El vie­jo ton­to que remo­vió las montañas

[wpdm_​package id=“115830” template=“5c51ba687615d”]

Hemos cele­bra­do un con­gre­so muy fruc­tí­fe­ro. Hemos hecho tres cosas. Pri­me­ra, deter­mi­na­mos la línea de nues­tro par­ti­do, que con­sis­te en movi­li­zar audaz­men­te a las masas y robus­te­cer las fuer­zas popu­la­res a fin de que, bajo la direc­ción del par­ti­do, derro­ten a los agre­so­res japo­ne­ses, con­si­gan la libe­ra­ción de todo el pue­blo y cons­tru­yan una Chi­na de nue­va demo­cra­cia. Segun­da, apro­ba­mos los nue­vos Esta­tu­tos del par­ti­do. Ter­ce­ra, ele­gi­mos el orga­nis­mo diri­gen­te del par­ti­do: el Comi­té Cen­tral. De aho­ra en ade­lan­te, nues­tra tarea es diri­gir a todo el par­ti­do en la apli­ca­ción de su línea. El nues­tro ha sido un con­gre­so de vic­to­ria, un con­gre­so de uni­dad. Los dele­ga­dos han for­mu­la­do exce­len­tes obser­va­cio­nes sobre los tres infor­mes. Muchos cama­ra­das se han hecho auto­crí­ti­ca; par­tien­do del afán de uni­dad, se ha logra­do la uni­dad median­te la auto­crí­ti­ca. Este Con­gre­so ha sido un mode­lo de uni­dad, de auto­crí­ti­ca y de demo­cra­cia inter­na del Partido.

Clau­su­ra­do el Con­gre­so, muchos cama­ra­das regre­sa­rán a sus pues­tos de tra­ba­jo o par­ti­rán para los diver­sos fren­tes de bata­lla. Adon­de­quie­ra que vayan, cama­ra­das, deben divul­gar la línea del Con­gre­so y, por inter­me­dio de los mili­tan­tes del par­ti­do, expli­car­la a las gran­des masas populares.

Al divul­gar la línea del Con­gre­so, nos pro­po­ne­mos infun­dir a todo el par­ti­do y a todo el pue­blo la con­vic­ción de que la revo­lu­ción triun­fa­rá. Ante todo, debe­mos ele­var la con­cien­cia polí­ti­ca de la van­guar­dia, de modo que sea resuel­ta, no tema nin­gún sacri­fi­cio y supere todas las difi­cul­ta­des para con­quis­tar la vic­to­ria. Pero esto no bas­ta; tam­bién debe­mos des­per­tar la con­cien­cia polí­ti­ca de las gran­des masas popu­la­res de todo el país para que, volun­ta­ria­men­te y de buen gra­do, luchen jun­to con noso­tros por la vic­to­ria. Debe­mos infla­mar a todo el pue­blo con la con­vic­ción de que Chi­na per­te­ne­ce al pue­blo chino y no a los reac­cio­na­rios. Hay una anti­gua fábu­la chi­na lla­ma­da El Vie­jo Ton­to que remo­vió las mon­ta­ñas. Cuen­ta que hace mucho tiem­po vivía en el nor­te de Chi­na un anciano cono­ci­do como el Vie­jo Ton­to de las mon­ta­ñas del Nor­te. Su casa mira­ba al sur, y fren­te a ella, obs­tru­yen­do el paso, se alza­ban dos gran­des mon­ta­ñas: Tai­jang y Wang­wu. El Vie­jo Ton­to deci­dió lle­var a sus hijos a remo­ver con aza­do­nes las dos mon­ta­ñas. Otro anciano, cono­ci­do como el Vie­jo Sabio, los vio y, rién­do­se, les dijo: «¡Qué ton­te­ría! Es abso­lu­ta­men­te impo­si­ble que voso­tros, sien­do tan pocos, logréis remo­ver mon­ta­ñas tan gran­des». El Vie­jo Ton­to res­pon­dió: «Des­pués que yo mue­ra, segui­rán mis hijos; cuan­do ellos mue­ran, que­da­rán mis nie­tos, y lue­go sus hijos y los hijos de sus hijos, y así inde­fi­ni­da­men­te. Aun­que son muy altas, estas mon­ta­ñas no cre­cen y con cada peda­zo que les saca­mos se hacen más peque­ñas. ¿Por qué no vamos a poder remo­ver­las?». Des­pués de refu­tar la erró­nea idea del Vie­jo Sabio, siguió cavan­do día tras día, sin cejar en su deci­sión. Dios, con­mo­vi­do ante esto, envió a la tie­rra dos ánge­les, que se lle­va­ron a cues­tas ambas mon­ta­ñas. Hoy, sobre el pue­blo chino pesan tam­bién dos gran­des mon­ta­ñas, una se lla­ma impe­ria­lis­mo y la otra, feu­da­lis­mo. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na hace tiem­po que deci­dió eli­mi­nar­las. Debe­mos per­se­ve­rar en nues­tra deci­sión y tra­ba­jar sin cesar; tam­bién con­mo­ve­re­mos a Dios. Nues­tro Dios no es otro que las masas popu­la­res de Chi­na. Si ellas se alzan y cavan jun­to con noso­tros, ¿por qué no vamos a poder eli­mi­nar esas montañas?

Ayer, duran­te una con­ver­sa­ción con dos nor­te­ame­ri­ca­nos que regre­sa­ban a su país, dije que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos. tra­ta de soca­var nues­tra cau­sa y que eso no lo tole­ra­re­mos. Nos opo­ne­mos a la polí­ti­ca de ese gobierno de apo­yar a Chiang Kai-shek con­tra los comu­nis­tas. Pero deber­nos esta­ble­cer una dis­tin­ción, pri­me­ro, entre el pue­blo y el gobierno de los Esta­dos Uni­dos y, segun­do, den­tro de ese gobierno, entre los que deci­den la polí­ti­ca y los fun­cio­na­rios en gene­ral. Dije a estos dos nor­te­ame­ri­ca­nos: «Comu­ni­quen a los fabri­can­tes de la polí­ti­ca de su gobierno que noso­tros les prohi­bi­mos entrar en las regio­nes libe­ra­das, por­que su polí­ti­ca es apo­yar a Chiang Kai-shek con­tra los comu­nis­tas, y no les tene­mos con­fian­za. Pue­den venir a las regio­nes libe­ra­das si su pro­pó­si­to es com­ba­tir al Japón, pero antes hay que lle­gar a un acuer­do. No les per­mi­ti­re­mos andar hus­mean­do por don­de se les anto­je. Dado que Patrick J. Hur­ley1 decla­ró públi­ca­men­te que no habría coope­ra­ción con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, ¿para qué desean uste­des venir a mero­dear en nues­tras regio­nes liberadas?».

La polí­ti­ca del gobierno yan­qui de apo­yar a Chiang Kai-shek con­tra los comu­nis­tas reve­la lo desen­fre­na­da que es la reac­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Pero está con­de­na­do al fra­ca­so todo inten­to de los reac­cio­na­rios, chi­nos o extran­je­ros, para impe­dir la vic­to­ria de nues­tro pue­blo. La demo­cra­cia cons­ti­tu­ye la corrien­te prin­ci­pal en el mun­do actual, mien­tras que la reac­ción anti­de­mo­crá­ti­ca es sólo una con­tra­co­rrien­te. Esta con­tra­co­rrien­te reac­cio­na­ria inten­ta pre­do­mi­nar sobre la corrien­te prin­ci­pal de inde­pen­den­cia nacio­nal y demo­cra­cia popu­lar, pero jamás pasa­rá a ser corrien­te prin­ci­pal. Actual­men­te exis­ten aún en el vie­jo mun­do tres gran­des con­tra­dic­cio­nes, que hace ya tiem­po seña­ló Sta­lin: la pri­me­ra, entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía den­tro de los paí­ses impe­ria­lis­tas; la segun­da, entre las diver­sas poten­cias impe­ria­lis­tas, y la ter­ce­ra, entre los paí­ses colo­nia­les y semi­co­lo­nia­les y las metró­po­lis impe­ria­lis­tas2. Estas con­tra­dic­cio­nes no sólo siguen exis­tien­do, sino que se desa­rro­llan tor­nán­do­se más agu­das y amplias. Y a con­se­cuen­cia de su exis­ten­cia y desa­rro­llo, lle­ga­rá el día en que sea barri­da la con­tra­co­rrien­te reac­cio­na­ria anti­so­vié­ti­ca, anti­co­mu­nis­ta y anti­de­mo­crá­ti­ca, que hoy toda­vía existe.

En estos momen­tos se cele­bran dos con­gre­sos en Chi­na, el VI Con­gre­so del Kuo­min­tang y el VII Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta. Tie­nen obje­ti­vos dia­me­tral­men­te opues­tos: uno pre­ten­de ani­qui­lar al Par­ti­do Comu­nis­ta y demás fuer­zas demo­crá­ti­cas de Chi­na y así sumer­gir a nues­tro país en las tinie­blas; el otro aspi­ra a derro­car al impe­ria­lis­mo japo­nés y sus laca­yos, las fuer­zas feu­da­les chi­nas, cons­truir una Chi­na de nue­va demo­cra­cia y, de esta mane­ra, con­du­cir a nues­tro país hacia la luz. Estas dos líneas luchan entre sí. Tene­mos la fir­me con­vic­ción de que, diri­gi­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y guia­do por la línea de su VII Con­gre­so, el pue­blo chino alcan­za­rá la vic­to­ria total, mien­tras que la línea con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria del Kuo­min­tang fracasará.

Mao Zedong

11 de junio de 1945

[Dis­cur­so de clau­su­ra pro­nun­cia­do por el cama­ra­da Mao Zedong ante el VII Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de China.]

  1. Reac­cio­na­rio poli­ti­cas­tro repu­bli­cano de los Esta­dos Uni­dos. Fue nom­bra­do emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano en Chi­na a fines de 1944. En noviem­bre de 1945, se vio obli­ga­do a dejar el car­go por­que su apo­yo a la polí­ti­ca anti­co­mu­nis­ta de Chiang Kai-shek sus­ci­tó la fir­me opo­si­ción del pue­blo chino. Su decla­ra­ción públi­ca sobre la no coope­ra­ción con el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na la hizo en Washing­ton el 2 de abril de 1945, en una con­fe­ren­cia de pren­sa con­vo­ca­da por el Depar­ta­men­to de Esta­do. Para más deta­lles, véa­se El dúo Hur­ley-Chiang Kai-shek, un fias­co.
  2. Véa­se J. V. Sta­lin, Los fun­da­men­tos del leni­nis­mo, I: «Las raí­ces his­tó­ri­cas del leninismo».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *