Los trai­do­res que mina­ron por den­tro el PSUA y la RDA siguen al fren­te de la «izquier­da» alemana»

Emi­nen­tes cons­truc­to­res socia­lis­tas de la RDA han reco­no­ci­do que dos ele­men­tos rela­cio­na­dos entre sí sig­ni­fi­ca­ron el fin de la RDA:la cri­sis del papel de van­guar­dia del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia (PSUA) en la socie­dad de la RDA y la pér­di­da del rol prin­ci­pal de las fuer­zas Mar­xis­tas Leni­nis­tas en el seno de dicho PSUA.

Seña­lan que en los años 80 se cons­ti­tu­yó un gru­po con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en el inte­rior del PSUA que fue aumen­tan­do con­ti­nua­men­te su influen­cia polí­ti­ca. Se creó a la som­bra del lla­ma­do «nue­vo pen­sa­mien­to» impul­sa­do en el PCUS por Gor­ba­chov y She­var­nad­ze. Dicho «pen­sa­mien­to» se basa­ba en sus­ti­tuir el inte­rés de cla­se por el inte­rés común, con­fu­so, de la Huma­ni­dad ente­ra. De esta mane­ra se nega­ba com­ple­ta­men­te la con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el capi­tal, entre la cla­se obre­ra y la bur­gue­sía. Exi­gían el res­ta­ble­ci­mien­to de la sepa­ra­ción de pode­res y la crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­ca­men­te independientes.

Los por­ta­vo­ces teó­ri­cos de este gru­po en el CC del PSUA fue­ron cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to del Comu­nis­mo cien­tí­fi­co en la Aca­de­mia de Cien­cias Socia­les bajo la direc­ción del direc­tor Rolf Reis­sig y el res­pon­sa­ble de inves­ti­ga­ción Frank Berg. Otros cien­tí­fi­cos de uni­ver­si­da­des y cen­tros inte­gra­ban el gru­po. Su prin­ci­pal por­ta­voz polí­ti­co fue Gre­gor Gysi. La direc­ción del PSUA no fue capaz de excluir del Par­ti­do a este gru­po que tomó el poder en un lla­ma­do «Con­gre­so extra­or­di­na­rio» del PSUA rea­li­za­do el 16 diciem­bre de 1989 que deci­dió «aca­bar con el sta­li­nis­mo», disol­ver el Par­ti­do y crear el Par­ti­do del Socia­lis­mo Demo­crá­ti­co (PDS) en su lugar. Pero el PDS no era un par­ti­do de cla­se, ni comu­nis­ta ni mar­xis­ta sino un par­ti­do pro­gre­sis­ta y anti­fas­cis­ta for­ma­do por diver­sas corrientes.

El gru­po con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio fue minan­do el PSUA que disol­vió las mili­cias obre­ras arma­das y el Minis­te­rio de Segu­ri­dad y liqui­dó sus orga­ni­za­cio­nes en las empre­sas pre­pa­ran­do el terreno para la vic­to­ria de la contrarrevolución.
Dece­nas de miles de comu­nis­tas que­da­ron al mar­gen de este pro­ce­so. Si el PSUA tenía en 1989 2,3 millo­nes de miem­bros, el PDS sólo tenía 88.600 miem­bros en el Este de Ale­ma­nia en los años 90, tras des­apa­re­cer la RDA socialista.

El PDS reci­bió el voto de los comu­nis­tas y de la gen­te de la ex RDA que recha­za­ba la ane­xión a la Ale­ma­nia imperialista,el capi­ta­lis­mo, el ingre­so en la OTAN y el fas­cis­mo. En las elec­cio­nes gene­ra­les de 1998 el PDS obtu­vo el 23,6 % en la ex RDA y el 5,1 % en la par­te occi­den­tal de Ale­ma­nia y 35 dipu­tados en el Bundestag.

La direc­ción del PDS ha esta­do en manos de los mis­mos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios que liqui­da­ron el PSUA enca­be­za­dos por Gre­gor Gysi y Lothar Bys­ki. Otros de sus líde­res eran Peter Porsch, ex fun­cio­na­rio del PSUA y Chris­ta Luft, ex minis­tro de eco­no­mía de la RDA.

El PDS se ha uni­do con una frac­ción social­de­mó­cra­ta diri­gi­da por el ex minis­tro Oskar Lafon­tai­ne y ha crea­do la agru­pa­ción Die Lin­ke que en las elec­cio­nes gene­ra­les de setiem­bre 2009 ha reci­bi­do un millón de votos más y a nivel de toda Ale­ma­nia ha pasa­do del 8,7 % al 11,9 %. Pero don­de ha cre­ci­do ha sido en las regio­nes más reac­cio­na­rias del Oes­te como Bavie­ra, Bade-Wur­ten­berg, Sarre y Rena­nia del Nor­te en base a los votan­tes decep­cio­na­dos del par­ti­do social­de­mó­cra­ta SPD. Sin embar­go, en la ex RDA ha per­di­do 87 mil votos con res­pec­to a las elec­cio­nes ante­rio­res y se sitúa entre el 25 y el 30 %. Die Lin­ke no es mas que un par­ti­do de ges­tión social­de­mó­cra­ta jun­to al SPD cuyo obje­ti­vo es,según el gor­ba­cho­viano trai­dor Gre­gor Gysi, «reso­cial­de­mo­cra­ti­zar el SPD». En toda Ale­ma­nia cre­ce el deseo de un Par­ti­do revo­lu­cio­na­rio a la izquier­da del SPD y de Die Lin­ke y en la ex RDA la ausen­cia de un ver­da­de­ro Par­ti­do Comu­nis­ta que cata­li­ze el recha­zo al capi­ta­lis­mo en cri­sis, beli­cis­ta y anti­so­cial, hace aumen­tar la abs­ten­ción. En la región de Saxe-Anhalt, don­de el 22 % de la pobla­ción es pobre, la abs­ten­ción en las últi­mas elec­cio­nes ha sido del 59 % y en toda Ale­ma­nia del 28 %.
Sin duda los comu­nis­tas ale­ma­nes que mili­tan en varias orga­ni­za­cio­nes (en el DKP en la par­te occi­den­tal, en el peque­ño KPD for­ma­do por anti­guos cua­dros del PSUA en la orien­tal, en Die Lin­ke sin for­mar una corrien­te pro­pia, en la Pla­ta­for­ma Comu­nis­ta (KPF) en Die Lin­ke, y otras) o en nin­gu­na, nece­si­ta­rán cons­truir un fuer­te PC uni­fi­ca­do para luchar por res­tau­rar el Socia­lis­mo, salir de la OTAN y cons­truir una socie­dad real­men­te justa.

Refe­ren­cias: los mag­ní­fi­cos artícu­los del Dr. Klaus Stein­ger «Les cau­ses de la chu­te de la RDA» y de Ulrich Uhar «La demo­cra­tie socia­lis­te en RDA: sa nais­san­ce, son evo­lu­tion et sa des­truc­tion par les con­tre-revo­lu­tion­nai­res» publi­ca­dos en el núme­ro 52 de 1998 de Etu­des Mar­xis­tes, revis­ta del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Mar­xis­tas de Bru­se­las. En www​.marx​.be se pue­den con­sul­tar los artículos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.