Israel en Áfri­ca en bus­ca de un paraí­so per­di­do

http://sonandolarevolucion.files.wordpress.com/2007/11/rabino-contra-el-sionismo.jpg?w=800

    Suma­rio:
    I. La con­ni­ven­cia entre Israel y el apartheid suda­fri­cano, un hán­di­cap.
    II. La unión entre el sio­nis­mo y el pan­afri­ca­nis­mo.

I. La con­ni­ven­cia entre Israel y el apartheid suda­fri­cano, un hán­di­cap

Israel ha lan­za­do una ofen­si­va diplo­má­ti­ca hacía Áfri­ca con el fin de res­tau­rar la edad de oro de la coope­ra­ción israe­lí-afri­ca­na de los pri­me­ros tiem­pos de la inde­pen­den­cia afri­ca­na. Pero esta ope­ra­ción de seduc­ción pare­ce indi­car una bús­que­da deses­pe­ra­da de un paraí­so, per­di­do en tan­to que per­ma­ne­ce vivo en las memo­rias el recuer­do de la con­ni­ven­cia entre Israel y el régi­men de apartheid de Sudá­fri­ca, en tan­to que su beli­cis­mo anti­pa­les­tino con­fi­na a Israel en un ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, en tan­to, en fin, que la xeno­fo­bia de los nue­vos diri­gen­tes israe­líes obs­ta­cu­li­za su diplo­ma­cia has­ta el pun­to de repe­ler inclu­so a sus alia­dos occi­den­ta­les más fie­les.

El bes­tia­rio israe­lí es amplio y abun­dan las com­pa­ra­cio­nes «ani­ma­la­rias» con­tra los ára­bes, has­ta el pun­to de que algu­nos no dudan en con­si­de­rar que se tra­ta de una mar­ca de fábri­ca del per­so­nal polí­ti­co israe­lí. Des­de la falle­ci­da Pri­me­ra Minis­tra labo­ris­ta Gol­da Meir, el jefe del Likud, Menahem Begin, que los lla­mó «ani­ma­les de dos patas», al ultra­de­re­chis­ta jefe del esta­do mayor Raphael Eytan, que no duda en cali­fi­car­los de «cuca­ra­chas», pasan­do por el ex Pri­mer Minis­tro labo­ris­ta Ehud Barak, que los com­pa­ra con los «coco­dri­los», los prin­ci­pa­les diri­gen­tes israe­líes han apor­ta­do, con total impu­ni­dad, su con­tri­bu­ción a esa fra­seo­lo­gía xenó­fo­ba que no tie­ne paran­gón en nin­gún otro Esta­do (1).

Como pro­lon­ga­ción de su ofen­si­va seduc­to­ra en Amé­ri­ca Lati­na, la cam­pa­ña diplo­má­ti­ca que lle­va a cabo Avig­dor Lie­ber­mann, minis­tro israe­lí de Asun­tos Exte­rio­res, se ha diri­gi­do, a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, a los paí­ses afri­ca­nos que cons­ti­tu­yen el pun­to de ancla­je tra­di­cio­nal de Israel en el con­ti­nen­te negro (Etio­pía, Kenia y Ugan­da), así como a Nige­ria y Gha­na, con el fin de rom­per su cua­ren­te­na y movi­li­zar a sus ami­gos en su cam­pa­ña con­tra Irán.

Etio­pía, un país que no es ára­be ni musul­mán, por aña­di­du­ra pro­pul­sa­do por la estra­te­gia neo­con­ser­va­do­ra esta­dou­ni­den­se al papel de gen­dar­me en Áfri­ca orien­tal, y Kenia, que podría haber sido la patria judía en el mar­co del «pro­gra­ma Ugan­da» del minis­tro bri­tá­ni­co de las colo­nias Joseph Cham­ber­lain en 1901, cons­ti­tu­yen, des­de el pun­to de vis­ta de los diri­gen­tes israe­líes, los jalo­nes esen­cia­les para garan­ti­zar la segu­ri­dad de la nave­ga­ción del océano Índi­co hacia el puer­to israe­lí de Eilat, en el gol­fo de Aqa­ba.

Pero ese pac­to táci­to ha pro­por­cio­na­do a ambos paí­ses afri­ca­nos, pivo­tes de la alian­za de rodeo de Israel fren­te a la penín­su­la ará­bi­ga y la ver­tien­te afri­ca­na del mun­do ára­be, par­ti­cu­lar­men­te en el tra­yec­to que lle­va a las fuen­tes del Nilo (Egip­to, Sudán, Soma­lia), serios sin­sa­bo­res y dolo­ro­sas lla­ma­das al orden. El fra­ca­so de la inter­ven­ción etío­pe en Soma­lia en 2007 abrió el camino al recru­de­ci­mien­to de la gue­rri­lla de los tri­bu­na­les islá­mi­cos en Moga­dis­cio, a lo que hay que aña­dir el desa­rro­llo de la pira­te­ría marí­ti­ma a lo lar­go de las cos­tas de Áfri­ca orien­tal y el esta­ble­ci­mien­to de una base de aco­gi­da de la mari­na ira­ní en Eri­trea, a poca dis­tan­cia de la impor­tan­te base fran­co-esta­dou­ni­den­se de Dji­bu­ti.

Por su par­te, Kenia ha sido esce­na­rio de san­grien­tos aten­ta­dos: en 1998 en Nai­ro­bi con­tra la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, padrino de Israel; y des­pués, direc­ta­men­te con­tra los intere­ses israe­líes en Mom­ba­sa, en 2002, cau­san­do un total de 224 muer­tos; en el aten­ta­do de Nai­ro­bi 12 esta­dou­ni­den­ses, y quin­ce muer­tos en el de Mom­ba­sa, entre ellos tres israe­líes.

En Nige­ria, pre­sa de una gue­rra inter­na sote­rra­da entre musul­ma­nes y cris­tia­nos, gan­gre­na­da ade­más por la corrup­ción, del orden de 300.000 millo­nes de dóla­res duran­te los tres últi­mos dece­nios según las esti­ma­cio­nes del Ban­co Mun­dial, Israel se dedi­ca a equi­par a la gen­dar­me­ría con dos patru­lle­ras y a enmar­car­la en su lucha con­tra los gue­rri­lle­ros del del­ta del Níger. En el mis­mo orden de ideas, Israel cuen­ta con sumi­nis­trar a Gui­nea Ecua­to­rial, por un valor de cien millo­nes de dóla­res, vehícu­los blin­da­dos y patru­lle­ras mari­nas para la pro­tec­ción de ese nue­vo «El dora­do» del con­ti­nen­te negro y de su capri­cho­so dic­ta­dor.

Aureo­la­do con la ima­gen de una joven nación cons­ti­tui­da por los super­vi­vien­tes del geno­ci­dio de Hitler, fun­da­do sobre el socia­lis­mo agra­rio, el Kibutz, Israel ha goza­do de pres­ti­gio duran­te mucho tiem­po entre los diri­gen­tes afri­ca­nos, has­ta el pun­to de asis­tir como invi­ta­do a una sesión espe­cial de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia de todos los pue­blos afri­ca­nos, en Accra, en 1958. Israel esta­ba repre­sen­ta­do en la épo­ca por Gol­da Meir, minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res.

De dimen­sión modes­ta, poco sos­pe­cho­so de aspi­rar a la hege­mo­nía, Israel pudo así ver cómo le con­fia­ban la for­ma­ción de los pri­me­ros pilo­tos del ejér­ci­to del aire de Ugan­da, Kenia, Con­go y Tan­za­nia, has­ta el pun­to de poder vana­glo­riar­se des­pués de haber pro­pul­sa­do, con la com­pli­ci­dad de los ser­vi­cios occi­den­ta­les, a dos diri­gen­tes afri­ca­nos a la cabe­za de sus paí­ses, Joseph Mobu­tu del Con­go (ex bel­ga) e Idi Amin Dada de Ugan­da.

Entre 1958 y 1973, fecha de la rup­tu­ra colec­ti­va de las rela­cio­nes entre Israel y Áfri­ca, tres mil exper­tos israe­líes, es decir, dos ter­cios de los efec­ti­vos israe­líes en misión en el Ter­cer Mun­do, esta­ban asig­na­dos al con­ti­nen­te negro, mien­tras que el últi­mo ter­cio esta­ba des­ple­ga­do en Asia (Tai­lan­dia, Sin­ga­pur, Laos, Cam­bo­ya y Fili­pi­nas). Duran­te el mis­mo perío­do, el cin­cuen­ta por cier­to de los estu­dian­tes del «Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal para el desa­rro­llo, coope­ra­ción y estu­dios labo­ra­les», un orga­nis­mo israe­lí encar­ga­do de la for­ma­ción de téc­ni­cos del Ter­cer Mun­do, era ori­gi­na­rio de Áfri­ca.

En el paro­xis­mo de la Gue­rra Fría sovié­ti­co-esta­dou­ni­den­se, la pene­tra­ción israe­lí en Áfri­ca se bene­fi­ció del apo­yo finan­cie­ro y mate­rial de la CIA, por cuya cuen­ta el Esta­do hebreo asu­mía por dele­ga­ción las tareas de for­ma­ción, encua­dra­mien­to y pro­tec­ción. De esta for­ma, la cen­tral esta­dou­ni­den­se libró casi ochen­ta millo­nes de dóla­res a Israel duran­te la déca­da de 1960 para finan­ciar movi­mien­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en Áfri­ca –Jonas Savim­bi, pre­si­den­te de UNITA, fren­te a la Ango­la pro sovié­ti­ca, y Joseph Garang, jefe de la pro­vin­cia sece­sio­nis­ta de Dar­fur, al sur de Sudán, fren­te al gobierno «ara­bó­fono» de Jar­tum- dan­do al mis­mo tiem­po un apo­yo ofi­cio­so a Mil­ton Obo­te (Ugan­da), una pro­tec­ción dis­cre­ta a Joseph Dési­ré Mobu­tu (Con­go Kinsha­sa), y ase­gu­ran­do la fron­te­ra entre Nami­bia y Ango­la con el fin de pre­ve­nir las infil­tra­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras con­tra el régi­men del apar­tehid (2). Una alian­za táci­ta idén­ti­ca se esta­ble­cía entre los israe­líes y los fran­ce­ses para con­te­ner, en la épo­ca más dura de la gue­rra de Arge­lia (1954−1962), el empu­je nacio­na­lis­ta afri­cano impul­sa­do por el eje Gha­na-Gui­nea-Malí del trío revo­lu­cio­na­rio Kwa­mé N’Kruma, Sékou Tou­ré y Modi­bo Kei­ta.

Áfri­ca des­pier­ta la codi­cia (3). Con­ti­nen­te homo­gé­neo, de una super­fi­cie de 30 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, Áfri­ca es rica en su diver­si­dad. Repre­sen­tan­do un mer­ca­do de seis­cien­tos millo­nes de habi­tan­tes, de ellos 350 millo­nes de con­su­mi­do­res en el Áfri­ca sub­saha­ria­na, Áfri­ca es la pri­me­ra expor­ta­do­ra mun­dial de oro, pla­tino, dia­man­tes, bau­xi­ta y man­ga­ne­so. La segun­da de cobre y petró­leo cru­do. Ade­más, es la pri­me­ra pro­duc­to­ra mun­dial de cacao, té y taba­co; la segun­da de sisal y algo­dón. Para­dó­ji­ca­men­te, Áfri­ca se bene­fi­cia poco de sus rique­zas mine­ras. Has­ta el pun­to de que los paí­ses rica­men­te dota­dos de recur­sos mine­ra­les, a menu­do se encuen­tran en lo más bajo del Índi­ce de Desa­rro­llo Humano (IDH) esta­ble­ci­do por el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD). Si Arge­lia ocu­pa el pues­to 104, Nige­ria, sin embar­go gran expor­ta­do­ra de petró­leo y que ambi­cio­na, debi­do a su impor­tan­cia demo­grá­fi­ca, un papel de pri­mer orden en la esce­na diplo­má­ti­ca regio­nal e inter­na­cio­nal, se encuen­tra en el pues­to núme­ro 158, y Gui­nea en el 160. Los retos son la medi­da de las ambi­cio­nes en una épo­ca en la que la carre­ra por el con­trol de las fuen­tes de ener­gía ha redo­bla­do su inten­si­dad des­de la pene­tra­ción chi­na en Áfri­ca y el esta­lli­do de los pre­cios de las mate­rias pri­mas.

Áfri­ca cono­ció de 1960 a 1990, los trein­ta pri­me­ros años de su inde­pen­den­cia, 79 gol­pes de Esta­do duran­te los cua­les 82 diri­gen­tes fue­ron ase­si­na­dos o derro­ca­dos (4). En com­pa­ra­ción, el mun­do ára­be, en el ojo del hura­cán des­de el des­cu­bri­mien­to del petró­leo, cuen­ta duran­te el mis­mo perío­do die­cio­cho gol­pes de Esta­do.

El con­ti­nen­te afri­cano es una de las mayo­res zonas mine­ras del mun­do jun­to con Aus­tra­lia, Cana­dá y Amé­ri­ca del Sur. Se posi­cio­na como el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de nume­ro­sos pro­duc­tos mine­ros, entre ellos el pla­tino, el oro, los dia­man­tes, el mine­ral de fos­fa­to o el man­ga­ne­so, y posee reser­vas de pri­mer orden de bau­xi­ta o col­tán –un mine­ral que entra espe­cial­men­te en la com­po­si­ción de las tar­je­tas inte­li­gen­tes-. Así, la mitad de las reser­vas mun­dia­les de oro se encuen­tra en la región de Wit­wa­ters­rand, en Sudá­fri­ca. El con­ti­nen­te extrae, ade­más, cobre, zinc y mine­ral de hie­rro, así como ura­nio en Níger y petró­leo en Ango­la, Nige­ria, Gui­nea Ecua­to­rial, Gabón y Came­rún. Una serie de pro­duc­tos cuyos pre­cios, des­de hace algu­nos años, se han dis­pa­ra­do en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les debi­do a la deman­da mun­dial en gene­ral y a la deman­da indus­trial en par­ti­cu­lar, espe­cial­men­te por par­te de Chi­na. La explo­ta­ción de mine­ra­les es una acti­vi­dad domi­nan­te y repre­sen­ta el pri­mer pues­to de expor­ta­ción en casi la mitad de los paí­ses afri­ca­nos, en espe­cial Sudá­fri­ca, Bots­wa­na, la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Malí, Gui­nea, Gha­na, Zam­bia, Zim­ba­bue, Níger, Tan­za­nia, Togo y Mau­ri­ta­nia. Otros paí­ses como Ango­la, Sie­rra Leo­na o Nami­bia tam­bién han desa­rro­lla­do un polo mine­ro impor­tan­te.

Así, Áfri­ca se habría bene­fi­cia­do en 2005 del 17% de las ren­tas mun­dia­les liga­das a la explo­ta­ción mine­ra des­pués de Aus­tra­lia (23%) y Cana­dá (19%), según un estu­dio de la Comu­ni­dad de Desa­rro­llo de Áfri­ca Aus­tral (SADC) y de la Unión Euro­pea. Las mul­ti­na­cio­na­les que domi­nan en la actua­li­dad el sec­tor de las minas, obtie­nen lo esen­cial de sus acti­vi­da­des del con­ti­nen­te afri­cano, espe­cial­men­te las empre­sas suda­fri­ca­nas que tie­nen sus sedes en los alre­de­do­res de Joha­nes­bur­go, y espe­cial­men­te Anglo­Gold Ashan­ti, fru­to de la fusión entre el gru­po de Gha­na Ashan­ti y el gigan­te mine­ro Anglo­Gold. Otras socie­da­des como Anglo­Ame­ri­can, pri­mer gru­po mine­ro mun­dial ins­ta­la­do actual­men­te en el Rei­no Uni­do, tam­bién tie­nen sus orí­ge­nes en esa par­te de Áfri­ca.

Una de sus prin­ci­pa­les filia­les, De Beers, man­tie­ne su sede social y el con­trol del comer­cio de dia­man­tes en la región, espe­cial­men­te en Bots­wa­na, don­de es accio­nis­ta y geren­te de la úni­ca empre­sa de dia­man­tes del país. Fue­ra de esos pocos casos, la mayor par­te de las mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran en el con­ti­nen­te son aus­tra­lia­nas, cana­dien­ses, bri­tá­ni­cas o esta­dou­ni­den­ses. Apar­te de Sudá­fri­ca, hay que seña­lar que Áfri­ca no cuen­ta con nin­gún gigan­te mine­ro a la altu­ra de lo que se podría espe­rar en un con­ti­nen­te tan rico en mate­rias pri­mas.

El dia­man­te cons­ti­tu­ye, con el arma­men­to, el prin­ci­pal pro­duc­to de valo­ra­ción de Áfri­ca por Israel. Los obser­va­do­res adju­di­can a Israel la inten­ción de inver­tir masi­va­men­te en el ámbi­to de la infor­má­ti­ca en Áfri­ca con el fin de paliar la ausen­cia de infra­es­truc­tu­ras (5), espe­cial­men­te en el plano de la tele­fo­nía móvil. En la actua­li­dad, una dece­na de gran­des socie­da­des israe­líes (Solel Bonet, Koor Indus­tries, Meir Bhothers o Agridno) están pre­sen­tes en la eco­no­mía afri­ca­na a tra­vés de inver­sio­nes direc­tas y prés­ta­mos con­ce­di­dos por la «Ban­ca Leu­mi» y la «Japhet Bank». Éstas ope­ran en una vein­te­na de Esta­dos afri­ca­nos en los terre­nos de la cons­truc­ción y la extrac­ción y el comer­cio de dia­man­tes y meta­les pre­cio­sos, espe­cial­men­te el oro de El Zai­re. En la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, con­cre­ta­men­te, la fir­ma israe­lí DGI (Dan Gertler Invest­ment) va a inver­tir, a tra­vés de su socie­dad Orien­tal Iron, 7.000 millo­nes de dóla­res en un yaci­mien­to de hie­rro eva­lua­do en más de 700 millo­nes de tone­la­das de mine­ral.

Obje­ti­vo cen­tral de los pró­xi­mos dece­nios para la pro­duc­ción de ace­ro, el hie­rro es obje­to de una feroz bata­lla entre dos gru­pos gigan­tes: BHP Billi­ton y Río Tin­to, en vías de fusión. Pre­sen­te en varios paí­ses de Áfri­ca, en Euro­pa y en Amé­ri­ca, el gru­po Dan Gertler tie­ne acti­vi­da­des en los ámbi­tos de la extrac­ción y ges­tión de dia­man­tes, hie­rro, cobal­to y cobre; en la inmo­bi­lia­ria, la agri­cul­tu­ra e inclu­so en los bio­die­sel.

Refe­ren­cias (I par­te):

(1) Avig­dor Lie­ber­man se dis­tin­gue por sus exce­sos lin­güís­ti­cos has­ta el pun­to de con­ce­bir la pri­ma­cía del sio­nis­mo sobre la demo­cra­cia, así como una «solu­ción final» a la cues­tión de los pre­sos pales­ti­nos por aho­ga­mien­to, ins­pi­rán­do­se direc­ta­men­te en los pro­ce­di­mien­tos de los tor­tu­ra­do­res de los judíos. «Lo que me gus­ta­ría ver aquí es la defen­sa del Esta­do judío y sio­nis­ta. Estoy muy a favor de la demo­cra­cia, pero cuan­do exis­te una con­tra­dic­ción entre los valo­res demo­crá­ti­cos y los valo­res judíos, los valo­res judíos y sio­nis­tas son más impor­tan­tes» (The vision I would like to see here is the entren­ching of the Jewish and the Zio­nist sta­te. I very much favor demo­cracy, but when the­re is a con­tra­dic­tion bet­ween demo­cra­tic and Jewish values, the Jewish and Zio­nist values are more impor­tant), Avig­dor Lie­ber­mann en una entre­vis­ta a un perió­di­co israe­lí repro­du­ci­da por Scots­man, 23 de octu­bre de 2006. En julio de 2003, duran­te un deba­te en la Knes­set, Lie­ber­mann, enton­ces minis­tro de Trans­por­tes, pro­pu­so fle­tar auto­bu­ses para trans­por­tar a los pre­sos pales­ti­nos libe­ra­dos por Israel «hacia un lugar del que no regre­sa­rán», pre­ci­san­do a con­ti­nua­ción «aho­gar­los en el mar Muer­to».

(2) «The tacit Allian­ce», E. Crosbie/​Princeton Uni­ver­sity Press 1974.

(3) «La spé­ci­fi­ci­té du Mali sur l’échiquier afri­cain», por Salif Man­de­la Dji­ré. Tesis doc­to­ral (Antro­po­lo­gía), diri­gi­da por Pie­rre Phi­lip­pe Rey –UFR terri­toi­re, envi­ron­ne­ment, socie­té- Uni­ver­si­dad París VIII Saint Denis. Fecha de lec­tu­ra: 12 de mar­zo de 2009, y Jeu­ne Afri­que, 30 de julio de 2006, «Ces riches­ses que l’Africa lais­se échap­per», de Fré­de­ric Maury.

(4) Cen­so ela­bo­ra­do por Antoi­ne Gla­ser y Stephen Smith en su obra Com­ment la Fran­ce a per­du l’Afrique, Ed. Calm­mann-Lévy, 2005.

(5) New York Times, 8 de agos­to de 2009, «With Cable, Laying a Basis for Growth in Afri­ca», de Cat Con­ti­gu­glia. Según el perió­di­co, la aper­tu­ra de un cable de fibra ópti­ca, que pro­por­cio­na­rá acce­so a Inter­net a millo­nes de per­so­nas en el sur y el este de Áfri­ca, refle­ja un ambi­cio­so plan de expan­sión del acce­so a la Web en el con­ti­nen­te negro para favo­re­cer el desa­rro­llo de la eco­no­mía y la indus­tria. Fabri­ca­do por Sea­com, una socie­dad com­pues­ta en un 75% por inver­so­res extran­je­ros, el cable es la pri­me­ra de una serie de 10 nue­vas cone­xio­nes sub­ma­ri­nas para Áfri­ca del este que esta­rán fina­li­za­das antes de media­dos de 2010. La expan­sión de la red, que cos­ta­rá un total de 2.400 millo­nes de dóla­res (alre­de­dor de 1.700 millo­nes de euros), ayu­da­rá a conec­tar a Áfri­ca con Euro­pa, Asia y cier­tas par­tes de Orien­te Pró­xi­mo a una velo­ci­dad más alta y más bara­ta. Has­ta aho­ra, Áfri­ca sólo tenía un cable de fibra ópti­ca sub­ma­rino: el menos efi­caz SAT‑3 en Áfri­ca occi­den­tal. Los que no tenían acce­so a ese cable esta­ban obli­ga­dos a uti­li­zar una cone­xión por saté­li­te cara y len­ta.

II. La unión entre el sio­nis­mo y el pan­afri­ca­nis­mo

La unión entre sio­nis­mo y pan­afri­ca­nis­mo, excre­cen­cias doc­tri­na­les de los dos pun­tos negros del Occi­den­te de la épo­ca con­tem­po­rá­nea –la per­se­cu­ción de los judíos y la tra­ta de esclavos‑, es aca­ri­cia­da des­de hace mucho tiem­po por los padres fun­da­do­res del sio­nis­mo, deseo­sos de fun­dar con los pue­blos afri­ca­nos una «comu­ni­dad de los per­se­gui­dos». Leon Pins­ker en L’Auto éman­ci­pa­tion (1882), el filó­so­fo Mar­tin Bub­ber a la cabe­za del Die Welt, perió­di­co de la orga­ni­za­ción sio­nis­ta mun­dial del cual fue redac­tor jefe de 1889 a 1901, y Gol­da Meir, ex Pri­me­ra Minis­tra israe­lí, argu­men­ta­ron a favor de un pro­yec­to de ese tipo. Por otra par­te, judíos y negros esta­dou­ni­den­ses, duran­te mucho tiem­po, han for­ma­do par­te de las con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les de EE.UU., las cua­les con­for­man la estruc­tu­ra del Par­ti­do Demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se. Por otro lado, en el mun­do occi­den­tal, con regu­la­ri­dad, se hacen inten­tos para aso­ciar judíos y negros en las mar­chas rei­vin­di­ca­ti­vas comu­nes. Es el caso, por ejem­plo en Fran­cia, del movi­mien­to anti­rra­cis­ta «SOS-Racis­me», que ope­ra en estre­cha cola­bo­ra­ción con la Unión de Estu­dian­tes Judíos de Fran­cia.

Por otra par­te, el lema «Back to Afri­ca» (regre­so a Áfri­ca), lan­za­do por Mar­cus Gar­vey en 1920, en aque­lla épo­ca fue per­ci­bi­do por nume­ro­sos obser­va­do­res como el equi­va­len­te afri­cano del lema sio­nis­ta «regre­so a Sión». Pero el sue­ño de una fra­ter­ni­dad de sufri­mien­tos se rom­pió fren­te a las actas amar­gas de las duras obli­ga­cio­nes de la Real­po­li­tik. Así, duran­te el perío­do de la des­co­lo­ni­za­ción, Israel, en efec­to, se ali­neó sis­te­má­ti­ca­men­te al lado occi­den­tal, es decir, en el cam­po de aque­llos a quie­nes los afri­ca­nos per­ci­ben como opre­so­res colo­nia­les, lle­gan­do inclu­so a pla­near con Fran­cia y el Rei­no Uni­do una «expe­di­ción puni­ti­va» con­tra Egip­to, en 1956, diri­gi­da a rom­per la reta­guar­dia de apo­yo a la revo­lu­ción arge­li­na. Fue tam­bién el caso con Sudá­fri­ca don­de el Esta­do hebreo, a des­pe­cho de su pre­sun­ta filo­so­fía, fue uno de los prin­ci­pa­les apo­yos del régi­men del apartheid, com­pro­me­tién­do­se con éste, inclu­so, a una coope­ra­ción nuclear. Y, final­men­te, tam­bién fue el caso con Tur­quía, en el que los super­vi­vien­tes del geno­ci­dio hitle­riano han recha­za­do cons­tan­te­men­te que los super­vi­vien­tes arme­nios del geno­ci­dio tur­co ‑pri­mer geno­ci­dio del siglo XX- uti­li­cen el cali­fi­ca­ti­vo de «geno­ci­dio», tan­to con vis­tas a su alian­za estra­té­gi­ca con Tur­quía como por la preo­cu­pa­ción de reser­var al geno­ci­dio hitle­riano su carác­ter exclu­si­vo y ejem­plar en bene­fi­cio de la temá­ti­ca vic­ti­mis­ta de la diplo­ma­cia israe­lí.

En su inol­vi­da­ble Dis­cur­so sobre el colo­nia­lis­mo, Aimé Césai­re denun­cia la pri­ma­cía con­ce­di­da por los euro­peos a la expia­ción del geno­ci­dio hitle­riano como una estra­te­gia diri­gi­da a ocul­tar lo que el autor con­si­de­ra el mayor geno­ci­dio de la his­to­ria moder­na: el some­ti­mien­to de Áfri­ca a la escla­vi­tud y la tra­ta negre­ra. La rup­tu­ra entre judíos y negros ocu­rre pre­ci­sa­men­te en el perío­do de la des­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca. Seña­lar un fir­me apo­yo a la inde­pen­den­cia de Israel, y al mis­mo tiem­po abra­sar a los arge­li­nos en Sétif y Guel­ma, acri­bi­llar a los sene­ga­le­ses y malien­ses en Thia­ro­ye y a los came­ru­ne­ses y mal­ga­ches en su sue­lo nacio­nal para sofo­car cual­quier velei­dad de inde­pen­den­cia afri­ca­na, apa­re­ció como una abe­rra­ción ante nume­ro­sos afri­ca­nos que vie­ron la señal de una colu­sión entre los paí­ses occi­den­ta­les y el nue­vo Esta­do judío nacien­te.

Israel apa­re­ce, pues, como una cria­tu­ra de Occi­den­te, un ins­tru­men­to de repre­sión en el Ter­cer Mun­do, pro­tec­tor de los dic­ta­do­res afri­ca­nos del tipo de Joseph Dési­re Mobu­tu en Zai­re y, más recien­te­men­te, de Lau­rent Gbag­bo en Cos­ta de Mar­fil.

Áfri­ca, en par­te, debe su inde­pen­den­cia a Viet­nam y Arge­lia. Si no hubie­ra sido por el fra­ca­so fran­cés en Dien Bien Phu (1954), pri­me­ra derro­ta de un ejér­ci­to blan­co fren­te a un pue­blo «moreno», y la hemo­rra­gia de la gue­rra de Arge­lia, la colo­ni­za­ción de Áfri­ca habría per­du­ra­do. Los afri­ca­nos son cons­cien­tes de esa fra­ter­ni­dad de armas. Sin hablar de la rup­tu­ra colec­ti­va de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas de los paí­ses afri­ca­nos ára­bes con Israel en 1973, a raíz de la cuar­ta gue­rra ára­be-israe­lí. Por ejem­plo Malí, des­de su inde­pen­den­cia, envió un con­tin­gen­te sim­bó­li­co de su joven ejér­ci­to para ali­near­se al lado de los com­ba­tien­tes arge­li­nos. Y fue un psi­quia­tra anti­llano, com­pa­ñe­ro de via­je de la revo­lu­ción arge­li­na, Frantz Fanon, quien des­cri­bió lo más impor­tan­te de la nue­va alian­za entre ára­bes y afri­ca­nos, sella­da bajo la empre­sa colo­nial, en una mag­ní­fi­ca obra titu­la­da Los con­de­na­dos de la tie­rra.

En Esta­dos Uni­dos, la rup­tu­ra judía-afri­ca­na pro­pi­ció el naci­mien­to del movi­mien­to de los «Blacks Mus­lims» y la ali­nea­ción de una fran­ja de la comu­ni­dad negra esta­dou­ni­den­se al Islam, en par­ti­cu­lar per­so­na­li­da­des míti­cas como el boxea­dor Cas­sius Clay, alias Moha­med Alí, y pro­ba­ble­men­te Jer­mai­ne Jack­son, her­mano mayor de Michael Jack­son, el rey del pop; y en el plano inter­na­cio­nal, una con­ver­gen­cia ára­be-afri­ca­na. Nos­tál­gi­co de los vie­jos tiem­pos, Israel, como un encan­ta­mien­to, todos los años cele­bra la fies­ta de Áfri­ca el 21 de junio, día de la fies­ta del verano, mien­tras que por todas par­tes del pla­ne­ta ese mis­mo día se cele­bra la fies­ta de la músi­ca.

Pre­sen­cia diplo­má­ti­ca del Esta­do hebreo en el con­ti­nen­te

Chi­na, un freno a la pro­gre­sión israe­lí

El adve­ni­mien­to de Chi­na como actor prin­ci­pal en el con­ti­nen­te afri­cano, como lo demues­tra su recien­te éxi­to en el G20 de Pit­ts­burgh (Esta­dos Uni­dos), el 25 de sep­tiem­bre de 2009 (1), el atrac­ti­vo de este nue­vo socio prin­ci­pal de Áfri­ca, sin deu­das del colo­nia­lis­mo, ha modi­fi­ca­do la situa­ción en el con­ti­nen­te has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en un obs­tácu­lo para la pro­gre­sión israe­lí, dejan­do la diplo­ma­cia de aper­tu­ra de Israel en una situa­ción de de ines­ta­bi­li­dad al tro­pe­zar de fren­te con la estra­te­gia del gigan­te chino.

Por medio de Irán, Sudán y Ara­bia Sau­dí, Chi­na pre­ten­de ase­gu­rar su abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co, del orden de 10 millo­nes de barri­les dia­rios en 2010, con el fin de man­te­ner su cre­ci­mien­to y con­se­guir el éxi­to en el mayor reto de su atrac­ti­va diplo­ma­cia, el desa­rro­llo sur-sur. Pero el cre­ci­mien­to expo­nen­cial de sus nece­si­da­des podría exa­cer­bar la ten­sión sobre los pre­cios del cru­do y los mer­ca­dos petro­le­ros, hacien­do más frá­gi­les las eco­no­mías occi­den­ta­les, ya des­es­ta­bi­li­za­das por el hun­di­mien­to del sis­te­ma ban­ca­rio. El comer­cio bila­te­ral Chi­na-Áfri­ca se mul­ti­pli­có por 50 entre 1980 y 2005. Con 1,995 billo­nes de dóla­res de reser­vas de cam­bio, una mano de obra fácil­men­te expor­ta­ble y la ausen­cia de deu­das colo­nia­lis­tas, Chi­na ya ha sus­ti­tui­do a Fran­cia y Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal socio comer­cial de Áfri­ca y se colo­ca como poten­cia mun­dial.

La com­pe­ten­cia entre Chi­na y Euro­pa en Áfri­ca ha lle­va­do a once paí­ses afri­ca­nos pro­duc­to­res de mate­rias pri­mas a revi­sar los con­tra­tos que los vin­cu­lan con las com­pa­ñías explo­ta­do­ras des­de los años 90. Es el caso, en espe­cial, de Libe­ria (con­tra­to de hie­rro con Mit­tal), de Tan­za­nia (alu­mi­nio), Zam­bia y Sudá­fri­ca (pla­tino y dia­man­tes). Pisan­do los talo­nes a los pro­duc­to­res de petró­leo, los Esta­dos afri­ca­nos pre­ten­den apro­ve­char boom de los pre­cios de las mate­rias pri­mas para pro­ce­der a ajus­tar los pre­cios de for­ma ven­ta­jo­sa según las leyes del mer­ca­do. En ese com­ba­te espec­ta­cu­lar sobre «los pre­cios reales» el más avan­za­do es Joseph Kabi­la, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, un país antes en ban­ca­rro­ta bajo el rei­na­do de Joseph Dési­ré Mobu­tu, pro­te­gi­do de los esta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses. En un ges­to de una auda­cia inusual, Kabi­ja Jr. ha revi­sa­do nada menos que sesen­ta y un (61) con­tra­tos mine­ros. Esta nue­va situa­ción pon­dría a Chi­na en mejor posi­ción en la bata­lla por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos y expli­ca­ría la dis­cre­ción de su pene­tra­ción capi­ta­lis­ta, cons­ti­tu­yen­do un fac­tor prin­ci­pal de rees­truc­tu­ra­ción de la geo­eco­no­mía mun­dial (2).

Pri­me­ra posee­do­ra de bonos del Teso­ro esta­dou­ni­den­se, del orden de 727.000 millo­nes de dóla­res, por delan­te de Japón (626.000 millo­nes de dóla­res), Chi­na ya ha pues­to las cosas cla­ras invi­tan­do a Esta­dos Uni­dos, el 16 de mar­zo, a «cum­plir sus com­pro­mi­sos, com­por­tar­se como una nación en la que se pue­de tener con­fian­za y a garan­ti­zar la segu­ri­dad del efec­ti­vo chino», con una amo­nes­ta­ción que nun­ca antes había sufri­do la poten­cia esta­dou­ni­den­se.

El comer­cio de Esta­dos Uni­dos con Áfri­ca se ele­vó a 104.000 millo­nes de dóla­res en 2008, es decir, un aumen­to del 28%, pero el comer­cio de Chi­na con Áfri­ca esca­ló has­ta 107.000 millo­nes de dóla­res. El comer­cio bila­te­ral Chi­na-Áfri­ca se mul­ti­pli­có por 50 entre 1980 y 2005, doblán­do­se sólo en el últi­mo dece­nio (1998−2008)

La doble gira afri­ca­na, del pre­si­den­te Barack Oba­ma en junio de 2009, y de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton dos meses más tar­de, en agos­to, así como la inver­sión masi­va de fon­dos filan­tró­pi­cos de Esta­dos Uni­dos, del orden de 90 millo­nes de dóla­res en 5 años, para con­tri­buir al fun­cio­na­mien­to de 24 think tank de once paí­ses de Áfri­ca (3), evi­den­cian la preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos por con­te­ner la pene­tra­ción chi­na. Un cuar­to del abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co esta­dou­ni­den­se pro­ce­de­rá de Áfri­ca duran­te la pró­xi­ma déca­da (2010−2020).

La mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se en Áfri­ca por medio de la crea­ción del AFRICOM (Afri­can com­mand) refle­ja la inca­pa­ci­dad de Esta­dos Uni­dos para ges­tio­nar de for­ma pura­men­te eco­nó­mi­ca su com­pe­ti­ción con Chi­na. En esta pers­pec­ti­va, los estra­te­gas occi­den­ta­les no dudan en pre­de­cir un mayor enfren­ta­mien­to entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos por el lide­raz­go mun­dial, en el hori­zon­te del año 2030.

La hos­ti­li­dad mani­fies­ta de Israel hacia los prin­ci­pa­les sumi­nis­tra­do­res de ener­gía a Chi­na, espe­cial­men­te Irán y Sudán, las rela­cio­nes de pro­xi­mi­dad esta­ble­ci­das entre Israel y Abdel Wahed Nur, jefe del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Sudán (SLA), en con­flic­to con Jar­tum, ami­go del minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res fran­cés Ber­nard Kouch­ner, cons­ti­tu­yen otros tan­tos obs­tácu­los a un acer­ca­mien­to diplo­má­ti­co israe­lí a Áfri­ca, lo mis­mo que la evo­lu­ción del Islam en el Áfri­ca sub­saha­ria­na podría fre­nar un poco la pro­gre­sión israe­lí en Áfri­ca, al igual que su beli­cis­mo anti­pa­les­tino, que habría bene­fi­cia­do a Irán, pri­me­ra poten­cia emer­gen­te del hemis­fe­rio sur que acce­de­rá al esta­tus nuclear, en desa­fío al blo­queo occi­den­tal.

Abdel Wahed Nur, jefe del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Sudán (SLA), que tie­ne una ofi­ci­na de repre­sen­ta­ción en Tel Aviv des­de febre­ro de 2007, por otra par­te, ha afir­ma­do sin amba­ges que si lle­ga al poder en Jar­tum, ins­ta­la­rá una emba­ja­da de Sudán en Israel (4).

Chi­na ha com­pro­me­ti­do una aso­cia­ción mili­tar con 43 paí­ses afri­ca­nos. Prin­ci­pal sumi­nis­tra­do­ra de armas lige­ras a Áfri­ca, tan­to a los gru­pos arma­dos como a los gobier­nos, Chi­na ha ins­ta­la­do tres fábri­cas en Sudán, cer­ca de Jar­tum, y dos fábri­cas de muni­cio­nes y armas lige­ras en Zim­ba­bue y Malí. La coope­ra­ción mili­tar inclu­ye el sumi­nis­tro de armas y la for­ma­ción del per­so­nal. Los acuer­dos de abas­te­ci­mien­to de mate­rial mili­tar se han cerra­do con Nami­bia, Ango­la, Bots­wa­na, Sudán, Eri­trea, Zim­ba­bue, las Como­res y la Repú­bli­ca del Con­go.

Chi­na no dudó en ven­der a Sudán avio­nes de vigi­lan­cia F‑7 y avio­nes de trans­por­te Y‑8 en ple­na gue­rra civil, duran­te el perío­do en el que sus com­pa­ñe­ros petro­le­ros esta­ban com­pro­me­ti­dos en la explo­ta­ción de los yaci­mien­tos petro­le­ros de Muglad. Esas ven­tas, gene­ral­men­te, se rea­li­zan por medio de North Industry Cor­po­ra­tion (NORINCO) y Poly­tech Indus­tries, la prin­ci­pal fir­ma de ven­ta de armas del ejér­ci­to chino (5)

En total, Chi­na dedi­ca el 45% de su ayu­da al desa­rro­llo a Áfri­ca gra­cias a una polí­ti­ca de inver­sión mul­ti­for­me que ha per­mi­ti­do a Áfri­ca alcan­zar una tasa de cre­ci­mien­to del orden del 6%, la más alta de los últi­mos trein­ta años. En el terreno de los ser­vi­cios, Chi­na ha decla­ra­do a ocho Esta­dos afri­ca­nos des­ti­nos turís­ti­cos ofi­cia­les. Chi­na expor­ta su peri­cia indus­trial y la mano de obra, envía médi­cos y enfer­me­ras al con­ti­nen­te y for­ma a los fun­cio­na­rios y a los hom­bres de nego­cios. Se ha com­pro­me­ti­do a for­mar a 10.000 eje­cu­ti­vos afri­ca­nos entre 2004 y 2007, un pro­gra­ma que se aña­de a los inter­cam­bios tra­di­cio­na­les ya exis­ten­tes. Des­de 1963, más de 15.000 médi­cos chi­nos han ope­ra­do en el con­ti­nen­te, tra­tan­do a más de 180 millo­nes de enfer­mos de sida, y se han envia­do más de 5.000 estu­dian­tes afri­ca­nos a las uni­ver­si­da­des chi­nas.

Áfri­ca, por cul­pa de Occi­den­te, es el con­ti­nen­te que ha cono­ci­do la mayor des­po­se­sión de la his­to­ria de la huma­ni­dad y sigue sir­vien­do de ver­te­de­ro del pla­ne­ta y de vál­vu­la de esca­pe a sus males. En la men­te de los occi­den­ta­les, y de sus alia­dos israe­líes, el con­ti­nen­te sigue sien­do un cam­po de expe­ri­men­ta­ción pri­vi­le­gia­do. En Áfri­ca se prue­ban los medi­ca­men­tos, como inten­ta­ba demos­trar la admi­ra­ble pelí­cu­la ingle­sa El jar­di­ne­ro fiel.

Áfri­ca es el con­ti­nen­te que des­tru­ye su fau­na y su flo­ra para nutrir dia­ria­men­te a los euro­peos con pes­ca­do fres­co, como nos mues­tra la pelí­cu­la La pesa­di­lla de Dar­win, así como los estra­gos que cau­sa la per­ca del Nilo en los eco­sis­te­mas de la cuen­ca del lago Vic­to­ria. Tam­bién es Áfri­ca –aun­que no sólo- la que hace el ofi­cio de ver­te­de­ro de resi­duos tóxi­cos, como reve­ló el escán­da­lo del car­gue­ro pana­me­ño Pro­bo-Koa­la en Abid­jan (Cos­ta de Mar­fil) (6). Y, final­men­te, Áfri­ca es el con­te­ne­dor de la inmi­gra­ción esco­gi­da y de los sinies­tros eco­ló­gi­cos diri­gi­dos, el con­ti­nen­te del patri­mo­nio artís­ti­co saquea­do para la crea­ción de gran­des museos a la glo­ria de la cul­tu­ra uni­ver­sal, como es el caso del museo del Quai Branly en Fran­cia, pero a cuyos resi­den­tes se devuel­ve a su tie­rra a modo de dese­chos de la huma­ni­dad.

En este con­tex­to, lo que más podría com­pro­me­ter los esfuer­zos de apro­xi­ma­ción entre Israel y Áfri­ca podría ser la des­afor­tu­na­da elec­ción del emi­sa­rio israe­lí para esta ope­ra­ción de seduc­ción: Avig­dor Lie­ber­mann, un ultra­hal­cón famo­so por su ran­cia xeno­fo­bia, en reali­dad des­car­ta­do de la ges­tión de los asun­tos del mun­do ára­be y de los paí­ses occi­den­ta­les en bene­fi­cio de Ehud Barak, minis­tro israe­lí de Defen­sa, y cuyo envío a Áfri­ca podría apa­re­cer como un mal menor, una sub­con­tra­ta­ción de sal­do del con­ti­nen­te afri­cano, la señal de un menos­pre­cio supre­mo, un ges­to que podría herir más pro­fun­da­men­te a Áfri­ca en cuan­to que pro­ce­de de un país con un gra­ve pasa­do segre­ga­cio­nis­ta, igno­ra­do por ese hecho por Sudá­fri­ca, la auto­ri­dad moral del con­ti­nen­te.

Refe­ren­cias (II par­te):

(1) El G20 sus­ti­tui­rá al G8 para ges­tio­nar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos del pla­ne­ta y cre­ce­rá el poder de los paí­ses emer­gen­tes en el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), en detri­men­to de los euro­peos, en vir­tud de un acuer­do cerra­do el 24 de sep­tiem­bre en Pit­ts­burgh (Esta­dos Uni­dos). Ante todo, el com­pro­mi­so es una vic­to­ria para Chi­na, pri­me­ra bene­fi­cia­ria de la refor­ma de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les. El repar­to de los dere­chos se con­si­de­ra injus­to: Chi­na, con el 3,7% de los dere­chos de voto, tie­ne cla­ra­men­te un peso menor que Fran­cia, 49%, con una eco­no­mía una vez y media mayor, según las cifras del FMI.

(2) «La Répu­bli­que Démo­cra­ti­que du Con­go ten­te d’empêcher le pilla­ge de ses res­sour­ces: Manœu­vres spé­cu­la­ti­ves dans un Katan­ga en plei­ne recons­truc­tion» (La Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go inten­ta impe­dir el saqueo de sus recur­sos: Manio­bras espe­cu­la­ti­vas en un Katan­ga en ple­na recons­truc­ción), de Colet­te Braeck­mann en Le Mon­de diplo­ma­ti­que, julio de 2008, así como el estu­dio de Raf Cus­ters, inves­ti­ga­dor de la Inter­na­tio­nal Pea­ce Infor­ma­tion ser­vi­ce (IPIS) de Anvers-Bel­gi­que, «l’Afrique révi­se ses con­trats mini­ers» (Áfri­ca revi­sa sus con­tra­tos mine­ros), apa­re­ci­do en el mis­mo perió­di­co fran­cés en la mis­ma fecha.

(3) El Cen­tro de Inves­ti­ga­ción para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (CRDI), la Fun­da­ción William y Flo­ra Hew­lett y la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates, anun­cia­ron el 12 de mayo de 2009 en Dakar la con­ce­sión de una sub­ven­ción de 30 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses a favor de 24 Think tanks de Áfri­ca del este y del oes­te. Los tres pro­vee­do­res de fon­dos se com­pro­me­tie­ron a dedi­car 90 millo­nes de dóla­res en total. La ini­cia­ti­va Think tank se pre­vé como una inver­sión a lar­go pla­zo en un perío­do de al menos 10 años. Para los cin­co pri­me­ros años, el CRDI se ha com­pro­me­ti­do a pro­por­cio­nar 10 millo­nes de dóla­res, la Fun­da­ción Hew­lett 40 millo­nes y la Fun­da­ción Gates, igual­men­te, 40 millo­nes de dóla­res. Los 24 Think tanks bene­fi­cia­rios per­te­ne­cen a los once paí­ses siguien­tes:

- Benin, Ins­ti­tut de Recher­che Empi­ri­que en Eco­no­mie Poli­ti­que (IREEP).

- Bur­ki­na Faso, Cen­tre d’étude, de docu­men­ta­tion et de recher­che éco­no­mi­que et socia­le (CEDRES).

- Etio­pía, Ethio­pian Deve­lop­ment Research Ins­ti­tu­te (EDRI) y Ethio­pian Eco­no­mic Association/​Ethiopian Eco­no­mic Policy Research Ins­ti­tu­te (EEA/​EEPRI).

- Gha­na, Ins­ti­tu­te of Eco­no­mic Affairs (IEA) e Ins­ti­tu­te of Sta­tis­ti­cal, Social and Eco­no­mic Research (ISSER)

- Kenia, Cen­tre for Research and Tech­no­logy Deve­lop­ment (RESTECH Cen­tre), Ins­ti­tu­te of Eco­no­mic Affairs (IEA), Ins­ti­tu­te of Policy Analy­sis and Research (IPAR) y el Ken­ya Ins­ti­tu­te for Public Policy Research and Analy­sis (KIPPRA).

- Malí, Grou­pe de recher­che en éco­no­mie appli­quée et théo­ri­que (GREAT).

- Nige­ria, Afri­can Ins­ti­tu­te for Applied Eco­no­mics (AIAE), Cen­ter for the Study of the Eco­no­mies of Afri­ca (CSEA), Cen­tre for Popu­la­tion and Envi­ron­men­tal Deve­lop­ment (CPED) y el Nige­rian Ins­ti­tu­te of Social and Eco­no­mic Research (NISER).

- Ugan­da, Advo­ca­tes Coali­tion for Deve­lop­ment and Envi­ron­ment (ACODE), Eco­no­mic Policy Research Cen­tre (EPRC) y el Make­re­re Ins­ti­tu­te of Social Research (MISR).

- Ruan­da, Ins­ti­tu­te of Policy Analy­sis and Research (IPAR).

- Sene­gal, Initia­ti­ve pros­pec­ti­ve agri­co­le et rura­le (IPAR) y Con­sor­tium pour la recher­che éco­no­mi­que et socia­le (CRES).

- Tan­za­nia, Afri­can Tech­no­logy Policy Stu­dies (ATPS), Eco­no­mic and Social Research Foun­da­tion (ESRF) y Research on Poverty Alle­via­tion (REPOA).

(4) En una entre­vis­ta emi­ti­da el 10 de octu­bre de 2008 por la cade­na de tele­vi­sión sau­dí Al-Ara­bi­ya, Abdel Wahed Nur, el líder del Movi­mien­to de Libe­ra­ción de Sudán, ase­gu­ró que su movi­mien­to «pro­cla­ma alto y fuer­te: si lle­ga­mos al poder, abri­re­mos una emba­ja­da israe­lí en Jar­tum». Por otra par­te, en julio de 2006 en París, apre­su­ra­da­men­te, el escri­tor Ber­nard Henry Lévy y Jack Mamou, ex diri­gen­te de Médi­cos Sin Fron­te­ras, con­vo­ca­ron una con­fe­ren­cia sobre Dar­fur –tres años des­pués del des­en­ca­de­na­mien­to de la gue­rra des­truc­to­ra de Israel con­tra Líbano‑, con la inten­ción de des­viar la opi­nión públi­ca de las actua­cio­nes israe­líes en Bei­rut.

(5) L’évolution des rela­tions de l’Union Euro­péen­ne et de la Chi­ne avec l’Afrique sub­saha­rien­ne, de Joel Bio­va Dor­ke­noo, Mémoi­re ILERI – París (Ins­ti­tut des Rela­tions Inter­na­tio­na­les), Oto­ño de 2008.

(6) Asun­to del Pro­bo-Koa­la: Los resi­duos petro­le­ros encon­tra­dos a bor­do del Pro­bo-Koa­la que fue­ron depo­si­ta­dos en 2006 en los ver­te­de­ros de Abid­jan, Cos­ta de Mar­fil, cau­san­do una dece­na de muer­tes por enve­ne­na­mien­to, con­te­nían alre­de­dor de dos tone­la­das de sul­fu­ro de hidró­geno, un gas mor­tal en caso de fuer­tes inha­la­cio­nes, afir­mó el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian en su edi­ción del jue­ves 14 de mayo de 2009. Un aná­li­sis efec­tua­do en Holan­da sobre una mues­tra de las apro­xi­ma­da­men­te 500 tone­la­das de resi­duos del bar­co reve­ló ade­más la pre­sen­cia de impor­tan­tes can­ti­da­des de sosa cáus­ti­ca. La socie­dad Tra­fi­gu­ra, fle­ta­do­ra del Pro­bo-Koa­la, es obje­to de una denun­cia colec­ti­va pre­sen­ta­da por varios miles de ciu­da­da­nos de Cos­ta de Mar­fil.

Fuen­te: http://​www​.rene​na​ba​.com/​?​p​=​1​715, http://​www​.rene​na​ba​.com/​?​p​=​1​739

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo a peti­ción expre­sa del autor, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: