Pague o haga die­ta: La FAO reco­no­ce que el ham­bre no es «prio­ri­dad»

Según la defi­ni­ción de Wiki­pe­dia: «El ham­bre es la sen­sa­ción que indi­ca la nece­si­dad de ali­men­to. En con­di­cio­nes de nor­mal ali­men­ta­ción, sue­le apa­re­cer unas 4 horas des­pués de la últi­ma comi­da, aun­que este tiem­po pue­de variar mucho. La sen­sa­ción de ham­bre es algo natu­ral, pero pri­var­se de ali­men­to duran­te mucho tiem­po per­ju­di­ca la salud men­tal y físi­ca. La pri­va­ción de ali­men­to indu­ce a la som­no­len­cia, ate­núa las emo­cio­nes e impi­de pen­sar con nor­ma­li­dad. El deseo de comer se hace prio­ri­ta­rio y se dilu­yen los valo­res mora­les. El ham­bre extre­ma pue­de tener un efec­to des­hu­ma­ni­za­dor que lle­ve al robo, al ase­si­na­to e inclu­so al cani­ba­lis­mo. A menu­do el ham­bre va acom­pa­ña­do de enfer­me­dad y epi­de­mias, que tie­nen su ori­gen en el esta­do de debi­li­ta­mien­to de los afec­ta­dos».
Según el direc­tor gene­ral de la Orga­ni­za­ción para la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO) de Nacio­nes Uni­das, Jac­ques Diouf, la ausen­cia de los líde­res polí­ti­cos de los paí­ses ricos en la Cum­bre Mun­dial sobre Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria que se está cele­bran­do en Roma, reve­la que «el pro­ble­ma del ham­bre no es una prio­ri­dad para los más paí­ses ricos».
Asi­mis­mo, ase­gu­ró que, «con 44.000 millo­nes de dóla­res, se resol­ve­ría el ham­bre en el mun­do». Esa cifra equi­va­le al 66% de la for­tu­na de Bill Gates, el pri­mer millo­na­rio del pla­ne­ta. O sea que, si el bueno de Bill se que­da­ra con 16.000 millo­nes de dóla­res y dona­ra el res­to a la FAO, los ham­brien­tos del mun­do come­rían.
Pero en la cum­bre, sal­vo los dis­cur­sos, nadie, nin­gún país puso una mone­da para paliar la ham­bru­na que devas­ta a más de mil millo­nes de habi­tan­tes de la Tie­rra. ¿Locu­ra?, ¿Absur­do?, ¿Cani­ba­lis­mo de la pro­pia espe­cie? Nada de eso: Pla­ne­ta regi­do por el sis­te­ma capi­ta­lis­ta y fal­ta de moti­va­ción para inver­tir en el «pro­duc­to ham­bre». Inver­tir en el mer­ca­do de la pobre­za no gene­ra ren­ta­bi­li­dad empre­sa­rial y resul­ta un pasi­vo cada vez más into­le­ra­ble para los gobier­nos.
Las prue­bas están a la vis­ta: En la Cum­bre Mun­dial sobre Segu­ri­dad Ali­men­ta­ria los pobres y ham­brien­tos del mun­do (por una estric­ta valo­ra­ción de la ecua­ción «cos­to-bene­fi­cio» capi­ta­lis­ta) ya fue­ron con­de­na­dos a muer­te sin jui­cio pre­vio. Y el Apo­ca­lip­sis social ya no es una teo­ría cons­pi­ra­ti­va: La rebe­lión de los ham­brien­tos se coci­na a fue­go len­to pero segu­ro. El capi­ta­lis­mo se sui­ci­da, y no lo sabe, su demen­cia cri­mi­nal es más fuer­te que la pro­pia reali­dad que gene­ra.

Infor­me espe­cial
IAR Noticias/​

De acuer­do con infor­ma­ción de las agen­cias inter­na­cio­na­les, en una de las peo­res asam­bleas mun­dia­les dedi­ca­das al «más dra­má­ti­co pro­ble­ma de la huma­ni­dad», sesen­ta jefes de Esta­do y de gobierno, más dele­ga­dos de todos los paí­ses pro­du­je­ron el lunes sólo una decla­ra­ción polí­ti­ca y no die­ron ni un cen­ta­vo para paliar la ham­bru­na que devas­ta a mil millo­nes de habi­tan­tes de la Tie­rra.

El direc­tor gene­ral de la Orga­ni­za­ción para la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción (FAO) de Nacio­nes Uni­das, Jac­ques Diouf, dijo el mar­tes que la ausen­cia de los líde­res polí­ti­cos de los paí­ses ricos en la cum­bre reve­la que «el pro­ble­ma del ham­bre no es una prio­ri­dad para los más paí­ses ricos».

A excep­ción del pri­mer minis­tro de Ita­lia, Sil­vio Ber­lus­co­ni, la reu­nión estu­vo carac­te­ri­za­da por la ausen­cia de los demás miem­bros del G‑8, es decir, de las eco­no­mías impe­ria­les más pode­ro­sas del mun­do, hecho que fue sub­ra­ya­do por el direc­tor gene­ral de la FAO, Jac­ques Diouf, así como por los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la socie­dad civil y de las orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que par­ti­ci­pa­ron en el even­to.

«Da la impre­sión de que el pro­ble­ma del ham­bre en el mun­do no es una prio­ri­dad», afir­mó Diouf en decla­ra­cio­nes a Radio Nacio­nal de Espa­ña, reco­gi­das por Euro­pa Press, en rela­ción con la ausen­cia de los jefes de Gobierno de los paí­ses del G8. «Hay decla­ra­cio­nes, com­pro­mi­sos, indi­ca­cio­nes pero no siguen las accio­nes», lamen­tó.

Según la FAO, cada seis segun­dos mue­re un niño de ham­bre en el mun­do y cada día 17.000 niños pier­den la vida por no tener nada que comer.

El direc­tor de la FAO, Jac­ques Diouf, con­tó seis segun­dos en un spot publi­ci­ta­rio y agre­gó: «Un niño ha muer­to de ham­bre en el mun­do». En el día de la asam­blea mun­dial con­tra el fla­ge­lo, 17 mil per­so­nas murie­ron de ham­bre, aña­dió.

El docu­men­to fir­ma­do por los 193 paí­ses miem­bros de la FAO expre­sa: «Nos alar­ma que las per­so­nas aque­ja­das por el ham­bre y la pobre­za sean aho­ra más de 1.000 millo­nes. Esta situa­ción cons­ti­tu­ye una lacra inacep­ta­ble».

Y aun­que los par­ti­ci­pan­tes en la cum­bre mani­fes­ta­ron la nece­si­dad de alcan­zar para 2015 las metas del pri­mer Obje­ti­vo de Desa­rro­llo del Mile­nio de reduc­ción del núme­ro de per­so­nas ham­brien­tas a la mitad, la decla­ra­ción no habla de los fon­dos con que se logra­ría ese empe­ño.

El direc­tor de la FAO lamen­tó el hecho de que no se hubie­ra habla­do de una can­ti­dad con­cre­ta de dine­ro ni tam­po­co de un pla­zo para estos obje­ti­vos. «Si se fija una meta es nece­sa­rio cuan­ti­fi­car­la y decir cuán­do se tie­ne que cum­plir», expli­có Diouf en el mar­co de una rue­da de pren­sa.

Duran­te la cum­bre, el fun­cio­na­rio afir­mó que se nece­si­tan 44 mil millo­nes de dóla­res para erra­di­car el ham­bre en el mun­do.

En reali­dad, «se tra­ta de una can­ti­dad peque­ña si se com­pa­ra con los 365.000 millo­nes de dóla­res en sub­ven­cio­nes a los pro­duc­to­res agrí­co­las en los paí­ses de la OCDE en 2007», des­ta­có e insis­tió en la nece­si­dad de pro­du­cir ali­men­tos en el lugar don­de resi­den los pobres y ham­brien­tos.

«En algu­nos paí­ses desa­rro­lla­dos, entre el dos y el cua­tro por cien­to de la pobla­ción pue­de pro­du­cir sufi­cien­tes ali­men­tos para toda una nación y ade­más expor­tar, mien­tras que en la mayo­ría de los paí­ses en desa­rro­llo, entre el 60 y el 80 por cien­to de la pobla­ción no logra cubrir las nece­si­da­des nacio­na­les de ali­men­tos», expli­có.

Pague o haga die­ta

Según la ONU, en el mun­do ya hay más de 1.000 millo­nes de per­so­nas que pade­cen ham­bre, la cifra más alta de la his­to­ria, y en todo el pla­ne­ta hay 3.000 millo­nes de des­nu­tri­dos, lo que repre­sen­ta casi la mitad de la pobla­ción mun­dial, de 6.500 millo­nes.

Pero en la reali­dad, la pro­duc­ción de ali­men­tos está fue­ra de la órbi­ta del con­trol esta­tal de los gobier­nos.

Los recur­sos esen­cia­les para la super­vi­ven­cia están supe­di­ta­dos a la lógi­ca de ren­ta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta de un puña­do de cor­po­ra­cio­nes tras­na­cio­na­les (con capa­ci­dad infor­má­ti­ca, finan­cie­ra y tec­no­ló­gi­ca) que los con­tro­lan a nivel glo­bal, y con pro­tec­ción mili­tar-nuclear de EEUU y las super­po­ten­cias.

En ese esce­na­rio, la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de ali­men­tos no está supe­di­ta­da a la lógi­ca del «bien social», sino a la más cru­da lógi­ca de la ren­ta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta.

Según la pro­pia FAO, diez cor­po­ra­cio­nes tras­na­cio­na­les con­tro­lan actual­men­te el 80% del comer­cio mun­dial de los ali­men­tos bási­cos, y simi­lar núme­ro de mega empre­sas con­tro­lan el mer­ca­do inter­na­cio­nal del petró­leo, de cuyo impul­so espe­cu­la­ti­vo se nutre el pro­ce­so de suba de los ali­men­tos, cau­sal de la ham­bru­na, que ya se extien­de por todo el pla­ne­ta.

Entre los pri­me­ros pul­pos tras­na­cio­na­les de la ali­men­ta­ción, se encuen­tran la empre­sa sui­za Nestlé SA., la fran­ce­sa Grou­pe Dano­ne SA. y la Mon­san­to Co., que lide­ran mun­dial­men­te la comer­cia­li­za­ción de ali­men­tos y que, ade­más de con­tro­lar la comer­cia­li­za­ción y las fuen­tes de pro­duc­ción, poseen todos los dere­chos a esca­la glo­bal sobre semi­llas e insu­mos agrí­co­las.

Des­po­ja­dos de su con­di­ción de «bien social» de super­vi­ven­cia, esos recur­sos se con­vier­ten en mer­can­cía capi­ta­lis­ta con un valor fija­do por la espe­cu­la­ción en el mer­ca­do, y los pre­cios no se fijan sólo por la deman­da del con­su­mo masi­vo, sino bási­ca­men­te por la deman­da espe­cu­la­ti­va en los mer­ca­dos finan­cie­ros y agro-ener­gé­ti­cos.

Y los gobier­nos, al no tener poder de geren­cia­ción sobre sus recur­sos agro­ener­gé­ti­cos se con­vier­ten en títe­res de las cor­po­ra­cio­nes que los con­tro­lan y que se apo­de­ran de la ren­ta del pro­du­ci­do por el tra­ba­jo social de esos paí­ses.

Por lo tan­to, no hay «cri­sis ali­men­ta­ria» (como sos­tie­nen la FAO, la ONU, el Ban­co Mun­dial, y las orga­ni­za­cio­nes del capi­ta­lis­mo como el G‑8) sino un incre­men­to de la ham­bru­na mun­dial por la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y la bús­que­da de ren­ta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta con el pre­cio del petró­leo y los ali­men­tos.

El con­trol de las fuen­tes, de la pro­duc­ción, de la comer­cia­li­za­ción inter­na­cio­nal y de la masa de recur­sos finan­cie­ros emer­gen­tes por las cor­po­ra­cio­nes tras­na­cio­na­les, tor­nan impo­ten­tes a los gobier­nos depen­dien­tes (sin poder de geren­cia­ción sobre esos recur­sos) para resol­ver los pro­ble­mas de la ham­bru­na que aque­ja a sus pue­blos.

Y por más ape­la­cio­nes que hagan las ins­ti­tu­cio­nes «asis­ten­cia­lis­tas» del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como la ONU y la FAO (que suce­den a la cari­dad reli­gio­sa) las cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les esta­ble­cen su diná­mi­ca pro­duc­ti­va a par­tir de la rela­ción cos­to-bene­fi­cio.

Esto es, y aten­dien­do a la lógi­ca esen­cial que guía el desa­rro­llo his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo, sólo pro­du­cen aten­dien­do a la ley de la ren­ta­bi­li­dad, a la ley del bene­fi­cio pri­va­do, y no aten­dien­do a la lógi­ca del bene­fi­cio social.

Por otra par­te, los fon­dos que des­ti­nan la ONU, el Ban­co Mun­dial y demás orga­ni­za­cio­nes del capi­ta­lis­mo tras­na­cio­nal, son men­dru­gos com­pa­ra­dos con la ganan­cias mul­ti­mi­llo­na­rias de los pul­pos petro­le­ros y de la ali­men­ta­ción y el cre­ci­mien­to de las for­tu­nas per­so­na­les de sus direc­ti­vos y accio­nis­tas.

En este esce­na­rio, el resul­ta­do de la Cum­bre de la Ali­men­ta­ción en Roma no podía ser otro.

Pague o haga die­ta: la rece­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para la masa mun­dial de pobla­ción sobran­te que per­ma­ne­ce fue­ra del mer­ca­do del con­su­mo. Increí­ble, pero real.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *