El impe­rio no hace bue­nas migas con la paz

En 2009 ha sido Barack Oba­ma el galar­do­na­do con el Nobel de la Paz. Dicen que el pro­pio ele­gi­do, dan­do mues­tras de sen­ti­do común, reci­bió con sor­pre­sa la noti­cia. Duran­te los últi­mos cien años ‑tiem­pos de expan­sio­nis­mo yan­qui- la atur­di­da palo­mi­ta de Nobel se ha posa­do cin­co veces en los espi­nu­dos rama­jes del impe­rio. Cada vez que esto ha suce­di­do, la paz ha sali­do mal para­da y el impe­rio refor­za­do.

En 1906 pre­mia­ron con dicho galar­dón a Teo­do­ro Roo­se­velt, el que implan­tó la doc­tri­na de que EEUU podría inter­ve­nir en Lati­noa­mé­ri­ca cada vez que le vinie­ra en gana. En 1919 se lo rega­la­ron a Woo­drow Wil­son que, cua­tro años antes, había inva­di­do Hai­tí; se lle­vó por delan­te a miles de humil­des isle­ños que no esta­ban de acuer­do con una visi­ta que duró 18 años. En 2002 fue galar­do­na­do Jimmy Car­ter; duran­te sus años de pre­si­den­cia fue menos beli­ge­ran­te que otros cole­gas pero tam­bién ense­ñó los dien­tes cuan­do la cau­sa lo reque­ría: «Esta­dos Uni­dos debe emplear cual­quier medio que sea nece­sa­rio, inclu­yen­do la fuer­za mili­tar, para garan­ti­zar los recur­sos estra­té­gi­cos». Pero el Nobel más escan­da­lo­so que voló hacia Nor­te­amé­ri­ca fue el con­ce­di­do a Henry Kis­sin­ger. No lle­gó a ser pre­si­den­te, pero acu­mu­ló más poder que muchos que lo fue­ron. Des­de la Secre­ta­ría de Esta­do apa­dri­nó a dic­ta­do­res e ins­ti­gó matan­zas en Viet­nam, Chi­le, Argen­ti­na, Indo­ne­sia, Timor… Aquel año de 1973 le con­ce­die­ron el mis­mo Nobel ex aequo al diri­gen­te viet­na­mi­ta Le Duc Tho; éste renun­ció al pre­mio pues no esta­ba dis­pues­to a com­par­tir­lo con el car­ni­ce­ro de su pue­blo.

¿Pue­den con­ci­liar­se impe­rio y paz? Se tra­ta de dos pro­yec­tos incom­pa­ti­bles y con­tra­pues­tos. El nue­vo Nobel de la Paz es un cla­ro expo­nen­te de las con­tra­dic­cio­nes que este bino­mio aca­rrea. Sus men­sa­jes hala­gan el oído de los pro­gre­sis­tas, pero ale­gran el bol­si­llo de los con­ser­va­do­res. Fue ele­gi­do con el voto de muchos ciu­da­da­nos humil­des y defien­de los intere­ses de unas éli­tes mino­ri­ta­rias y acau­da­la­das. Rati­fi­có como secre­ta­rio de Defen­sa a Gates, el beli­cis­ta ase­sor de Bush que ins­tau­ró y sigue pro­mo­vien­do la gue­rra glo­bal. El cor­tés Oba­ma ejer­ce como pre­si­den­te del impe­rio más agre­si­vo del mun­do. Sin per­der su son­ri­sa afa­ble, ha deci­di­do sal­pi­car de bases mili­ta­res todo el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Con voz modu­la­da y tran­qui­la, ha dado las órde­nes per­ti­nen­tes para que se incre­men­te la gue­rra en Afga­nis­tán y para que se extien­da la bar­ba­rie por las mon­ta­ñas de Pakis­tán. Las cari­cias públi­cas a sus hijas no son impe­di­men­to para reafir­mar­se en la ocu­pa­ción ira­quí con todo el regue­ro de tor­tu­ras y muer­tes que dicha inva­sión aca­rrea. Las galan­te­rías mediá­ti­cas para con su espo­sa son com­pa­ti­bles con el apo­yo al cri­mi­nal sio­nis­mo.

El jura­do de Oslo, antes de adop­tar su ten­den­cio­sa deci­sión, debe­ría haber escu­cha­do a las víc­ti­mas. Mala­lai Joya, ex par­la­men­ta­ria y acti­vis­ta afga­na se expre­sa­ba así: «Es de risa e insul­tan­te para la paz que le hayan otor­ga­do el Pre­mio Nobel a Oba­ma ¿Qué ha hecho en estos meses? Enga­ñar». Barack es un empe­ra­dor esbel­to, sim­pá­ti­co e inte­li­gen­te. Pero sus des­ve­los impe­ria­les en nada se corres­pon­den con la paz.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *