Pakis­tan al bor­de del precipicio

http://goatmilk.files.wordpress.com/2009/03/pakistan1.jpg

En años recien­tes, los estra­te­gas esta­dou­ni­den­ses han pro­pa­ga­do la nece­si­dad de rede­fi­nir las fron­te­ras polí­ti­cas de algu­nos Esta­dos islá­mi­cos de acuer­do con prin­ci­pios étni­cos. Obse­sio­na­dos por la para­noia de un islam rena­cien­te y deseo­sos de con­tro­lar esta impor­tan­te región petro­lí­fe­ra, tra­tan de legi­ti­mar sus accio­nes camu­flan­do dicha estra­te­gia como si se tra­ta­se de un esfuer­zo por hacer jus­ti­cia a las “mino­rías musul­ma­nas oprimidas”.

Los mue­ve el con­ven­ci­mien­to de que unas enti­da­des más peque­ñas serían más fáci­les de con­tro­lar por medio de regí­me­nes fan­to­ches, lo cual les per­mi­ti­ría con­te­ner la mili­tan­cia y aplas­tar los bro­tes de jiha­dis­mo limi­tan­do su financiación.

Esta remo­de­la­ción fron­te­ri­za requie­re la par­ti­ción del mun­do musul­mán y 1) la crea­ción de los Esta­dos sobe­ra­nos del Balu­chis­tán, el Kur­dis­tán y el Esta­do Ára­be Shií median­te la uni­fi­ca­ción de terri­to­rios paquis­ta­níes y del Balu­chis­tán ira­ní para crear el Balu­chis­tán Libre; 2) la uni­fi­ca­ción de los kur­dos ira­níes, ira­quíes y tur­cos para crear el Gran Kur­dis­tán y 3) la sepa­ra­ción del terri­to­rio orien­tal de Ara­bia Sau­di­ta que, uni­fi­ca­do con el sur de Iraq, for­ma­ría el nue­vo Esta­do Ára­be Shií. El hecho de que tales terri­to­rios posean la mayor par­te del petró­leo mun­dial y alber­guen movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas en su seno no es una anéc­do­ta casual.

Sobre el papel, esta “bri­llan­te” estra­te­gia les pro­me­te un mun­do musul­mán per­fec­to, hecho a la medi­da. Sin embar­go, el pro­ble­ma es que dicha estra­te­gia resul­ta dema­sia­do ambi­cio­sa, irreal e inal­can­za­ble. Ade­más, corre el peli­gro de enfren­tar al cris­tia­nis­mo y al judaís­mo con­tra el islam, un esce­na­rio horripilante.

Los intere­ses pla­ne­ta­rios de EE.UU. han ter­mi­na­do por alie­nar­le el mun­do musul­mán, al que aho­ra tie­nen enfren­te como adver­sa­rio. Sue­le ser la nor­ma que los intere­ses de Israel deter­mi­nen la direc­ción de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se, en par­ti­cu­lar allá don­de sus intere­ses con­flu­yen. Tan­to EE.UU. como Israel tie­nen los ojos pues­tos en las reser­vas petro­lí­fe­ras del Mar Cas­pio y del Asia cen­tral. Ambos paí­ses nece­si­tan un oleoducto/​gaseoducto que atra­vie­se Afga­nis­tán y el Balu­chis­tán paquis­ta­ní [has­ta el Océano Índi­co] y, al mis­mo tiem­po, bus­can deses­pe­ra­da­men­te la amplia­ción del escu­do de segu­ri­dad de Israel, la cual nece­si­ta como pre­mi­sa inelu­di­ble la des­nu­clea­ri­za­ción de Pakistán.

El inte­rés israe­lí por neu­tra­li­zar las capa­ci­da­des nuclea­res de Pakis­tán data de los años ochen­ta del pasa­do siglo, cuan­do tra­tó de bom­bar­dear las ins­ta­la­cio­nes de Kahu­ta en con­ni­ven­cia con la India, una misión que fue abor­ta­da cuan­do las fuer­zas aéreas paquis­ta­níes toma­ron el con­trol de su espa­cio aéreo. Aho­ra, en Afga­nis­tán los israe­líes tie­nen la opor­tu­ni­dad per­fec­ta de colu­dir con EE.UU. y la India para arre­ba­tar­le a Pakis­tán sus capa­ci­da­des nucleares.

La des­nu­clea­ri­za­ción de Pakis­tán es tam­bién impor­tan­te para la India, que nece­si­ta la par­ti­ción paquis­ta­ní para alcan­zar un lide­raz­go incues­tio­na­do en la región. Esto últi­mo tam­bién le intere­sa a EE.UU.: como poder regio­nal domi­nan­te, la india podría con­te­ner a Chi­na, que cre­ce sin freno y que en algún momen­to podría entor­pe­cer el expan­sio­nis­mo esta­dou­ni­den­se en Asia. Jun­to con Rusia, Chi­na ya ha for­ja­do una alian­za, la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai, cuyo obje­ti­vo es rodear las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses del Asia cen­tral. Para EE.UU., un Balu­chis­tán inde­pen­dien­te será tam­bién muy impor­tan­te, pues podría uti­li­zar­se con faci­li­dad para pre­sio­nar a Irán y como corre­dor ener­gé­ti­co de cone­xión con el Asia central.

Por estas razo­nes, Pakis­tán corre el ries­go de ver­se recon­fi­gu­ra­do en esta juga­da de aje­drez de intere­ses geo­es­tra­té­gi­cos. A EE.UU. ya no le intere­sa Pakis­tán como enti­dad úni­ca. La insis­ten­cia del pre­si­den­te Oba­ma por per­ma­ne­cer en Afga­nis­tán e incre­men­tar de for­ma masi­va sus con­tin­gen­tes mili­ta­res no pare­ce ser aje­na a esto. No sola­men­te Afga­nis­tán le ofre­ce un refu­gio segu­ro y un apo­yo logís­ti­co para el espio­na­je y la sub­ver­sión con­tra Pakis­tán, sino que su gobierno fan­to­che tam­bién se ha subi­do al carro del des­mem­bra­mien­to paquis­ta­ní y ha crea­do, con ayu­da de la India, su pro­pio ser­vi­cio de inte­li­gen­cia, el Research & Analy­sis Milli Afgha­nis­tan (RAMA), cuya tarea con­sis­te en des­es­ta­bi­li­zar Pakistán.

En su tra­ta­do Blood Bor­ders (2006), el coro­nel Ralph Peters, que es con­se­je­ro del Pen­tá­gono, pro­pu­so la incor­po­ra­ción a Afga­nis­tán de la pro­vin­cia fron­te­ri­za en el nor­te de Pakis­tán (la deno­mi­na­da North-West Fron­tier Pro­vin­ce) y la crea­ción de un Balu­chis­tán Libre y sobe­rano con terri­to­rios balu­ches de Pakis­tán e Irán, todo ello sobre la base de su “afi­ni­dad étnica”.

Se esti­ma que el Balu­chis­tán paquis­ta­ní alber­ga 25,1 billo­nes de pies cúbi­cos de gas natu­ral y 6 billo­nes de barri­les de petró­leo, ade­más de oro y cobre en su sub­sue­lo. Limi­ta con Irán, Afga­nis­tán, Asia cen­tral y Chi­na y posee un puer­to con valor estra­té­gi­co que pue­de ofre­cer a los paí­ses del Asia cen­tral y Chi­na una sali­da al Mar Arábigo.

En su artícu­lo “Drawn and Quar­te­red”, publi­ca­do en el New York Times, Selig Harri­son (del Cen­ter of Inter­na­tio­nal Policy) pre­vé que Pakis­tán que­da­rá divi­di­do en tres enti­da­des sobe­ra­nas, sepa­ra­das por fron­te­ras étni­cas: el Pash­tu­nis­tán (con pash­tu­nes de la North-West Fron­tier Pro­vin­ce y Afga­nis­tán); el Balu­chis­tán Libre (una fede­ra­ción entre la pro­vin­cia de Sindh y el Balu­chis­tán) y Pakis­tán (con la inclu­sión del res­to del Esta­do pun­ja­bí, que posee arma­men­to nuclear). Atri­bu­ye la bal­ca­ni­za­ción de Pakis­tán al cre­cien­te sen­ti­mien­to nacio­na­lis­ta que exis­te en el cin­tu­rón pash­tún y a la cada vez mayor des­ilu­sión de pash­tu­nes, balo­chis y sindhis con el Pun­jab y Pakistán.

Tan­to el coro­nel Peters como Harri­son dicen lo mis­mo y pre­sen­tan una doc­tri­na que pare­ce refle­jar amplia­men­te los obje­ti­vos esta­dou­ni­den­ses a lar­go plazo.

En su artícu­lo “The Des­ta­bi­li­za­tion of Pakis­tan”, Michel Chos­su­dovsky, direc­tor del Cen­ter for Research on Glo­ba­li­za­tion, con sede en Mon­treal (autor de America’s “War on Terro­rism”), advier­te: “El cur­so de la polí­ti­ca exte­rior de Washing­ton con­sis­te en pro­mo­ver la frag­men­ta­ción polí­ti­ca y la bal­ca­ni­za­ción de Pakis­tán como nación”. Y aña­de: “Con­sis­te en fomen­tar divi­sio­nes socia­les, étni­cas, fác­ti­cas, así como la frag­men­ta­ción polí­ti­ca, inclui­da la rup­tu­ra terri­to­rial de Pakis­tán. Todo ello dic­ta­do por los pla­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Irán y Afganistán.”

No se pue­de recha­zar lo ante­rior como si se tra­ta­se de una teo­ría de la cons­pi­ra­ción. Hay indi­cios que corro­bo­ran la tesis de Chos­su­dovsky. El acuer­do estra­té­gi­co entre la India y EE.UU. “está en mar­cha y pre­ten­de con­te­ner y des­ac­ti­var el cada vez mayor poder eco­nó­mi­co y mili­tar de Chi­na y el aumen­to de la ame­na­za de extre­mis­mo islá­mi­co en la región”. Algu­nos infor­mes indi­can que en Afga­nis­tán exis­te una red con­jun­ta de espio­na­je, com­pues­ta por la CIA, el Mos­sad, el MI‑6 del Rei­no Uni­do y el RAW de la India, cuyo obje­ti­vo es la des­es­ta­bi­li­za­ción de Pakis­tán y otros paí­ses de la región. Hay indi­cios de que disi­den­tes paquis­ta­níes están sien­do entre­na­dos en Saro­bi y Kan­dahar para que lle­ven a cabo misio­nes en el inte­rior de la North-West Fron­tier Pro­vin­ce, don­de las bases de Lash­kar­gah y Nawah sir­ven para el entre­na­mien­to de disi­den­tes del Balu­chis­tán en misio­nes de apo­yo al Ejér­ci­to de Libe­ra­ción del Baluchistán.

Con estos datos de fon­do, reco­pi­le­mos aho­ra los acon­te­ci­mien­tos: Bena­zir Bhut­to regre­só a Pakis­tán des­pués de alcan­zar un acuer­do con EE.UU. y fue eli­mi­na­da. A Per­vez Musha­rraf lo pusie­ron lue­go de patas en la calle. Asif Ali Zar­da­ri, hom­bre de dudo­sas cre­den­cia­les, fue cata­pul­ta­do a la pre­si­den­cia como reem­pla­zo de Bena­zir y asu­mió todos los pode­res. El país está sumi­do en la ban­ca­rro­ta, lo cual ha pro­vo­ca­do caos social. Los gobier­nos fede­ral y pro­vin­cia­les per­ma­ne­cen com­ple­ta­men­te inmo­vi­li­za­dos. La corrup­ción es infi­ni­ta. Y el pue­blo empie­za a per­der la fe en la federación.

Ade­más, tras el fra­ca­so en Bom­bay, el ejér­ci­to debe aten­der dema­sia­dos fren­tes; hay suble­va­cio­nes en las áreas tri­ba­les de admi­nis­tra­ción fede­ral (FATA), en el nor­te y el sur del Wazi­ris­tán y en el Mala­kand, ins­ti­ga­das por la orga­ni­za­ción yiha­dis­ta Teh­rik-e-Tali­ban Pakis­tan, ayu­da­da, finan­cia­da y pro­te­gi­da por los ocu­pan­tes de Afga­nis­tán; la North-West Fron­tier Pro­vin­ce sufre des­es­ta­bi­li­za­ción; el ejér­ci­to está empan­ta­na­do mien­tras tra­ta de con­tro­lar suble­va­cio­nes y de man­te­ner el orden públi­co; los sepa­ra­tis­tas de Baloch están enva­len­to­na­dos y el pue­blo paquis­ta­ní sufre los efec­tos de masa­cres y terrorismo.

La inter­fe­ren­cia esta­dou­ni­den­se en los asun­tos inter­nos de Pakis­tán es tan pro­fun­da que el país pare­ce gober­na­do por un vice­se­cre­ta­rio de Esta­do del impe­rio, Richard Hol­brook, más que por sus repre­sen­tan­tes ele­gi­dos. El par­la­men­to ha per­di­do toda su impor­tan­cia y Pakis­tán se encuen­tra de repen­te sumi­do en una agi­ta­ción has­ta aho­ra des­co­no­ci­da en toda su historia.

Inclu­so el ciu­da­dano ordi­na­rio teme que la cone­xión exis­ten­te entre EE.UU., Israel y la India pri­ve a Pakis­tán de sus pode­res nuclea­res y lo frag­men­te en el pro­ce­so. Los medios denun­cian que tan­to la North-West Fron­tier Pro­vin­ce como el Balu­chis­tán son obje­to de sub­ver­sión. El con­sen­so es que tan­to el apo­yo como la ayu­da eco­nó­mi­ca de EE.UU. son una tram­pa y que el gobierno del Pakis­tan Peo­ples Party (PPP) no es más que un títe­re en este juego.

Todo el mun­do teme que Pakis­tán se encuen­tra ya al bor­de del precipicio.Por des­gra­cia, la eli­te polí­ti­ca paquis­ta­ní no pare­ce dar­se cuen­ta. His­tó­ri­ca­men­te ha care­ci­do de visión de futu­ro y es inca­paz de com­pren­der la situa­ción en su tota­li­dad. Los polí­ti­cos paquis­ta­níes sólo bus­can su pro­pio bene­fi­cio y el incre­men­to de su poder per­so­nal, lo cual les hace des­es­ti­mar el desas­tre que se ave­ci­na. Sus segui­do­res siguen ala­bán­do­los, con la can­ti­ne­la de que “todo se arre­gla­rá cuan­do vol­va­mos al poder”. Quien crea que unos pig­meos polí­ti­cos como éstos pue­den cam­biar la situa­ción es un suicida. (…)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *