Unir a todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas y com­ba­tir a los recal­ci­tran­tes anticomunistas

[wpdm_​package id=“115868” template=“5c51ba687615d”]

¿Para qué nos reuni­mos hoy aquí todos los sec­to­res de la pobla­ción de Yenán? Para denun­ciar al ven­de­pa­tria Wang Ching-wei, y tam­bién para con­tri­buir a la uni­dad de todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas y a la lucha con­tra los recal­ci­tran­tes anticomunistas.

Los comu­nis­tas hemos seña­la­do una y otra vez que el impe­ria­lis­mo japo­nés es infle­xi­ble en su polí­ti­ca de sub­yu­gar a Chi­na. Cua­les­quie­ra que sean los cam­bios de gabi­ne­te que pue­dan pro­du­cir­se en el Japón, éste no cam­bia­rá su polí­ti­ca fun­da­men­tal de sub­yu­gar a Chi­na y con­ver­tir­la en su colo­nia. Ate­rro­ri­za­do por esto has­ta per­der el jui­cio, Wang Ching-wei, repre­sen­tan­te polí­ti­co del sec­tor pro­ja­po­nés de la gran bur­gue­sía chi­na, se ha pos­tra­do ante el Japón y ha con­clui­do con este un pac­to entre­guis­ta ven­dien­do Chi­na al impe­ria­lis­mo japo­nés. Ade­más, se dis­po­ne a esta­ble­cer un gobierno y un ejér­ci­to títe­res para opo­ner­los al gobierno y los ejér­ci­tos anti­ja­po­ne­ses. En los últi­mos tiem­pos, ya casi ni men­cio­na su opo­si­ción a Chiang Kai-shek, y se dice que la ha sus­ti­tui­do por la «alian­za con Chiang». El anti­co­mu­nis­mo es el prin­ci­pal obje­ti­vo del Japón y de Wang Ching-wei. Cons­cien­tes de que el Par­ti­do Comu­nis­ta es el más con­se­cuen­te en la lucha anti­ja­po­ne­sa y de que la coope­ra­ción entre el Kuo­min­tang y el Par­ti­do Comu­nis­ta hace cre­cer la fuer­za de la resis­ten­cia, el Japón y Wang Ching-wei tra­tan por todos los medios de soca­var esta coope­ra­ción y de este modo sepa­rar a los dos par­ti­dos, o mejor aún, de poner­los a luchar entre sí. Con este fin, se valen de los recal­ci­tran­tes en el seno del Kuo­min­tang para pren­der fue­go por todas par­tes. En Junán, tuvo lugar la Matan­za de Ping­chiang1; en Jonán, la de Chueshan2; en Shan­sí, el vie­jo ejér­ci­to ata­có al nue­vo3; en Jopei, Chang Yin-wu4 agre­dió al VIII Ejér­ci­to; en Shan­tung, Chin Chi-yung ata­có a las gue­rri­llas5; en el Este de Jupei, Cheng Yu-juai ase­si­nó entre qui­nien­tos y seis­cien­tos comu­nis­tas6; res­pec­to a la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, se ha segui­do la polí­ti­ca de «esta­ble­ci­mien­to de pun­tos y líneas de apo­yo»7 en el inte­rior y «tra­ba­jo de blo­queo» en el exte­rior y se está pre­pa­ran­do un ata­que mili­tar8. Ade­más, los recal­ci­tran­tes han arres­ta­do a un gran núme­ro de jóve­nes pro­gre­sis­tas y los han arro­ja­do en cam­pos de con­cen­tra­ción9; con­tra­ta­ron al tra­fi­can­te en meta­fí­si­ca Chang Chan-mai para que for­mu­la­ra pro­po­si­cio­nes reac­cio­na­rias ten­dien­tes a supri­mir el Par­ti­do Comu­nis­ta, la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, el VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to; com­pra­ron a Ye Ching y otros trots­kis­tas para que escri­bie­ran libe­los con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta. Todo esto con el úni­co pro­pó­si­to de sabo­tear la resis­ten­cia y con­ver­tir a todo el pue­blo chino en escla­vo de una nación extran­je­ra10.

Así, los Wang Ching-wei y los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas del Kuo­min­tang han esta­do tra­ba­jan­do en colu­sión, aqué­llos des­de fue­ra y éstos des­de den­tro del fren­te úni­co, y han hecho irres­pi­ra­ble la atmósfera.

Extre­ma­da­men­te indig­na­dos por este esta­do de cosas, muchos pien­san que aho­ra ya no hay espe­ran­zas para la resis­ten­cia y que los miem­bros del Kuo­min­tang en su tota­li­dad son unos mise­ra­bles a los que es nece­sa­rio com­ba­tir. Debe­mos seña­lar que se jus­ti­fi­ca total­men­te su indig­na­ción, pues, ¿quién no se indig­na ante hechos tan gra­ves? Pero siguen exis­tien­do espe­ran­zas para la resis­ten­cia al Japón y no todos los miem­bros del Kuo­min­tang son unos mise­ra­bles. Hay que adap­tar una polí­ti­ca de tra­to dis­tin­to para con los dife­ren­tes sec­to­res del Kuo­min­tang. No pode­mos en abso­lu­to tole­rar a aque­llos mise­ra­bles que tuvie­ron la auda­cia de apu­ña­lar por la espal­da al VIII Ejér­ci­to y al Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, per­pe­trar las Matan­zas de Ping­chiang y Chueshan, sabo­tear la región fron­te­ri­za y ata­car a ejér­ci­tos, orga­ni­za­cio­nes y ele­men­tos pro­gre­sis­tas; tene­mos que devol­ver­les gol­pe por gol­pe, y en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia pode­mos ceder ante ellos, pues son tan des­al­ma­dos que, en momen­tos en que un enemi­go de la nación ha pene­tra­do pro­fun­da­men­te en nues­tro terri­to­rio, siguen crean­do «roces» y lle­van­do a cabo matan­zas y divi­sio­nes. No impor­ta lo que pien­sen en su fue­ro interno, en reali­dad están hacien­do el jue­go al Japón y a Wang Ching-wei, y pue­de ser que algu­nos hayan sido des­de el comien­zo cola­bo­ra­cio­nis­tas sola­pa­dos. De no cas­ti­gar­los come­te­ría­mos un error; esto sería un estí­mu­lo para los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias, una des­leal­tad a la resis­ten­cia nacio­nal y a nues­tra patria, y una invi­ta­ción a que estos mise­ra­bles rom­pan el fren­te úni­co; sería una vio­la­ción de la polí­ti­ca de nues­tro Par­ti­do. Sin embar­go, la polí­ti­ca de gol­pear a los capi­tu­la­do­res y a los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas tie­ne por úni­co obje­to man­te­ner la resis­ten­cia al Japón y sal­va­guar­dar el fren­te úni­co anti­ja­po­nés. En con­se­cuen­cia, debe­mos mos­trar bue­na volun­tad hacia los miem­bros del Kuo­min­tang que sean lea­les a la resis­ten­cia y no capi­tu­la­do­res ni recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas; debe­mos unir­nos con esos miem­bros, res­pe­tar­los y estar dis­pues­tos a una coope­ra­ción a lar­go pla­zo con ellos a fin de poner en orden nues­tro país. Quien actúe de otra mane­ra, vio­la­rá igual­men­te la polí­ti­ca del Partido.

La polí­ti­ca de nues­tro Par­ti­do tie­ne dos aspec­tos: por un lado, unir­nos con todas las fuer­zas pro­gre­sis­tas y con toda per­so­na leal a la resis­ten­cia con­tra el Japón, y por el otro, opo­ner­nos a todos los mise­ra­bles des­al­ma­dos, a los capi­tu­la­do­res y a los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas. Estos dos aspec­tos de nues­tra polí­ti­ca per­si­guen un solo obje­ti­vo: lograr un cam­bio en la situa­ción y ven­cer al Japón. La tarea del Par­ti­do Comu­nis­ta y del pue­blo ente­ro resi­de en unir a todas las fuer­zas de la resis­ten­cia y del pro­gre­so, com­ba­tir a las de la capi­tu­la­ción y el retro­ce­so, y empe­ñar­se en dete­ner el actual dete­rio­ro de la situa­ción y en obte­ner un cam­bio favo­ra­ble. Esta es nues­tra polí­ti­ca bási­ca. Somos opti­mis­tas, y nun­ca nos mos­tra­re­mos pesi­mis­tas o des­es­pe­ran­za­dos. No tene­mos mie­do a nin­gún ata­que de los capi­tu­la­do­res o de los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas. Debe­mos aplas­tar sus ata­ques, y así lo hare­mos. La nación chi­na logra­rá su libe­ra­ción y jamás será sub­yu­ga­da. Su mar­cha hacia ade­lan­te es ineluc­ta­ble, mien­tras su actual retro­ce­so no es más que un fenó­meno temporal. 

En este acto tam­bién que­re­mos expre­sar ante todo el pue­blo nues­tra con­vic­ción de que la uni­dad y el pro­gre­so de toda la nación son indis­pen­sa­bles para la resis­ten­cia. Algu­nos sólo ponen el acen­to en la resis­ten­cia, rehú­san hacer hin­ca­pié en la uni­dad y el pro­gre­so y has­ta lle­gan a no men­cio­nar­los. Eso está mal. ¿Cómo pue­de man­te­ner­se la Gue­rra de Resis­ten­cia sin una uni­dad genui­na y sóli­da, sin un pro­gre­so rápi­do y efec­ti­vo? Los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas del Kuo­min­tang sub­ra­yan la uni­fi­ca­ción, pero la «uni­fi­ca­ción» que pre­co­ni­zan no es genui­na sino fal­sa, no es racio­nal sino irra­cio­nal, no es real sino for­mal. Voci­fe­ran en favor de la uni­fi­ca­ción, pero lo que real­men­te pre­ten­den es supri­mir el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, con el pre­tex­to de que Chi­na no pue­de ser uni­fi­ca­da mien­tras éstos exis­tan. Quie­ren que todo, en el país, sea del Kuo­min­tang, y no sólo pre­ten­den con­ti­nuar sino exten­der su dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta. Si esto ocu­rrie­ra, ¿qué uni­fi­ca­ción podría haber? A decir ver­dad, si el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia no hubie­ran sali­do a pro­pug­nar sin­ce­ra­men­te el cese de la gue­rra civil y la uni­dad para la resis­ten­cia al Japón, no habría habi­do quien pro­pu­sie­ra el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés ni quien diri­gie­ra el arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían, y enton­ces habría sido impo­si­ble la resis­ten­cia al Japón. Hoy rei­na­ría en ver­dad un terri­ble caos si el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia y las bases de apo­yo demo­crá­ti­cas anti­ja­po­ne­sas no sos­tu­vie­ran sin­ce­ra­men­te la cau­sa de la resis­ten­cia al Japón ni com­ba­tie­ran las peli­gro­sas ten­den­cias a la capi­tu­la­ción, la rup­tu­ra y el retro­ce­so. Los varios cien­tos de miles de hom­bres del VIII Ejér­ci­to y del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to detie­nen a dos quin­tos de las fuer­zas enemi­gas, o sea, com­ba­ten a die­ci­sie­te de las cua­ren­ta divi­sio­nes japo­ne­sas11, ¿qué razón hay pues para supri­mir estos Ejér­ci­tos? La región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia es la región más pro­gre­sis­ta del país, una base de apo­yo anti­ja­po­ne­sa y demo­crá­ti­ca. Aquí, pri­me­ro, no hay fun­cio­na­rios corrup­tos; segun­do, no hay dés­po­tas loca­les ni shenshi mal­va­dos; ter­ce­ro, no hay jue­gos de azar; cuar­to, no hay pros­ti­tu­tas; quin­to, no hay con­cu­bi­nas; sex­to, no hay men­di­gos; sép­ti­mo, no hay esa cla­se de suje­tos que se aga­vi­llan para sus viles intere­ses; octa­vo, no hay una atmós­fe­ra de aba­ti­mien­to y rela­ja­ción; noveno, no hay gen­te que viva de crear «rocesx, y déci­mo, no hay indi­vi­duos que se enri­quez­can a cos­ta de los males de la nación. ¿Por qué, enton­ces, supri­mir la región fron­te­ri­za? Sólo quien no tie­ne nin­gún sen­ti­do del pudor pue­de suge­rir algo tan ver­gon­zo­so. ¿Qué dere­cho tie­nen esos recal­ci­tran­tes a pro­fe­rir una sola pala­bra con­tra noso­tros? ¡No, cama­ra­das! Lo que hay que hacer no es supri­mir la región fron­te­ri­za, sino hacer que todo el país siga su ejem­plo, no es supri­mir el VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, sino hacer que todo el país los imi­te, no es supri­mir el Par­ti­do Comu­nis­ta, sino hacer que todo el país apren­da de él, no es hacer des­cen­der a los avan­za­dos al nivel de los atra­sa­dos, sino lograr que éstos se pon­gan a la altu­ra de aqué­llos. Los comu­nis­tas somos los más fir­mes par­ti­da­rios de la uni­fi­ca­ción, los que hemos ini­cia­do y man­te­ni­do el fren­te úni­co y lan­za­do la con­sig­na de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca uni­fi­ca­da. ¿Quién más habría sido capaz de pro­po­ner estas cosas? ¿Quién más las habría pues­to en prác­ti­ca? ¿Quién más se con­ten­ta­ría con una men­sua­li­dad de sólo cin­co yua­nes12? ¿Quién más habría podi­do crear un gobierno tan ínte­gro e inco­rrup­ti­ble? Se gri­ta: ¡Uni­fi­ca­ción! ¡Uni­fi­ca­ción! Los capi­tu­la­do­res tie­nen su con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, quie­ren uni­fi­car­nos en la capi­tu­la­ción; los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas tie­nen su con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, pre­ten­den uni­fi­car­nos en la rup­tu­ra y el retro­ce­so. ¿Podría­mos acep­tar jamás estas ideas? ¿Pue­de con­si­de­rar­se genui­na cual­quier uni­fi­ca­ción que no esté basa­da en la resis­ten­cia, la uni­dad y el pro­gre­so? ¿Pue­de con­si­de­rar­se racio­nal? ¿Pue­de con­si­de­rar­se una uni­fi­ca­ción real? ¡Esto es un sue­ño! Nos reuni­mos hoy aquí para plan­tear nues­tro pro­pio con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, que es el con­cep­to de todo el pue­blo y de toda per­so­na de con­cien­cia, y que se basa en la resis­ten­cia, la uni­dad y el pro­gre­so. Sólo median­te el pro­gre­so podre­mos alcan­zar la uni­dad, sólo median­te la uni­dad podre­mos resis­tir al Japón y sólo median­te el pro­gre­so, la uni­dad y la resis­ten­cia, podrá haber uni­fi­ca­ción. Tal es nues­tro con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, una uni­fi­ca­ción autén­ti­ca, racio­nal y real. El con­cep­to de una uni­fi­ca­ción fal­sa, irra­cio­nal y for­mal es un con­cep­to que con­du­ce a la sub­yu­ga­ción nacio­nal, y es sos­te­ni­do por indi­vi­duos caren­tes de toda con­cien­cia. Esta gen­te inten­ta des­truir el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y las bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas y demo­crá­ti­cas y barrer todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas loca­les, con el obje­to de impo­ner la uni­fi­ca­ción bajo la féru­la del Kuo­min­tang. Este es un com­plot, una ten­ta­ti­va de per­pe­tuar su régi­men auto­crá­ti­co bajo el nom­bre de uni­fi­ca­ción, de ven­der la car­ne de perro de su dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta ponien­do como mues­tra la cabe­za de cor­de­ro de la uni­fi­ca­ción; es una cons­pi­ra­ción de des­ca­ra­dos valen­to­nes que han per­di­do todo sen­ti­do de la ver­güen­za. Hoy esta­mos reu­ni­dos aquí pre­ci­sa­men­te para des­en­mas­ca­rar a este tigre de papel. ¡Com­ba­ta­mos resuel­ta­men­te a estos recal­ci­tran­tes anticomunistas!

Mao Zedong

1 de enero de 1940

  1. Véa­se Los reac­cio­na­rios deben ser cas­ti­ga­dos, nota 1, en el pre­sen­te tomo.
  2. El 11 de noviem­bre de 1939, más de 1.800 sol­da­dos y agen­tes secre­tos del Kuo­min­tang ata­ca­ron el apa­ra­to de reta­guar­dia del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to en el pobla­do de Chu­kou, dis­tri­to de Chueshan, pro­vin­cia de Jonán. Más de 200 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das, entre ellas ofi­cia­les y sol­da­dos del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to que habían sido heri­dos en la gue­rra anti­ja­po­ne­sa, así como fami­lia­res suyos.
  3. El vie­jo ejér­ci­to lo com­po­nían las tro­pas al man­do de Yen Si-shan, cau­di­llo mili­tar kuo­min­ta­nis­ta de Shan­sí; el nue­vo ejér­ci­to, cono­ci­do como el Cuer­po Anti­ja­po­nés de Desa­fío a la Muer­te, eran fuer­zas anti­ja­po­ne­sas popu­la­res de Shan­sí, crea­das en los comien­zos de la Gue­rra de Resis­ten­cia bajo la influen­cia y direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta. En diciem­bre de 1939, Chiang Kai-shek y Yen Si-shan, en un inten­to de ani­qui­lar al nue­vo ejér­ci­to, con­cen­tra­ron seis cuer­pos de ejér­ci­to en el Oes­te de Shan­sí y lan­za­ron un ata­que, que fue recha­za­do. Al mis­mo tiem­po, las tro­pas de Yen en el Sudes­te de Shan­sí ata­ca­ron a los gobier­nos dis­tri­ta­les demo­crá­ti­cos anti­ja­po­ne­ses y a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en la zona de Yang­cheng y Chin­cheng y ase­si­na­ron a gran núme­ro de comu­nis­tas y progresistas.
  4. Coman­dan­te de las fuer­zas de pre­ser­va­ción del orden per­te­ne­cien­tes a la pan­di­lla kuo­min­ta­nis­ta en Jopei. En junio de 1939 lan­zó un ata­que por sor­pre­sa al apa­ra­to de reta­guar­dia del VIII Ejér­ci­to en el dis­tri­to de Shen­sien, pro­vin­cia de Jupei, y ase­si­nó a más de cua­tro­cien­tos cua­dros y soldados.
  5. En abril de 1939, por ins­truc­cio­nes de Shen Jung-lie, gober­na­dor kuo­min­ta­nis­ta de Shan­tung, las hor­das de ban­di­dos que actua­ban a órde­nes de Chin Chi-yung ata­ca­ron en Poshan al 3º Des­ta­ca­men­to Gue­rri­lle­ro de la Colum­na de Shan­tung del VIII Ejér­ci­to, matan­do a más de cua­tro­cien­tos hom­bres, inclui­dos ofi­cia­les de cate­go­rías infe­rio­res a regimiento.
  6. En sep­tiem­bre de 1939, Cheng Yu-juai, mili­tar reac­cio­na­rio del Kuo­min­tang en el este de Jupei, con­cen­tró sus hues­tes de ban­di­dos y ata­có uno de los apa­ra­tos de reta­guar­dia del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, ase­si­nan­do entre qui­nien­tos y seis­cien­tos comunistas.
  7. Para rea­li­zar su tra­ba­jo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, los espías y agen­tes secre­tos del Kuo­min­tang que actua­ban en la Región Fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia toma­ban como pun­tos de apo­yo las ciu­da­des de la región fron­te­ri­za y lue­go las liga­ban entre sí for­man­do una red. A esto lo lla­ma­ban «esta­ble­ci­mien­to de pun­tos y líneas de apoyo».
  8. Del invierno de 1939 a la pri­ma­ve­ra de 1940, las tro­pas del Kuo­min­tang se apo­de­ra­ron de las capi­ta­les dis­tri­ta­les de Chun­jua, Sun­yí, Chen­gning, Ning­sien y Chen­yuan en la región fron­te­ri­za de Shensí-Kansú-Ningsia.
  9. Imi­tan­do a los fas­cis­tas ale­ma­nes e ita­lia­nos, los reac­cio­na­rios del Kuo­min­tang esta­ble­cie­ron duran­te la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón muchos cam­pos de con­cen­tra­ción, des­de Lan­chou y Sían en el Noroes­te, has­ta Kan­chou y Shang­yao, en el Sudes­te. Gran núme­ro de comu­nis­tas, patrio­tas y jóve­nes pro­gre­sis­tas fue­ron arres­ta­dos y arro­ja­dos allí.
  10. Des­pués de la caí­da de Wuján, en octu­bre de 1938, el Kuo­min­tang inten­si­fi­có sus acti­vi­da­des anti­co­mu­nis­tas. En febre­ro de 1939, Chiang Kai-shek emi­tió en secre­to docu­men­tos reac­cio­na­rios tales como Medi­das para solu­cio­nar el pro­ble­ma comu­nis­taMedi­das de pro­tec­ción con­tra las acti­vi­da­des comu­nis­tas en las zonas ocu­pa­das por el Japón, y aumen­tó la repre­sión polí­ti­ca y sus ata­ques mili­ta­res con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta en las zonas domi­na­das por el Kuo­min­tang y en el cen­tro y nor­te de Chi­na. Todo esto cul­mi­nó en la pri­me­ra cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta, que duró de diciem­bre de 1939 a mar­zo de 1940. Los ata­ques de las reac­cio­na­rias tro­pas kuo­min­ta­nis­tas, en las pro­vin­cias de Shen­sí y Kan­sú, con­tra la Región Fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia y, en el Oes­te de Shan­sí, con­tra el Cuer­po Anti­ja­po­nés de Desa­fío a la Muer­te, diri­gi­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta ‑dos ata­ques de que habla el cama­ra­da Mao Tse-tung en esta obra- fue­ron gran­des ope­ra­cio­nes mili­ta­res empren­di­das por el Kuo­min­tang duran­te esa pri­me­ra cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta. Más tar­de, en febre­ro y mar­zo de 1940, Chiang Kai-shek vol­vió a orde­nar al reac­cio­na­rio kuo­min­ta­nis­ta Chu Juai-ping que, reu­nien­do bajo su man­do las pan­di­llas de Pang Ping-sun Chang Yin-wu y Jou Yu-yung, ata­ca­ra en tres rutas al VIII Ejér­ci­to en la zona de las mon­ta­ñas Tai­jang. En este ata­que, que fue des­ba­ra­ta­do por el VIII Ejér­ci­to, resul­ta­ron ani­qui­la­das tres divi­sio­nes kuo­min­ta­nis­tas; de este modo, fue defi­ni­ti­va­men­te aplas­ta­da la pri­me­ra cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta, ini­cia­da por Chiang Kai-shek.
  11. El VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to com­ba­tie­ron pos­te­rior­men­te con­tra un núme­ro aún mayor de tro­pas japo­ne­sas. En 1943 com­ba­tían al 64 por cien­to de las fuer­zas inva­so­ras japo­ne­sas y al 95 por cien­to de las tro­pas títeres.
  12. Men­sua­li­dad pro­me­dio de todos los que ser­vían en las fuer­zas arma­das anti­ja­po­ne­sas y en las ofi­ci­nas del gobierno anti­ja­po­nés bajo la direc­ción del Par­ti­do Comunista.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *