Luche­mos por cons­truir un gran país socialista

[wpdm_​package id=“115811” template=“5c51ba687615d”]

Dis­cur­so de aper­tu­ra pro­nun­cia­do en 1954 por el cama­ra­da Mao Tse­tung ante la I Sesión de la I Asam­blea Popu­lar Nacio­nal de la Repú­bli­ca Popu­lar China.

Esti­ma­dos diputados:

Hoy se inau­gu­ra en Pekín, capi­tal de nues­tro país, la I Sesión de la I Asam­blea Popu­lar Nacio­nal de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na. El núme­ro total de dipu­tados es de 1.226, de los cua­les 1.211 se ins­cri­bie­ron en la lis­ta de asis­ten­tes y quin­ce se excu­sa­ron de hacer­lo por enfer­me­dad u otras razo­nes; a su vez, seten­ta de los ins­cri­tos se hallan hoy ausen­tes debi­do a pare­ci­das cir­cuns­tan­cias. En la reu­nión de hoy están pre­sen­tes 1.141 dipu­tados, núme­ro que hace quórum.

A la I Sesión de la I Asam­blea Popu­lar Nacio­nal de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na le corres­pon­den tras­cen­den­ta­les tareas.
Las tareas de la pre­sen­te sesión son:

  1. Adop­tar la Constitución;
  2. Adop­tar algu­nas leyes importantes;
  3. Apro­bar el infor­me sobre la labor del Gobierno, y
  4. Ele­gir el nue­vo per­so­nal diri­gen­te del Estado.

La pre­sen­te sesión revis­te gran sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­ca. Cons­ti­tu­ye un hito que mar­ca las nue­vas vic­to­rias y pro­gre­sos obte­ni­dos por el pue­blo chino des­de la fun­da­ción de nues­tra Repú­bli­ca en 1949. La Cons­ti­tu­ción que va a adop­tar­se pro­mo­ve­rá enor­me­men­te la cau­sa del socia­lis­mo en el país.

Nues­tra tarea gene­ral con­sis­te en unir a todo el pue­blo y ganar el apo­yo de todos los ami­gos extran­je­ros y, con ello, bre­gar por cons­truir un gran país socia­lis­ta, por defen­der la paz mun­dial e impul­sar la cau­sa del pro­gre­so de la humanidad.

Los chi­nos debe­mos tra­ba­jar tenaz­men­te, apren­der con ahín­co las expe­rien­cias avan­za­das de la Unión Sovié­ti­ca y de otros paí­ses her­ma­nos, ser hones­tos y labo­rio­sos, esti­mu­lar­nos y ayu­dar­nos mutua­men­te, guar­dar­nos de toda vana­glo­ria y engrei­mien­to, y pre­pa­rar­nos para trans­for­mar nues­tro país, actual­men­te atra­sa­do en lo eco­nó­mi­co y cul­tu­ral, en un gran país indus­tria­li­za­do y de ele­va­da cul­tu­ra moder­na, en el cur­so de varios pla­nes quinquenales.

Nues­tra cau­sa es jus­ta, y una cau­sa jus­ta es invul­ne­ra­ble ante cual­quier enemigo.

La fuer­za-núcleo que diri­ge nues­tra cau­sa es el Par­ti­do Comu­nis­ta de China.

La base teó­ri­ca que guía nues­tro pen­sa­mien­to es el marxismo-leninismo.

Tene­mos ple­na con­fian­za en que supe­ra­re­mos todas las difi­cul­ta­des y pena­li­da­des y hare­mos de nues­tro país una gran repú­bli­ca socialista.

Esta­mos mar­chan­do adelante.

Esta­mos empe­ña­dos en una cau­sa extra­or­di­na­ria­men­te glo­rio­sa y gran­de, que nun­ca empren­die­ron nues­tros antepasados.

Nues­tro obje­ti­vo debe ser logrado.

Nues­tro obje­ti­vo sin duda será logrado.

¡Uná­mo­nos los seis­cien­tos millo­nes de chi­nos y luche­mos con ener­gía por nues­tra cau­sa común!

¡Viva nues­tra gran patria!

Mao Tse-tung

15 de sep­tiem­bre de 1954

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *