No es una gue­rra con­ven­cio­nal… ¡Es irregular!

http://colombia.indymedia.org/uploads/2008/08/victima_terrorismo_de_estado_en_coquitos_copy.jpgmid.jpgPare­cie­ra que fren­te a la actual ofen­si­va del impe­ria­lis­mo sufrié­ra­mos de enfer­me­da­des pare­ci­das. Todos acep­ta­mos que los grin­gos desa­rro­llan una gue­rra irre­gu­lar. Lo deci­mos, lo escri­bi­mos, pero actua­mos como si fue­ra lo con­tra­rio. Hay que decir­lo con fuer­za: No es una gue­rra con­ven­cio­nal… ¡es UNA GUERRA irregular!

Es un tipo de gue­rra dife­ren­te, no se pare­ce ni a la de Korea, ni a la de Viet­nam, mucho menos a la de Irak o Afga­nis­tán. La fue­ron dise­ñan­do des­de la épo­ca de Allen­de en Chi­le, desa­rro­lla­ron sus téc­ni­cas con las dic­ta­du­ras del Cono Sur, la prac­ti­ca­ron con los “con­tras” en Nica­ra­gua, la per­fec­cio­na­ron en El Sal­va­dor, pero la han desa­rro­lla­do a nive­les insos­pe­cha­dos en Colom­bia. Y aho­ra, ya han empe­za­do con Venezuela.

La fór­mu­la actual es más com­ple­ja. Han reto­ma­do los méto­dos tene­bro­sos que la oli­gar­quía colom­bia­na uti­li­zó en las gue­rras civi­les del siglo XIX, y duran­te la vio­len­cia de los años 50 del siglo pasa­do. Le aco­pla­ron la tec­no­lo­gía y la inte­li­gen­cia israe­lí, la expe­rien­cia de la Mos­sad, y todo el tra­ta­do sobre con­flic­tos de baja inten­si­dad que ela­bo­ra­ron duran­te 40 años de “gue­rra fría”.

Ellos mis­mos lo dicen:

“La gue­rra irre­gu­lar (IW) en gene­ral y la con­tra­in­sur­gen­cia (COIN) en par­ti­cu­lar, requie­ren una mane­ra de pen­sar par­ti­cu­lar y talen­tos espe­cí­fi­cos que no son apli­ca­bles ni comu­nes en su tota­li­dad a los esti­los más tra­di­cio­na­les de gue­rra. Esto no sugie­re que COIN repre­sen­te una for­ma nue­va o sepa­ra­da de guerra.”[1]

En nues­tro país, Colom­bia, lle­van 59 años de gue­rra irre­gu­lar. La CIA ase­si­nó a Gai­tán en 1948[2]. Es una gue­rra que, por lo menos, ha deja­do tras de sí 500 mil muer­tos. No es una gue­rra que sea decla­ra­da. Nadie la anun­cia, nadie la decla­ra, nadie la rei­vin­di­ca. Es una gue­rra “sucia”, “sor­da”, sin reglas, es una gue­rra dife­ren­te. Bas­tan­te le apren­die­ron los grin­gos a los nor-viet­na­mi­tas, que los derro­ta­ron con una gue­rra de carac­te­rís­ti­cas simi­la­res, pero… ¡jus­ta!, por­que defen­dían lo suyo.

Este tipo de gue­rra jue­ga con la fuer­za del enemi­go. Tra­ta de colo­car a su ser­vi­cio tan­to las debi­li­da­des como la fuer­za del con­tra­rio. Actúa y mani­pu­la con inte­li­gen­cia. Ante todo, LA GUERRA IRREGULAR ES UNA GUERRA INTELIGENTE. Es una gue­rra diri­gi­da a cau­sar la derro­ta polí­ti­ca de su enemi­go. Su obje­ti­vo no es la derro­ta mili­tar, es una “GUERRA POLÍTICA”.

Debe­mos recor­dar que el ejér­ci­to nor-viet­na­mi­ta nun­ca derro­tó mili­tar­men­te al ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se. Lo que hicie­ron fue des­gas­tar­lo, des­mo­ra­li­zar­lo, obli­gar­lo a actuar con deses­pe­ra­ción, al pun­to que los grin­gos lle­ga­ron a nive­les de degra­da­ción que que­ma­ban pue­blos y ase­si­na­ban en for­ma indis­cri­mi­na­da. Y… ¡Todo eso se vio por televisión!

Des­pués de obli­gar­los a com­por­tar­se en for­ma delic­ti­va y faci­ne­ro­sa, la ofen­si­va fue polí­ti­ca. Fue el mis­mo pue­blo nor­te­ame­ri­cano, la juven­tud paci­fis­ta, los demó­cra­tas libe­ra­les, quie­nes con horror com­pro­ba­ron que su ejér­ci­to no tenía moral, que se había con­ver­ti­do en una fuer­za cri­mi­nal. En eso con­sis­tió el triun­fo del pue­blo viet­na­mi­ta, y eso lo apren­die­ron los grin­gos en car­ne propia.

El caso de la gue­rri­lla colom­bia­na y peruana

Las tác­ti­cas uti­li­za­das por las oli­gar­quías y por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en Colom­bia y en el Perú, tenían ese obje­ti­vo. La estra­te­gia para­mi­li­tar en sus diver­sas moda­li­da­des (“auto­de­fen­sas cam­pe­si­nas” y “ron­das cam­pe­si­nas”, res­pec­ti­va­men­te), se con­cen­tra­ron en obli­gar a la gue­rri­lla a degra­dar sus métodos.[3]

Inclu­so, en ambos paí­ses se le hizo creer a la diri­gen­cia gue­rri­lle­ra que había alcan­za­do el “equi­li­brio estra­té­gi­co”, en el aspec­to mili­tar. Cuan­do la diri­gen­cia insur­gen­te cree fir­me­men­te en ello, lan­za una ofen­si­va en don­de se vali­dan actos de terro­ris­mo, ata­ques indis­cri­mi­na­dos don­de el pue­blo es víc­ti­ma de sus armas y explo­si­vos. Se dina­mi­ta la infra­es­truc­tu­ra vial y ener­gé­ti­ca, se ata­ca a los pue­blos. En ambos paí­ses, la gue­rri­lla iden­ti­fi­ca a toda cla­se de polí­ti­cos e inclu­so, a fun­cio­na­rios del Esta­do y de ONGs., como obje­ti­vos militares.

Era una ilu­sión. El “equi­li­brio estra­té­gi­co” era una tram­pa. Mien­tras la gue­rri­lla lan­za­ba su ofen­si­va, la oli­gar­quía y el ejér­ci­to hacían el tra­ba­jo ideo­ló­gi­co. Con­ven­cer a la pobla­ción que la gue­rri­lla era la “gue­rre­ris­ta” y ellos los “paci­fis­tas”. Ganar la ban­de­ra de la paz, era su obje­ti­vo. Los para­mi­li­ta­res en muchas zonas de Colom­bia, repar­tie­ron tie­rra entre cam­pe­si­nos pobres, hacían “tra­ba­jo cívi­co-mili­tar”, ins­ta­la­ban pues­tos de salud, pro­mo­vían pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, con­ta­ban con la ayu­da del Esta­do, el ejér­ci­to y las trans­na­cio­na­les. Así lo hizo Fuji­mo­ri en el Perú. Cla­ro, a quie­nes se les opo­nían, ya sabe­mos qué les hacían.

Una vez la gue­rri­lla se deja lle­var al terreno de lesio­nar al pue­blo, está per­di­da. Su dis­cur­so que­da dis­lo­ca­do, y ella en con­jun­to, des­co­lo­ca­da. Peor, cuan­do en Colom­bia se meten a finan­ciar la gue­rra acu­dien­do a secues­tros y extor­sión. Y cuan­do las nece­si­da­des mili­ta­res los obli­gan a gra­var con impues­tos a los nar­co­tra­fi­can­tes, se entra en la con­ni­ven­cia con ese nego­cio, que todo lo corrom­pe. Allí se aca­bó de minar su ima­gen éti­ca: su moral revo­lu­cio­na­ria fue lesio­na­da. La derro­ta polí­ti­ca era cues­tión de tiempo.

Cuan­do el impe­rio y las oli­gar­quías, con­si­guen que las van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias colo­quen sus metas mili­ta­res por enci­ma de las nece­si­da­des de las masas popu­la­res, allí están con­si­guien­do el pri­mer paso para su derro­ta. Cuan­do lo logran, aprie­tan el ace­le­ra­dor, uti­li­zan de lleno el ejér­ci­to ofi­cial y desa­rro­llan fases don­de ya la fuer­za para­mi­li­tar no es indis­pen­sa­ble. “Recu­pe­rar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, es su frase.

Una de las eta­pas más temi­bles y terri­bles es la lla­ma­da en Colom­bia “cri­mi­na­li­za­ción de la lucha social”. Con­sis­te en con­ver­tir al lucha­dor social, al diri­gen­te de izquier­da civi­lis­ta, a cual­quier per­so­na que les inco­mo­de, en un agen­te de la “cri­mi­nal gue­rri­lla”, ya sea para per­se­guir­lo, aco­sar­lo, apre­sar­lo, ase­si­nar­lo o des­apa­re­cer­lo. Es la fase ter­mi­nal del pro­ce­so, la que segui­mos vivien­do y no hemos podi­do superar.

Lo que empie­za a ocu­rrir fren­te a los gobier­nos nacio­na­lis­tas y democráticos

Lo que pode­mos ver que están apli­can­do con los gobier­nos de Vene­zue­la, Ecua­dor y Boli­via, es muy simi­lar a lo que ha ocu­rri­do con los movi­mien­tos socia­les y de izquier­da en Colombia.

Pri­me­ro, tra­tar de rela­cio­nar­los con la gue­rri­lla. El ata­que al cam­pa­men­to de Reyes en el Ecua­dor y la uti­li­za­ción de los famo­sos compu­tado­res era par­te de ese ejercicio.

Segun­do, hacer­los ver como cóm­pli­ces del nar­co­trá­fi­co y como gobier­nos corruptos.

Ter­ce­ro, mos­trar­los como gobier­nos “comu­nis­tas” que quie­ren expor­tar la revo­lu­ción. El gol­pe de Hon­du­ras es, ade­más de una agre­sión, una pro­vo­ca­ción. Uti­li­za­ron las reac­cio­nes soli­da­rias con el pue­blo hon­du­re­ño para acu­sar de inter­ven­cio­nis­mo, espe­cial­men­te a Chá­vez, y de estar detrás de las supues­tas “ile­ga­li­da­des” de Zelaya.

Cuar­to, pro­vo­car reac­cio­nes geo­po­lí­ti­cas con la ins­ta­la­ción de las 7 bases mili­ta­res en Colom­bia. Ésta es una efec­ti­va acción mili­tar-colo­nial, pero tie­ne – ante todo – el alcan­ce de una “polí­ti­ca de con­ten­ción”. Bus­ca gene­rar reac­cio­nes mili­ta­ris­tas, es par­te de un “jue­go geo­po­lí­ti­co”, pre­ten­de agu­di­zar la ten­sión, “mos­trar­nos los dientes”.

Quin­to: Ali­near a los gobier­nos boli­va­ria­nos con el “eje del mal”. Acu­sar­los de terro­ris­mo inter­na­cio­nal, alia­dos de Irán y de ser enemi­gos del “orden inter­na­cio­nal”. Hacer­los apa­re­cer ante el mun­do de que se están arman­do, de ser peli­gro­sos para sus veci­nos y para la segu­ri­dad regio­nal. Todo ello a la som­bra de que, en ver­dad, es Uri­be, la oli­gar­quía lati­no­ame­ri­ca­na y los hal­co­nes grin­gos, quie­nes com­plo­tan y pre­pa­ran el esce­na­rio de la gue­rra irregular.

Cla­ro, para eso están los medios de comu­ni­ca­ción, que explo­tan los más míni­mos erro­res. Y más de las veces, por no tener cla­ri­dad polí­ti­ca, noso­tros les ayudamos.

Aun­que el recha­zo fren­te a las bases y al gol­pe de Hon­du­ras ha sido uná­ni­me de par­te de los gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na, lo que se obser­va es que han logra­do “sepa­rar el tri­go de la male­za”. Bra­sil, Chi­le, Argen­ti­na, Uru­guay, y otros paí­ses han mer­ma­do la pre­sión. Chá­vez, Evo y Correa, van que­dan­do en la mira.

Es la gue­rra mediá­ti­ca de des­gas­te. Es la polí­ti­ca de con­ten­ción desa­rro­lla­da con maes­tría y fili­gra­na. Una vez logran las reac­cio­nes “natu­ra­les” de par­te de los paí­ses “obje­ti­vo”, bus­can­do su ais­la­mien­to polí­ti­co, empie­zan a dise­ñar otras acciones.

Aho­ra han empe­za­do con ase­si­na­tos en la fron­te­ra, des­es­ta­bi­li­za­ción, agre­sio­nes, que muy segu­ra­men­te van a ir en esca­la­da, con un gobierno colom­biano posan­do de diplo­má­ti­co y pací­fi­co, cuan­do – en ver­dad – es un gobierno cri­mi­nal, corrup­to y ave­za­do en la infil­tra­ción y la gue­rra irregular.

No habrá inva­sión… ¡es gue­rra irregular!

Es impor­tan­te decir con con­tun­den­cia: Los grin­gos no van a inva­dir. No va a haber un des­em­bar­co clá­si­co… ¡no va a haber una inva­sión! Ellos ya nos cono­cen, saben que una inva­sión tipo “Bahía Cochi­nos” en Cuba, fue un gra­ve error. Están al tan­to que ello gene­ra resis­ten­cia y uni­dad de cuer­po de carác­ter nacio­na­lis­ta. Ellos eva­lúan y aprenden.

Para eso tie­nen den­tro de nues­tros paí­ses a sus alia­dos, tie­nen sus “caba­llos de Tro­ya”. Las oli­gar­quías de cada uno de nues­tros paí­ses les hacen la inte­li­gen­cia; esa oli­gar­quía – para decir­lo en tér­mi­nos de pene­tra­ción – «somos» noso­tros mis­mos -; es decir, pue­den actuar como hacían los «viet­cong», que se camu­fla­ban, y los grin­gos no los podían iden­ti­fi­car. Esa oli­gar­quía actúa con dine­ro, com­pra mer­ce­na­rios, uti­li­za al des­em­plea­do, al ven­de­dor ambu­lan­te, a nues­tra pro­pia gen­te. ¡Es una gue­rra irregular!

Por todo lo ante­rior, cuan­do el pre­si­den­te Chá­vez lla­ma a un ejér­ci­to regu­lar a pre­pa­rar­se para la gue­rra, está hacien­do exac­ta­men­te lo que el impe­rio quie­re. Está actuan­do como un boxea­dor cie­go, envian­do gol­pes con­tra un fan­tas­ma. Des­gra­cia­da­men­te esos gol­pes caen sobre nues­tros pro­pios pue­blos. De eso se trata.

La gue­rra irre­gu­lar bus­ca la derro­ta polí­ti­ca de los gobier­nos revo­lu­cio­na­rios de carác­ter nacio­na­lis­ta-demo­crá­ti­co. El pue­blo de la fron­te­ra, de ambos paí­ses, es el obje­ti­vo inme­dia­to del impe­rio y de la oli­gar­quía colom­bo-tachie­ren­se y zulia­na. Pro­vo­car el caos, la inse­gu­ri­dad, y la ten­sión es su pri­me­ra meta.

Agu­di­zar la con­fron­ta­ción, NO entre la pobla­ción de ambos paí­ses, sino de TODA la pobla­ción fron­te­ri­za – que tie­ne una vida y unos intere­ses en común -, con el gobierno nacio­nal de Vene­zue­la y con las fuer­zas arma­das nacio­na­les de Vene­zue­la, es el siguien­te paso. Ya lo están consiguiendo.

La xeno­fo­bia en Vene­zue­la con­tra los colom­bia­nos cali­fi­cán­do­los a todos de ser para­mi­li­ta­res segu­ra­men­te debe estar en el rece­ta­rio. Hacer lo mis­mo en el otro lado, será el paso pre­vio a las esca­ra­mu­zas mili­ta­res, para seguir hacien­do creer que va a haber una inva­sión y una gue­rra regu­lar. Mien­tras tan­to, la ver­da­de­ra gue­rra va por dentro.

Incre­men­tar el des­or­den en todo en todo el país, acre­cen­tar la inse­gu­ri­dad, hacer ver al gobierno como inca­paz de poner orden, es el terreno pre­fe­ri­do de toda gue­rra irre­gu­lar. Las fases van en evo­lu­ción. Su obje­ti­vo es polí­ti­co, no lo olvidemos.

Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.