Exis­te un Madrid soli­da­rio con Eus­kal Herria

http://download.benegre.com/comunproductos/0000/0000/TAA400001531.jpg

Las últi­mas deten­cio­nes de diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le en la sede de LAB, el pasa­do 13 de octu­bre, supo­nen la cul­mi­na­ción de una esca­la­da repre­si­va ante la que nin­gu­na per­so­na u orga­ni­za­ción que defien­da la demo­cra­cia pue­de per­ma­ne­cer indi­fe­ren­te.

El Minis­te­rio de Inte­rior y la Audien­cia Nacio­nal, here­de­ros direc­tos de los GAL y del Tri­bu­nal de Orden Públi­co fran­quis­ta, e ins­tru­men­tos, por tan­to, de un terro­ris­mo de Esta­do que tras la supues­ta tran­si­ción se limi­tó a ocul­tar­se en las cloa­cas del poder, siguen uti­li­zan­do el pre­tex­to de la lucha con­tra ETA para inten­tar aca­bar a cual­quier pre­cio con toda for­ma de disi­den­cia real, y en espe­cial con cual­quier pro­yec­to genui­na­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta.

El recien­te secues­tro, tor­tu­ra y ase­si­na­to de Jon Anza, vil­men­te silen­cia­do por los gran­des medios; la bru­tal repre­sión de los gru­pos anti­fas­cis­tas, mien­tras los neo­na­zis exhi­ben impu­ne­men­te sus sím­bo­los y des­fi­lan por las calles gri­tan­do sus con­sig­nas racis­tas y xenó­fo­bas; las agre­sio­nes a los tra­ba­ja­do­res del metal en Gali­cia y a los sin­di­ca­lis­tas del SAT en Anda­lu­cía, del TMB en Bar­ce­lo­na o del CSI en Astu­rias; la ile­ga­li­za­ción de mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas y la prohi­bi­ción de home­na­jes a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra; la cam­pa­ña de inju­rias y calum­nias con­tra los miem­bros de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta, la repre­sion al movi­mien­to estu­dian­til , por una vivien­da dig­na, las reda­das racis­tas, … Ante estas y otras mues­tras ine­quí­vo­cas de avan­ce del fas­cis­mo más explí­ci­to, es impres­cin­di­ble arti­cu­lar una res­pues­ta con­tun­den­te y orga­ni­za­da de todos los sec­to­res demo­crá­ti­cos, que debe­mos unir­nos para exi­gir:

-La liber­tad inme­dia­ta de las y los dete­ni­dos el pasa­do 13 de octu­bre, así como la amnis­tía para todos los pre­sos polí­ti­cos. ‑La dero­ga­ción de la Ley de Par­ti­dos, que ade­más de cons­ti­tuir una abe­rra­ción jurí­di­ca reite­ra­da­men­te impug­na­da por ins­ti­tu­cio­nes y juris­tas poco sos­pe­cho­sos de extre­mis­mo, ha demos­tra­do ser uno de los prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos repre­si­vos de un poder dis­pues­to a cri­mi­na­li­zar toda for­ma de disi­den­cia o pro­tes­ta.

-Una solu­ción dia­lo­ga­da del deno­mi­na­do “con­flic­to vas­co”, que pasa nece­sa­ria­men­te por el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Por­que mien­tras no se solu­cio­ne dicho con­flic­to de la úni­ca for­ma posi­ble, es decir, median­te la nego­cia­ción polí­ti­ca, difí­cil­men­te habra en el Esta­do espa­ñol una paz jus­ta y dura­de­ra. ‑El pleno reco­no­ci­mien­to y el res­pe­to efec­ti­vo de los dere­chos socia­les. Si la lucha con­tra el terro­ris­mo ha ser­vi­do de pre­tex­to para endu­re­cer las medi­das repre­si­vas y jus­ti­fi­car reite­ra­das vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, la cri­sis eco­nó­mi­ca cum­ple aho­ra la mis­ma fun­ción en el terreno labo­ral y en lo rela­ti­vo a las pres­ta­cio­nes socia­les.

-Liber­tad de expre­sión. La recien­te cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción orques­ta­da con­tra Alfon­so Sas­tre ha pues­to de mani­fies­to con espe­cial cru­de­za que la liber­tad de expre­sión es, como la igual­dad de la mujer, un mero enun­cia­do que poco tie­ne que ver con la reali­dad. Que des­ta­ca­dos perio­dis­tas y diri­gen­tes polí­ti­cos pue­dan inju­riar e inclu­so calum­niar impu­ne­men­te a una per­so­na de la talla inte­lec­tual y moral de Sas­tre, no solo cons­ti­tu­ye el más bochor­no­so de los espec­tácu­los, sino tam­bién, y sobre todo, un alar­man­te sín­to­ma de nues­tra pési­ma salud mediá­ti­co-cul­tu­ral, que exi­ge una reac­ción con­tun­den­te por par­te de quie­nes defen­de­mos la liber­tad de las ideas y el valor de las pala­bras.

Con­cen­tra­ción fren­te al Rei­na Sofía, vier­nes 6 de noviem­bre de 2009

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *