Gue­rra, paz y el Nobel de Oba­ma por Noam Chomsky

Las espe­ran­zas y pers­pec­ti­vas para la paz no esta­ban bien fun­da­das ni de lejos. La tarea con­sis­te en afi­nar­las. Pre­su­mi­ble­men­te fue­ra ése el inten­to de la comi­sión del Pre­mio Nobel de la Paz al ele­gir al pre­si­den­te Barack Oba­ma. El pre­mio “pare­cía una suer­te de ple­ga­ria e impul­so de la comi­sión del Nobel a un lide­raz­go esta­dou­ni­den­se más con­sen­sua­do”, tal y como escri­bie­ron Ste­ven Erlan­ger y Cerril Gay Stol­berg en The New York Times. La natu­ra­le­za de la tran­si­ción Bush-Oba­ma radi­ca direc­ta­men­te en la pro­ba­bi­li­dad de que las ple­ga­rias y los áni­mos pue­dan impli­car algún progreso.

Las preo­cu­pa­cio­nes de la comi­sión del Nobel eran váli­das. Esco­gían la retó­ri­ca de Oba­ma en pun­to a la reduc­ción del arma­men­to nuclear. Pre­ci­sa­men­te aho­ra las pre­ten­sio­nes nuclea­res de Irán domi­nan los titu­la­res. Las adver­ten­cias son que Irán pue­de estar ocul­tan­do algo a la Agen­cia Inter­na­cio­nal de la Ener­gía Ató­mi­ca (IAEA) y vio­lan­do la Reso­lu­ción 1887 del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, apro­ba­da el mes pasa­do y jalea­da como una vic­to­ria de los esfuer­zos de Oba­ma por con­te­ner a Irán. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, el deba­te sigue sobre si la recien­te deci­sión de Oba­ma de recon­fi­gu­rar los sis­te­mas de defen­sa de misi­les en Euro­pa es una capi­tu­la­ción ante los rusos o un prag­má­ti­co paso ade­lan­te en la defen­sa de Occi­den­te ante un ata­que nuclear iraní.

El silen­cio es a menu­do más elo­cuen­te que el más atro­na­dor de los cla­mo­res, de modo que aten­da­mos a aque­llo que per­ma­ne­ce implícito.

En pleno furor sobre la doblez ira­ní, la IAEA apro­bó una reso­lu­ción en que exhor­ta­ba a Israel a sus­cri­bir el Tra­ta­do de no pro­li­fe­ra­ción nuclear (NPT) y abrir sus ins­ta­la­cio­nes nuclea­res a su ins­pec­ción. Los Esta­dos Uni­dos y Euro­pa inten­ta­ron blo­quear la reso­lu­ción, pero ésta salió ade­lan­te de todos modos. Los medios de comu­ni­ca­ción obvia­ron en la prác­ti­ca el acon­te­ci­mien­to. Los Esta­dos Uni­dos ase­gu­ra­ron a Israel su apo­yo al recha­zo de la reso­lu­ción, reite­ran­do un acuer­do secre­to que ha per­mi­ti­do a Israel man­te­ner su arse­nal nuclear a res­guar­do de las ins­pec­cio­nes inter­na­cio­na­les, según fun­cio­na­rios habi­tua­dos a esos arre­glos. De nue­vo los medios de comu­ni­ca­ción per­ma­ne­cie­ron en silencio.

Los fun­cio­na­rios indios salu­da­ron la Reso­lu­ción 1887 de la ONU con el anun­cio de que la India “pue­de cons­truir aho­ra armas nuclea­res del mis­mo poder des­truc­ti­vo que los arse­na­les con mayor poder nuclear del mun­do”, según infor­mó Finan­cial Times. Tan­to la India como Pakis­tán están aumen­tan­do sus pro­gra­mas de arma­men­to nuclear. Han esta­do por dos veces cer­ca de la gue­rra nuclear, y los pro­ble­mas que a pun­to han esta­do de encen­der la catás­tro­fe per­ma­ne­cen vivos en gran medida.

Oba­ma salu­dó la Reso­lu­ción 1887 de modo dis­tin­to. El día antes de que se le con­ce­die­ra el pre­mio Nobel por su com­pro­mi­so con el estí­mu­lo de la paz, el Pen­tá­gono anun­cia­ba que esta­ba ace­le­ran­do la dis­tri­bu­ción de las más leta­les armas no nuclea­res en su arse­nal: 13 tone­la­das de bom­bas para bom­bar­de­ros sigi­lo­sos B‑2 y B‑52, dise­ña­das para des­truir bún­ke­res ocul­tos en pro­fun­di­da­des y pro­te­gi­dos por 10.000 libras de hor­mi­gón. No es nin­gún secre­to que esos caza­do­res de bún­ke­res podrían emplear­se con­tra Irán. Los pla­nes por tales “des­truc­to­res de arti­lle­ría masi­va” empe­za­ron en los años de Bush, pero lan­gui­de­cie­ron has­ta que Oba­ma hizo un lla­ma­mien­to a desa­rro­llar­los más rápi­da­men­te cuan­do lle­gó al poder.

Uná­ni­me­men­te apro­ba­da, la Reso­lu­ción 1887 exhor­ta a poner fin a las ame­na­zas de fuer­za y a la fir­ma por todos los paí­ses del NPT, como hicie­ra Irán hace años. Quie­nes no lo han fir­ma­do son la India, Israel y Pakis­tán y todos ellos han desa­rro­lla­do armas nuclea­res con la ayu­da de los EEUU, vio­lan­do el NPT. A dife­ren­cia de los Esta­dos Uni­dos, Israel y la India (que ocu­pa bru­tal­men­te Cache­mi­ra), Irán no ha inva­di­do a nin­gún otro país des­de hace cen­te­na­res de años. La ame­na­za de Irán es minús­cu­la. Si tuvie­ra armas nuclea­res y sis­te­mas de trans­por­te para uti­li­zar­los, el país sería desin­te­gra­do. El ana­lis­ta estra­té­gi­co Leo­nard Weiss apun­ta que creer que Irán vaya a uti­li­zar arma­men­to nuclear para ata­car a Israel o a cual­quier otro “es tan­to como asu­mir que los líde­res ira­níes están locos” y que están desean­do ser redu­ci­dos a “pol­vo radio­ac­ti­vo”, y aña­de que los sub­ma­ri­nos por­ta­mi­si­les de Israel son “prác­ti­ca­men­te impermea­bles a los ata­ques mili­ta­res pre­ven­ti­vos”, por no hablar del inmen­so arse­nal estadounidense.

En sus manio­bras nava­les de julio, Israel envió sus sub­ma­ri­nos Dolphin, capa­ces de trans­por­tar misi­les nuclea­res al mar rojo a tra­vés del Canal de Suez, a veces acom­pa­ña­dos de buques de gue­rra, a una posi­ción des­de don­de podrían ata­car a Irán, ya que tie­nen el “dere­cho de sobe­ra­nía” para hacer­lo, según el vice­pre­si­den­te de los EEUU, Joe Biden.

No es la pri­me­ra vez que se cubre con un velo de silen­cio lo que apa­re­ce­ría en titu­la­res de por­ta­da en socie­da­des que valo­ra­ran su liber­tad y se preo­cu­pa­ran por el des­tino del mun­do. El régi­men ira­ní es duro y repre­si­vo y per­so­na huma­na algu­na quie­re que Irán o cual­quier otro dis­pon­ga de arma­men­to nuclear. Pero un míni­mo de hones­ti­dad no haría daño al tra­tar estos pro­ble­mas. Al Pre­mio Nobel de la Paz, huel­ga decir­lo, no le intere­sa sólo la reduc­ción de la ame­na­za de una gue­rra nuclear ter­mi­nal, sino más bien la gue­rra en gene­ral y la pre­pa­ra­ción para ésta. En lo tocan­te a esto, la selec­ción de Oba­ma pro­du­ce sor­pre­sa, no menor en Irán, rodea­do de ejér­ci­tos de ocu­pa­ción estadounidenses.

En las fron­te­ras de Afga­nis­tán y Pakis­tán, Oba­ma ha inten­si­fi­ca­do la gue­rra de Bush y es pro­ba­ble que pro­si­ga ese camino, qui­zás con dure­za. Oba­ma ha deja­do cla­ro que los Esta­dos Uni­dos pro­yec­tan a lar­go pla­zo un des­plie­gue mayor en la región. Lo indi­ca sufi­cien­te­men­te esa enor­me ciu­dad den­tro de la ciu­dad lla­ma­da la emba­ja­da de Bag­dad, dis­tin­ta de cual­quier otra emba­ja­da del mun­do. Oba­ma ha anun­cia­do la cons­truc­ción de macro­em­ba­ja­das en Isla­ma­bad y Kabul y con­su­la­dos enor­mes en Pesha­war y en todas partes.

Infor­mes inde­pen­dien­tes sobre pre­su­pues­tos y con­tro­les de segu­ri­dad para el eje­cu­ti­vo sos­tie­nen que la deman­da de la “admi­nis­tra­ción de 538.000 millo­nes de dóla­res para el Depar­ta­men­to de Defen­sa en el año fis­cal 2010 y su acre­di­ta­da inten­ción de man­te­ner un nivel alto de finan­cia­ción en los pró­xi­mos años colo­can al pre­si­den­te en el camino de gas­tar más en defen­sa, en dóla­res reales, que cual­quier otro pre­si­den­te en un solo man­da­to des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial”. “Y no se con­ta­bi­li­zan los 130.000 millo­nes adi­cio­na­les que la admi­nis­tra­ción ha soli­ci­ta­do para finan­ciar las gue­rras de Iraq y Afga­nis­tán duran­te el pró­xi­mo año, lo que supon­drá un gas­to mili­tar pre­vis­to para los pró­xi­mos años aun mayor.”

La comi­sión del Pre­mio Nobel de la Paz bien podría haber ele­gi­do opcio­nes ver­da­de­ra­men­te dig­nas, entre las que des­ta­ca la excep­cio­nal acti­vis­ta afga­na Mala­lai Joya. Esta valien­te mujer sobre­vi­vió a los rusos y des­pués a los isla­mis­tas radi­ca­les, cuya bru­ta­li­dad fue tan extre­ma que la pobla­ción dio la bien­ve­ni­da a los tali­ba­nes. Joya ha resis­ti­do tam­bién a los tali­ba­nes y aho­ra al retorno de los seño­res de la gue­rra bajo el gobierno de Kar­zai. Duran­te todo este tiem­po, Joya ha tra­ba­ja­do con­cien­zu­da­men­te por los dere­chos huma­nos, espe­cial­men­te por los de las muje­res; ha sido ele­gi­da al par­la­men­to y pos­te­rior­men­te expul­sa­da por seguir denun­cian­do las atro­ci­da­des de los seño­res de la gue­rra. Actual­men­te vive bajo gran pro­tec­ción, pero pro­si­gue el com­ba­te, de pala­bra y de hecho. Median­te accio­nes así, repe­ti­das en todas par­tes lo mejor que poda­mos, las expec­ta­ti­vas de paz se acer­can len­ta­men­te a las esperanzas.

Noam Chomsky, el inte­lec­tual vivo más cita­do y figu­ra emble­má­ti­ca de la resis­ten­cia anti­im­pe­ria­lis­ta mun­dial, es pro­fe­sor emé­ri­to de lin­güís­ti­ca en el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chus­sets en Cam­brid­ge y autor del libro Impe­rial Ambi­tions: Con­ver­sa­tions on the Post‑9/​11 World.


Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Daniel Escribano

Fuen­te: http://​www​.inthe​se​ti​mes​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​5​1​3​4​/​w​a​r​_​p​e​a​c​e​_​a​n​d​_​o​b​a​m​a​s​_​n​o​b​el/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *