Rec­ti­fi­que­mos el esti­lo de tra­ba­jo en el partido

[wpdm_​package id=“115846” template=“5c51ba687615d”]

Hoy se abre la Escue­la del Par­ti­do; deseo que ten­ga muchos éxitos.

En esta oca­sión, qui­sie­ra decir algo acer­ca del esti­lo de tra­ba­jo en nues­tro Partido. 

¿Por qué hace fal­ta un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio? Por­que en el mun­do exis­ten enemi­gos del pue­blo que lo opri­men y éste desea sacu­dir­se esa opre­sión. En la era del capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, se nece­si­ta un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio como el Par­ti­do Comu­nis­ta. Sin un par­ti­do así, al pue­blo le es de todo pun­to impo­si­ble sacu­dir­se la opre­sión de sus enemi­gos. Noso­tros somos el Par­ti­do Comu­nis­ta, tene­mos el deber de diri­gir al pue­blo en la lucha para derro­tar al enemi­go, y por eso, debe­mos man­te­ner nues­tras filas bien ali­nea­das, mar­char al mis­mo paso y dis­po­ner de tro­pas selec­tas y de bue­nas armas. Sin esas con­di­cio­nes, no podre­mos derro­tar al enemigo. 

¿Cuá­les son los pro­ble­mas que se pre­sen­tan aho­ra en nues­tro par­ti­do? Su línea gene­ral es acer­ta­da y no plan­tea nin­gún pro­ble­ma; su labor ha sido fruc­tí­fe­ra. El par­ti­do cuen­ta con cen­te­na­res de miles de mili­tan­tes, que diri­gen al pue­blo en una lucha extra­or­di­na­ria­men­te dura con­tra el enemi­go. Esto es cla­ro para todos y a nadie deja dudas. 

¿No hay, pues, nin­gún pro­ble­ma en nues­tro par­ti­do? Yo digo que sí, y que, en cier­to sen­ti­do, el pro­ble­ma es bas­tan­te serio. 

¿Cuál es? Que en la men­te de algu­nos cama­ra­das se mani­fies­tan cier­tos fenó­me­nos que no son muy correc­tos ni convenientes. 

Esto quie­re decir que toda­vía hay algo inco­rrec­to en nues­tros esti­los de estu­dio y de rela­cio­nes inter­nas y exter­nas, así como en nues­tro esti­lo lite­ra­rio. Por algo inco­rrec­to en el esti­lo de estu­dio, se entien­de el mal del sub­je­ti­vis­mo; en el esti­lo de rela­cio­nes del par­ti­do, el mal del sec­ta­ris­mo, y en el lite­ra­rio, el mal del esti­lo de cli­ché del par­ti­do1. Todos ellos son esti­los inco­rrec­tos, pero no barren todo el cie­lo como el vien­to del nor­te en invierno. El sub­je­ti­vis­mo, el sec­ta­ris­mo y el esti­lo de cli­ché del par­ti­do ya no son esti­los domi­nan­tes, sino ráfa­gas de vien­to con­tra­rio, boca­na­das de aire vicia­do que salen de un refu­gio anti­aé­reo. No obs­tan­te, es malo que esos vien­tos sigan soplan­do en el par­ti­do. Debe­mos tapar las bocas por don­de se esca­pa ese aire vicia­do. Todo nues­tro par­ti­do debe empren­der esta labor, y lo mis­mo debe hacer la Escue­la del Par­ti­do. Estos tres vien­tos nefas­tos ‑el sub­je­ti­vis­mo, el sec­ta­ris­mo y el esti­lo de cli­ché del par­ti­do- tie­nen su ori­gen his­tó­ri­co. Si bien ya no pre­do­mi­nan en el par­ti­do, siguen hacién­do­nos un daño cons­tan­te y aco­me­tien­do con­tra noso­tros, por lo cual es pre­ci­so con­tra­rres­tar su acción, estu­diar­los, ana­li­zar­los y hacer cla­ri­dad sobre ellos. 

Nues­tra tarea es com­ba­tir el sub­je­ti­vis­mo para rec­ti­fi­car el esti­lo de estu­dio, com­ba­tir el sec­ta­ris­mo para rec­ti­fi­car el de rela­cio­nes del par­ti­do, y com­ba­tir el esti­lo de cli­ché del par­ti­do para rec­ti­fi­car el esti­lo literario. 

A fin de derro­tar a nues­tro enemi­go, es impe­ra­ti­vo cum­plir la tarea de rec­ti­fi­car el esti­lo de tra­ba­jo en el seno de nues­tro par­ti­do. Nues­tros esti­los de estu­dio y lite­ra­rio tam­bién for­man par­te del esti­lo de tra­ba­jo del par­ti­do. Siem­pre que este esti­lo de tra­ba­jo sea del todo correc­to, el pue­blo ente­ro segui­rá nues­tro ejem­plo. Los no mili­tan­tes del par­ti­do que padez­can de los malos hábi­tos men­cio­na­dos, apren­de­rán de noso­tros y corre­gi­rán sus erro­res si son gen­te de bue­na fe; de este modo, influi­re­mos en la nación ente­ra. Con tal que los comu­nis­tas man­ten­ga­mos nues­tras filas bien ali­nea­das, mar­che­mos al mis­mo paso y dis­pon­ga­mos de tro­pas selec­tas y de bue­nas armas, podre­mos derro­tar a cual­quier enemi­go, por pode­ro­so que sea. 

Habla­ré aho­ra del subjetivismo. 

El sub­je­ti­vis­mo es un mal esti­lo de estu­dio, con­tra­rio al mar­xis­mo-leni­nis­mo e incom­pa­ti­ble con el Par­ti­do Comu­nis­ta. Lo que nece­si­ta­mos es un esti­lo de estu­dio mar­xis­ta-leni­nis­ta. Cuan­do habla­mos del esti­lo de estu­dio, no sólo nos refe­ri­mos al esti­lo de estu­dio en los cen­tros de ense­ñan­za, sino tam­bién al de todo el par­ti­do. Es un pro­ble­ma rela­ti­vo al modo de pen­sar de los miem­bros de nues­tros orga­nis­mos diri­gen­tes, de todos nues­tros cua­dros y de todos los mili­tan­tes de nues­tro par­ti­do; se tra­ta de nues­tra acti­tud hacia el mar­xis­mo-leni­nis­mo, de la acti­tud de todos los cama­ra­das del par­ti­do res­pec­to al tra­ba­jo. Es, pues, una cues­tión de impor­tan­cia excep­cio­nal, de pri­mor­dial importancia. 

Actual­men­te, cier­tas ideas con­fu­sas cun­den entre mucha gen­te. Por ejem­plo, ideas con­fu­sas acer­ca de qué es un teó­ri­co, qué es un inte­lec­tual, y qué sig­ni­fi­ca la inte­gra­ción de la teo­ría con la práctica. 

Ante todo, hagá­mo­nos la siguien­te pre­gun­ta: ¿Es alto o bajo el nivel teó­ri­co de nues­tro par­ti­do? Últi­ma­men­te, se han tra­du­ci­do más obras mar­xis­ta-leni­nis­tas, y el núme­ro de lec­to­res ha cre­ci­do tam­bién. Esto es algo muy bueno. Pero, ¿pode­mos decir que el nivel teó­ri­co de nues­tro par­ti­do es ya muy ele­va­do? Es cier­to que aho­ra el nivel es un poco más alto, pero nues­tro fren­te teó­ri­co no guar­da nin­gu­na pro­por­ción con el rico con­te­ni­do del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio chino, y una com­pa­ra­ción entre uno y otro mues­tra un retra­so muy gran­de en el domi­nio de la teo­ría. En tér­mi­nos gene­ra­les, nues­tra teo­ría toda­vía no ha podi­do poner­se a la par de la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, para no hablar ya de que se haya colo­ca­do a su van­guar­dia, como debe­ría ser. Toda­vía no hemos ele­va­do nues­tra prác­ti­ca, tan rica en con­te­ni­do, a su debi­do nivel teó­ri­co. No hemos exa­mi­na­do aún todos los pro­ble­mas de la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, ni siquie­ra los de impor­tan­cia, para ele­var­los a la eta­pa de la teo­ría. Juz­guen uste­des: en los terre­nos eco­nó­mi­co, polí­ti­co, mili­tar y cul­tu­ral de Chi­na, ¿cuán­tos de noso­tros hemos crea­do teo­rías dig­nas de tal nom­bre, que pue­dan ser con­si­de­ra­das cien­tí­fi­cas y minu­cio­sa­men­te ela­bo­ra­das, y no bos­que­jos impre­ci­sos? Espe­cial­men­te en el cam­po de la teo­ría eco­nó­mi­ca, a pesar de que el capi­ta­lis­mo chino cuen­ta ya con cien años de desa­rro­llo des­de la Gue­rra del Opio, no se ha pro­du­ci­do toda­vía ni una sola obra teó­ri­ca, autén­ti­ca­men­te cien­tí­fi­ca, Que con­cuer­de con la reali­dad del desa­rro­llo eco­nó­mi­co de Chi­na. En el estu­dio de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de nues­tro país, por ejem­plo, ¿pode­mos decir que ya es alto nues­tro nivel teó­ri­co? ¿Pode­mos decir que nues­tro par­ti­do posee ya teó­ri­cos en eco­no­mía dig­nos de este nom­bre? Cier­ta­men­te que no. Hemos leí­do muchas obras mar­xis­ta-leni­nis­tas, pero ¿pode­mos pre­ten­der que ya tene­mos teó­ri­cos? No, no pode­mos. Pues el mar­xis­mo-leni­nis­mo es la teo­ría crea­da por Marx, Engels, Lenin y Sta­lin sobre la base de la reali­dad, la con­clu­sión gene­ral extraí­da por ellos de la reali­dad his­tó­ri­ca y de la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Si nos limi­ta­mos a leer sus obras sin dar un paso ade­lan­te para estu­diar, a la luz de su teo­ría, la reali­dad his­tó­ri­ca y la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de Chi­na y sin tra­tar de refle­xio­nar en esta últi­ma des­de el ángu­lo teó­ri­co, no podre­mos lla­mar­nos, pre­sun­tuo­sa­men­te, teó­ri­cos mar­xis­tas. Si noso­tros, sien­do miem­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, cerra­mos los ojos a los pro­ble­mas del país y no sabe­mos más que citar de memo­ria con­clu­sio­nes o prin­ci­pios suel­tos extraí­dos de las obras mar­xis­tas, enton­ces nues­tros logros en el fren­te teó­ri­co serán, fuer­za es decir­lo, muy pobres. Si lo úni­co que sabe hacer una per­so­na es apren­der­se de memo­ria la eco­no­mía o la filo­so­fía mar­xis­tas y reci­tar­las flui­da­men­te des­de el pri­mer capí­tu­lo has­ta el últi­mo, pero no sabe en abso­lu­to apli­car­las, ¿pue­de ser con­si­de­ra­da como teó­ri­co mar­xis­ta? ¡No! No pue­de ser­lo. ¿Qué cla­se de teó­ri­cos nece­si­ta­mos? Teó­ri­cos que, de con­for­mi­dad con la posi­ción, el pun­to de vis­ta y el méto­do mar­xis­ta-leni­nis­tas, pue­dan inter­pre­tar cer­te­ra­men­te los pro­ble­mas prác­ti­cos que sur­gen en el cur­so de la his­to­ria y de la revo­lu­ción, y dar inter­pre­ta­cio­nes cien­tí­fi­cas y expli­ca­cio­nes teó­ri­cas de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, mili­ta­res y cul­tu­ra­les de Chi­na. Estos son los teó­ri­cos que nece­si­ta­mos. Para ser un teó­ri­co así, uno tie­ne que asi­mi­lar ver­da­de­ra­men­te la esen­cia del mar­xis­mo-leni­nis­mo, tener una real com­pren­sión de la posi­ción, el pun­to de vis­ta y el méto­do mar­xis­ta-leni­nis­tas, así como de la doc­tri­na de Lenin y Sta­lin sobre la revo­lu­ción en las colo­nias y en Chi­na, y saber apli­car todo ello para ana­li­zar de modo pene­tran­te y cien­tí­fi­co los pro­ble­mas prác­ti­cos de Chi­na y des­cu­brir así las leyes de su desa­rro­llo. Tales son los teó­ri­cos que real­men­te necesitamos. 

El Comi­té Cen­tral del par­ti­do ha toma­do una deci­sión en la que lla­ma a nues­tros cama­ra­das a que apren­dan cómo apli­car la posi­ción, el pun­to de vis­ta y el méto­do mar­xis­ta-leni­nis­tas para estu­diar seria­men­te la his­to­ria de Chi­na y sus asun­tos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, mili­ta­res y cul­tu­ra­les, para ana­li­zar de modo con­cre­to cada pro­ble­ma sobre la base de mate­ria­les deta­lla­dos, y lue­go extraer con­clu­sio­nes teó­ri­cas. He ahí la res­pon­sa­bi­li­dad que pesa sobre nues­tros hombros. 

Los cama­ra­das de la Escue­la del par­ti­do jamás deben con­si­de­rar la teo­ría mar­xis­ta como un dog­ma sin vida. Hay que domi­nar la teo­ría mar­xis­ta y saber apli­car­la; domi­nar­la con el úni­co obje­ti­vo de apli­car­la. Si uno pue­de acla­rar uno o dos pro­ble­mas prác­ti­cos des­de el pun­to de vis­ta mar­xis­ta-leni­nis­ta, mere­ce­rá elo­gios y podrá decir­se que ha logra­do algu­nos éxi­tos. Mien­tras más pro­ble­mas acla­re y más amplia y pro­fun­da­men­te lo haga, mayo­res serán sus éxi­tos. La Escue­la del par­ti­do debe adop­tar la siguien­te regla: para cali­fi­car a un estu­dian­te es nece­sa­rio exa­mi­nar cómo ve los pro­ble­mas de Chi­na des­pués de haber estu­dia­do el mar­xis­mo-leni­nis­mo, si los ve de una mane­ra cla­ra o con­fu­sa y si sabe o no enfocarlos. 

Vie­ne aho­ra la cues­tión de los inte­lec­tua­les. Ya que Chi­na es un país semi­co­lo­nial y semi­feu­dal y su cul­tu­ra no se ha desa­rro­lla­do, los inte­lec­tua­les son par­ti­cu­lar­men­te apre­cia­dos. Hace más de dos años, el Comi­té Cen­tral del par­ti­do tomó una deci­sión sobre el pro­ble­ma de los inte­lec­tua­les2, según la cual debe­mos ganár­nos­los en gran núme­ro y dar una bue­na aco­gi­da a todos aque­llos que sean revo­lu­cio­na­rios y estén dis­pues­tos a par­ti­ci­par en la resis­ten­cia al Japón. Tene­mos toda la razón para res­pe­tar­los, por­que sin inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios no pue­de triun­far la revo­lu­ción. Pero sabe­mos que muchos inte­lec­tua­les, cre­yén­do­se muy ins­trui­dos, se dan aires de eru­di­tos, sin com­pren­der que esos aires son malos y per­ju­di­cia­les y les impi­den pro­gre­sar. Debe­rían com­pren­der la ver­dad de que en reali­dad muchos lla­ma­dos inte­lec­tua­les son, en tér­mi­nos rela­ti­vos, los más igno­ran­tes, mien­tras los obre­ros y los cam­pe­si­nos con fre­cuen­cia saben más que ellos. Alguien me dirá: «¡Ajá! Usted está vol­vien­do las cosas al revés y dicien­do ton­te­rías». (Risas.) Pero, cama­ra­da, no se impa­cien­te; algo de ver­dad hay en lo que aca­bo de decir.

¿Qué son los cono­ci­mien­tos? Des­de que exis­te la socie­dad de cla­ses, en el mun­do ha habi­do sólo dos cate­go­rías de cono­ci­mien­tos: unos son los de la lucha por la pro­duc­ción y otros, los de la lucha de cla­ses. Las cien­cias natu­ra­les y socia­les son la cris­ta­li­za­ción de estas dos cate­go­rías de cono­ci­mien­tos, y la filo­so­fía es la gene­ra­li­za­ción y resu­men del cono­ci­mien­to de la natu­ra­le­za y de la socie­dad. ¿Hay algu­na otra cate­go­ría de cono­ci­mien­tos? No. Vea­mos aho­ra el caso de los estu­dian­tes edu­ca­dos en cen­tros docen­tes sepa­ra­dos por com­ple­to de las acti­vi­da­des prác­ti­cas de la socie­dad. ¿Qué suce­de con ellos? Empie­zan sus estu­dios en una escue­la pri­ma­ria de ese tipo, los ter­mi­nan en una uni­ver­si­dad del mis­mo géne­ro, obtie­nen su diplo­ma, y enton­ces son con­si­de­ra­dos gen­te ins­trui­da. Pero lo que han adqui­ri­do no son sino cono­ci­mien­tos libres­cos; aún no han toma­do par­te en nin­gu­na acti­vi­dad prác­ti­ca ni han apli­ca­do lo apren­di­do en nin­gún cam­po de la vida. ¿Per­so­nas así pue­den ser con­si­de­ra­das inte­lec­tua­les com­ple­tos? Me pare­ce muy difí­cil, por­que sus cono­ci­mien­tos no son toda­vía com­ple­tos. ¿Qué son, pues, cono­ci­mien­tos rela­ti­va­men­te com­ple­tos? Todo cono­ci­mien­to más o menos com­ple­to se for­ma en dos eta­pas: la pri­me­ra, el cono­ci­mien­to sen­so­rial, y la segun­da, el cono­ci­mien­to racio­nal, que es una eta­pa supe­rior de desa­rro­llo del primero. 

¿Qué tipo de cono­ci­mien­tos son los adqui­ri­dos por los estu­dian­tes en los libros? Supo­nien­do que todos sus cono­ci­mien­tos fue­ran ver­da­de­ros, no son, sin embar­go, cono­ci­mien­tos con­se­gui­dos por medio de su expe­rien­cia per­so­nal, sino teo­rías esta­ble­ci­das por sus ante­ce­so­res, fru­to de la sín­te­sis de las expe­rien­cias de éstos en la lucha por la pro­duc­ción y en la lucha de cla­ses. Por supues­to, es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio que los estu­dian­tes adquie­ran este tipo de cono­ci­mien­tos; no obs­tan­te, debe enten­der­se que, en cuan­to a ellos con­cier­ne, estos cono­ci­mien­tos son en cier­to sen­ti­do uni­la­te­ra­les, algo que ha sido com­pro­ba­do por otros, y no por ellos mis­mos. Lo más impor­tan­te es saber apli­car estos cono­ci­mien­tos en la vida y en la prác­ti­ca. Por eso, acon­se­jo a aque­llos que tie­nen sólo cono­ci­mien­tos libres­cos pero que toda­vía no han teni­do con­tac­to con la prác­ti­ca o han adqui­ri­do poca expe­rien­cia en ella, que se den cuen­ta de sus pro­pias defi­cien­cias y sean un poco más modestos. 

¿Cómo hacer que se con­vier­tan en autén­ti­cos inte­lec­tua­les aque­llos que sólo poseen cono­ci­mien­tos libres­cos? La úni­ca mane­ra es que par­ti­ci­pen en el tra­ba­jo prác­ti­co y se con­vier­tan en tra­ba­ja­do­res prác­ti­cos, y que quie­nes se ocu­pan del tra­ba­jo teó­ri­co estu­dien pro­ble­mas prác­ti­cos de impor­tan­cia. Así se logra­rá este objetivo. 

Lo dicho no deja­rá de enfa­dar a algu­nos, que dirán: «Según su expli­ca­ción, ni el pro­pio Marx pue­de ser con­si­de­ra­do como inte­lec­tual». A eso res­pon­de­ré: Están en un error. Marx no sólo tomó par­te en la prác­ti­ca del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, sino que tam­bién creó la teo­ría de la revo­lu­ción. Par­tien­do del más sim­ple ele­men­to del capi­ta­lis­mo, la mer­can­cía, hizo un estu­dio minu­cio­so de la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Millo­nes y millo­nes de per­so­nas veían y uti­li­za­ban a dia­rio la mer­can­cía, pero esta­ban tan acos­tum­bra­das a ella que no se daban cuen­ta de lo que repre­sen­ta­ba. Sólo Marx la estu­dió cien­tí­fi­ca­men­te. Hizo un enor­me tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción de su trans­for­ma­ción real y dedu­jo una teo­ría com­ple­ta­men­te cien­tí­fi­ca de algo que exis­tía uni­ver­sal­men­te. Estu­dió la natu­ra­le­za, la his­to­ria y la revo­lu­ción pro­le­ta­ria y creó así el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y la teo­ría de la revo­lu­ción pro­le­ta­ria. De este modo, Marx lle­gó a ser el inte­lec­tual más com­ple­to; repre­sen­ta la cima de la sabi­du­ría huma­na, y es fun­da­men­tal la dife­ren­cia que exis­te entre él y aque­llos que sólo tie­nen cono­ci­mien­tos libres­cos. Marx reali­zó inves­ti­ga­cio­nes y estu­dios deta­lla­dos en medio de la lucha prác­ti­ca, for­mu­ló gene­ra­li­za­cio­nes y lue­go com­pro­bó sus con­clu­sio­nes lle­ván­do­las a la lucha prác­ti­ca. He ahí lo que lla­ma­mos tra­ba­jo teó­ri­co. Nues­tro Par­ti­do nece­si­ta que muchos cama­ra­das apren­dan a rea­li­zar esta labor. Aho­ra tene­mos en nues­tro par­ti­do un gran núme­ro de cama­ra­das que pue­den apren­der a hacer estu­dios teó­ri­cos de este géne­ro, y la mayor par­te son inte­li­gen­tes y pro­me­te­do­res; debe­mos dar­les impor­tan­cia. Pero ellos deben guiar­se por los prin­ci­pios correc­tos y no repe­tir los erro­res del pasa­do. Tie­nen que dese­char el dog­ma­tis­mo y no que­dar­se en fra­ses saca­das de los libros. 

En el mun­do sólo exis­te una cla­se de teo­ría ver­da­de­ra, la teo­ría extraí­da de la reali­dad obje­ti­va y com­pro­ba­da en ella; nin­gu­na otra cosa mere­ce el nom­bre de teo­ría en el sen­ti­do que damos a esta pala­bra. Sta­lin dijo que la teo­ría deja de tener obje­to cuan­do no se halla vin­cu­la­da a la prác­ti­ca3. Una teo­ría que no tie­ne obje­to es inser­vi­ble y erró­nea, y debe ser des­car­ta­da. Hay que aver­gon­zar a los afi­cio­na­dos a pro­pa­gar tales teo­rías. El mar­xis­mo-leni­nis­mo es la ver­dad más correc­ta, cien­tí­fi­ca y revo­lu­cio­na­ria, naci­da de la reali­dad obje­ti­va y com­pro­ba­da en ella, pero muchos de quie­nes lo estu­dian lo toman como un dog­ma sin vida, impi­dien­do así el desa­rro­llo de la teo­ría, per­ju­di­cán­do­se a sí mis­mos y cau­san­do daño tam­bién a otros camaradas. 

Por otro lado, aque­llos cama­ra­das dedi­ca­dos al tra­ba­jo prác­ti­co tam­bién ten­drán tro­pie­zos si hacen mal uso de su expe­rien­cia. Es ver­dad que ellos tie­nen a menu­do mucha expe­rien­cia, lo que es bien digno de apre­cio, pero sería muy peli­gro­so que se con­ten­ta­ran con su expe­rien­cia. Deben com­pren­der que sus cono­ci­mien­tos son prin­ci­pal­men­te sen­so­ria­les y par­cia­les, y que les fal­tan cono­ci­mien­tos racio­na­les y gene­ra­les; en otras pala­bras, les fal­ta teo­ría y sus cono­ci­mien­tos son tam­bién rela­ti­va­men­te incom­ple­tos. La labor revo­lu­cio­na­ria no pue­de rea­li­zar­se bien sin cono­ci­mien­tos rela­ti­va­men­te completos. 

Así pues, hay dos cla­ses de cono­ci­mien­tos incom­ple­tos: aque­llos que se encuen­tran ya ela­bo­ra­dos en los libros y aque­llos que son prin­ci­pal­men­te sen­so­ria­les y par­cia­les; unos y otros son uni­la­te­ra­les. Sólo su com­bi­na­ción pue­de pro­du­cir cono­ci­mien­tos váli­dos y rela­ti­va­men­te completos. 

Sin embar­go, para estu­diar la teo­ría, nues­tros cua­dros con un pasa­do obre­ro o cam­pe­sino deben pri­me­ro adqui­rir una ins­truc­ción ele­men­tal. Sin ella, no podrán apren­der la teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta. Adqui­ri­da esa ins­truc­ción, podrán estu­diar­la en cual­quier momen­to. De niño, nun­ca tuve la opor­tu­ni­dad de ingre­sar en una escue­la mar­xis­ta-leni­nis­ta. Sólo me ense­ña­ban cosas como ésta: «El Maes­tro dijo: “¡Qué agra­da­ble es apren­der y repa­sar cons­tan­te­men­te lo apren­di­do!”» 4 No obs­tan­te ser anti­cua­do el con­te­ni­do de ese géne­ro de ense­ñan­za, de ella saqué algo bueno, pues apren­dí a leer. Aho­ra ya no estu­dia­mos los clá­si­cos con­fu­cia­nos, sino mate­rias nue­vas, como chino moderno, his­to­ria, geo­gra­fía y cien­cias natu­ra­les, que una vez domi­na­das, nos serán úti­les en todas par­tes. El Comi­té Cen­tral de nues­tro par­ti­do exi­ge aho­ra espe­cial­men­te que nues­tros cua­dros con un pasa­do obre­ro o cam­pe­sino adquie­ran una ins­truc­ción ele­men­tal, pues así podrán lue­go apren­der cual­quier mate­ria: polí­ti­ca, cien­cia mili­tar o eco­no­mía. Si no, por muy rica que sea su expe­rien­cia, nun­ca serán capa­ces de estu­diar la teoría. 

De ahí se des­pren­de que, para luchar con­tra el sub­je­ti­vis­mo, debe­mos ayu­dar a los dos tipos de per­so­nas antes men­cio­na­dos a desa­rro­llar el aspec­to en que son defi­cien­tes y a inte­grar­se un tipo con el otro. Los que tie­nen cono­ci­mien­tos libres­cos deben desa­rro­llar­se en el aspec­to prác­ti­co; ésta es la úni­ca mane­ra de no que­dar­se estan­ca­dos en los libros ni caer en el error del dog­ma­tis­mo. Los que tie­nen expe­rien­cia en el tra­ba­jo prác­ti­co deben estu­diar la teo­ría y leer a con­cien­cia; sólo así podrán sis­te­ma­ti­zar y sin­te­ti­zar sus expe­rien­cias para ele­var­las al nivel de la teo­ría, y evi­ta­rán tomar sus expe­rien­cias par­cia­les por ver­da­des uni­ver­sa­les, así como caer en el error de empi­ris­mo. Tan­to el dog­ma­tis­mo como el empi­ris­mo son sub­je­ti­vis­mo, aun­que par­ten de dos polos opuestos. 

Por lo tan­to, en nues­tro par­ti­do hay dos for­mas de sub­je­ti­vis­mo: el dog­ma­tis­mo y el empi­ris­mo. Cada uno de éstos ve sólo una par­te y no el todo. Si no tene­mos cui­da­do, si no com­pren­de­mos que esta uni­la­te­ra­li­dad es un defec­to ni hace­mos todos los esfuer­zos por corre­gir­lo, será fácil que tome­mos un camino equivocado. 

De estas dos for­mas de sub­je­ti­vis­mo, sin embar­go, es el dog­ma­tis­mo el que en la actua­li­dad cons­ti­tu­ye un mayor peli­gro para nues­tro par­ti­do. Pues los dog­má­ti­cos pue­den tomar fácil­men­te el dis­fraz de mar­xis­tas para asom­brar, cau­ti­var y poner a su ser­vi­cio a los cua­dros con un pasa­do obre­ro o cam­pe­sino, para quie­nes es difí­cil des­cu­brir­los; tam­bién pue­den asom­brar y cau­ti­var a la juven­tud inge­nua e inex­per­ta. Si supe­ra­mos el dog­ma­tis­mo, los cua­dros con cono­ci­mien­tos libres­cos se uni­rán de buen gra­do a aque­llos que poseen expe­rien­cia prác­ti­ca, y esta­rán dis­pues­tos a estu­diar los fenó­me­nos reales; enton­ces sur­gi­rán muchos bue­nos tra­ba­ja­do­res que inte­gren la teo­ría con la expe­rien­cia, así como teó­ri­cos autén­ti­cos. Si supe­ra­mos el dog­ma­tis­mo, los cama­ra­das con expe­rien­cia prác­ti­ca ten­drán bue­nos maes­tros que les ayu­den a ele­var sus expe­rien­cias al nivel de la teo­ría y de este modo evi­ta­rán caer en el error de empirismo. 

Ade­más de las ideas con­fu­sas sobre lo que es un teó­ri­co y un inte­lec­tual, entre muchos cama­ra­das hay otra idea con­fu­sa acer­ca de lo que sig­ni­fi­ca «unir la teo­ría con la prác­ti­ca», fra­se que siem­pre tie­nen a flor de labios: Hablan todos los días de “unir», pero lo que en reali­dad quie­ren decir es “sepa­rar», por­que no hacen nin­gún esfuer­zo por unir. ¿Cómo unir la teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta con la prác­ti­ca de la revo­lu­ción chi­na? Dicho en len­gua­je corrien­te, esto se logra «dis­pa­ran­do la fle­cha al blan­co». Cuan­do uno dis­pa­ra una fle­cha, tie­ne que apun­tar­la a un blan­co. La fle­cha es al blan­co lo que el mar­xis­mo-leni­nis­mo a la revo­lu­ción chi­na. Algu­nos cama­ra­das, sin embar­go, «dis­pa­ran sus fle­chas sin tener un blan­co» o tiran al azar; es fácil que esas per­so­nas per­ju­di­quen a la revo­lu­ción. Otros no hacen más que dar­le vuel­tas y más vuel­tas a la fle­cha que tie­nen en sus manos, excla­man­do sin cesar: «¡Qué fle­cha tan boni­ta! ¡Qué fle­cha tan boni­ta!», pero nun­ca quie­ren dis­pa­rar­la. Estos son afi­cio­na­dos a las anti­güe­da­des, y casi no tie­nen nada que ver con la revo­lu­ción. La fle­cha del mar­xis­mo-leni­nis­mo tie­ne que ser dis­pa­ra­da al blan­co de la revo­lu­ción chi­na. Si este pun­to no es acla­ra­do, el nivel teó­ri­co de nues­tro par­ti­do nun­ca se ele­va­rá y la revo­lu­ción chi­na jamás triunfará. 

Nues­tros cama­ra­das deben com­pren­der que si estu­dia­mos el mar­xis­mo-leni­nis­mo, no es para lucir­nos, ni por­que éste encie­rre algún mis­te­rio, sino exclu­si­va­men­te por­que es la cien­cia que con­du­ce la revo­lu­ción pro­le­ta­ria a la vic­to­ria. Has­ta la fecha, toda­vía hay no pocos que con­si­de­ran cier­tas fra­ses suel­tas de las obras mar­xis­ta-leni­nis­tas como una pana­cea ya pre­pa­ra­da, que, una vez adqui­ri­da, per­mi­te curar cien enfer­me­da­des sin nin­gún esfuer­zo. Estas per­so­nas pade­cen de una igno­ran­cia infan­til, y nues­tro deber es dar­les ilus­tra­ción. Son pre­ci­sa­men­te tales igno­ran­tes los que miran el mar­xis­mo-leni­nis­mo como un dog­ma reli­gio­so. Les debe­mos decir lisa y lla­na­men­te: «Su dog­ma no sir­ve para nada». Marx, Engels, Lenin y Sta­lin han reite­ra­do que nues­tra doc­tri­na no es un dog­ma, sino una guía para la acción. Sin embar­go, tales gen­tes pre­fie­ren olvi­dar esta afir­ma­ción, la más impor­tan­te entre las impor­tan­tes. Se podrá decir que los comu­nis­tas chi­nos han liga­do la teo­ría con la prác­ti­ca sólo cuan­do sepan apli­car la posi­ción, el pun­to de vis­ta y el méto­do mar­xis­ta-leni­nis­tas y las ense­ñan­zas de Lenin y Sta­lin con­cer­nien­tes a la revo­lu­ción chi­na y, par­tien­do de un serio estu­dio de la reali­dad his­tó­ri­ca y la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria de Chi­na, den un paso ade­lan­te para rea­li­zar, en todos los terre­nos, crea­cio­nes teó­ri­cas que res­pon­dan a las nece­si­da­des de nues­tro país. Es inú­til hablar de la inte­gra­ción de la teo­ría con la prác­ti­ca, aun­que eso se repi­ta duran­te cien años, si no se la tra­du­ce en acción. Para lle­var a cabo la lucha con­tra la mane­ra sub­je­ti­va y uni­la­te­ral de enfo­car los pro­ble­mas, tene­mos que rom­per el sub­je­ti­vis­mo y la uni­la­te­ra­li­dad dogmáticos. 

Bas­ta por hoy acer­ca de la lucha con­tra el sub­je­ti­vis­mo, lucha que tie­ne por obje­to rec­ti­fi­car el esti­lo de estu­dio en todo el partido. 

Me deten­dré aho­ra en la cues­tión del sectarismo. 

Gra­cias a que nues­tro par­ti­do se ha tem­pla­do duran­te vein­te años, el sec­ta­ris­mo ya no domi­na en su seno. Sin embar­go, aún se encuen­tran super­vi­ven­cias en las rela­cio­nes tan­to inter­nas como exter­nas del par­ti­do. Las ten­den­cias sec­ta­rias en las rela­cio­nes inter­nas con­du­cen al exclu­si­vis­mo res­pec­to a cama­ra­das del par­ti­do y obs­ta­cu­li­zan la uni­dad y cohe­sión inter­nas de éste, mien­tras las ten­den­cias sec­ta­rias en las rela­cio­nes exter­nas lle­van al exclu­si­vis­mo res­pec­to a los no comu­nis­tas y obs­ta­cu­li­zan la tarea del par­ti­do de unir a todo el pue­blo. Sólo extir­pan­do estos dos males, podrá nues­tro par­ti­do avan­zar sin obs­tácu­los en su gran obra de con­se­guir la uni­dad de todos nues­tros cama­ra­das y de todo nues­tro pueblo. 

¿Cuá­les son los resi­duos del sec­ta­ris­mo en el seno del par­ti­do? Prin­ci­pal­men­te los siguientes: 

Pri­me­ro, la pre­ten­sión de «inde­pen­di­zar­se». Algu­nos cama­ra­das sólo ven los intere­ses par­cia­les y no los gene­ra­les; en todo momen­to des­ta­can inde­bi­da­men­te aque­llas sec­cio­nes de tra­ba­jo de las cua­les son res­pon­sa­bles, y siem­pre tien­den a supe­di­tar los intere­ses gene­ra­les a los par­cia­les. No com­pren­den lo que sig­ni­fi­ca el cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co en el par­ti­do, ni se dan cuen­ta de que el Par­ti­do Comu­nis­ta nece­si­ta no sólo demo­cra­cia sino, sobre todo, cen­tra­lis­mo. Olvi­dan que, den­tro del cen­tra­lis­mo demo­crá­ti­co, la mino­ría debe subor­di­nar­se a la mayo­ría, el nivel infe­rior al supe­rior, la par­te al todo, y todo el Par­ti­do al Comi­té Cen­tral. Chang Kuo-tao, por ejem­plo, pre­ten­dió «inde­pen­di­zar­se» del Comi­té Cen­tral y ter­mi­nó por trai­cio­nar al par­ti­do y con­ver­tir­se en agen­te del Kuo­min­tang. Aun­que el sec­ta­ris­mo del que habla­mos aho­ra no es tan par­ti­cu­lar­men­te gra­ve, debe­mos pre­ve­nir­lo y aca­bar con toda mani­fes­ta­ción de des­unión. Debe­mos alen­tar a los cama­ra­das a tener ple­na­men­te en cuen­ta los intere­ses del todo. Cada miem­bro del par­ti­do, cada sec­ción de tra­ba­jo, cada pala­bra y cada acción deben tener como pun­to de par­ti­da los intere­ses de todo el par­ti­do. No será tole­ra­da en abso­lu­to nin­gu­na vio­la­ción de este principio. 

Los que pre­ten­den este «inde­pen­di­zar­se» gene­ral­men­te se afe­rran a la doc­tri­na del «yo pri­me­ro» y se equi­vo­can en cuan­to a la rela­ción entre el mili­tan­te y el par­ti­do. Aun­que res­pe­tan de pala­bra al par­ti­do, en la prác­ti­ca se colo­can a sí mis­mos en pri­mer tér­mino y rele­gan el par­ti­do al segun­do. ¿Qué bus­can? Fama, posi­ción y opor­tu­ni­dad de lucir­se. Siem­pre que se les encar­ga de algu­na sec­ción de tra­ba­jo, pro­cu­ran «inde­pen­di­zar­se». Para este fin, enga­tu­san a algu­nos, des­pla­zan a otros y recu­rren, entre cama­ra­das, a la jac­tan­cia, las lison­jas y la adu­la­ción, intro­du­cien­do en el Par­ti­do Comu­nis­ta el esti­lo filis­teo de los par­ti­dos bur­gue­ses. Es su des­ho­nes­ti­dad lo que les pier­de. Creo que debe­mos tra­ba­jar hones­ta­men­te; sin una acti­tud así nada se pue­de rea­li­zar en el mun­do. ¿Quié­nes son gen­te hones­ta? Marx, Engels, Lenin y Sta­lin son hones­tos; lo son los hom­bres de cien­cia. ¿Quié­nes son des­ho­nes­tos? Trots­ki, Buja­rin, Chen Tu-siu y Chang Kuo-tao lo son en gra­do sumo, y aque­llos que pre­ten­den «inde­pen­di­zar­se» por intere­ses per­so­na­les o par­cia­les tam­bién son des­ho­nes­tos. Todo el que es tai­ma­do, todo el que no adop­ta una acti­tud cien­tí­fi­ca en su tra­ba­jo, aun­que se crea inge­nio­so e inte­li­gen­te, en reali­dad es el más estú­pi­do, y no ten­drá buen fin. Los estu­dian­tes de nues­tra Escue­la del par­ti­do deben pres­tar aten­ción a este pro­ble­ma. Hemos de edi­fi­car un par­ti­do cen­tra­li­za­do y uni­fi­ca­do, y des­em­ba­ra­zar­nos de toda lucha frac­cio­nal sin prin­ci­pios. Para que nues­tro par­ti­do mar­che al mis­mo paso y luche por un obje­ti­vo común, tener­nos que com­ba­tir el indi­vi­dua­lis­mo y el sectarismo. 

Los cua­dros veni­dos de fue­ra y los cua­dros nati­vos deben unir­se y com­ba­tir las ten­den­cias sec­ta­rias. Hay que pres­tar gran aten­ción a las rela­cio­nes entre los cua­dros nati­vos y los de fue­ra, por­que muchas bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas han sido esta­ble­ci­das sólo des­pués de la lle­ga­da de uni­da­des del VIII Ejér­ci­to o del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y gran par­te del tra­ba­jo local no se ha desa­rro­lla­do sino con la lle­ga­da de los cua­dros de fue­ra. Nues­tros cama­ra­das deben com­pren­der que, en tales con­di­cio­nes, úni­ca­men­te cuan­do esos dos tipos de cua­dros estén uni­dos como un solo hom­bre y una gran can­ti­dad de cua­dros nati­vos hayan sido for­ma­dos y pro­mo­vi­dos, será posi­ble que nues­tras bases de apo­yo se con­so­li­den y nues­tro par­ti­do eche raí­ces en ellas; de otra mane­ra, eso será impo­si­ble. Tan­to los cua­dros de fue­ra como los nati­vos tie­nen sus cua­li­da­des y defec­tos; para pro­gre­sar, es nece­sa­rio que superen sus res­pec­ti­vas defi­cien­cias toman­do como ejem­plo los méri­tos de la otra par­te. En com­pa­ra­ción con los cua­dros nati­vos, los de fue­ra siem­pre están menos fami­lia­ri­za­dos con la situa­ción de la loca­li­dad y menos liga­dos con las masas. Vea­mos mi pro­pio caso, a modo de ejem­plo. Lle­vo cin­co o seis años en el nor­te de Shen­sí, pero en com­pa­ra­ción con algu­nos cama­ra­das de la región, conoz­co mucho menos las con­di­cio­nes loca­les y estoy mucho menos vin­cu­la­do con el pue­blo de aquí. Los cama­ra­das que van a las bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas en Shan­sí, Jopei, Shan­tung y otras pro­vin­cias deben tener esto en cuen­ta. Más aún, inclu­so den­tro de una mis­ma base de apo­yo, como sus dife­ren­tes sec­to­res no se han esta­ble­ci­do al mis­mo tiem­po, tam­bién exis­ten dife­ren­cias entre los cua­dros de un sec­tor y los veni­dos de otro. Los que lle­gan de un sec­tor avan­za­do a otro que lo es menos, pue­den ser tam­bién con­si­de­ra­dos como cua­dros de fue­ra, e igual­men­te deben preo­cu­par­se mucho por ayu­dar a los cua­dros nati­vos. En tér­mi­nos gene­ra­les, allí don­de los cua­dros de fue­ra están en la direc­ción, será suya la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal si sus rela­cio­nes con los cua­dros nati­vos no son bue­nas. Y será toda­vía mayor la res­pon­sa­bi­li­dad de los cama­ra­das que desem­pe­ñan las prin­ci­pa­les fun­cio­nes de direc­ción. En muchos luga­res, la aten­ción que se pres­ta a este pro­ble­ma es toda­vía muy insu­fi­cien­te. Hay quie­nes menos­pre­cian a los cua­dros nati­vos y se bur­lan de ellos dicien­do: «¿Qué saben los luga­re­ños? ¡Son unos papa­na­tas!» Esas per­so­nas no com­pren­den en abso­lu­to la impor­tan­cia de los cua­dros nati­vos; igno­ran tan­to las cua­li­da­des de éstos como sus pro­pias defi­cien­cias, y adop­tan una acti­tud erró­nea, sec­ta­ria. Todos los cua­dros de fue­ra deben tra­tar con afec­to a los cua­dros nati­vos y pres­tar­les ayu­da cons­tan­te, y es inad­mi­si­ble ridi­cu­li­zar­los o ata­car­los. Cla­ro que los cua­dros nati­vos deben, por su par­te, adqui­rir las cua­li­da­des de los de fue­ra y librar­se de todo con­cep­to estre­cho e inade­cua­do, de mane­ra que lle­guen a fun­dir­se con ellos, sin que haya dis­tin­ción entre unos y otros, evi­tan­do así ten­den­cias sectarias. 

Lo mis­mo pue­de decir­se de las rela­cio­nes entre los cua­dros mili­ta­res y los cua­dros civi­les. Deben estar com­ple­ta­men­te uni­dos y luchar con­tra toda ten­den­cia sec­ta­ria. Es deber de los cua­dros mili­ta­res ayu­dar a los cua­dros civi­les, y vice­ver­sa. Si sur­gen dis­cor­dias, unos y otros tie­nen que mos­trar­se indul­gen­tes y hacer­se a una ellos los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles si no se lle­van bien con los cua­dros civi­les. Los cua­dros mili­ta­res ante todo tie­nen que dar­se cuen­ta de su pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad y ser modes­tos en su acti­tud hacia los cua­dros civi­les; sólo de esta mane­ra pue­den crear­se con­di­cio­nes para el feliz cum­pli­mien­to de nues­tras tareas de com­ba­te y de cons­truc­ción en las bases de apoyo. 

Lo mis­mo se apli­ca a las rela­cio­nes entre uni­da­des del ejér­ci­to, entre loca­li­da­des y entre sec­cio­nes. Hay que com­ba­tir la ten­den­cia al sec­cio­na­lis­mo, ten­den­cia a preo­cu­par­se sólo por la pro­pia sec­ción, sin aten­der a los intere­ses de los demás. Sec­cio­na­lis­ta es quien per­ma­ne­ce indi­fe­ren­te ante las difi­cul­ta­des de los demás y no quie­re ceder nin­gún cua­dro cuan­do se lo soli­ci­tan otras sec­cio­nes o, «toman­do el cam­po del vecino como des­agua­de­ro», cede sólo cua­dros medio­cres, sin mos­trar la menor con­si­de­ra­ción hacia las demás sec­cio­nes, loca­li­da­des o per­so­nas. Quien pro­ce­de así ha per­di­do total­men­te el espí­ri­tu comu­nis­ta. Se carac­te­ri­za por su nega­ti­va a con­si­de­rar el con­jun­to y por su total indi­fe­ren­cia hacia las demás sec­cio­nes, loca­li­da­des o per­so­nas. Tener­nos que redo­blar nues­tros esfuer­zos para edu­car a tales per­so­nas y hacer­les ver en el sec­cio­na­lis­mo una ten­den­cia sec­ta­ria, que se vol­ve­rá peli­gro­sa si se la deja cundir. 

Otro pro­ble­ma es el de las rela­cio­nes entre los vie­jos cua­dros y los nue­vos. Des­de el ini­cio de la Gue­rra de Resis­ten­cia, nues­tro par­ti­do se ha desa­rro­lla­do mucho y ha sur­gi­do un gran núme­ro de cua­dros nue­vos; esto es algo muy bueno. En su infor­me ante el XVIII Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta (bol­che­vi­que) de la URSS, el cama­ra­da Sta­lin dijo: «[…] los cua­dros vie­jos siem­pre son esca­sos, son menos de los que se nece­si­tan y, en par­te, ya comien­zan a que­dar fue­ra de com­ba­te, en vir­tud de las leyes nor­ma­les de la natu­ra­le­za». Aquí Sta­lin habló tan­to de la situa­ción de los cua­dros como de las leyes de la natu­ra­le­za. Si en nues­tro par­ti­do no exis­te una ple­na coope­ra­ción entre la gran masa de cua­dros nue­vos y los vie­jos cua­dros, nues­tra cau­sa se deten­drá a medio camino. Por eso, todos los vie­jos cua­dros deben aco­ger con gran calor a los nue­vos y tra­tar­los con la mayor soli­ci­tud. Es cier­to que estos últi­mos tie­nen sus defec­tos. Como no hace mucho que par­ti­ci­pan en la revo­lu­ción, les fal­ta expe­rien­cia y es lógi­co que algu­nos de ellos con­ser­ven ras­tros de la per­ni­cio­sa ideo­lo­gía de la vie­ja socie­dad, resi­duos de la ideo­lo­gía indi­vi­dua­lis­ta peque­ño­bur­gue­sa. Pero esos defec­tos pue­den ser eli­mi­na­dos gra­dual­men­te a tra­vés de la edu­ca­ción y el tem­ple en la revo­lu­ción. Las cua­li­da­des de los nue­vos cua­dros resi­den, como seña­ló Sta­lin, en que poseen un agu­do sen­ti­do de lo nue­vo y, por lo tan­to, tie­nen gran entu­sias­mo y gran acti­vi­dad, cua­li­da­des de que care­cen pre­ci­sa­men­te algu­nos cua­dros vie­jos5. Los cua­dros nue­vos y los vie­jos deben res­pe­tar­se mutua­men­te, apren­der los unos de los otros, supe­rar las debi­li­da­des pro­pias adqui­rien­do las cua­li­da­des de los demás, para así unir­se como un solo hom­bre en bien de la cau­sa común y pre­ve­nir las ten­den­cias sec­ta­rias. Allí don­de los vie­jos cua­dros tie­nen a su car­go la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de direc­ción, en gene­ral recae­rá fun­da­men­tal­men­te sobre ellos la cul­pa si sus rela­cio­nes con los nue­vos cua­dros no son buenas.

Las rela­cio­nes antes men­cio­na­das entre la par­te y el todo, entre el mili­tan­te y el par­ti­do, entre los cua­dros nati­vos y los de fue­ra, entre los cua­dros mili­ta­res y los cua­dros civi­les, entre uni­da­des del ejér­ci­to, entre loca­li­da­des, entre sec­cio­nes de tra­ba­jo y entre los vie­jos cua­dros y los nue­vos, son todas rela­cio­nes en el seno del par­ti­do. En todos estos casos, hay que ele­var el espí­ri­tu comu­nis­ta y pre­ca­ver­se con­tra las ten­den­cias sec­ta­rias, de modo que las filas de nues­tro par­ti­do se man­ten­gan bien ali­nea­das y mar­chen al mis­mo paso, en bien de nues­tra lucha. Este es un pro­ble­ma muy impor­tan­te, que debe­mos resol­ver a fon­do en el cur­so de la cam­pa­ña por la rec­ti­fi­ca­ción del esti­lo de tra­ba­jo en el par­ti­do. El sec­ta­ris­mo es una mani­fes­ta­ción del sub­je­ti­vis­mo en el terreno orga­ni­za­ti­vo. Si que­re­mos dese­char el sub­je­ti­vis­mo y desa­rro­llar el espí­ri­tu mar­xis­ta-leni­nis­ta de bus­car la ver­dad en los hechos, debe­mos lim­piar el par­ti­do de los resi­duos del sec­ta­ris­mo y par­tir del prin­ci­pio de que los intere­ses del par­ti­do están por enci­ma de los intere­ses indi­vi­dua­les y par­cia­les, lo cual per­mi­ti­rá a nues­tro par­ti­do alcan­zar una uni­dad y cohe­sión completas. 

Los res­tos del sec­ta­ris­mo tie­nen que ser eli­mi­na­dos no sólo en las rela­cio­nes inter­nas del par­ti­do, sino tam­bién en sus rela­cio­nes exter­nas. La razón resi­de en que, para derro­tar al enemi­go, no bas­ta sim­ple­men­te con unir a todos los miem­bros de nues­tro par­ti­do, sino que hace fal­ta unir a todo el pue­blo. Duran­te vein­te años, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na ha rea­li­za­do un enor­me y arduo tra­ba­jo en la empre­sa de unir a todo el pue­blo, y los éxi­tos que ha logra­do en este cam­po des­de que comen­zó la Gue­rra de Resis­ten­cia, son aún más gran­des que los del pasa­do. Esto no sig­ni­fi­ca, sin embar­go, que todos nues­tros cama­ra­das ya ten­gan un correc­to esti­lo en sus rela­cio­nes con las masas popu­la­res y estén libres de ten­den­cias sec­ta­rias. No. En reali­dad, estas ten­den­cias sub­sis­ten entre una par­te de nues­tros cama­ra­das, e inclu­so en algu­nos son muy serias. Muchos cama­ra­das tien­den a enva­ne­cer­se ante los no mili­tan­tes del par­ti­do, los tie­nen en poca esti­ma y los des­de­ñan, y se nie­gan a res­pe­tar­los y apre­ciar sus cua­li­da­des. Esto es pre­ci­sa­men­te una ten­den­cia sec­ta­ria. Des­pués de haber leí­do unos pocos libros mar­xis­tas, en lugar de vol­ver­se más modes­tos, se hacen más engreí­dos y siem­pre hablan de los demás como de gen­te que no vale nada, sin enten­der que ellos mis­mos en reali­dad no tie­nen más que cono­ci­mien­tos pobres y mal asi­mi­la­dos. Nues­tros cama­ra­das deben com­pren­der la ver­dad de que los mili­tan­tes del Par­ti­do Comu­nis­ta siem­pre cons­ti­tu­yen una mino­ría en com­pa­ra­ción con los no mili­tan­tes. Supo­nien­do que hubie­ra un comu­nis­ta por cada cien chi­nos, entre los 450 millo­nes de habi­tan­tes de Chi­na habría cua­tro millo­nes y medio de comu­nis­tas. Aun en el caso de que el núme­ro de los miem­bros de nues­tro par­ti­do lle­ga­ra a esta cifra colo­sal, los comu­nis­tas cons­ti­tui­rían tan sólo el uno por cien­to del total de la pobla­ción, fren­te al 99 por cien­to de no comu­nis­tas. ¿Qué razón poder­nos tener para no coope­rar con los no comu­nis­tas? Tene­mos el deber de coope­rar con todos aque­llos que deseen coope­rar con noso­tros o sean sus­cep­ti­bles de ello, y no tene­mos nin­gún dere­cho de excluir­los. Pero algu­nos miem­bros del par­ti­do no lo com­pren­den, y menos­pre­cian y has­ta recha­zan a gen­tes que están dis­pues­tas a coope­rar con noso­tros. No hay nin­gu­na base para pro­ce­der de esta mane­ra. ¿Nos han dado algu­na base Marx, Engels, Lenin y Sta­lin? No. Por el con­tra­rio, siem­pre nos han enca­re­ci­do que nos man­ten­ga­mos estre­cha­men­te vin­cu­la­dos con las masas y que no nos ais­le­mos de ellas. ¿Nos ha dado el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na algu­na base para actuar así? No. Ni una sola de sus reso­lu­cio­nes dice que poda­mos divor­ciar­nos de las masas para per­ma­ne­cer ais­la­dos. Por el con­tra­rio, el Comi­té Cen­tral nos ha dicho siem­pre que nos man­ten­ga­mos estre­cha­men­te liga­dos con las masas y no nos divor­cie­mos de ellas. Así pues, cual­quier acción que nos apar­ta de las masas care­ce de toda base, y sólo es fru­to per­ni­cio­so de las ideas sec­ta­rias inven­ta­das por algu­nos de nues­tros cama­ra­das. Como seme­jan­te sec­ta­ris­mo con­ti­núa sien­do muy gra­ve entre ellos y sigue obs­ta­cu­li­zan­do la apli­ca­ción de la línea del par­ti­do, hay que lle­var a cabo un exten­so tra­ba­jo de edu­ca­ción en el seno del par­ti­do para hacer fren­te a este pro­ble­ma. Debe­mos, ante todo, hacer que nues­tros cua­dros com­pren­dan ver­da­de­ra­men­te la gra­ve­dad del pro­ble­ma y advier­tan que es de todo pun­to impo­si­ble derro­tar a nues­tro enemi­go y alcan­zar el obje­ti­vo de la revo­lu­ción si los comu­nis­tas no se ligan con los cua­dros y gen­tes que no per­te­ne­cen al partido.

Toda idea sec­ta­ria es sub­je­ti­vis­mo y es incom­pa­ti­ble con las nece­si­da­des reales de la revo­lu­ción; por lo tan­to, hay que lle­var a cabo simul­tá­nea­men­te la lucha con­tra el sub­je­ti­vis­mo y la lucha con­tra el sectarismo. 

Hoy no hay tiem­po para hablar del esti­lo de cli­ché del par­ti­do; será dis­cu­ti­do en otra reu­nión. Sólo diré que es un recep­tácu­lo de inmun­di­cias, una for­ma de expre­sión del sub­je­ti­vis­mo y del sec­ta­ris­mo. Hace mal a la gen­te y per­ju­di­ca a la revo­lu­ción; tene­mos que eli­mi­nar­lo por completo. 

Para luchar con­tra el sub­je­ti­vis­mo, debe­mos pro­pa­gar el mate­ria­lis­mo y la dia­léc­ti­ca. No obs­tan­te, hay toda­vía muchos cama­ra­das del par­ti­do que no dan impor­tan­cia a la difu­sión de nin­guno de los dos. Algu­nos dejan, impa­si­bles, que se pro­pa­gue el sub­je­ti­vis­mo. Creen tener con­vic­cio­nes mar­xis­tas, pero no se esfuer­zan por pro­pa­gar el mate­ria­lis­mo, y al oír o leer algo de índo­le sub­je­ti­vis­ta, no se detie­nen a pen­sar ni expre­san su opi­nión. Esta no es la acti­tud de un comu­nis­ta. Esto ha hecho que muchos cama­ra­das estén into­xi­ca­dos de ideas sub­je­ti­vis­tas y que su sen­si­bi­li­dad se halle ador­me­ci­da. Por eso, tene­mos que ini­ciar en el Par­ti­do una cam­pa­ña de ilus­tra­ción para libe­rar la men­te de esos cama­ra­das de la nebli­na del sub­je­ti­vis­mo y el dog­ma­tis­mo, y lla­mar­los a boi­co­tear el sub­je­ti­vis­mo, el sec­ta­ris­mo y el esti­lo de cli­ché del par­ti­do. Estos males son como las mer­can­cías japo­ne­sas; sólo nues­tros enemi­gos desean que los con­ser­ve­mos a fin de man­te­ner­nos embo­ta­dos, y por eso, debe­mos pro­mo­ver su boi­cot, al igual que el de las mer­can­cías japo­ne­sas6. Hay que boi­co­tear todas estas mer­can­cías ‑el sub­je­ti­vis­mo, el sec­ta­ris­mo y el esti­lo de cli­ché del partido‑, con el obje­to de difi­cul­tar su ven­ta en el mer­ca­do e impe­dir el comer­cio que se hace con ellas apro­ve­chán­do­se del bajo nivel teó­ri­co del par­ti­do. Con este fin, nues­tros cama­ra­das deben agu­zar el olfa­to y olfa­tear­lo todo para juz­gar si es bueno o malo, antes de deci­dir­se a aco­ger­lo o boi­co­tear­lo. Fren­te a cual­quier cosa, los comu­nis­tas tie­nen siem­pre que pre­gun­tar­se el por­qué y uti­li­zar su pro­pia cabe­za para exa­mi­nar minu­cio­sa­men­te si corres­pon­de a la reali­dad y si está bien fun­da­da; no deben en abso­lu­to seguir cie­ga­men­te a otros ni pre­co­ni­zar el servilismo. 

Por últi­mo, al luchar con­tra el sub­je­ti­vis­mo, el sec­ta­ris­mo y el esti­lo de cli­ché del par­ti­do, debe­mos tener pre­sen­tes dos prin­ci­pios: pri­me­ro, «sacar lec­cio­nes de los erro­res pasa­dos para evi­tar­los en el futu­ro», y segun­do, «tra­tar la enfer­me­dad para sal­var al pacien­te». Hay que poner al des­cu­bier­to, sin tener con­si­de­ra­cio­nes con nadie, todos los erro­res come­ti­dos, y ana­li­zar y cri­ti­car en for­ma cien­tí­fi­ca todo lo malo del pasa­do, para que en el futu­ro el tra­ba­jo se reali­ce más cui­da­do­sa­men­te y mejor. Eso es lo que quie­re decir «sacar lec­cio­nes de los erro­res pasa­dos para evi­tar­los en el futu­ro». Pero, al denun­ciar los erro­res y cri­ti­car los defec­tos, lo hace­mos, igual que un médi­co tra­ta en caso, con el úni­co obje­to de sal­var al pacien­te y no de matar­lo. Una per­so­na con apen­di­ci­tis se sal­va­rá si el ciru­jano le extrae el apén­di­ce. Si una per­so­na que ha come­ti­do erro­res no ocul­ta su enfer­me­dad por temor al tra­ta­mien­to, ni per­sis­te en sus erro­res has­ta hacer­se incu­ra­ble, sino que, hones­ta y sin­ce­ra­men­te, desea curar­se y enmen­dar­se, deber­nos aco­ger­la y curar la enfer­me­dad para que se con­vier­ta en un buen cama­ra­da. Jamás podre­mos lograr éxi­to si nos deja­mos lle­var por un impul­so momen­tá­neo y la fus­ti­ga­mos sin mesu­ra. No se pue­de tra­tar con rude­za enfer­me­da­des ideo­ló­gi­cas o polí­ti­cas; hay que adop­tar el úni­co méto­do correc­to y efi­caz: «tra­tar la enfer­me­dad para sal­var al paciente». 

Me he per­mi­ti­do apro­ve­char esta oca­sión en que se abre la Escue­la del par­ti­do, para hablar exten­sa­men­te; espe­ro, cama­ra­das, que refle­xio­nen sobre lo que he dicho.

Mao Zedong

1 de febre­ro de 1942

  1. Véa­se Pro­ble­mas estra­té­gi­cos de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na. El esti­lo de cli­ché, que lite­ral­men­te tra­du­ci­do del chino es «ensa­yo en ocho par­tes», era un sim­ple mala­ba­ris­mo lin­güís­ti­co, este­reo­ti­pa­do y caren­te de todo con­te­ni­do. Cada una de sus par­tes esta­ba suje­ta a fór­mu­las rígi­das e inclu­so a un núme­ro deter­mi­na­do de carac­te­res; de esta mane­ra, para escri­bir, bas­ta­ba con ajus­tar­se mecá­ni­ca­men­te a las fór­mu­las reque­ri­das. Al hablar del esti­lo de cli­ché del Par­ti­do, el autor se refie­re a los escri­tos de cier­ta gen­te en las filas revo­lu­cio­na­rias, que al igual que el men­cio­na­do «ensa­yo en ocho par­tes», en vez de ana­li­zar las cosas, no hacían más que amon­to­nar voca­blos y tér­mi­nos revo­lu­cio­na­rios, con­clu­yen­do con un sin­nú­me­ro de pági­nas lle­nas de pala­bras vacías.
  2. Se refie­re a la deci­sión del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, adop­ta­da en diciem­bre de 1939, sobre el reclu­ta­mien­to de inte­lec­tua­les. Véa­se Reclu­tar gran núme­ro de intelectuales
  3. Véa­se J. V. Sta­lin, Los fun­da­men­tos del leni­nis­mo.
  4. Pri­me­ras pala­bras de las Ana­lec­tas de Con­fu­cio.
  5. Véa­se J. V. Sta­lin, “Infor­me ante el XVIII Con­gre­so del Par­ti­do sobre la labor del Comi­té Cen­tral del PC (b) de la URSS”, III, 2.
  6. El boi­cot de las mer­can­cías japo­ne­sas era un méto­do de lucha emplea­do con fre­cuen­cia por el pue­blo chino con­tra la agre­sión del impe­ria­lis­mo japo­nés en la pri­me­ra mitad del siglo XX; ejem­plos de ello fue­ron los boi­cots rea­li­za­dos duran­te el patrió­ti­co Movi­mien­to del 4 de Mayo de 1919, des­pués del Inci­den­te del 18 de Sep­tiem­bre de 1931, y lue­go, en la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *