Pre­sa poli­ti­ca ita­lia­na, muer­ta en car­cel de exterminio

La noche del 31 octu­bre la com­pa­ñe­ra Dia­na Ble­fa­ri fue encon­tra­da muer­ta, ahor­ca­da en su celda.

Una muer­te anun­cia­da, como denun­cian sus abo­ga­dos y sus familiares. 


Dia­na fue dete­ni­da en diciem­bre del 2003 con la acu­sa­ción de per­te­ne­cer a las Bri­ga­das Rojas – PCC y de par­ti­ci­pa­ción en el homi­ci­dio de Bia­gi. Entra en la cár­cel con la cabe­za alta y orgu­llo­sa de su militancia polí­ti­ca. Mani­fies­ta cla­ra­men­te des­de el prin­ci­pio su incom­pa­ti­bi­li­dad con la vida car­ce­la­ria que le pro­vo­ca gra­ves pro­ble­mas de salud. Sobre todo en el 2005, cuan­do se le apli­ca (jun­to a otros 4 de sus com­pa­ñe­ros) el régi­men del 41 bis, la lla­ma­da “cár­cel dura”. 

Este “tra­ta­mien­to” se basa en la tor­tu­ra del ais­la­mien­to (lega­li­za­da con este bár­ba­ro artícu­lo del regla­men­to peni­ten­cia­rio), la cen­su­ra, la extre­ma limi­ta­ción de las visi­tas con los fami­lia­res, limi­ta­das a una al mes, la nega­ción del dere­cho a la defen­sa median­te el uso de la video­con­fe­ren­cia para asis­tir al jui­cio; todo ello acom­pa­ña­do de fero­ces cam­pa­ñas deni­gra­to­rias de los mass media.


La con­di­ción psi­co-físi­ca de la com­pa­ñe­ra no ha hecho cam­biar para nada el tra­ta­mien­to de ver­da­de­ra tor­tu­ra que vie­ne regu­lar­men­te apli­ca­do a los revo­lu­cio­na­rios pre­sos, más bien lo ha incen­ti­va­do. Des­de siem­pre, la magis­tra­tu­ra apun­ta a ani­qui­lar la iden­ti­dad polí­ti­ca de los pre­sos y a doble­gar su resis­ten­cia con todos los medios (lega­les e ile­ga­les) de los que dis­po­ne y es bien feliz de macha­car a quien con­si­de­ra como débil para lle­var­lo a la colaboración. 


Cul­pa­bles de este enési­mo “homi­ci­dio car­ce­la­rio” son sus car­ce­le­ros y los jue­ces que no la han deja­do en paz ni un sólo momen­to en todos estos años, has­ta lle­gar al pun­to de encar­ce­lar a su com­pa­ñe­ro en el mes de octu­bre; jun­to a ellos son cul­pa­bles tam­bién todos aque­llos que orgu­llo­sa­men­te han apro­ba­do el 41 bis has­ta su empeo­ra­mien­to, ocu­rri­do recien­te­men­te con el lla­ma­do “paque­te de segu­ri­dad”, y en pri­me­ra fila los par­ti­dos de la izquier­da burguesa. 


El 41 bis es la pun­ta más alta de un sis­te­ma car­ce­la­rio basa­do en la dife­ren­cia­ción, prin­ci­pal­men­te de los dete­ni­dos polí­ti­cos con res­pec­to al res­to de los pre­sos. Lo demues­tra tam­bién las sec­cio­nes espe­cia­les para dete­ni­dos polí­ti­cos de las cár­ce­les de Siano (Cz), con 22 com­pa­ñe­ros dete­ni­dos por deli­tos polí­ti­cos, de Asti, Bene­ven­to y Maco­mer, con los pre­sos isla­mis­tas acu­sa­dos de terro­ris­mo inter­na­cio­nal y todas las demás sec­cio­nes en las que están segre­ga­dos com­pa­ñe­ros comu­nis­tas y anar­quis­tas, ais­la­dos del res­to de los pre­sos comunes. 


A esto se aña­de la exis­ten­cia en Ita­lia de la con­de­na a vida, en la prác­ti­ca pena de muer­te, y por ello son tam­bién cul­pa­bles aque­llos que aprue­ban reso­lu­cio­nes en la ONU con­tra la pena de muer­te pero no escu­chan las luchas de los pre­sos con­tra la cade­na per­pe­tua que des­de hace tiem­po se lle­van a cabo en nues­tro país. 


Cul­pa­bles son tam­bién los que gri­tan al peli­gro terro­ris­ta cuan­do fami­lia­res, ami­gos de los pre­sos, orga­nis­mos de lucha con­tra la cár­cel… mani­fies­tan con­tra ella y con­tra el 41 bis como suce­dió en L’Aquila, con la mani­fes­ta­ción del 3 junio 2007. Por esta mani­fes­ta­ción han sido denun­cia­dos más de 20 compañeros/​as.


Cul­pa­bles son los mass media que difun­den siem­pre las infor­ma­cio­nes de los car­ce­le­ros, de los jue­ces y de las comi­sa­rías y que sólo bus­can scoop terro­ris­tas, des­preo­cu­pán­do­se de la vida y tam­bién de la muer­te de las personas. 


Cul­pa­bles son aque­llos que uti­li­zan las “muer­tes en pri­sión”, que ellos lla­man “casos”, para con­se­guir unos cuan­tos votos. No son “casos” sino que for­man par­te de la con­tra­rre­vo­lu­ción pre­ven­ti­va y de su lógi­ca “o te arre­pien­tes o te ani­qui­lo”. ¿Son aca­so “casos” tam­bién todos (y tan­tos) los jóve­nes res­ti­tui­dos a las fami­lias lle­nos de gol­pes tras deten­cio­nes por peque­ños deli­tos y cuyos ver­du­gos per­ma­ne­cen impu­nes? No, es la lógi­ca repre­si­va de la reedu­ca­cion, del pre­mio y del cas­ti­go lle­va­da a las extre­mas con­se­cuen­cias en la deri­va auto­ri­ta­ria y reac­cio­na­ria actual del Estado. 


Y no bas­ta, a la cul­pa se aña­de la calum­nia. Todos éstos se con­vier­ten tam­bién en cha­ca­les. Quie­ren robar la memo­ria para res­ti­tuir­la enfan­ga­da, como están hacien­do con Dia­na pre­sen­tán­do­la como dis­pues­ta a cola­bo­rar. No han con­se­gui­do nun­ca mos­trar a Dia­na como una arre­pen­ti­da cuan­do esta­ba viva, como han tra­ta­do de hacer repe­ti­da­men­te, y así inten­tan hacer­lo aho­ra ver­gon­zo­sa­men­te, tras su muer­te. Cons­cien­tes de que un ase­si­na­to como éste no pasa­rá inob­ser­va­do, tan­to den­tro como fue­ra de las cár­ce­les, y que lo que más temen hoy es la posi­bi­li­dad de que una pro­tes­ta, que se soli­da­ri­ce con los pre­sos polí­ti­cos y la alter­na­ti­va que Dia­na encar­na­ba, pue­da esta­llar en las cár­ce­les, ya por sí mis­mas en agi­ta­ción a cau­sa de las pési­mas con­di­cio­nes de vida. 


Nos sen­ti­mos uni­dos a los fami­lia­res de Dia­na, con el cora­zón lleno de dolor y de rabia, pero tam­bién con la lucha.


Esta no es una fra­se de cir­cuns­tan­cias, ni éste un comu­ni­ca­do ritual. 


La cár­cel es tam­bién lucha y resis­ten­cia, como lo demues­tran las pro­tes­tas que se rea­li­zan des­de hace tiem­po en toda Ita­lia y los pre­sos revo­lu­cio­na­rios que resis­ten des­de hace déca­das a las veja­cio­nes de los car­ce­le­ros y del Esta­do. Cier­ta­men­te los cha­ca­les plu­mí­fe­ros del régi­men no hablan nun­ca de todo esto por­que es útil poner en pri­mer plano el aspec­to disua­si­vo de esta ins­ti­tu­ción. Dare­mos más fuer­za y cora­je, e invi­ta­mos a todos a hacer­lo, a nues­tro com­pro­mi­so en la lucha con­tra la cár­cel impe­ria­lis­ta, la tor­tu­ra del ais­la­mien­to y al apo­yo a los revo­lu­cio­na­rios pre­sos y a todos los dete­ni­dos que luchan. 

¡LUCHAR CONTRA LA CARCEL IMPERIALISTA Y CONTRA LA TORTURA DEL AISLAMIENTO DEL 41 BIS! 
¡APOYAR LA RESISTENCIA DE LOS REVOLUCIONARIOS PRESOS Y LA LUCHA DE TODOS LOS DETENIDOS! 
¡CONSTRUIR, EXTENDER Y ORGANIZAR LA SOLIDARIDAD DE CLASE! 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.