Cuba: Martha Bea­triz Roque, No esta­ba muer­ta, esta­ba de pachan­ga por JM Alvarez

Des­de el pri­mer ins­tan­te que varios “disi­den­tes”, se ence­rra­ron en el domi­ci­lio de Vla­di­mi­ro Roca exi­gien­do “liber­tad y demo­cra­cia” argu­men­tan­do que les había sido incau­ta­do un telé­fono móvil, com­pren­dí que está­ba­mos ante un nue­vo nume­ri­to al que nos tie­ne acos­tum­bra­dos esa “disi­den­cia clá­si­ca” que está en pro­ce­so de extin­ción. Si entré en sos­pe­chas, fue por­que estos per­so­na­jes son muy pre­vi­si­bles (sólo se mue­ven en pos de la pla­ta); por tan­to, estu­ve obser­van­do la reac­ción de los medios.

Pocos saben con exac­ti­tud cuan­do comen­zó el encie­rro, y lo seña­lo por­que pre­via­men­te al anun­cio ofi­cial del mis­mo, hubo entre ellos (ya en la casa) sus más y sus menos, inclu­so algu­nos fue­ron expul­sa­dos, según decla­ró Niur­ka Cari­dad Orte­ga Cruz, una de las ence­rra­das que aban­do­nó el domi­ci­lio acu­san­do aMartha Bea­triz Roque de arro­jar a la calle a tres “plan­ta­dos”, de que­rer con­tro­lar­lo todo, y de un psi­có­ti­co afán de pro­ta­go­nis­mo. Antes de infor­mar de sus inten­cio­nes a los medios occi­den­ta­les acre­di­ta­dos en La Haba­na, era de vital impor­tan­cia eli­mi­nar ren­ci­llas, bron­cas y puña­la­das traperas.

En fin. Pasó el tiem­po y el día 13 del actual mes de noviem­bre, la agen­cia EFE infor­mó que, según los disi­den­tes, Martha Bea­triz Roque (que ya lo per­so­na­li­za­ba todo) esta­ba gra­ve, a cau­sa de una “huel­ga de ham­bre” que había ini­cia­do en señal de pro­tes­ta con­tra el Gobierno cubano, y aña­día que un médi­co que la visi­tó, había detec­ta­do “afec­cio­nes en sus riño­nes”. Igno­ro cómo lo diag­nos­ti­có, por­que, al pare­cer, el galeno no lle­va­ba ni el más ele­men­tal ins­tru­men­to sanitario.

El día 14, el por­tal digi­tal con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, cuba​nues​tra​.nu ini­cia­ba una “cru­za­da de soli­da­ri­dad” para sal­var la vida de Martha, y afir­ma­ba que los ence­rra­dos esta­ban en huel­ga de ham­bre “for­zo­sa”. ¿For­zo­sa?, extra­ño argu­men­to si con­si­de­ra­mos que de aquel lugar salie­ron, como Pedro por su casa, tan­to la nom­bra­da Niur­ka Cari­dad, como los expul­sa­dos. No obs­tan­te, la cosa iba in cres­cen­do, pues poco des­pués, Martha ya no esta­ba gra­ve, esta­ba ¡ago­ni­zan­do! El titu­lar “Ago­ni­za en La Haba­na Martha Bea­triz Roque”, fue común en varios sitios digi­ta­les de Amé­ri­ca Lati­na, mien­tras El Nue­vo Herald de Mia­mi repor­ta­ba que, según uno de los sitia­dos, Martha “pudie­ra no durar el día” (sic).

Pero a todo cer­do, le lle­ga su San Mar­tín, y el día 16 por la noche, el mafio­so Lin­coln Díaz-Balart, repre­sen­tan­te repu­bli­cano por Flo­ri­da, dijo en Washing­ton que Roque esta­ba “cer­ca de la muer­te”, debi­do a com­pli­ca­cio­nes deri­va­das de la huel­ga de ham­bre. Mejor se hubie­ra calla­do, por­que horas más tar­de, la agen­cia AP infor­ma­ba: “Mien­tras un con­gre­sis­ta cubano-esta­dou­ni­den­se denun­ció en la Cáma­ra Baja de su país que la disi­den­te isle­ña Martha Bea­triz Roque esta­ba a pun­to de morir por una huel­ga de ham­bre, la acti­vis­ta indi­có que se tra­tó de un ayuno y final­men­te lo sus­pen­dió”. Que una mori­bun­da ten­ga la capa­ci­dad físi­ca de con­vo­car a la pren­sa, para decla­rar que “don­de dije digo, digo die­go” es digno de ser inclui­do en el libro Gui­ness de los récords.

En resu­men: Ni huel­ga de ham­bre, ni gra­ve­dad, ni ago­nía, sólo otra pato­cha­da for­za­da por la riva­li­dad que pro­vo­ca la nue­va “disi­den­cia blo­gue­ra” la cual silen­ció, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el inmi­nen­te óbi­to de la suso­di­cha. Qui­zás el ayuno le haya veni­do bien para per­der algún kilo de más, adqui­ri­do gra­cias a la bue­na vida que pro­cu­ran las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas del terro­ris­mo inter­na­cio­nal anti­cu­bano, que comien­zan a des­viar­se hacia la com­pe­ten­cia. Una vez más, Martha no esta­ba muer­ta, esta­ba de pachanga.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *