Diri­gen­tes de la IA des­de la cár­cel. Refle­xio­nes por enci­ma de los muros car­ce­la­rios

El secretario general de LAB, Rafa Díez , en un momento de la concentración diaria de este sindicato frente a la sede del PSE de San Sebastián. / EFE

http://estaticos01.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2008/08/12/1218506572_0.jpg

No es un artícu­lo más, ni sus fir­man­tes escri­ben des­de don­de debe­rían poder hacer­lo. Lle­ga a nues­tra redac­ción pro­ve­nien­te de una cár­cel espa­ño­la y la rubri­can los cin­co diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le que fue­ron envia­dos a pri­sión por Bal­ta­sar Gar­zón el pasa­do 16 de octu­bre. El artícu­lo arran­ca reco­gien­do el tes­ti­go del «capi­tal de denun­cia, fuer­za e ilu­sión que tomó las calles donos­tia­rras» un día des­pués, una ola popu­lar que debe capi­ta­li­zar­se para abrir las puer­tas a otra fase polí­ti­ca: «Una nue­va fase den­tro del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal que, indis­pen­sa­ble­men­te ‑agregan‑, nece­si­ta de nue­vas estra­te­gias, com­pro­mi­sos e ins­tru­men­tos polí­ti­cos».

La mani­fes­ta­ción que inun­dó las calles de Donos­tia en res­pues­ta a nues­tra deten­ción y encar­ce­la­mien­to nos ha pro­por­cio­na­do una gran satis­fac­ción, insu­flan­do fuer­za y moral a nues­tras refle­xio­nes y con­vic­cio­nes; vaya, pues, por delan­te, nues­tro agra­de­ci­mien­to a las dece­nas de miles de per­so­nas que, bajo el lema «Aska­ta­su­na­ren alde. Esku­bi­de guz­tiak guz­tien­tza­ko», res­pon­die­ron masi­va­men­te a esta nue­va actua­ción repre­si­va del Esta­do.

Satis­fac­ción al eva­luar la enor­me res­pues­ta arti­cu­la­da tras la enési­ma inter­ven­ción repre­si­va con­tra sec­to­res polí­ti­cos inde­pen­den­tis­tas. La ejem­plar con­vo­ca­to­ria rea­li­za­da por la mayo­ría sin­di­cal, con ELA y LAB como trac­to­res prin­ci­pa­les, ha vuel­to a plas­mar una foto social y polí­ti­ca hace tiem­po olvi­da­da pero no por ello menos exi­gi­da y anhe­la­da por la gran mayo­ría del espec­tro socio­ló­gi­co aber­tza­le y pro­gre­sis­ta de nues­tro pue­blo.

Han sido muchas las ope­ra­cio­nes polí­ti­co-judi­cia­les, en cla­ve de per­se­cu­ción polí­ti­ca, que con deten­cio­nes, regis­tros, inco­mu­ni­ca­ción… han fina­li­za­do en impu­tacio­nes y encar­ce­la­mien­tos. Ese geno­ci­dio polí­ti­co se vie­ne rea­li­zan­do con inter­ven­cio­nes perió­di­cas ple­nas de arbi­tra­rie­dad y dis­cre­cio­na­li­dad. Pri­me­ro se sitúa el obje­ti­vo polí­ti­co y lue­go se consiguen/​construyen los argu­men­tos de impu­tación. Una noria de actua­cio­nes que sor­pren­den a la socie­dad vas­ca por unas acu­sa­cio­nes que, lejos de la reali­dad, sólo per­si­guen con­di­cio­nar la situa­ción en fun­ción de la estra­te­gia del Esta­do para abor­dar la actual fase del pro­ce­so polí­ti­co.

Aho­ra, por fin, hemos lle­ga­do a un pun­to en el que, con una lec­tu­ra polí­ti­ca correc­ta en torno a las ver­da­de­ras inten­cio­nes polí­ti­cas de la actua­ción repre­si­va del Esta­do, la socie­dad vas­ca ha reac­cio­na­do de for­ma masi­va y espe­ran­za­do­ra. Esto es, sin los las­tres que nos dejan las mira­das o aná­li­sis retros­pec­ti­vos, lo ver­da­de­ra­men­te impor­tan­te en este momen­to.

La socie­dad vas­ca se ha des­per­ta­do del letar­go pro­vo­ca­do por muchas iner­cias, erro­res e inde­fi­ni­cio­nes, con res­pon­sa­bi­li­da­des múl­ti­ples, que nadie debería/​deberíamos rehuir. Ha demos­tra­do su capa­ci­dad y poten­cia­li­dad ante las acti­tu­des arro­gan­tes y polí­ti­ca­men­te impu­nes de las accio­nes de los pode­res del Esta­do para con Eus­kal Herria. Y ese capi­tal de denun­cia, fuer­za e ilu­sión que tomó las calles donos­tia­rras no pue­de ni debe diluir­se o ser flor de un día. Al con­tra­rio, fren­te a la per­se­cu­ción de las acti­vi­da­des polí­ti­cas de un sec­tor de la socie­dad vas­ca, a las ame­na­zas pal­pa­bles de cri­mi­na­li­za­ción en cas­ca­da con­tra otros sec­to­res polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les, a la inter­mi­na­ble vul­ne­ra­ción de dere­chos civi­les y polí­ti­cos… la socie­dad vas­ca tie­ne que dar con­ti­nui­dad y pro­fun­di­dad a un movi­mien­to social expan­si­vo e ideo­ló­gi­ca­men­te trans­ver­sal en deman­da de liber­ta­des demo­crá­ti­cas; en exi­gen­cia de todos los dere­chos civi­les y polí­ti­cos para todos los ciu­da­da­nos de Eus­kal Herria.

Ante la estra­te­gia del Esta­do por con­di­cio­nar, con la repre­sión y cri­mi­na­li­za­ción arbi­tra­rias, el mapa polí­ti­co vas­co y con­tro­lar la evo­lu­ción del pro­ce­so en este trán­si­to entre dos ciclos polí­ti­cos, el pue­blo vas­co tie­ne que res­pon­der con ini­cia­ti­vas múl­ti­ples y masi­vas por las liber­ta­des demo­crá­ti­cas. En Donos­tia se com­pro­bó que los mim­bres y com­pro­mi­sos bási­cos son posi­bles y, sobre todo, que la ciu­da­da­nía aber­tza­le y pro­gre­sis­ta deman­da con­ver­gen­cias socia­les que imple­men­ten o sean el estí­mu­lo colec­ti­vo que per­mi­ta el desa­rro­llo efi­caz de la pre­sión social.

Pero ese sec­tor social rei­vin­di­ca­ti­vo no pue­de desa­rro­llar­se de for­ma ais­la­da. Se aho­ga­ría rápi­da­men­te y, otra vez, vol­ve­ría­mos a des­ca­pi­ta­li­zar el valor y la poten­cia­li­dad cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va de la movi­li­za­ción que tan­ta ilu­sión ha gene­ra­do. Por lo tan­to, con la ola social sur­gi­da, es pre­ci­so abor­dar ini­cia­ti­vas glo­ba­les y sec­to­ria­les que res­que­bra­jen el actual blo­queo y abran las puer­tas a otra fase polí­ti­ca. Es posi­ble. Es nece­sa­rio. Y, ade­más, el pue­blo vas­co lo está deman­dan­do de mane­ra urgen­te.

Una nue­va fase, den­tro del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal, que ha de tener como obje­ti­vo ganar un esce­na­rio demo­crá­ti­co pivo­ta­do en el reco­no­ci­mien­to nacio­nal de Eus­kal Herria y el res­pe­to a la volun­tad demo­crá­ti­ca de la ciu­da­da­nía, abrien­do el cau­ce a una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta. Fase y obje­ti­vos que, indis­pen­sa­ble­men­te, nece­si­tan de nue­vas estra­te­gias, com­pro­mi­sos e ins­tru­men­tos polí­ti­cos.

En esta fase del pro­ce­so de libe­ra­ción, la Izquier­da Aber­tza­le debe lide­rar y com­par­tir una estra­te­gia cimen­ta­da exclu­si­va­men­te en la adhe­sión popu­lar; en la acu­mu­la­ción y acti­va­ción de fuer­zas socia­les aber­tza­les, sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas por un cam­bio polí­ti­co y social. La estra­te­gia efi­caz que deman­da el actual momen­to his­tó­ri­co sólo pue­de cons­truir­se sobre mayo­rías polí­ti­cas y socia­les demo­crá­ti­ca­men­te arti­cu­la­das. Es decir, la socie­dad vas­ca tie­ne que ser la pro­ta­go­nis­ta, con su fuer­za y orga­ni­za­ción, para, en un pro­ce­so demo­crá­ti­co, avan­zar hacia ese cam­bio polí­ti­co. No tene­mos que espe­rar a nadie. No tene­mos que estar con­di­cio­na­dos por los que apues­tan por el blo­queo para debi­li­tar las varia­bles socio­po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les, sim­bó­li­cas… de un pro­yec­to nacio­nal vas­co defi­ni­do y refor­za­do en la bata­lla con­tra el mode­lo cons­ti­tu­cio­nal-esta­tu­ta­rio impues­to en la tran­si­ción post­fran­quis­ta.

La apues­ta por un pro­ce­so demo­crá­ti­co requie­re de deci­sio­nes de per­fil estra­té­gi­co por par­te de todos los agen­tes socia­les y polí­ti­cos, sin excep­ción, para ver­te­brar los mim­bres de una nue­va fase polí­ti­ca. En este sen­ti­do, la modi­fi­ca­ción de los actua­les pará­me­tros de con­fron­ta­ción polí­ti­ca, cues­tión cla­ve en el blo­queo exis­ten­te, ha de ser una apues­ta uni­la­te­ral de la Izquier­da Aber­tza­le, la cual debe­rá com­ple­men­tar­se con com­pro­mi­sos y acuer­dos tác­ti­co-estra­té­gi­cos entre los dife­ren­tes agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les.

Es des­de la pues­ta en mar­cha del pro­ce­so demo­crá­ti­co des­de don­de ire­mos avan­zan­do y hacien­do irre­ver­si­ble tan­to el esta­ble­ci­mien­to de liber­ta­des demo­crá­ti­cas ‑hoy nega­das para adul­te­rar la volun­tad demo­crá­ti­ca del pue­blo vas­co- y la libe­ra­ción de todos los pre­sos polí­ti­cos, como la defi­ni­ción y deter­mi­na­ción ‑vía nego­cia­ción polí­ti­ca- de un acuer­do demo­crá­ti­co que, res­pe­tan­do la volun­tad de Eus­kal Heria, nos per­mi­ta ver­te­brar polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal­men­te el suje­to nacio­nal vas­co y avan­zar hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo des­de el res­pal­do demo­crá­ti­co de la ciu­da­da­nía.

Y en esta estra­te­gia de acu­mu­la­ción y acti­va­ción pro­gre­sis­ta son indis­pen­sa­bles ins­tru­men­tos adap­ta­dos a las carac­te­rís­ti­cas de este pul­so polí­ti­co. No esta­mos en una coyun­tu­ra de carác­ter resis­ten­cia­lis­ta. No pode­mos espe­cu­lar con meros movi­mien­tos tác­ti­cos influi­dos por las tra­yec­to­rias espe­cí­fi­cas de los dife­ren­tes agen­tes polí­ti­cos y socia­les. Hay que cons­truir una ofen­si­va demo­crá­ti­ca para lograr poner los cimien­tos polí­ti­cos ‑acuer­do demo­crá­ti­co- de una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta en una Euro­pa en cons­tan­te movi­mien­to polí­ti­co.

En este sen­ti­do, el sobe­ra­nis­mo e inde­pen­den­tis­mo nece­si­ta con­ver­ger en com­pro­mi­sos, pro­pues­tas e ini­cia­ti­vas de masas e, inclu­so, ins­ti­tu­cio­na­les. Ese inde­pen­den­tis­mo y sobe­ra­nis­mo tie­ne que modi­fi­car las corre­la­cio­nes de fuer­zas en el table­ro polí­ti­co y, como con­se­cuen­cia, en las rela­cio­nes Eus­kal Herria/​Estado, impul­san­do, de for­ma simul­tá­nea, un mode­lo eco­nó­mi­co y social que satis­fa­ga las nece­si­da­des e intere­ses de la mayo­ría popu­lar y tra­ba­ja­do­ra. Una ten­den­cia con­ver­gen­te que tie­ne que inci­dir en el espa­cio polí­ti­co, sin­di­cal, social y cul­tu­ral, tan­to a nivel nacio­nal como local.

Así pues, con­ver­ger y sumar fuer­zas para mul­ti­pli­car efec­tos polí­ti­cos y socia­les. Sin mie­dos, con deci­sión y ambi­ción. El camino reco­rri­do ha sido muy impor­tan­te. Hemos cubier­to una eta­pa bási­ca con la neu­tra­li­za­ción de los obje­ti­vos asi­mi­la­cio­nis­tas del Esta­do espa­ñol con el lla­ma­do Esta­do de las Auto­no­mías. Aho­ra tene­mos que arti­cu­lar las mayo­rías demo­crá­ti­cas que deter­mi­nen un nue­vo mar­co polí­ti­co para Eus­kal Herria en la sen­da inde­pen­den­tis­ta. Ésa es la fase.

«Nue­va fase, nue­vas estra­te­gias, nue­vos ins­tru­men­tos»; ésa ha de ser la apues­ta, refe­ren­cia y com­pro­mi­so de la Izquier­da Aber­tza­le. El pue­blo vas­co espe­ra aten­to y expec­tan­te. Todos debe­mos estar a la altu­ra de ese anhe­lo colec­ti­vo. Sin tabúes y sin com­ple­jos. Aurre­ra!

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *