La bom­ba ató­mi­ca no inti­mi­da al pue­blo chino

Des­kar­gak /​Des­car­gas (363 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

Pun­tos prin­ci­pa­les de la con­ver­sa­ción que el cama­ra­da Mao Tse­tung sos­tu­vo con Carl-Johan (Cay) Sunds­tröm, el pri­mer emba­ja­dor de Fin­lan­dia que fue acre­di­ta­do en Chi­na, en el momen­to de pre­sen­tar sus car­tas cre­den­cia­les.

Chi­na y Fin­lan­dia son paí­ses ami­gos. Nues­tras rela­cio­nes se basan en los cin­co prin­ci­pios de coexis­ten­cia pací­fi­ca.

Chi­na nun­ca tuvo cho­ques con Fin­lan­dia. De entre los paí­ses euro­peos, Chi­na tuvo gue­rras en el pasa­do sólo con Ingla­te­rra, Fran­cia, Ale­ma­nia, la Rusia zaris­ta, Ita­lia, el Impe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro y Holan­da, sien­do, en todos los casos, estos paí­ses los que vinie­ron des­de muy lejos a inva­dir­la. Ejem­plos de ello fue­ron las inva­sio­nes a Chi­na per­pe­tra­das por las fuer­zas alia­das anglo-fran­ce­sas y por las fuer­zas alia­das de las Ocho poten­cias, entre ellas los Esta­dos Uni­dos y el Japón. En la gue­rra de agre­sión con­tra Corea par­ti­ci­pa­ron die­ci­séis paí­ses, inclui­dos Tur­quía y Luxem­bur­go. Todos estos paí­ses agre­so­res se auto­de­no­mi­na­ban aman­tes de la paz, mien­tras til­da­ban de agre­so­res a Corea y Chi­na.

Hoy, el peli­gro de una gue­rra mun­dial y la ame­na­za a Chi­na pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de los beli­cis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos. Ellos man­tie­nen bajo su ocu­pa­ción la pro­vin­cia chi­na de Tai­wán y el estre­cho de Tai­wán e inten­tan des­atar una gue­rra ató­mi­ca. Noso­tros nos guia­mos por estos dos prin­ci­pios: Pri­me­ro, no que­re­mos la gue­rra y, segun­do, si alguien nos inva­de, le dare­mos un resuel­to con­tra­gol­pe. Es en este espí­ri­tu en el que edu­ca­mos a los mili­tan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta y a todo nues­tro pue­blo. El chan­ta­je ató­mi­co de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca no inti­mi­da al pue­blo chino. Nues­tro país tie­ne seis­cien­tos millo­nes de habi­tan­tes y 9.600.000 kiló­me­tros cua­dra­dos de super­fi­cie. Ese mon­ton­ci­llo de bom­bas ató­mi­cas que poseen los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca no es sufi­cien­te para aca­bar con los chi­nos. Aun en el caso de que los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, con­tan­do con bom­bas ató­mi­cas de un pode­río mucho mayor que el actual, las arro­ja­ran sobre Chi­na has­ta hora­dar el glo­bo terres­tre y volar­lo, eso, aun­que podría ser un acon­te­ci­mien­to de gran mag­ni­tud para el sis­te­ma solar, no sig­ni­fi­ca­ría mucho para el uni­ver­so en su con­jun­to.

Noso­tros sole­mos decir que lo que tene­mos es mijo más fusi­les. Los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, en cam­bio, poseen avio­nes más bom­bas ató­mi­cas. Pero, si los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, con sus avio­nes y bom­bas ató­mi­cas, des­en­ca­de­nan una gue­rra de agre­sión con­tra Chi­na, ésta, con su mijo y sus fusi­les, sal­drá triun­fan­te.

Los pue­blos del mun­do ente­ro nos apo­ya­rán. Como resul­ta­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en Rusia se liqui­dó al zar, así como a los terra­te­nien­tes y a los capi­ta­lis­tas. La Segun­da Gue­rra Mun­dial con­du­jo al derro­ca­mien­to de Chiang Kai-shek y de los terra­te­nien­tes en Chi­na y a la eman­ci­pa­ción de los paí­ses de Euro­pa orien­tal y algu­nos otros paí­ses asiá­ti­cos. Si los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca des­atan una ter­ce­ra con­fla­gra­ción mun­dial ‑admi­ta­mos que dure ocho o diez años‑, el resul­ta­do será la liqui­da­ción de las cla­ses domi­nan­tes de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y de Ingla­te­rra y demás paí­ses cóm­pli­ces y la trans­for­ma­ción de la mayor par­te del mun­do en paí­ses diri­gi­dos por par­ti­dos comu­nis­tas. Las gue­rras mun­dia­les nun­ca ter­mi­nan en favor de los beli­cis­tas, sino de los par­ti­dos comu­nis­tas y los pue­blos revo­lu­cio­na­rios del mun­do.

Si los beli­cis­tas des­en­ca­de­nan la gue­rra, no deben cul­par­nos de la revo­lu­ción en que nos alza­re­mos, o sea, cul­par­nos de «acti­vi­da­des sub­ver­si­vas», tér­mino tan mano­sea­do por ellos. Mien­tras no des­aten la gue­rra, podrán pro­lon­gar un poco su exis­ten­cia en este pla­ne­ta. Cuan­to más tem­prano la des­aten, más pron­to serán barri­dos de la faz de la Tie­rra. Lle­ga­do ese momen­to, se fun­da­rá una ONU de los pue­blos, con sede posi­ble­men­te en Shanghai o en algún lugar de Euro­pa o en la mis­ma Nue­va York, si para enton­ces los beli­cis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos han sido liqui­da­dos total­men­te.

Mao Tse­tung

18 de enero de 1955

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *