A pro­pó­si­to de nues­tra polí­ti­ca

Des­kar­gak /​Des­car­gas (280 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

Ante la pre­sen­te cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta, tie­ne impor­tan­cia deci­si­va la polí­ti­ca que adop­te­mos. Sin embar­go, muchos de nues­tros cua­dros aún no com­pren­den que la polí­ti­ca del par­ti­do para el perío­do actual debe ser muy dife­ren­te de la apli­ca­da duran­te la Revo­lu­ción agra­ria. Es pre­ci­so com­pren­der que, a lo lar­go de todo el perío­do de la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón, el par­ti­do no cam­bia­rá, en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, su polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, y que hoy no pue­de sim­ple­men­te repe­tir­se la polí­ti­ca segui­da en muchos aspec­tos duran­te los diez años de la Revo­lu­ción agra­ria. En par­ti­cu­lar, la polí­ti­ca ultra­iz­quier­dis­ta que se siguió en muchos aspec­tos en los últi­mos tiem­pos de la Revo­lu­ción agra­ria, no sólo es total­men­te inapli­ca­ble hoy, en la Gue­rra de resis­ten­cia, sino que ya enton­ces era erró­nea, pues sur­gió de la incom­pren­sión de dos carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les de la revo­lu­ción chi­na: revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa en un país semi­co­lo­nial y revo­lu­ción pro­lon­ga­da. Mani­fes­ta­cio­nes de esa polí­ti­ca fue­ron, por ejem­plo, la apre­cia­ción de la quin­ta cam­pa­ña de «cer­co y ani­qui­la­mien­to» y nues­tra corres­pon­dien­te con­tra­cam­pa­ña como la bata­lla deci­si­va entre el camino revo­lu­cio­na­rio y el con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio; la eli­mi­na­ción eco­nó­mi­ca de la bur­gue­sía (ultra­iz­quier­dis­mo en los terre­nos labo­ral y tri­bu­ta­rio) y de los cam­pe­si­nos ricos (adju­di­cán­do­les malas tie­rras); la eli­mi­na­ción físi­ca de los terra­te­nien­tes (no dán­do­les tie­rras); el ata­que a los inte­lec­tua­les; la des­via­ción de «izquier­da» en la liqui­da­ción de los con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios; la mono­po­li­za­ción de los órga­nos del poder por los comu­nis­tas; el esta­ble­ci­mien­to de obje­ti­vos comu­nis­tas para la ins­truc­ción públi­ca; el ultra­iz­quier­dis­mo en lo mili­tar (ata­que a las gran­des ciu­da­des y nega­ción del papel de la gue­rra de gue­rri­llas); el put­chis­mo en el tra­ba­jo en las zonas blan­cas, y el abu­so de medi­das dis­ci­pli­na­rias den­tro del par­ti­do. Esta polí­ti­ca ultra­iz­quier­dis­ta era expre­sión del error de opor­tu­nis­mo de «izquier­da», era exac­ta­men­te lo con­tra­rio del opor­tu­nis­mo de dere­cha de Chen Tu-siu en los últi­mos tiem­pos de la pri­me­ra gran revo­lu­ción. En ese lap­so, la alian­za lo era todo y la lucha no sig­ni­fi­ca­ba nada, mien­tras que en los últi­mos tiem­pos de la Revo­lu­ción agra­ria la lucha lo era todo y la alian­za no sig­ni­fi­ca­ba nada (excep­to la alian­za con las masas bási­cas del cam­pe­si­na­do): mani­fes­ta­cio­nes bien cla­ras de las dos polí­ti­cas extre­mis­tas. Ambas polí­ti­cas cau­sa­ron enor­mes pér­di­das al par­ti­do y a la revo­lu­ción.

Hoy, nues­tra polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés no es ni de mera alian­za sin lucha, ni de mera lucha sin alian­za, sino que com­bi­na la alian­za y la lucha. Esto sig­ni­fi­ca con­cre­ta­men­te:

  1. Unir en el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés a todos los que par­ti­ci­pen en la resis­ten­cia (es decir, a todos los obre­ros, cam­pe­si­nos, sol­da­dos, inte­lec­tua­les y hom­bres de nego­cios que luchen con­tra el inva­sor japo­nés).
  2. Seguir una polí­ti­ca de inde­pen­den­cia y auto­de­ci­sión den­tro del fren­te úni­co, man­te­nien­do tan­to la uni­dad como la inde­pen­den­cia.
  3. En mate­ria de estra­te­gia mili­tar, sos­te­ner con inde­pen­den­cia e ini­cia­ti­va una gue­rra de gue­rri­llas den­tro de una estra­te­gia uni­fi­ca­da, y tomar la gue­rra de gue­rri­llas como lo fun­da­men­tal, pero no per­der opor­tu­ni­dad algu­na para rea­li­zar la gue­rra de movi­mien­tos cuan­do las con­di­cio­nes sean favo­ra­bles.
  4. En la lucha con­tra los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas, explo­tar las con­tra­dic­cio­nes, ganar­se a la mayo­ría, com­ba­tir a una mino­ría y aplas­tar a los enemi­gos uno por uno; luchar con razón, con ven­ta­ja y sin sobre­pa­sar­se.
  5. En las zonas ocu­pa­das por el enemi­go o domi­na­das por el Kuo­min­tang, seguir la polí­ti­ca de, por una par­te, desa­rro­llar al máxi­mo el fren­te úni­co y, por la otra, man­te­ner clan­des­ti­na la orga­ni­za­ción del par­ti­do y hacer­la com­pac­ta, selec­ta y efi­caz. En cuan­to a las for­mas de orga­ni­za­ción y de lucha, seguir la polí­ti­ca de man­te­ner clan­des­ti­na la orga­ni­za­ción del par­ti­do y hacer­la com­pac­ta, selec­ta y efi­caz, per­ma­ne­cer a cubier­to por lar­go tiem­po, acu­mu­lar fuer­zas y espe­rar el momen­to pro­pi­cio.
  6. En las rela­cio­nes con las dis­tin­tas cla­ses del país, apli­car la polí­ti­ca fun­da­men­tal de desa­rro­llar las fuer­zas pro­gre­sis­tas, ganar­se a las inter­me­dias y ais­lar a las recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas.
  7. Fren­te a los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas, seguir una doble polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria: aliar­nos con ellos en la medi­da en que estén en favor de la resis­ten­cia al Japón, y ais­lar­los en la medi­da en que se obs­ti­nen en com­ba­tir al Par­ti­do Comu­nis­ta. En cuan­to a la resis­ten­cia al Japón, los recal­ci­tran­tes tie­nen tam­bién doble carác­ter, y nues­tra polí­ti­ca es aliar­nos con ellos en la medi­da en que estén a favor de la resis­ten­cia con­tra Japón, y com­ba­tir­los y ais­lar­los en la medi­da en que vaci­len (por ejem­plo, se con­fa­bu­lan con los inva­so­res japo­ne­ses y no com­ba­tan acti­va­men­te a Wang Ching-wei y otros cola­bo­ra­cio­nis­tas). En cuan­to a la opo­si­ción al Par­ti­do Comu­nis­ta, tie­nen igual­men­te doble carác­ter, de suer­te que con ellos debe­mos seguir tam­bién una doble polí­ti­ca: aliar­nos con ellos, mien­tras no estén dis­pues­tos a rom­per defi­ni­ti­va­men­te la coope­ra­ción entre el Kuo­min­tang y el Par­ti­do Comu­nis­ta, pero com­ba­tir­los y ais­lar­los en la medi­da en que sigan una polí­ti­ca de repre­sión y lan­cen ata­ques arma­dos con­tra nues­tro par­ti­do y el pue­blo. Hay que dis­tin­guir a tales indi­vi­duos de doble carác­ter de los cola­bo­ra­cio­nis­tas y pro­ja­po­ne­ses.
  8. Aun entre los cola­bo­ra­cio­nis­tas y pro­ja­po­ne­ses hay quie­nes tie­nen doble carác­ter, y res­pec­to a ellos debe­mos igual­men­te emplear una doble polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria: gol­pear­los y ais­lar­los en la medi­da en que sean pro­ja­po­ne­ses, pero atraer­los a nues­tro lado y ganar­los en la medi­da en que vaci­len. Hay que hacer una dis­tin­ción entre tales indi­vi­duos de doble carác­ter y los cola­bo­ra­cio­nis­tas empe­der­ni­dos como Wang Ching-wei, Wang Yi-tang1 y Shi You-san2.
  9. Entre los gran­des terra­te­nien­tes y la gran bur­gue­sía, hay que dis­tin­guir al sec­tor pro­ja­po­nés, que se opo­ne a la resis­ten­cia con­tra Japón, del sec­tor pro­bri­tá­ni­co y pro­nor­te­ame­ri­cano, par­ti­da­rio de ella; de igual modo, los gran­des terra­te­nien­tes y la gran bur­gue­sía que tie­nen doble carác­ter ‑están a favor de la resis­ten­cia pero vaci­lan, están por la uni­dad pero com­ba­ten al Par­ti­do Comunista‑, deben ser dis­tin­gui­dos de la bur­gue­sía nacio­nal, los terra­te­nien­tes medios y peque­ños y los shenshi sen­sa­tos, cuyo doble carác­ter es menos pro­nun­cia­do. Nues­tra polí­ti­ca está basa­da en estas dis­tin­cio­nes. El que nues­tra polí­ti­ca sea dife­ren­cia­da obe­de­ce a estas dis­tin­cio­nes en las rela­cio­nes de cla­ses.
  10. Nues­tra acti­tud fren­te a los impe­ria­lis­tas debe­mos deter­mi­nar­la de esta mis­ma mane­ra. Si bien el Par­ti­do Comu­nis­ta se opo­ne a todos los impe­ria­lis­tas, debe­mos dis­tin­guir entre el impe­ria­lis­mo japo­nés, que inva­de a Chi­na, y las otras poten­cias impe­ria­lis­tas, que actual­men­te no lo hacen; entre los impe­ria­lis­tas ale­ma­nes e ita­lia­nos, que se han alia­do con el Japón y han reco­no­ci­do al «Man­chu­kuo», y los impe­ria­lis­tas ingle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos, que se opo­nen al Japón; y tam­bién entre Ingla­te­rra y los Esta­dos Uni­dos del tiem­po en que seguían la polí­ti­ca de Munich para el Extre­mo Orien­te y soca­va­ban nues­tra resis­ten­cia al Japón, e Ingla­te­rra y los Esta­dos Uni­dos de hoy, que han renun­cia­do a esa polí­ti­ca y se pro­nun­cian a favor de nues­tra resis­ten­cia. Nues­tro prin­ci­pio tác­ti­co con­ti­núa sien­do explo­tar las con­tra­dic­cio­nes, ganar­nos a la mayo­ría, com­ba­tir a una mino­ría y aplas­tar a los enemi­gos uno por uno. Nues­tra polí­ti­ca exte­rior difie­re de la del Kuo­min­tang. Este decla­ra que «el enemi­go es uno solo y todos los demás son ami­gos»; en apa­rien­cia, tra­ta de igual mane­ra a todos los paí­ses, excep­to a Japón, pero en reali­dad, es pro­bri­tá­ni­co y pro­nor­te­ame­ri­cano. Por nues­tra par­te, debe­mos dis­tin­guir: pri­me­ro, entre la Unión Sovié­ti­ca y los paí­ses capi­ta­lis­tas; segun­do, entre Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos por un lado, y Ale­ma­nia e Ita­lia, por el otro; ter­ce­ro, entre los pue­blos de Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos y los gobier­nos impe­ria­lis­tas de estos paí­ses, y cuar­to, entre la polí­ti­ca de Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos de Munich para el Extre­mo Orien­te y su polí­ti­ca actual. Nues­tra polí­ti­ca está basa­da en estas dis­tin­cio­nes. Nues­tra línea bási­ca, dia­me­tral­men­te opues­ta a la del Kuo­min­tang, es apro­ve­char toda la ayu­da extran­je­ra posi­ble con suje­ción al prin­ci­pio de hacer la gue­rra inde­pen­dien­te­men­te y apo­yar­nos en nues­tros pro­pios esfuer­zos, y no, como hace el Kuo­min­tang, depen­der de la ayu­da extran­je­ra ni aco­ger­nos a uno u otro blo­que impe­ria­lis­ta, aban­do­nan­do este prin­ci­pio.

Para corre­gir los pun­tos de vis­ta uni­la­te­ra­les de muchos cua­dros del par­ti­do en los pro­ble­mas tác­ti­cos y sus con­si­guien­tes des­via­cio­nes a «izquier­da» o dere­cha debe­mos ayu­dar­los a adqui­rir una com­pren­sión com­ple­ta e inte­gral de los cam­bios y el desa­rro­llo de la polí­ti­ca del Par­ti­do, tan­to del pasa­do como del pre­sen­te. Los pun­tos de vis­ta ultra­iz­quier­dis­tas aún están cau­san­do tras­tor­nos y siguen sien­do el prin­ci­pal peli­gro en el par­ti­do. En las zonas domi­na­das por el Kuo­min­tang, muchos cama­ra­das no pue­den apli­car seria­men­te la polí­ti­ca de man­te­ner clan­des­ti­na la orga­ni­za­ción del par­ti­do y hacer­la com­pac­ta, selec­ta y efi­caz, per­ma­ne­cer a cubier­to por lar­go tiem­po, acu­mu­lar fuer­zas y espe­rar el momen­to pro­pi­cio, por­que sub­es­ti­man la gra­ve­dad de la polí­ti­ca anti­co­mu­nis­ta del Kuo­min­tang; al mis­mo tiem­po, muchos otros no pue­den poner en prác­ti­ca la polí­ti­ca de desa­rro­llar el fren­te úni­co, por­que con­si­de­ran de mane­ra sim­plis­ta que todo el Kuo­min­tang está podri­do, y, por lo tan­to, no saben cómo actuar. Situa­cio­nes aná­lo­gas exis­ten igual­men­te en las zonas ocu­pa­das por los japo­ne­ses.

En las zonas domi­na­das por el Kuo­min­tang y en las bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas, hubo quie­nes se preo­cu­pa­ron sólo de la alian­za y no de la lucha y sobres­ti­ma­ron uno de los aspec­tos del Kuo­min­tang, el rela­cio­na­do con la resis­ten­cia al Japón, y, de esta mane­ra, hicie­ron borro­sas las dife­ren­cias de prin­ci­pio entre el Kuo­min­tang y el Par­ti­do Comu­nis­ta, nega­ron la polí­ti­ca de inde­pen­den­cia y auto­de­ci­sión den­tro del fren­te úni­co, con­tem­po­ri­za­ron con los gran­des terra­te­nien­tes, la gran bur­gue­sía y el Kuo­min­tang, se ata­ron de pies y manos y no se atre­vie­ron a desa­rro­llar con auda­cia las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias anti­ja­po­ne­sas ni a luchar resuel­ta­men­te con­tra la polí­ti­ca del Kuo­min­tang de com­ba­tir y res­trin­gir al Par­ti­do Comu­nis­ta. Estos pun­tos de vis­ta dere­chis­tas, que en una épo­ca repre­sen­ta­ban un gra­ve peli­gro, están hoy bási­ca­men­te supe­ra­dos. Pero, des­de el invierno de 1939, ha apa­re­ci­do en muchas par­tes una des­via­ción ultra­iz­quier­dis­ta, resul­tan­te de los «roces» anti­co­mu­nis­tas pro­vo­ca­dos por el Kuo­min­tang y de nues­tras luchas de auto­de­fen­sa. Aun­que rec­ti­fi­ca­da has­ta cier­to pun­to, esta des­via­ción no ha sido eli­mi­na­da por com­ple­to y, en nume­ro­sos luga­res, aún se mani­fies­ta en muchos aspec­tos de nues­tra polí­ti­ca con­cre­ta. Por lo tan­to, es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio en la actua­li­dad exa­mi­nar y defi­nir nues­tra polí­ti­ca con­cre­ta en sus dis­tin­tos aspec­tos.

En vis­ta de que el Comi­té Cen­tral ha dado ya una serie de ins­truc­cio­nes a este res­pec­to, nos limi­ta­re­mos aquí a seña­lar en for­ma resu­mi­da algu­nos pun­tos:

  • Órga­nos del Poder. Hay que prac­ti­car resuel­ta­men­te el «sis­te­ma de los tres ter­cios», en vir­tud del cual a los comu­nis­tas corres­pon­de sólo un ter­cio de los pues­tos en los órga­nos del poder y se atrae a un gran núme­ro de per­so­nas no afi­lia­das al par­ti­do para que par­ti­ci­pen en ellos. En zonas tales como el Nor­te de Chiang­sú, don­de hemos comen­za­do ape­nas a esta­ble­cer el poder demo­crá­ti­co anti­ja­po­nes, la pro­por­ción de comu­nis­tas pue­de ser has­ta infe­rior al ter­cio. Es nece­sa­rio atraer a repre­sen­tan­tes de la peque­ña bur­gue­sía, la bur­gue­sía nacio­nal y los shenshi sen­sa­tos que no sean anti­co­mu­nis­tas acti­vos, para que par­ti­ci­pen tan­to en los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les como en los cuer­pos repre­sen­ta­ti­vos popu­la­res; igual­men­te, debe admi­tir­se la par­ti­ci­pa­ción de los miem­bros del Kuo­min­tang que no se opon­gan al Par­ti­do Comu­nis­ta. Asi­mis­mo, pue­de per­mi­tir­se que un peque­ño núme­ro de dere­chis­tas par­ti­ci­pe en los cuer­pos repre­sen­ta­ti­vos popu­la­res. En nin­gún caso nues­tro par­ti­do debe mono­po­li­zar­lo todo. No esta­mos des­tru­yen­do la dic­ta­du­ra de la gran bur­gue­sía com­pra­do­ra y la cla­se de los gran­des terra­te­nien­tes para reem­pla­zar­la por la dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta.
  • Polí­ti­ca labo­ral. Hay que mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de los obre­ros; sólo así será posi­ble ele­var su entu­sias­mo en la resis­ten­cia al Japón. Pero debe evi­tar­se por todos los medios las des­via­cio­nes ultra­iz­quier­dis­tas, y no exce­der­se en el aumen­to de sala­rios ni en la reduc­ción de la jor­na­da de tra­ba­jo. En las con­di­cio­nes actua­les de Chi­na, resul­ta aún difí­cil apli­car en todo el país la jor­na­da de ocho horas y es pre­ci­so per­mi­tir toda­vía la jor­na­da de diez horas en cier­tos sec­to­res de la pro­duc­ción. En otros debe fijar­se la jor­na­da de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias. Los obre­ros tie­nen que obser­var la dis­ci­pli­na labo­ral una vez con­clui­do un con­tra­to entre el tra­ba­jo y el capi­tal; se debe per­mi­tir que los capi­ta­lis­tas obten­gan cier­tos bene­fi­cios. De otra mane­ra, las fábri­cas cerra­rían, lo que per­ju­di­ca­ría tan­to a la resis­ten­cia como a los pro­pios obre­ros. Par­ti­cu­lar­men­te en las zonas rura­les, el nivel de vida y los sala­rios de los obre­ros no deben ser ele­va­dos en dema­sía, pues esto podría traer obje­cio­nes de los cam­pe­si­nos, el des­em­pleo entre los obre­ros y la dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción.
  • Polí­ti­ca agra­ria. Hay que expli­car a los mili­tan­tes del par­ti­do y a los cam­pe­si­nos que aho­ra no es el momen­to para una revo­lu­ción agra­ria radi­cal, y que la serie de medi­das adop­ta­das duran­te el perío­do de la Revo­lu­ción agra­ria son hoy inapli­ca­bles. En la actua­li­dad, nues­tra polí­ti­ca debe esta­ble­cer, por un lado, que los terra­te­nien­tes reduz­can los arrien­dos y los intere­ses, pues esto ele­va­rá entre las masas bási­cas del cam­pe­si­na­do el entu­sias­mo en la resis­ten­cia al Japón, pero no con­vie­ne que tales reduc­cio­nes sean exce­si­vas. Como prin­ci­pio gene­ral, los arrien­dos tie­nen que reba­jar­se en un 25 por cien­to; cuan­do las masas cam­pe­si­nas recla­man una mayor reduc­ción, pue­den que­dar­se con un sesen­ta o seten­ta por cien­to de la cose­cha, pero no más. Los intere­ses no deben dis­mi­nuir­se más de lo que admi­ten las con­di­cio­nes de cré­di­to corres­pon­dien­tes a la eco­no­mía del país. Por otro lado, hay que esti­pu­lar que los cam­pe­si­nos debe­rán con­ti­nuar pagan­do arrien­dos e intere­ses y que los terra­te­nien­tes podrán con­ser­var la pro­pie­dad de sus tie­rras y bie­nes. Es pre­ci­so no redu­cir los intere­ses al pun­to de hacer impo­si­ble que los cam­pe­si­nos obten­gan prés­ta­mos, y al ajus­tar las cuen­tas anti­guas, éstos no deben recu­pe­rar sin pago las tie­rras hipo­te­ca­das.
  • Polí­ti­ca tri­bu­ta­ria. Deben fijar­se los impues­tos según los ingre­sos. Excep­to los más pobres, quie­nes serán exi­mi­dos, todos los que ten­gan ingre­sos, es decir, más del ochen­ta por cien­to de la pobla­ción, inclui­dos los obre­ros y cam­pe­si­nos, tie­nen que pagar impues­tos al Esta­do; la car­ga tri­bu­ta­ria no debe pesar úni­ca­men­te sobre los terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas. Que­da prohi­bi­do pro­cu­rar fon­dos para el ejér­ci­to arres­tan­do gen­te e impo­nién­do­le mul­tas. Has­ta que haya­mos ela­bo­ra­do un sis­te­ma tri­bu­ta­rio nue­vo y más ade­cua­do, pode­mos uti­li­zar el exis­ten­te sis­te­ma del Kuo­min­tang, intro­du­cien­do en él las modi­fi­ca­cio­nes apro­pia­das.
  • Polí­ti­ca de con­tra­es­pio­na­je. Es nece­sa­rio aplas­tar resuel­ta­men­te a los cola­bo­ra­cio­nis­tas y anti­co­mu­nis­tas empe­der­ni­dos, sin lo cual sería impo­si­ble defen­der a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias anti­ja­po­ne­sas. Pero en nin­gún caso se pue­de ajus­ti­ciar en exce­so ni incri­mi­nar a ino­cen­tes. En cuan­to a los reac­cio­na­rios, debe tra­tar­se con cle­men­cia a aque­llos que vaci­len o hayan obra­do bajo coac­ción. Hay que pros­cri­bir estric­ta­men­te la vio­len­cia físi­ca con­tra los pre­sos, con­ce­der impor­tan­cia a las prue­bas y no fiar­se a la lige­ra de las decla­ra­cio­nes. Nues­tra polí­ti­ca con res­pec­to a los pri­sio­ne­ros cap­tu­ra­dos a las tro­pas japo­ne­sas, títe­res o anti­co­mu­nis­tas, es poner­los a todos en liber­tad, excep­to a quie­nes hayan incu­rri­do en el pro­fun­do odio de las masas y no merez­can sino la pena capi­tal, cuya sen­ten­cia a muer­te está suje­ta a la rati­fi­ca­ción de las auto­ri­da­des supe­rio­res. Debe­mos ganar para el ser­vi­cio de nues­tro ejér­ci­to a gran núme­ro de los que hayan sido obli­ga­dos a incor­po­rar­se a las fuer­zas reac­cio­na­rias y que, en mayor o menor gra­do, se sien­tan incli­na­dos hacia la revo­lu­ción, y dejar en liber­tad al res­to de los pri­sio­ne­ros; si éstos vuel­ven a com­ba­tir con­tra noso­tros y son cap­tu­ra­dos de nue­vo, hay que vol­ver a poner­los en liber­tad. No debe­mos insul­tar­los, des­po­jar­los de sus efec­tos per­so­na­les ni arran­car­les con­fe­sio­nes, sino tra­tar­los a todos con sin­ce­ri­dad y bene­vo­len­cia. Esta tie­ne que ser nues­tra polí­ti­ca res­pec­to a ellos sin excep­ción, por reac­cio­na­rios que fue­ren. Esta polí­ti­ca es muy efi­caz para ais­lar al cam­po reac­cio­na­rio. Debe dar­se a los rene­ga­dos, sal­vo aque­llos que han come­ti­do crí­me­nes mons­truo­sos, la opor­tu­ni­dad de enmen­dar­se, siem­pre que cesen en sus acti­vi­da­des anti­co­mu­nis­tas; si desean vol­ver al camino de la revo­lu­ción podrá acep­tár­se­los, pero no se los pue­de read­mi­tir en el par­ti­do. No debe­mos iden­ti­fi­car a los agen­tes ordi­na­rios del ser­vi­cio secre­to del Kuo­min­tang con los espías y cola­bo­ra­cio­nis­tas al ser­vi­cio del Japón, sino hacer una dis­tin­ción cla­ra entre unos y otros y tra­tar­los de mane­ra dife­ren­cia­da. Hay que ter­mi­nar con la situa­ción caó­ti­ca en que cual­quier ins­ti­tu­ción u orga­ni­za­ción se per­mi­te prac­ti­car deten­cio­nes, y, a fin de esta­ble­cer el orden revo­lu­cio­na­rio en inte­rés de la resis­ten­cia, se debe esti­pu­lar que, a excep­ción de las uni­da­des arma­das duran­te las ope­ra­cio­nes mili­ta­res, úni­ca­men­te los orga­nis­mos judi­cia­les o de segu­ri­dad públi­ca ten­drán auto­ri­dad para efec­tuar deten­cio­nes.
  • Dere­chos del pue­blo. Es pre­ci­so dejar esta­ble­ci­do que todos los terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas que no se opon­gan a la resis­ten­cia al Japón goza­rán de los mis­mos dere­chos que los obre­ros y cam­pe­si­nos: invio­la­bi­li­dad de la per­so­na, pro­pie­dad y voto, y de las mis­mas liber­ta­des de pala­bra, de reu­nión, de aso­cia­ción, de pen­sa­mien­to y fe. El gobierno sólo inter­ven­drá con­tra aque­llos que orga­ni­cen sabo­ta­jes o rebe­lio­nes en nues­tras bases de apo­yo, pero pro­te­ge­rá a todos los demás y no los moles­ta­rá.
  • Polí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Debe­mos desa­rro­llar acti­va­men­te la indus­tria, la agri­cul­tu­ra y la cir­cu­la­ción de mer­can­cías. Es pre­ci­so atraer a los capi­ta­lis­tas de otras regio­nes que deseen ins­ta­lar empre­sas en nues­tras bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas. Hay que esti­mu­lar a las empre­sas pri­va­das y com­pren­der que las esta­ta­les sólo cons­ti­tu­yen una par­te de las empre­sas. Todo esto tie­ne por obje­to lograr el auto­abas­te­ci­mien­to. Hay que evi­tar que sean per­ju­di­ca­das las empre­sas úti­les. La polí­ti­ca adua­ne­ra y la mone­ta­ria deben res­pon­der a nues­tra polí­ti­ca bási­ca de desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra, la indus­tria y el comer­cio, y no ir con­tra ella. El fac­tor esen­cial para man­te­ner por lar­go tiem­po nues­tras bases de apo­yo es lograr su auto­abas­te­ci­mien­to, orga­ni­zan­do su eco­no­mía con­cien­zu­da y escru­pu­lo­sa­men­te sin per­mi­tir nin­gún des­cui­do.
  • Polí­ti­ca cul­tu­ral y edu­ca­cio­nal. Hay que con­cen­trar la aten­ción en la pro­mo­ción y difu­sión entre las masas popu­la­res de las téc­ni­cas y cono­ci­mien­tos nece­sa­rios para la Gue­rra de Resis­ten­cia, así corno en la exal­ta­ción del sen­ti­mien­to de dig­ni­dad nacio­nal. Debe­mos per­mi­tir que los ele­men­tos libe­ra­les bur­gue­ses entre los peda­go­gos, hom­bres de letras, perio­dis­tas, inte­lec­tua­les y téc­ni­cos, ven­gan a nues­tras bases de apo­yo para coope­rar con noso­tros en la ins­truc­ción públi­ca, la edi­ción de perió­di­cos y otras acti­vi­da­des. Debe­mos acep­tar en nues­tras escue­las a cuan­tos inte­lec­tua­les se mues­tren rela­ti­va­men­te acti­vos en la resis­ten­cia al Japón, y, tras un bre­ve perío­do de entre­na­mien­to, dar­les tra­ba­jo en el ejér­ci­to, en los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les o en las orga­ni­za­cio­nes de masas; debe­mos ser auda­ces al inte­grar­los en nues­tras filas, emplear­los y pro­mo­ver­los. No debe­mos exa­ge­rar la cau­te­la por temor a la infil­tra­ción de reac­cio­na­rios. Inevi­ta­ble­men­te, algu­nos de esos ele­men­tos se infil­tra­rán, pero habrá tiem­po para des­ha­cer­nos de ellos en el trans­cur­so del estu­dio y el tra­ba­jo.
    Cada base de apo­yo debe ins­ta­lar impren­tas, edi­tar libros y perió­di­cos y orga­ni­zar agen­cias de dis­tri­bu­ción y repar­to de publi­ca­cio­nes. Cada base debe hacer todo lo posi­ble por abrir gran­des escue­las de cua­dros, y cuan­to más gran­des y nume­ro­sas sean, tan­to mejor.
  • Polí­ti­ca mili­tar. Es impe­ra­ti­vo ampliar al máxi­mo el VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, ya que son las fuer­zas arma­das más fia­bles del pue­blo chino para lle­var ade­lan­te la resis­ten­cia nacio­nal con­tra el Japón. Res­pec­to a las tro­pas del Kuo­min­tang, debe­mos con­ti­nuar la polí­ti­ca de no ata­car­las a menos que ellas nos ata­quen, y hacer todo lo posi­ble por tra­bar amis­tad con ellas. A fin de con­tri­buir a la cons­truc­ción de nues­tro ejér­ci­to des­de el pun­to de vis­ta mili­tar, debe­mos admi­tir en el VIII Ejér­ci­to y en el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, siem­pre que sea posi­ble, a aque­llos ofi­cia­les, miem­bros del Kuo­min­tang o sin par­ti­do, que sim­pa­ti­cen con noso­tros. Tam­bién hay que modi­fi­car la situa­ción actual en que los comu­nis­tas lo domi­nan todo numé­ri­ca­men­te en nues­tro ejér­ci­to. Por supues­to, no se debe intro­du­cir el «sis­te­ma de los tres ter­cios» en el ejér­ci­to regu­lar, pero, siem­pre que el par­ti­do man­ten­ga la hege­mo­nía en el ejér­ci­to (prin­ci­pio indis­pen­sa­ble e invio­la­ble), no hay que temer que un gran núme­ro de sim­pa­ti­zan­tes par­ti­ci­pen en el tra­ba­jo de los depar­ta­men­tos mili­ta­res y téc­ni­cos de nues­tro ejér­ci­to. Aho­ra que ya han sido fir­me­men­te esta­ble­ci­dos los fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos y orga­ni­za­ti­vos de nues­tro par­ti­do y nues­tro ejér­ci­to, incor­po­rar a gran núme­ro de sim­pa­ti­zan­tes (exclu­yen­do, cla­ro está, a los sabo­tea­do­res), lejos de cons­ti­tuir un peli­gro, es una polí­ti­ca nece­sa­ria, pues sin ella sería impo­si­ble ganar la sim­pa­tía de todo el pue­blo y ampliar las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias.

El Par­ti­do ente­ro debe apli­car fir­me­men­te todos estos prin­ci­pios tác­ti­cos rela­ti­vos al fren­te úni­co, y lle­var a la prác­ti­ca, en sus diver­sos aspec­tos, la polí­ti­ca con­cre­ta que ema­na de dichos prin­ci­pios. En momen­tos en que los inva­so­res japo­ne­ses inten­si­fi­can su agre­sión con­tra Chi­na y los gran­des terra­te­nien­tes y la gran bur­gue­sía del país prac­ti­can una polí­ti­ca de repre­sión y ata­ques arma­dos con­tra nues­tro par­ti­do y el pue­blo, sólo apli­can­do estos prin­ci­pios tác­ti­cos y esta polí­ti­ca con­cre­ta en sus diver­sos aspec­tos podre­mos per­se­ve­rar en la gue­rra de resis­ten­cia, desa­rro­llar el fren­te úni­co, ganar la sim­pa­tía de todo el pue­blo y con­se­guir un cam­bio favo­ra­ble en la situa­ción. Sin embar­go, al corre­gir los erro­res, debe­mos pro­ce­der metó­di­ca­men­te y guar­dar­nos de toda pre­ci­pi­ta­ción, que podría pro­vo­car des­con­ten­to entre nues­tros cua­dros, des­con­fian­za entre las masas, con­tra­ata­ques de los terra­te­nien­tes y otros fenó­me­nos nega­ti­vos.

Mao Zedong

25 de diciem­bre de 1940

  1. Gran buró­cra­ta del perío­do de los cau­di­llos mili­ta­res del Nor­te y cola­bo­ra­cio­nis­ta pro­ja­po­nes. Des­pués de los acon­te­ci­mien­tos del Nor­te de Chi­na en 1935, Chiang Kai-shek lo tomó a su ser­vi­cio. Final­men­te, actuó como títe­re de los inva­so­res japo­ne­ses en el Nor­te de Chi­na y en 1938 fue nom­bra­do pre­si­den­te del espu­rio Con­se­jo Polí­ti­co del Nor­te de Chi­na.
  2. Tor­na­di­zo cau­di­llo mili­tar del Kuo­min­tang. Nom­bra­do coman­dan­te en jefe del X gru­po de Ejér­ci­tos del Kuo­min­tang des­pués del esta­lli­do de la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón, no hizo más que cola­bo­rar con las Fuer­zas arma­das japo­ne­sas en el Sur de Jopei para ata­car al VIII Ejér­ci­to, des­truir el poder demo­crá­ti­co anti­ja­po­nés y ase­si­nar a comu­nis­tas y ele­men­tos pro­gre­sis­tas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *