Exis­te un Madrid soli­da­rio con Eus­kal Herria

http://download.benegre.com/comunproductos/0000/0000/TAA400001531.jpg

Las últi­mas deten­cio­nes de diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le en la sede de LAB, el pasa­do 13 de octu­bre, supo­nen la cul­mi­na­ción de una esca­la­da repre­si­va ante la que nin­gu­na per­so­na u orga­ni­za­ción que defien­da la demo­cra­cia pue­de per­ma­ne­cer indiferente.

El Minis­te­rio de Inte­rior y la Audien­cia Nacio­nal, here­de­ros direc­tos de los GAL y del Tri­bu­nal de Orden Públi­co fran­quis­ta, e ins­tru­men­tos, por tan­to, de un terro­ris­mo de Esta­do que tras la supues­ta tran­si­ción se limi­tó a ocul­tar­se en las cloa­cas del poder, siguen uti­li­zan­do el pre­tex­to de la lucha con­tra ETA para inten­tar aca­bar a cual­quier pre­cio con toda for­ma de disi­den­cia real, y en espe­cial con cual­quier pro­yec­to genui­na­men­te anticapitalista.

El recien­te secues­tro, tor­tu­ra y ase­si­na­to de Jon Anza, vil­men­te silen­cia­do por los gran­des medios; la bru­tal repre­sión de los gru­pos anti­fas­cis­tas, mien­tras los neo­na­zis exhi­ben impu­ne­men­te sus sím­bo­los y des­fi­lan por las calles gri­tan­do sus con­sig­nas racis­tas y xenó­fo­bas; las agre­sio­nes a los tra­ba­ja­do­res del metal en Gali­cia y a los sin­di­ca­lis­tas del SAT en Anda­lu­cía, del TMB en Bar­ce­lo­na o del CSI en Astu­rias; la ile­ga­li­za­ción de mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas y la prohi­bi­ción de home­na­jes a las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra; la cam­pa­ña de inju­rias y calum­nias con­tra los miem­bros de Ini­cia­ti­va Inter­na­cio­na­lis­ta, la repre­sion al movi­mien­to estu­dian­til , por una vivien­da dig­na, las reda­das racis­tas, … Ante estas y otras mues­tras ine­quí­vo­cas de avan­ce del fas­cis­mo más explí­ci­to, es impres­cin­di­ble arti­cu­lar una res­pues­ta con­tun­den­te y orga­ni­za­da de todos los sec­to­res demo­crá­ti­cos, que debe­mos unir­nos para exigir:

-La liber­tad inme­dia­ta de las y los dete­ni­dos el pasa­do 13 de octu­bre, así como la amnis­tía para todos los pre­sos polí­ti­cos. ‑La dero­ga­ción de la Ley de Par­ti­dos, que ade­más de cons­ti­tuir una abe­rra­ción jurí­di­ca reite­ra­da­men­te impug­na­da por ins­ti­tu­cio­nes y juris­tas poco sos­pe­cho­sos de extre­mis­mo, ha demos­tra­do ser uno de los prin­ci­pa­les ins­tru­men­tos repre­si­vos de un poder dis­pues­to a cri­mi­na­li­zar toda for­ma de disi­den­cia o protesta.

-Una solu­ción dia­lo­ga­da del deno­mi­na­do “con­flic­to vas­co”, que pasa nece­sa­ria­men­te por el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos. Por­que mien­tras no se solu­cio­ne dicho con­flic­to de la úni­ca for­ma posi­ble, es decir, median­te la nego­cia­ción polí­ti­ca, difí­cil­men­te habra en el Esta­do espa­ñol una paz jus­ta y dura­de­ra. ‑El pleno reco­no­ci­mien­to y el res­pe­to efec­ti­vo de los dere­chos socia­les. Si la lucha con­tra el terro­ris­mo ha ser­vi­do de pre­tex­to para endu­re­cer las medi­das repre­si­vas y jus­ti­fi­car reite­ra­das vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, la cri­sis eco­nó­mi­ca cum­ple aho­ra la mis­ma fun­ción en el terreno labo­ral y en lo rela­ti­vo a las pres­ta­cio­nes sociales.

-Liber­tad de expre­sión. La recien­te cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción orques­ta­da con­tra Alfon­so Sas­tre ha pues­to de mani­fies­to con espe­cial cru­de­za que la liber­tad de expre­sión es, como la igual­dad de la mujer, un mero enun­cia­do que poco tie­ne que ver con la reali­dad. Que des­ta­ca­dos perio­dis­tas y diri­gen­tes polí­ti­cos pue­dan inju­riar e inclu­so calum­niar impu­ne­men­te a una per­so­na de la talla inte­lec­tual y moral de Sas­tre, no solo cons­ti­tu­ye el más bochor­no­so de los espec­tácu­los, sino tam­bién, y sobre todo, un alar­man­te sín­to­ma de nues­tra pési­ma salud mediá­ti­co-cul­tu­ral, que exi­ge una reac­ción con­tun­den­te por par­te de quie­nes defen­de­mos la liber­tad de las ideas y el valor de las palabras.

Con­cen­tra­ción fren­te al Rei­na Sofía, vier­nes 6 de noviem­bre de 2009

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.