Impli­ca­ción y uto­pía en Alfon­so Sas­tre por Vicen­te Romano

AULA ALFONSO SASTRE 1ª Sesión

Los deno­mi­na­dos medios de comu­ni­ca­ción de masas defien­den, como se sabe, los intere­ses de sus pro­pie­ta­rios. Estos medios, jun­to con la escue­la y todo lo que com­pren­de la supra­es­truc­tu­ra de una for­ma­ción social pro­pa­gan e incul­can los valo­res de su domi­na­ción. Y, como es fácil de enten­der, silen­cian y com­ba­ten todo lo que se opon­ga a sus intere­ses. Por eso no es de extra­ñar que silen­cien y has­ta cri­mi­na­li­cen la per­so­na y la obra de Alfon­so Sas­tre, el inte­lec­tual más pre­cla­ro y hones­to de nues­tra cul­tu­ra. Se tra­ta de uno de los dra­ma­tur­gos más impor­tan­tes del siglo XX, cono­ci­do, tra­du­ci­do y repre­sen­ta­do en nume­ro­sos paí­ses y len­guas.

Alfon­so Sas­tre, “el mal­di­to”, según Andrés Sorel, nació en Madrid en 1926 y a par­tir de 1977 resi­de en Hon­da­rri­bia (Gui­púz­coa). Des­de sus años de estu­dian­te de filo­so­fía en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid estu­vo siem­pre impli­ca­do en la lucha con­tra el fas­cis­mo y el impe­ria­lis­mo. Impli­ca­ción que ha man­te­ni­do a lo lar­go de toda su vida. Toda su labor crea­ti­va se ha cen­tra­do en esta lucha por el cam­bio de este mun­do a otro mejor. Su crea­ción lite­ra­ria es tan pro­li­ja que ape­nas pue­de esbo­zar­se aquí. A. Sas­tre no sólo es un extra­or­di­na­rio dra­ma­tur­go, sino tam­bién un exce­len­te ensa­yis­ta, poe­ta, narra­dor, teó­ri­co. Tal vez sea este hecho de des­ta­car en varias dis­ci­pli­nas y artes a la vez una de las razo­nes de su silen­cia­mien­to, mar­gi­na­ción y cri­mi­na­li­za­ción. Se tra­ta de un ras­go típi­co de nues­tra tra­di­ción cul­tu­ral y aca­dé­mi­ca. Ha sido y es un revo­lu­cio­na­rio entre­ga­do al com­ba­te con­tra la orga­ni­za­ción social exis­ten­te, la estul­ti­cia cul­tu­ral, la repre­sión físi­ca y espi­ri­tual, y por la liber­tad indi­vi­dual de los seres huma­nos y la liber­tad colec­ti­va de los pue­blos gran­des y peque­ños. De ahí que, para­fra­sean­do a B. Brecht, se le per­si­ga por bue­nas razo­nes. Sus encar­ce­la­mien­tos físi­cos y espi­ri­tua­les se ini­cia­ron en 1956 y se man­tie­nen has­ta hoy día. Cal­va­rio que reco­rrió tam­bién su espo­sa, Eva Forest. Has­ta sus poten­cia­les ami­gos e inte­lec­tua­les supues­ta­men­te afi­nes lo aban­do­nan y se man­tie­nen ale­ja­dos de la posi­ble con­ta­mi­na­ción de sus ideas socia­lis­tas, inclui­do el PCE, par­ti­do en el que mili­tó, y del que ambos fue­ron expul­sa­dos.

Pero Alfon­so y Eva nun­ca aban­do­na­ron la uto­pía que con­vir­tió sus vidas en una dolo­ro­sa aven­tu­ra de com­pro­mi­so por el que paga­ron un alto pre­cio.

Alfon­so Sas­tre se auto­de­fi­ne como “comu­nis­ta errá­ti­co”, inte­lec­tual mal­pen­san­te y escri­tor impli­ca­do (no com­pro­me­ti­do) en un pro­yec­to utó­pi­co.

Al con­si­de­rar su situa­ción con los inte­lec­tua­les, algo que Car­lo Fra­bet­ti ana­li­za­rá con más deta­lle y sabi­du­ría que yo en su pró­xi­ma inter­ven­ción, Sas­tre nos dice que, antes, la pobla­ción “bien­pen­san­te” era de “dere­chas” y hoy es “la gen­te de izquier­das”. Para sí mis­mo rei­vin­di­ca una posi­ción no bien­pen­san­te. Y ésa es la pos­tu­ra que le pro­po­ne a la izquier­da desea­ble y seria­men­te radi­cal, por para­dó­ji­co que resul­te. Mi modo de “pen­sar bien”, dice, es “pen­sar mal”. Por lo que “per­te­nez­co a la izquier­da mal­pen­san­te”.

Tal vez el dis­cu­ti­ble con­cep­to de “ton­to útil” sea amplia­ble a otras cate­go­rías y haya que hablar tam­bién de “cobar­des úti­les”. Para Sas­tre, quie­nes quie­ren nadar y guar­dar la ropa mere­cen más des­pre­cio que indul­gen­cia. Esa pobla­ción “bien­pen­san­te”, esa “gen­te de izquier­das”, los “pro­gres”, como sue­len lla­mar­se, par­ti­ci­pa acti­va­men­te en la mar­gi­na­ción y aco­so de todo pen­sa­mien­to crí­ti­co que se opon­ga al sis­te­ma social vigen­te. Se tra­ta de los que a mí me gus­ta lla­mar los “ex” y los “trans”.

En esta tarea inno­ble e inhu­ma­na cola­bo­ran con des­me­di­do entu­sias­mo y vora­ci­dad una cater­va de «pro­fe­sio­na­les» de últi­ma hora, papa­na­tas del últi­mo meca­nis­mo tec­no­ló­gi­co yan­qui, exper­tos del «tre­pe». Una tur­ba­mul­ta de arri­bis­tas se ha enca­ra­ma­do a los pues­tos y has­ta las cáte­dras, sobre la base de rene­gar de su pasa­do, inclu­so de sus pro­pios pro­ge­ni­to­res. Tras subir­se a la che­pa de siglas otro­ra glo­rio­sas como las del PCE, y pasar­se lue­go a las del PSOE, o aco­ger­se a éstas por pri­me­ra vez, aban­do­na­ron rápi­da­men­te sus idea­les «revo­lu­cio­na­rios» o pro­gre­sis­tas, si es que algu­na vez los tuvie­ron. Estas ban­da­das de «ex» (ex-falan­gis­tas, ex-comu­nis­tas, ex-ORT, ex-curas, etc.) y de «trans» (tráns­fu­gas, trans­ver­sa­les, trans­na­cio­na­les ‑por lo de su afán al trans­por­te de los via­jes y sus dietas‑, etc.) una vez aga­rra­dos a las mez­qui­nas par­ce­li­tas del poder, no pare­cen ver otro modo de man­te­ner­las si no es repri­mien­do, a veces con saña, cual­quier atis­bo de pen­sa­mien­to crí­ti­co a cos­ta de lo que sea. Su ori­gen peque­ño­bur­gués y su expe­rien­cia inso­li­da­ria pue­den expli­car, tal vez, estos com­por­ta­mien­tos, algu­nos de los cua­les son bien cono­ci­dos de la opi­nión públi­ca.

En el cora­zón sin san­gre de estos prag­má­ti­cos moder­nos y post­mo­der­nos no caben sen­ti­mien­tos ni valo­res huma­nis­tas, como la soli­da­ri­dad, la amis­tad o la emu­la­ción. Sus por­ta­vo­ces ideo­ló­gi­cos y «aca­dé­mi­cos» se escu­dan en la defen­sa de las tec­no­lo­gías y la ren­ta­bi­li­dad finan­cie­ra inme­dia­ta fren­te a la ren­ta­bi­li­dad social. Como la memo­ria his­tó­ri­ca estor­ba sus intere­ses y la como­di­dad en que se han ins­ta­la­do, olvi­dan cons­cien­te o incons­cien­te­men­te la nece­si­dad del cam­bio social.

Para Sas­tre, la pos­tu­ra que hay que man­te­ner fren­te a la nece­si­dad del cam­bio social es sim­ple­men­te luchar polí­ti­ca­men­te. Fren­te a la intere­sa­da ima­gen vio­len­ta que trans­mi­ten los medios, Sas­tre es uno de los auto­res más decla­ra­da­men­te paci­fis­ta y anti­mi­li­ta­ris­ta. Sus Reve­la­cio­nes ines­pe­ra­das de Moi­sés, por ejem­plo, es un ale­ga­to con­tra todo tipo de vio­len­cia y con­tra toda cla­se de gue­rra, aun­que siem­pre dis­tin­guien­do. Para él, ni siquie­ra lo más sagra­do jus­ti­fi­ca una gue­rra. He aquí un peque­ño poe­ma con que res­pon­de al silen­cia­mien­to a que está some­ti­do

HAN BORRADO MI NOMBRE

Han borra­do mi nom­bre De todas las lis­tas exis­ten­tes. En el Regis­tro Civil debe de haber Algo como una som­bra leve. Pero a pesar de todo exis­to y ando Y cons­to por la fuer­za De mi sen­ci­llo nom­bre Ins­cri­to en todas, todas, todas las lis­tas negras. (Madrid, 13 de abril de 1971) II Yo, con­fie­sa Alfon­so Sas­tre, Tra­to de dar un paso, bien que modes­to, en la vía de la revo­lu­ción cul­tu­ral que es un fren­te más en el mar­co revo­lu­cio­na­rio de la lucha glo­bal.

Y los zapa­tos que se cal­za para su anda­du­ra son los ela­bo­ra­dos por los clá­si­cos del mar­xis­mo. Este pare­ce ser su deli­to, la cau­sa de su mar­gi­na­ción. En con­se­cuen­cia con el méto­do esta­ble­ci­do por Marx y Engels para ana­li­zar las rela­cio­nes entre arte y lite­ra­tu­ra, moral y polí­ti­ca, filo­so­fía y cien­cia, mar­ca así su pro­pia actua­ción:

1. Pro­ce­der de los acon­te­ci­mien­tos: de la pra­xis y de la inves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca. 2.. Acce­der al mun­do de las estruc­tu­ras. Regre­sar con el cono­ci­mien­to así obte­ni­do a la pra­xis his­tó­ri­ca.

Por eso recha­za el huma­nis­mo abs­trac­to, por­que tie­ne un efec­to para­li­za­dor que “tien­de un velo a la reali­dad radi­cal que es, hoy por hoy, la lucha de cla­ses. En cuan­to al lla­ma­do “huma­nis­mo socia­lis­ta” con­tie­ne en sí los gér­me­nes de la diso­lu­ción de la mili­tan­cia.

No se tra­ta de con­se­guir mayor resis­ten­cia a las agre­sio­nes del medio sino de modi­fi­car ese medio, de actuar sobre él y cam­biar­lo, afir­ma.

En este sen­ti­do para­fra­sea la cono­ci­da tesis XI de Karl Marx sobre Feuer­bach, que reza así: “Los filó­so­fos no han hecho más que inter­pre­tar de diver­sos modos el mun­do, pero de lo que se tra­ta es de trans­for­mar­lo.”

Por eso, nos dice Alfon­so Sas­tre, el arte es una de las for­mas de incor­po­rar la ima­gi­na­ción a la lucha revo­lu­cio­na­ria. Para él, la belle­za no es otra cosa que una expre­sión de la jus­ti­cia y la liber­tad.

Fren­te al “inte­lec­tual com­pro­me­ti­do” Sas­tre pro­pug­na el “inte­lec­tual impli­ca­do”. Y la cla­ve de la impli­ca­ción es la liber­tad. El escri­tor y el artis­ta se impli­ca en los pro­ce­sos que impug­nen los órde­nes de la domi­na­ción, de la nega­ción o cons­tric­ción de la liber­tad, tan­to indi­vi­dual como colec­ti­va.

Escri­bir supo­ne inde­pen­den­cia y liber­tad, con­cep­tos reñi­dos con las leyes del mer­ca­do, como tes­ti­mo­nia Andres Sorel. De ahí que “hacer lite­ra­tu­ra no es bas­tan­te”, pro­cla­ma Sas­tre . Es menes­ter la rebe­lión con­tra el poder polí­ti­co y con­tra el poder del mer­ca­do. Y tam­bién con­tra los terri­bles erro­res de la izquier­da, que no supo crear un mar­co cul­tu­ral que con­du­je­se al hom­bre nue­vo, a incul­car los valo­res y la con­cien­cia socia­lis­tas. De ahí que “qui­zás haya lle­ga­do el momen­to de apar­car defi­ni­ti­va­men­te el fan­tas­ma de Sta­lin y dedi­car­nos deci­di­da­men­te al futu­ro: a las nue­vas tareas que nos pro­po­ne la nece­si­dad de cam­biar el mun­do. Un escri­tor es algo más que sus nari­ces, o no es nada.”

El escri­tor se tie­ne que defi­nir por su com­por­ta­mien­to social y polí­ti­co. La lite­ra­tu­ra es un arma de com­ba­te para trans­for­mar el mun­do y la socie­dad. Todo escri­to com­ba­ti­vo tie­ne que ser esté­ti­ca­men­te váli­do para poder ser con­si­de­ra­do y valo­ra­do como obra lite­ra­ria. Brecht pedía ya el len­gua­je más bello para la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

El acto lite­ra­rio es váli­do cuan­do es social, cuan­do irrum­pe en el mun­do de la reali­dad social e his­tó­ri­ca, para trans­for­mar­la. De nue­vo la tesis de Marx.

Pre­gun­ta­do en una entre­vis­ta si se arre­pen­tía de su com­pro­mi­so, he aquí lo que res­pon­dió:

- No, yo no me arre­pien­to de mi impli­ca­ción en la vida social y polí­ti­ca duran­te la dic­ta­du­ra y des­pués, has­ta hoy. Por el con­tra­rio, sufri­ría una ver­güen­za inso­por­ta­ble de no haber­lo hecho y de no seguir hacién­do­lo a mi modo y mane­ra. III El pro­yec­to utó­pi­co en el que se ha impli­ca­do Alfon­so Sas­tre es el de crear una socie­dad socia­lis­ta, lo que él lla­ma la uto­pía “impo­si­bi­lis­ta”. Pero impo­si­bi­lis­ta no quie­re decir que sea impo­si­ble, sino que nos la impo­si­bi­li­tan.

A la liber­tad, enten­di­da como capa­ci­dad para la auto­de­ter­mi­na­ción, no se pue­de lle­gar sin el cono­ci­mien­to, el aná­li­sis crí­ti­co y la supera­ción de las tra­bas que la impo­si­bi­li­tan, esto es, sin la supera­ción de la hete­ro­de­ter­mi­na­ción.

De ahí que la natu­ra­le­za del ser humano sea la crí­ti­ca. Su ges­to no es la reve­ren­cia, sino la dis­cu­sión.

Según esto, lo “rea­lis­ta” es enar­bo­lar la polí­ti­ca de la ver­dad y afir­mar la inde­pen­den­cia, la no subor­di­na­ción – ni polí­ti­ca ni cul­tu­ral – con res­pec­to a las polí­ti­cas del orden, a fin de sub­ver­tir el orden de la domi­na­ción y supe­rar­lo.

Si el posi­bi­lis­mo podría resul­tar una mane­ra de prac­ti­car la rebe­lión, como con­si­de­ran los inte­lec­tua­les bien­pen­san­tes, la acti­tud “impo­si­bi­lis­ta” ante las for­mas impues­tas por lo exis­ten­te es la mane­ra más efi­caz de impli­car­se con éxi­to en un pro­yec­to de cam­bio colec­ti­vo.

Para Sas­tre, la con­di­ción de la liber­tad de uno es la liber­tad de los demás. La liber­tad indi­vi­dual es la cla­ve de la impli­ca­ción: para ser libre un escri­tor nece­si­ta de lec­to­res libres, a fin de ensan­char la pro­pia liber­tad en la medi­da de la liber­tad de los otros.

Por ello la polí­ti­ca de Sas­tre es con­di­cio­nal. Se impli­ca has­ta la muer­te en los pro­ce­sos que resul­tan de impug­na­cio­nes con­tra los órde­nes de la domi­na­ción.

En el plano del dis­cur­so, la bús­que­da de la ver­dad depen­de del uso lin­güís­ti­co con­di­cio­nal, de la refle­xión y cog­nos­ci­bi­li­dad del suje­to y pre­di­ca­do. De eso se nutre el dis­cur­so crí­ti­co y la cla­ri­dad entre pre­gun­ta y res­pues­ta. La cla­ri­dad del len­gua­je hace que el pen­sa­mien­to esté más abier­to a la valo­ra­ción rela­ti­vi­za­do­ra. Esto no es bueno para los pode­ro­sos. Así que hay que eli­mi­nar las fra­ses en con­di­cio­nal, supri­mir el sub­jun­ti­vo, el pre­di­ca­do se escu­rre en una subs­tan­ti­va­ción y apa­re­ce en lugar del suje­to. No debe ave­ri­guar­se quién actúa. Los suje­tos res­pon­sa­bles des­apa­re­cen en las ins­ti­tu­cio­nes que repre­sen­tan. No se admi­ten con­tra­dic­cio­nes ni mati­ces. La defi­ni­ción cerra­da de los con­cep­tos (liber­tad, terro­ris­mo, gue­rra, etc) per­vier­te de tal modo el dis­cur­so que en nom­bre de la liber­tad de expre­sión se cie­rran y bom­bar­dean perió­di­cos y emi­so­ras de radio y tele­vi­sión. Esta per­ver­sión del len­gua­je pue­de lle­var a que las gue­rras se cali­fi­quen de huma­ni­ta­rias, a que las bom­bas sean inte­li­gen­tes, los bom­bar­deos resul­ten qui­rúr­gi­cos y las víc­ti­mas se con­vier­tan en “daños cola­te­ra­les”. La uto­pía es la opción impo­si­bi­li­ta­da, afir­ma Sas­tre. Para él, como para Marx, la liber­tad no se cons­tru­ye a par­tir de una ”tác­ti­ca de lo posi­ble”.

Lenin lo sabía: la úni­ca mane­ra de hacer avan­zar las con­quis­tas de la revo­lu­ción de febre­ro de 1917 era mar­char hacia la revo­lu­ción socia­lis­ta, lo que era con­si­de­ra­do en aque­llos días como hori­zon­te utó­pi­co por anto­no­ma­sia.

Al rei­vin­di­car a un tiem­po el con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio de los idea­les comu­nis­tas y liber­ta­rios , esto es, anti­ca­pi­ta­lis­tas, Sas­tre es acu­sa­do de lo mis­mo que con­no­ta­ba el con­cep­to de “izquier­dis­mo” en la épo­ca de Lenin. No sólo se le acu­sa de utó­pi­co, sino de aman­te román­ti­co y san­grien­to de la sub­ver­sión Pero estos días, cuan­do con tan­to boa­to, fas­tuo­si­dad e hipo­cre­sía se cele­bra el vigé­si­mo ani­ver­sa­rio de la aper­tu­ra del muro de Ber­lín y el colap­so del socia­lis­mo de cuar­tel en Euro­pa Orien­tal y la URSS, rena­ce de nue­vo la uto­pía comu­nis­ta. Su razón de ser está, como en Octu­bre de 1917, está en el fra­ca­so del capi­ta­lis­mo para dar solu­ción y supe­rar las difi­cul­ta­des que con­duz­can al bien­es­tar de la huma­ni­dad. Cada vez son más las voces que, como la de Alfon­so Sas­tre, están con­ven­ci­das de que otro mun­do es posi­ble y cla­man por la crea­ción de un orden socia­lis­ta.

Sí, nos dice Alfon­so Sas­tre, “la ver­dad es que la casa del ‘socia­lis­mo real’ esta­ba tan mal cons­trui­da que no valía la pena poner más espe­ran­zas en esa edi­fi­ca­ción.” Mas, fren­te a quie­nes pro­cla­man la impo­si­bi­li­dad de la uto­pía comu­nis­ta y el fin de las uto­pías con el colap­so de la URSS y del “socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te”, Alfon­so Sas­tre advier­te de que hay que andar­se con cui­da­do en esto de las uto­pías socia­les, pues una uto­pía pue­de con­ver­tir­se fácil­men­te en dis­to­pía, en un horror como el de la uto­pía nazi del III Reich. “Es pre­ci­so par­tir”, nos dice, “de que la uto­pía es una noción rei­vin­di­ca­ble sólo si la recu­pe­ra­mos tan­to del cam­po de lo dis­tó­pi­co, aho­ra recor­da­do, como de los terri­to­rios de la mera fan­ta­sía que rele­gan la uto­pía a ‘lo impo­si­ble’, a lo meta­fí­si­ca­men­te impo­si­ble. Uto­pía es para noso­tros -¿o no?- lo que no hay toda­vía, y sería desea­ble que lo hubie­ra, y es posi­ble que lle­gue a haber­lo por medio de una prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de la ima­gi­na­ción dia­léc­ti­ca, y a pesar de las ideo­lo­gías reac­cio­na­rias.” Para Sas­tre, “el comu­nis­mo no es sino una car­ga enor­me de libe­ra­ción”.

Ante los repro­ches de homo­ge­nei­za­ción pro­pug­na­da e impues­ta por los pocos gran­des y pode­ro­sos, eso que se lla­ma glo­ba­li­za­ción, Sas­tre defien­de apa­sio­na­da­men­te la legi­ti­mi­dad de los muchos peque­ños a auto­go­ber­nar­se, esto es, el dere­cho a la vida y a la rique­za espi­ri­tual. La socie­dad sin cla­ses comu­nis­ta no esta­rá exen­ta de con­tra­dic­cio­nes, sino que pro­du­ci­rá “una flo­ra­ción de dife­ren­cias nue­vas y supe­rio­res en el orden cul­tu­ral”, eso que Mao resu­mía en su metá­fo­ra del jar­dín con cien­tos de flo­res. Por eso, para Sas­tre, la tarea del ser humano es la de Eurí­pi­des: com­pren­der, dis­cer­nir, ana­li­zar los “orí­ge­nes de los sufri­mien­tos huma­nos”. Dis­tin­guir es visi­bi­li­zar, reve­lar lo escon­di­do, enfren­tar­se al silen­cio impues­to por los usos de las pala­bras. Dis­cer­nir es recu­pe­rar la rela­ción entre liber­tad y len­gua­je, afir­mar la des­nu­dez del rey, devol­ver la “pure­za a las pala­bras de la tri­bu”.

Pen­sar es dis­tin­guir. Sas­tre se apun­ta al com­ba­te por la dis­tin­ción. Así, si se dis­tin­gue bien, la patria pue­de deve­nir cár­cel, el patrio­tis­mo se pue­de medir por hec­tá­reas, la tole­ran­cia pue­de deve­nir bar­ba­rie, el huma­nis­mo pue­de deve­nir terror. La patria es opre­sión en el cho­vi­nis­mo, en el fas­cis­mo. La tole­ran­cia pue­de ser “una for­ma indi­rec­ta, enmas­ca­ra­da, de bar­ba­rie cuan­do tole­ra los actos bár­ba­ros del impe­ria­lis­mo o las tor­tu­ras de la poli­cía”.

El huma­nis­mo abs­trac­to pue­de ser cóm­pli­ce del terro­ris­mo de Esta­do al con­de­nar de for­ma acrí­ti­ca, por ejem­plo, las gue­rri­llas revo­lu­cio­na­rias. Lejos de morir, como pro­cla­man sus augu­res des­de hace varias déca­das, la uto­pía socia­lis­ta revi­ve con nue­vos bríos al otro lado del Atlán­ti­co, don­de siem­pre la ubi­ca­ron los uto­pis­tas euro­peos. Con el derrum­be de la Unión Sovié­ti­ca y del “socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te” de los paí­ses de Euro­pa Orien­tal, el sue­ño de otro mun­do más jus­to y libre emer­ge de nue­vo en Amé­ri­ca Lati­na, que cele­bra aho­ra el bicen­te­na­rio de sus inde­pen­den­cias del colo­nia­lis­mo euro­peo. Ahí están la super­vi­cen­cia de Cuba en medio del aco­so y blo­queo usame­ri­cano, los esfuer­zos revo­lu­cio­na­rios de Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor por demos­trar que el ideal de una socie­dad socia­lis­ta es rea­li­za­ble. Sí, otro mun­do es posi­ble recla­man cada vez más per­so­nas a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta tie­rra. Y eso para ridícu­lo del euro­cen­tris­mo. Pues esta uto­pía está hoy pro­ta­go­ni­za­da por pue­blos y cul­tu­ras que Euro­pa siem­pre ha menos­pre­cia­do y, cla­ro está, explo­ta­do.

Se tra­ta de lo que empie­za a deno­mi­nar­se el “socia­lis­mo del siglo XXI”, una cria­tu­ra recién naci­da, toda­vía sin desa­rro­llar. Pero ya empie­za a dar sus pri­me­ros pasos. Un socia­lis­mo que, tras apren­der de los erro­res de la Revo­lu­ción de Octu­bre, se enri­que­ce con las cul­tu­ras y expe­rien­cias de todo un con­ti­nen­te.

Sí, la uto­pía socia­lis­ta cabal­ga de nue­vo por las lla­nu­ras vene­zo­la­nas, el alti­plano boli­viano y la sel­va ecua­to­ria­na. Es la flo­ra­ción nue­va de que habla Alfon­so Sas­tre. Amé­ri­ca Lati­na se ha con­ver­ti­do en un lugar para la uto­pía. Como reza el lema de la Escue­la de Cine y Tele­vi­sión San Anto­nio de los Baños (Cuba):

Para que la uto­pía, que por defi­ni­ción no está en nin­gu­na par­te, esté en algu­na par­te.

Ter­mino. Según Sas­tre, los inte­lec­tua­les son los pro­fe­sio­na­les de la opi­nión (y actúan como crea­do­res de opi­nión), de la crí­ti­ca (y son crí­ti­cos socia­les) y de la explo­ra­ción de la reali­dad por medio de la inte­li­gen­cia y de la expe­rien­cia orga­ni­za­da (y son filó­so­fos y cien­tí­fi­cos). Por ende, afir­ma Sas­tre, el arte tie­ne que ser una repre­sen­ta­ción reve­la­do­ra de la reali­dad. Para Sas­tre, el revo­lu­cio­na­rio vive y mue­re en el goce de esa con­di­ción que es siem­pre plu­ri­di­men­sio­nal: la nece­si­dad “izquier­dis­ta” de ampliar el con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio de la revo­lu­ción. De ahí que la fun­ción del arte, como pro­cla­ma­se ya Chris­topher Caud­well en su aná­li­sis de la Ago­nía de la cul­tu­ra bur­gue­sa, estri­ba en la amplia­ción de la con­cien­cia, del cono­ci­mien­to del entorno humano, la socie­dad. Por­que, como dice Fau­tino Cor­dón, nues­tro gran cien­tí­fi­co silen­cia­do y mar­gi­na­do, al igual que Alfon­so Sas­tre: La úni­ca mane­ra de ser feliz es enten­der la reali­dad para domi­nar­la.

Gra­cias por la aten­ción.

Madrid, 12 noviem­bre 2009.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *