¿Murió el comu­nis­mo con el derrum­be del muro de Ber­lín? por Freddy Yépez

Tan pron­to se derrum­bó el muro de Ber­lín (1989), lue­go incre­men­ta­do con la frac­tu­ra­ción de lo que fue la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (1991), sal­ta­ron a la pales­tra los ideó­lo­gos del capi­ta­lis­mo, segui­dos de los decep­cio­na­dos del socia­lis­mo, a vomi­tar toda cla­se de fra­ses para decir­le y ase­gu­rar­le a la huma­ni­dad que “el socia­lis­mo había sido el más horren­do fra­ca­so del siglo XX”, que el “comu­nis­mo había demos­tra­do su ros­tro sal­va­je y cri­mi­nal comién­do­se a los niños”, y que el “mar­xis­mo había per­di­do toda vigen­cia como doc­tri­na social”. De esa mane­ra el fenó­meno –frío o calien­te- de la men­ti­ra comen­za­ba su “exi­to­so” reco­rri­do por el mun­do valién­do­se del tué­tano de los medios de comu­ni­ca­ción des­in­for­man­tes. Los ideó­lo­gos y polí­ti­cos de la ilu­sión y la uto­pía cre­ye­ron que se aca­ba­ba por siem­pre la gue­rra fría, por­que la posi­bi­li­dad de una gue­rra mun­dial, que pusie­ra en jaque mate al capi­ta­lis­mo, que­da­ba sella­da en el cemen­te­rio del olvi­do. Una con­clu­sión se des­pren­día de esa corrien­te anti­his­tó­ri­ca y anti­hi­gié­ni­ca: ya no más revo­lu­ción pro­le­ta­ria.

Mucho se ha escri­to y dicho sobre la caí­da de la URRS y el derrum­be del muro de Ber­lín. Con bom­bos y pla­ti­llos ha cele­bra­do el capi­ta­lis­mo los vein­te años del segun­do. Los que com­pra­ron, en su momen­to, y guar­dan con celo –como obras de arte- los peda­zos de con­cre­to del muro de Ber­lín derri­ba­do, creen que tie­nen un teso­ro en sus manos para ven­der­lo o can­jear­lo tan pron­to una cri­sis eco­nó­mi­ca les toque, sin con­tem­pla­ción, las pare­des del estó­ma­go. Defor­ma­da, adul­te­ra­da y vili­pen­dia­da la ver­dad, triun­fa­ron, por el momen­to, los capi­ta­les golon­dri­na de las men­ti­ras. Casi nadie, por una u otra razón, no cap­ta­ron que en ese ins­tan­te lo que real­men­te se había derrum­ba­do y caí­do no era otra cosa que la teo­ría del “socia­lis­mo en un solo país”, intro­du­ci­da y obli­ga­to­ria en y para la Revo­lu­ción tan pron­to fal­tó en 1924 el más gran­de maes­tro y con­duc­tor de ese magno acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co: Vla­di­mir Lenin.

El muro de Ber­lín fue pro­duc­to, entre otras reali­da­des impor­tan­tes, de: 1.- el aban­dono de la teo­ría de la revo­lu­ción per­ma­nen­te por par­te del Esta­do Sovié­ti­co; 2.- que el gobierno sovié­ti­co recha­zó la orden para que el Ejér­ci­to Rojo avan­za­ra por toda Euro­pa cuan­do fina­li­zó la Segun­da Gue­rra Mun­dial; y 3.- no hubo revo­lu­ción pro­le­ta­ria o socia­lis­ta genui­na en Ale­ma­nia, sino un implan­te mecá­ni­co de la mis­ma. De tal mane­ra, que no sólo la revo­lu­ción sino el muro mis­mo tenían por base no el con­cre­to socia­lis­ta sino resi­duos de agua, san­gre, sudor, lagri­ma, pega y car­tón. Des­de su mis­ma cons­truc­ción esta­ba deter­mi­na­do su derrum­be o caí­da. No repre­sen­ta­ba ese muro el ideal socia­lis­ta expues­to en la doc­tri­na mar­xis­ta y expli­ca­do por Lenin, sino el sue­ño del ter­mi­dor sovié­ti­co que se había afe­rra­do con vehe­men­cia a la far­sa teo­ría del “socia­lis­mo en un solo país”. Por lo demás, una ver­da­de­ra revo­lu­ción pro­le­ta­ria no cons­tru­ye muros de con­cre­to, para sepa­rar paí­ses, sino que ali­men­ta con mucha fuer­za el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio o la soli­da­ri­dad revo­lu­cio­na­ria para impul­sar la lucha por la mate­ria­li­za­ción de la teo­ría de la revo­lu­ción per­ma­nen­te.

Juz­gar la caí­da de un régi­men de pro­duc­ción o un ideal doc­tri­na­rio por el derrum­be de un muro de con­cre­to podría ser una fun­ción de un arqueó­lo­go o un antro­pó­lo­go embria­ga­do con el sumo de los hue­sos encon­tra­dos o des­cu­bier­tos de dino­sau­rios, pero no de un soció­lo­go, un polí­ti­co, un ideó­lo­go, un his­to­ria­dor y ni siquie­ra de un psi­có­lo­go. Hay que ir a la ana­to­mía de la reali­dad his­tó­ri­ca par­tien­do que ésta mar­cha, por regla gene­ral y de mane­ra defi­ni­ti­va, hacia ade­lan­te y no hacia atrás; que no depen­de de la volun­tad de las per­so­nas sino de obje­ti­vi­da­des y fac­to­res que la impul­san don­de deci­den, en últi­ma ins­tan­cia, los eco­nó­mi­cos; que las fuer­zas pro­duc­ti­vas cho­can abier­ta y anta­gó­ni­ca­men­te con las rela­cio­nes de pro­duc­ción y las fron­te­ras nacio­na­les, por­que exi­ge su nue­vo desa­rro­llo o avan­ce con otra estruc­tu­ra y otra super­es­truc­tu­ra que se corres­pon­dan a sus nece­si­da­des.

Se sabe, como lógi­ca y dia­léc­ti­ca de la his­to­ria, que el capi­ta­lis­mo dará paso al socia­lis­mo, pero para ello es impres­cin­di­ble la revo­lu­ción pro­le­ta­ria una vez armo­ni­za­das las con­di­cio­nes obje­ti­vas y las sub­je­ti­vas que la ponen a la orden del día. El Esta­do esta­dou­ni­den­se, por ejem­plo, cons­tru­yó un muro –para sepa­rar­se de Méxi­co- mucho más lar­go, “segu­ro” y que ha cos­ta­do más vidas que el de Ber­lín para sepa­rar a la Ale­ma­nia Orien­tal de la Occi­den­tal. Sin embar­go, en Esta­dos Uni­dos están dadas, como en nin­gún otro país, las con­di­cio­nes obje­ti­vas para la revo­lu­ción socia­lis­ta, pero las sub­je­ti­vas son, en el mun­do ente­ro, las más ale­ja­das para tal fin. Mien­tras tan­to, el muro se man­tie­ne y se man­ten­drá has­ta que el pue­blo esta­dou­ni­den­se, pleno de locu­ra y arre­che­ra revo­lu­cio­na­rias, lo derri­be a pun­ta de lucha por tomar el poder polí­ti­co para inau­gu­rar el pro­ce­so de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo en Esta­dos Uni­dos. Y si eso se die­ra, en pocos días el pue­blo mexi­cano haría lo mis­mo. ¡Quie­ra Dios eso acon­te­cie­ra muy pron­to, pero nin­gún régi­men de pro­duc­ción –en gene­ral- ni polí­ti­co –en lo par­ti­cu­lar- cae pro­duc­to de ora­cio­nes o rezos reli­gio­sos ni por invo­ca­ción de las ilu­sio­nes per­so­na­les o gru­pa­les!

Que el capi­ta­lis­mo apro­ve­che el derrum­be o la caí­da de un muro de con­cre­to para sacar y divul­gar con­clu­sio­nes de nega­ción y de des­pres­ti­gio sobre el socia­lis­mo, el comu­nis­mo y el mar­xis­mo es de espe­rar, es su fun­ción, es su deber, es su polí­ti­ca, es su pro­pa­gan­da, pero eso no quie­re decir –jamás- que estén hacien­do uso de la ver­dad para defen­der sus intere­ses eco­nó­mi­cos, por­que ya éstos, des­de el pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, son inde­fen­di­bles para la inmen­sa mayo­ría de la huma­ni­dad. Por lo gene­ral, des­de 1924, la Revo­lu­ción de Octu­bre, Bol­che­vi­que o Rusa ha veni­do sien­do defor­ma­da por los amos del capi­tal, pero tam­bién por los que se ale­ja­ron de la doc­tri­na mar­xis­ta y de los sue­ños de Lenin. Dos déca­das lue­go del derrum­be o caí­da del muro de Ber­lín, mien­tras el capi­ta­lis­mo lo cele­bra como el acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co más rele­van­te del siglo XX, sigue sien­do la ver­dad de la his­to­ria de la revo­lu­ción un mis­te­rio “indes­ci­fra­ble” para millo­nes y millo­nes de per­so­nas en el mun­do ente­ro. Se escri­ben cuar­ti­llas y cuar­ti­llas, se dic­tan char­las de horas y horas sobre la revo­lu­ción y, por ejem­plo, el nom­bre de León Trotsky no se pro­nun­cia, no se le rela­cio­na con aque­lla, se le nie­ga su pro­ta­go­nis­mo más que por des­co­no­ci­mien­to por una inten­cio­na­da polí­ti­ca de no reco­no­cer­le su papel, al lado de Lenin, de la per­so­na­li­dad en la his­to­ria de la lucha revo­lu­cio­na­ria en la Rusia de las dos pri­me­ras déca­das y media del siglo XX y de sus gran­des apor­tes a la doc­tri­na del pro­le­ta­ria­do. Y si se nom­bra, es para ata­car­lo como un con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, agen­te del impe­ria­lis­mo y enemi­go del socia­lis­mo. Por ello, no se ha derrum­ba­do el muro que con un epí­lo­go se le cons­tru­yó a la obra “Los diez días que estre­me­cie­ron el mun­do”, escri­ta por el perio­dis­ta revo­lu­cio­na­rio e inter­na­cio­na­lis­ta John Reed, cuyo pró­lo­go fue ela­bo­ra­do por Lenin reco­men­dan­do su publi­ca­ción por millo­nes de ejem­pla­res para que los obre­ros del mun­do cono­cie­ran la ver­dad de cómo se hizo la Revo­lu­ción de Octu­bre. Inclu­so, hay tex­tos, artícu­los, docu­men­tos, ensa­yos y char­las don­de ni siquie­ra se deja escu­char el nom­bre de Jacok Sver­lod, quien para 1917 fue el pre­si­den­te del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Con­gre­so de los Soviets, secre­ta­rio del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Bol­che­vi­que has­ta su muer­te dema­sia­do tem­prano con­se­cuen­cia de una tubercu­losis en 1919 y, ade­más, fue el pri­mer pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Sovié­ti­ca Rusa. Los muros no son sólo de con­cre­tos o cemen­to sino tam­bién ideo­ló­gi­cos y, no pocas veces, éstos resul­tan más peli­gro­sos y difí­cil de derri­bar que los pri­me­ros. El gigan­tes­co muro de la mise­ria y el dolor, cons­trui­do por el capi­ta­lis­mo en per­jui­cio de la huma­ni­dad casi ente­ra, lle­va déca­das y déca­das más por fal­ta de con­di­cio­nes sub­je­ti­vas que de las obje­ti­vas.

Haber creí­do o creer, otro ejem­plo, que la extin­ta Unión Sovié­ti­ca lle­gó, como socia­lis­mo, alcan­zar un nivel de desa­rro­llo glo­bal supe­rior al capi­ta­lis­mo más avan­za­do del mun­do es un gra­ví­si­mo des­atino his­tó­ri­co, por­que jamás fue cier­to. Y para Marx, en eso no ha esta­do nun­ca equi­vo­ca­do, el socia­lis­mo es des­de un prin­ci­pio supe­rior al capi­ta­lis­mo más avan­za­do, por ello creía, soña­ba y lucha­ba en su tiem­po por el triun­fo de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria en Fran­cia, Ale­ma­nia e Ingla­te­rra. Que no se pro­du­jo de esa mane­ra no fue nun­ca la nega­ción –de par­te de Marx- que triun­fa­ra, como toma del poder polí­ti­co y así lo aler­tó jun­to a Engels, en nacio­nes atra­sa­das o sub­de­sa­rro­lla­das del capi­ta­lis­mo para esta­ble­cer los prin­ci­pios de la tran­si­ción del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo, tal como acon­te­ció en Rusia como el esla­bón más débil y reza­ga­do de la cade­na capi­ta­lis­ta de Euro­pa. Pón­ga­se aten­ción a esto: Chi­na, con­si­de­ra­da como uno de los dos gigan­tes de la eco­no­mía actual en el mun­do ente­ro, de la boca de su pri­mer minis­tro, salió el men­sa­je siguien­te: hace fal­ta medio siglo de desa­rro­llo en Chi­na para que ésta alcan­ce el nivel de un país capi­ta­lis­ta avan­za­do. ¿Qué tal?

En fin: el hecho que haya caí­do el muro de Ber­lín en nada, abso­lu­ta­men­te en nada, con­fir­ma la tesis que el socia­lis­mo sea un fra­ca­so his­tó­ri­co, que el comu­nis­mo es una uto­pía y que el mar­xis­mo haya per­di­do su vigen­cia his­tó­ri­ca. Por lo con­tra­rio, reafir­ma que el comu­nis­mo y su doc­tri­na mar­xis­ta son la úni­ca alter­na­ti­va mate­rial y espi­ri­tual si se quie­re sal­var el mun­do de las más espan­to­sas heca­tom­bes socia­les que le ofre­ce el capi­ta­lis­mo sal­va­je. Es, ade­más, la con­fir­ma­ción de esa gran ver­dad teó­ri­ca de que sólo con la revo­lu­ción per­ma­nen­te es posi­ble el triun­fo y cons­truc­ción com­ple­to del socia­lis­mo para que avan­ce la segun­da fase, deno­mi­na­da por Marx como comu­nis­ta, y se impon­ga para siem­pre el prin­ci­pio de que cada cual tra­ba­je en base a sus capa­ci­da­des y reci­ba en base a sus nece­si­da­des.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *