Diri­gen­tes de la IA des­de la cár­cel. Refle­xio­nes por enci­ma de los muros carcelarios

El secretario general de LAB, Rafa Díez , en un momento de la concentración diaria de este sindicato frente a la sede del PSE de San Sebastián. / EFE

http://estaticos01.cache.el-mundo.net/elmundo/imagenes/2008/08/12/1218506572_0.jpg

No es un artícu­lo más, ni sus fir­man­tes escri­ben des­de don­de debe­rían poder hacer­lo. Lle­ga a nues­tra redac­ción pro­ve­nien­te de una cár­cel espa­ño­la y la rubri­can los cin­co diri­gen­tes de la izquier­da aber­tza­le que fue­ron envia­dos a pri­sión por Bal­ta­sar Gar­zón el pasa­do 16 de octu­bre. El artícu­lo arran­ca reco­gien­do el tes­ti­go del «capi­tal de denun­cia, fuer­za e ilu­sión que tomó las calles donos­tia­rras» un día des­pués, una ola popu­lar que debe capi­ta­li­zar­se para abrir las puer­tas a otra fase polí­ti­ca: «Una nue­va fase den­tro del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal que, indis­pen­sa­ble­men­te ‑agregan‑, nece­si­ta de nue­vas estra­te­gias, com­pro­mi­sos e ins­tru­men­tos políticos».

La mani­fes­ta­ción que inun­dó las calles de Donos­tia en res­pues­ta a nues­tra deten­ción y encar­ce­la­mien­to nos ha pro­por­cio­na­do una gran satis­fac­ción, insu­flan­do fuer­za y moral a nues­tras refle­xio­nes y con­vic­cio­nes; vaya, pues, por delan­te, nues­tro agra­de­ci­mien­to a las dece­nas de miles de per­so­nas que, bajo el lema «Aska­ta­su­na­ren alde. Esku­bi­de guz­tiak guz­tien­tza­ko», res­pon­die­ron masi­va­men­te a esta nue­va actua­ción repre­si­va del Estado.

Satis­fac­ción al eva­luar la enor­me res­pues­ta arti­cu­la­da tras la enési­ma inter­ven­ción repre­si­va con­tra sec­to­res polí­ti­cos inde­pen­den­tis­tas. La ejem­plar con­vo­ca­to­ria rea­li­za­da por la mayo­ría sin­di­cal, con ELA y LAB como trac­to­res prin­ci­pa­les, ha vuel­to a plas­mar una foto social y polí­ti­ca hace tiem­po olvi­da­da pero no por ello menos exi­gi­da y anhe­la­da por la gran mayo­ría del espec­tro socio­ló­gi­co aber­tza­le y pro­gre­sis­ta de nues­tro pueblo.

Han sido muchas las ope­ra­cio­nes polí­ti­co-judi­cia­les, en cla­ve de per­se­cu­ción polí­ti­ca, que con deten­cio­nes, regis­tros, inco­mu­ni­ca­ción… han fina­li­za­do en impu­tacio­nes y encar­ce­la­mien­tos. Ese geno­ci­dio polí­ti­co se vie­ne rea­li­zan­do con inter­ven­cio­nes perió­di­cas ple­nas de arbi­tra­rie­dad y dis­cre­cio­na­li­dad. Pri­me­ro se sitúa el obje­ti­vo polí­ti­co y lue­go se consiguen/​construyen los argu­men­tos de impu­tación. Una noria de actua­cio­nes que sor­pren­den a la socie­dad vas­ca por unas acu­sa­cio­nes que, lejos de la reali­dad, sólo per­si­guen con­di­cio­nar la situa­ción en fun­ción de la estra­te­gia del Esta­do para abor­dar la actual fase del pro­ce­so político.

Aho­ra, por fin, hemos lle­ga­do a un pun­to en el que, con una lec­tu­ra polí­ti­ca correc­ta en torno a las ver­da­de­ras inten­cio­nes polí­ti­cas de la actua­ción repre­si­va del Esta­do, la socie­dad vas­ca ha reac­cio­na­do de for­ma masi­va y espe­ran­za­do­ra. Esto es, sin los las­tres que nos dejan las mira­das o aná­li­sis retros­pec­ti­vos, lo ver­da­de­ra­men­te impor­tan­te en este momento.

La socie­dad vas­ca se ha des­per­ta­do del letar­go pro­vo­ca­do por muchas iner­cias, erro­res e inde­fi­ni­cio­nes, con res­pon­sa­bi­li­da­des múl­ti­ples, que nadie debería/​deberíamos rehuir. Ha demos­tra­do su capa­ci­dad y poten­cia­li­dad ante las acti­tu­des arro­gan­tes y polí­ti­ca­men­te impu­nes de las accio­nes de los pode­res del Esta­do para con Eus­kal Herria. Y ese capi­tal de denun­cia, fuer­za e ilu­sión que tomó las calles donos­tia­rras no pue­de ni debe diluir­se o ser flor de un día. Al con­tra­rio, fren­te a la per­se­cu­ción de las acti­vi­da­des polí­ti­cas de un sec­tor de la socie­dad vas­ca, a las ame­na­zas pal­pa­bles de cri­mi­na­li­za­ción en cas­ca­da con­tra otros sec­to­res polí­ti­cos, sin­di­ca­les y socia­les, a la inter­mi­na­ble vul­ne­ra­ción de dere­chos civi­les y polí­ti­cos… la socie­dad vas­ca tie­ne que dar con­ti­nui­dad y pro­fun­di­dad a un movi­mien­to social expan­si­vo e ideo­ló­gi­ca­men­te trans­ver­sal en deman­da de liber­ta­des demo­crá­ti­cas; en exi­gen­cia de todos los dere­chos civi­les y polí­ti­cos para todos los ciu­da­da­nos de Eus­kal Herria.

Ante la estra­te­gia del Esta­do por con­di­cio­nar, con la repre­sión y cri­mi­na­li­za­ción arbi­tra­rias, el mapa polí­ti­co vas­co y con­tro­lar la evo­lu­ción del pro­ce­so en este trán­si­to entre dos ciclos polí­ti­cos, el pue­blo vas­co tie­ne que res­pon­der con ini­cia­ti­vas múl­ti­ples y masi­vas por las liber­ta­des demo­crá­ti­cas. En Donos­tia se com­pro­bó que los mim­bres y com­pro­mi­sos bási­cos son posi­bles y, sobre todo, que la ciu­da­da­nía aber­tza­le y pro­gre­sis­ta deman­da con­ver­gen­cias socia­les que imple­men­ten o sean el estí­mu­lo colec­ti­vo que per­mi­ta el desa­rro­llo efi­caz de la pre­sión social.

Pero ese sec­tor social rei­vin­di­ca­ti­vo no pue­de desa­rro­llar­se de for­ma ais­la­da. Se aho­ga­ría rápi­da­men­te y, otra vez, vol­ve­ría­mos a des­ca­pi­ta­li­zar el valor y la poten­cia­li­dad cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va de la movi­li­za­ción que tan­ta ilu­sión ha gene­ra­do. Por lo tan­to, con la ola social sur­gi­da, es pre­ci­so abor­dar ini­cia­ti­vas glo­ba­les y sec­to­ria­les que res­que­bra­jen el actual blo­queo y abran las puer­tas a otra fase polí­ti­ca. Es posi­ble. Es nece­sa­rio. Y, ade­más, el pue­blo vas­co lo está deman­dan­do de mane­ra urgente.

Una nue­va fase, den­tro del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal, que ha de tener como obje­ti­vo ganar un esce­na­rio demo­crá­ti­co pivo­ta­do en el reco­no­ci­mien­to nacio­nal de Eus­kal Herria y el res­pe­to a la volun­tad demo­crá­ti­ca de la ciu­da­da­nía, abrien­do el cau­ce a una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta. Fase y obje­ti­vos que, indis­pen­sa­ble­men­te, nece­si­tan de nue­vas estra­te­gias, com­pro­mi­sos e ins­tru­men­tos políticos.

En esta fase del pro­ce­so de libe­ra­ción, la Izquier­da Aber­tza­le debe lide­rar y com­par­tir una estra­te­gia cimen­ta­da exclu­si­va­men­te en la adhe­sión popu­lar; en la acu­mu­la­ción y acti­va­ción de fuer­zas socia­les aber­tza­les, sobe­ra­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas por un cam­bio polí­ti­co y social. La estra­te­gia efi­caz que deman­da el actual momen­to his­tó­ri­co sólo pue­de cons­truir­se sobre mayo­rías polí­ti­cas y socia­les demo­crá­ti­ca­men­te arti­cu­la­das. Es decir, la socie­dad vas­ca tie­ne que ser la pro­ta­go­nis­ta, con su fuer­za y orga­ni­za­ción, para, en un pro­ce­so demo­crá­ti­co, avan­zar hacia ese cam­bio polí­ti­co. No tene­mos que espe­rar a nadie. No tene­mos que estar con­di­cio­na­dos por los que apues­tan por el blo­queo para debi­li­tar las varia­bles socio­po­lí­ti­cas, cul­tu­ra­les, sim­bó­li­cas… de un pro­yec­to nacio­nal vas­co defi­ni­do y refor­za­do en la bata­lla con­tra el mode­lo cons­ti­tu­cio­nal-esta­tu­ta­rio impues­to en la tran­si­ción postfranquista.

La apues­ta por un pro­ce­so demo­crá­ti­co requie­re de deci­sio­nes de per­fil estra­té­gi­co por par­te de todos los agen­tes socia­les y polí­ti­cos, sin excep­ción, para ver­te­brar los mim­bres de una nue­va fase polí­ti­ca. En este sen­ti­do, la modi­fi­ca­ción de los actua­les pará­me­tros de con­fron­ta­ción polí­ti­ca, cues­tión cla­ve en el blo­queo exis­ten­te, ha de ser una apues­ta uni­la­te­ral de la Izquier­da Aber­tza­le, la cual debe­rá com­ple­men­tar­se con com­pro­mi­sos y acuer­dos tác­ti­co-estra­té­gi­cos entre los dife­ren­tes agen­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les y sociales.

Es des­de la pues­ta en mar­cha del pro­ce­so demo­crá­ti­co des­de don­de ire­mos avan­zan­do y hacien­do irre­ver­si­ble tan­to el esta­ble­ci­mien­to de liber­ta­des demo­crá­ti­cas ‑hoy nega­das para adul­te­rar la volun­tad demo­crá­ti­ca del pue­blo vas­co- y la libe­ra­ción de todos los pre­sos polí­ti­cos, como la defi­ni­ción y deter­mi­na­ción ‑vía nego­cia­ción polí­ti­ca- de un acuer­do demo­crá­ti­co que, res­pe­tan­do la volun­tad de Eus­kal Heria, nos per­mi­ta ver­te­brar polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal­men­te el suje­to nacio­nal vas­co y avan­zar hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo des­de el res­pal­do demo­crá­ti­co de la ciudadanía.

Y en esta estra­te­gia de acu­mu­la­ción y acti­va­ción pro­gre­sis­ta son indis­pen­sa­bles ins­tru­men­tos adap­ta­dos a las carac­te­rís­ti­cas de este pul­so polí­ti­co. No esta­mos en una coyun­tu­ra de carác­ter resis­ten­cia­lis­ta. No pode­mos espe­cu­lar con meros movi­mien­tos tác­ti­cos influi­dos por las tra­yec­to­rias espe­cí­fi­cas de los dife­ren­tes agen­tes polí­ti­cos y socia­les. Hay que cons­truir una ofen­si­va demo­crá­ti­ca para lograr poner los cimien­tos polí­ti­cos ‑acuer­do demo­crá­ti­co- de una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta en una Euro­pa en cons­tan­te movi­mien­to político.

En este sen­ti­do, el sobe­ra­nis­mo e inde­pen­den­tis­mo nece­si­ta con­ver­ger en com­pro­mi­sos, pro­pues­tas e ini­cia­ti­vas de masas e, inclu­so, ins­ti­tu­cio­na­les. Ese inde­pen­den­tis­mo y sobe­ra­nis­mo tie­ne que modi­fi­car las corre­la­cio­nes de fuer­zas en el table­ro polí­ti­co y, como con­se­cuen­cia, en las rela­cio­nes Eus­kal Herria/​Estado, impul­san­do, de for­ma simul­tá­nea, un mode­lo eco­nó­mi­co y social que satis­fa­ga las nece­si­da­des e intere­ses de la mayo­ría popu­lar y tra­ba­ja­do­ra. Una ten­den­cia con­ver­gen­te que tie­ne que inci­dir en el espa­cio polí­ti­co, sin­di­cal, social y cul­tu­ral, tan­to a nivel nacio­nal como local.

Así pues, con­ver­ger y sumar fuer­zas para mul­ti­pli­car efec­tos polí­ti­cos y socia­les. Sin mie­dos, con deci­sión y ambi­ción. El camino reco­rri­do ha sido muy impor­tan­te. Hemos cubier­to una eta­pa bási­ca con la neu­tra­li­za­ción de los obje­ti­vos asi­mi­la­cio­nis­tas del Esta­do espa­ñol con el lla­ma­do Esta­do de las Auto­no­mías. Aho­ra tene­mos que arti­cu­lar las mayo­rías demo­crá­ti­cas que deter­mi­nen un nue­vo mar­co polí­ti­co para Eus­kal Herria en la sen­da inde­pen­den­tis­ta. Ésa es la fase.

«Nue­va fase, nue­vas estra­te­gias, nue­vos ins­tru­men­tos»; ésa ha de ser la apues­ta, refe­ren­cia y com­pro­mi­so de la Izquier­da Aber­tza­le. El pue­blo vas­co espe­ra aten­to y expec­tan­te. Todos debe­mos estar a la altu­ra de ese anhe­lo colec­ti­vo. Sin tabúes y sin com­ple­jos. Aurrera!

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.