¡Fue­ra crucifijos!

http://www.amorysuerte.com/modules/catalog/images/crucifijo.jpg

El fallo del Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos de Estras­bur­go ha cau­sa­do un gran escán­da­lo al admi­tir la denun­cia de una ciu­da­da­na ita­lia­na y decla­rar la pre­sen­cia de cru­ci­fi­jos en las aulas esco­la­res como un aten­ta­do contra la liber­tad de los padres para edu­car a sus hijos con arre­glo a sus con­vic­cio­nes, y con­tra la liber­tad de reli­gión de los pro­pios alumnos. Los cató­li­cos apos­tó­li­cos roma­nos hacen gran­des pro­tes­tas de escán­da­lo. No a los cris­tia­nos. Por­que tam­bién hay cris­tia­nos que no son apos­tó­li­cos roma­nos, y no con­si­de­ran que el sím­bo­lo de la cruz sea su valor esen­cial. Y ni que decir tie­ne, el fallo del tri­bu­nal euro­peo dis­ta de ser ofen­si­vo para quie­nes son ateos y no tie­nen reli­gión, como yo. Tampo­co me pare­ce ofen­si­vo para quie­nes pro­fe­san otra religión.

Lo extra­or­di­na­rio de esta sen­ten­cia des­ti­na­da a pro­vo­car no sólo escán­da­lo, sino tam­bién deba­te y enfren­ta­mien­to, es que irrum­pe en la pan­ta­lla pla­na de una reali­dad ita­lia­na que vive ―¿vivi­rá?― inve­te­ra­da­men­te a la som­bra del poder de la Igle­sia roma­na. Vis­to así, la sen­ten­cia es una crí­ti­ca pro­fun­da a su sím­bo­lo por exce­len­cia, la cruz. Una sim­bo­lo­gía impues­ta, colgada en todos los cole­gios, hospi­ta­les y ofi­ci­nas como seña de iden­ti­dad de nues­tra cul­tu­ra. Una omní­vo­ra cul­tu­ra de esta­do. Y los cató­li­cos no renun­cia­rán fácil­men­te a la idea de que son los ges­to­res de la reli­gión de estado.

Pero el tri­bu­nal euro­peo ha aña­di­do, y no por aca­so, que los alum­nos de todas las eda­des pue­den inter­pre­tar fácil­men­te la pre­sen­cia de los cru­ci­fi­jos en las aulas como un evi­den­te sím­bo­lo reli­gio­so, y que, por lo mis­mo, podría con­di­cio­nar­les: aun­que es un estí­mu­lo para los niños ya cató­li­cos, pue­de ser un con­di­cio­na­mien­to y un tras­torno para los de otras reli­gio­nes y para los ateos.

Esta­lla la ira del Vati­cano, el gobierno de cen­tro­de­re­cha acu­sa, la opo­si­ción demo­crá­ti­ca bal­bu­cea («es una cues­tión de cul­tu­ra, de tra­di­ción»). Muy bien; abra­mos, pues, el libro negro de esa cul­tu­ra y de esa tra­di­ción. El cato­li­cis­mo de la Igle­sia roma­na escon­de, tras un cru­ci­fi­jo inter­pre­ta­do como reden­ción, una cul­tu­ra y una his­to­ria de vio­len­cias, atro­pe­llos y gue­rras. En nom­bre de la cruz se han come­ti­do gran­des fecho­rías, cru­za­das, inqui­si­cio­nes, el saqueo y las matan­zas del Nue­vo Mun­do, la ben­di­ción de los impe­rios y de los hom­bres de la pro­vi­den­cia. Sin olvi­dar que, has­ta el siglo XIX, el cato­li­cis­mo pro­hibió tra­du­cir la Biblia y los Evan­ge­lios a la len­gua vul­gar.

En nom­bre de ese «sím­bo­lo» se han come­ti­do los crí­me­nes más atro­ces. Y se siguen come­tien­do con las prohi­bi­cio­nes con­tra el dere­cho de los hom­bres a admi­nis­trar el cono­ci­mien­to y la liber­tad indi­vi­dual y sexual. Si es «nues­tra cul­tu­ra», según decla­ran al ali­món la intré­pi­da minis­tra Gel­mi­ni y el «pon­tí­fi­ce» But­ti­glio­ne, quien, enci­ma, cali­fi­ca de «abe­rran­te» la sen­ten­cia de Estras­bur­go, ¿por qué no habla­mos del lado oscu­ro de la cruz como sim­bo­lo­gía de poder? Pero es como si siguié­ra­mos dicien­do: el espa­cio de lo visi­ble, de la ico­no­gra­fía coti­dia­na de la reali­dad, es mío, lo mane­jo yo y pon­go en él los emble­mas que yo quie­ro. Ahí está el error.

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal se des­ga­ñi­ta: la sen­ten­cia es «ideo­ló­gi­ca». Que nos hable de la vio­len­cia en la cul­tu­ra his­tó­ri­ca de la Igle­sia roma­na apos­tó­li­ca, de las hogue­ras con­tra la razón heré­ti­ca que por sí sola hizo avan­zar a la huma­ni­dad. Si lo que se quie­re defen­der es su ori­gen sal­va­dor para todos, enton­ces hay que acep­tar­lo y adap­tar­lo al pre­sen­te, por­que al prin­ci­pio no era más que un signo para iden­ti­fi­car los luga­res clan­des­ti­nos de ora­ción y cul­to; no un sím­bo­lo impues­to, que podría valer por un ritual de muer­te, hos­til a los demás, a las otras cul­tu­ras, his­to­rias y religiones.

Oja­lá la reali­dad que nos rodea, y por lo pron­to, la reali­dad for­ma­ti­va de la escue­la, vuel­va a ser un espa­cio crea­ti­vo, libre de reli­gio­nes, inca­paz de impo­ner a nadie las obli­ga­cio­nes opre­si­vas dima­nan­tes de los valo­res ajenos.

Dario Fo, escri­tor y dra­ma­tur­go revo­lu­cio­na­rio ita­liano, fue Pre­mio Nóbel de lite­ra­tu­ra en 1998. 

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Leo­nor Març

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *