Esther López Bar­ce­ló: ¿aire fres­co en el PCE? por JM Alva­rez

Cuan­do no se dis­fra­zan las pala­bras bajos los cáno­nes esta­ble­ci­dos por el régi­men, para poder ser con­si­de­ra­do “polí­ti­ca­men­te correc­to” (acti­tud que adop­ta un día sí y el otro tam­bién, el señor Willy Meyer) la bur­gue­sía fas­cis­ta se inco­mo­da, se le espan­tan todos los demo­nios. Y eso es lo que hace, al menos por aho­ra, Esther López Bar­ce­ló una joven de 26 años, arqueó­lo­ga en paro, que se ha dado a cono­cer en el XVIII con­gre­so del PCE y que, con su des­par­pa­jo, ha pro­vo­ca­do que el perió­di­co social­de­mó­cra­ta, El País apun­te sus caño­nes con­tra ella.

En su furi­bun­do anti­co­mu­nis­mo (pese a que el PCE esté enclaus­tra­do has­ta la médu­la en el sis­te­ma, lo cual lo las­tra nega­ti­va­men­te), no exis­ten dife­ren­cias entre El País y el rota­ti­vo ultra Liber­ta­di­gi­tal. que se hizo eco del repor­te del pri­me­ro. Inco­mo­dan tan­to las decla­ra­cio­nes de Esther López que vuel­ven a enar­bo­lar el mani­do dis­cur­so de decla­rar ran­cio (más anti­guo es el capi­ta­lis­mo y sigue ase­si­nan­do) citar el con­cep­to «demo­cra­cia bur­gue­sa», como si esa abe­rra­ción oli­gár­qui­ca no exis­tie­ra. El recur­so de con­si­de­rar la plá­ti­ca de Esther anti­cua­da y des­fa­sa­da, tie­ne por obje­to alie­nar a los jóve­nes con inquie­tu­des, abo­rre­gar­los, que sien­tan ver­güen­za de hablar sobre dic­ta­du­ras del pro­le­ta­ria­do, ergo: demo­cra­cia popu­lar, don­de deci­de la mayo­ría y no al revés como hacen ellos con su dic­ta­du­ra capi­ta­lis­ta. Pero no olvi­de­mos que quie­nes des­ca­li­fi­can tie­nen mie­do.

Bien­ve­ni­da sea Esther Lopez Bar­ce­ló que, aun­que con mati­ces- cla­ras con­ce­sio­nes al sis­te­ma, que recha­zo de plano- le reco­noz­co su valen­tía al hablar sobre pre­sos polí­ti­cos y otras cues­tio­nes tabúes para los polí­ti­cos ofi­cia­les. Es como una boca­na­da de aire fres­co que si avan­za en con­cien­cia (ten­drá que aban­do­nar a lamen­ta­bles com­pa­ñe­ros de via­je) y no se deja corrom­per, denun­cia­rá des­de las entra­ñas del mons­truo, sin medias tin­tas y con pala­bras cla­ras, la pútri­da demo­cra­cia bur­gue­sa here­da­da del fran­quis­mo, sal­pi­ca­da por tor­tu­ras, crí­me­nes de esta­do y corrup­cio­nes. El tiem­po lo dirá.

http://​jmal​va​rez​blog​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *