El error del pro­fe­sor Heinz Die­te­rich por Arman­do Dorado

Admi­ro por su capa­ci­dad de sín­te­sis al pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio “mexi­cano” de ori­gen ale­mán Heinz Die­te­rich Stef­fan. Ha rea­li­za­do un extra­or­di­na­rio tra­ba­jo en sus libros sobre el Socia­lis­mo del Siglo XXI. Lo más intere­san­te de sus apor­tes y los que hacen sus ami­gos eco­no­mis­tas de “nue­vo tipo”, es el tra­ba­jo sobre la “Eco­no­mía de las Equi­va­len­cias”. Tam­bién su visión glo­ba­li­za­da, moder­na, ciber­né­ti­ca y “cuán­ti­ca” del mun­do. Todo eso lo “conec­ta” con la juventud.

Una vez los tra­ba­ja­do­res cons­tru­ya­mos hege­mo­nía polí­ti­ca en nues­tras revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas ame­ri­ca­nas, podre­mos avan­zar hacia la apli­ca­ción de esa teo­ría-prác­ti­ca de las “equi­va­len­cias de valor”. Para hacer­lo en for­ma sos­te­ni­da se requie­re mayor auto­no­mía de nues­tros pue­blos en lo eco­nó­mi­co, la inte­gra­ción regio­nal, y la pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia-nacio­na­lis­ta con ten­den­cia hacia lo “popu­lar”.

Des­gra­cia­da­men­te, sus valio­sos apor­tes teó­ri­cos pare­cie­ran diluir­se cuan­do plas­ma su visión estra­té­gi­ca en la polí­ti­ca real y con­cre­ta de la región. Cae, segu­ra­men­te sin pro­po­nér­se­lo, en muchos de los erro­res que cues­tio­na en sus libros, como es la uni­la­te­ra­li­dad y el dogmatismo.

Ello lo lle­va, a veces, a anun­ciar – al esti­lo de una espe­cie de “Casan­dra” -, las posi­bles y futu­ras derro­tas polí­ti­cas de nues­tras luchas, pro­po­nien­do sali­das que inco­mo­dan a más de un “revo­lu­cio­na­rio prác­ti­co”, que odia a quie­nes des­de una cáte­dra uni­ver­si­ta­ria se atre­ven a pon­ti­fi­car sobre esta vida y la otra.

Yo sí valo­ro, no sólo los esfuer­zos del pro­fe­sor Heinz, sino de todos aque­llos aca­dé­mi­cos que estu­dian y “le echan cabe­za” a nues­tros pro­ble­mas. Lo bueno que tie­ne Die­te­rich es que “pone a pen­sar” y pro­vo­ca reacciones.

El “error” de Dieterich

Con todo res­pe­to por tan emi­nen­te cate­drá­ti­co, des­de las brio­sas mon­ta­ñas del Cau­ca, una leja­na pro­vin­cia de Colom­bia, plan­teo que en su penúl­ti­mo artícu­lo “Bolí­var, Lenin y Hugo Chá­vez en la Revo­lu­ción bolivariana”1, no solo está equi­vo­ca­do sino que des­co­no­ce algu­nos aspec­tos cen­tra­les de las luchas que se desa­rro­llan en nues­tra región. Veo una inten­cio­na­li­dad sana en su pro­pues­ta, pero creo, que no acierta.

Antes de avan­zar, acla­ro que hago este lla­ma­do de aten­ción, des­de la sen­ci­llez y la des­pre­ven­ción de quien no está intere­sa­do en ganar deba­tes sino en pro­mo­ver la dis­cu­sión. Quie­ro que se cla­ri­fi­que la idea, y que ella nos sir­va a los tra­ba­ja­do­res y pue­blos para orien­tar nues­tras luchas.

El pro­fe­sor ale­mán lla­ma a “dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo hacia el Socia­lis­mo del Siglo XXI”, lo que sig­ni­fi­ca rom­per una alian­za táci­ta que en este momen­to es el motor de las revo­lu­cio­nes nacio­na­lis­tas-demo­crá­ti­cas. Esa alian­za la enca­be­zan los pue­blos ori­gi­na­rios, los cam­pe­si­nos y las masas popu­la­res (pro­le­ta­ria­do dis­per­so) de nues­tros paí­ses, pero tam­bién hacen par­te de ella los tra­ba­ja­do­res esta­ta­les, el esca­so pro­le­ta­ria­do indus­trial que sobre­vi­ve a la ava­lan­cha “post-for­dis­ta”, la peque­ña bur­gue­sía gol­pea­da por las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les, y algu­nos sec­to­res empre­sa­ria­les capi­ta­lis­tas no-monopólicos.

De lle­var­se a la prác­ti­ca su con­se­jo se debi­li­ta­ría el fren­te anti-impe­ria­lis­ta, que ya es bas­tan­te precario.

Marx decía que los pue­blos se pro­po­nen metas que pue­den lograr. La meta del socia­lis­mo es váli­da, pero ella no se con­si­gue a pun­ta de bue­na volun­tad de las “van­guar­dias”. La gran ven­ta­ja que tenía Lenin, en el momen­to de for­mu­lar sus famo­sas “Tesis de Abril”, a las que acu­de el con­no­ta­do pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Autó­no­ma de Méxi­co, era que des­de 1905 exis­tían los “Soviets” (órga­nos de poder popu­lar que se pue­den lla­mar comu­nas, comi­tés revo­lu­cio­na­rios, con­se­jos comu­na­les, que ejer­cen la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va direc­ta). Lo más pare­ci­do que tene­mos en Amé­ri­ca son las “Jun­tas de Buen Gobierno” de los Muni­ci­pios Autó­no­mos Rebel­des que impul­san los “zapa­tis­tas” en el sur de Méxi­co o los Cabil­dos Indí­ge­nas Nasas, en algu­nas regio­nes del Cau­ca. No hay más, que yo sepa.

En la prác­ti­ca no exis­ten, y don­de se están que­rien­do orga­ni­zar – según se apre­cia – no pasan de ser ejer­ci­cios buro­crá­ti­cos de los fun­cio­na­rios de los gobier­nos “pro­gre­sis­tas”, y no el resul­ta­do de una acción cons­cien­te “des­de aba­jo” y/​o de una estra­te­gia de los par­ti­dos revo­lu­cio­na­rios que están al lado de esos gobiernos.

Me dirán, allí están las orga­ni­za­cio­nes socia­les. No las nie­go, exis­ten y son impor­tan­tes, pero no son expre­sio­nes de poder polí­ti­co. No tie­nen la con­no­ta­ción que deben tener comi­tés ele­gi­dos por las masas, con poder real, que tras­cien­da la lucha rei­vin­di­ca­ti­va. Ellos sur­gen en medio de las insu­rrec­cio­nes, ante el vacío de poder. En nues­tro caso, toca inven­tar­los, crear­los, cons­truir­los, es posi­ble que ya exis­tan gér­me­nes, pero no hacen par­te de un movi­mien­to real.

Pero nues­tro ami­go Die­te­rich tam­bién olvi­da que Lenin, eva­luan­do años des­pués ese momen­to de “vira­je estra­té­gi­co”, de “gol­pe de timón”, al for­mu­lar las líneas grue­sas de la Nue­va Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca NEP, plan­tea­ba que si él hubie­ra sabi­do que la gue­rra lo iba a dejar sin la van­guar­dia real, habría dise­ña­do una estra­te­gia diri­gi­da a “rodear la for­ta­le­za”, para que esta caye­ra por sí mis­ma. Ello por­que la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res que enca­be­za­ban los Soviets murie­ron en los fren­tes de bata­lla (1917−1921). Es decir, habría pro­te­gi­do sus fuer­zas: “no que­ma­ría las velas”.

Al eva­luar todo ese pro­ce­so, Lenin veía con preo­cu­pa­ción que la “van­guar­dia polí­ti­ca” (la cúpu­la par­ti­da­ria) se había que­da­do sin van­guar­dia real (lo más avan­za­do de los tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos y sol­da­dos revo­lu­cio­na­rios), y cen­tra­ba allí sus preo­cu­pa­cio­nes sobre el futu­ro de la revo­lu­ción, pre­vien­do la buro­cra­ti­za­ción que se venía en cier­nes. Preo­cu­pa­ción que lo enfren­ta­ba tan­to a Trotsky como a Stalin.

Un nue­vo tipo de Soviets que no com­pi­ta (por aho­ra) con la demo­cra­cia representativa

En Amé­ri­ca Lati­na no tene­mos las for­mas orga­ni­za­ti­vas (poder real) de los tra­ba­ja­do­res que nos per­mi­ta rea­li­zar el vira­je que pide el pro­fe­sor Heinz. Oja­lá las hubie­ra. Hay que cons­truir des­de la base esos órga­nos de poder, ejer­ci­cio de la demo­cra­cia direc­ta, pero – dada las par­ti­cu­la­ri­da­des de nues­tras revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­co-nacio­na­lis­tas -, debe­mos no sólo man­te­ner la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va sino mejo­rar­la, com­bi­nar­le los ejer­ci­cios de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va (con­sul­tas popu­la­res, refe­ren­dos, revo­ca­to­rias del man­da­to), pero no ace­le­rar­nos a destruirla.

Se requie­re que las cla­ses subor­di­na­das (tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, indí­ge­nas) ganen peso en la alian­za nacio­na­lis­ta actual. Se nece­si­ta una eta­pa de “desa­rro­llis­mo” que nos per­mi­ta recons­truir las fuer­zas eco­nó­mi­cas y socia­les que sean el sopor­te real de la fuer­za hege­mó­ni­ca de los tra­ba­ja­do­res. Un “sal­to cua­li­ta­ti­vo” como el que pro­po­ne Die­te­rich es un sal­to al vacío, que nos lle­va inevi­ta­ble­men­te a pro­fun­di­zar el “bona­par­tis­mo” que ya aso­ma su nariz, en el caso de Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via, al no estar­se cons­tru­yen­do una “van­guar­dia colec­ti­va demo­crá­ti­co-nacio­na­lis­ta”, y cen­trar todas las deci­sio­nes en cabe­za de “cau­di­llos”.

Los par­ti­dos comu­nis­tas, los núcleos de revo­lu­cio­na­rios dis­per­sos exis­ten­tes, debe­ría­mos uni­fi­car la acción en la cons­truc­ción de esos nue­vos órga­nos de poder. Des­de la base, pre­sio­nar para que los gobier­nos nacio­na­lis­tas hagan bien su tarea, con­so­li­den la inde­pen­den­cia fren­te impe­rio, estre­chen lazos entre los pue­blos y nacio­nes de la región, y has­ta don­de sea posi­ble – empu­jar­los des­de aba­jo – para ir cons­tru­yen­do nue­vas for­mas de acción polí­ti­ca y de éti­ca administrativa.

For­ta­le­cer el apa­ra­to pro­duc­ti­vo, apo­yar los pro­ce­sos de eco­no­mías de resis­ten­cia (“pro­pia”, soli­da­ria, comu­ni­ta­ria, coope­ra­ti­va, alter­na, agro­eco­ló­gi­ca, etc.), es una obli­ga­ción de esos gobier­nos, sin caer en extre­mos “indi­ge­nis­tas” o “andi­nos” que nos aís­len del mun­do globalizado.

Si acla­ra­mos el rum­bo y acu­mu­la­mos fuer­za real, el vira­je que pide el com­pa­ñe­ro Die­te­rich no va a que­dar en cabe­za de Chá­vez, Correa o de Evo, sino de un nue­vo tipo de van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria cons­cien­te de los tra­ba­ja­do­res y los pue­blos indo-afro-euro-ame­ri­ca­nos. Hoy no exis­te esa van­guar­dia, y así exis­tie­ra, la estra­te­gia debe ser la de la NEP y no la de las “Tesis de Abril”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.