Pre­sa poli­ti­ca ita­lia­na, muer­ta en car­cel de exterminio

La noche del 31 octu­bre la com­pa­ñe­ra Dia­na Ble­fa­ri fue encon­tra­da muer­ta, ahor­ca­da en su celda.

Una muer­te anun­cia­da, como denun­cian sus abo­ga­dos y sus familiares. 


Dia­na fue dete­ni­da en diciem­bre del 2003 con la acu­sa­ción de per­te­ne­cer a las Bri­ga­das Rojas – PCC y de par­ti­ci­pa­ción en el homi­ci­dio de Bia­gi. Entra en la cár­cel con la cabe­za alta y orgu­llo­sa de su militancia polí­ti­ca. Mani­fies­ta cla­ra­men­te des­de el prin­ci­pio su incom­pa­ti­bi­li­dad con la vida car­ce­la­ria que le pro­vo­ca gra­ves pro­ble­mas de salud. Sobre todo en el 2005, cuan­do se le apli­ca (jun­to a otros 4 de sus com­pa­ñe­ros) el régi­men del 41 bis, la lla­ma­da “cár­cel dura”. 

Este “tra­ta­mien­to” se basa en la tor­tu­ra del ais­la­mien­to (lega­li­za­da con este bár­ba­ro artícu­lo del regla­men­to peni­ten­cia­rio), la cen­su­ra, la extre­ma limi­ta­ción de las visi­tas con los fami­lia­res, limi­ta­das a una al mes, la nega­ción del dere­cho a la defen­sa median­te el uso de la video­con­fe­ren­cia para asis­tir al jui­cio; todo ello acom­pa­ña­do de fero­ces cam­pa­ñas deni­gra­to­rias de los mass media.


La con­di­ción psi­co-físi­ca de la com­pa­ñe­ra no ha hecho cam­biar para nada el tra­ta­mien­to de ver­da­de­ra tor­tu­ra que vie­ne regu­lar­men­te apli­ca­do a los revo­lu­cio­na­rios pre­sos, más bien lo ha incen­ti­va­do. Des­de siem­pre, la magis­tra­tu­ra apun­ta a ani­qui­lar la iden­ti­dad polí­ti­ca de los pre­sos y a doble­gar su resis­ten­cia con todos los medios (lega­les e ile­ga­les) de los que dis­po­ne y es bien feliz de macha­car a quien con­si­de­ra como débil para lle­var­lo a la colaboración. 


Cul­pa­bles de este enési­mo “homi­ci­dio car­ce­la­rio” son sus car­ce­le­ros y los jue­ces que no la han deja­do en paz ni un sólo momen­to en todos estos años, has­ta lle­gar al pun­to de encar­ce­lar a su com­pa­ñe­ro en el mes de octu­bre; jun­to a ellos son cul­pa­bles tam­bién todos aque­llos que orgu­llo­sa­men­te han apro­ba­do el 41 bis has­ta su empeo­ra­mien­to, ocu­rri­do recien­te­men­te con el lla­ma­do “paque­te de segu­ri­dad”, y en pri­me­ra fila los par­ti­dos de la izquier­da burguesa. 


El 41 bis es la pun­ta más alta de un sis­te­ma car­ce­la­rio basa­do en la dife­ren­cia­ción, prin­ci­pal­men­te de los dete­ni­dos polí­ti­cos con res­pec­to al res­to de los pre­sos. Lo demues­tra tam­bién las sec­cio­nes espe­cia­les para dete­ni­dos polí­ti­cos de las cár­ce­les de Siano (Cz), con 22 com­pa­ñe­ros dete­ni­dos por deli­tos polí­ti­cos, de Asti, Bene­ven­to y Maco­mer, con los pre­sos isla­mis­tas acu­sa­dos de terro­ris­mo inter­na­cio­nal y todas las demás sec­cio­nes en las que están segre­ga­dos com­pa­ñe­ros comu­nis­tas y anar­quis­tas, ais­la­dos del res­to de los pre­sos comunes. 


A esto se aña­de la exis­ten­cia en Ita­lia de la con­de­na a vida, en la prác­ti­ca pena de muer­te, y por ello son tam­bién cul­pa­bles aque­llos que aprue­ban reso­lu­cio­nes en la ONU con­tra la pena de muer­te pero no escu­chan las luchas de los pre­sos con­tra la cade­na per­pe­tua que des­de hace tiem­po se lle­van a cabo en nues­tro país. 


Cul­pa­bles son tam­bién los que gri­tan al peli­gro terro­ris­ta cuan­do fami­lia­res, ami­gos de los pre­sos, orga­nis­mos de lucha con­tra la cár­cel… mani­fies­tan con­tra ella y con­tra el 41 bis como suce­dió en L’Aquila, con la mani­fes­ta­ción del 3 junio 2007. Por esta mani­fes­ta­ción han sido denun­cia­dos más de 20 compañeros/​as.


Cul­pa­bles son los mass media que difun­den siem­pre las infor­ma­cio­nes de los car­ce­le­ros, de los jue­ces y de las comi­sa­rías y que sólo bus­can scoop terro­ris­tas, des­preo­cu­pán­do­se de la vida y tam­bién de la muer­te de las personas. 


Cul­pa­bles son aque­llos que uti­li­zan las “muer­tes en pri­sión”, que ellos lla­man “casos”, para con­se­guir unos cuan­tos votos. No son “casos” sino que for­man par­te de la con­tra­rre­vo­lu­ción pre­ven­ti­va y de su lógi­ca “o te arre­pien­tes o te ani­qui­lo”. ¿Son aca­so “casos” tam­bién todos (y tan­tos) los jóve­nes res­ti­tui­dos a las fami­lias lle­nos de gol­pes tras deten­cio­nes por peque­ños deli­tos y cuyos ver­du­gos per­ma­ne­cen impu­nes? No, es la lógi­ca repre­si­va de la reedu­ca­cion, del pre­mio y del cas­ti­go lle­va­da a las extre­mas con­se­cuen­cias en la deri­va auto­ri­ta­ria y reac­cio­na­ria actual del Estado. 


Y no bas­ta, a la cul­pa se aña­de la calum­nia. Todos éstos se con­vier­ten tam­bién en cha­ca­les. Quie­ren robar la memo­ria para res­ti­tuir­la enfan­ga­da, como están hacien­do con Dia­na pre­sen­tán­do­la como dis­pues­ta a cola­bo­rar. No han con­se­gui­do nun­ca mos­trar a Dia­na como una arre­pen­ti­da cuan­do esta­ba viva, como han tra­ta­do de hacer repe­ti­da­men­te, y así inten­tan hacer­lo aho­ra ver­gon­zo­sa­men­te, tras su muer­te. Cons­cien­tes de que un ase­si­na­to como éste no pasa­rá inob­ser­va­do, tan­to den­tro como fue­ra de las cár­ce­les, y que lo que más temen hoy es la posi­bi­li­dad de que una pro­tes­ta, que se soli­da­ri­ce con los pre­sos polí­ti­cos y la alter­na­ti­va que Dia­na encar­na­ba, pue­da esta­llar en las cár­ce­les, ya por sí mis­mas en agi­ta­ción a cau­sa de las pési­mas con­di­cio­nes de vida. 


Nos sen­ti­mos uni­dos a los fami­lia­res de Dia­na, con el cora­zón lleno de dolor y de rabia, pero tam­bién con la lucha.


Esta no es una fra­se de cir­cuns­tan­cias, ni éste un comu­ni­ca­do ritual. 


La cár­cel es tam­bién lucha y resis­ten­cia, como lo demues­tran las pro­tes­tas que se rea­li­zan des­de hace tiem­po en toda Ita­lia y los pre­sos revo­lu­cio­na­rios que resis­ten des­de hace déca­das a las veja­cio­nes de los car­ce­le­ros y del Esta­do. Cier­ta­men­te los cha­ca­les plu­mí­fe­ros del régi­men no hablan nun­ca de todo esto por­que es útil poner en pri­mer plano el aspec­to disua­si­vo de esta ins­ti­tu­ción. Dare­mos más fuer­za y cora­je, e invi­ta­mos a todos a hacer­lo, a nues­tro com­pro­mi­so en la lucha con­tra la cár­cel impe­ria­lis­ta, la tor­tu­ra del ais­la­mien­to y al apo­yo a los revo­lu­cio­na­rios pre­sos y a todos los dete­ni­dos que luchan. 

¡LUCHAR CONTRA LA CARCEL IMPERIALISTA Y CONTRA LA TORTURA DEL AISLAMIENTO DEL 41 BIS! 
¡APOYAR LA RESISTENCIA DE LOS REVOLUCIONARIOS PRESOS Y LA LUCHA DE TODOS LOS DETENIDOS! 
¡CONSTRUIR, EXTENDER Y ORGANIZAR LA SOLIDARIDAD DE CLASE! 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *