Cri­sis total en el apa­ra­to de pro­pa­gan­da del Capi­tal

http://www.aedru.org/2007-IMAXENES/humor/manipulacion.gif

Fer­min MUNARRIZ

Cam­bios de hábi­tos en el con­su­mo de infor­ma­ción, nue­vas posi­bi­li- dades que ofre­cen los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, des­plo­me de ingre­sos por publi­ci­dad y de ven­tas en el kios­ko, cos­tes ele­va­dí­si­mos del papel y de los com­pli­ca­dos sis­te­mas de dis­tri­bu­ción fren­te al sen­ci­llo acce­so a Inter­net, pro­ta­go­nis­mo cre­cien­te de los lec­to­res como agen­tes acti­vos de la comu­ni­ca­ción… Podría pare­cer que todos los ele­men­tos se han con­ju­ra­do para derro­car defi­ni­ti­va­men­te al anti­guo régi­men de la comu­ni­ca­ción. Y hay quien, inclu­so, le pone pla­zo. El mag­na­te de la comu­ni­ca­ción Rupert Mur­doch vati­ci­na que «en unos vein­te años, no ten­dre­mos ya papel, ni tin­ta ni rota­ti­vas» («Fox Busi­ness», 9‑VI-2009). Para Juan Luis Cebrián, con­se­je­ro dele­ga­do del gru­po Pri­sa, todo depen­de­rá de si se hacen las cosas pre­ci­sas. «Exis­ti­rán [los perió­di­cos en papel] si lucha­mos para que exis­tan», opi­na («El País», 20-I-2009).

Todos coin­ci­den en que los medios impre­sos requie­ren un cam­bio estra­té­gi­co que les per­mi­ta adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos y a las nue­vas nece­si­da­des de los lec­to­res-con­su­mi­do­res de infor­ma­ción, entre­te­ni­mien­to y comu­ni­ca­ción comu­ni­ta­ria. El pro­gre­so tec­no­ló­gi­co de los últi­mos diez años ha sido ver­ti­gi­no­so. Inter­net ha dado a los medios escri­tos inme­dia­tez, rapi­dez, capa­ci­dad de alma­ce­na­mien­to y uni­ver­sa­li­dad, ade­más de sopor­tes inte­gra­dos: ima­gen, soni­do, inter­ac­ti­vi­dad (Web 2.0, blogs…), redes socia­les (Face­book, Tuen­ti, MyS­pa­ce…) y nue­vos for­ma­tos de publi­ca­ción (Twit­ter…). A esto se suma la irrup­ción de dis­po­si­ti­vos móvi­les para reci­bir o enviar infor­ma­ción como el telé­fono por­tá­til, el iPod, la agen­da PDA, los lec­to­res elec­tró­ni­cos… que apun­tan posi­bi­li­da­des insos­pe­cha­das. Asis­ti­mos, como en los docu­men­ta­les tele­vi­si­vos de natu­ra­le­za, al comien­zo de una gran migra­ción hacia nue­vos sopor­tes.

Inte­gra­ción de la redac­ción

El papel es sólo el medio, no el con­te­ni­do, y los pro­duc­to­res de infor­ma­ción tie­nen toda­vía la opor­tu­ni­dad de sobre­vi­vir. La super­vi­ven­cia requie­re cam­bios tec­no­ló­gi­cos, pero tam­bién orga­ni­za­ti­vos den­tro de las pro­pias empre­sas perio­dís­ti­cas. Uno de los más impor­tan­tes es, pre­ci­sa­men­te, la inte­gra­ción de las redac­cio­nes de las edi­cio­nes impre­sa y digi­tal. No exis­te ya perió­di­co impre­so, por peque­ño que sea, que no cuen­te con una ver­sión digi­tal en la que, al menos, vuel­que par­te de su pro­duc­ción escri­ta para el papel y sume nue­vos con­te­ni­dos adap­ta­dos o pro­pios de este sopor­te (vídeos, recur­sos inter­ac­ti­vos, archi­vos, docu­men­ta­ción, des­car­gas, enla­ces exter­nos, RSS…). La pues­ta en mar­cha de estas segun­das ver­sio­nes ha lle­va­do a bue­na par­te de los medios, en par­ti­cu­lar a los más gran­des, a crear empre­sas para­le­las dedi­ca­das en exclu­si­va a pro­du­cir y ges­tio­nar las edi­cio­nes onli­ne, dotán­do­las de direc­ción perio­dís­ti­ca y geren­cia eco­nó­mi­ca pro­pias y dife­ren­cia­das de la edi­ción impre­sa.

Des­de su apa­ri­ción, el incre­men­to insa­cia­ble de la pren­sa digi­tal fren­te a la impre­sa ha gene­ra­do deba­tes encen­di­dos sobre el «robo» y tras­va­se de lec­to­res del papel hacia el orde­na­dor. ¿Cani­ba­lis­mo o siner­gia?, se pre­gun­tan los exper­tos. Per Lyngby, direc­tor eje­cu­ti­vo del rota­ti­vo danés «Nordjys­ke», lo resol­vió de mane­ra diá­fa­na en el Con­gre­so Mun­dial de Perió­di­cos cele­bra­do en Gotem­bur­go en 2008: «¿Por qué devo­ra­ría­mos nues­tro perió­di­co en vez de adap­tar­lo y espe­rar? Per­so­nal­men­te pre­fie­ro tener un caní­bal en la fami­lia que un enemi­go». Empre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les son cons­cien­tes de que el reto pasa por desa­rro­llar las edi­cio­nes digi­ta­les, que, en el con­tex­to de reduc­ción de ven­tas y derrum­be de la publi­ci­dad, han logra­do incre­men­tar las audien­cias, atraer otras moda­li­da­des de anun­cian­tes y abrir nue­vas vías de dis­tri­bu­ción. Sin des­an­dar lo anda­do, pero con la vis­ta pues­ta en nue­vos mode­los de pro­duc­ción, las empre­sas perio­dís­ti­cas aspi­ran a con­ver­tir­se en pro­vee­do­res de con­te­ni­dos para múl­ti­ples sopor­tes: papel, orde­na­dor, móvil, mp3, tele­vi­sión, libro elec­tró­ni­co… Este pro­ce­so de con­ver­gen­cia en una redac­ción mul­ti­me­dia y poli­va­len­te capaz de apro­ve­char las siner­gias del gru­po y de ofre­cer con­te­ni­dos infor­ma­ti­vos en dife­ren­tes sopor­tes se ha deno­mi­na­do «inte­gra­ción de la redac­ción».

Los perio­dis­tas del futu­ro inme­dia­to debe­rán tra­ba­jar con las nue­vas herra­mien­tas de escri­tu­ra, vídeo, audio e inter­ac­ción con sus lec­to­res para ofre­cer la infor­ma­ción en el for­ma­to y sopor­te que éstos deseen. La pren­sa ingle­sa es una de las pio­ne­ras en la aper­tu­ra de este nue­vo con­cep­to de redac­ción. Así, es cada vez más fre­cuen­te encon­trar en los perió­di­cos de renom­bre la inter­ven­ción de perio­dis­tas ‑inclui­dos algu­nos de los más pres­ti­gio­sos «dino­sau­rios»- en tres for­ma­tos dife­ren­tes: una cró­ni­ca escri­ta sobre la actua­li­dad (impre­sa y digi­tal), un blog per­so­nal en tono más con­fi­den­cial y abier­to a la inter­ac­ción, y un comen­ta­rio de opi­nión ante una cáma­ra de vídeo (en la edi­ción onli­ne).

Qui­zás sea dema­sia­do pedir en tan poco tiem­po. En opi­nión de Juan Vare­la, con­sul­tor de medios y edi­tor del blog «Perio­dis­tas 21», «las redac­cio­nes pue­den ser mul­ti­me­dia; los perio­dis­tas, no. Al menos no todos. Los repor­te­ros y edi­to­res espe­cia­li­za­dos segui­rán exis­tien­do, pero sólo se jus­ti­fi­can por aña­dir cali­dad, valor infor­ma­ti­vo, infor­ma­ción pro­pia y dife­ren­cia­da inde­pen­dien­te­men­te de su for­ma­to. La infor­ma­ción de agen­da común será cada vez más pro­du­ci­da por equi­pos o repor­te­ros mul­ti­me­dia» («El fin de la era de la pren­sa», «Perio­dis­tas 21», 29-VIII-2006).

La infor­ma­ción es el pro­duc­to

Tam­bién en la pren­sa del futu­ro la infor­ma­ción ‑con otros com­ple­men­tos como el ocio y los ser­vi­cios, y con recur­sos téc­ni­cos más o menos vis­to­sos u ope­ra­ti­vos- será el pro­duc­to estre­lla de los medios de comu­ni­ca­ción. Los dia­rios gra­tui­tos se han pre­sen­ta­do como la nue­va pren­sa popu­lar, pero todo el acce­so a la infor­ma­ción no podrá ser sin pagar. Los empre­sa­rios del sec­tor anun­cian nue­vas fór­mu­las de cobro (sus­crip­cio­nes, micro­pa­gos…) para par­ce­las espe­cia­li­za­das en sopor­tes o áreas temá­ti­cas. La infor­ma­ción de cali­dad, espe­cia­li­za­da y dife­ren­cia­da, el aná­li­sis exclu­si­vo o el acce­so a archi­vos, heme­ro­te­cas o for­ma­tos espe­cí­fi­cos son ya el pun­to de par­ti­da para nue­vos sis­te­mas de finan­cia­ción y una reno­va­da iden­ti­dad.

Todo ello sin olvi­dar que, inclu­so en las pre­vi­sio­nes más ago­re­ras, los perió­di­cos impre­sos segui­rán con­vi­vien­do, al menos duran­te algu­nos lus­tros, con edi­cio­nes onli­ne. Al mar­gen de razo­nes o hábi­tos gene­ra­cio­na­les, los exper­tos con­sul­ta­dos augu­ran al papel un carác­ter más exclu­si­vo; no tan masi­vo como en la actua­li­dad, sino diri­gi­do a sec­to­res de públi­co más exi­gen­tes y a eli­tes cul­tu­ra­les, polí­ti­cas o eco­nó­mi­cas que desea­rán apro­ve­char las ven­ta­jas de una lec­tu­ra más repo­sa­da y en pro­fun­di­dad.

Los sopor­tes móvi­les se abren camino

La ame­na­za al papel impre­so es direc­ta­men­te pro­por­cio­nal a la apa­ri­ción de nue­vos sopor­tes digi­ta­les. El prin­ci­pal de ellos es el

«e‑newspaper» o perió­di­co elec­tró­ni­co, un dis­po­si­ti­vo digi­tal móvil en una car­ca­sa de plás­ti­co simi­lar en tama­ño y gro­sor a una revis­ta, de unos 300 gra­mos de peso, capaz de alma­ce­nar más de mil libros (por eso es cono­ci­do tam­bién como «e‑book») o de dis­po­ner des­de pri­me­ra hora de la maña­na de la edi­ción digi­tal del perió­di­co del día.

El pasa­do 19 de octu­bre ate­rri­za­ba en Euro­pa el «e‑book» Kind­le de Ama­zon, pio­ne­ro en un nue­vo mode­lo de nego­cio ya ensa­ya­do en EEUU. Los prin­ci­pa­les perió­di­cos del con­ti­nen­te han sus­cri­to acuer­dos con la ope­ra­do­ra para dis­tri­buir sus edi­cio­nes. El meca­nis­mo es sen­ci­llo: una vez adqui­ri­do el apa­ra­to al pre­cio de unos 180 euros, sólo res­ta hacer las sus­crip­cio­nes desea­das: libre­rías «onli­ne», medios de comu­ni­ca­ción… y des­car­gar los con­te­ni­dos median­te wifi o cablea­do. La sus­crip­ción a la edi­ción digi­tal de un perió­di­co euro­peo cues­ta en torno a los 13 ó 15 euros al mes.

Al menos una dece­na de empre­sas tec­no­ló­gi­cas pug­nan por hacer­se con el lide­raz­go en el inmi­nen­te mer­ca­do de los repro­duc­to­res elec­tró­ni­cos. Pero de entre ellos es el mode­lo Que, de la empre­sa ingle­sa Plas­tic Logic, el que mayo­res posi­bi­li­da­des de éxi­to apun­ta. Dis­po­ne de una pan­ta­lla tác­til pla­na de plás­ti­co irrom­pi­ble, con capa­ci­dad para alma­ce­nar for­ma­tos dife­ren­tes, una bate­ría que dura días y acce­so inalám­bri­co a las redes. El 7 de enero se dará a cono­cer su pre­cio y dis­po­ni­bi­li­dad.

La gue­rra está ser­vi­da. F.M

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *