Un video sobre los pira­tas de Soma­lia que no podrá ver en el Teleberri

INTERNACIONAL


Un video sobre los pira­tas de Soma­lia que no podrá ver en el Teleberri

Pin­char el enlace:

http://​www​.letra​.org/​s​p​i​p​/​a​r​t​i​c​l​e​.​p​h​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​l​e​=​3​227

La infor­ma­ción que los medios de comu­ni­ca­ción nos van ofre­cien­do sobre los secues­tros de bar­cos atu­ne­ros fren­te a las cos­tas de Soma­lia ha ido, gota a gota, mati­zán­do­se. Aun­que se siga hablan­do de pira­te­ría, se ha expli­ca­do como en esas aguas muchos paí­ses desa­rro­lla­dos hemos ido ver­tien­do resi­duos tóxi­cos. Sabe­mos tam­bién que una de las razo­nes por las que se lle­ga a esta situa­ción ha sido la pes­ca ile­gal, la pes­ca en aguas terri­to­ria­les soma­líes, y siem­pre a unos rit­mos y can­ti­da­des que dejan los cala­de­ros al bor­de del colap­so. Entre los bar­cos res­pon­sa­bles está la flo­ta espa­ño­la que ha sido ade­más alta­men­te sub­ven­cio­na­da por la Unión Euro­pea para éste, diga­mos, eco­ci­dio. Por ejem­plo, el Ala­kra­na, bar­co recien­te­men­te secuestrad,o reci­bió una ayu­da para su cons­truc­ción de más de cua­tro millo­nes de euros.
Pero aún hay un nue­vo dato que aña­dir ‑y muy sig­ni­fi­ca­ti­vo- que demues­tra el terri­ble daño que hace esta flo­ta extrac­ti­va saquean­do en terri­to­rios dón­de la pobre­za y el ham­bre están ins­ta­la­das. Este últi­mo año los pes­ca­do­res loca­les de Kenia, al sur de Soma­lia, lle­gan cada día a puer­to con cap­tu­ras cómo hacía años no recor­da­ban. Cuen­tan que vuel­ven a pes­car atu­nes, barra­cu­das o rayas gigan­tes por­que la pre­sen­cia de los «pira­tas» soma­líes ha ahu­yen­ta­do y ale­ja­do mar aden­tro a las gran­des fac­to­rías flo­tan­tes. En el peque­ño pue­blo de Malen­di un pes­ca­dor pue­de estar ganan­do más de 200€ dia­rios, cin­cuen­ta veces más que el sala­rio medio de la pobla­ción. Un sala­rio más que digno. Hemos de tener en cuen­ta que los gran­des bar­cos en sus cap­tu­ras de atu­nes pes­can tam­bién muchas otras espe­cias que sim­ple­men­te des­car­tan. Hoy sin estos bar­cos, la pes­ca de atún y los «des­car­tes» son fuen­tes de ingre­sos y de pro­teí­nas para la pobla­ción local. Tam­bién se ha bene­fi­cia­do el sec­tor de la pes­ca depor­ti­va don­de las cáma­ras foto­grá­fi­cas vuel­ven a encua­drar gran­des pie­zas antes de devol­ver­las al mar.
Por lo tan­to, si en lugar de medi­das de mili­ta­ri­za­ción de los buques espa­ño­les se plan­tea­ra la prohi­bi­ción de la pes­ca indus­tria­li­za­da en el con­ti­nen­te afri­cano, se podría por un lado dedi­car esos fon­dos en poten­ciar una polí­ti­ca euro­pea y espa­ño­la a favor de la pes­ca arte­sa­nal, local y sos­te­ni­ble, que tan­ta fal­ta hace, y por otro, con­tri­bui­ría­mos en el desa­rro­llo de los pue­blos afri­ca­nos con mucha mayor efi­ca­cia que con muchos pro­gra­mas de soli­da­ri­dad. Res­pe­tan­do, como debe ser, la pro­pia sobe­ra­nía ali­men­ta­ria africana.

Gus­ta­vo Duch Guillot

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.