Los trai­do­res que mina­ron por den­tro el PSUA y la RDA siguen al fren­te de la «izquier­da» ale­ma­na»

Emi­nen­tes cons­truc­to­res socia­lis­tas de la RDA han reco­no­ci­do que dos ele­men­tos rela­cio­na­dos entre sí sig­ni­fi­ca­ron el fin de la RDA:la cri­sis del papel de van­guar­dia del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia (PSUA) en la socie­dad de la RDA y la pér­di­da del rol prin­ci­pal de las fuer­zas Mar­xis­tas Leni­nis­tas en el seno de dicho PSUA.

Seña­lan que en los años 80 se cons­ti­tu­yó un gru­po con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en el inte­rior del PSUA que fue aumen­tan­do con­ti­nua­men­te su influen­cia polí­ti­ca. Se creó a la som­bra del lla­ma­do «nue­vo pen­sa­mien­to» impul­sa­do en el PCUS por Gor­ba­chov y She­var­nad­ze. Dicho «pen­sa­mien­to» se basa­ba en sus­ti­tuir el inte­rés de cla­se por el inte­rés común, con­fu­so, de la Huma­ni­dad ente­ra. De esta mane­ra se nega­ba com­ple­ta­men­te la con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el capi­tal, entre la cla­se obre­ra y la bur­gue­sía. Exi­gían el res­ta­ble­ci­mien­to de la sepa­ra­ción de pode­res y la crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­ca­men­te inde­pen­dien­tes.

Los por­ta­vo­ces teó­ri­cos de este gru­po en el CC del PSUA fue­ron cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to del Comu­nis­mo cien­tí­fi­co en la Aca­de­mia de Cien­cias Socia­les bajo la direc­ción del direc­tor Rolf Reis­sig y el res­pon­sa­ble de inves­ti­ga­ción Frank Berg. Otros cien­tí­fi­cos de uni­ver­si­da­des y cen­tros inte­gra­ban el gru­po. Su prin­ci­pal por­ta­voz polí­ti­co fue Gre­gor Gysi. La direc­ción del PSUA no fue capaz de excluir del Par­ti­do a este gru­po que tomó el poder en un lla­ma­do «Con­gre­so extra­or­di­na­rio» del PSUA rea­li­za­do el 16 diciem­bre de 1989 que deci­dió «aca­bar con el sta­li­nis­mo», disol­ver el Par­ti­do y crear el Par­ti­do del Socia­lis­mo Demo­crá­ti­co (PDS) en su lugar. Pero el PDS no era un par­ti­do de cla­se, ni comu­nis­ta ni mar­xis­ta sino un par­ti­do pro­gre­sis­ta y anti­fas­cis­ta for­ma­do por diver­sas corrien­tes.

El gru­po con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio fue minan­do el PSUA que disol­vió las mili­cias obre­ras arma­das y el Minis­te­rio de Segu­ri­dad y liqui­dó sus orga­ni­za­cio­nes en las empre­sas pre­pa­ran­do el terreno para la vic­to­ria de la con­tra­rre­vo­lu­ción.
Dece­nas de miles de comu­nis­tas que­da­ron al mar­gen de este pro­ce­so. Si el PSUA tenía en 1989 2,3 millo­nes de miem­bros, el PDS sólo tenía 88.600 miem­bros en el Este de Ale­ma­nia en los años 90, tras des­apa­re­cer la RDA socia­lis­ta.

El PDS reci­bió el voto de los comu­nis­tas y de la gen­te de la ex RDA que recha­za­ba la ane­xión a la Ale­ma­nia imperialista,el capi­ta­lis­mo, el ingre­so en la OTAN y el fas­cis­mo. En las elec­cio­nes gene­ra­les de 1998 el PDS obtu­vo el 23,6 % en la ex RDA y el 5,1 % en la par­te occi­den­tal de Ale­ma­nia y 35 dipu­tados en el Bun­des­tag.

La direc­ción del PDS ha esta­do en manos de los mis­mos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios que liqui­da­ron el PSUA enca­be­za­dos por Gre­gor Gysi y Lothar Bys­ki. Otros de sus líde­res eran Peter Porsch, ex fun­cio­na­rio del PSUA y Chris­ta Luft, ex minis­tro de eco­no­mía de la RDA.

El PDS se ha uni­do con una frac­ción social­de­mó­cra­ta diri­gi­da por el ex minis­tro Oskar Lafon­tai­ne y ha crea­do la agru­pa­ción Die Lin­ke que en las elec­cio­nes gene­ra­les de setiem­bre 2009 ha reci­bi­do un millón de votos más y a nivel de toda Ale­ma­nia ha pasa­do del 8,7 % al 11,9 %. Pero don­de ha cre­ci­do ha sido en las regio­nes más reac­cio­na­rias del Oes­te como Bavie­ra, Bade-Wur­ten­berg, Sarre y Rena­nia del Nor­te en base a los votan­tes decep­cio­na­dos del par­ti­do social­de­mó­cra­ta SPD. Sin embar­go, en la ex RDA ha per­di­do 87 mil votos con res­pec­to a las elec­cio­nes ante­rio­res y se sitúa entre el 25 y el 30 %. Die Lin­ke no es mas que un par­ti­do de ges­tión social­de­mó­cra­ta jun­to al SPD cuyo obje­ti­vo es,según el gor­ba­cho­viano trai­dor Gre­gor Gysi, «reso­cial­de­mo­cra­ti­zar el SPD». En toda Ale­ma­nia cre­ce el deseo de un Par­ti­do revo­lu­cio­na­rio a la izquier­da del SPD y de Die Lin­ke y en la ex RDA la ausen­cia de un ver­da­de­ro Par­ti­do Comu­nis­ta que cata­li­ze el recha­zo al capi­ta­lis­mo en cri­sis, beli­cis­ta y anti­so­cial, hace aumen­tar la abs­ten­ción. En la región de Saxe-Anhalt, don­de el 22 % de la pobla­ción es pobre, la abs­ten­ción en las últi­mas elec­cio­nes ha sido del 59 % y en toda Ale­ma­nia del 28 %.
Sin duda los comu­nis­tas ale­ma­nes que mili­tan en varias orga­ni­za­cio­nes (en el DKP en la par­te occi­den­tal, en el peque­ño KPD for­ma­do por anti­guos cua­dros del PSUA en la orien­tal, en Die Lin­ke sin for­mar una corrien­te pro­pia, en la Pla­ta­for­ma Comu­nis­ta (KPF) en Die Lin­ke, y otras) o en nin­gu­na, nece­si­ta­rán cons­truir un fuer­te PC uni­fi­ca­do para luchar por res­tau­rar el Socia­lis­mo, salir de la OTAN y cons­truir una socie­dad real­men­te jus­ta.

Refe­ren­cias: los mag­ní­fi­cos artícu­los del Dr. Klaus Stein­ger «Les cau­ses de la chu­te de la RDA» y de Ulrich Uhar «La demo­cra­tie socia­lis­te en RDA: sa nais­san­ce, son evo­lu­tion et sa des­truc­tion par les con­tre-revo­lu­tion­nai­res» publi­ca­dos en el núme­ro 52 de 1998 de Etu­des Mar­xis­tes, revis­ta del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Mar­xis­tas de Bru­se­las. En www​.marx​.be se pue­den con­sul­tar los artícu­los.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *