Nafa­rroa en el vagón de Blan­co y Sanz

Ramón SOLA

Bas­ta­ba ver los abra­zos efu­si­vos y las son­ri­sas que se cru­za­ron ayer en Dipu­tación Miguel Sanz y José Blan­co para recor­dar que son mucho más que dos riva­les polí­ti­cos y bas­tan­te más que dos bue­nos ami­gos. Sanz y Blan­co hacen el via­je jun­tos des­de aquel día del verano de 2007 en que el pre­si­den­te nava­rro y Jai­me Igna­cio del Bur­go se plan­ta­ron en una sede del PSOE de un barrio en Madrid, quien sabe si en tono de súpli­ca o de ame­na­za. El tiem­po lo dirá. De momen­to, lo que se sabe es que Blan­co acu­dió a Iru­ñea y man­dó parar al PSN, y que Sanz retu­vo así el sillón del Gobierno. Des­de enton­ces, cada vez que Zapa­te­ro nece­si­ta ayu­da, Blan­co sil­ba y Sanz lle­ga en su auxi­lio. Y cada vez que Sanz está en apu­ros, Blan­co sil­ba y Rober­to Jimé­nez acu­de con el sal­va­vi­das. Miguel y Pepi­ño, Sanz y Blan­co, lle­van dos años en el mis­mo vagón, como demues­tra el caso del TAV. Y esto les pare­ce tan nor­mal que a Sanz se le ha ocu­rri­do aho­ra que sean los nava­rros quie­nes paguen todo el bille­te de este via­je.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *