¿De dón­de pro­vie­nen las ideas correc­tas?

Des­kar­gak /​Des­car­gas (272 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

¿De dón­de pro­vie­nen las ideas correc­tas?1 ¿Caen del cie­lo? No. ¿Son inna­tas de los cere­bros? No. Sólo pue­den pro­ve­nir de la prác­ti­ca social, de las tres cla­ses de prác­ti­ca: la lucha por la pro­duc­ción, la lucha de cla­ses y los expe­ri­men­tos cien­tí­fi­cos en la socie­dad. La exis­ten­cia social de la gen­te deter­mi­na sus pen­sa­mien­tos. Una vez domi­na­das por las masas, las ideas correc­tas carac­te­rís­ti­cas de la cla­se avan­za­da se con­ver­ti­rán en una fuer­za mate­rial para trans­for­mar la socie­dad y el mun­do. En la prác­ti­ca social, la gen­te se enfren­ta con toda cla­se de luchas y extrae ricas expe­rien­cias de sus éxi­tos y fra­ca­sos. Innu­me­ra­bles fenó­me­nos de la reali­dad obje­ti­va se refle­jan en los cere­bros de las gen­tes por medio de los órga­nos de sus cin­co sen­ti­do —la vis­ta, el oído, el olfa­to, el gus­to y el tac­to. Al comien­zo, el cono­ci­mien­tos es pura­men­te sen­si­ti­vo. Al acu­mu­lar­se cuan­ti­ta­ti­va­men­te este cono­ci­mien­to sen­si­ti­vo se pro­du­ci­rá un sal­to y se con­ver­ti­rá en cono­ci­mien­to racio­nal, en ideas. Este es el pro­ce­so del cono­ci­mien­to. Es la pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so de cono­ci­mien­to en su con­jun­to, la eta­pa que con­du­ce de la mate­ria obje­ti­va a la con­cien­cia sub­je­ti­va, de la exis­ten­cia a las ideas. En esta eta­pa, toda­vía no se ha com­pro­ba­do si la con­cien­cia y las ideas (inclu­yen­do teo­rías, polí­ti­cas, pla­nes y reso­lu­cio­nes) refle­jan correc­ta­men­te las leyes de la reali­dad obje­ti­va, toda­vía no se pue­de deter­mi­nar si son jus­tas. Lue­go, se pre­sen­ta la segun­da eta­pa del pro­ce­so del cono­ci­mien­to, la eta­pa que con­du­ce de la con­cien­cia a la mate­ria, de las ideas a la exis­ten­cia, esto es, apli­car a la prác­ti­ca social el cono­ci­mien­to obte­ni­do en la pri­me­ra eta­pa, para ver si esas teo­rías, polí­ti­cas, pla­nes y reso­lu­cio­nes pue­den alcan­zar las con­se­cuen­cias espe­ra­das. Hablan­do en gene­ral, los que resul­tan bien son ade­cua­dos, y los que resul­tan mal son erró­neos, espe­cial­men­te en la lucha de la huma­ni­dad con­tra la natu­ra­le­za. En las luchas socia­les, las fuer­zas que repre­sen­tan a la cla­se avan­za­da a veces pade­cen algún fra­ca­so, mas no a cau­sa de que sus ideas sean inco­rrec­tas, sino de que en la corre­la­ción de las fuer­zas en lucha, las fuer­zas avan­za­das aún no son tan pode­ro­sas por el momen­to como las reac­cio­na­rias, y por con­si­guien­te fra­ca­san tem­po­ral­men­te, pero alcan­za­rán los éxi­tos pre­vis­tos tar­de o tem­prano. Des­pués de las prue­bas de la prác­ti­ca, el cono­ci­mien­to de la gen­te rea­li­za­rá otro sal­to, que es más impor­tan­te aún que el ante­rior. Por­que sólo median­te el segun­do sal­to pue­de pro­bar­se lo acer­ta­do o erró­neo del pri­mer sal­to del cono­ci­mien­to, esto es, de las ideas, teo­rías, polí­ti­cas, pla­nes y reso­lu­cio­nes for­ma­das duran­te el cur­so de la refle­xión de la reali­dad obje­ti­va. No hay otro méto­do para com­pro­bar la ver­dad. La úni­ca fina­li­dad del pro­le­ta­ria­do en su cono­ci­mien­to del mun­do es trans­for­mar­lo. A menu­do sólo se pue­de lograr un cono­ci­mien­to correc­to des­pués de muchas reite­ra­cio­nes del pro­ce­so que con­du­ce de la mate­ria a la con­cien­cia y de la con­cien­cia a la mate­ria, es decir, de la prác­ti­ca al cono­ci­mien­to y del cono­ci­mien­to a la prác­ti­ca. Esta es la teo­ría mar­xis­ta del cono­ci­mien­to, es la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to. Muchos de nues­tros cama­ra­das toda­vía no com­pren­den esta teo­ría del cono­ci­mien­to. Cuan­do se les pre­gun­ta de dón­de extraen sus ideas, opi­nio­nes polí­ti­cas, méto­dos, pla­nes, con­clu­sio­nes, elo­cuen­tes dis­cur­sos y lar­gos artícu­los, con­si­de­ran extra­ña la pre­gun­ta y no pue­den con­tes­tar. Encuen­tran incom­pren­si­bles los fre­cuen­tes fenó­me­nos de sal­to en la vida coti­dia­na en que la mate­ria pue­de trans­for­mar­se en con­cien­cia y la con­cien­cia en mate­ria. Por eso, es pre­ci­so edu­car a nues­tros cama­das en la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to para que orien­ten correc­ta­men­te sus pen­sa­mien­tos, sepan inves­ti­gar y estu­diar bien, reali­cen el balan­ce de sus expe­rien­cias, superen las difi­cul­ta­des, come­tan menos erro­res, tra­ba­jen bien y luchen esfor­za­da­men­te para con­ver­tir a Chi­na en una gran poten­cia socia­lis­ta y ayu­dar a las gran­des masas de los pue­blos opri­mi­dos y explo­ta­dos del mun­do, cum­plien­do así los gran­des debe­res inter­na­cio­na­lis­tas que habre­mos de asu­mir.

Mao Zedong

Mayo de 1963

  1. Este artícu­lo es un frag­men­to de Deci­sio­nes del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na sobre algu­nos pro­ble­mas en el actual tra­ba­jo rural (pro­yec­to), que fue ela­bo­ra­do bajo la pre­si­den­cia de Mao Zedong, que redac­tó el tex­to extraí­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *