Pakis­tan al bor­de del precipicio

http://goatmilk.files.wordpress.com/2009/03/pakistan1.jpg

En años recien­tes, los estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses han pro­pa­ga­do la nece­si­dad de rede­fi­nir las fron­te­ras polí­ti­cas de algu­nos Esta­dos islá­mi­cos de acuer­do con prin­ci­pios étni­cos. Obse­sio­na­dos por la para­noia de un islam rena­cien­te y deseo­sos de con­tro­lar esta impor­tan­te región petro­lí­fe­ra, tra­tan de legi­ti­mar sus accio­nes camu­flan­do dicha estra­te­gia como si se tra­ta­se de un esfuer­zo por hacer jus­ti­cia a las “mino­rías musul­ma­nas oprimidas”.

Los mue­ve el con­ven­ci­mien­to de que unas enti­da­des más peque­ñas serían más fáci­les de con­tro­lar por medio de regí­me­nes fan­to­ches, lo cual les per­mi­ti­ría con­te­ner la mili­tan­cia y aplas­tar los bro­tes de jiha­dis­mo limi­tan­do su financiación.

Esta remo­de­la­ción fron­te­ri­za requie­re la par­ti­ción del mun­do musul­mán y 1) la crea­ción de los Esta­dos sobe­ra­nos del Balu­chis­tán, el Kur­dis­tán y el Esta­do Ára­be Shií median­te la uni­fi­ca­ción de terri­to­rios paquis­ta­níes y del Balu­chis­tán ira­ní para crear el Balu­chis­tán Libre; 2) la uni­fi­ca­ción de los kur­dos ira­níes, ira­quíes y tur­cos para crear el Gran Kur­dis­tán y 3) la sepa­ra­ción del terri­to­rio orien­tal de Ara­bia Sau­di­ta que, uni­fi­ca­do con el sur de Iraq, for­ma­ría el nue­vo Esta­do Ára­be Shií. El hecho de que tales terri­to­rios posean la mayor par­te del petró­leo mun­dial y alber­guen movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas en su seno no es una anéc­do­ta casual.

Sobre el papel, esta “bri­llan­te” estra­te­gia les pro­me­te un mun­do musul­mán per­fec­to, hecho a la medi­da. Sin embar­go, el pro­ble­ma es que dicha estra­te­gia resul­ta dema­sia­do ambi­cio­sa, irreal e inal­can­za­ble. Ade­más, corre el peli­gro de enfren­tar al cris­tia­nis­mo y al judaís­mo con­tra el islam, un esce­na­rio horripilante.

Los intere­ses pla­ne­ta­rios de EE.UU. han ter­mi­na­do por alie­nar­le el mun­do musul­mán, al que aho­ra tie­nen enfren­te como adver­sa­rio. Sue­le ser la nor­ma que los intere­ses de Israel deter­mi­nen la direc­ción de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se, en par­ti­cu­lar allá don­de sus intere­ses con­flu­yen. Tan­to EE.UU. como Israel tie­nen los ojos pues­tos en las reser­vas petro­lí­fe­ras del Mar Cas­pio y del Asia cen­tral. Ambos paí­ses nece­si­tan un oleoducto/​gaseoducto que atra­vie­se Afga­nis­tán y el Balu­chis­tán paquis­ta­ní [has­ta el Océano Índi­co] y, al mis­mo tiem­po, bus­can deses­pe­ra­da­men­te la amplia­ción del escu­do de segu­ri­dad de Israel, la cual nece­si­ta como pre­mi­sa inelu­di­ble la des­nu­clea­ri­za­ción de Pakistán.

El inte­rés israe­lí por neu­tra­li­zar las capa­ci­da­des nuclea­res de Pakis­tán data de los años ochen­ta del pasa­do siglo, cuan­do tra­tó de bom­bar­dear las ins­ta­la­cio­nes de Kahu­ta en con­ni­ven­cia con la India, una misión que fue abor­ta­da cuan­do las fuer­zas aéreas paquis­ta­níes toma­ron el con­trol de su espa­cio aéreo. Aho­ra, en Afga­nis­tán los israe­líes tie­nen la opor­tu­ni­dad per­fec­ta de colu­dir con EE.UU. y la India para arre­ba­tar­le a Pakis­tán sus capa­ci­da­des nucleares.

La des­nu­clea­ri­za­ción de Pakis­tán es tam­bién impor­tan­te para la India, que nece­si­ta la par­ti­ción paquis­ta­ní para alcan­zar un lide­raz­go incues­tio­na­do en la región. Esto últi­mo tam­bién le intere­sa a EE.UU.: como poder regio­nal domi­nan­te, la india podría con­te­ner a Chi­na, que cre­ce sin freno y que en algún momen­to podría entor­pe­cer el expan­sio­nis­mo esta­dou­ni­den­se en Asia. Jun­to con Rusia, Chi­na ya ha for­ja­do una alian­za, la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai, cuyo obje­ti­vo es rodear las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses del Asia cen­tral. Para EE.UU., un Balu­chis­tán inde­pen­dien­te será tam­bién muy impor­tan­te, pues podría uti­li­zar­se con faci­li­dad para pre­sio­nar a Irán y como corre­dor ener­gé­ti­co de cone­xión con el Asia central.

Por estas razo­nes, Pakis­tán corre el ries­go de ver­se recon­fi­gu­ra­do en esta juga­da de aje­drez de intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos. A EE.UU. ya no le intere­sa Pakis­tán como enti­dad úni­ca. La insis­ten­cia del pre­si­den­te Oba­ma por per­ma­ne­cer en Afga­nis­tán e incre­men­tar de for­ma masi­va sus con­tin­gen­tes mili­ta­res no pare­ce ser aje­na a esto. No sola­men­te Afga­nis­tán le ofre­ce un refu­gio segu­ro y un apo­yo logís­ti­co para el espio­na­je y la sub­ver­sión con­tra Pakis­tán, sino que su gobierno fan­to­che tam­bién se ha subi­do al carro del des­mem­bra­mien­to paquis­ta­ní y ha crea­do, con ayu­da de la India, su pro­pio ser­vi­cio de inte­li­gen­cia, el Research & Analy­sis Milli Afgha­nis­tan (RAMA), cuya tarea con­sis­te en des­es­ta­bi­li­zar Pakistán.

En su tra­ta­do Blood Bor­ders (2006), el coro­nel Ralph Peters, que es con­se­je­ro del Pen­tá­gono, pro­pu­so la incor­po­ra­ción a Afga­nis­tán de la pro­vin­cia fron­te­ri­za en el nor­te de Pakis­tán (la deno­mi­na­da North-West Fron­tier Pro­vin­ce) y la crea­ción de un Balu­chis­tán Libre y sobe­rano con terri­to­rios balu­ches de Pakis­tán e Irán, todo ello sobre la base de su “afi­ni­dad étnica”.

Se esti­ma que el Balu­chis­tán paquis­ta­ní alber­ga 25,1 billo­nes de pies cúbi­cos de gas natu­ral y 6 billo­nes de barri­les de petró­leo, ade­más de oro y cobre en su sub­sue­lo. Limi­ta con Irán, Afga­nis­tán, Asia cen­tral y Chi­na y posee un puer­to con valor estra­té­gi­co que pue­de ofre­cer a los paí­ses del Asia cen­tral y Chi­na una sali­da al Mar Arábigo.

En su artícu­lo “Drawn and Quar­te­red”, publi­ca­do en el New York Times, Selig Harri­son (del Cen­ter of Inter­na­tio­nal Policy) pre­vé que Pakis­tán que­da­rá divi­di­do en tres enti­da­des sobe­ra­nas, sepa­ra­das por fron­te­ras étni­cas: el Pash­tu­nis­tán (con pash­tu­nes de la North-West Fron­tier Pro­vin­ce y Afga­nis­tán); el Balu­chis­tán Libre (una fede­ra­ción entre la pro­vin­cia de Sindh y el Balu­chis­tán) y Pakis­tán (con la inclu­sión del res­to del Esta­do pun­ja­bí, que posee arma­men­to nuclear). Atri­bu­ye la bal­ca­ni­za­ción de Pakis­tán al cre­cien­te sen­ti­mien­to nacio­na­lis­ta que exis­te en el cin­tu­rón pash­tún y a la cada vez mayor des­ilu­sión de pash­tu­nes, balo­chis y sindhis con el Pun­jab y Pakistán.

Tan­to el coro­nel Peters como Harri­son dicen lo mis­mo y pre­sen­tan una doc­tri­na que pare­ce refle­jar amplia­men­te los obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses a lar­go plazo.

En su artícu­lo “The Des­ta­bi­li­za­tion of Pakis­tan”, Michel Chos­su­dovsky, direc­tor del Cen­ter for Research on Glo­ba­li­za­tion, con sede en Mon­treal (autor de America’s “War on Terro­rism”), advier­te: “El cur­so de la polí­ti­ca exte­rior de Washing­ton con­sis­te en pro­mo­ver la frag­men­ta­ción polí­ti­ca y la bal­ca­ni­za­ción de Pakis­tán como nación”. Y aña­de: “Con­sis­te en fomen­tar divi­sio­nes socia­les, étni­cas, fác­ti­cas, así como la frag­men­ta­ción polí­ti­ca, inclui­da la rup­tu­ra terri­to­rial de Pakis­tán. Todo ello dic­ta­do por los pla­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Irán y Afganistán.”

No se pue­de recha­zar lo ante­rior como si se tra­ta­se de una teo­ría de la cons­pi­ra­ción. Hay indi­cios que corro­bo­ran la tesis de Chos­su­dovsky. El acuer­do estra­té­gi­co entre la India y EE.UU. “está en mar­cha y pre­ten­de con­te­ner y des­ac­ti­var el cada vez mayor poder eco­nó­mi­co y mili­tar de Chi­na y el aumen­to de la ame­na­za de extre­mis­mo islá­mi­co en la región”. Algu­nos infor­mes indi­can que en Afga­nis­tán exis­te una red con­jun­ta de espio­na­je, com­pues­ta por la CIA, el Mos­sad, el MI‑6 del Rei­no Uni­do y el RAW de la India, cuyo obje­ti­vo es la des­es­ta­bi­li­za­ción de Pakis­tán y otros paí­ses de la región. Hay indi­cios de que disi­den­tes paquis­ta­níes están sien­do entre­na­dos en Saro­bi y Kan­dahar para que lle­ven a cabo misio­nes en el inte­rior de la North-West Fron­tier Pro­vin­ce, don­de las bases de Lash­kar­gah y Nawah sir­ven para el entre­na­mien­to de disi­den­tes del Balu­chis­tán en misio­nes de apo­yo al Ejér­ci­to de Libe­ra­ción del Baluchistán.

Con estos datos de fon­do, reco­pi­le­mos aho­ra los acon­te­ci­mien­tos: Bena­zir Bhut­to regre­só a Pakis­tán des­pués de alcan­zar un acuer­do con EE.UU. y fue eli­mi­na­da. A Per­vez Musha­rraf lo pusie­ron lue­go de patas en la calle. Asif Ali Zar­da­ri, hom­bre de dudo­sas cre­den­cia­les, fue cata­pul­ta­do a la pre­si­den­cia como reem­pla­zo de Bena­zir y asu­mió todos los pode­res. El país está sumi­do en la ban­ca­rro­ta, lo cual ha pro­vo­ca­do caos social. Los gobier­nos fede­ral y pro­vin­cia­les per­ma­ne­cen com­ple­ta­men­te inmo­vi­li­za­dos. La corrup­ción es infi­ni­ta. Y el pue­blo empie­za a per­der la fe en la federación.

Ade­más, tras el fra­ca­so en Bom­bay, el ejér­ci­to debe aten­der dema­sia­dos fren­tes; hay suble­va­cio­nes en las áreas tri­ba­les de admi­nis­tra­ción fede­ral (FATA), en el nor­te y el sur del Wazi­ris­tán y en el Mala­kand, ins­ti­ga­das por la orga­ni­za­ción yiha­dis­ta Teh­rik-e-Tali­ban Pakis­tan, ayu­da­da, finan­cia­da y pro­te­gi­da por los ocu­pan­tes de Afga­nis­tán; la North-West Fron­tier Pro­vin­ce sufre des­es­ta­bi­li­za­ción; el ejér­ci­to está empan­ta­na­do mien­tras tra­ta de con­tro­lar suble­va­cio­nes y de man­te­ner el orden públi­co; los sepa­ra­tis­tas de Baloch están enva­len­to­na­dos y el pue­blo paquis­ta­ní sufre los efec­tos de masa­cres y terrorismo.

La inter­fe­ren­cia esta­dou­ni­den­se en los asun­tos inter­nos de Pakis­tán es tan pro­fun­da que el país pare­ce gober­na­do por un vice­se­cre­ta­rio de Esta­do del impe­rio, Richard Hol­brook, más que por sus repre­sen­tan­tes ele­gi­dos. El par­la­men­to ha per­di­do toda su impor­tan­cia y Pakis­tán se encuen­tra de repen­te sumi­do en una agi­ta­ción has­ta aho­ra des­co­no­ci­da en toda su historia.

Inclu­so el ciu­da­dano ordi­na­rio teme que la cone­xión exis­ten­te entre EE.UU., Israel y la India pri­ve a Pakis­tán de sus pode­res nuclea­res y lo frag­men­te en el pro­ce­so. Los medios denun­cian que tan­to la North-West Fron­tier Pro­vin­ce como el Balu­chis­tán son obje­to de sub­ver­sión. El con­sen­so es que tan­to el apo­yo como la ayu­da eco­nó­mi­ca de EE.UU. son una tram­pa y que el gobierno del Pakis­tan Peo­ples Party (PPP) no es más que un títe­re en este juego.

Todo el mun­do teme que Pakis­tán se encuen­tra ya al bor­de del precipicio.Por des­gra­cia, la eli­te polí­ti­ca paquis­ta­ní no pare­ce dar­se cuen­ta. His­tó­ri­ca­men­te ha care­ci­do de visión de futu­ro y es inca­paz de com­pren­der la situa­ción en su tota­li­dad. Los polí­ti­cos paquis­ta­níes sólo bus­can su pro­pio bene­fi­cio y el incre­men­to de su poder per­so­nal, lo cual les hace des­es­ti­mar el desas­tre que se ave­ci­na. Sus segui­do­res siguen ala­bán­do­los, con la can­ti­ne­la de que “todo se arre­gla­rá cuan­do vol­va­mos al poder”. Quien crea que unos pig­meos polí­ti­cos como éstos pue­den cam­biar la situa­ción es un suicida. (…)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.