Cuba: Martha Bea­triz Roque, No esta­ba muer­ta, esta­ba de pachan­ga por JM Alvarez

Des­de el pri­mer ins­tan­te que varios “disi­den­tes”, se ence­rra­ron en el domi­ci­lio de Vla­di­mi­ro Roca exi­gien­do “liber­tad y demo­cra­cia” argu­men­tan­do que les había sido incau­ta­do un telé­fono móvil, com­pren­dí que está­ba­mos ante un nue­vo nume­ri­to al que nos tie­ne acos­tum­bra­dos esa “disi­den­cia clá­si­ca” que está en pro­ce­so de extin­ción. Si entré en sos­pe­chas, fue por­que estos per­so­na­jes son muy pre­vi­si­bles (sólo se mue­ven en pos de la pla­ta); por tan­to, estu­ve obser­van­do la reac­ción de los medios.

Pocos saben con exac­ti­tud cuan­do comen­zó el encie­rro, y lo seña­lo por­que pre­via­men­te al anun­cio ofi­cial del mis­mo, hubo entre ellos (ya en la casa) sus más y sus menos, inclu­so algu­nos fue­ron expul­sa­dos, según decla­ró Niur­ka Cari­dad Orte­ga Cruz, una de las ence­rra­das que aban­do­nó el domi­ci­lio acu­san­do aMartha Bea­triz Roque de arro­jar a la calle a tres “plan­ta­dos”, de que­rer con­tro­lar­lo todo, y de un psi­có­ti­co afán de pro­ta­go­nis­mo. Antes de infor­mar de sus inten­cio­nes a los medios occi­den­ta­les acre­di­ta­dos en La Haba­na, era de vital impor­tan­cia eli­mi­nar ren­ci­llas, bron­cas y puña­la­das traperas.

En fin. Pasó el tiem­po y el día 13 del actual mes de noviem­bre, la agen­cia EFE infor­mó que, según los disi­den­tes, Martha Bea­triz Roque (que ya lo per­so­na­li­za­ba todo) esta­ba gra­ve, a cau­sa de una “huel­ga de ham­bre” que había ini­cia­do en señal de pro­tes­ta con­tra el Gobierno cubano, y aña­día que un médi­co que la visi­tó, había detec­ta­do “afec­cio­nes en sus riño­nes”. Igno­ro cómo lo diag­nos­ti­có, por­que, al pare­cer, el galeno no lle­va­ba ni el más ele­men­tal ins­tru­men­to sanitario.

El día 14, el por­tal digi­tal con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, cuba​nues​tra​.nu ini­cia­ba una “cru­za­da de soli­da­ri­dad” para sal­var la vida de Martha, y afir­ma­ba que los ence­rra­dos esta­ban en huel­ga de ham­bre “for­zo­sa”. ¿For­zo­sa?, extra­ño argu­men­to si con­si­de­ra­mos que de aquel lugar salie­ron, como Pedro por su casa, tan­to la nom­bra­da Niur­ka Cari­dad, como los expul­sa­dos. No obs­tan­te, la cosa iba in cres­cen­do, pues poco des­pués, Martha ya no esta­ba gra­ve, esta­ba ¡ago­ni­zan­do! El titu­lar “Ago­ni­za en La Haba­na Martha Bea­triz Roque”, fue común en varios sitios digi­ta­les de Amé­ri­ca Lati­na, mien­tras El Nue­vo Herald de Mia­mi repor­ta­ba que, según uno de los sitia­dos, Martha “pudie­ra no durar el día” (sic).

Pero a todo cer­do, le lle­ga su San Mar­tín, y el día 16 por la noche, el mafio­so Lin­coln Díaz-Balart, repre­sen­tan­te repu­bli­cano por Flo­ri­da, dijo en Washing­ton que Roque esta­ba “cer­ca de la muer­te”, debi­do a com­pli­ca­cio­nes deri­va­das de la huel­ga de ham­bre. Mejor se hubie­ra calla­do, por­que horas más tar­de, la agen­cia AP infor­ma­ba: “Mien­tras un con­gre­sis­ta cubano-esta­dou­ni­den­se denun­ció en la Cáma­ra Baja de su país que la disi­den­te isle­ña Martha Bea­triz Roque esta­ba a pun­to de morir por una huel­ga de ham­bre, la acti­vis­ta indi­có que se tra­tó de un ayuno y final­men­te lo sus­pen­dió”. Que una mori­bun­da ten­ga la capa­ci­dad físi­ca de con­vo­car a la pren­sa, para decla­rar que “don­de dije digo, digo die­go” es digno de ser inclui­do en el libro Gui­ness de los récords.

En resu­men: Ni huel­ga de ham­bre, ni gra­ve­dad, ni ago­nía, sólo otra pato­cha­da for­za­da por la riva­li­dad que pro­vo­ca la nue­va “disi­den­cia blo­gue­ra” la cual silen­ció, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el inmi­nen­te óbi­to de la suso­di­cha. Qui­zás el ayuno le haya veni­do bien para per­der algún kilo de más, adqui­ri­do gra­cias a la bue­na vida que pro­cu­ran las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas del terro­ris­mo inter­na­cio­nal anti­cu­bano, que comien­zan a des­viar­se hacia la com­pe­ten­cia. Una vez más, Martha no esta­ba muer­ta, esta­ba de pachanga.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.