El error del pro­fe­sor Heinz Die­te­rich por Arman­do Dora­do

Admi­ro por su capa­ci­dad de sín­te­sis al pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio “mexi­cano” de ori­gen ale­mán Heinz Die­te­rich Stef­fan. Ha rea­li­za­do un extra­or­di­na­rio tra­ba­jo en sus libros sobre el Socia­lis­mo del Siglo XXI. Lo más intere­san­te de sus apor­tes y los que hacen sus ami­gos eco­no­mis­tas de “nue­vo tipo”, es el tra­ba­jo sobre la “Eco­no­mía de las Equi­va­len­cias”. Tam­bién su visión glo­ba­li­za­da, moder­na, ciber­né­ti­ca y “cuán­ti­ca” del mun­do. Todo eso lo “conec­ta” con la juven­tud.

Una vez los tra­ba­ja­do­res cons­tru­ya­mos hege­mo­nía polí­ti­ca en nues­tras revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas ame­ri­ca­nas, podre­mos avan­zar hacia la apli­ca­ción de esa teo­ría-prác­ti­ca de las “equi­va­len­cias de valor”. Para hacer­lo en for­ma sos­te­ni­da se requie­re mayor auto­no­mía de nues­tros pue­blos en lo eco­nó­mi­co, la inte­gra­ción regio­nal, y la pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia-nacio­na­lis­ta con ten­den­cia hacia lo “popu­lar”.

Des­gra­cia­da­men­te, sus valio­sos apor­tes teó­ri­cos pare­cie­ran diluir­se cuan­do plas­ma su visión estra­té­gi­ca en la polí­ti­ca real y con­cre­ta de la región. Cae, segu­ra­men­te sin pro­po­nér­se­lo, en muchos de los erro­res que cues­tio­na en sus libros, como es la uni­la­te­ra­li­dad y el dog­ma­tis­mo.

Ello lo lle­va, a veces, a anun­ciar – al esti­lo de una espe­cie de “Casan­dra” -, las posi­bles y futu­ras derro­tas polí­ti­cas de nues­tras luchas, pro­po­nien­do sali­das que inco­mo­dan a más de un “revo­lu­cio­na­rio prác­ti­co”, que odia a quie­nes des­de una cáte­dra uni­ver­si­ta­ria se atre­ven a pon­ti­fi­car sobre esta vida y la otra.

Yo sí valo­ro, no sólo los esfuer­zos del pro­fe­sor Heinz, sino de todos aque­llos aca­dé­mi­cos que estu­dian y “le echan cabe­za” a nues­tros pro­ble­mas. Lo bueno que tie­ne Die­te­rich es que “pone a pen­sar” y pro­vo­ca reac­cio­nes.

El “error” de Die­te­rich

Con todo res­pe­to por tan emi­nen­te cate­drá­ti­co, des­de las brio­sas mon­ta­ñas del Cau­ca, una leja­na pro­vin­cia de Colom­bia, plan­teo que en su penúl­ti­mo artícu­lo “Bolí­var, Lenin y Hugo Chá­vez en la Revo­lu­ción bolivariana”1, no solo está equi­vo­ca­do sino que des­co­no­ce algu­nos aspec­tos cen­tra­les de las luchas que se desa­rro­llan en nues­tra región. Veo una inten­cio­na­li­dad sana en su pro­pues­ta, pero creo, que no acier­ta.

Antes de avan­zar, acla­ro que hago este lla­ma­do de aten­ción, des­de la sen­ci­llez y la des­pre­ven­ción de quien no está intere­sa­do en ganar deba­tes sino en pro­mo­ver la dis­cu­sión. Quie­ro que se cla­ri­fi­que la idea, y que ella nos sir­va a los tra­ba­ja­do­res y pue­blos para orien­tar nues­tras luchas.

El pro­fe­sor ale­mán lla­ma a “dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo hacia el Socia­lis­mo del Siglo XXI”, lo que sig­ni­fi­ca rom­per una alian­za táci­ta que en este momen­to es el motor de las revo­lu­cio­nes nacio­na­lis­tas-demo­crá­ti­cas. Esa alian­za la enca­be­zan los pue­blos ori­gi­na­rios, los cam­pe­si­nos y las masas popu­la­res (pro­le­ta­ria­do dis­per­so) de nues­tros paí­ses, pero tam­bién hacen par­te de ella los tra­ba­ja­do­res esta­ta­les, el esca­so pro­le­ta­ria­do indus­trial que sobre­vi­ve a la ava­lan­cha “post-for­dis­ta”, la peque­ña bur­gue­sía gol­pea­da por las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, y algu­nos sec­to­res empre­sa­ria­les capi­ta­lis­tas no-mono­pó­li­cos.

De lle­var­se a la prác­ti­ca su con­se­jo se debi­li­ta­ría el fren­te anti-impe­ria­lis­ta, que ya es bas­tan­te pre­ca­rio.

Marx decía que los pue­blos se pro­po­nen metas que pue­den lograr. La meta del socia­lis­mo es váli­da, pero ella no se con­si­gue a pun­ta de bue­na volun­tad de las “van­guar­dias”. La gran ven­ta­ja que tenía Lenin, en el momen­to de for­mu­lar sus famo­sas “Tesis de Abril”, a las que acu­de el con­no­ta­do pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Méxi­co, era que des­de 1905 exis­tían los “Soviets” (órga­nos de poder popu­lar que se pue­den lla­mar comu­nas, comi­tés revo­lu­cio­na­rios, con­se­jos comu­na­les, que ejer­cen la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va direc­ta). Lo más pare­ci­do que tene­mos en Amé­ri­ca son las “Jun­tas de Buen Gobierno” de los Muni­ci­pios Autó­no­mos Rebel­des que impul­san los “zapa­tis­tas” en el sur de Méxi­co o los Cabil­dos Indí­ge­nas Nasas, en algu­nas regio­nes del Cau­ca. No hay más, que yo sepa.

En la prác­ti­ca no exis­ten, y don­de se están que­rien­do orga­ni­zar – según se apre­cia – no pasan de ser ejer­ci­cios buro­crá­ti­cos de los fun­cio­na­rios de los gobier­nos “pro­gre­sis­tas”, y no el resul­ta­do de una acción cons­cien­te “des­de aba­jo” y/​o de una estra­te­gia de los par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios que están al lado de esos gobier­nos.

Me dirán, allí están las orga­ni­za­cio­nes socia­les. No las nie­go, exis­ten y son impor­tan­tes, pero no son expre­sio­nes de poder polí­ti­co. No tie­nen la con­no­ta­ción que deben tener comi­tés ele­gi­dos por las masas, con poder real, que tras­cien­da la lucha rei­vin­di­ca­ti­va. Ellos sur­gen en medio de las insu­rrec­cio­nes, ante el vacío de poder. En nues­tro caso, toca inven­tar­los, crear­los, cons­truir­los, es posi­ble que ya exis­tan gér­me­nes, pero no hacen par­te de un movi­mien­to real.

Pero nues­tro ami­go Die­te­rich tam­bién olvi­da que Lenin, eva­luan­do años des­pués ese momen­to de “vira­je estra­té­gi­co”, de “gol­pe de timón”, al for­mu­lar las líneas grue­sas de la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca NEP, plan­tea­ba que si él hubie­ra sabi­do que la gue­rra lo iba a dejar sin la van­guar­dia real, habría dise­ña­do una estra­te­gia diri­gi­da a “rodear la for­ta­le­za”, para que esta caye­ra por sí mis­ma. Ello por­que la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res que enca­be­za­ban los Soviets murie­ron en los fren­tes de bata­lla (1917−1921). Es decir, habría pro­te­gi­do sus fuer­zas: “no que­ma­ría las velas”.

Al eva­luar todo ese pro­ce­so, Lenin veía con preo­cu­pa­ción que la “van­guar­dia polí­ti­ca” (la cúpu­la par­ti­da­ria) se había que­da­do sin van­guar­dia real (lo más avan­za­do de los tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos y sol­da­dos revo­lu­cio­na­rios), y cen­tra­ba allí sus preo­cu­pa­cio­nes sobre el futu­ro de la revo­lu­ción, pre­vien­do la buro­cra­ti­za­ción que se venía en cier­nes. Preo­cu­pa­ción que lo enfren­ta­ba tan­to a Trotsky como a Sta­lin.

Un nue­vo tipo de Soviets que no com­pi­ta (por aho­ra) con la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va

En Amé­ri­ca Lati­na no tene­mos las for­mas orga­ni­za­ti­vas (poder real) de los tra­ba­ja­do­res que nos per­mi­ta rea­li­zar el vira­je que pide el pro­fe­sor Heinz. Oja­lá las hubie­ra. Hay que cons­truir des­de la base esos órga­nos de poder, ejer­ci­cio de la demo­cra­cia direc­ta, pero – dada las par­ti­cu­la­ri­da­des de nues­tras revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­co-nacio­na­lis­tas -, debe­mos no sólo man­te­ner la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va sino mejo­rar­la, com­bi­nar­le los ejer­ci­cios de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va (con­sul­tas popu­la­res, refe­ren­dos, revo­ca­to­rias del man­da­to), pero no ace­le­rar­nos a des­truir­la.

Se requie­re que las cla­ses subor­di­na­das (tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas) ganen peso en la alian­za nacio­na­lis­ta actual. Se nece­si­ta una eta­pa de “desa­rro­llis­mo” que nos per­mi­ta recons­truir las fuer­zas eco­nó­mi­cas y socia­les que sean el sopor­te real de la fuer­za hege­mó­ni­ca de los tra­ba­ja­do­res. Un “sal­to cua­li­ta­ti­vo” como el que pro­po­ne Die­te­rich es un sal­to al vacío, que nos lle­va inevi­ta­ble­men­te a pro­fun­di­zar el “bona­par­tis­mo” que ya aso­ma su nariz, en el caso de Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via, al no estar­se cons­tru­yen­do una “van­guar­dia colec­ti­va demo­crá­ti­co-nacio­na­lis­ta”, y cen­trar todas las deci­sio­nes en cabe­za de “cau­di­llos”.

Los par­ti­dos comu­nis­tas, los núcleos de revo­lu­cio­na­rios dis­per­sos exis­ten­tes, debe­ría­mos uni­fi­car la acción en la cons­truc­ción de esos nue­vos órga­nos de poder. Des­de la base, pre­sio­nar para que los gobier­nos nacio­na­lis­tas hagan bien su tarea, con­so­li­den la inde­pen­den­cia fren­te impe­rio, estre­chen lazos entre los pue­blos y nacio­nes de la región, y has­ta don­de sea posi­ble – empu­jar­los des­de aba­jo – para ir cons­tru­yen­do nue­vas for­mas de acción polí­ti­ca y de éti­ca admi­nis­tra­ti­va.

For­ta­le­cer el apa­ra­to pro­duc­ti­vo, apo­yar los pro­ce­sos de eco­no­mías de resis­ten­cia (“pro­pia”, soli­da­ria, comu­ni­ta­ria, coope­ra­ti­va, alter­na, agro­eco­ló­gi­ca, etc.), es una obli­ga­ción de esos gobier­nos, sin caer en extre­mos “indi­ge­nis­tas” o “andi­nos” que nos aís­len del mun­do glo­ba­li­za­do.

Si acla­ra­mos el rum­bo y acu­mu­la­mos fuer­za real, el vira­je que pide el com­pa­ñe­ro Die­te­rich no va a que­dar en cabe­za de Chá­vez, Correa o de Evo, sino de un nue­vo tipo de van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria cons­cien­te de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos indo-afro-euro-ame­ri­ca­nos. Hoy no exis­te esa van­guar­dia, y así exis­tie­ra, la estra­te­gia debe ser la de la NEP y no la de las “Tesis de Abril”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *