Sobre la peti­ción de paz del cri­mi­nal de gue­rra

Des­kar­gak /​Des­car­gas (313 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

A fin de con­ser­var las fuer­zas reac­cio­na­rias de Chi­na y las fuer­zas agre­so­ras de los Ees­ta­dos Uni­dos en Chi­na, Chiang Kai-shek, el cri­mi­nal de gue­rra núme­ro uno de Chi­na y cabe­ci­lla de la pan­di­lla del Kuo­min­tang, hizo públi­ca el día de Año Nue­vo una decla­ra­ción en que pedía la paz. El cri­mi­nal de gue­rra Chiang Kai-shek dice:

A con­di­ción de que las nego­cia­cio­nes de paz no per­ju­di­quen la inde­pen­den­cia e inte­gri­dad del país sino que ayu­den al pue­blo a reco­brar sus fuer­zas, que la sagra­da Cons­ti­tu­ción no sea vio­la­da por nues­tra acción y el régi­men cons­ti­tu­cio­nal demo­crá­ti­co no sea por ello soca­va­do, que sea garan­ti­za­da la for­ma de gobierno de la Repú­bli­ca de Chi­na y no se inte­rrum­pa el orden legal de esta Repú­bli­ca, que las fuer­zas arma­das sean con­ser­va­das en for­ma efec­ti­va y que el pue­blo pue­da con­ti­nuar su libre modo de vida y man­te­ner su míni­mo nivel de vida actual, yo, por mi par­te, no ten­go nin­gu­na otra deman­da que for­mu­lar. […]

Con tal que pue­da lograr­se la paz, no me impor­ta­rá en abso­lu­to per­ma­ne­cer en mi pues­to o reti­rar­me, sino que me some­te­ré ente­ra­men­te a la volun­tad común del pue­blo.

No se debe con­si­de­rar ridícu­lo que un cri­mi­nal de gue­rra pida la paz, ni con­si­de­rar real­men­te repug­nan­te tal decla­ra­ción. Hay que com­pren­der que el hecho de que el cri­mi­nal de gue­rra núme­ro uno y cabe­ci­lla de la pan­di­lla del Kuo­min­tang haya pedi­do per­so­nal­men­te la paz y haya hecho seme­jan­te decla­ra­ción, repor­ta evi­den­te­men­te algún pro­ve­cho para el pue­blo chino, ya que le per­mi­te cono­cer las intri­gas de la pan­di­lla del Kuo­min­tang y del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. El pue­blo chino pue­de dedu­cir de esto que la «paz»; sobre la cual se hace tan­to albo­ro­to, es exac­ta­men­te lo que nece­si­tan con urgen­cia la pan­di­lla de ase­si­nos de Chiang Kai-shek y sus amos nor­te­ame­ri­ca­nos.

Chiang Kai-shek ha con­fe­sa­do todo el plan de su pan­di­lla. He aquí los pun­tos esen­cia­les:

  1. «[…] que las nego­cia­cio­nes de paz no per­ju­di­quen la inde­pen­den­cia e inte­gri­dad del país». Esto es de pri­me­ra impor­tan­cia. La «paz», sí, pero una «paz» que per­ju­di­ca­ría la «inde­pen­den­cia e inte­gri­dad» del Esta­do de las cua­tro gran­des fami­lias y de las cla­ses com­pra­do­ra y terra­te­nien­te, ¡mil veces no! La «paz» es abso­lu­ta­men­te inad­mi­si­ble si per­ju­di­ca tra­ta­dos como el Tra­ta­do Chino-Nor­te­ame­ri­cano de Amis­tad, Comer­cio y Nave­ga­ción, el Acuer­do Chino-Nor­te­ame­ri­cano de Trans­por­te Aéreo1 y el Acuer­do Bila­te­ral Chino-Nor­te­ame­ri­cano2, o si per­ju­di­ca los pri­vi­le­gios de que dis­fru­tan los Esta­dos Uni­dos en Chi­na, tales como el esta­cio­na­mien­to de fuer­zas terres­tres, nava­les y aéreas, el esta­ble­ci­mien­to de bases mili­ta­res, la explo­ta­ción de las minas y el mono­po­lio del comer­cio, o si estor­ba la con­ver­sión de Chi­na en una colo­nia de los Esta­dos Uni­dos, en una pala­bra, si per­ju­di­ca a cual­quie­ra de dichas medi­das que pro­te­gen la «inde­pen­den­cia e inte­gri­dad» del Esta­do reac­cio­na­rio de Chiang Kai-shek;
  2. « […] que (ellas) ayu­den al pue­blo a reco­brar sus fuer­zas». Es decir, la «paz» debe ayu­dar a reco­brar sus fuer­zas a los reac­cio­na­rios chi­nos, que han sido derro­ta­dos pero aún no liqui­da­dos, de modo que, una vez reco­bra­das sus fuer­zas, pue­dan reapa­re­cer en esce­na y extin­guir la revo­lu­ción. Esta es exac­ta­men­te la fina­li­dad de la «paz». La gue­rra lle­va ya dos años y medio, «los sir­vien­tes ya no sir­ven más» y los nor­te­ame­ri­ca­nos están eno­ja­dos; con­ven­dría un repo­so para reco­brar las fuer­zas, aun­que sea bre­ve;
  3. « […] que la sagra­da Cons­ti­tu­ción no sea vio­la­da por nues­tra acción y el régi­men cons­ti­tu­cio­nal demo­crá­ti­co no sea por ello soca­va­do, que sea garan­ti­za­da la for­ma de gobierno de la Repú­bli­ca de Chi­na y no se inte­rrum­pa el orden legal de esta Repú­bli­ca». Es decir, que sea garan­ti­za­da la posi­ción domi­nan­te de las cla­ses reac­cio­na­rias y del gobierno reac­cio­na­rio de Chi­na y que «no se inte­rrum­pa el orden legal» de estas cla­ses y de este gobierno. De nin­gu­na mane­ra se debe «inte­rrum­pir» este «orden legal», por­que sería muy peli­gro­so «inte­rrum­pir­lo», sig­ni­fi­ca­ría la liqui­da­ción total de las cla­ses com­pra­do­ra y terra­te­nien­te, la rui­na de la pan­di­lla del Kuo­min­tang y el arres­to y cas­ti­go de todos los cri­mi­na­les de gue­rra, gran­des, medios y peque­ños;
  4. « […] que las fuer­zas arma­das sean con­ser­va­das en for­ma efec­ti­va». Las fuer­zas arma­das son la pro­pia vida de las cla­ses com­pra­do­ra y terra­te­nien­te; aun­que varios millo­nes de sus hom­bres han sido pues­tos fue­ra de com­ba­te por el mal­di­to Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción, que­dan toda­vía un millón y varios cien­tos de miles de sol­da­dos, que deben ser «con­ser­va­dos», y «en for­ma efec­ti­va». Si fue­ran «con­ser­va­dos», pero no «en for­ma efec­ti­va», las cla­ses com­pra­do­ra y terra­te­nien­te per­de­rían su capi­tal y, con todo, «se inte­rrum­pi­ría» su «orden legal», se arrui­na­ría la pan­di­lla del Kuo­min­tang y serían arres­ta­dos y cas­ti­ga­dos todos los cri­mi­na­les de gue­rra, gran­des, medios y peque­ños. Así como la vida de Chia Pao-yu, del Jar­dín del Gran Pano­ra­ma, depen­día de un tro­zo de jade que lle­va­ba al cue­llo3, la vida del Kuo­min­tang depen­de de su ejér­ci­to; pues bien, ¿cómo osar decir que su ejér­ci­to no debe ser «con­ser­va­do», o que debe ser «con­ser­va­do», pero no “en for­ma efec­ti­va»?;
  5. « […] que el pue­blo pue­da con­ti­nuar su libre modo de vida y man­te­ner su míni­mo nivel de vida actual». Es decir, las cla­ses com­pra­do­ra y terra­te­nien­te de Chi­na deben con­ser­var su liber­tad de opri­mir y explo­tar a todo el pue­blo y man­te­ner el pre­sen­te nivel de su vida seño­rial, lujo­sa, diso­lu­ta y ocio­sa, mien­tras que el pue­blo tra­ba­ja­dor de Chi­na debe con­ser­var su liber­tad de ser opri­mi­do y explo­ta­do y man­te­ner su actual nivel de vida, vida de ham­bre y frío. He aquí el obje­ti­vo final que per­si­guen los cri­mi­na­les de gue­rra al pedir la paz. ¿Para qué sir­ve la paz si los cri­mi­na­les de gue­rra y las cla­ses a que per­te­ne­cen no pue­den man­te­ner su liber­tad de opri­mir y explo­tar al pue­blo ni el nivel de su vida seño­rial, lujo­sa, diso­lu­ta y ocio­sa? Para man­te­ner todo esto, es nece­sa­rio, des­de lue­go, que los obre­ros; cam­pe­si­nos, inte­lec­tua­les, emplea­dos públi­cos y pro­fe­so­res man­ten­gan su actual «libre modo de vida y míni­mo nivel de vida», vida de ham­bre y frío. Una vez plan­tea­da esta con­di­ción por nues­tro ama­ble Pre­si­den­te Chiang, las dece­nas de millo­nes de obre­ros, arte­sa­nos y pro­fe­sio­na­les, los cen­te­na­res de millo­nes de cam­pe­si­nos y los millo­nes de inte­lec­tua­les, emplea­dos públi­cos y pro­fe­so­res no pue­den más que aplau­dir al uní­sono, pos­trar­se y gri­tar: «¡Viva el Pre­si­den­te!» Si el Par­ti­do Comu­nis­ta per­sis­te en rehu­sar la paz e impi­de que se man­ten­ga tan mara­vi­llo­so modo de vida y nivel de vida, mere­ce­rá mil veces la muer­te, y «el Par­ti­do Comu­nis­ta será res­pon­sa­ble de todas las con­se­cuen­cias».

Al decir todo esto, aún no hemos enu­me­ra­do la tota­li­dad de las per­las con­te­ni­das en la decla­ra­ción del 1 de enero, en la cual el cri­mi­nal de gue­rra hace peti­ción de paz. He aquí otra per­la: la «bata­lla deci­si­va en el sec­tor de Nan­kín-Shanghai» de que habla Chiang Kai-shek en su men­sa­je de Año Nue­vo. ¿Dón­de está la fuer­za para tal «bata­lla deci­si­va»? Chiang Kai-shek dice: «Hay que com­pren­der que la fuer­za del Gobierno en los cam­pos mili­tar, polí­ti­co, eco­nó­mi­co y en cual­quier otro es hoy varias veces, o has­ta dece­nas de veces, mayor que la del Par­ti­do Comu­nis­ta». ¡Ay, ay! ¿Cómo no se va a morir de mie­do la gen­te ante tama­ña fuer­za? Pres­cin­da­mos de la fuer­za polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca para con­si­de­rar tan sólo la «fuer­za mili­tar»: como el Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción tie­ne aho­ra más de tres millo­nes de hom­bres, una fuer­za dos veces «mayor» sig­ni­fi­ca más de seis millo­nes, y diez veces «mayor», más de trein­ta millo­nes. ¿Y cuán­to sig­ni­fi­ca­ría una fuer­za «dece­nas de veces» mayor? Bien; diga­mos vein­te veces, lo que supo­ne más de sesen­ta millo­nes de hom­bres; no es de extra­ñar que el Pre­si­den­te Chiang diga que tie­ne «segu­ri­dad de ganar la bata­lla deci­si­va». ¿Por qué enton­ces pide la paz? Sin duda no por­que ya no pue­da com­ba­tir. Abru­ma­do bajo el peso de más de sesen­ta millo­nes de hom­bres, ¿qué Par­ti­do Comu­nis­ta o qué otro par­ti­do en el mun­do podría tener la suer­te de sobre­vi­vir? Des­de lue­go que todos serían redu­ci­dos a pol­vo. Cla­ro está que cuan­do el Pre­si­den­te Chiang pide la paz, sin duda no lo hace sino por «pedir la sal­va­ción de la vida del pue­blo».

Pero, ¿mar­cha todo bien, sin nin­gún tro­pie­zo? Se dice que lo hay. ¿Cuál es el tro­pie­zo? El Pre­si­den­te Chiang dice:

Lo que es lamen­ta­ble es que haya en nues­tro gobierno gen­tes que se han deja­do influen­ciar por la mali­cio­sa pro­pa­gan­da del Par­ti­do Comu­nis­ta y, en con­se­cuen­cia, se encuen­tran en un esta­do de áni­mo vaci­lan­te, que las ha hecho casi per­der la con­fian­za en sí mis­mas. Ame­na­za­das moral­men­te por los comu­nis­tas, ven sólo la fuer­za del enemi­go y no se dan cuen­ta de que noso­tros dis­po­ne­mos de una fuer­za enor­me, dece­nas de veces mayor que la del adver­sa­rio.

Bien, cada año trae su cose­cha de nove­da­des, pero las de este año son muy sin­gu­la­res. ¿No es aca­so una nove­dad extra­or­di­na­ria que los kuo­min­ta­nis­tas, que dis­po­nen de más de sesen­ta millo­nes de ofi­cia­les y sol­da­dos, vean tan sólo al Ejér­ci­to Popu­lar de Libe­ra­ción con los tres millo­nes y tan­to de hom­bres, y no a su pro­pio ejér­ci­to de más de sesen­ta millo­nes?

Cabe pre­gun­tar: ¿Hay aún mer­ca­do para tales nove­da­des? ¿Mere­cen éstas la menor aten­ción? De acuer­do con una infor­ma­ción reci­bi­da de la ciu­dad de Pei­ping, «el día de Año Nue­vo los pre­cios baja­ron lige­ra­men­te en la maña­na, pero fue­ron res­ta­ble­ci­dos en la tar­de». Y una agen­cia noti­cio­sa extran­je­ra infor­ma: «Es fría la reac­ción de Shanghai al men­sa­je de Año Nue­vo de Chiang Kai-shek». Esto res­pon­de a la pre­gun­ta de si hay mer­ca­do para el cri­mi­nal de gue­rra Chiang Kai-shek. Como diji­mos hace mucho, Chiang Kai-shek ha per­di­do su alma, no es más que un cadá­ver, y ya nadie le cree.

Mao Zedong

5 de enero de 1949

  1. El «Acuer­do Chino-Nor­te­ame­ri­cano de Trans­por­te Aéreo» fue fir­ma­do el 20 de diciem­bre de 1946 entre el gobierno de Chiang Kai-shek y el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Por este Acuer­do Chiang Kai-shek ven­dió en blo­que la sobe­ra­nía de Chi­na sobre su espa­cio aéreo. Con arre­glo a las esti­pu­la­cio­nes de dicho Acuer­do, los avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos podían volar sobre todo el terri­to­rio chino y car­gar, des­car­gar o trans­bor­dar en cual­quier par­te del mis­mo, y los Esta­dos Uni­dos obtu­vie­ron com­ple­to con­trol del trans­por­te aéreo de Chi­na. La avia­ción nor­te­ame­ri­ca­na goza­ba tam­bién en terri­to­rio chino del «dere­cho de ate­rri­za­je no comer­cial», esto es, del dere­cho de ate­rri­za­je mili­tar.
  2. El «Acuer­do Bila­te­ral Chino-Nor­te­ame­ri­cano», o sea, el lla­ma­do «Acuer­do Chino-Nor­te­ame­ri­cano de Ayu­da Eco­nó­mi­ca», fue fir­ma­do en Nan­kín el 3 de julio de 1948 por los repre­sen­tan­tes del gobierno de Chiang Kai-shek y del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Esti­pu­la­ba que este últi­mo ten­dría el dere­cho supre­mo de super­vi­sar y deci­dir los asun­tos finan­cie­ros y eco­nó­mi­cos del gobierno de Chiang Kai-shek, que el per­so­nal nor­te­ame­ri­cano que ejer­cía con­trol direc­to en Chi­na goza­ría de los «dere­chos extra­te­rri­to­ria­les», y que el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano podría obte­ner de Chi­na todo recur­so estra­té­gi­co que nece­si­ta­ra y el gobierno de Chiang Kai-shek debía pro­por­cio­nar­le regu­lar­men­te infor­mes rela­ti­vos a tales recur­sos. En este Acuer­do, el gobierno de Chiang Kai-shek tam­bién garan­ti­za­ba a los Esta­dos Uni­dos la prác­ti­ca del dum­ping en Chi­na.
  3. Chia Pao-yu es un per­so­na­je de El Sue­ño del Pabe­llón Rojo, nove­la chi­na del siglo XVIII, y el Jar­dín del Gran Pano­ra­ma es el jar­dín de su fami­lia. Se dice que Chia Pao-yu nació con un peda­zo de jade en la boca. Este jade repre­sen­ta su vida, y Chia Pao-yu tie­ne que lle­var­lo cons­tan­te­men­te al cue­llo: No pue­de sepa­rar­se de él ni un minu­to. Si lo pier­de, «per­de­rá su alma».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *