El movi­mien­to anti­fas­cis­ta de Madrid y la teo­ría de los dos demo­nios

El gobierno y los medios de comu­ni­ca­ción empre­sa­ria­les pre­ten­den ais­lar al movi­mien­to anti­fas­cis­ta tachán­do­lo de “demo­nio” e igua­lán­do­lo a otro demo­nio, los nazis. Esta for­ma de repre­sión no es nue­va ni ha sido inven­ta­da en el Esta­do espa­ñol.

Según Wiki­pe­dia, se le lla­ma “teo­ría de los dos demo­nios”, habi­tual­men­te en for­ma des­pec­ti­va, a la con­cep­ción según la cual los actos de vio­len­cia y terro­ris­mo per­pe­tra­dos por las Fuer­zas Arma­das pro-impe­ria­lis­tas duran­te la dic­ta­du­ra argen­ti­na (1976−1983) son total­men­te com­pa­ra­bles a las accio­nes de las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras revo­lu­cio­na­rias, como Mon­to­ne­ros y el Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo. Según esta con­cep­ción, las accio­nes de cada ban­do no sólo afec­ta­ron al que decían com­ba­tir, sino a ciu­da­da­nos “ino­cen­tes” que no hacían uso de la vio­len­cia.

Esta con­cep­ción pre­ten­de negar la exis­ten­cia de la lucha de cla­ses, ava­lan­do la tesis de que dos supues­tos “ban­dos” se dispu­taban no se sabe qué oscu­ro poder entre sí y que la “ciu­da­da­nía” era víc­ti­ma de tal enfren­ta­mien­to.

Cuan­do un redu­ci­do sec­tor social (el Ejér­ci­to), finan­cia­do y arma­do por gobier­nos capi­ta­lis­tas, pre­ten­de repri­mir a un sec­tor social mucho más amplio con obje­ti­vos de trans­for­ma­ción social y con raí­ces popu­la­res, enton­ces no exis­te nin­gún supues­to enfren­ta­mien­to esté­ril entre “ban­das”, lo que hay es lucha de cla­ses: sec­to­res socia­les que luchan en bene­fi­cio de la cla­se domi­nan­te con­tra sec­to­res socia­les que luchan en bene­fi­cio de la cla­se domi­na­da. No hay una supues­ta “ciu­da­da­nía” que está en medio por­que no se pue­de estar en medio entre explo­ta­do­res y explo­ta­dos. Esta es una excu­sa polí­ti­ca que ofre­cen los medios de comu­ni­ca­ción para legi­ti­mar la demo­cra­cia bur­gue­sa “supe­ra­do­ra de los extre­mis­mos” y cri­mi­na­li­zar a quie­nes luchan.

Esto mis­mo ocu­rre en Colom­bia. El nar­co­go­bierno ase­sino y pro-impe­ria­lis­ta de Uri­be, hace gala de su supues­ta inten­ción de “poner orden” entre los para­mi­li­ta­res (apo­ya­dos bajo cuer­da por el Ejér­ci­to ofi­cial colom­biano) y las gue­rri­llas revo­lu­cio­na­rias. El dis­cur­so mediá­ti­co del gobierno sos­tie­ne que ambos gru­pos arma­dos son “demo­nios” que hay que con­te­ner por­que su acti­vi­dad “afec­ta a la socie­dad civil”, que es víc­ti­ma de un con­flic­to que teó­ri­ca­men­te le es ajeno. Sin embar­go, mien­tras los para­mi­li­ta­res son nutri­dos por recur­sos nor­te­ame­ri­ca­nos y guber­na­men­ta­les, las gue­rri­llas revo­lu­cio­na­rias son nutri­das por sec­to­res popu­la­res fun­da­men­tal­men­te cam­pe­si­nos y de los sec­to­res urba­nos más pobres. El ori­gen de la repre­sión para­mi­li­tar se sitúa en la cla­se domi­nan­te y el ori­gen de la resis­ten­cia gue­rri­lle­ra se sitúa en la cla­se domi­na­da, es decir, en el pue­blo. No hay por tan­to una “socie­dad civil” que está en medio; lo que hay es una enor­me mayo­ría de ven­de­do­res ambu­lan­tes, cam­pe­si­nos, obre­ros, des­em­plea­dos, des­pla­za­dos…, que son víc­ti­mas de los para­mi­li­ta­res y por su con­di­ción de pobres, repre­sen­tan el apo­yo natu­ral y semi­lle­ro de las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras.

El con­cep­to de “socie­dad civil” es asu­mi­do por deter­mi­na­dos orga­nis­mos anti­glo­ba­li­za­ción como ATTAC, ONGs y los foros socia­les mun­dia­les, que inten­tan apli­car a su mane­ra la teo­ría de los 2 demo­nios, dicien­do que la “socie­dad civil” está en medio de los gobier­nos, el Esta­do y las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les por un lado; y las orga­ni­za­cio­nes de la “izquier­da radi­cal y arma­da” por otro. Se cla­si­fi­can a sí mis­mos de “socie­dad civil” cuan­do curio­sa­men­te son los que tie­nen más faci­li­da­des para apa­re­cer en la pren­sa bur­gue­sa y ser tra­ta­dos mediá­ti­ca­men­te con bene­vo­len­cia.

La situa­ción actual en Madrid

Extra­po­lan­do esta teo­ría lati­no­ame­ri­ca­na a la actua­li­dad madri­le­ña, por supues­to sal­van­do todas las dis­tan­cias nece­sa­rias, hay algo que pode­mos res­ca­tar para nues­tro aná­li­sis: de un tiem­po a esta par­te los medios de comu­ni­ca­ción pre­ten­den cali­fi­car al movi­mien­to anti­fas­cis­ta de demo­nio y de esta mane­ra igua­lar su accio­nar a la de otro demo­nio, los nazis.

En Alcor­cón (febre­ro de 2007) se inten­tó algo simi­lar. Des­pués de una pelea juve­nil pun­tual, la pren­sa creó una situa­ción de alar­ma inten­tan­do gene­rar un “bro­te xenó­fo­bo”, azu­zan­do la lle­ga­da de neo­na­zis a la loca­li­dad. Cuan­do la juven­tud anti­fas­cis­ta de Alcor­cón salió a la calle para res­pon­der a la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca y a dejar cla­ro que los nazis no eran bien­ve­ni­dos, enton­ces la pren­sa empe­zó a difun­dir que había una supues­ta «gue­rra» entre vio­len­tos de dis­tin­to pela­je (suda­cas, rojos, ultra­de­re­chis­tas) y todo trans­cu­rri­ría en los subur­bios (supues­ta zona vio­len­ta). Por su par­te el Esta­do, la pren­sa y los ciu­da­da­nos de bien mira­rían con preo­cu­pa­ción el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos… según ellos, la úni­ca “solu­ción” sería enviar mucha poli­cía al lugar para “garan­ti­zar la segu­ri­dad del vecin­da­rio”.

Es decir, cuan­do la juven­tud anti­fas­cis­ta hizo fren­te a la mani­pu­la­ción de los medios de comu­ni­ca­ción y a su fuer­za de cho­que ale­gal (los nazis), enton­ces de pron­to la pren­sa uti­li­zó la estra­te­gia de con­ver­tir a ambos “ban­dos” en demo­nios, sal­van­do la ima­gen de las ins­ti­tu­cio­nes demó­cra­tas y bur­gue­sas, y tra­tan­do de colo­car al vecin­da­rio de Alcor­cón como “víc­ti­ma de un con­flic­to que no ha ele­gi­do”. De esta mane­ra, se inten­ta­ba ais­lar a los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de la solu­ción del con­flic­to: la juven­tud auto­or­ga­ni­za­da de Alcor­cón, que fue quien impul­só la movi­li­za­ción con­tra el racis­mo, con­tra la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca y por la con­vi­ven­cia pací­fi­ca.

El gobierno y los medios de comu­ni­ca­ción sue­len hacer la vis­ta gor­da ante el grue­so de las agre­sio­nes neo­na­zis por dos cla­ras razo­nes: en pri­mer lugar, por­que la ultra­de­re­cha madri­le­ña tie­ne su ori­gen en las ins­ti­tu­cio­nes here­de­ras del fran­quis­mo, en la Poli­cía, el Ejér­ci­to, en las hin­cha­das de los gran­des y adi­ne­ra­dos clu­bes de fút­bol. Y en segun­do lugar, por­que cum­plen la fun­ción de las ban­das para­mi­li­ta­res en Suda­mé­ri­ca o de las juven­tu­des hitle­ria­nas en la Ale­ma­nia nazi, es decir, uti­li­zan medios vio­len­tos para impe­dir la auto­or­ga­ni­za­ción de la gen­te por fue­ra de las ins­ti­tu­cio­nes.

Sin embar­go cuan­do no les que­da más reme­dio, es decir, cuan­do la sober­bia neo­na­zi no se pue­de seguir ocul­tan­do, o cuan­do a uno de los par­ti­dos bur­gue­ses le con­vie­ne ata­car polí­ti­ca­men­te al otro por una cues­tión elec­to­ra­lis­ta, enton­ces denun­cian a las ban­das nazis pero ‑no per­da­mos de vis­ta- nun­ca de for­ma indi­vi­dual. Siem­pre hablan de “los extre­mis­mos”, “los vio­len­tos”, metien­do en un mis­mo saco a neo­na­zis y anti­fas­cis­tas. Por algo el PSOE se auto­cla­si­fi­ca de “cen­tro-izquier­da” y el PP de “cen­tro-dere­cha”, con lo que que­da cla­ro que el res­to son “extre­mis­mos”.

El movi­mien­to anti­fas­cis­ta, al con­tra­rio que el nazis­mo post-fran­quis­ta, tie­ne su ori­gen mayo­ri­ta­ria­men­te (no sólo) en los humil­des barrios obre­ros del sur de Madrid, don­de mucha gen­te vive aho­ga­da por las hipo­te­cas, por la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios bási­cos y sin sala­rios sufi­cien­tes para enfren­tar con tran­qui­li­dad la lle­ga­da del fin de mes. Así, el movi­mien­to anti­fas­cis­ta se nutre de una juven­tud sub­em­plea­da y ale­ja­da del román­ti­co mileu­ris­mo, sin acce­so a los paraí­sos que pro­me­te la publi­ci­dad comer­cial de este lla­ma­do “pri­mer mun­do”. En defi­ni­ti­va, una juven­tud has­tia­da de tra­gar con la injus­ti­cia social impe­ran­te.

El gobierno de Madrid gas­ta dine­ra­les en cons­truir la M30, en ente­rrar­la aun­que los supues­tos par­ques y jar­di­nes que iban a bene­fi­ciar a la pobla­ción bri­llan por su ausen­cia. Gas­ta en auto­pis­tas para bene­fi­ciar a las empre­sas de auto­mó­vi­les. Gas­ta en cons­truir par­ques como el Juan Car­los I, “uno de los mas rele­van­tes por su exten­sión y moderno dise­ño”, en el noroes­te rico de Madrid y don­de se cons­tru­yen nue­vos cen­tros feria­les para las gran­des empre­sas. Gas­ta en equi­par con ele­men­tos repre­si­vos a las diver­sas poli­cías. Gas­ta en recur­sos e ins­ta­la­cio­nes para el Tren de Alta Velo­ci­dad, en un canal de tele­vi­sión auto­nó­mi­co para hacer publi­ci­dad de la linea polí­ti­ca de turno… Las cla­ses medias aco­mo­da­das y altas, se pue­den pagar escue­las y uni­ver­si­da­des para sus hijos, gim­na­sios, cen­tros hos­pi­ta­la­rios y segu­ri­dad para sus urba­ni­za­cio­nes. Mien­tras tan­to, las cla­ses menos favo­re­ci­das difí­cil­men­te pue­den acce­der a las pocas uni­ver­si­da­des esta­ta­les y mucho menos pagar­se las pri­va­das, tie­nen que aguan­tar el calor y el pol­vo, sufrir la degra­da­ción de los ser­vi­cios sani­ta­rios y edu­ca­ti­vos en pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción, los esca­sos par­ques y equi­pa­mien­tos depor­ti­vos.

La rebel­día nace de la injus­ti­cia y la des­igual­dad. Por tan­to hay que des­truir la teo­ría mediá­ti­ca de los dos demo­nios, hay que plan­tear fir­me­men­te la reali­dad: no son reyer­tas, es lucha de cla­ses. Los nazis no son una “tri­bu urba­na”, son gru­pos que pre­ten­den ate­rro­ri­zar a los inmi­gran­tes y a todo tipo de sec­tor social que cues­tio­ne el orden exis­ten­te des­de una posi­ción izquier­dis­ta. Son, por tan­to, una exce­len­te herra­mien­ta del capi­ta­lis­mo. Los nazis les vie­nen como ani­llo al dedo a los pode­ro­sos para que se prin­guen menos a la hora de ame­dren­tar a los movi­mien­tos socia­les, ya que no se tra­ta de una repre­sión legal ni ofi­cial pero su con­se­cuen­cia es la mis­ma.

Coor­di­na­do­ra Anti­fas­cis­ta de Madrid

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *