Decla­ra­cion de volun­tad de la Izquier­da Aber­tza­le

Des­cu­bier­ta la juga­da: cami­nan hacia una paz-tram­pa

Tras la últi­ma nego­cia­ción, la izquier­da aber­tza­le ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el terreno en el que el Esta­do espa­ñol es más débil es en el de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca des­ar­ma­da. Y entien­de que aho­ra se dan las con­di­cio­nes para ganar a tra­vés de la con­for­ma­ción de mayo­rías socia­les.

Iña­ki IRIONDO

Mien­tras el Esta­do espa­ñol sigue per­tre­chán­do­se de nue­vos artícu­los del Códi­go Penal con la pre­vi­sión de alar­gar la gue­rra otros muchos años, como hizo el vier­nes el Con­se­jo de Minis­tros, la izquier­da aber­tza­le se pre­pa­ra para ir dan­do pasos uni­la­te­ra­les hacia la paz.
Pese a la niti­dez del docu­men­to hecho públi­co ayer en Altsa­su, no fal­ta­rán quie­nes cali­fi­quen el com­pro­mi­so como «insu­fi­cien­te» y «poco nove­do­so», o «pura pala­bre­ría» y «manio­bra deses­pe­ra­da»; tam­bién pue­de haber quien decla­re que «no que­re­mos una sola pala­bra con ETA ni con nada que se mue­va en su entorno»; o quien man­ten­ga que «ofre­ce diá­lo­go con una rama de oli­vo en una mano y la otra en el bol­si­llo, sin que nadie sepa lo que escon­de». Esas son algu­nas de las reac­cio­nes que se pro­du­je­ron hace cin­co años, cuan­do Arnal­do Ote­gi hizo la decla­ra­ción de Anoe­ta ante un veló­dro­mo a rebo­sar con miles de ile­ga­li­za­dos e ile­ga­li­za­das. Una decla­ra­ción que, pasa­das las res­pues­tas a bote pron­to, la mayo­ría del arco polí­ti­co enten­dió como fun­da­men­tal y ori­gen del pro­ce­so nego­cia­dor 2005 – 2007.
Por lo tan­to, antes de que Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba o su maes­tro Jai­me Mayor Ore­ja digan nada, acla­re­mos que tam­bién des­de estas pági­nas hemos des­cu­bier­to la juga­da que la izquier­da aber­tza­le escon­de con este «pri­mer paso para el pro­ce­so demo­crá­ti­co»: cami­nan hacia una paz-tram­pa.
Si alguien opi­na que paz y tram­pa son tér­mi­nos casi anta­gó­ni­cos o se pre­gun­ta qué pue­de haber de tram­po­so en la paz, que hable con Bal­ta­sar Gar­zón, que con­si­de­ra delic­ti­vo «el con­se­guir tre­guas encu­bier­tas» y por eso man­tie­ne encar­ce­la­do a Arnal­do Ote­gi. Habrá quien diga que «encu­bier­ta o explí­ci­ta, mejor una tre­gua que el fra­gor de la bata­lla». Pues sepa quien así pien­se que la Audien­cia Nacio­nal y el Gobierno espa­ñol no son de su mis­mo pare­cer. Y la izquier­da aber­tza­le se ha dado cuen­ta de ello.
Tras el últi­mo pro­ce­so nego­cia­dor y las con­ver­sa­cio­nes de Loio­la en noviem­bre de 2006 y las de Gine­bra en mayo de 2007, la izquier­da aber­tza­le –hecha tam­bién la nece­sa­ria auto­crí­ti­ca sobre su actua­ción en aquel momen­to– ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que el terreno en el que el Esta­do espa­ñol es más débil es el de la con­fron­ta­ción polí­ti­ca des­ar­ma­da. En el deba­te polí­ti­co ante obser­va­do­res inter­na­cio­na­les de sol­ven­cia demo­crá­ti­ca, se que­da sin argu­men­tos y pier­de.
Lo anun­ció Arnal­do Ote­gi en una entre­vis­ta en GARA hace aho­ra un año y lo desa­rro­lló más en el foro orga­ni­za­do en el Kur­saal el 17 de enero de 2009: «Hay que con­fron­tar con el Esta­do en su pun­to débil, el terreno polí­ti­co». Así que, como expli­có Rufi Etxe­be­rria hace ape­nas quin­ce días, la izquier­da aber­tza­le anda bus­can­do «una con­fron­ta­ción entre unio­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas que se desa­rro­lle úni­ca y exclu- siva­men­te por vías demo­crá­ti­cas».
¿Por qué? ¿Se han arre­pen­ti­do? ¿Han vis­to la luz? No da la impre­sión. Más bien pare­ce que la izquier­da aber­tza­le entien­de que des­pués de años de lucha aho­ra se dan las con­di­cio­nes, que no se daban en el pasa­do, para ganar el reco­no­ci­mien­to nacio­nal de Eus­kal Herria y del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción a tra­vés de la arti­cu­la­ción de mayo­rías polí­ti­cas y socia­les. Ya lo escri­bió ETA en su V Asam­blea: «Cada avan­ce o retro­ce­so del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en su con­jun­to exi­ge unas for­mas orga­ni­za­ti­vas y de lucha espe­cí­fi­cas». (Nota para la Audien­cia Nacio­nal: esta cita está indul­ta­da por la Ley de Amnis­tía de 1977 y su léxi­co se cir­cuns­cri­be a la ter­mi­no­lo­gía del momen­to).
Si Karl von Clau­se­witz escri­bió que «la gue­rra es la con­ti­nua­ción de la polí­ti­ca por otros medios», la izquier­da aber­tza­le ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que «un pro­ce­so pací­fi­co pue­de ser la con­ti­nua­ción de la lucha de 50 años por medios más efi­ca­ces». La paz (aun­que sea par­cial, ofre­ci­da por una sola de las par­tes) como tram­pa para el Esta­do y ganar­le demo­crá­ti­ca­men­te. ¿Que siguen sin enten­der cómo la paz pue­de ser una tram­pa? Pre­gún­ten­le a Pérez Rubal­ca­ba, que está des­ple­gan­do todo su ardor gue­rre­ro para evi­tar­la y ano­che dijo des­de Cádiz que este tex­to es «más de lo mis­mo».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *