RDA: «dic­ta­du­ra socia­lis­ta» o «Esta­do anti­fas­cis­ta»

http://www.normalizado.com/wp-content/uploads/2007/09/587px-coat-of-arms-of-east-germany.svg.pngDes­de que entró en polí­ti­ca en 1989, la ex ciu­da­da­na de la RDA Ange­la Mer­kel ha ido olvi­dan­do su pasa­do en el Esta­do socia­lis­ta ale­mán. Hoy en día, la actual can­ci­ller habla de la «dic­ta­du­ra» en la que vivió duran­te 35 años como si hubie­ra sido una pri­sio­ne­ra del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia (SED) y su car­ce­le­ro el Minis­te­rio de Segu­ri­dad del Esta­do (MfS), popu­lar­men­te cono­ci­do como la Sta­si. Aún así, Mer­kel no expli­ca cómo logró estu­diar, doc­to­rar­se en Físi­ca y encon­trar un pues­to de tra­ba­jo en la pres­ti­gio­sa Aca­de­mia de las Cien­cias de la RDA. Duran­te todos aque­llos años, la hija de un cura pro­tes­tan­te no mili­ta­ba, como su padre, en nin­gún par­ti­do polí­ti­co, ni siquie­ra a la Unión Demó­cra­ta Cris­tia­na del Este (CDU-Ost). Sí mili­tó en la Juven­tud Libre Ale­ma­na (FDJ), pero «sólo hacien­do tra­ba­jo cul­tu­ral», rela­ti­vi­za Mer­kel sus acti­vi­da­des en el secre­ta­ria­do de la úni­ca orga­ni­za­ción juve­nil socia­lis­ta. Pare­ce que se com­por­tó bien en lo que aho­ra defi­ne como «un sis­te­ma de men­ti­ras» por­que en 1986 se le per­mi­tió via­jar por unos días a la RFA. Este pri­vi­le­gio lo reci­bían sólo aque­llos ciu­da­da­nos de la RDA cuya leal­tad hacia el Esta­do socia­lis­ta esta­ba fue­ra de duda.

Estos deta­lles con­tra­dic­to­rios de la bio­gra­fía de Mer­kel se dilu­yen en su dis­cur­so. Una retó­ri­ca res­pal­da­da por pelí­cu­las como «La vida de los otros», sobre la per­se­cu­ción de los deno­mi­na­dos «disi­den­tes» en la RDA por la Sta­si. Es uno más de la lar­ga lis­ta de films que han plas­ma­do en celu­loi­de la ima­gen del «Esta­do de injus­ti­cia» que com­par­te el 78% de la ale­ma­nes de la RFA con res­pec­to a su des­apa­re­ci­do esta­do vecino.

El pen­sa­mien­to úni­co per­mi­te sólo una inter­pre­ta­ción: la RDA era una «dic­ta­du­ra socia­lis­ta» que rete­nía a sus habi­tan­tes detrás del «Muro de la ver­güen­za» con la Sta­si como el omni­pre­sen­te guar­dián del «régi­men esta­li­nis­ta» del SED. En 1989 las masas se lan­za­ron a las calles dan­do lugar a la «revo­lu­ción pací­fi­ca» que aca­bó pri­me­ro con el Muro y des­pués con la Repú­bli­ca socia­lis­ta.

En estas pocas pala­bras se pue­de resu­mir el dis­cur­so ofi­cial sobre la RDA y sobre fenó­me­nos polí­ti­cos recien­tes como Die Lin­ke (La Izquier­da), suce­sor del SED. Mer­kel man­tie­ne que hay que seguir midien­do a Die Lin­ke por «su pos­tu­ra res­pec­to al pasa­do de la RDA». Pero su crí­ti­ca se diri­ge hacia el Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta de Ale­ma­nia (SPD) cuyo pre­si­den­te, Franz Mün­te­fe­ring, y otros diri­gen­tes insis­ten en que no se debe­ría enfren­tar eter­na­men­te a Die Lin­ke con su pasa­do ger­ma­no­orien­tal.

De hecho la posi­ción de cada par­ti­do hacia la RDA sigue sien­do un tema que deter­mi­na la polí­ti­ca. En Turin­gia Los Ver­des die­ron por ter­mi­na­das las nego­cia­cio­nes con el SPD y Die Lin­ke con la excu­sa de que la repre­sen­tan­te socia­lis­ta había cola­bo­ra­do con el MfS. El mis­mo argu­men­to esgri­mió el dia­rio con­ser­va­dor «Die Welt» para denun­ciar el bipar­ti­to entre el SPD y Die Lin­ke en Bran­dem­bur­go. Recor­dó que este esta­do fede­ral, gober­na­do por el social­de­mó­cra­ta Matthias Platzeck, es el úni­co land de los cin­co del Este que no ha decla­ra­do como «no ele­gi­bles» a aque­llos can­di­da­tos que fue­ron miem­bros o infor­ma­do­res del MfS. Mien­tras en el Este ale­mán se con­tro­la si un fun­cio­na­rio o futu­ro par­la­men­ta­rio cola­bo­ró con el MfS, en el oes­te ale­mán no se inves­ti­ga si un ciu­da­dano de la RFA que tra­ba­ja para el ser­vi­cio secre­to exte­rior (BND) o inte­rior (BfV).

La eter­na prue­ba del algo­dón

Ante los ata­ques de la dere­cha, el SPD y Die Lin­ke de Bran­dem­bur­go han deter­mi­na­do en el preám­bu­lo de su pac­to de Gobierno que «no habrá nin­gún enal­te­ci­mien­to de la dic­ta­du­ra del SED». Pero no es sufi­cien­te. La orga­ni­za­ción juve­nil de la CDU ha arre­me­ti­do con­tra el futu­ro minis­tro regio­nal de Jus­ti­cia, Volk­mar Schö­ne­burg. En el macro­jui­cio con­tra los guar­dias de fron­te­ra que dis­pa­ra­ron sobre per­so­nas que que­rían dejar ile­gal­men­te la RDA, el letra­do y juez cons­ti­tu­cio­nal se había nega­do a cali­fi­car a la Repú­bli­ca orien­tal como un «esta­do de injus­ti­cia», por­que lo con­si­de­ró «un voca­blo moral, no cien­tí­fi­co».

La pos­tu­ra man­te­ni­da por Die Lin­ke en Bran­dem­bur­go no extra­ña por­que es una línea que sigue des­de que en 1989 aban­do­nó el nom­bre de SED por el del Par­ti­do del Socia­lis­mo Demo­crá­ti­co (PDS). Enton­ces decla­ró su «rup­tu­ra irre­vo­ca­ble con el esta­li­nis­mo como sis­te­ma». En 2001, con moti­vo del 40 ani­ver­sa­rio de la cons­truc­ción del Muro, la Eje­cu­ti­va nacio­nal del PDS repi­tió que su par­ti­do se había «libe­ra­do irre­vo­ca­ble­men­te del esta­li­nis­mo del SED». Ade­más afir­mó que «la cons­truc­ción del Muro era la prue­ba, en cemen­to, de la infe­rio­ri­dad del esta­li­nís­ti­ca­men­te for­ma­do mode­lo de socia­lis­mo en la RDA fren­te al enton­ces real mode­lo de capi­ta­lis­mo de la Repú­bli­ca Fede­ral».

Las futu­ras elec­cio­nes en el Este ale­mán demos­tra­rán si la base social de Die Lin­ke acep­ta estas inter­pre­ta­cio­nes cuan­do, según las últi­mas encues­tas, el 48% de los ciu­da­da­nos de la RDA opi­nan que en su esta­do había más cosas posi­ti­vas que nega­ti­vas. Pero lo que impe­ra es la ima­gen que divul­ga el dis­cur­so ofi­cial.

Para cono­cer la otra ver­sión hay que saber a quién acu­dir y a veces inclu­so es impres­cin­di­ble una invi­ta­ción para poder acu­dir a deter­mi­na­dos even­tos. Uno de ellos fue la con­fe­ren­cia que orga­ni­zó la revis­ta «Offen-siv» a media­dos de octu­bre en Ber­lín. En el ámbi­to de la izquier­da ale­ma­na se sitúa a la izquier­da de este espec­tro. Según la defi­ni­ción del PDS/​Linke, habría que defi­nir la revis­ta como «esta­li­nis­ta» por­que man­tie­ne en alto el recuer­do de la RDA y del SED. Como lugar de encuen­tro, que con­gre­gó a dos cen­te­na­res de per­so­nas ‑la gran mayo­ría de ellas jóvenes‑, se eli­gió un lugar emble­má­ti­co: una sala en el edi­fi­cio del «Neues Deu­ts­chland», el dia­rio vin­cu­la­do a Die Lin­ke, y situa­do en la anti­gua capi­tal de la RDA. No habrá habi­do muchos even­tos des­de 1990 en las que se haya can­ta­do ínte­gra­men­te el himno nacio­nal de la RDA. Una par­te de la con­fe­ren­cia res­pon­dió a la pre­gun­ta «¿Qué hemos per­di­do?». Her­mann Leih­kauf, que era miem­bro de la Comi­sión de Pla­ni­fi­ca­ción, cal­cu­ló que des­pués de haber liqui­da­do las deu­das, por valor de 500.000 millo­nes de mar­cos [250.000 millo­nes de euros], la RFA se embol­só el patri­mo­nio nacio­nal de la RDA, valo­ra­do en un billón de mar­cos [500.000 millo­nes de euros]. Recor­dó que el 92% de las muje­res tra­ba­ja­ba ‑hoy no lle­ga al 69%-.

Hei­de­ro­se Weisheit sub­ra­yó que la RDA le dio la posi­bi­li­dad de ser tan­to tra­ba­ja­do­ra en una coope­ra­ti­va agrí­co­la como tam­bién al mis­mo tiem­po madre de cua­tro hijos. Per­dió su pues­to por­que no qui­so salir del SED. «Per­dí mi tra­ba­jo pero no mis con­vic­cio­nes», dijo con orgu­llo. Aña­dió que la RDA era «un país ami­go de los niños», don­de el índi­ce de fer­ti­li­dad supe­ra­ba en un 46% a la RFA. Este hecho se expli­ca en vir­tud de un sis­te­ma social que ayu­da­ba a las fami­lias jóve­nes eco­nó­mi­ca­men­te y con una tupi­da red de guar­de­rías.

En la RDA Erich Buchholz era cate­drá­ti­co de Dere­cho Penal en la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Ber­lín. Des­de 1990 tra­ba­ja de letra­do. Recor­dó que des­de 1950 la RDA con­ta­ba con un Códi­go de Dere­cho Labo­ral, algo inexis­ten­te en la RFA has­ta hoy en día. El dere­cho al tra­ba­jo era un prin­ci­pio de la cons­ti­tu­ción como tam­bién lo el dere­cho a la edu­ca­ción y a la pro­tec­ción de la salud. Al final fue el últi­mo minis­tro de Defen­sa de la RDA, Heinz Keß­ler, el que resu­mió los logros de la RDA en una sola fra­se: «No hay alter­na­ti­va al socia­lis­mo», sen­ten­ció este vete­rano lucha­dor anti­fas­cis­ta de 89 años.

1990 en las que se haya can­ta­do ínte­gra­men­te el himno nacio­nal de la RDA. Una par­te de la con­fe­ren­cia res­pon­dió a la pre­gun­ta «¿Qué hemos per­di­do?». Her­mann Leih­kauf, que era miem­bro de la Comi­sión de Pla­ni­fi­ca­ción, cal­cu­ló que des­pués de haber liqui­da­do las deu­das, por valor de 500.000 millo­nes de mar­cos [250.000 millo­nes de euros], la RFA se embol­só el patri­mo­nio nacio­nal de la RDA, valo­ra­do en un billón de mar­cos [500.000 millo­nes de euros]. Recor­dó que el 92% de las muje­res tra­ba­ja­ba ‑hoy no lle­ga al 69%-.

Hei­de­ro­se Weisheit sub­ra­yó que la RDA le dio la posi­bi­li­dad de ser tan­to tra­ba­ja­do­ra en una coope­ra­ti­va agrí­co­la como tam­bién al mis­mo tiem­po madre de cua­tro hijos. Per­dió su pues­to por­que no qui­so salir del SED. «Per­dí mi tra­ba­jo pero no mis con­vic­cio­nes», dijo con orgu­llo. Aña­dió que la RDA era «un país ami­go de los niños», don­de el índi­ce de fer­ti­li­dad supe­ra­ba en un 46% a la RFA. Este hecho se expli­ca en vir­tud de un sis­te­ma social que ayu­da­ba a las fami­lias jóve­nes eco­nó­mi­ca­men­te y con una tupi­da red de guar­de­rías.

En la RDA Erich Buchholz era cate­drá­ti­co de Dere­cho Penal en la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Ber­lín. Des­de 1990 tra­ba­ja de letra­do. Recor­dó que des­de 1950 la RDA con­ta­ba con un Códi­go de Dere­cho Labo­ral, algo inexis­ten­te en la RFA has­ta hoy en día. El dere­cho al tra­ba­jo era un prin­ci­pio de la Cons­ti­tu­ción como tam­bién lo el dere­cho a la edu­ca­ción y a la pro­tec­ción de la salud. Al final fue el últi­mo minis­tro de Defen­sa de la RDA, Heinz Keß­ler, el que resu­mió los logros de la RDA en una sola fra­se: «No hay alter­na­ti­va al socia­lis­mo», sen­ten­ció este vete­rano lucha­dor anti­fas­cis­ta de 89 años

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *