Israel en Áfri­ca en bus­ca de un paraí­so per­di­do

http://sonandolarevolucion.files.wordpress.com/2007/11/rabino-contra-el-sionismo.jpg

    Suma­rio:
    I. La con­ni­ven­cia entre Israel y el apartheid suda­fri­cano, un hán­di­cap.
    II. La unión entre el sio­nis­mo y el pan­afri­ca­nis­mo.

I. La con­ni­ven­cia entre Israel y el apartheid suda­fri­cano, un hán­di­cap

Israel ha lan­za­do una ofen­si­va diplo­má­ti­ca hacía Áfri­ca con el fin de res­tau­rar la edad de oro de la coope­ra­ción israe­lí-afri­ca­na de los pri­me­ros tiem­pos de la inde­pen­den­cia afri­ca­na. Pero esta ope­ra­ción de seduc­ción pare­ce indi­car una bús­que­da deses­pe­ra­da de un paraí­so, per­di­do en tan­to que per­ma­ne­ce vivo en las memo­rias el recuer­do de la con­ni­ven­cia entre Israel y el régi­men de apartheid de Sudá­fri­ca, en tan­to que su beli­cis­mo anti­pa­les­tino con­fi­na a Israel en un ais­la­mien­to inter­na­cio­nal, en tan­to, en fin, que la xeno­fo­bia de los nue­vos diri­gen­tes israe­líes obs­ta­cu­li­za su diplo­ma­cia has­ta el pun­to de repe­ler inclu­so a sus alia­dos occi­den­ta­les más fie­les.

El bes­tia­rio israe­lí es amplio y abun­dan las com­pa­ra­cio­nes «ani­ma­la­rias» con­tra los ára­bes, has­ta el pun­to de que algu­nos no dudan en con­si­de­rar que se tra­ta de una mar­ca de fábri­ca del per­so­nal polí­ti­co israe­lí. Des­de la falle­ci­da Pri­me­ra Minis­tra labo­ris­ta Gol­da Meir, el jefe del Likud, Menahem Begin, que los lla­mó «ani­ma­les de dos patas», al ultra­de­re­chis­ta jefe del esta­do mayor Raphael Eytan, que no duda en cali­fi­car­los de «cuca­ra­chas», pasan­do por el ex Pri­mer Minis­tro labo­ris­ta Ehud Barak, que los com­pa­ra con los «coco­dri­los», los prin­ci­pa­les diri­gen­tes israe­líes han apor­ta­do, con total impu­ni­dad, su con­tri­bu­ción a esa fra­seo­lo­gía xenó­fo­ba que no tie­ne paran­gón en nin­gún otro Esta­do (1).

Como pro­lon­ga­ción de su ofen­si­va seduc­to­ra en Amé­ri­ca Lati­na, la cam­pa­ña diplo­má­ti­ca que lle­va a cabo Avig­dor Lie­ber­mann, minis­tro israe­lí de Asun­tos Exte­rio­res, se ha diri­gi­do, a prin­ci­pios de sep­tiem­bre, a los paí­ses afri­ca­nos que cons­ti­tu­yen el pun­to de ancla­je tra­di­cio­nal de Israel en el con­ti­nen­te negro (Etio­pía, Kenia y Ugan­da), así como a Nige­ria y Gha­na, con el fin de rom­per su cua­ren­te­na y movi­li­zar a sus ami­gos en su cam­pa­ña con­tra Irán.

Etio­pía, un país que no es ára­be ni musul­mán, por aña­di­du­ra pro­pul­sa­do por la estra­te­gia neo­con­ser­va­do­ra esta­dou­ni­den­se al papel de gen­dar­me en Áfri­ca orien­tal, y Kenia, que podría haber sido la patria judía en el mar­co del «pro­gra­ma Ugan­da» del minis­tro bri­tá­ni­co de las colo­nias Joseph Cham­ber­lain en 1901, cons­ti­tu­yen, des­de el pun­to de vis­ta de los diri­gen­tes israe­líes, los jalo­nes esen­cia­les para garan­ti­zar la segu­ri­dad de la nave­ga­ción del océano Índi­co hacia el puer­to israe­lí de Eilat, en el gol­fo de Aqa­ba.

Pero ese pac­to táci­to ha pro­por­cio­na­do a ambos paí­ses afri­ca­nos, pivo­tes de la alian­za de rodeo de Israel fren­te a la penín­su­la ará­bi­ga y la ver­tien­te afri­ca­na del mun­do ára­be, par­ti­cu­lar­men­te en el tra­yec­to que lle­va a las fuen­tes del Nilo (Egip­to, Sudán, Soma­lia), serios sin­sa­bo­res y dolo­ro­sas lla­ma­das al orden. El fra­ca­so de la inter­ven­ción etío­pe en Soma­lia en 2007 abrió el camino al recru­de­ci­mien­to de la gue­rri­lla de los tri­bu­na­les islá­mi­cos en Moga­dis­cio, a lo que hay que aña­dir el desa­rro­llo de la pira­te­ría marí­ti­ma a lo lar­go de las cos­tas de Áfri­ca orien­tal y el esta­ble­ci­mien­to de una base de aco­gi­da de la mari­na ira­ní en Eri­trea, a poca dis­tan­cia de la impor­tan­te base fran­co-esta­dou­ni­den­se de Dji­bu­ti.

Por su par­te, Kenia ha sido esce­na­rio de san­grien­tos aten­ta­dos: en 1998 en Nai­ro­bi con­tra la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, padrino de Israel; y des­pués, direc­ta­men­te con­tra los intere­ses israe­líes en Mom­ba­sa, en 2002, cau­san­do un total de 224 muer­tos; en el aten­ta­do de Nai­ro­bi 12 esta­dou­ni­den­ses, y quin­ce muer­tos en el de Mom­ba­sa, entre ellos tres israe­líes.

En Nige­ria, pre­sa de una gue­rra inter­na sote­rra­da entre musul­ma­nes y cris­tia­nos, gan­gre­na­da ade­más por la corrup­ción, del orden de 300.000 millo­nes de dóla­res duran­te los tres últi­mos dece­nios según las esti­ma­cio­nes del Ban­co Mun­dial, Israel se dedi­ca a equi­par a la gen­dar­me­ría con dos patru­lle­ras y a enmar­car­la en su lucha con­tra los gue­rri­lle­ros del del­ta del Níger. En el mis­mo orden de ideas, Israel cuen­ta con sumi­nis­trar a Gui­nea Ecua­to­rial, por un valor de cien millo­nes de dóla­res, vehícu­los blin­da­dos y patru­lle­ras mari­nas para la pro­tec­ción de ese nue­vo «El dora­do» del con­ti­nen­te negro y de su capri­cho­so dic­ta­dor.

Aureo­la­do con la ima­gen de una joven nación cons­ti­tui­da por los super­vi­vien­tes del geno­ci­dio de Hitler, fun­da­do sobre el socia­lis­mo agra­rio, el Kibutz, Israel ha goza­do de pres­ti­gio duran­te mucho tiem­po entre los diri­gen­tes afri­ca­nos, has­ta el pun­to de asis­tir como invi­ta­do a una sesión espe­cial de la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia de todos los pue­blos afri­ca­nos, en Accra, en 1958. Israel esta­ba repre­sen­ta­do en la épo­ca por Gol­da Meir, minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res.

De dimen­sión modes­ta, poco sos­pe­cho­so de aspi­rar a la hege­mo­nía, Israel pudo así ver cómo le con­fia­ban la for­ma­ción de los pri­me­ros pilo­tos del ejér­ci­to del aire de Ugan­da, Kenia, Con­go y Tan­za­nia, has­ta el pun­to de poder vana­glo­riar­se des­pués de haber pro­pul­sa­do, con la com­pli­ci­dad de los ser­vi­cios occi­den­ta­les, a dos diri­gen­tes afri­ca­nos a la cabe­za de sus paí­ses, Joseph Mobu­tu del Con­go (ex bel­ga) e Idi Amin Dada de Ugan­da.

Entre 1958 y 1973, fecha de la rup­tu­ra colec­ti­va de las rela­cio­nes entre Israel y Áfri­ca, tres mil exper­tos israe­líes, es decir, dos ter­cios de los efec­ti­vos israe­líes en misión en el Ter­cer Mun­do, esta­ban asig­na­dos al con­ti­nen­te negro, mien­tras que el últi­mo ter­cio esta­ba des­ple­ga­do en Asia (Tai­lan­dia, Sin­ga­pur, Laos, Cam­bo­ya y Fili­pi­nas). Duran­te el mis­mo perío­do, el cin­cuen­ta por cier­to de los estu­dian­tes del «Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal para el desa­rro­llo, coope­ra­ción y estu­dios labo­ra­les», un orga­nis­mo israe­lí encar­ga­do de la for­ma­ción de téc­ni­cos del Ter­cer Mun­do, era ori­gi­na­rio de Áfri­ca.

En el paro­xis­mo de la Gue­rra Fría sovié­ti­co-esta­dou­ni­den­se, la pene­tra­ción israe­lí en Áfri­ca se bene­fi­ció del apo­yo finan­cie­ro y mate­rial de la CIA, por cuya cuen­ta el Esta­do hebreo asu­mía por dele­ga­ción las tareas de for­ma­ción, encua­dra­mien­to y pro­tec­ción. De esta for­ma, la cen­tral esta­dou­ni­den­se libró casi ochen­ta millo­nes de dóla­res a Israel duran­te la déca­da de 1960 para finan­ciar movi­mien­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios en Áfri­ca –Jonas Savim­bi, pre­si­den­te de UNITA, fren­te a la Ango­la pro sovié­ti­ca, y Joseph Garang, jefe de la pro­vin­cia sece­sio­nis­ta de Dar­fur, al sur de Sudán, fren­te al gobierno «ara­bó­fono» de Jar­tum- dan­do al mis­mo tiem­po un apo­yo ofi­cio­so a Mil­ton Obo­te (Ugan­da), una pro­tec­ción dis­cre­ta a Joseph Dési­ré Mobu­tu (Con­go Kinsha­sa), y ase­gu­ran­do la fron­te­ra entre Nami­bia y Ango­la con el fin de pre­ve­nir las infil­tra­cio­nes des­es­ta­bi­li­za­do­ras con­tra el régi­men del apar­tehid (2). Una alian­za táci­ta idén­ti­ca se esta­ble­cía entre los israe­líes y los fran­ce­ses para con­te­ner, en la épo­ca más dura de la gue­rra de Arge­lia (1954−1962), el empu­je nacio­na­lis­ta afri­cano impul­sa­do por el eje Gha­na-Gui­nea-Malí del trío revo­lu­cio­na­rio Kwa­mé N’Kruma, Sékou Tou­ré y Modi­bo Kei­ta.

Áfri­ca des­pier­ta la codi­cia (3). Con­ti­nen­te homo­gé­neo, de una super­fi­cie de 30 millo­nes de kiló­me­tros cua­dra­dos, Áfri­ca es rica en su diver­si­dad. Repre­sen­tan­do un mer­ca­do de seis­cien­tos millo­nes de habi­tan­tes, de ellos 350 millo­nes de con­su­mi­do­res en el Áfri­ca sub­saha­ria­na, Áfri­ca es la pri­me­ra expor­ta­do­ra mun­dial de oro, pla­tino, dia­man­tes, bau­xi­ta y man­ga­ne­so. La segun­da de cobre y petró­leo cru­do. Ade­más, es la pri­me­ra pro­duc­to­ra mun­dial de cacao, té y taba­co; la segun­da de sisal y algo­dón. Para­dó­ji­ca­men­te, Áfri­ca se bene­fi­cia poco de sus rique­zas mine­ras. Has­ta el pun­to de que los paí­ses rica­men­te dota­dos de recur­sos mine­ra­les, a menu­do se encuen­tran en lo más bajo del Índi­ce de Desa­rro­llo Humano (IDH) esta­ble­ci­do por el Pro­gra­ma de las Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD). Si Arge­lia ocu­pa el pues­to 104, Nige­ria, sin embar­go gran expor­ta­do­ra de petró­leo y que ambi­cio­na, debi­do a su impor­tan­cia demo­grá­fi­ca, un papel de pri­mer orden en la esce­na diplo­má­ti­ca regio­nal e inter­na­cio­nal, se encuen­tra en el pues­to núme­ro 158, y Gui­nea en el 160. Los retos son la medi­da de las ambi­cio­nes en una épo­ca en la que la carre­ra por el con­trol de las fuen­tes de ener­gía ha redo­bla­do su inten­si­dad des­de la pene­tra­ción chi­na en Áfri­ca y el esta­lli­do de los pre­cios de las mate­rias pri­mas.

Áfri­ca cono­ció de 1960 a 1990, los trein­ta pri­me­ros años de su inde­pen­den­cia, 79 gol­pes de Esta­do duran­te los cua­les 82 diri­gen­tes fue­ron ase­si­na­dos o derro­ca­dos (4). En com­pa­ra­ción, el mun­do ára­be, en el ojo del hura­cán des­de el des­cu­bri­mien­to del petró­leo, cuen­ta duran­te el mis­mo perío­do die­cio­cho gol­pes de Esta­do.

El con­ti­nen­te afri­cano es una de las mayo­res zonas mine­ras del mun­do jun­to con Aus­tra­lia, Cana­dá y Amé­ri­ca del Sur. Se posi­cio­na como el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de nume­ro­sos pro­duc­tos mine­ros, entre ellos el pla­tino, el oro, los dia­man­tes, el mine­ral de fos­fa­to o el man­ga­ne­so, y posee reser­vas de pri­mer orden de bau­xi­ta o col­tán –un mine­ral que entra espe­cial­men­te en la com­po­si­ción de las tar­je­tas inte­li­gen­tes-. Así, la mitad de las reser­vas mun­dia­les de oro se encuen­tra en la región de Wit­wa­ters­rand, en Sudá­fri­ca. El con­ti­nen­te extrae, ade­más, cobre, zinc y mine­ral de hie­rro, así como ura­nio en Níger y petró­leo en Ango­la, Nige­ria, Gui­nea Ecua­to­rial, Gabón y Came­rún. Una serie de pro­duc­tos cuyos pre­cios, des­de hace algu­nos años, se han dis­pa­ra­do en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les debi­do a la deman­da mun­dial en gene­ral y a la deman­da indus­trial en par­ti­cu­lar, espe­cial­men­te por par­te de Chi­na. La explo­ta­ción de mine­ra­les es una acti­vi­dad domi­nan­te y repre­sen­ta el pri­mer pues­to de expor­ta­ción en casi la mitad de los paí­ses afri­ca­nos, en espe­cial Sudá­fri­ca, Bots­wa­na, la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Malí, Gui­nea, Gha­na, Zam­bia, Zim­ba­bue, Níger, Tan­za­nia, Togo y Mau­ri­ta­nia. Otros paí­ses como Ango­la, Sie­rra Leo­na o Nami­bia tam­bién han desa­rro­lla­do un polo mine­ro impor­tan­te.

Así, Áfri­ca se habría bene­fi­cia­do en 2005 del 17% de las ren­tas mun­dia­les liga­das a la explo­ta­ción mine­ra des­pués de Aus­tra­lia (23%) y Cana­dá (19%), según un estu­dio de la Comu­ni­dad de Desa­rro­llo de Áfri­ca Aus­tral (SADC) y de la Unión Euro­pea. Las mul­ti­na­cio­na­les que domi­nan en la actua­li­dad el sec­tor de las minas, obtie­nen lo esen­cial de sus acti­vi­da­des del con­ti­nen­te afri­cano, espe­cial­men­te las empre­sas suda­fri­ca­nas que tie­nen sus sedes en los alre­de­do­res de Joha­nes­bur­go, y espe­cial­men­te Anglo­Gold Ashan­ti, fru­to de la fusión entre el gru­po de Gha­na Ashan­ti y el gigan­te mine­ro Anglo­Gold. Otras socie­da­des como Anglo­Ame­ri­can, pri­mer gru­po mine­ro mun­dial ins­ta­la­do actual­men­te en el Rei­no Uni­do, tam­bién tie­nen sus orí­ge­nes en esa par­te de Áfri­ca.

Una de sus prin­ci­pa­les filia­les, De Beers, man­tie­ne su sede social y el con­trol del comer­cio de dia­man­tes en la región, espe­cial­men­te en Bots­wa­na, don­de es accio­nis­ta y geren­te de la úni­ca empre­sa de dia­man­tes del país. Fue­ra de esos pocos casos, la mayor par­te de las mul­ti­na­cio­na­les que ope­ran en el con­ti­nen­te son aus­tra­lia­nas, cana­dien­ses, bri­tá­ni­cas o esta­dou­ni­den­ses. Apar­te de Sudá­fri­ca, hay que seña­lar que Áfri­ca no cuen­ta con nin­gún gigan­te mine­ro a la altu­ra de lo que se podría espe­rar en un con­ti­nen­te tan rico en mate­rias pri­mas.

El dia­man­te cons­ti­tu­ye, con el arma­men­to, el prin­ci­pal pro­duc­to de valo­ra­ción de Áfri­ca por Israel. Los obser­va­do­res adju­di­can a Israel la inten­ción de inver­tir masi­va­men­te en el ámbi­to de la infor­má­ti­ca en Áfri­ca con el fin de paliar la ausen­cia de infra­es­truc­tu­ras (5), espe­cial­men­te en el plano de la tele­fo­nía móvil. En la actua­li­dad, una dece­na de gran­des socie­da­des israe­líes (Solel Bonet, Koor Indus­tries, Meir Bhothers o Agridno) están pre­sen­tes en la eco­no­mía afri­ca­na a tra­vés de inver­sio­nes direc­tas y prés­ta­mos con­ce­di­dos por la «Ban­ca Leu­mi» y la «Japhet Bank». Éstas ope­ran en una vein­te­na de Esta­dos afri­ca­nos en los terre­nos de la cons­truc­ción y la extrac­ción y el comer­cio de dia­man­tes y meta­les pre­cio­sos, espe­cial­men­te el oro de El Zai­re. En la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, con­cre­ta­men­te, la fir­ma israe­lí DGI (Dan Gertler Invest­ment) va a inver­tir, a tra­vés de su socie­dad Orien­tal Iron, 7.000 millo­nes de dóla­res en un yaci­mien­to de hie­rro eva­lua­do en más de 700 millo­nes de tone­la­das de mine­ral.

Obje­ti­vo cen­tral de los pró­xi­mos dece­nios para la pro­duc­ción de ace­ro, el hie­rro es obje­to de una feroz bata­lla entre dos gru­pos gigan­tes: BHP Billi­ton y Río Tin­to, en vías de fusión. Pre­sen­te en varios paí­ses de Áfri­ca, en Euro­pa y en Amé­ri­ca, el gru­po Dan Gertler tie­ne acti­vi­da­des en los ámbi­tos de la extrac­ción y ges­tión de dia­man­tes, hie­rro, cobal­to y cobre; en la inmo­bi­lia­ria, la agri­cul­tu­ra e inclu­so en los bio­die­sel.

Refe­ren­cias (I par­te):

(1) Avig­dor Lie­ber­man se dis­tin­gue por sus exce­sos lin­güís­ti­cos has­ta el pun­to de con­ce­bir la pri­ma­cía del sio­nis­mo sobre la demo­cra­cia, así como una «solu­ción final» a la cues­tión de los pre­sos pales­ti­nos por aho­ga­mien­to, ins­pi­rán­do­se direc­ta­men­te en los pro­ce­di­mien­tos de los tor­tu­ra­do­res de los judíos. «Lo que me gus­ta­ría ver aquí es la defen­sa del Esta­do judío y sio­nis­ta. Estoy muy a favor de la demo­cra­cia, pero cuan­do exis­te una con­tra­dic­ción entre los valo­res demo­crá­ti­cos y los valo­res judíos, los valo­res judíos y sio­nis­tas son más impor­tan­tes» (The vision I would like to see here is the entren­ching of the Jewish and the Zio­nist sta­te. I very much favor demo­cracy, but when the­re is a con­tra­dic­tion bet­ween demo­cra­tic and Jewish values, the Jewish and Zio­nist values are more impor­tant), Avig­dor Lie­ber­mann en una entre­vis­ta a un perió­di­co israe­lí repro­du­ci­da por Scots­man, 23 de octu­bre de 2006. En julio de 2003, duran­te un deba­te en la Knes­set, Lie­ber­mann, enton­ces minis­tro de Trans­por­tes, pro­pu­so fle­tar auto­bu­ses para trans­por­tar a los pre­sos pales­ti­nos libe­ra­dos por Israel «hacia un lugar del que no regre­sa­rán», pre­ci­san­do a con­ti­nua­ción «aho­gar­los en el mar Muer­to».

(2) «The tacit Allian­ce», E. Crosbie/​Princeton Uni­ver­sity Press 1974.

(3) «La spé­ci­fi­ci­té du Mali sur l’échiquier afri­cain», por Salif Man­de­la Dji­ré. Tesis doc­to­ral (Antro­po­lo­gía), diri­gi­da por Pie­rre Phi­lip­pe Rey –UFR terri­toi­re, envi­ron­ne­ment, socie­té- Uni­ver­si­dad París VIII Saint Denis. Fecha de lec­tu­ra: 12 de mar­zo de 2009, y Jeu­ne Afri­que, 30 de julio de 2006, «Ces riches­ses que l’Africa lais­se échap­per», de Fré­de­ric Maury.

(4) Cen­so ela­bo­ra­do por Antoi­ne Gla­ser y Stephen Smith en su obra Com­ment la Fran­ce a per­du l’Afrique, Ed. Calm­mann-Lévy, 2005.

(5) New York Times, 8 de agos­to de 2009, «With Cable, Laying a Basis for Growth in Afri­ca», de Cat Con­ti­gu­glia. Según el perió­di­co, la aper­tu­ra de un cable de fibra ópti­ca, que pro­por­cio­na­rá acce­so a Inter­net a millo­nes de per­so­nas en el sur y el este de Áfri­ca, refle­ja un ambi­cio­so plan de expan­sión del acce­so a la Web en el con­ti­nen­te negro para favo­re­cer el desa­rro­llo de la eco­no­mía y la indus­tria. Fabri­ca­do por Sea­com, una socie­dad com­pues­ta en un 75% por inver­so­res extran­je­ros, el cable es la pri­me­ra de una serie de 10 nue­vas cone­xio­nes sub­ma­ri­nas para Áfri­ca del este que esta­rán fina­li­za­das antes de media­dos de 2010. La expan­sión de la red, que cos­ta­rá un total de 2.400 millo­nes de dóla­res (alre­de­dor de 1.700 millo­nes de euros), ayu­da­rá a conec­tar a Áfri­ca con Euro­pa, Asia y cier­tas par­tes de Orien­te Pró­xi­mo a una velo­ci­dad más alta y más bara­ta. Has­ta aho­ra, Áfri­ca sólo tenía un cable de fibra ópti­ca sub­ma­rino: el menos efi­caz SAT‑3 en Áfri­ca occi­den­tal. Los que no tenían acce­so a ese cable esta­ban obli­ga­dos a uti­li­zar una cone­xión por saté­li­te cara y len­ta.

II. La unión entre el sio­nis­mo y el pan­afri­ca­nis­mo

La unión entre sio­nis­mo y pan­afri­ca­nis­mo, excre­cen­cias doc­tri­na­les de los dos pun­tos negros del Occi­den­te de la épo­ca con­tem­po­rá­nea –la per­se­cu­ción de los judíos y la tra­ta de esclavos‑, es aca­ri­cia­da des­de hace mucho tiem­po por los padres fun­da­do­res del sio­nis­mo, deseo­sos de fun­dar con los pue­blos afri­ca­nos una «comu­ni­dad de los per­se­gui­dos». Leon Pins­ker en L’Auto éman­ci­pa­tion (1882), el filó­so­fo Mar­tin Bub­ber a la cabe­za del Die Welt, perió­di­co de la orga­ni­za­ción sio­nis­ta mun­dial del cual fue redac­tor jefe de 1889 a 1901, y Gol­da Meir, ex Pri­me­ra Minis­tra israe­lí, argu­men­ta­ron a favor de un pro­yec­to de ese tipo. Por otra par­te, judíos y negros esta­dou­ni­den­ses, duran­te mucho tiem­po, han for­ma­do par­te de las con­fe­de­ra­cio­nes sin­di­ca­les de EE.UU., las cua­les con­for­man la estruc­tu­ra del Par­ti­do Demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se. Por otro lado, en el mun­do occi­den­tal, con regu­la­ri­dad, se hacen inten­tos para aso­ciar judíos y negros en las mar­chas rei­vin­di­ca­ti­vas comu­nes. Es el caso, por ejem­plo en Fran­cia, del movi­mien­to anti­rra­cis­ta «SOS-Racis­me», que ope­ra en estre­cha cola­bo­ra­ción con la Unión de Estu­dian­tes Judíos de Fran­cia.

Por otra par­te, el lema «Back to Afri­ca» (regre­so a Áfri­ca), lan­za­do por Mar­cus Gar­vey en 1920, en aque­lla épo­ca fue per­ci­bi­do por nume­ro­sos obser­va­do­res como el equi­va­len­te afri­cano del lema sio­nis­ta «regre­so a Sión». Pero el sue­ño de una fra­ter­ni­dad de sufri­mien­tos se rom­pió fren­te a las actas amar­gas de las duras obli­ga­cio­nes de la Real­po­li­tik. Así, duran­te el perío­do de la des­co­lo­ni­za­ción, Israel, en efec­to, se ali­neó sis­te­má­ti­ca­men­te al lado occi­den­tal, es decir, en el cam­po de aque­llos a quie­nes los afri­ca­nos per­ci­ben como opre­so­res colo­nia­les, lle­gan­do inclu­so a pla­near con Fran­cia y el Rei­no Uni­do una «expe­di­ción puni­ti­va» con­tra Egip­to, en 1956, diri­gi­da a rom­per la reta­guar­dia de apo­yo a la revo­lu­ción arge­li­na. Fue tam­bién el caso con Sudá­fri­ca don­de el Esta­do hebreo, a des­pe­cho de su pre­sun­ta filo­so­fía, fue uno de los prin­ci­pa­les apo­yos del régi­men del apartheid, com­pro­me­tién­do­se con éste, inclu­so, a una coope­ra­ción nuclear. Y, final­men­te, tam­bién fue el caso con Tur­quía, en el que los super­vi­vien­tes del geno­ci­dio hitle­riano han recha­za­do cons­tan­te­men­te que los super­vi­vien­tes arme­nios del geno­ci­dio tur­co ‑pri­mer geno­ci­dio del siglo XX- uti­li­cen el cali­fi­ca­ti­vo de «geno­ci­dio», tan­to con vis­tas a su alian­za estra­té­gi­ca con Tur­quía como por la preo­cu­pa­ción de reser­var al geno­ci­dio hitle­riano su carác­ter exclu­si­vo y ejem­plar en bene­fi­cio de la temá­ti­ca vic­ti­mis­ta de la diplo­ma­cia israe­lí.

En su inol­vi­da­ble Dis­cur­so sobre el colo­nia­lis­mo, Aimé Césai­re denun­cia la pri­ma­cía con­ce­di­da por los euro­peos a la expia­ción del geno­ci­dio hitle­riano como una estra­te­gia diri­gi­da a ocul­tar lo que el autor con­si­de­ra el mayor geno­ci­dio de la his­to­ria moder­na: el some­ti­mien­to de Áfri­ca a la escla­vi­tud y la tra­ta negre­ra. La rup­tu­ra entre judíos y negros ocu­rre pre­ci­sa­men­te en el perío­do de la des­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca. Seña­lar un fir­me apo­yo a la inde­pen­den­cia de Israel, y al mis­mo tiem­po abra­sar a los arge­li­nos en Sétif y Guel­ma, acri­bi­llar a los sene­ga­le­ses y malien­ses en Thia­ro­ye y a los came­ru­ne­ses y mal­ga­ches en su sue­lo nacio­nal para sofo­car cual­quier velei­dad de inde­pen­den­cia afri­ca­na, apa­re­ció como una abe­rra­ción ante nume­ro­sos afri­ca­nos que vie­ron la señal de una colu­sión entre los paí­ses occi­den­ta­les y el nue­vo Esta­do judío nacien­te.

Israel apa­re­ce, pues, como una cria­tu­ra de Occi­den­te, un ins­tru­men­to de repre­sión en el Ter­cer Mun­do, pro­tec­tor de los dic­ta­do­res afri­ca­nos del tipo de Joseph Dési­re Mobu­tu en Zai­re y, más recien­te­men­te, de Lau­rent Gbag­bo en Cos­ta de Mar­fil.

Áfri­ca, en par­te, debe su inde­pen­den­cia a Viet­nam y Arge­lia. Si no hubie­ra sido por el fra­ca­so fran­cés en Dien Bien Phu (1954), pri­me­ra derro­ta de un ejér­ci­to blan­co fren­te a un pue­blo «moreno», y la hemo­rra­gia de la gue­rra de Arge­lia, la colo­ni­za­ción de Áfri­ca habría per­du­ra­do. Los afri­ca­nos son cons­cien­tes de esa fra­ter­ni­dad de armas. Sin hablar de la rup­tu­ra colec­ti­va de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas de los paí­ses afri­ca­nos ára­bes con Israel en 1973, a raíz de la cuar­ta gue­rra ára­be-israe­lí. Por ejem­plo Malí, des­de su inde­pen­den­cia, envió un con­tin­gen­te sim­bó­li­co de su joven ejér­ci­to para ali­near­se al lado de los com­ba­tien­tes arge­li­nos. Y fue un psi­quia­tra anti­llano, com­pa­ñe­ro de via­je de la revo­lu­ción arge­li­na, Frantz Fanon, quien des­cri­bió lo más impor­tan­te de la nue­va alian­za entre ára­bes y afri­ca­nos, sella­da bajo la empre­sa colo­nial, en una mag­ní­fi­ca obra titu­la­da Los con­de­na­dos de la tie­rra.

En Esta­dos Uni­dos, la rup­tu­ra judía-afri­ca­na pro­pi­ció el naci­mien­to del movi­mien­to de los «Blacks Mus­lims» y la ali­nea­ción de una fran­ja de la comu­ni­dad negra esta­dou­ni­den­se al Islam, en par­ti­cu­lar per­so­na­li­da­des míti­cas como el boxea­dor Cas­sius Clay, alias Moha­med Alí, y pro­ba­ble­men­te Jer­mai­ne Jack­son, her­mano mayor de Michael Jack­son, el rey del pop; y en el plano inter­na­cio­nal, una con­ver­gen­cia ára­be-afri­ca­na. Nos­tál­gi­co de los vie­jos tiem­pos, Israel, como un encan­ta­mien­to, todos los años cele­bra la fies­ta de Áfri­ca el 21 de junio, día de la fies­ta del verano, mien­tras que por todas par­tes del pla­ne­ta ese mis­mo día se cele­bra la fies­ta de la músi­ca.

Pre­sen­cia diplo­má­ti­ca del Esta­do hebreo en el con­ti­nen­te

Chi­na, un freno a la pro­gre­sión israe­lí

El adve­ni­mien­to de Chi­na como actor prin­ci­pal en el con­ti­nen­te afri­cano, como lo demues­tra su recien­te éxi­to en el G20 de Pit­ts­burgh (Esta­dos Uni­dos), el 25 de sep­tiem­bre de 2009 (1), el atrac­ti­vo de este nue­vo socio prin­ci­pal de Áfri­ca, sin deu­das del colo­nia­lis­mo, ha modi­fi­ca­do la situa­ción en el con­ti­nen­te has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en un obs­tácu­lo para la pro­gre­sión israe­lí, dejan­do la diplo­ma­cia de aper­tu­ra de Israel en una situa­ción de de ines­ta­bi­li­dad al tro­pe­zar de fren­te con la estra­te­gia del gigan­te chino.

Por medio de Irán, Sudán y Ara­bia Sau­dí, Chi­na pre­ten­de ase­gu­rar su abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co, del orden de 10 millo­nes de barri­les dia­rios en 2010, con el fin de man­te­ner su cre­ci­mien­to y con­se­guir el éxi­to en el mayor reto de su atrac­ti­va diplo­ma­cia, el desa­rro­llo sur-sur. Pero el cre­ci­mien­to expo­nen­cial de sus nece­si­da­des podría exa­cer­bar la ten­sión sobre los pre­cios del cru­do y los mer­ca­dos petro­le­ros, hacien­do más frá­gi­les las eco­no­mías occi­den­ta­les, ya des­es­ta­bi­li­za­das por el hun­di­mien­to del sis­te­ma ban­ca­rio. El comer­cio bila­te­ral Chi­na-Áfri­ca se mul­ti­pli­có por 50 entre 1980 y 2005. Con 1,995 billo­nes de dóla­res de reser­vas de cam­bio, una mano de obra fácil­men­te expor­ta­ble y la ausen­cia de deu­das colo­nia­lis­tas, Chi­na ya ha sus­ti­tui­do a Fran­cia y Esta­dos Uni­dos como prin­ci­pal socio comer­cial de Áfri­ca y se colo­ca como poten­cia mun­dial.

La com­pe­ten­cia entre Chi­na y Euro­pa en Áfri­ca ha lle­va­do a once paí­ses afri­ca­nos pro­duc­to­res de mate­rias pri­mas a revi­sar los con­tra­tos que los vin­cu­lan con las com­pa­ñías explo­ta­do­ras des­de los años 90. Es el caso, en espe­cial, de Libe­ria (con­tra­to de hie­rro con Mit­tal), de Tan­za­nia (alu­mi­nio), Zam­bia y Sudá­fri­ca (pla­tino y dia­man­tes). Pisan­do los talo­nes a los pro­duc­to­res de petró­leo, los Esta­dos afri­ca­nos pre­ten­den apro­ve­char boom de los pre­cios de las mate­rias pri­mas para pro­ce­der a ajus­tar los pre­cios de for­ma ven­ta­jo­sa según las leyes del mer­ca­do. En ese com­ba­te espec­ta­cu­lar sobre «los pre­cios reales» el más avan­za­do es Joseph Kabi­la, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, un país antes en ban­ca­rro­ta bajo el rei­na­do de Joseph Dési­ré Mobu­tu, pro­te­gi­do de los esta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses. En un ges­to de una auda­cia inusual, Kabi­ja Jr. ha revi­sa­do nada menos que sesen­ta y un (61) con­tra­tos mine­ros. Esta nue­va situa­ción pon­dría a Chi­na en mejor posi­ción en la bata­lla por el con­trol de los recur­sos ener­gé­ti­cos y expli­ca­ría la dis­cre­ción de su pene­tra­ción capi­ta­lis­ta, cons­ti­tu­yen­do un fac­tor prin­ci­pal de rees­truc­tu­ra­ción de la geo­eco­no­mía mun­dial (2).

Pri­me­ra posee­do­ra de bonos del Teso­ro esta­dou­ni­den­se, del orden de 727.000 millo­nes de dóla­res, por delan­te de Japón (626.000 millo­nes de dóla­res), Chi­na ya ha pues­to las cosas cla­ras invi­tan­do a Esta­dos Uni­dos, el 16 de mar­zo, a «cum­plir sus com­pro­mi­sos, com­por­tar­se como una nación en la que se pue­de tener con­fian­za y a garan­ti­zar la segu­ri­dad del efec­ti­vo chino», con una amo­nes­ta­ción que nun­ca antes había sufri­do la poten­cia esta­dou­ni­den­se.

El comer­cio de Esta­dos Uni­dos con Áfri­ca se ele­vó a 104.000 millo­nes de dóla­res en 2008, es decir, un aumen­to del 28%, pero el comer­cio de Chi­na con Áfri­ca esca­ló has­ta 107.000 millo­nes de dóla­res. El comer­cio bila­te­ral Chi­na-Áfri­ca se mul­ti­pli­có por 50 entre 1980 y 2005, doblán­do­se sólo en el últi­mo dece­nio (1998−2008)

La doble gira afri­ca­na, del pre­si­den­te Barack Oba­ma en junio de 2009, y de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton dos meses más tar­de, en agos­to, así como la inver­sión masi­va de fon­dos filan­tró­pi­cos de Esta­dos Uni­dos, del orden de 90 millo­nes de dóla­res en 5 años, para con­tri­buir al fun­cio­na­mien­to de 24 think tank de once paí­ses de Áfri­ca (3), evi­den­cian la preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos por con­te­ner la pene­tra­ción chi­na. Un cuar­to del abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co esta­dou­ni­den­se pro­ce­de­rá de Áfri­ca duran­te la pró­xi­ma déca­da (2010−2020).

La mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se en Áfri­ca por medio de la crea­ción del AFRICOM (Afri­can com­mand) refle­ja la inca­pa­ci­dad de Esta­dos Uni­dos para ges­tio­nar de for­ma pura­men­te eco­nó­mi­ca su com­pe­ti­ción con Chi­na. En esta pers­pec­ti­va, los estra­te­gas occi­den­ta­les no dudan en pre­de­cir un mayor enfren­ta­mien­to entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos por el lide­raz­go mun­dial, en el hori­zon­te del año 2030.

La hos­ti­li­dad mani­fies­ta de Israel hacia los prin­ci­pa­les sumi­nis­tra­do­res de ener­gía a Chi­na, espe­cial­men­te Irán y Sudán, las rela­cio­nes de pro­xi­mi­dad esta­ble­ci­das entre Israel y Abdel Wahed Nur, jefe del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Sudán (SLA), en con­flic­to con Jar­tum, ami­go del minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res fran­cés Ber­nard Kouch­ner, cons­ti­tu­yen otros tan­tos obs­tácu­los a un acer­ca­mien­to diplo­má­ti­co israe­lí a Áfri­ca, lo mis­mo que la evo­lu­ción del Islam en el Áfri­ca sub­saha­ria­na podría fre­nar un poco la pro­gre­sión israe­lí en Áfri­ca, al igual que su beli­cis­mo anti­pa­les­tino, que habría bene­fi­cia­do a Irán, pri­me­ra poten­cia emer­gen­te del hemis­fe­rio sur que acce­de­rá al esta­tus nuclear, en desa­fío al blo­queo occi­den­tal.

Abdel Wahed Nur, jefe del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Sudán (SLA), que tie­ne una ofi­ci­na de repre­sen­ta­ción en Tel Aviv des­de febre­ro de 2007, por otra par­te, ha afir­ma­do sin amba­ges que si lle­ga al poder en Jar­tum, ins­ta­la­rá una emba­ja­da de Sudán en Israel (4).

Chi­na ha com­pro­me­ti­do una aso­cia­ción mili­tar con 43 paí­ses afri­ca­nos. Prin­ci­pal sumi­nis­tra­do­ra de armas lige­ras a Áfri­ca, tan­to a los gru­pos arma­dos como a los gobier­nos, Chi­na ha ins­ta­la­do tres fábri­cas en Sudán, cer­ca de Jar­tum, y dos fábri­cas de muni­cio­nes y armas lige­ras en Zim­ba­bue y Malí. La coope­ra­ción mili­tar inclu­ye el sumi­nis­tro de armas y la for­ma­ción del per­so­nal. Los acuer­dos de abas­te­ci­mien­to de mate­rial mili­tar se han cerra­do con Nami­bia, Ango­la, Bots­wa­na, Sudán, Eri­trea, Zim­ba­bue, las Como­res y la Repú­bli­ca del Con­go.

Chi­na no dudó en ven­der a Sudán avio­nes de vigi­lan­cia F‑7 y avio­nes de trans­por­te Y‑8 en ple­na gue­rra civil, duran­te el perío­do en el que sus com­pa­ñe­ros petro­le­ros esta­ban com­pro­me­ti­dos en la explo­ta­ción de los yaci­mien­tos petro­le­ros de Muglad. Esas ven­tas, gene­ral­men­te, se rea­li­zan por medio de North Industry Cor­po­ra­tion (NORINCO) y Poly­tech Indus­tries, la prin­ci­pal fir­ma de ven­ta de armas del ejér­ci­to chino (5)

En total, Chi­na dedi­ca el 45% de su ayu­da al desa­rro­llo a Áfri­ca gra­cias a una polí­ti­ca de inver­sión mul­ti­for­me que ha per­mi­ti­do a Áfri­ca alcan­zar una tasa de cre­ci­mien­to del orden del 6%, la más alta de los últi­mos trein­ta años. En el terreno de los ser­vi­cios, Chi­na ha decla­ra­do a ocho Esta­dos afri­ca­nos des­ti­nos turís­ti­cos ofi­cia­les. Chi­na expor­ta su peri­cia indus­trial y la mano de obra, envía médi­cos y enfer­me­ras al con­ti­nen­te y for­ma a los fun­cio­na­rios y a los hom­bres de nego­cios. Se ha com­pro­me­ti­do a for­mar a 10.000 eje­cu­ti­vos afri­ca­nos entre 2004 y 2007, un pro­gra­ma que se aña­de a los inter­cam­bios tra­di­cio­na­les ya exis­ten­tes. Des­de 1963, más de 15.000 médi­cos chi­nos han ope­ra­do en el con­ti­nen­te, tra­tan­do a más de 180 millo­nes de enfer­mos de sida, y se han envia­do más de 5.000 estu­dian­tes afri­ca­nos a las uni­ver­si­da­des chi­nas.

Áfri­ca, por cul­pa de Occi­den­te, es el con­ti­nen­te que ha cono­ci­do la mayor des­po­se­sión de la his­to­ria de la huma­ni­dad y sigue sir­vien­do de ver­te­de­ro del pla­ne­ta y de vál­vu­la de esca­pe a sus males. En la men­te de los occi­den­ta­les, y de sus alia­dos israe­líes, el con­ti­nen­te sigue sien­do un cam­po de expe­ri­men­ta­ción pri­vi­le­gia­do. En Áfri­ca se prue­ban los medi­ca­men­tos, como inten­ta­ba demos­trar la admi­ra­ble pelí­cu­la ingle­sa El jar­di­ne­ro fiel.

Áfri­ca es el con­ti­nen­te que des­tru­ye su fau­na y su flo­ra para nutrir dia­ria­men­te a los euro­peos con pes­ca­do fres­co, como nos mues­tra la pelí­cu­la La pesa­di­lla de Dar­win, así como los estra­gos que cau­sa la per­ca del Nilo en los eco­sis­te­mas de la cuen­ca del lago Vic­to­ria. Tam­bién es Áfri­ca –aun­que no sólo- la que hace el ofi­cio de ver­te­de­ro de resi­duos tóxi­cos, como reve­ló el escán­da­lo del car­gue­ro pana­me­ño Pro­bo-Koa­la en Abid­jan (Cos­ta de Mar­fil) (6). Y, final­men­te, Áfri­ca es el con­te­ne­dor de la inmi­gra­ción esco­gi­da y de los sinies­tros eco­ló­gi­cos diri­gi­dos, el con­ti­nen­te del patri­mo­nio artís­ti­co saquea­do para la crea­ción de gran­des museos a la glo­ria de la cul­tu­ra uni­ver­sal, como es el caso del museo del Quai Branly en Fran­cia, pero a cuyos resi­den­tes se devuel­ve a su tie­rra a modo de dese­chos de la huma­ni­dad.

En este con­tex­to, lo que más podría com­pro­me­ter los esfuer­zos de apro­xi­ma­ción entre Israel y Áfri­ca podría ser la des­afor­tu­na­da elec­ción del emi­sa­rio israe­lí para esta ope­ra­ción de seduc­ción: Avig­dor Lie­ber­mann, un ultra­hal­cón famo­so por su ran­cia xeno­fo­bia, en reali­dad des­car­ta­do de la ges­tión de los asun­tos del mun­do ára­be y de los paí­ses occi­den­ta­les en bene­fi­cio de Ehud Barak, minis­tro israe­lí de Defen­sa, y cuyo envío a Áfri­ca podría apa­re­cer como un mal menor, una sub­con­tra­ta­ción de sal­do del con­ti­nen­te afri­cano, la señal de un menos­pre­cio supre­mo, un ges­to que podría herir más pro­fun­da­men­te a Áfri­ca en cuan­to que pro­ce­de de un país con un gra­ve pasa­do segre­ga­cio­nis­ta, igno­ra­do por ese hecho por Sudá­fri­ca, la auto­ri­dad moral del con­ti­nen­te.

Refe­ren­cias (II par­te):

(1) El G20 sus­ti­tui­rá al G8 para ges­tio­nar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos del pla­ne­ta y cre­ce­rá el poder de los paí­ses emer­gen­tes en el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), en detri­men­to de los euro­peos, en vir­tud de un acuer­do cerra­do el 24 de sep­tiem­bre en Pit­ts­burgh (Esta­dos Uni­dos). Ante todo, el com­pro­mi­so es una vic­to­ria para Chi­na, pri­me­ra bene­fi­cia­ria de la refor­ma de las ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les. El repar­to de los dere­chos se con­si­de­ra injus­to: Chi­na, con el 3,7% de los dere­chos de voto, tie­ne cla­ra­men­te un peso menor que Fran­cia, 49%, con una eco­no­mía una vez y media mayor, según las cifras del FMI.

(2) «La Répu­bli­que Démo­cra­ti­que du Con­go ten­te d’empêcher le pilla­ge de ses res­sour­ces: Manœu­vres spé­cu­la­ti­ves dans un Katan­ga en plei­ne recons­truc­tion» (La Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go inten­ta impe­dir el saqueo de sus recur­sos: Manio­bras espe­cu­la­ti­vas en un Katan­ga en ple­na recons­truc­ción), de Colet­te Braeck­mann en Le Mon­de diplo­ma­ti­que, julio de 2008, así como el estu­dio de Raf Cus­ters, inves­ti­ga­dor de la Inter­na­tio­nal Pea­ce Infor­ma­tion ser­vi­ce (IPIS) de Anvers-Bel­gi­que, «l’Afrique révi­se ses con­trats mini­ers» (Áfri­ca revi­sa sus con­tra­tos mine­ros), apa­re­ci­do en el mis­mo perió­di­co fran­cés en la mis­ma fecha.

(3) El Cen­tro de Inves­ti­ga­ción para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (CRDI), la Fun­da­ción William y Flo­ra Hew­lett y la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates, anun­cia­ron el 12 de mayo de 2009 en Dakar la con­ce­sión de una sub­ven­ción de 30 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses a favor de 24 Think tanks de Áfri­ca del este y del oes­te. Los tres pro­vee­do­res de fon­dos se com­pro­me­tie­ron a dedi­car 90 millo­nes de dóla­res en total. La ini­cia­ti­va Think tank se pre­vé como una inver­sión a lar­go pla­zo en un perío­do de al menos 10 años. Para los cin­co pri­me­ros años, el CRDI se ha com­pro­me­ti­do a pro­por­cio­nar 10 millo­nes de dóla­res, la Fun­da­ción Hew­lett 40 millo­nes y la Fun­da­ción Gates, igual­men­te, 40 millo­nes de dóla­res. Los 24 Think tanks bene­fi­cia­rios per­te­ne­cen a los once paí­ses siguien­tes:

- Benin, Ins­ti­tut de Recher­che Empi­ri­que en Eco­no­mie Poli­ti­que (IREEP).

- Bur­ki­na Faso, Cen­tre d’étude, de docu­men­ta­tion et de recher­che éco­no­mi­que et socia­le (CEDRES).

- Etio­pía, Ethio­pian Deve­lop­ment Research Ins­ti­tu­te (EDRI) y Ethio­pian Eco­no­mic Association/​Ethiopian Eco­no­mic Policy Research Ins­ti­tu­te (EEA/​EEPRI).

- Gha­na, Ins­ti­tu­te of Eco­no­mic Affairs (IEA) e Ins­ti­tu­te of Sta­tis­ti­cal, Social and Eco­no­mic Research (ISSER)

- Kenia, Cen­tre for Research and Tech­no­logy Deve­lop­ment (RESTECH Cen­tre), Ins­ti­tu­te of Eco­no­mic Affairs (IEA), Ins­ti­tu­te of Policy Analy­sis and Research (IPAR) y el Ken­ya Ins­ti­tu­te for Public Policy Research and Analy­sis (KIPPRA).

- Malí, Grou­pe de recher­che en éco­no­mie appli­quée et théo­ri­que (GREAT).

- Nige­ria, Afri­can Ins­ti­tu­te for Applied Eco­no­mics (AIAE), Cen­ter for the Study of the Eco­no­mies of Afri­ca (CSEA), Cen­tre for Popu­la­tion and Envi­ron­men­tal Deve­lop­ment (CPED) y el Nige­rian Ins­ti­tu­te of Social and Eco­no­mic Research (NISER).

- Ugan­da, Advo­ca­tes Coali­tion for Deve­lop­ment and Envi­ron­ment (ACODE), Eco­no­mic Policy Research Cen­tre (EPRC) y el Make­re­re Ins­ti­tu­te of Social Research (MISR).

- Ruan­da, Ins­ti­tu­te of Policy Analy­sis and Research (IPAR).

- Sene­gal, Initia­ti­ve pros­pec­ti­ve agri­co­le et rura­le (IPAR) y Con­sor­tium pour la recher­che éco­no­mi­que et socia­le (CRES).

- Tan­za­nia, Afri­can Tech­no­logy Policy Stu­dies (ATPS), Eco­no­mic and Social Research Foun­da­tion (ESRF) y Research on Poverty Alle­via­tion (REPOA).

(4) En una entre­vis­ta emi­ti­da el 10 de octu­bre de 2008 por la cade­na de tele­vi­sión sau­dí Al-Ara­bi­ya, Abdel Wahed Nur, el líder del Movi­mien­to de Libe­ra­ción de Sudán, ase­gu­ró que su movi­mien­to «pro­cla­ma alto y fuer­te: si lle­ga­mos al poder, abri­re­mos una emba­ja­da israe­lí en Jar­tum». Por otra par­te, en julio de 2006 en París, apre­su­ra­da­men­te, el escri­tor Ber­nard Henry Lévy y Jack Mamou, ex diri­gen­te de Médi­cos Sin Fron­te­ras, con­vo­ca­ron una con­fe­ren­cia sobre Dar­fur –tres años des­pués del des­en­ca­de­na­mien­to de la gue­rra des­truc­to­ra de Israel con­tra Líbano‑, con la inten­ción de des­viar la opi­nión públi­ca de las actua­cio­nes israe­líes en Bei­rut.

(5) L’évolution des rela­tions de l’Union Euro­péen­ne et de la Chi­ne avec l’Afrique sub­saha­rien­ne, de Joel Bio­va Dor­ke­noo, Mémoi­re ILERI – París (Ins­ti­tut des Rela­tions Inter­na­tio­na­les), Oto­ño de 2008.

(6) Asun­to del Pro­bo-Koa­la: Los resi­duos petro­le­ros encon­tra­dos a bor­do del Pro­bo-Koa­la que fue­ron depo­si­ta­dos en 2006 en los ver­te­de­ros de Abid­jan, Cos­ta de Mar­fil, cau­san­do una dece­na de muer­tes por enve­ne­na­mien­to, con­te­nían alre­de­dor de dos tone­la­das de sul­fu­ro de hidró­geno, un gas mor­tal en caso de fuer­tes inha­la­cio­nes, afir­mó el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian en su edi­ción del jue­ves 14 de mayo de 2009. Un aná­li­sis efec­tua­do en Holan­da sobre una mues­tra de las apro­xi­ma­da­men­te 500 tone­la­das de resi­duos del bar­co reve­ló ade­más la pre­sen­cia de impor­tan­tes can­ti­da­des de sosa cáus­ti­ca. La socie­dad Tra­fi­gu­ra, fle­ta­do­ra del Pro­bo-Koa­la, es obje­to de una denun­cia colec­ti­va pre­sen­ta­da por varios miles de ciu­da­da­nos de Cos­ta de Mar­fil.

Fuen­te: http://​www​.rene​na​ba​.com/​?​p​=​1​715, http://​www​.rene​na​ba​.com/​?​p​=​1​739

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo a peti­ción expre­sa del autor, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *