Ezker Aber­tza­lea:» Un pri­mer paso para el pro­ce­so demo­crá­ti­co: prin­ci­pios y volun­tad de la I.A.»

En el 5º ani­ver­sa­rio de la decla­ra­ción «Aho­ra el Pue­blo, Aho­ra la Paz» (Decla­ra­ción de Anoe­ta), y en Altsa­su, el pue­blo que en 1978 vio nacer Herri Bata­su­na, la izquier­da aber­tza­le ha pre­sen­ta­do el docu­men­to «UN PRIMER PASO PARA EL PROCESO DEMOCRÁTICO: PRINCIPIOS Y VOLUNTAD DE LA IZQUIERDA ABERTZALE», docu­men­to que reco­ge las bases de la apues­ta­po­lí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le. Dece­nas de mili­tan­tes refe­ren­cia­les de la izquier­da aber­tza­le han par­ti­ci­pa­do en la rue­da de pren­sa en la que se ha pre­sen­ta­do el docu­men­to.

Este docu­men­to reco­ge la refle­xio­nes que la izquier­da aber­tza­le rea­li­za acer­ca de la situa­ción polí­ti­ca y del pro­ce­so de libe­ra­ción de Eus­kal Herria – País Vas­co. Del mis­mo modo, en el docu­men­to que os adjun­ta­mos se pre­sen­ta y defi­ne el Pro­ce­so Demo­crá­ti­co como herra­mien­ta prin­ci­pal para la reso­lu­ción del con­flic­to y se reco­gen las bases y prin­ci­pios de dicho Pro­ce­so Demo­crá­ti­co.

UN PRIMER PASO PARA EL PROCESO DEMOCRÁTICO: PRINCIPIOS Y VOLUNTAD DE LA IZQUIERDA ABERTZALE

Somos inde­pen­den­tis­tas, hom­bres y muje­res de diver­sas gene­ra­cio­nes que hemos tra­ba­ja­do y tra­ba­ja­mos por cons­truir y desa­rro­llar un pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal y social. Nues­tro obje­ti­vo es la cons­ti­tu­ción de un Esta­do pro­pio, al con­si­de­rar que es la úni­ca for­ma de garan­ti­zar total­men­te la super­vi­ven­cia y el desa­rro­llo pleno del Pue­blo Vas­co, en armo­nía y soli­da­ri­dad con el res­to de pue­blos de Euro­pa y del mun­do. Es nues­tro legí­ti­mo pro­yec­to polí­ti­co, que pre­ten­de­mos alcan­zar gra­cias a la adhe­sión mayo­ri­ta­ria de la socie­dad vas­ca.

El actual orde­na­mien­to jurí­di­co-polí­ti­co, que divi­de nues­tro terri­to­rio y limi­ta los dere­chos de sus ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, se ha con­fir­ma­do como un esce­na­rio que per­pe­túa el con­flic­to polí­ti­co y arma­do. No per­mi­te que la ciu­da­da­nía vas­ca pue­da deci­dir sin cor­ta­pi­sas su pro­pio futu­ro.

En ese con­tex­to, se ha pro­lon­ga­do mucho más allá de lo que nadie debie­ra desear la situa­ción de vio­len­cia y enfren­ta­mien­to arma­do, con los cos­tes huma­nos y polí­ti­cos que todos y todas cono­ce­mos. Es nues­tra prio­ri­dad supe­rar este esce­na­rio.

Estas últi­mas tres déca­das de con­flic­to dejan sen­ta­da otra con­clu­sión: somos un movi­mien­to polí­ti­co al que el tiem­po ha dado la razón. Así lo demues­tran, des­de aque­lla ini­cial exi­gen­cia de rup­tu­ra demo­crá­ti­ca res­pec­to al régi­men fran­quis­ta, el «no» del Pue­blo Vas­co a la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, a la OTAN o a la cen­tral nuclear de Lemoiz. Así lo demues­tra nues­tro esfuer­zo para evi­tar que la tram­pa del esta­tu­tis­mo se con­so­li­da­ra. Así lo demues­tra nues­tra fron­tal opo­si­ción al capi­ta­lis­mo sal­va­je.

No ha sido sólo en el terreno de la opo­si­ción y la pro­tes­ta don­de los y las inde­pen­den­tis­tas hemos gana­do bata­llas polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas. Las pro­pues­tas de solu­ción y futu­ro rea­li­za­das por la izquier­da aber­tza­le han pren­di­do en amplias capas de la socie­dad, en oca­sio­nes de for­ma mayo­ri­ta­ria. Las ini­cia­ti­vas para una solu­ción nego­cia­da, los dise­ños para alcan­zar un mar­co demo­crá­ti­co o las diná­mi­cas de cons­truc­ción nacio­nal, han posi­bi­li­ta­do indu­da­bles avan­ces en el pro­ce­so polí­ti­co vas­co.

Estos últi­mos años se ha avan­za­do en cier­tas cues­tio­nes que han hecho no sólo desea­ble sino tam­bién posi­ble mate­ria­li­zar posi­ti­va­men­te para toda la ciu­da­da­nía un cam­bio de ciclo; en el deba­te polí­ti­co abier­to en la últi­ma déca­da –que ha situa­do per­fec­ta­men­te los nudos a des­atar para encon­trar una solu­ción – ; en el tra­ba­jo y lucha incan­sa­bles de miles de per­so­nas y sec­to­res socia­les que han per­mi­ti­do lle­gar has­ta el umbral del desea­do cam­bio polí­ti­co real; así como en la nece­si­dad de dejar atrás las con­se­cuen­cias per­ni­cio­sas de este con­flic­to. Un cam­bio de ciclo que sus­ti­tu­ya el enfren­ta­mien­to arma­do, el blo­queo y la fal­ta de expec­ta­ti­va por el diá­lo­go, el acuer­do y una solu­ción jus­ta esta­ble y dura­de­ra para el país.

Con acier­tos y erro­res hemos traí­do el pro­ce­so de libe­ra­ción a la fase del cam­bio polí­ti­co. Aho­ra se tra­ta de hacer ese cam­bio irre­ver­si­ble. Mate­ria­li­zar el cam­bio exi­ge tam­bién cam­bios en noso­tros y noso­tras mis­mas. Era nece­sa­ria una pro­fun­da refle­xión y auto­crí­ti­ca, y la esta­mos hacien­do.

La izquier­da aber­tza­le tie­ne bien pre­sen­te que no se tra­ta de cono­cer o espe­rar a lo que el res­to de agen­tes están dis­pues­tos a hacer, sino aque­llo que noso­tros y noso­tras debe­mos y tene­mos que hacer. La nue­va fase nece­si­ta de nue­vas estra­te­gias, de nue­vas polí­ti­cas de alian­zas y de nue­vos ins­tru­men­tos.

Par­tien­do de que los obje­ti­vos a alcan­zar en la nue­va fase son el reco­no­ci­mien­to nacio­nal de Eus­kal Herria y el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, para lle­gar al cam­bio se hace indis­pen­sa­ble una cre­cien­te acu­mu­la­ción de fuer­zas y lle­var la con­fron­ta­ción con los esta­dos al terreno don­de éste es más débil, que no es otro que el polí­ti­co. Por ello, la lucha de masas, ins­ti­tu­cio­nal e ideo­ló­gi­ca, el cam­bio en la rela­ción de fuer­zas y la bús­que­da de apo­yo en el con­cier­to inter­na­cio­nal debe­rán ser pila­res fun­da­men­ta­les de la nue­va estra­te­gia.

El ins­tru­men­to bási­co para la nue­va fase polí­ti­ca es el Pro­ce­so Demo­crá­ti­co y su pues­ta en mar­cha, una deci­sión uni­la­te­ral de la Izquier­da Aber­tza­le. Para su desa­rro­llo se bus­ca­rán acuer­dos bila­te­ra­les o mul­ti­la­te­ra­les; con los agen­tes polí­ti­cos vas­cos, con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y con los esta­dos para la supera­ción del con­flic­to. En defi­ni­ti­va, el Pro­ce­so Demo­crá­ti­co es la apues­ta estra­té­gi­ca de la izquier­da aber­tza­le para ganar el cam­bio polí­ti­co y social.

Todas estas con­si­de­ra­cio­nes están sien­do común­men­te com­par­ti­das en la
Izquier­da Aber­tza­le en el mar­co del deba­te que se está desa­rro­llan­do en su seno con res­pon­sa­bi­li­dad. Así mis­mo, a tra­vés de ese deba­te, se pre­ten­de afian­zar como pro­pios para toda su base mili­tan­te y social los siguien­tes prin­ci­pios, que desea­mos com­par­tir aho­ra con la ciu­da­da­nía vas­ca, agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les del país así como con la Comu­ni­dad Inter­na­cio­nal:

1. La volun­tad popu­lar expre­sa­da por vías pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas, se
cons­ti­tu­ye en la úni­ca refe­ren­cia del pro­ce­so demo­crá­ti­co de solu­ción, tan­to
para con­fiar en su pues­ta en mar­cha y su ópti­mo desa­rro­llo así como para
alcan­zar los acuer­dos que debe­rá refren­dar la pro­pia ciu­da­da­nía. La
Izquier­da aber­tza­le, como debie­ran hacer el res­to de agen­tes, se
com­pro­me­te solem­ne­men­te a res­pe­tar en cada fase del pro­ce­so las
deci­sio­nes que libre, pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te vayan adop­tan­do los
ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas.

2. El orde­na­mien­to jurí­di­co-polí­ti­co resul­tan­te en cada momen­to debe ser
con­se­cuen­cia de la volun­tad popu­lar y garan­te de dere­chos para el con­jun­to
de los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas. Los mar­cos lega­les vigen­tes en cada
momen­to, no pue­den ser obs­tácu­lo o freno a la volun­tad popu­lar libre y
demo­crá­ti­ca­men­te expre­sa­da, sino garan­tes de su ejer­ci­cio.

3. Los acuer­dos a alcan­zar en el desa­rro­llo del pro­ce­so demo­crá­ti­co debe­rán
res­pe­tar y regu­lar los dere­chos reco­no­ci­dos tan­to en la Decla­ra­ción
Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos como en el Pac­to Inter­na­cio­nal de
Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les y el Pac­to Inter­na­cio­nal de
Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos, así como demás nor­ma­ti­va inter­na­cio­nal
con­cer­nien­te a los Dere­chos Huma­nos, sean estos indi­vi­dua­les o colec­ti­vos,
entre ellos la Car­ta de Dere­chos de las Muje­res.

4. El diá­lo­go polí­ti­co inclu­si­vo y en igual­dad de con­di­cio­nes se cons­ti­tu­ye en la prin­ci­pal herra­mien­ta para alcan­zar acuer­dos entre las dife­ren­tes
sen­si­bi­li­da­des polí­ti­cas del país. La izquier­da aber­tza­le mues­tra su total
volun­tad de for­mar par­te de ese diá­lo­go.

5. En el mar­co del pro­ce­so demo­crá­ti­co, el diá­lo­go entre las fuer­zas polí­ti­cas debe tener como obje­ti­vo un Acuer­do Polí­ti­co reso­lu­to­rio, a refren­dar por la ciu­da­da­nía. El acuer­do resul­tan­te debe­rá garan­ti­zar que todos los pro­yec­tos polí­ti­cos pue­dan ser no sólo defen­di­dos en con­di­cio­nes de igual­dad de opor­tu­ni­da­des y ausen­cia de toda for­ma de coac­ción o inje­ren­cia, sino que ade­más pue­dan ser mate­ria­li­za­dos si ése es el deseo mayo­ri­ta­rio de la ciu­da­da­nía vas­ca expre­sa­do a tra­vés de los pro­ce­di­mien­tos lega­les habi­li­ta­dos.

6. El pro­ce­so demo­crá­ti­co tie­ne que desa­rro­llar­se en ausen­cia total de
vio­len­cia y sin inje­ren­cias, median­te la uti­li­za­ción de vías y medios
exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos. Par­ti­mos del con­ven­ci­mien­to de
que ésta estra­te­gia polí­ti­ca posi­bi­li­ta­rá avan­ces a tra­vés del Pro­ce­so
Demo­crá­ti­co. Sudá­fri­ca e Irlan­da son ejem­plo de ello.

7. Reite­ra­mos nues­tro com­pro­mi­so con la pro­pues­ta de Anoe­ta. Con­for­me a la
mis­ma, debe esta­ble­cer­se un pro­ce­so de diá­lo­go y acuer­do mul­ti­par­ti­to y en
igual­dad de con­di­cio­nes entre el con­jun­to de fuer­zas polí­ti­cas del país, que
abor­de la con­se­cu­ción de un mar­co demo­crá­ti­co por el cual la ciu­da­da­nía
pue­da deci­dir libre y demo­crá­ti­ca­men­te sobre su futu­ro sin otro lími­te que la volun­tad popu­lar. Dicho pro­ce­so, enten­de­mos debe regir­se por los prin­ci­pios del sena­dor Mit­chell.

Por otro lado, debe esta­ble­cer­se un pro­ce­so de nego­cia­ción entre ETA y el
Esta­do espa­ñol que ver­se sobre la des­mi­li­ta­ri­za­ción del país, libe­ra­ción de
pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas, vuel­ta de exi­lia­dos y exi­lia­das y un
tra­ta­mien­to jus­to y equi­ta­ti­vo al con­jun­to de víc­ti­mas del con­flic­to.
Por todo ello, nos reafir­ma­mos en nues­tra posi­ción sin reser­vas con un pro­ce­so polí­ti­co pací­fi­co y demo­crá­ti­co para lograr una demo­cra­cia inclu­si­va don­de el pue­blo vas­co, libre y sin inti­mi­da­ción de nin­gún tipo, deter­mi­ne libre­men­te su futu­ro.

Eus­kal Herria, 14 de Noviem­bre de 2009

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — —

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

La com­pa­re­cen­cia ha reu­ni­do a más de 110 per­so­nas muy refe­ren­cia­les en el inde­pen­den­tis­mo y que han que­ri­do lan­zar un men­sa­je: «El pro­ce­so demo­crá­ti­co tie­ne que desa­rro­llar­se en ausen­cia total de vio­len­cia y sin inje­ren­cias, median­te la uti­li­za­ción de vías y medios exclu­si­va­men­te polí­ti­cos y demo­crá­ti­cos. Par­ti­mos del con­ven­ci­mien­to de que esta estra­te­gia polí­ti­ca posi­bi­li­ta­rá avan­ces a tra­vés del pro­ce­so demo­crá­ti­co. Sudá­fri­ca e Irlan­da son ejem­plo de ello».

El docu­men­to evo­ca tam­bién los prin­ci­pios del sena­dor Geor­ge Mit­chell que faci­li­ta­ron el diá­lo­go polí­ti­co reso­lu­ti­vo en Irlan­da a tra­vés de un com­pro­mi­so con la uti­li­za­ción de las vías polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas de modo exclu­si­vo.

El docu­men­to, al que han dado lec­tu­ra Itziar Lopa­te­gi y Txe­lui Moreno en repre­sen­ta­ción de todos los pre­sen­tes, par­te de la pre­mi­sa de que «se ha pro­lon­ga­do mucho más de lo que nadie debie­ra desear la situa­ción de vio­len­cia y enfren­ta­mien­to arma­do, con los cos­tes huma­nos y polí­ti­cos que todos y todas cono­ce­mos. Es nues­tra prio­ri­dad supe­rar este esce­na­rio».

La izquier­da aber­tza­le remar­ca la nece­si­dad de un cam­bio polí­ti­co y sub­ra­ya que «aho­ra se tra­ta de hacer ese cam­bio irre­ver­si­ble» a tra­vés de una herra­mien­ta: el pro­ce­so demo­crá­ti­co.

A par­tir de ahí, expo­ne sie­te prin­ci­pios que desea com­par­tir con los agen­tes sin­di­ca­les, socia­les y polí­ti­cos vas­cos, y tam­bién con la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. En ellos se expre­sa, entre otras cosas, un com­pro­mi­so «solem­ne» de «res­pe­tar en cada fase del pro­ce­so las deci­sio­nes que, libre, pací­fi­ca y demo­crá­ti­ca­men­te, vayan adop­tan­do los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas».

Se reafir­ma el com­pro­mi­so con la pro­pues­ta de Anoe­ta, de cuya pre­sen­ta­ción se cum­plen cin­co años jus­to hoy, y se plan­tea la nece­si­dad de un pro­ce­so de nego­cia­ción ETA-Espa­ñol espa­ñol sobre «la des­mi­li­ta­ri­za­ción del país, libe­ra­ción de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas, vuel­ta de exi­lia­dos y exi­lia­das, y un tra­ta­mien­to jus­to y equi­ta­ti­vo al con­jun­to de víc­ti­mas del con­flic­to».

Por citar algu­nos de los más de 100 nom­bres pre­sen­tes, en Altsa­su han esta­do Rufi Etxe­be­rria, Itziar Aiz­pu­rua, Txo­min Zilua­ga, Iñi­go Iruin, Adol­fo Araiz, Bego­ña Sagar­za­zu, Joxean Agi­rre, Julen Kal­tza­da, Félix Soto, Kepa Bere­ziar­tua, Mai­ta­ne Intxau­rra­ga, Sote­ro Etxan­di… La com­pa­re­cen­cia se ha rea­li­za­do sin pre­gun­tas y con pre­sen­cia de nume­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *