ame­na­za de gue­rra, que hace que se ten­gan que des­viar nume­ro­sos recur­sos en gas­tor mili­ta­res.

La Edu­ca­ción

La Edu­ca­ción siem­pre for­mó par­te del pro­yec­to comu­nis­ta para Corea. Bajo el régi­men colo­nial, los corea­nos eran apar­ta­dos sis­te­má­ti­ca­men­te de la mayor par­te de los tra­mos de la ense­ñan­za. Como con­se­cuen­cia, cuan­do Corea del Nor­te con­si­guió la inde­pen­den­cia, tan sólo 9 per­so­nas tenían estu­dios supe­rio­res, mien­tras 2’3 millo­nes sufrían el anal­fa­be­tis­mo.

En noviem­bre de 1945, el gobierno pro­vi­sio­nal revo­lu­cio­na­rio deci­dió abrir un Bureau de Edu­ca­ción. Se pusie­ron las bases del sis­te­ma de edu­ca­ción demo­crá­ti­ca, que se defi­nió como un dere­cho uni­ver­sal con la mis­ma posi­bi­li­dad de acce­so para todas las per­so­nas, «inde­pen­dien­te­men­te del lugar de pro­ce­den­cia, el géne­ro y con igual edu­ca­ción para igual edad.» Entre las pri­me­ras medi­das del gobierno estu­vo la de recon­ver­tir varias empre­sas en fábri­cas de lápi­ces.

Se revi­só com­ple­ta­men­te el pro­gra­ma esco­lar y se intro­du­je­ron mate­rias nun­ca vis­tas en la his­to­ria de Corea: aque­llas que bus­ca­ban la for­ma­ción físi­ca y esté­ti­ca de los jóve­nes. Se revi­só la meto­do­lo­gía, inci­dien­do en for­mar un sen­ti­do crí­ti­co y crea­ti­vo, a tra­vés de la per­sua­sión y no de la impo­si­ción. La nue­va ley de edu­ca­ción garan­ti­zó que nin­gún niño tuvie­se su escue­la a más de 4 km de su lugar de resi­den­cia.

La pri­me­ra gran cam­pa­ña edu­ca­ti­va fue la alfa­be­ti­za­ción. Para ello, se movi­li­zó a todo el país. Muchos tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos dona­ron dine­ro para cons­truir escue­las, mien­tras que los polí­ti­cos de los dife­ren­tes par­ti­dos y otras per­so­nas de la admi­nis­tra­ción se ofre­cie­ron a ense­ñar en estas escue­las. En la pri­ma­ve­ra de 1949, una inmen­sa mul­ti­tud decla­ró en Pyong­yang que Corea del Nor­te era el pri­mer terri­to­rio en Asia libre de anal­fa­be­tis­mo. Mien­tras tan­to, 11 millo­nes de per­so­nas seguían pade­cien­do esa lacra en Corea del Sur.

Duran­te la gue­rra, se cons­tru­ye­ron miles de escue­las sub­te­rrá­neas y, en cuan­to la situa­ción se esta­bi­li­zó en el fren­te, muchos sol­da­dos vol­vie­ron a sus estu­dios.

Tras el fin de la con­tien­da, se hizo un esfuer­zo gigan­tes­co por cons­truir una nue­va red edu­ca­ti­va de pri­ma­ria y secun­da­ria. En 1956, el 100% de los alum­nos en edad esco­lar pudie­ron ser matri­cu­la­dos en pri­ma­ria y, dos años más tar­de, todos fue­ron admi­ti­dos tam­bién en secun­da­ria. Ese mis­mo año, toda la ense­ñan­za fue decla­ra­da gra­tui­ta, inclu­yen­do mate­rial de tex­to, excur­sio­nes, acti­vi­da­des extra­es­co­la­res y socio-polí­ti­cas… etc

En los años 60, la Edu­ca­ción en Corea se vuel­ve téc­ni­ca. La inver­sión esta­tal en infra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va cre­ció y los minis­te­rios rela­cio­na­dos con la pro­duc­ción pasa­ron a incluir en sus pre­su­pues­tos una par­te dedi­ca­da a dotar a la ense­ñan­za de todo tipo de obje­tos y maqui­nas de la tec­no­lo­gía más recien­te. La Edu­ca­ción obli­ga­to­ria dura en ese momen­to 9 años.

En los años 70, se extien­de la dura­ción de la Ense­ñan­za obli­ga­to­ria a 11 años y se aprue­ban las Tesis de la Edu­ca­ción Socia­lis­ta. La edu­ca­ción tie­ne des­de enton­ces un obje­ti­vo capi­tal: for­mar revo­lu­cio­na­rios, dota­dos de un fuer­te sen­ti­do crí­ti­co, crea­ti­vo y de inde­pen­den­cia. Se rom­pe con la cla­se magis­tral y el aula como úni­ca for­ma de ense­ñan­za y se bus­ca que los alum­nos vivan y expe­ri­men­ten por sí mis­mos.

Jue­ga un papel muy impor­tan­te la Liga de la Juven­tud Socia­lis­ta, que agru­pa a la mayo­ría de jóve­nes del país y orga­ni­za todo tipo de acti­vi­da­des socio-polí­ti­cas. No se corri­gen los malos com­por­ta­mien­tos a tra­vés de la san­ción o el cas­ti­go, sino a tra­vés de la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca.

Ade­más de los 11 años de edu­ca­ción obli­ga­to­ria, en Corea, los más peque­ños dis­fru­tan de jar­di­nes de infan­cia y casas cuna total­men­te gra­tui­tos. Exis­ten más de 60 Pala­cios de los Niños y los Esco­la­res en todo el país, que son cen­tros gigan­tes­cos para todo tipo de acti­vi­da­des extra­es­co­la­res (músi­ca, depor­te, pin­tu­ra, tea­tro), sin nin­gún cos­te. Hay escue­las espe­cia­li­za­das para niños con difi­cul­ta­des, super­do­ta­dos y talen­to­sos.

En Corea, la pri­me­ra uni­ver­si­dad se creó en 1946, en Pyong­yang. La Uni­ver­si­dad Kim Il Sung es, a día de hoy, una gigan­tes­ca ciu­dad uni­ver­si­ta­ria den­tro de la capi­tal, con 15 facul­ta­des, más de 100 cáte­dras, 60 gabi­ne­tes de estu­dio, 10 ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción, áreas cul­tu­ra­les y depor­ti­vas y más de 12’000 estu­dian­tes. Si bajo el perio­do colo­nial Corea no tenía nin­gu­na uni­ver­si­dad, en 1994 ya había 280. Más de 2 millo­nes de per­so­nas se han licen­cia­do en las dis­tin­tas uni­ver­si­da­des del país. La mayor par­te del res­to de per­so­nas, ha estu­dia­do otras moda­li­da­des de estu­dios supe­rio­res.

Ade­más, la edu­ca­ción en Corea no es úni­ca­men­te un perio­do con­cre­to de la vida de todo ciu­da­dano, sino que exis­te una impor­tan­te red de cen­tros de edu­ca­ción para adul­tos. Inclu­yen cla­ses por la tar­de y noc­tur­nas, cur­sos por corres­pon­den­cia, ins­ti­tu­tos de fábri­ca y nume­ro­sas posi­bi­li­da­des para com­bi­nar tra­ba­jo y estu­dios. Todo esto ha teni­do una enor­me impor­tan­cia a lo lar­go de la his­to­ria de Corea, ya que el país par­tía de una situa­ción de com­ple­to retra­so. Median­te cam­pa­ñas masi­vas de edu­ca­ción para adul­tos, se con­si­guió pri­me­ro que todo el mun­do obtu­vie­se un cer­ti­fi­ca­do de gra­dua­do pri­ma­rio y, des­pués, de gra­dua­do secun­da­rio.

A par­tir de 1980, el obje­ti­vo de Corea es inte­lec­tua­li­zar a toda la socie­dad. ¿Cómo? Un ejem­plo: en 1981, 126 mine­ros de la mina Kum­san reci­bie­ron edu­ca­ción supe­rior en la moda­li­dad de estu­dio sin apar­tar­se de la pro­duc­ción. Reci­bie­ron el títu­lo de auxi­liar de inge­nie­ro. Todos los gra­dua­dos reci­bie­ron per­mi­so para apar­tar­se de la pro­duc­ción duran­te un año y com­ple­tar sus estu­dios en cur­sos espe­cí­fi­cos pre­pa­ra­dos por la Facul­tad de Tec­no­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ryong­yang.

Se abrie­ron nume­ro­sos cen­tros, entre los que des­ta­can la Biblio­te­ca de la Uni­ver­si­dad Kim Chaek o el Gran Pala­cio de Estu­dios del Pue­blo, gigan­tes­ca biblio­te­ca con más de 600 salas y 30 millo­nes de libros.

A tra­vés de todos estos esfuer­zos, Corea ha con­se­gui­do trans­for­mar com­ple­ta­men­te el nivel cul­tu­ral y téc­ni­co del país, pasan­do de ser un país con ara­dos roma­nos a enviar saté­li­tes al espa­cio y cons­truir reac­to­res nuclea­res.

Otros logros de la Revo­lu­ción en Corea

Duran­te sus 61 años de his­to­ria, al Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea ha logra­do muchas con­quis­tas para su pue­blo. Vamos a repa­sar algu­nas de ellas:

En Corea, todo el mun­do tie­ne dere­cho al tra­ba­jo: no exis­te des­em­pleo. Se ase­gu­ran con­di­cio­nes labo­ra­les esta­bles en los tra­ba­jos que cada cual eli­ge libre­men­te y para los que es apto. La jor­na­da es de 8 horas, con posi­bi­li­dad de reduc­ción para deter­mi­na­dos casos. Se garan­ti­za el dere­cho al tra­ba­jo, las vaca­cio­nes paga­das y la estan­cia en esta­ble­ci­mien­tos cul­tu­ra­les y casas de des­can­so y sana­to­rios a expen­sas del Esta­do. Las empre­sas cuen­tan con equi­pos depor­ti­vos, cul­tu­ra­les y de ocio.

Exis­ten pen­sio­nes por vejez, enfer­me­dad e inva­li­dez. Los ancia­nos y los niños huér­fa­nos reci­ben cui­da­do gra­tui­to a car­go del Esta­do. La edad de jubi­la­ción son los 60 años para los hom­bres y los 55 para las muje­res, de for­ma volun­ta­ria. Los ex-com­ba­tien­tes de la Revo­lu­ción y de la gue­rra con­tra el impe­ria­lis­mo reci­ben pro­tec­ción espe­cial por par­te del Esta­do.

En Corea del Nor­te se enfren­ta­ron al pro­ble­ma de ves­tir a toda la pobla­ción, tarea que no esta­ba resuel­ta cuan­do se fun­dó la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca. El pro­pó­si­to des­de el ini­cio fue ser auto­su­fi­cien­tes en la pro­duc­ción tex­til, lo que podía entrar en con­tra­dic­ción con la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria, pues la esca­sa super­fi­cie cul­ti­va­ble hacía que fue­se nece­sa­rio ele­gir entre cul­ti­var cerea­les o cul­ti­var algo­dón. La solu­ción que encon­tró Corea fue desa­rro­llar una fibra sin­té­ti­ca a par­tir de la antra­ci­ta: el vina­lón. La antra­ci­ta es muy abun­dan­te en todo el país, por lo que Corea pudo resol­ver simul­tá­nea­men­te el pro­ble­ma de la ali­men­ta­ción y de la ves­ti­men­ta.

Ade­más, se han hecho muchos avan­ces en resol­ver el pro­ble­ma de la vivien­da, que es asig­na­da por el Esta­do a cam­bio de un peque­ño alqui­ler. En Corea abun­dan las gran­des torres de apar­ta­men­tos, con vivien­das uni­fa­mi­lia­res gran­des; gene­ral­men­te, por enci­ma de los 100 metros cua­dra­dos. Las vivien­das cam­pe­si­nas son gra­tui­tas y no es nece­sa­rio pagar nin­gún alqui­ler.

Tam­bién, el Esta­do sub­si­dia la ali­men­ta­ción, los libros, la ropa esco­lar y del tra­ba­jo, los via­jes para acti­vi­da­des socio-polí­ti­cas,… etc Los pre­cios son úni­cos en todo el país, de for­ma que el mis­mo artícu­lo tie­ne el mis­mo pre­cio en todo el terri­to­rio. Ade­más, la varia­ción de pre­cios se rea­li­za gene­ral­men­te una vez al año y es míni­ma, crean­do una sen­sa­ción de esta­bi­li­dad.

En el país, fun­cio­nan de for­ma esta­ble muchas orga­ni­za­cio­nes socia­les de masas. En ellas par­ti­ci­pan de for­ma volun­ta­ria gran can­ti­dad de corea­nos. Ya en los años 80, la Fede­ra­ción Gene­ral de Sin­di­ca­tos con­ta­ba con más de 1’600’000 miem­bros. La Unión de Tra­ba­ja­do­res Agrí­co­las, por su par­te, con­ta­ba con 1’300’000, mien­tras que la Unión de Muje­res Demo­crá­ti­cas agru­pa­ba enton­ces a 200’000 mili­tan­tes. Ade­más, exis­ten todo tipo de orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les, cul­tu­ra­les, de artis­tas, pro­fe­sio­na­les, de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, estu­dian­ti­les, reli­gio­sas, por la paz, jurí­di­cas,…

Corea es el úni­co país del mun­do en el que no exis­ten impues­tos. Esta medi­da se tomó en abril de 1974 y era una de las prin­ci­pa­les luchas que habían lle­va­do a cabo los cam­pe­si­nos. De esta mane­ra, el Esta­do se finan­cia úni­ca­men­te a tra­vés de las empre­sas esta­ta­les y el comer­cio exte­rior.

Por otro lado, Corea es un país con una alta pro­tec­ción del Medio Ambien­te. Exis­ten comi­tés de pro­tec­ción del Medio Ambien­te a todos los nive­les y en todas las zonas del país. Pyong­yang es un ejem­plo de ciu­dad lle­na de zonas ver­des. De hecho, al menos cada seís metros hay un árbol y a cada ciu­da­dano le corres­pon­den más de 48 metros cua­dra­dos de zona de ver­de, lo que la con­vier­te en la ciu­dad con más zona ver­de por habi­tan­te del pla­ne­ta. Expul­sa tres veces más oxí­geno del que con­su­me.

Sin tra­tar de hacer un repa­so com­ple­to, estos son algu­nos de los dere­chos y de las con­quis­tas del socia­lis­mo coreano en sus 61 años de his­to­ria. Pasa­mos aho­ra a ana­li­zar las tareas actua­les de la Revo­lu­ción.

La Revo­lu­ción Corea­na hoy

Para enten­der la Revo­lu­ción Corea­na hoy es nece­sa­rio ana­li­zar el perio­do que le pre­ce­de: la cri­sis de los años 90. Duran­te el perio­do 1953 – 1990, Corea vivió una lar­ga sen­da de cre­ci­mien­to inin­te­rrum­pi­do. A par­tir de 1991 comien­za un estan­ca­mien­to, que tras 1995 se con­vier­te en cri­sis abier­ta y rece­sión eco­nó­mi­ca. En 1998, tras los tres años más difí­ci­les para la Revo­lu­ción ‑más inclu­so que los años de la Gue­rra- el país comien­za de nue­vo a recu­pe­rar­se. Sólo en 2008 el país reto­ma la ofen­si­va y con­si­gue poner en mar­cha un plan quin­que­nal de cre­ci­mien­to, el ter­ce­ro de su his­to­ria, que pre­ten­de cons­truir las bases de una futu­ra poten­cia eco­nó­mi­ca y cien­tí­fi­ca.

La cri­sis de los años 90

El gran pro­ble­ma que lle­va a Corea a una cri­sis sin pre­ce­den­tes fue la agri­cul­tu­ra. El desa­rro­llo agrí­co­la siem­pre ha sido pro­ble­má­ti­co en la par­te nor­te de Corea, ya que es una zona muy poco pro­pi­cia para esta acti­vi­dad, debi­do a los invier­nos lar­gos y a que las tie­rras son mon­ta­ño­sas y poco fér­ti­les. De hecho, mien­tras Corea fue un país uni­do, el sur era quien abas­te­cía de ali­men­tos a la par­te nor­te de Corea.

El reto de la Revo­lu­ción Corea­na no fue sólo desa­rro­llar una agri­cul­tu­ra moder­na sobre una base natu­ral inade­cua­da, sino con­ver­tir a Corea en un país auto-sufi­cien­te en la pro­duc­ción de cerea­les. Para ello, las inver­sio­nes agrí­co­las fue­ron masi­vas: trac­to­res, elec­tri­fi­ca­ción, fer­ti­li­zan­tes, meca­ni­za­ción,… Se con­for­ma una agri­cul­tu­ra inten­si­va que con­si­gue algu­nos de los mayo­res ren­di­mien­tos por hec­tá­rea del mun­do. Es decir, Corea del Nor­te no sólo con­si­gue mul­ti­pli­car su cose­cha total, sino en una hec­tá­rea en Corea se con­si­gue más pro­duc­ti­vi­dad que en la mayo­ría de paí­ses.

Por ejem­plo, la pro­duc­ción de arroz por hec­tá­rea en 1980, según la FAO, era la siguien­te:

País Kilo­gra­mos de arroz por hec­tá­rea
Media mun­dial 2’451
Esta­dos Uni­dos 4’935
Japón 5’128
Unión Sovié­ti­ca 4’217
Chi­na 4’163
Corea del Sur 4’918
Corea del Nor­te 6’000

Entre 1965 y 1990, el agro nor­co­reano cre­ció a una media de un 5’1% cada año, mien­tras el res­to del mun­do cre­cía a una media de un 2’2%. Esto con­vier­te a Corea del Nor­te en una excep­ción entre los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos.

Sin embar­go, el mode­lo de agri­cul­tu­ra nor­co­reano es auto­de­pen­dien­te, es decir, el ren­di­mien­to agrí­co­la depen­de com­ple­ta­men­te del cons­tan­te sumi­nis­tro de pro­duc­tos indus­tria­les: fer­ti­li­zan­tes, maqui­na­ria, elec­tri­ci­dad,… etc.

En 1991, cae la Unión Sovié­ti­ca, dos años des­pués de la con­tra­rre­vo­lu­ción en los paí­ses socia­lis­tas del Este de Euro­pa. Los anti­guos paí­ses socia­lis­tas rom­pen uni­la­te­ral­men­te todos los con­tra­tos comer­cia­les con Corea del Nor­te, que pier­de a sus prin­ci­pa­les socios inter­na­cio­na­les. El pro­ble­ma se vuel­ve muy gra­ve por­que para Corea del Nor­te des­apa­re­ce su fuen­te de abas­te­ci­mien­to de petró­leo.

Sin petró­leo, se para­li­zan los trac­to­res y se difi­cul­ta el trans­por­te. Ade­más, los hidro­car­bu­ros son nece­sa­rios en la pro­duc­ción de deter­mi­na­dos quí­mi­cos y fer­ti­li­zan­tes. Todo esto supo­ne un impor­tan­te con­tra­tiem­po para Corea, que sin embar­go, con­si­gue man­te­ner una pro­duc­ti­vi­dad ele­va­da a tra­vés de la movi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res.

La prin­ci­pal solu­ción se encuen­tra en bus­car impor­ta­cio­nes de petró­leo en el exte­rior. Varios son los paí­ses dis­pues­tos a ven­der petró­leo a Corea, como es el caso de Irán. Sin embar­go, Esta­dos Uni­dos sabe que Corea está heri­da y tra­ta de apro­ve­char esta oca­sión úni­ca e irre­pe­ti­ble para abor­tar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Por eso, bajo la excu­sa de las supues­tas “cone­xio­nes terro­ris­tas” del “régi­men de Pyong­yang” y de las “ambi­cio­nes nuclea­res”, ini­cia un blo­queo naval que impi­de a los bar­cos corea­nos abas­te­cer al país.

Las san­cio­nes y el impe­ria­lis­mo son dos de los fac­to­res sine qua non de la cri­sis de los años 90. A día de hoy, Corea ya ha esta­ble­ci­do sis­te­mas para esqui­var las san­cio­nes y abas­te­cer­se de un míni­mo de mate­rias pri­mas. Sin embar­go, la cri­sis de los años 90 pilló a Corea sin nin­gún tipo de pre­vi­sión y sin divi­sas inter­na­cio­na­les.

Si todos los fac­to­res ante­rior­men­te des­cri­tos ‑caí­da de los prin­ci­pa­les socios comer­cia­les, blo­queo eco­nó­mi­co y una agri­cul­tu­ra muy depen­dien­te de mate­rias pri­mas de las que se care­ce- ya son sufi­cien­tes para deses­qui­li­brar cual­quier eco­no­mía, en Corea a todo esto se le sumó un cuar­to fac­tor: tres años segui­dos de catás­tro­fes natu­ra­les, que devas­tan las cose­chas y la infra­es­truc­tu­ra agrí­co­la.

Esto pro­vo­ca que entre 1995 y 1998 haya tres años de tra­ge­dia en Corea, con una redu­ci­da car­ti­lla de abas­te­ci­mien­to, cor­tes con­ti­nuos de elec­tri­ci­dad y la emi­gra­ción fami­lias corea­nas a Chi­na, por el empeo­ra­mien­to de la situa­ción eco­nó­mi­ca. Se dan muer­tes, pero no por ina­ni­ción, sino por el efec­to que una mala ali­men­ta­ción tie­ne sobre per­so­nas de por sí débi­les (ancia­nos, enfer­mos cró­ni­cos,…). Las cifras están muy lejos de lo que el sen­sa­cio­na­lis­mo occi­den­tal cuen­ta con fines pro­pa­gan­dís­ti­cos.

La direc­ción nor­co­rea­na impul­sa un plan para salir de la cri­sis, basa­do en cua­tro estra­te­gias fun­da­men­ta­les:

a) Bús­que­da a toda cos­ta del fin del blo­queo eco­nó­mi­co inter­na­cio­nal y mayor par­ti­ci­pa­ción en el comer­cio inter­na­cio­nal. En este mar­co es en el que se esta­ble­cen las con­ver­sa­cio­nes a seís ban­das para la des­nu­clea­ri­za­ción de Corea: Corea des­man­te­la su arma­men­to nuclear a cam­bio del fin del blo­queo, para así com­prar de for­ma nor­mal petró­leo y las mate­rias pri­mas que requie­ra su desa­rro­llo.

b) Plan eco­nó­mi­co a medio y lar­go pla­zo para la auto-sufi­cien­cia ener­gé­ti­ca, mini­mi­zan­do la eco­no­mía depen­dien­te del petró­leo. Son muy impor­tan­te las gran­des obras de infra­es­truc­tu­ra rural, como los cana­les por gra­vi­ta­ción natu­ral (el agua avan­za por la incli­na­ción del canal, no por bom­beo eléc­tri­co; algu­nos de estos cana­les tie­nen entre 80 y 200 km de lar­go) y las gran­des pre­sas hidro­eléc­tri­cas, prin­ci­pal fuen­te de ener­gía eléc­tri­ca.

c) Reto­ques en el mode­lo agra­rio, mini­mi­zan­do el papel de los fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos (por la difi­cul­tad para obte­ner algu­nos y por su efec­to ero­si­vo) y uti­li­zan­do en sus­ti­tu­ción abo­nos natu­ra­les. Se intro­du­cen nue­vos cul­ti­vos (espe­cial­men­te, el cul­ti­vo de la pata­ta en zonas mon­ta­ño­sas) y se des­cen­tra­li­zan algu­nos aspec­tos de direc­ción agrí­co­la.

d) Con­ti­nuis­mo en la estra­te­gia gene­ral de desa­rro­llo socia­lis­ta, aun­que enfo­can­do más la eco­no­mía hacia la expor­ta­ción, para obte­ner divi­sas con las que finan­ciar la impor­ta­ción de petró­leo y otras mate­rias pri­mas.

Esta es la base de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca nor­co­rea­na entre 1998 y 2007. Vamos a ver aho­ra el actual Plan Quin­que­nal.

El Plan 2008 – 2012: la cons­truc­ción de una poten­cia socia­lis­ta prós­pe­ra

En 2008 – 2012 es el Ter­cer Plan Quin­que­nal de la his­to­ria nor­co­rea­na. El obje­ti­vo del plan es situar el nor­te de Corea a las puer­tas de ser una poten­cia eco­nó­mi­ca, par­tien­do del hecho de que actual­men­te ya ha alcan­za­do un alto sta­tus en el ámbi­to mili­tar y en el polí­ti­co.

Para con­ver­tir­se en poten­cia eco­nó­mi­ca, el plan prio­ri­za el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y cien­tí­fi­co y bus­ca actua­li­zar toda la pro­duc­ción nor­co­rea­na al nivel téc­ni­co de los paí­ses más avan­za­dos. Se hace espe­cial hin­ca­pié en la ple­na infor­ma­ti­za­ción de todos los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

En segun­do lugar, se plan­tea la nece­si­dad del desa­rro­llo ener­gé­ti­co. Tras la cri­sis de los años 90, Corea del Nor­te no ha logra­do abas­te­cer al 100% sus nece­si­da­des ener­gé­ti­cas. Por eso, la indus­tria y las vivien­das tie­nen elec­tri­ci­dad duran­te las 24 horas del día, pero el ser­vi­cio de ilu­mi­na­ción noc­tur­na en las ciu­da­des ‑por ejem­plo- aún es inter­mi­ten­te. En 2008 se con­clu­ye­ron gran­des pre­sas hidro­eléc­tri­cas como la Cen­tral Hidro­elec­tri­ca No.1 Juven­tud Rye­song­gang, la Cen­tral Hidro­elec­tri­ca Juven­tud de Won­san y la Cen­tral Hidro­elec­tri­ca de Nyong­won. Sin embar­go, la cons­truc­ción de nue­vas pre­sas está en mar­cha, como la de Hui­chón, en el nor­te.

Jun­to a la indus­tria eléc­tri­ca, otros tres sec­to­res se con­si­de­ran cla­ve para el desa­rro­llo eco­nó­mi­co nor­co­reano: la mine­ria del car­bón, la meta­lur­gia y el trans­por­te ferro­via­rio. Son las cua­tro bases de la auto­su­fi­cien­cia eco­nó­mi­ca.

Final­men­te, una cuar­ta tarea prio­ri­ta­ria es la reso­lu­ción defi­ni­ti­va del auto­abas­te­ci­mien­to ali­men­cio. Corea es aje­na des­de hace ya muchos años a la esca­sez de ali­men­tos, pero la difi­cul­tad para obte­ner fer­ti­li­zan­tes y com­bus­ti­ble, sigue man­te­nien­do los nive­les pro­duc­ti­vos por deba­jo de las gran­des cose­chas de los años 80. El Esta­do lle­va años ponien­do en mar­cha un plan de gran­des inver­sio­nes rura­les, que inclu­ye cana­les, repa­ra­ción de los sis­te­mas de rega­díos ‑que en la prác­ti­ca cubren el 100% del área cul­ti­va­ble del país‑, y la recons­truc­ción y moder­ni­za­ción total de los pue­blos. La gran­ja Taehong­dan y la Gran­ja Coope­ra­ti­va de Migok han sido recons­trui­das com­ple­ta­men­te y edi­fi­ca­das como nue­vas gran­jas mode­lo, para ser­vir como ejem­plo para la moder­ni­za­ción de todo el agro nor­co­reano. Taehong­dan y Migok son hoy los mode­los de gran­ja socia­lis­ta de Corea.

Otras muchas tareas se van a abor­dar duran­te los pró­xi­mos años, como la cons­truc­ción masi­va de vivien­das, el desa­rro­llo de una edu­ca­ción inter­ac­ti­va, la cons­truc­ción de nue­vas pis­ci­fac­to­rías, el énfa­sis en la cul­tu­ra y los depor­tes,… etc Sin embar­go, las prin­ci­pa­les, son la moder­ni­za­ción tec­no­ló­gi­ca, los cua­tro sec­to­res eco­nó­mi­cos cla­ve y la ali­men­ta­ción.

Las prin­ci­pa­les vías son las mis­mas de siem­pre: el colec­ti­vis­mo, la eco­no­mía pla­ni­fi­ca­da y la movi­li­za­ción de la con­cien­cia polí­ti­ca de la cla­se obre­ra. Se refuer­za, ade­más, la cen­tra­li­za­ción eco­nó­mi­ca.

De hecho, en un acto lleno de sim­bo­lis­mo, Kim Jong Il visi­tó en diciem­bre de 2008 la Side­rúr­gi­ca de Kan­son, la mis­ma en la que comen­zó en los años 50 el movi­mien­to Cho­lli­ma. En su dis­cur­so, Kim Jong Il recor­dó los éxi­tos de enton­ces y pidió que se encen­die­ra de nue­vo la “lla­ma revo­lu­cio­na­ria”. En Corea, la línea de masas y la movi­li­za­ción del tra­ba­jo volun­ta­rio siguen sien­do aspec­tos cen­tra­les del socia­lis­mo.

Sin embar­go, el Plan 2008 – 2012 incor­po­ra tam­bién algu­nos aspec­tos más cues­tio­na­bles. Por ejem­plo, una de las vías hacia la moder­ni­za­ción eco­nó­mi­ca es la aper­tu­ra de empre­sas mix­tas en sec­to­res de tec­no­lo­gía pun­ta. Este es un requi­si­to para acce­der a tec­no­lo­gía occi­den­tal.

Cer­ca de la fron­te­ra, se ha crea­do una zona de explo­ta­ción con­jun­ta entre Corea del Nor­te y Corea del Sur, que sir­ve a Pyong­yang como una gigan­tes­ca fuen­te de divi­sas inter­na­cio­na­les y una vía para expor­tar mer­can­cías elu­dien­do el blo­queo.

Tam­bién se han reno­va­do la impor­tan­cia de los cua­dros y exper­tos den­tro de la tec­no­lo­gía, en el mar­co del esfuer­zo por moder­ni­zar tec­no­ló­gi­ca­men­te la pro­duc­ción.

Final­men­te, está en mar­cha la aper­tu­ra de la pri­me­ra uni­ver­si­dad con pro­fe­so­ra­do extran­je­ro, para for­mar cua­dros en sec­to­res cla­ve de la Eco­no­mía moder­na.

Todo esto, nece­sa­ria­men­te, no impli­ca una renun­cia al socia­lis­mo, como no lo sig­ni­fi­có la NEP en la Unión Sovié­ti­ca o las refor­mas del Perio­do Espe­cial a Cuba. Pero es inne­ga­ble que Corea es una for­ta­le­za cer­ca­da por el impe­ria­lis­mo y que éste inten­ta­rá apro­ve­char las ren­di­jas que aho­ra se abren. La vigi­lan­cia revo­lu­cio­na­ria es un fac­tor fun­da­men­tal en este momen­to his­tó­ri­co de la revo­lu­ción y, por el momen­to, pare­ce que los nor­co­rea­nos se lo están toman­do en serio.

Un ejem­plo bas­tan­te ilus­tra­ti­vo fue un inci­den­te ocu­rri­do en la zona de explo­ta­ción mix­ta, en el que un pro­vo­ca­dor sur­co­reano tra­tó de con­se­guir “deser­cio­nes” de tra­ba­ja­do­res del nor­te hacia el sur. Lejos de acep­tar su pro­pues­ta, los tra­ba­ja­do­res denun­cia­ron al pro­vo­ca­dor, que aca­bó dete­ni­do y oca­sio­nan­do un pro­ble­ma diplo­má­ti­co entre las dos Coreas.

Ade­más, Corea ha cui­da­do mucho que las empre­sas mix­tas no supon­gan des­igual­da­des entre la pobla­ción del nor­te. De esta mane­ra, las cor­po­ra­cio­nes extran­je­ras pagan una can­ti­dad en divi­sas al Esta­do coreano, pero es éste quien abo­na a los tra­ba­ja­do­res su sala­rio, con esca­las sala­ria­les simi­la­res a las del res­to del país y con los mis­mos dere­chos y pres­ta­cio­nes.

Es impo­si­ble saber si Corea ten­drá éxi­to al lidiar con los peli­gros de esta peque­ña eco­no­mía de mer­ca­do. La volun­tad de pre­ser­var ante todo el socia­lis­mo es cla­ra, tan­to en el pue­blo como en los líde­res. Pero algu­nas expe­rien­cias his­tó­ri­cas en otros paí­ses nos aler­tan del peli­gro que tie­ne el flu­jo de dine­ro extran­je­ro, inclu­so entre las socie­da­des más apa­ren­te­men­te inco­rrup­ti­bles. En cual­quier caso, 61 años de Revo­lu­ción hacen que los corea­nos merez­can, al menos, el bene­fi­cio de la duda.

La bata­lla de los 150 días

Duran­te este año 2009, Corea comen­zó la “Bata­lla de los 150 días”, un plan ins­pi­ra­do en el movi­mien­to Cho­lli­ma y que inten­ta movi­li­zar la par­ti­ci­pa­ción y el esfuer­zo volun­ta­rios de todo el país duran­te 150 días. Este movi­mien­to ha lle­ga­do a cada empre­sa y cada gran­ja del país, para inten­tar “abrir la bre­cha del cam­bio” hacia la poten­cia eco­nó­mi­ca.

Para ello, cada célu­la del par­ti­do ha toma­do ini­cia­ti­vas, pero tam­bién todas las orga­ni­za­cio­nes artis­ti­cas, gru­pos de pro­pa­gan­da artis­ti­ca y de agi­ta­cion artis­ti­ca movil. La pri­me­ra de las fun­cio­nes en empre­sas se dio en el Com­ple­jo auto­mo­vi­lis­ti­co Sun­gri, a las que siguie­ron giras por la Fabri­ca de Trac­to­res Kum Song, el Com­ple­jo de Vina­lon 8 de Febre­ro, el Com­ple­jo de Maqui­na­ria de Ryong­song, el Com­ple­jo de Abo­nos de Hun­gnam, el Com­ple­jo de Maqui­na­ria Pesa­da Daean,… etc

Sobre este obje­ti­vo se están vol­can­do, por lo tan­to, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, artís­ti­cas, cul­tu­ra­les y de pro­pa­gan­da, en un esfuer­zo con­jun­to para con­se­guir ace­le­rar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Los resul­ta­dos no se han hecho espe­rar: el Com­ple­jo Side­rúr­gi­co de Kang­son (Cho­lli­ma) ha supe­ra­do en un 6% su cuo­ta, la extrac­ción de car­bón a nivel esta­tal supera en un 17.8% la del años pasa­do a estas altu­ras de año, se está lle­van­do a cabo un plan de refo­res­ta­ción masi­vo gra­cias a la ini­cia­ti­va volun­ta­ria de la gen­te y se están reno­van­do y mejo­ran­do la orga­ni­za­ción de la mayo­ría de plan­tas eléc­tri­cas del país.

De esta mane­ra, no sería de extra­ñar que este año se supe­ra­sen los índi­ces de cre­ci­mien­to pre­vis­tos, que el año pasa­do ya fue­ron del 7%.

Con­clu­sión

¿Por qué debe­mos ser soli­da­rios con el socia­lis­mo coreano? En pri­mer lugar, creo que debe­mos recu­pe­rar el espí­ri­tu del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. El inter­na­cio­na­lis­mo es un prin­ci­pio, lo cual quie­re decir que, para los revo­lu­cio­na­rios, es un com­pro­mi­so abs­trac­to con la cons­truc­ción del socia­lis­mo en Corea y no se basa en coyun­tu­ras ni en intere­ses.

Debe­mos defen­der a Corea como prin­ci­pio gene­ral, inde­pen­dien­te­men­te de que en una oca­sión con­cre­ta poda­mos estar en des­acuer­do con una medi­da o polí­ti­ca impul­sa­da por su gobierno o aun­que no com­par­ta­mos el 100% de su pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Pre­ci­sa­men­te, eso es lo que quie­re decir el com­pro­mi­so del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio. Ade­más, debe­mos con­si­de­rar que, aun­que no todo lo que suce­de en Corea es apli­ca­ble a un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en el Esta­do Espa­ñol o en otros paí­ses, en el mar­co con­cre­to de la Revo­lu­ción en Corea, quie­nes mejor pue­den deci­dir son los pro­pios revo­lu­cio­na­rios corea­nos y nues­tro papel es dar­les nues­tro apo­yo.

En segun­do lugar, creo que tras 61 años de cons­truc­ción socia­lis­ta, Corea ha dado nume­ro­sos ejem­plos de su vali­dez como mode­lo revo­lu­cio­na­rio. Algu­nos de los aspec­tos a resal­tar son los altos nive­les de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y social; la cali­dad de su edu­ca­ción, su sani­dad y sus ser­vi­cios públi­cos; el carác­ter anti­im­pe­ria­lis­ta de la Revo­lu­ción; la abo­li­ción de los impues­tos o el com­pro­mi­so eco­ló­gi­co.

Por todo esto y por lo que he tra­ta­do de desa­rro­llar duran­te el artícu­lo, creo que los revo­lu­cio­na­rios debe­mos sen­tir como un orgu­llo pro­pio los 61 años de Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea. Sus éxi­tos suman a favor del socia­lis­mo en la corre­la­ción de fuer­zas inter­na­cio­nal. Y es que tene­mos que tener cla­ro que tan­to aquí como allá exis­te un mis­mo obje­ti­vo de cla­se: el socia­lis­mo. Esa debe ser la base de nues­tro apo­yo y nues­tra soli­da­ri­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *