Unir a todas las fuerzas antijaponesas y combatir a los recalcitrantes anticomunistas

¿Para qué nos reuni­mos hoy aquí todos los sec­to­res de la pobla­ción de Yenán? Para denun­ciar al ven­de­pa­tria Wang Ching-wei, y tam­bién para con­tri­buir a la uni­dad de todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas y a la lucha con­tra los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas.

Los comu­nis­tas hemos seña­la­do una y otra vez que el impe­ria­lis­mo japo­nés es infle­xi­ble en su polí­ti­ca de sub­yu­gar a Chi­na. Cua­les­quie­ra que sean los cam­bios de gabi­ne­te que pue­dan pro­du­cir­se en el Japón, éste no cam­bia­rá su polí­ti­ca fun­da­men­tal de sub­yu­gar a Chi­na y con­ver­tir­la en su colo­nia. Ate­rro­ri­za­do por esto has­ta per­der el jui­cio, Wang Ching-wei, repre­sen­tan­te polí­ti­co del sec­tor pro­ja­po­nés de la gran bur­gue­sía chi­na, se ha pos­tra­do ante el Japón y ha con­clui­do con este un pac­to entre­guis­ta ven­dien­do Chi­na al impe­ria­lis­mo japo­nés. Ade­más, se dis­po­ne a esta­ble­cer un gobierno y un ejér­ci­to títe­res para opo­ner­los al gobierno y los ejér­ci­tos anti­ja­po­ne­ses. En los últi­mos tiem­pos, ya casi ni men­cio­na su opo­si­ción a Chiang Kai-shek, y se dice que la ha sus­ti­tui­do por la «alian­za con Chiang». El anti­co­mu­nis­mo es el prin­ci­pal obje­ti­vo del Japón y de Wang Ching-wei. Cons­cien­tes de que el Par­ti­do Comu­nis­ta es el más con­se­cuen­te en la lucha anti­ja­po­ne­sa y de que la coope­ra­ción entre el Kuo­min­tang y el Par­ti­do Comu­nis­ta hace cre­cer la fuer­za de la resis­ten­cia, el Japón y Wang Ching-wei tra­tan por todos los medios de soca­var esta coope­ra­ción y de este modo sepa­rar a los dos par­ti­dos, o mejor aún, de poner­los a luchar entre sí. Con este fin, se valen de los recal­ci­tran­tes en el seno del Kuo­min­tang para pren­der fue­go por todas par­tes. En Junán, tuvo lugar la Matan­za de Ping­chiang1; en Jonán, la de Chues­han2; en Shan­sí, el vie­jo ejér­ci­to ata­có al nue­vo3; en Jopei, Chang Yin-wu4 agre­dió al VIII Ejér­ci­to; en Shan­tung, Chin Chi-yung ata­có a las gue­rri­llas5; en el Este de Jupei, Cheng Yu-juai ase­si­nó entre qui­nien­tos y seis­cien­tos comu­nis­tas6; res­pec­to a la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, se ha segui­do la polí­ti­ca de «esta­ble­ci­mien­to de pun­tos y líneas de apo­yo»7 en el inte­rior y «tra­ba­jo de blo­queo» en el exte­rior y se está pre­pa­ran­do un ata­que mili­tar8. Ade­más, los recal­ci­tran­tes han arres­ta­do a un gran núme­ro de jóve­nes pro­gre­sis­tas y los han arro­ja­do en cam­pos de con­cen­tra­ción9; con­tra­ta­ron al tra­fi­can­te en meta­fí­si­ca Chang Chan-mai para que for­mu­la­ra pro­po­si­cio­nes reac­cio­na­rias ten­dien­tes a supri­mir el Par­ti­do Comu­nis­ta, la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, el VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to; com­pra­ron a Ye Ching y otros trots­kis­tas para que escri­bie­ran libe­los con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta. Todo esto con el úni­co pro­pó­si­to de sabo­tear la resis­ten­cia y con­ver­tir a todo el pue­blo chino en escla­vo de una nación extran­je­ra10.

Así, los Wang Ching-wei y los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas del Kuo­min­tang han esta­do tra­ba­jan­do en colu­sión, aqué­llos des­de fue­ra y éstos des­de den­tro del fren­te úni­co, y han hecho irres­pi­ra­ble la atmós­fe­ra.

Extre­ma­da­men­te indig­na­dos por este esta­do de cosas, muchos pien­san que aho­ra ya no hay espe­ran­zas para la resis­ten­cia y que los miem­bros del Kuo­min­tang en su tota­li­dad son unos mise­ra­bles a los que es nece­sa­rio com­ba­tir. Debe­mos seña­lar que se jus­ti­fi­ca total­men­te su indig­na­ción, pues, ¿quién no se indig­na ante hechos tan gra­ves? Pero siguen exis­tien­do espe­ran­zas para la resis­ten­cia al Japón y no todos los miem­bros del Kuo­min­tang son unos mise­ra­bles. Hay que adap­tar una polí­ti­ca de tra­to dis­tin­to para con los dife­ren­tes sec­to­res del Kuo­min­tang. No pode­mos en abso­lu­to tole­rar a aque­llos mise­ra­bles que tuvie­ron la auda­cia de apu­ña­lar por la espal­da al VIII Ejér­ci­to y al Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, per­pe­trar las Matan­zas de Ping­chiang y Chues­han, sabo­tear la región fron­te­ri­za y ata­car a ejér­ci­tos, orga­ni­za­cio­nes y ele­men­tos pro­gre­sis­tas; tene­mos que devol­ver­les gol­pe por gol­pe, y en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia pode­mos ceder ante ellos, pues son tan des­al­ma­dos que, en momen­tos en que un enemi­go de la nación ha pene­tra­do pro­fun­da­men­te en nues­tro terri­to­rio, siguen crean­do «roces» y lle­van­do a cabo matan­zas y divi­sio­nes. No impor­ta lo que pien­sen en su fue­ro interno, en reali­dad están hacien­do el jue­go al Japón y a Wang Ching-wei, y pue­de ser que algu­nos hayan sido des­de el comien­zo cola­bo­ra­cio­nis­tas sola­pa­dos. De no cas­ti­gar­los come­te­ría­mos un error; esto sería un estí­mu­lo para los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias, una des­leal­tad a la resis­ten­cia nacio­nal y a nues­tra patria, y una invi­ta­ción a que estos mise­ra­bles rom­pan el fren­te úni­co; sería una vio­la­ción de la polí­ti­ca de nues­tro Par­ti­do. Sin embar­go, la polí­ti­ca de gol­pear a los capi­tu­la­do­res y a los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas tie­ne por úni­co obje­to man­te­ner la resis­ten­cia al Japón y sal­va­guar­dar el fren­te úni­co anti­ja­po­nés. En con­se­cuen­cia, debe­mos mos­trar bue­na volun­tad hacia los miem­bros del Kuo­min­tang que sean lea­les a la resis­ten­cia y no capi­tu­la­do­res ni recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas; debe­mos unir­nos con esos miem­bros, res­pe­tar­los y estar dis­pues­tos a una coope­ra­ción a lar­go pla­zo con ellos a fin de poner en orden nues­tro país. Quien actúe de otra mane­ra, vio­la­rá igual­men­te la polí­ti­ca del Par­ti­do.

La polí­ti­ca de nues­tro Par­ti­do tie­ne dos aspec­tos: por un lado, unir­nos con todas las fuer­zas pro­gre­sis­tas y con toda per­so­na leal a la resis­ten­cia con­tra el Japón, y por el otro, opo­ner­nos a todos los mise­ra­bles des­al­ma­dos, a los capi­tu­la­do­res y a los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas. Estos dos aspec­tos de nues­tra polí­ti­ca per­si­guen un solo obje­ti­vo: lograr un cam­bio en la situa­ción y ven­cer al Japón. La tarea del Par­ti­do Comu­nis­ta y del pue­blo ente­ro resi­de en unir a todas las fuer­zas de la resis­ten­cia y del pro­gre­so, com­ba­tir a las de la capi­tu­la­ción y el retro­ce­so, y empe­ñar­se en dete­ner el actual dete­rio­ro de la situa­ción y en obte­ner un cam­bio favo­ra­ble. Esta es nues­tra polí­ti­ca bási­ca. Somos opti­mis­tas, y nun­ca nos mos­tra­re­mos pesi­mis­tas o des­es­pe­ran­za­dos. No tene­mos mie­do a nin­gún ata­que de los capi­tu­la­do­res o de los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas. Debe­mos aplas­tar sus ata­ques, y así lo hare­mos. La nación chi­na logra­rá su libe­ra­ción y jamás será sub­yu­ga­da. Su mar­cha hacia ade­lan­te es ineluc­ta­ble, mien­tras su actual retro­ce­so no es más que un fenó­meno tem­po­ral.

En este acto tam­bién que­re­mos expre­sar ante todo el pue­blo nues­tra con­vic­ción de que la uni­dad y el pro­gre­so de toda la nación son indis­pen­sa­bles para la resis­ten­cia. Algu­nos sólo ponen el acen­to en la resis­ten­cia, rehú­san hacer hin­ca­pié en la uni­dad y el pro­gre­so y has­ta lle­gan a no men­cio­nar­los. Eso está mal. ¿Cómo pue­de man­te­ner­se la Gue­rra de Resis­ten­cia sin una uni­dad genui­na y sóli­da, sin un pro­gre­so rápi­do y efec­ti­vo? Los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas del Kuo­min­tang sub­ra­yan la uni­fi­ca­ción, pero la «uni­fi­ca­ción» que pre­co­ni­zan no es genui­na sino fal­sa, no es racio­nal sino irra­cio­nal, no es real sino for­mal. Voci­fe­ran en favor de la uni­fi­ca­ción, pero lo que real­men­te pre­ten­den es supri­mir el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, con el pre­tex­to de que Chi­na no pue­de ser uni­fi­ca­da mien­tras éstos exis­tan. Quie­ren que todo, en el país, sea del Kuo­min­tang, y no sólo pre­ten­den con­ti­nuar sino exten­der su dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta. Si esto ocu­rrie­ra, ¿qué uni­fi­ca­ción podría haber? A decir ver­dad, si el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia no hubie­ran sali­do a pro­pug­nar sin­ce­ra­men­te el cese de la gue­rra civil y la uni­dad para la resis­ten­cia al Japón, no habría habi­do quien pro­pu­sie­ra el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés ni quien diri­gie­ra el arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían, y enton­ces habría sido impo­si­ble la resis­ten­cia al Japón. Hoy rei­na­ría en ver­dad un terri­ble caos si el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia y las bases de apo­yo demo­crá­ti­cas anti­ja­po­ne­sas no sos­tu­vie­ran sin­ce­ra­men­te la cau­sa de la resis­ten­cia al Japón ni com­ba­tie­ran las peli­gro­sas ten­den­cias a la capi­tu­la­ción, la rup­tu­ra y el retro­ce­so. Los varios cien­tos de miles de hom­bres del VIII Ejér­ci­to y del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to detie­nen a dos quin­tos de las fuer­zas enemi­gas, o sea, com­ba­ten a die­ci­sie­te de las cua­ren­ta divi­sio­nes japo­ne­sas11, ¿qué razón hay pues para supri­mir estos Ejér­ci­tos? La región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia es la región más pro­gre­sis­ta del país, una base de apo­yo anti­ja­po­ne­sa y demo­crá­ti­ca. Aquí, pri­me­ro, no hay fun­cio­na­rios corrup­tos; segun­do, no hay dés­po­tas loca­les ni shens­hi mal­va­dos; ter­ce­ro, no hay jue­gos de azar; cuar­to, no hay pros­ti­tu­tas; quin­to, no hay con­cu­bi­nas; sex­to, no hay men­di­gos; sép­ti­mo, no hay esa cla­se de suje­tos que se aga­vi­llan para sus viles intere­ses; octa­vo, no hay una atmós­fe­ra de aba­ti­mien­to y rela­ja­ción; noveno, no hay gen­te que viva de crear «rocesx, y déci­mo, no hay indi­vi­duos que se enri­quez­can a cos­ta de los males de la nación. ¿Por qué, enton­ces, supri­mir la región fron­te­ri­za? Sólo quien no tie­ne nin­gún sen­ti­do del pudor pue­de suge­rir algo tan ver­gon­zo­so. ¿Qué dere­cho tie­nen esos recal­ci­tran­tes a pro­fe­rir una sola pala­bra con­tra noso­tros? ¡No, cama­ra­das! Lo que hay que hacer no es supri­mir la región fron­te­ri­za, sino hacer que todo el país siga su ejem­plo, no es supri­mir el VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, sino hacer que todo el país los imi­te, no es supri­mir el Par­ti­do Comu­nis­ta, sino hacer que todo el país apren­da de él, no es hacer des­cen­der a los avan­za­dos al nivel de los atra­sa­dos, sino lograr que éstos se pon­gan a la altu­ra de aqué­llos. Los comu­nis­tas somos los más fir­mes par­ti­da­rios de la uni­fi­ca­ción, los que hemos ini­cia­do y man­te­ni­do el fren­te úni­co y lan­za­do la con­sig­na de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca uni­fi­ca­da. ¿Quién más habría sido capaz de pro­po­ner estas cosas? ¿Quién más las habría pues­to en prác­ti­ca? ¿Quién más se con­ten­ta­ría con una men­sua­li­dad de sólo cin­co yua­nes12? ¿Quién más habría podi­do crear un gobierno tan ínte­gro e inco­rrup­ti­ble? Se gri­ta: ¡Uni­fi­ca­ción! ¡Uni­fi­ca­ción! Los capi­tu­la­do­res tie­nen su con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, quie­ren uni­fi­car­nos en la capi­tu­la­ción; los recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas tie­nen su con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, pre­ten­den uni­fi­car­nos en la rup­tu­ra y el retro­ce­so. ¿Podría­mos acep­tar jamás estas ideas? ¿Pue­de con­si­de­rar­se genui­na cual­quier uni­fi­ca­ción que no esté basa­da en la resis­ten­cia, la uni­dad y el pro­gre­so? ¿Pue­de con­si­de­rar­se racio­nal? ¿Pue­de con­si­de­rar­se una uni­fi­ca­ción real? ¡Esto es un sue­ño! Nos reuni­mos hoy aquí para plan­tear nues­tro pro­pio con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, que es el con­cep­to de todo el pue­blo y de toda per­so­na de con­cien­cia, y que se basa en la resis­ten­cia, la uni­dad y el pro­gre­so. Sólo median­te el pro­gre­so podre­mos alcan­zar la uni­dad, sólo median­te la uni­dad podre­mos resis­tir al Japón y sólo median­te el pro­gre­so, la uni­dad y la resis­ten­cia, podrá haber uni­fi­ca­ción. Tal es nues­tro con­cep­to de la uni­fi­ca­ción, una uni­fi­ca­ción autén­ti­ca, racio­nal y real. El con­cep­to de una uni­fi­ca­ción fal­sa, irra­cio­nal y for­mal es un con­cep­to que con­du­ce a la sub­yu­ga­ción nacio­nal, y es sos­te­ni­do por indi­vi­duos caren­tes de toda con­cien­cia. Esta gen­te inten­ta des­truir el Par­ti­do Comu­nis­ta, el VIII Ejér­ci­to, el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to y las bases de apo­yo anti­ja­po­ne­sas y demo­crá­ti­cas y barrer todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas loca­les, con el obje­to de impo­ner la uni­fi­ca­ción bajo la féru­la del Kuo­min­tang. Este es un com­plot, una ten­ta­ti­va de per­pe­tuar su régi­men auto­crá­ti­co bajo el nom­bre de uni­fi­ca­ción, de ven­der la car­ne de perro de su dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta ponien­do como mues­tra la cabe­za de cor­de­ro de la uni­fi­ca­ción; es una cons­pi­ra­ción de des­ca­ra­dos valen­to­nes que han per­di­do todo sen­ti­do de la ver­güen­za. Hoy esta­mos reuni­dos aquí pre­ci­sa­men­te para des­en­mas­ca­rar a este tigre de papel. ¡Com­ba­ta­mos resuel­ta­men­te a estos recal­ci­tran­tes anti­co­mu­nis­tas!

Mao Zedong

1 de enero de 1940

  1. Véa­se Los reac­cio­na­rios deben ser cas­ti­ga­dos, nota 1, en el pre­sen­te tomo.
  2. El 11 de noviem­bre de 1939, más de 1.800 sol­da­dos y agen­tes secre­tos del Kuo­min­tang ata­ca­ron el apa­ra­to de reta­guar­dia del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to en el pobla­do de Chu­kou, dis­tri­to de Chues­han, pro­vin­cia de Jonán. Más de 200 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das, entre ellas ofi­cia­les y sol­da­dos del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to que habían sido heri­dos en la gue­rra anti­ja­po­ne­sa, así como fami­lia­res suyos.
  3. El vie­jo ejér­ci­to lo com­po­nían las tro­pas al man­do de Yen Si-shan, cau­di­llo mili­tar kuo­min­ta­nis­ta de Shan­sí; el nue­vo ejér­ci­to, cono­ci­do como el Cuer­po Anti­ja­po­nés de Desafío a la Muer­te, eran fuer­zas anti­ja­po­ne­sas popu­la­res de Shan­sí, crea­das en los comien­zos de la Gue­rra de Resis­ten­cia bajo la influen­cia y direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta. En diciem­bre de 1939, Chiang Kai-shek y Yen Si-shan, en un inten­to de ani­qui­lar al nue­vo ejér­ci­to, con­cen­tra­ron seis cuer­pos de ejér­ci­to en el Oes­te de Shan­sí y lan­za­ron un ata­que, que fue recha­za­do. Al mis­mo tiem­po, las tro­pas de Yen en el Sud­es­te de Shan­sí ata­ca­ron a los gobier­nos dis­tri­ta­les demo­crá­ti­cos anti­ja­po­ne­ses y a las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res en la zona de Yang­cheng y Chin­cheng y ase­si­na­ron a gran núme­ro de comu­nis­tas y pro­gre­sis­tas.
  4. Coman­dan­te de las fuer­zas de pre­ser­va­ción del orden per­te­ne­cien­tes a la pan­di­lla kuo­min­ta­nis­ta en Jopei. En junio de 1939 lan­zó un ata­que por sor­pre­sa al apa­ra­to de reta­guar­dia del VIII Ejér­ci­to en el dis­tri­to de Shen­sien, pro­vin­cia de Jupei, y ase­si­nó a más de cua­tro­cien­tos cua­dros y sol­da­dos.
  5. En abril de 1939, por ins­truc­cio­nes de Shen Jung-lie, gober­na­dor kuo­min­ta­nis­ta de Shan­tung, las hor­das de ban­di­dos que actua­ban a órde­nes de Chin Chi-yung ata­ca­ron en Pos­han al 3º Des­ta­ca­men­to Gue­rri­lle­ro de la Colum­na de Shan­tung del VIII Ejér­ci­to, matan­do a más de cua­tro­cien­tos hom­bres, inclui­dos ofi­cia­les de cate­go­rías infe­rio­res a regi­mien­to.
  6. En sep­tiem­bre de 1939, Cheng Yu-juai, mili­tar reac­cio­na­rio del Kuo­min­tang en el este de Jupei, con­cen­tró sus hues­tes de ban­di­dos y ata­có uno de los apa­ra­tos de reta­guar­dia del Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to, ase­si­nan­do entre qui­nien­tos y seis­cien­tos comu­nis­tas.
  7. Para rea­li­zar su tra­ba­jo con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio, los espías y agen­tes secre­tos del Kuo­min­tang que actua­ban en la Región Fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia toma­ban como pun­tos de apo­yo las ciu­da­des de la región fron­te­ri­za y lue­go las liga­ban entre sí for­man­do una red. A esto lo lla­ma­ban «esta­ble­ci­mien­to de pun­tos y líneas de apo­yo».
  8. Del invierno de 1939 a la pri­ma­ve­ra de 1940, las tro­pas del Kuo­min­tang se apo­de­ra­ron de las capi­ta­les dis­tri­ta­les de Chun­jua, Sun­yí, Chen­gning, Ning­sien y Chen­yuan en la región fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia.
  9. Imi­tan­do a los fas­cis­tas ale­ma­nes e ita­lia­nos, los reac­cio­na­rios del Kuo­min­tang esta­ble­cie­ron duran­te la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón muchos cam­pos de con­cen­tra­ción, des­de Lan­chou y Sían en el Noroes­te, has­ta Kan­chou y Shang­yao, en el Sud­es­te. Gran núme­ro de comu­nis­tas, patrio­tas y jóve­nes pro­gre­sis­tas fue­ron arres­ta­dos y arro­ja­dos allí.
  10. Des­pués de la caí­da de Wuján, en octu­bre de 1938, el Kuo­min­tang inten­si­fi­có sus acti­vi­da­des anti­co­mu­nis­tas. En febre­ro de 1939, Chiang Kai-shek emi­tió en secre­to docu­men­tos reac­cio­na­rios tales como Medi­das para solu­cio­nar el pro­ble­ma comu­nis­taMedi­das de pro­tec­ción con­tra las acti­vi­da­des comu­nis­tas en las zonas ocu­pa­das por el Japón, y aumen­tó la repre­sión polí­ti­ca y sus ata­ques mili­ta­res con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta en las zonas domi­na­das por el Kuo­min­tang y en el cen­tro y nor­te de Chi­na. Todo esto cul­mi­nó en la pri­me­ra cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta, que duró de diciem­bre de 1939 a mar­zo de 1940. Los ata­ques de las reac­cio­na­rias tro­pas kuo­min­ta­nis­tas, en las pro­vin­cias de Shen­sí y Kan­sú, con­tra la Región Fron­te­ri­za de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia y, en el Oes­te de Shan­sí, con­tra el Cuer­po Anti­ja­po­nés de Desafío a la Muer­te, diri­gi­do por el Par­ti­do Comu­nis­ta ‑dos ata­ques de que habla el cama­ra­da Mao Tse-tung en esta obra- fue­ron gran­des ope­ra­cio­nes mili­ta­res empren­di­das por el Kuo­min­tang duran­te esa pri­me­ra cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta. Más tar­de, en febre­ro y mar­zo de 1940, Chiang Kai-shek vol­vió a orde­nar al reac­cio­na­rio kuo­min­ta­nis­ta Chu Juai-ping que, reunien­do bajo su man­do las pan­di­llas de Pang Ping-sun Chang Yin-wu y Jou Yu-yung, ata­ca­ra en tres rutas al VIII Ejér­ci­to en la zona de las mon­ta­ñas Tai­jang. En este ata­que, que fue des­ba­ra­ta­do por el VIII Ejér­ci­to, resul­ta­ron ani­qui­la­das tres divi­sio­nes kuo­min­ta­nis­tas; de este modo, fue defi­ni­ti­va­men­te aplas­ta­da la pri­me­ra cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta, ini­cia­da por Chiang Kai-shek.
  11. El VIII Ejér­ci­to y el Nue­vo 4º Cuer­po de Ejér­ci­to com­ba­tie­ron pos­te­rior­men­te con­tra un núme­ro aún mayor de tro­pas japo­ne­sas. En 1943 com­ba­tían al 64 por cien­to de las fuer­zas inva­so­ras japo­ne­sas y al 95 por cien­to de las tro­pas títe­res.
  12. Men­sua­li­dad pro­me­dio de todos los que ser­vían en las fuer­zas arma­das anti­ja­po­ne­sas y en las ofi­ci­nas del gobierno anti­ja­po­nés bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: