Mues­tras de uni­dad de los Paï­sos Cata­lans tras 350 años de divi­sión

Banderas 'esteladas' durante la última Diada de Cataluña | Foto: Santi Cogolludo

La mani­fes­ta­ción de hoy demues­tra que somos capa­ces de rom­per fron­te­ras y tejer víncu­los entre el nor­te y el sur de una fron­te­ra que nos impu­sie­ron hace 350 años». Her­vé Pi, el pre­si­den­te de la Fede­ra­ció d’En­ti­tats per la Defen­sa de la Llen­gua i la Cul­tu­ra Cata­la­na de la Cata­lun­ya Nord, se mos­tra­ba así de satis­fe­cho al tér­mino de la mani­fes­ta­ción que ayer recor­dó en Per­pin­yà que a pesar del Tra­ta­do de los Piri­neos no se han roto todos los víncu­los entre el nor­te y el sur de los Paï­sos Cata­lans. Su satis­fac­ción tenía base: la pre­sen­cia de alre­de­dor de 5.000 mani­fes­tan­tes, según la orga­ni­za­ción, el doble de los que habi­tual­men­te secun­dan la con­vo­ca­to­ria de la Dia­da nor­ca­ta­la­na del 7 de noviem­bre. La mitad eran del nor­te, la otra mitad del sur.

La «Comis­sió 350 anys», que agru­pa a la mayor par­te de enti­da­des cata­la­nis­tas del nor­te, había con­vo­ca­do la jor­na­da. Actua­cio­nes de cul­tu­ra popu­lar por la maña­na, mani­fes­ta­ción por la tar­de, mar­cha de antor­chas y con­cier­to por la noche. Ayer fue un sába­do reple­to de acti­vi­da­des en Per­pin­yà para rei­vin­di­car la cata­la­ni­dad de unos terri­to­rios que en 1659 que­da­ron sepa­ra­dos del res­to del país.

«La pobla­ción de la Cata­lun­ya Nord se defi­ne a sí mis­ma como cata­la­na». Lo ase­gu­ra­ba Joan Ridau­ra, el pre­si­den­te de ERC en Cata­lun­ya Nord, a GARA. Aun­que reco­no­cía que esto no supo­ne una tra­duc­ción inme­dia­ta en cla­ve de rei­vin­di­ca­ción polí­ti­ca, está con­ven­ci­do que está aso­cia­do a la con­cien­cia de per­te­nen­cia a una cul­tu­ra y una nación.

Ridau­ra aña­día que cuan­do se habla de uni­dad de la nación cata­la­na, los ciu­da­da­nos del nor­te no tie­nen nin­gún inte­rés en dejar de ser fran­ce­ses para ser espa­ño­les. Por con­tra, está con­ven­ci­do que si en un futu­ro se pue­de crear un esta­do inde­pen­dien­te «nos lle­va­ría­mos sor­pre­sas posi­ti­vas con la acti­tud de la pobla­ción de estas comar­cas».

Hacer piña con el sur

Cecí­lia Duran y Anaïs Cifuen­tes for­man par­te de la Aga­sa­lla, el gru­po de jóve­nes del Cen­tre Cul­tu­ral Cata­là de Per­pin­yà. Ellas tam­bién se mos­tra­ban muy satis­fe­chas por la asis­ten­cia de gen­te, tan­to del nor­te como del sur. Anaïs Cifuen­tes valo­ra­ba para GARA la alta pre­sen­cia de cata­la­nes del sur de la fron­te­ra como posi­ti­va. «Que haya tan­ta gen­te del sur hoy aquí para noso­tros es impor­tan­te, pues los cata­la­nes del nor­te somos pocos y nece­si­ta­mos hacer piña con el sur», seña­ló. Duran aña­día: «Pero hay que valo­rar que cada año a esta mani­fes­ta­ción se suma más gen­te del nor­te, ya no sólo es gen­te del sur que vie­ne a mani­fes­tar­se como ocu­rría hace años».

Algu­nos de los jóve­nes de la Aga­sa­lla son tam­bién mili­tan­tes de Mau­lets, la úni­ca orga­ni­za­ción de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta con implan­ta­ción en estas comar­cas. Pero a pesar de tener poca pre­sen­cia en esta zona, la fecha seña­la­da tra­jo muchos mili­tan­tes de este movi­mien­to polí­ti­co a la movi­li­za- ción de ayer.

Otra de las for­ma­cio­nes que par­ti­ci­pó en la mar­cha fue ERC, con la pre­sen­cia de su pre­si­den­te, Joan Puig­cer­cós; de su secre­ta­rio gene­ral, Joan Ridau, y de los dipu­tados Anna Simó (Par­la­ment de Cata­lun­ya) y Oriol Jun­que­ras (Par­la­men­to Euro­peo). Este par­ti­do tie­ne implan­ta­ción en las comar­cas nor­ca­ta­la­nas, y en las últi­mas elec­cio­nes muni­ci­pa­les obtu­vo algu­nos con­ce­ja­les en pue­blos peque­ños.

La estra­te­gia de ERC es dis­tin­ta al nor­te y al sur de la fron­te­ra, pues los logros en mate­ria de reco­no­ci­mien­to de la cul­tu­ra y la iden­ti­dad pro­pias son muy meno­res en el nor­te, «como bien sabrán los lec­to­res de GARA, pues suce­de lo mis­mo en Ipa­rral­de», acla­ra­ba Joan Ridau­ra. Así pues, la lucha de ERC en el nor­te se cen­tra actual­men­te en lograr una región trans­fron­te­ri­za en el ámbi­to euro­peo que inclu­ya las comar­cas cata­la­nas que colin­dan con la fron­te­ra por el nor­te y por el sur.

Refor­zar los víncu­los

Más allá del plano ins­ti­tu­cio­nal, cada vez exis­ten más gru­pos de cul­tu­ra popu­lar en las comar­cas cata­la­nas del nor­te. Estos gru­pos de cas­te­llers (cons­truc­ción de torres huma­nas), dia­bles (demo­nios) o tra­bu­cai­res se han fede­ra­do con los que exis­ten al sur de la fron­te­ra. «Esto gene­ra víncu­los fuer­tes», expli­ca Her­vé Pi. Unos víncu­los que la legis­la­ción cen­tra­lis­ta fran­ce­sa lle­va tra­tan­do de rom­per des­de hace años.

Aho­ra una nue­va ame­na­za se cier­ne sobre los gru­pos de fue­go, es decir sobre los dia­bles y bes­tias de fue­go. Y es que una nor­ma­ti­va euro­pea que entra­rá en vigor el 4 de enero prohi­bi­rá la cele­bra­ción de los típi­cos «corre­focs», unos pasa­ca­lles don­de la gen­te sal­ta deba­jo del fue­go. Como la apli­ca­ción de la nor­ma­ti­va euro­pea en el res­to de los Paï­sos Cata­lans sí per­mi­ti­rá la cele­bra­ción de «corre­focs», los Dia­bles i Brui­xes del Ribe­ral (en la Cata­lun­ya Nord) han pedi­do sim­bó­li­ca­ment asi­lo polí­ti­co a la Gene­ra­li­tat de Cata­lun­ya.

Esca­sa ofer­ta en cata­lán

La obli­ga­to­rie­dad de la esco­la­ri­za­ción en fran­cés duran­te déca­das ha ido ale­jan­do a la len­gua cata­la­na de la vida coti­dia­na de la pobla­ción. Actual­men­te es muy difí­cil encon­trar jóve­nes que la hayan apren­di­do de sus padres. La tras­mi­sión fami­liar de la len­gua se rom­pió, sobre todo, a par­tir de mitad del siglo XX. Una gene­ra­ción ente­ra dejó de hablar a sus hijos la len­gua que le habían tras­mi­ti­do sus padres. La len­ta recu­pe­ra­ción empe­zó en los años 70, y poco a poco ha ido dan­do sus fru­tos. Hoy día son nue­ve las escue­las de pri­ma­ria que tie­nen el cata­lán como len­gua vehi­cu­lar, y cada vez hay más cen­tros esco­la­res (tam­bién públi­cos) don­de la ense­ñan­za es bilin­güe. La deman­da de la pobla­ción para que los más peque­ños apren­dan en la len­gua de sus bisa­bue­los ha ido en aumen­to. Por eso, aho­ra el pro­ble­ma es que la ofer­ta exis­ten­te no pue­de satis­fa­cer una deman­da en auge.

Mayor inte­rés

Este incre­men­to del apren­di­za­je del cata­lán ha esta­do vin­cu­la­do al aumen­to del inte­rés entre la pobla­ción, tam­bién entre los jóve­nes, a cono­cer la cul­tu­ra e iden­ti­dad del país, y a mirar más hacia el sur de la fron­te­ra que se tra­zó hace 350 años.

Anaïs Cifuen­tes es pro­fe­so­ra de secun­da­ria, y ase­gu­ra que «cada vez hay menos recha­zo hacia la len­gua y cul­tu­ra pro­pias, y los jóve­nes son más recep­ti­vos a estre­char lazos con jóve­nes del res­to de los Paï­sos Cata­lans».

Al tér­mino de la mani­fes­ta­ción, Her­vé Pi esta­ba, pues, muy satis­fe­cho aun­que le que­da­ban unas cuan­tas horas por delan­te de mar­cha de antor­chas en recuer­do los com­ba­tien­tes cata­la­nes de 1659, y de con­cier­to con actua­cio­nes de gru­pos de toda la nación.

Pero la jor­na­da le había infun­di­do ener­gía: «Hemos hecho una demos­tra­ción de fuer­za, hemos demos­tra­do que tene­mos peso. La movi­li­za­ción de hoy nos empu­ja a con­ti­nuar denun­cian­do que sufri­mos las con­se­cuen­cias de un Tra­ta­do que nos impu­sie­ron. Han sido 350 años de ocu­pa­ción, pero tam­bién 350 años de resis­ten­cia, y con­ti­nua­mos com­ba­tien­do».

Des­de el sur

A la mani­fes­ta­ción se des­pla­za­ron auto­ca­res orga­ni­za­dos des­de dis­tin­tas ciu­da­des del sur de la fron­te­ra. Uno de ellos fue orga­ni­za­do por Acció Cul­tu­ral del País Valen­cià.

Trans­por­te

Una de las deman­da es la mejo­ra del trans­por­te entre nor­te y sur, ya que el via­je en tren des­de Bar­ce­lo­na a Per­pin­yà se pro­lon­ga duran­te cin­co o seis horas para reco­rrer tan sólo 180 kiló­me­tros.

Par­ti­dos

A la mani­fes­ta­ción uni­ta­ria acu­die­ron algu­nos par­ti­dos polí­ti­cos del sur con pan­car­tas pro­pias, como ERC (que tie­ne implan­ta­ción en las comar­cas del nor­te) y las juven­tu­des de CDC.

Sin TV3

Duran­te la jor­na­da se denun­ció tam­bién que con el paso a la TDT, la pobla­ción nor­ca­ta­la­na no podrá con­ti­nuar vien­do TV3, el úni­co canal ínte­gra­men­te en cata­lán que reci­ben.

La muti­la­ción cata­la­na como mone­da de cam­bio

El Tra­ta­do de los Piri­neos fue fir­ma­do por las coro­nas espa­ño­la y fran­ce­sa el 7 de noviem­bre de 1659 en la Isla de los Fai­sa­nes, sobre el Bida­soa, para poner fin a un con­flic­to ini­cia­do en 1935, duran­te la Gue­rra de los Trein­ta Años, y supu­so la muti­la­ción de unos Paï­sos Cata­lans que que­da­ron divi­di­dos entre los esta­dos espa­ñol y fran­cés. En aras a este tra­ta­do, que­da­ba ane­xio­na­do al Esta­do fran­cés el terri­to­rio que hoy es Cata­lun­ya Nord.

La fir­ma del docu­men­to puso fin a una par­te de la Gue­rra de los Trein­ta Años (1618−1648): la gue­rra fran­co-espa­ño­la que comen­zó en 1635 y que con­ti­nuó duran­te la rebe­lión de la Fron­da de 1948. En 1941, Fran­cia apo­yó a los suble­va­dos cata­la­nes duran­te la Gue­rra dels Sega­dors, que afec­tó a gran par­te de Cata­lun­ya has­ta 1959, mien­tras que Espa­ña hacía lo pro­pio con la rebe­lión de Fron­da.

El Tra­ta­do de los Piri­neos sig­ni­fi­có el fin de la gue­rra que sur­gi­da entre ambos paí­ses a raíz de la Gue­rra de los Trein­ta Años y de la frus­tra­ción espa­ño­la por la Paz de West­fa­lia (1948), que zan­jó la mayor par­te de los con­flic­tos de aque­lla gue­rra pero no sol­ven­tó la con­tien­da que des­de hacía años enfren­ta­ba a Fran­cia y Espa­ña.

La paz que se fir­mó en el cen­tro de la bahía del Bida­soa, fron­te­ra entre Lapur­di y Gipuz­koa, supu­so la con­su­ma­ción del fin de la hege­mo­nía espa­ño­la en Euro­pa y el momen­to de máxi­ma expre­sión del poder fran­cés en el Con­ti­nen­te.

Pero, ade­más, sig­ni­fi­có la par­ti­ción cata­la­na y la sepa­ra­ción de muchas fami­lias. Entre otros arre­glos, con ella Espa­ña cedía a Fran­cia el con­da­do de Rose­lló, Con­flent, Valles­pir, Cap­cir y 33 ciu­da­des y aldeas del con­da­do de la Cer­dan­ya. En el lado fran­cés, el com­pro­mi­so incluia man­te­ner la vigen­cia de los «Usat­ges de Bar­ce­lo­na» y sus ins­ti­tu­cio­nes en el nor­te de los Piri­neos, con sede en Per­pin­yà, pero esto no fue res­pe­ta­do y en 1660 los «Usat­ges» fue­ron dero­ga­dos, lo que con­lle­vó la abo­li­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pro­pias en Cata­lun­ya Nord, así como la prohi­bi­ción del uso del cata­lán en el ámbi­to públi­co y ofi­cial.

Laia Alta­rri­ba i Pigui­llem

GARA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *