El «gobierno des­le­gi­ti­ma­dor» rue­ga que lo legi­ti­men

La deci­sión del PSE de meter la cues­tión de la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na con tan­ta fuer­za en el Par­la­men­to de Gas­teiz sir­vió para mos­trar su talón de Aqui­les, es decir, cuá­les son los pun­tos débi­les de una estra­te­gia minis­te­rial y de un gobierno auto­nó­mi­co que no encuen­tran en la socie­dad una mayo­ría que les apo­ye.

Las teo­rías de Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba sobre la per­ti­nen­cia de las deten­cio­nes del pasa­do 13 de octu­bre se han vis­to derrum­ba­das por la reali­dad, y avan­za en la opi­nión publi­ca­da la cer­te­za de que Ote­gi, Jacin­to, Rodrí­guez, Zaba­le­ta y Díez pre­pa­ra­ban una ade­cua­ción de la estra­te­gia de la izquier­da aber­tza­le que nada gus­ta­ba al minis­tro del Inte­rior. En para­le­lo, cre­cen las dudas sobre la capa­ci­dad del nue­vo lehen­da­ka­ri y su Eje­cu­ti­vo para gober­nar la CAV, al tiem­po de que pocos cues­tio­nan que Patxi López nun­ca hubie­ra lle­ga­do a Aju­ria Enea sin la apli­ca­ción cal­cu­la­da de la Ley de Par­ti­dos.

Así que el PSE ha vis­to en la moción del PP sobre Bata­su­na y la sen­ten­cia del Tri­bu­nal de Estras­bur­go el cla­vo ardien­do al que aga­rrar­se para obte­ner en ese Par­la­men­to auto­nó­mi­co tram­pea­do una vic­to­ria que se le nie­ga en la socie­dad. Es la estra­te­gia de un par­ti­do a la defen­si­va.

Cuan­do un pre­ten­di­do Esta­do de Dere­cho nece­si­ta recor­dar­se a sí mis­mo lo bueno que es, algo no debe irle bien del todo. Si ade­más para ser acep­ta­do en el país pre­ci­sa de medi­das de «peda­go­gía demo­crá­ti­ca», pare­ce evi­den­te que tie­ne un pro­ble­ma que qui­zá no sea cul­pa de los demás.

El par­ti­do que decía que iba a ocu­par­se de las cosas que preo­cu­pan de ver­dad a la gen­te y no de las enso­ña­cio­nes nacio­na­lis­tas cen­tra la aten­ción del pleno de maña­na en con­tar­nos lo malos que son Bata­su­na en gene­ral y Arnal­do Ote­gi en par­ti­cu­lar. Según Óscar Rodrí­guez, «la demo­cra­cia, y la socie­dad vas­ca y espa­ño­la, han sido muy gene­ro­sas. A ETA y a los suyos se les han dado tres opor­tu­ni­da­des para aca­bar con la vio­len­cia. Las tres han aca­ba­do de la mis­ma for­ma, con bom­bas de ETA y el silen­cio de sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos. Ote­gi y sus ami­gos han demos­tra­do muchas veces que no tie­nen capa­ci­dad sufi­cien­te para acer­car a ETA a la polí­ti­ca, por­que son dos caras de la mis­ma mone­da, la mal lla­ma­da izquier­da aber­tza­le».

Pues no todos lo ven así, y de ahí que la mayo­ría sin­di­cal y los par­ti­dos que suman la mayo­ría polí­ti­ca con­vo­ca­ran a una mani­fes­ta­ción en pro­tes­ta por sus deten­cio­nes que, según Odón Elor­za, resul­tó «muy gran­de y muy masi­va».

Es difí­cil luchar con­tra la evi­den­cia. Dijo el pro­pio Óscar Rodrí­guez que «en Eus­ka­di hay con­flic­tos entre gen­tes que pien­san de dis­tin­ta for­ma como en cual­quier otra socie­dad con dife­ren­tes iden­ti­da­des que pue­da haber en el mun­do. Pero aquí hay terro­ris­mo. El pro­ble­ma no es que pen­se­mos dife­ren­te y que deba­ta­mos entre noso­tros, el pro­ble­ma ver­da­de­ro es la vio­len­cia, la exis­ten­cia de ETA».

Por lo tan­to, si el con­flic­to es entre vas­cos y el pro­ble­ma es ETA la pre­gun­ta venía dada: «En ausen­cia de vio­len­cia, ¿la solu­ción será la que deci­da­mos los vas­cos sin inje­ren­cia exter­na, por ejem­plo, sin que una ins­tan­cia exte­rior revo­que una deci­sión adop­ta­da por este Par­la­men­to?».

La res­pues­ta de José Anto­nio Pas­tor resul­tó escla­re­ce­do­ra. «Cuan­do usted habla de una ins­tan­cia exte­rior ‑expli­có- no sé a qué se refie­re. Esto es una comu­ni­dad autó­no­ma que se rige por unas nor­mas, que per­te­ne­ce a un entra­ma­do polí­ti­co, jurí­di­co e ins­ti­tu­cio­nal y a una reali­dad polí­ti­ca que se lla­ma Espa­ña. Por lo tan­to, no esta­mos hablan­do de nada exte­rior, sino de un con­jun­to de reali­da­des polí­ti­cas y ésta for­ma par­te de un con­jun­to más amplio, la socie­dad espa­ño­la y la reali­dad euro­pea y todos tene­mos nues­tros ámbi­tos de deci­sión. Pero, evi­den­te­men­te, la solu­ción fun­da­men­tal, la ini­cial y quie­nes nos tene­mos que poner de acuer­do somos los vas­cos. Y des­pués tras­la­dar los acuer­dos como esta­ble­cen las reglas de jue­go de las que todos nos hemos dota­do».

Es decir, ade­más de las cui­tas que poda­mos tener los vas­cos entre noso­tros, como cual­quier otra socie­dad del mun- do, hay tam­bién «un con­ten­cio­so entre el Pue­blo vas­co y el Esta­do espa­ñol», según reco­no­cie­ron los par­ti­dos fir­man­tes del Pac­to de Aju­ria Enea el 22 de noviem­bre de 1991. Tra­tar de ocul­tar esto es polí­ti­ca­men­te esté­ril.

De lo vis­to se des­pren­de que tene­mos pues un Esta­do de Dere­cho bueno que no es mayo­ri­ta­ria­men­te per­ci­bi­do como tal y un sec­tor polí­ti­co muy malo, pero que la mayo­ría no quie­re que se deten­ga a sus diri­gen­tes o sea ile­ga­li­za­do. Tene­mos un mal plan­tea­mien­to por par­te del PSE de cuá­les son los pro­ble­mas y el con­flic­to, con lo que así es difí­cil encon­trar solu­cio­nes. Y, ade­más, según vere­mos, este par­ti­do tie­ne difi­cul­ta­des para acep­tar la reali­dad que le cir­cun­da.

Se que­ja Pas­tor de que «se nos dice con insis­ten­cia que ni el Gobierno Vas­co ni la actual mayo­ría par­la­men­ta­ria repre­sen­tan a la mayo­ría social» de la CAV. Y lo con­si­de­ra «una acu­sa­ción gra­ví­si­ma des­de el pun­to de vis­ta demo­crá­ti­co». No. Eso es una evi­den­cia cons­ta­ta­ble. PSE y PP tie­nen la mayo­ría en el Par­la­men­to pero no tie­nen la mayo­ría de los votos, ni siquie­ra des­con­tan­do los cien mil anu­la­dos.

El por­ta­voz del PSE con­tes­ta a esto pre­gun­tan­do a su vez «si se pue­de arti­cu­lar a toda la opo­si­ción como una espe­cie de fren­te úni­co que repre­sen­ta o deja de repre­sen­tar mayo­rías socia­les». A lo que aña­de que «en cada elec­ción, en este país, muni­ci­pa­les, gene­ra­les, auto­nó­mi­cas o euro­peas los elec­to­res vas­cos han dado mayo­rías dis­tin­tas de dis­tin­to tipo. Esa supues­ta mayo­ría social y polí­ti­ca me pare­ce que es par­te de un inven­to, de una leyen­da que no está con­tras­ta­da».

Nada de leyen­das. Los par­la­men­ta­rios que en la inves­ti­du­ra apo­ya­ron a Juan José Iba­rretxe como lehen­da­ka­ri repre- sen­ta­ban a 500.312 votan­tes; los que se incli­na­ron por Patxi López, a 486.493. Que 500.312 son más que 486.493 no es un inven­to nacio­na­lis­ta. Son mate­má­ti­cas.

Si a esto le aña­di­mos la apli­ca­ción a con­ve­nien­cia de la Ley de Par­ti­dos, el resul­ta­do es que una gran par­te de la ciu­da­da­nía pone en duda la legi­ti­mi­dad del Gobierno de López y de su «nue­va mayo­ría» for­ja­da con aque­llos a los que, según dijo en cam­pa­ña, nun­ca se iba a unir. Y esa legi­ti­mi­dad que no se le reco­no­ce aquí, no la va a ganar ape­lan­do al fallo del Tri­bu­nal de Estras­bur­go sobre la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *