Méto­do dia­léc­ti­co para la uni­dad inter­na del par­ti­do

Des­kar­gak /​Des­car­gas (140 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

En lo refe­ren­te al pro­ble­ma de la uni­dad, qui­sie­ra decir unas pala­bras sobre su méto­do. A mi pare­cer, debe­mos tomar una acti­tud de uni­dad para con todos los cama­ra­das, sean quie­nes fue­ren, excep­tuan­do a los ele­men­tos hos­ti­les y sabo­tea­do­res. En el tra­to con los cama­ra­das, debe­mos adop­tar el méto­do dia­léc­ti­co y no el meta­fí­si­co. ¿Qué sig­ni­fi­ca aquí el méto­do dia­léc­ti­co? Sig­ni­fi­ca tra­tar todas las cosas de mane­ra ana­lí­ti­ca, reco­no­cer que todo hom­bre pue­de incu­rrir en erro­res y no des­ca­li­fi­car com­ple­ta­men­te a alguien por el hecho de haber­los come­ti­do. Lenin dijo que no hay en el mun­do per­so­na algu­na que no come­ta erro­res. Toda per­so­na nece­si­ta el apo­yo de otras. Has­ta un valien­te pre­ci­sa la ayu­da de otras tres per­so­nas y una cer­ca, el sos­tén de tres esta­cas. Sien­do tan bellas las flo­res de loto, sólo con el ver­dor de las hojas resal­ta su her­mo­su­ra. Estos son pro­ver­bios chi­nos. En Chi­na hay otro pro­ver­bio que reza: «Tres sim­ples zapa­te­ros hacen un sabio Chu­ke Liang». Un Chu­ke Liang por sí solo nun­ca es per­fec­to, siem­pre tie­ne limi­ta­cio­nes. Miren el caso de nues­tra Decla­ra­ción de doce paí­ses. Ya hemos saca­do el pri­me­ro, segun­do, ter­ce­ro y cuar­to borra­do­res, pero has­ta aho­ra no se ha ter­mi­na­do de pulir­la. Pien­so que es inade­cua­da toda idea que lo lle­ve a uno a echár­se­las de sabe­lo­to­do y omni­po­ten­te como Dios. Así las cosas, ¿qué acti­tud debe­mos tomar para con los cama­ra­das que incu­rren en erro­res? Hacer aná­li­sis y adop­tar el méto­do dia­léc­ti­co y no el meta­fí­si­co. Hubo un tiem­po en que nues­tro Par­ti­do se vio sumi­do en la meta­fí­si­ca ‑el dogmatismo‑, que anu­ló por com­ple­to a todos aque­llos que no agra­da­ban a los dog­má­ti­cos. Más tar­de, cri­ti­ca­mos el dog­ma­tis­mo y poco a poco fui­mos apren­dien­do algo más de dia­léc­ti­ca. El con­cep­to fun­da­men­tal de la dia­léc­ti­ca es la uni­dad de los con­tra­rios. Si se lo acep­ta, ¿cómo se debe enton­ces tra­tar a los cama­ra­das que han come­ti­do erro­res? En pri­mer lugar, luchar con­tra ellos a fin de liqui­dar com­ple­ta­men­te sus ideas erró­neas y, en segun­do, ayu­dar­les. 0 sea, pri­me­ro, luchar y, segun­do, ayu­dar. Par­tien­do de la bue­na volun­tad, ayu­dar­les a corre­gir sus erro­res de modo que ten­gan una sali­da.

En cuan­to a otro tipo de gen­tes, el méto­do debe ser dis­tin­to. Para tra­tar a per­so­nas como Trots­ki o como Chen Tu-siu, Chang Kuo-tao y Kao Kang en Chi­na, no había mane­ra de asu­mir una acti­tud de ayu­da, pues ellos eran incu­ra­bles. Hubo, ade­más, otros indi­vi­duos incu­ra­bles como Hitler, Chiang Kai-shek y el Zar. Con ellos no podía­mos hacer otra cosa que derri­bar­los, por­que exis­tía una incom­pa­ti­bi­li­dad abso­lu­ta entre ellos y noso­tros. En este sen­ti­do, no tenían un carác­ter doble sino úni­co. Lo mis­mo ocu­rre, en últi­ma ins­tan­cia, con el sis­te­ma impe­ria­lis­ta, con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, que a la pos­tre serán reem­pla­za­dos inevi­ta­ble­men­te por el sis­te­ma socia­lis­ta. Así suce­de tam­bién con la ideo­lo­gía. Hay que reem­pla­zar el idea­lis­mo con el mate­ria­lis­mo, y el teís­mo con el ateís­mo. Esto es así des­de el pun­to de vis­ta de nues­tro obje­ti­vo estra­té­gi­co. En lo tocan­te a las eta­pas tác­ti­cas, el caso es dife­ren­te, pues ellas admi­ten com­pro­mi­sos. ¿No lle­ga­mos a un com­pro­mi­so con los nor­te­ame­ri­ca­nos en el para­le­lo de Corea? ¿No se hizo otro tan­to con los fran­ce­ses en Viet­nam? En las diver­sas eta­pas tác­ti­cas, debe­mos saber luchar y, al mis­mo tiem­po, saber con­se­guir com­pro­mi­sos. Vol­va­mos aho­ra a dete­ner­nos en las rela­cio­nes entre cama­ra­das. Pro­pon­go aquí que cele­bren nego­cia­cio­nes aque­llos cama­ra­das entre los que haya fal­ta de com­pren­sión. Algu­nos pare­cen con­si­de­rar que, una vez ingre­sa­dos en el Par­ti­do Comu­nis­ta, todos se con­vier­ten en san­tos, que­dan libres de diver­gen­cias, de malen­ten­di­dos, y se encuen­tran más allá de todo aná­li­sis, es decir, que con­for­man un todo mono­lí­ti­co cual una lámi­na de ace­ro, que son uni­for­mes y pare­jos y, en con­se­cuen­cia, no nece­si­tan de nego­cia­cio­nes.

A ellos les pare­ce que, una vez den­tro del Par­ti­do Comu­nis­ta, todos han de ser mar­xis­tas en el cien por cien­to. En reali­dad, hay diver­sos tipos de mar­xis­tas: mar­xis­tas en un cien­to por cien­to, mar­xis­tas en un noven­ta por cien­to, mar­xis­tas en un ochen­ta por cien­to, mar­xis­tas en un seten­ta por cien­to, mar­xis­tas en un sesen­ta por cien­to, mar­xis­tas en un cin­cuen­ta por cien­to, y algu­nos son mar­xis­tas sólo en un diez o vein­te por cien­to. ¿No pode­mos con­ver­sar entre dos o varias per­so­nas en un peque­ño cuar­to? ¿No pode­mos cele­brar nego­cia­cio­nes par­tien­do del deseo de uni­dad y con un espí­ri­tu de ayu­da? Cla­ro que no se tra­ta de nego­cia­cio­nes con el impe­ria­lis­mo (con éste tam­bién nece­si­ta­mos cele­brar nego­cia­cio­nes), sino de nego­cia­cio­nes inter­nas entre comu­nis­tas.

Pon­ga­mos un ejem­plo: ¿Aca­so no es sos­te­ner nego­cia­cio­nes lo que están hacien­do aquí los doce paí­ses reu­ni­dos? ¿No es nego­ciar lo que están hacien­do los sesen­ta y tan­tos par­ti­dos? Efec­ti­va­men­te, eso es lo que hace­mos. En otras pala­bras, a con­di­ción de no menos­ca­bar los prin­ci­pios mar­xis­ta-leni­nis­tas, acep­ta­mos las opi­nio­nes acep­ta­bles de otros y dese­cha­mos aque­llas opi­nio­nes nues­tras que pue­den ser inco­rrec­tas. Así, actua­mos con dos manos: una para la lucha con los cama­ra­das que incu­rren en erro­res y la otra para la uni­dad con ellos. El pro­pó­si­to de la lucha es per­se­ve­rar en los prin­ci­pios mar­xis­tas, lo cual supo­ne la fide­li­dad a los prin­ci­pios. Esta es una mano; la otra es para velar por la uni­dad. El pro­pó­si­to de la uni­dad es dar una sali­da a esos cama­ra­das, con­tra­yen­do com­pro­mi­sos con ellos, lo que sig­ni­fi­ca fle­xi­bi­li­dad. La inte­gra­ción de la fide­li­dad a los prin­ci­pios con la fle­xi­bi­li­dad cons­ti­tu­ye un prin­ci­pio mar­xis­ta-leni­nis­ta y es una uni­dad de con­tra­rios.

El mun­do, sea cual fue­re su tipi­fi­ca­ción, está lleno de con­tra­dic­cio­nes, y esto, por supues­to, es par­ti­cu­lar­men­te cier­to para las socie­da­des de cla­ses. Algu­nos dicen que en la socie­dad socia­lis­ta se pue­den «hallar» con­tra­dic­cio­nes. Esta mane­ra de plan­tear las cosas me pare­ce inco­rrec­ta. De lo que se tra­ta no es de si se pue­de o no hallar con­tra­dic­cio­nes, sino de que esta socie­dad está lle­na de con­tra­dic­cio­nes. No hay lugar alguno don­de no exis­tan con­tra­dic­cio­nes, ni hay nadie que esca­pe a todo aná­li­sis.

Es meta­fí­si­co admi­tir la exis­ten­cia de una per­so­na que no sea sus­cep­ti­ble de aná­li­sis. Fíjen­se, el mis­mo áto­mo encie­rra todo un com­ple­jo de uni­da­des de con­tra­rios. Él es una uni­dad de dos con­tra­rios: núcleo ató­mi­co y elec­tro­nes. El núcleo ató­mi­co, a su vez, es una uni­dad de con­tra­rios: pro­to­nes y neu­tro­nes. Dado que exis­ten pro­to­nes, hay tam­bién anti­pro­to­nes, y dado que exis­ten neu­tro­nes, hay tam­bién anti­neu­tro­nes. En una pala­bra, la uni­dad de los con­tra­rios es omni­pre­sen­te. Res­pec­to al con­cep­to de la uni­dad de los con­tra­rios, res­pec­to a la dia­léc­ti­ca, es nece­sa­rio hacer una amplia pro­pa­gan­da. Yo diría que la dia­léc­ti­ca debe salir del cenácu­lo de los filó­so­fos para lle­gar a las amplias masas popu­la­res. Pro­pon­go que se abor­de este pro­ble­ma en las reunio­nes de los burós polí­ti­cos de los diver­sos par­ti­dos y en las sesio­nes ple­na­rias de sus comi­tés cen­tra­les, así como en las reunio­nes de sus comi­tés loca­les a todos los nive­les. En reali­dad, nues­tros secre­ta­rios de célu­la com­pren­den de veras la dia­léc­ti­ca. Cuan­do se pre­pa­ran para hacer un infor­me en una reu­nión de célu­la, acos­tum­bran dejar escri­tos en sus libre­tas los dos aspec­tos de las cosas: pri­me­ro, los acier­tos y, segun­do, las defi­cien­cias. Uno se divi­de en dos. Este es un fenó­meno uni­ver­sal, esto es dia­léc­ti­ca.

Mao Zedong

18 de noviem­bre de 1957

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *