La prác­ti­ca

El mate­ria­lis­mo pre­mar­xis­ta exa­mi­na­ba el pro­ble­ma del cono­ci­mien­to al mar­gen de la natu­ra­le­za social del hom­bre y de su desa­rro­llo his­tó­ri­co, y por eso era inca­paz de com­pren­der la depen­den­cia del cono­ci­mien­to res­pec­to a la prác­ti­ca social, es decir, la depen­den­cia del cono­ci­mien­to res­pec­to a la pro­duc­ción y a la lucha de cla­ses.

Ante todo, los mar­xis­tas con­si­de­ran que la acti­vi­dad del hom­bre en la pro­duc­ción es su acti­vi­dad prác­ti­ca más fun­da­men­tal, la que deter­mi­na todas sus demás acti­vi­da­des. El cono­ci­mien­to del hom­bre depen­de prin­ci­pal­men­te de su acti­vi­dad en la pro­duc­ción mate­rial; en el cur­so de ésta, el hom­bre va com­pren­dien­do gra­dual­men­te los fenó­me­nos, las pro­pie­da­des y las leyes de la natu­ra­le­za, así como las rela­cio­nes entre él mis­mo y la natu­ra­le­za, y, tam­bién a tra­vés de su acti­vi­dad en la pro­duc­ción, va cono­cien­do pau­la­ti­na­men­te y en diver­so gra­do deter­mi­na­das rela­cio­nes exis­ten­tes entre los hom­bres. No es posi­ble adqui­rir nin­guno de estos cono­ci­mien­tos fue­ra de la acti­vi­dad en la pro­duc­ción. En una socie­dad sin cla­ses, cada indi­vi­duo, como miem­bro de la socie­dad, unien­do sus esfuer­zos a los de los demás miem­bros y entran­do con ellos en deter­mi­na­das rela­cio­nes de pro­duc­ción, se dedi­ca a la pro­duc­ción para satis­fa­cer las nece­si­da­des mate­ria­les del hom­bre. En todas las socie­da­des de cla­ses, los miem­bros de las dife­ren­tes cla­ses socia­les, entran­do tam­bién, de una u otra mane­ra, en deter­mi­na­das rela­cio­nes de pro­duc­ción, se dedi­can a la pro­duc­ción, des­ti­na­da a satis­fa­cer las nece­si­da­des mate­ria­les del hom­bre. Esto cons­ti­tu­ye la fuen­te fun­da­men­tal des­de la cual se desa­rro­lla el cono­ci­mien­to humano.

La prác­ti­ca social del hom­bre no se redu­ce a su acti­vi­dad en la pro­duc­ción, sino que tie­ne muchas otras for­mas: la lucha de cla­ses, la vida polí­ti­ca, las acti­vi­da­des cien­tí­fi­cas y artís­ti­cas; en resu­men, el hom­bre, como ser social, par­ti­ci­pa en todos los domi­nios de la vida prác­ti­ca de la socie­dad. Por lo tan­to, va cono­cien­do en diver­so gra­do las dife­ren­tes rela­cio­nes entre los hom­bres no sólo a tra­vés de la vida mate­rial, sino tam­bién a tra­vés de la vida polí­ti­ca y la vida cul­tu­ral (ambas estre­cha­men­te liga­das a la vida mate­rial). De estas otras for­mas de la prác­ti­ca social, la lucha de cla­ses en sus diver­sas mani­fes­ta­cio­nes ejer­ce, en par­ti­cu­lar, una influen­cia pro­fun­da sobre el desa­rro­llo del cono­ci­mien­to humano. En la socie­dad de cla­ses, cada per­so­na exis­te como miem­bro de una deter­mi­na­da cla­se, y todas las ideas, sin excep­ción, lle­van su sello de cla­se.

Los mar­xis­tas sos­tie­nen que la pro­duc­ción en la socie­dad huma­na se desa­rro­lla paso a paso, de lo infe­rior a lo supe­rior, y que, en con­se­cuen­cia, el cono­ci­mien­to que el hom­bre tie­ne tan­to de la natu­ra­le­za como de la socie­dad se desa­rro­lla tam­bién paso a paso, de lo infe­rior a lo supe­rior, es decir, de lo super­fi­cial a lo pro­fun­do, de lo uni­la­te­ral a lo mul­ti­la­te­ral. Duran­te un perio­do muy lar­go en la his­to­ria, el hom­bre se vio cir­cuns­cri­to a una com­pren­sión uni­la­te­ral de la his­to­ria de la socie­dad, ya que, por una par­te, las cla­ses explo­ta­do­ras la defor­ma­ban cons­tan­te­men­te debi­do a sus pre­jui­cios, y, por la otra, la peque­ña esca­la de la pro­duc­ción limi­ta­ba la visión del hom­bre. Sólo cuan­do sur­gió el pro­le­ta­ria­do moderno jun­to con gigan­tes­cas fuer­zas pro­duc­ti­vas (la gran indus­tria), pudo el hom­bre alcan­zar una com­pren­sión glo­bal e his­tó­ri­ca del desa­rro­llo de la socie­dad y trans­for­mar este cono­ci­mien­to en una cien­cia, la cien­cia del mar­xis­mo.

Los mar­xis­tas sos­tie­nen que la prác­ti­ca social del hom­bre es el úni­co cri­te­rio de la ver­dad de su cono­ci­mien­to del mun­do exte­rior. Efec­ti­va­men­te, el cono­ci­mien­to del hom­bre que­da con­fir­ma­do sólo cuan­do éste logra los resul­ta­dos espe­ra­dos en el pro­ce­so de la prác­ti­ca social (pro­duc­ción mate­rial, lucha de cla­ses o expe­ri­men­ta­ción cien­tí­fi­ca). Si el hom­bre quie­re obte­ner éxi­to en su tra­ba­jo, es decir, lograr los resul­ta­dos espe­ra­dos, tie­ne que hacer con­cor­dar sus ideas con las leyes del mun­do exte­rior obje­ti­vo; si no con­si­gue esto, fra­ca­sa en la prác­ti­ca. Des­pués de sufrir un fra­ca­so, extrae lec­cio­nes de él, modi­fi­ca sus ideas hacién­do­las con­cor­dar con las leyes del mun­do exte­rior y, de esta mane­ra, pue­de trans­for­mar el fra­ca­so en éxi­to: he aquí lo que se quie­re decir con «el fra­ca­so es madre del éxi­to» y «cada fra­ca­so nos hace más lis­tos». La teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to colo­ca la prác­ti­ca en pri­mer plano; con­si­de­ra que el cono­ci­mien­to del hom­bre no pue­de sepa­rar­se ni en lo más míni­mo de la prác­ti­ca, y repu­dia todas las teo­rías erró­neas que nie­gan su impor­tan­cia o sepa­ran de élla el cono­ci­mien­to. Lenin dijo: «La prác­ti­ca es supe­rior al cono­ci­mien­to (teó­ri­co), por­que posee no sólo la dig­ni­dad de la uni­ver­sa­li­dad, sino tam­bién la de la reali­dad inme­dia­ta»1. La filo­so­fía mar­xis­ta —el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co— tie­ne dos carac­te­rís­ti­cas sobre­sa­lien­tes. Una es su carác­ter de cla­se: afir­ma explí­ci­ta­men­te que el mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co sir­ve al pro­le­ta­ria­do. La otra es su carác­ter prác­ti­co: sub­ra­ya la depen­den­cia de la teo­ría res­pec­to a la prác­ti­ca, sub­ra­ya que la prác­ti­ca es la base de la teo­ría y que ésta, a su vez, sir­ve a la prác­ti­ca. El que sea ver­dad o no un cono­ci­mien­to o teo­ría no se deter­mi­na median­te una apre­cia­ción sub­je­ti­va, sino median­te los resul­ta­dos obje­ti­vos de la prác­ti­ca social. El cri­te­rio de la ver­dad no pue­de ser otro que la prác­ti­ca social. El pun­to de vis­ta de la prác­ti­ca es el pun­to de vis­ta pri­me­ro y fun­da­men­tal de la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to2.

Pero ¿cómo el cono­ci­mien­to humano sur­ge de la prác­ti­ca y sir­ve a su vez a la prác­ti­ca? Para com­pren­der­lo bas­ta con mirar el pro­ce­so de desa­rro­llo del cono­ci­mien­to.

En el pro­ce­so de la prác­ti­ca, el hom­bre no ve al comien­zo mas que las apa­rien­cias, los aspec­tos ais­la­dos y las cone­xio­nes exter­nas de las cosas. Por ejem­plo, algu­nas per­so­nas de fue­ra vie­nen a Yenán en gira de inves­ti­ga­ción. En los pri­me­ros uno o dos días, ven su topo­gra­fía, calles y casas, entran en con­tac­to con muchas per­so­nas, asis­ten a recep­cio­nes, vela­das y míti­nes, oyen todo tipo de con­ver­sa­cio­nes y leen dife­ren­tes docu­men­tos: todo esto son las apa­rien­cias de las cosas, sus aspec­tos ais­la­dos y sus cone­xio­nes exter­nas. Esta eta­pa del cono­ci­mien­to se deno­mi­na eta­pa sen­so­rial, y es la eta­pa de las sen­sa­cio­nes y las impre­sio­nes. Esto es, las cosas de Yenán, ais­la­das, actuan­do sobre los órga­nos de los sen­ti­dos de los miem­bros del gru­po de inves­ti­ga­ción, han pro­vo­ca­do sen­sa­cio­nes en ellos y hecho sur­gir en su cere­bro mul­ti­tud de impre­sio­nes jun­to con una noción apro­xi­ma­ti­va de las cone­xio­nes exter­nas entre dichas impre­sio­nes: ésta es la pri­me­ra eta­pa del cono­ci­mien­to. En esta eta­pa, el hom­bre no pue­de aún for­mar con­cep­tos, que corres­pon­den a un nivel más pro­fun­do, ni sacar con­clu­sio­nes lógi­cas.

A medi­da que con­ti­núa la prác­ti­ca social, las cosas que en el cur­so de la prác­ti­ca sus­ci­tan en el hom­bre sen­sa­cio­nes e impre­sio­nes se pre­sen­tan una y otra vez; enton­ces se pro­du­ce en su cere­bro un cam­bio repen­tino (un sal­to) en el pro­ce­so del cono­ci­mien­to y sur­gen los con­cep­tos. Los con­cep­tos ya no cons­ti­tu­yen refle­jos de las apa­rien­cias de las cosas, de sus aspec­tos ais­la­dos y de sus cone­xio­nes exter­nas, sino que cap­tan las cosas en su esen­cia, en su con­jun­to y en sus cone­xio­nes inter­nas. Entre el con­cep­to y la sen­sa­ción exis­te una dife­ren­cia no sólo cuan­ti­ta­ti­va sino tam­bién cua­li­ta­ti­va. Con­ti­nuan­do ade­lan­te, median­te el jui­cio y el razo­na­mien­to, se pue­den sacar con­clu­sio­nes lógi­cas. La expre­sión de la Cró­ni­ca de los tres rei­nos3: «Frun­ció el entre­ce­jo y le vino a la men­te una estra­ta­ge­ma», o la del len­gua­je corrien­te: «Déje­me refle­xio­nar», sig­ni­fi­can que el hom­bre, emplean­do con­cep­tos en el cere­bro, pro­ce­de al jui­cio y al razo­na­mien­to. Esta es la segun­da eta­pa del cono­ci­mien­to. Los miem­bros del gru­po de inves­ti­ga­ción, des­pués de haber reu­ni­do diver­sos datos y, lo que es más, des­pués de «haber refle­xio­na­do», pue­den lle­gar al jui­cio de que «la polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, apli­ca­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta, es con­se­cuen­te, sin­ce­ra y genui­na». Habien­do for­mu­la­do este jui­cio, ellos pue­den, si son tam­bién genui­nos par­ti­da­rios de la uni­dad para sal­var a la nación, dar otro paso ade­lan­te y sacar la siguien­te con­clu­sión: «El fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés pue­de tener éxi­to». Esta eta­pa, la de los con­cep­tos, los jui­cios y los razo­na­mien­tos, es aún más impor­tan­te en el pro­ce­so com­ple­to del cono­ci­mien­to de una cosa por el hom­bre; es la eta­pa del cono­ci­mien­to racio­nal. La ver­da­de­ra tarea del cono­ci­mien­to con­sis­te en lle­gar, pasan­do por las sen­sa­cio­nes, al pen­sa­mien­to, en lle­gar paso a paso a la com­pren­sión de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de las cosas obje­ti­vas, de sus leyes y de las cone­xio­nes inter­nas entre un pro­ce­so y otro, es decir, en lle­gar al cono­ci­mien­to lógi­co. Repe­ti­mos: el cono­ci­mien­to lógi­co difie­re del cono­ci­mien­to sen­so­rial en que éste con­cier­ne a los aspec­tos ais­la­dos, las apa­rien­cias y las cone­xio­nes exter­nas de las cosas, mien­tras que aquél, dan­do un gran paso ade­lan­te alcan­za al con­jun­to, a la esen­cia y a las cone­xio­nes inter­nas de las cosas, pone al des­cu­bier­to las con­tra­dic­cio­nes inter­nas del mun­do cir­cun­dan­te y pue­de, por con­si­guien­te, lle­gar a domi­nar el desa­rro­llo del mun­do cir­cun­dan­te en su con­jun­to, en las cone­xio­nes inter­nas de todos sus aspec­tos.

Nadie antes del mar­xis­mo ela­bo­ró una teo­ría como ésta, la mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca, sobre el pro­ce­so de desa­rro­llo del cono­ci­mien­to, el que se basa en la prác­ti­ca y va de lo super­fi­cial a lo pro­fun­do. Es el mate­ria­lis­mo mar­xis­ta el pri­me­ro en resol­ver correc­ta­men­te este pro­ble­ma, ponien­do en evi­den­cia de mane­ra mate­ria­lis­ta y dia­léc­ti­ca el movi­mien­to de pro­fun­di­za­ción del cono­ci­mien­to, movi­mien­to por el cual el hom­bre, como ser social, pasa del cono­ci­mien­to sen­so­rial al cono­ci­mien­to lógi­co en su com­ple­ja y cons­tan­te­men­te repe­ti­da prác­ti­ca de la pro­duc­ción y de la lucha de cla­ses. Lenin dijo: «La abs­trac­ción de la mate­ria, de una ley de la natu­ra­le­za, la abs­trac­ción del valor, etc., en una pala­bra, todas las abs­trac­cio­nes cien­tí­fi­cas (correc­tas, serias, no absur­das) refle­jan la natu­ra­le­za en for­ma más pro­fun­da, veraz y com­ple­ta»4. El mar­xis­mo-leni­nis­mo sos­tie­ne que cada una de las dos eta­pas del pro­ce­so cog­nos­ci­ti­vo tie­ne sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas: en la eta­pa infe­rior, el cono­ci­mien­to se mani­fies­ta como cono­ci­mien­to sen­so­rial y, en la eta­pa supe­rior, como cono­ci­mien­to lógi­co, pero ambas son eta­pas de un pro­ce­so cog­nos­ci­ti­vo úni­co. Lo sen­so­rial y lo racio­nal son cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes; sin embar­go, uno y otro no están des­li­ga­dos, sino uni­dos sobre la base de la prác­ti­ca. Nues­tra prác­ti­ca tes­ti­mo­nia que no pode­mos com­pren­der inme­dia­ta­men­te lo que per­ci­bi­mos, y que pode­mos per­ci­bir con mayor pro­fun­di­dad sólo aque­llo que ya com­pren­de­mos. La sen­sa­ción sólo resuel­ve el pro­ble­ma de las apa­rien­cias; úni­ca­men­te la teo­ría pue­de resol­ver el pro­ble­ma de la esen­cia. La solu­ción de nin­guno de estos pro­ble­mas pue­de sepa­rar­se ni en lo más míni­mo de la prác­ti­ca. Quien quie­ra cono­cer una cosa, no podrá con­se­guir­lo sin entrar en con­tac­to con ella, es decir, sin vivir (prac­ti­car) en el mis­mo medio de esa cosa. En la socie­dad feu­dal era impo­si­ble cono­cer de ante­mano las leyes de la socie­dad capi­ta­lis­ta, pues no había apa­re­ci­do aún el capi­ta­lis­mo y fal­ta­ba la prác­ti­ca corres­pon­dien­te. El mar­xis­mo sólo podía ser pro­duc­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Marx, en la épo­ca del capi­ta­lis­mo libe­ral, no podía cono­cer con­cre­ta­men­te, de ante­mano, cier­tas leyes pecu­lia­res de la épo­ca del impe­ria­lis­mo, ya que no había apa­re­ci­do aún el impe­ria­lis­mo, fase final del capi­ta­lis­mo, y fal­ta­ba la prác­ti­ca corres­pon­dien­te; sólo Lenin y Sta­lin pudie­ron asu­mir esta tarea. Apar­te de su genio, la razón prin­ci­pal por la cual Marx, Engels, Lenin y Sta­lin pudie­ron crear sus teo­rías fue su par­ti­ci­pa­ción per­so­nal en la prác­ti­ca de la lucha de cla­ses y de la expe­ri­men­ta­ción cien­tí­fi­ca de su tiem­po; sin este requi­si­to, nin­gún genio podría haber logra­do éxi­to. La expre­sión: «Sin salir de su casa, el letra­do sabe todo cuan­to suce­de en el mun­do» no era más que una fra­se hue­ca en los tiem­pos anti­guos, cuan­do la téc­ni­ca esta­ba poco desa­rro­lla­da; y en nues­tra épo­ca de téc­ni­ca desa­rro­lla­da, aun­que tal cosa es rea­li­za­ble, los úni­cos que tie­nen autén­ti­cos cono­ci­mien­tos de pri­me­ra mano son las per­so­nas que en el mun­do se dedi­can a la prác­ti­ca. Y sólo cuan­do, gra­cias a la escri­tu­ra y a la téc­ni­ca, lle­gan al «letra­do» los cono­ci­mien­tos que estas per­so­nas han adqui­ri­do en su prác­ti­ca, pue­de éste, indi­rec­ta­men­te, «saber todo cuan­to suce­de en el mun­do». Para cono­cer direc­ta­men­te tal o cual cosa o cosas, es pre­ci­so par­ti­ci­par per­so­nal­men­te en la lucha prác­ti­ca por trans­for­mar la reali­dad, por trans­for­mar dicha cosa o cosas, pues es éste el úni­co medio de entrar en con­tac­to con sus apa­rien­cias; asi­mis­mo, es éste el úni­co medio de poner al des­cu­bier­to la esen­cia de dicha cosa o cosas y com­pren­der­las. Tal es el pro­ce­so cog­nos­ci­ti­vo que en reali­dad siguen todos los hom­bres, si bien algu­na gen­te defor­man­do deli­be­ra­da­men­te los hechos afir­ma lo con­tra­rio. La gen­te más ridí­cu­la del mun­do son los «sabe­lo­to­do» que, reco­gien­do de oídas cono­ci­mien­tos frag­men­ta­rios y super­fi­cia­les, se las dan de «máxi­ma auto­ri­dad en el mun­do», lo que tes­ti­mo­nia sim­ple­men­te su fatui­dad. El cono­ci­mien­to es pro­ble­ma de la cien­cia y ésta no admi­te ni la menor des­ho­nes­ti­dad ni la menor pre­sun­ción; lo que exi­ge es cier­ta­men­te lo con­tra­rio: hones­ti­dad y modes­tia. Si quie­res cono­cer, tie­nes que par­ti­ci­par en la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra de la reali­dad. Si quie­res cono­cer el sabor de una pera, tie­nes tú mis­mo que trans­for­mar­la comién­do­la. Si quie­res cono­cer la estruc­tu­ra y las pro­pie­da­des del áto­mo, tie­nes que hacer expe­ri­men­tos físi­cos y quí­mi­cos, cam­biar el esta­do del áto­mo. Si quie­res cono­cer la teo­ría y los méto­dos de la revo­lu­ción, tie­nes que par­ti­ci­par en la revo­lu­ción. Todo cono­ci­mien­to autén­ti­co nace de la expe­rien­cia direc­ta. Sin embar­go, el hom­bre no pue­de tener expe­rien­cia direc­ta de todas la cosas y, de hecho, la mayor par­te de nues­tros cono­ci­mien­tos pro­vie­ne de la expe­rien­cia indi­rec­ta, por ejem­plo, todos los cono­ci­mien­tos de los siglos pasa­dos y de otros paí­ses. Estos cono­ci­mien­tos fue­ron o son, para nues­tros ante­ce­so­res y los extran­je­ros, pro­duc­to de la expe­rien­cia direc­ta, y mere­cen con­fian­za si en el cur­so de esa expe­rien­cia direc­ta se ha cum­pli­do la con­di­ción de «abs­trac­ción cien­tí­fi­ca» de que habla­ba Lenin y si refle­jan de un modo cien­tí­fi­co la reali­dad obje­ti­va; en caso con­tra­rio, no la mere­cen. Por eso, los cono­ci­mien­tos de una per­so­na los cons­ti­tu­yen sólo dos sec­to­res: uno pro­vie­ne de la expe­rien­cia direc­ta y el otro, de la expe­rien­cia indi­rec­ta. Ade­más, lo que para mí es expe­rien­cia indi­rec­ta, cons­ti­tu­ye expe­rien­cia direc­ta para otros. Por lo tan­to, con­si­de­ra­dos en su con­jun­to, los cono­ci­mien­tos, sean del tipo de fue­ren, no pue­den sepa­rar­se de la expe­rien­cia direc­ta. Todo cono­ci­mien­to se ori­gi­na en las sen­sa­cio­nes que el hom­bre obtie­ne del mun­do exte­rior obje­ti­vo a tra­vés de los órga­nos de los sen­ti­dos; no es mate­ria­lis­ta quien nie­gue la sen­sa­ción, nie­gue la expe­rien­cia direc­ta, o nie­gue la par­ti­ci­pa­ción per­so­nal en la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra de la reali­dad. Es por esto que los «sabe­lo­to­do» son ridícu­los. Un anti­guo pro­ver­bio chino dice: «Si uno no entra en la gua­ri­da del tigre, ¿cómo podrá apo­de­rar­se de sus cacho­rros?» Este pro­ver­bio es ver­dad tan­to para la prác­ti­ca del hom­bre como para la teo­ría del cono­ci­mien­to. No pue­de haber cono­ci­mien­to al mar­gen de la prác­ti­ca.

Para poner en cla­ro el movi­mien­to mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­co del cono­ci­mien­to, movi­mien­to de pro­fun­di­za­ción gra­dual del cono­ci­mien­to, sur­gi­do sobre la base de la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra de la reali­dad, dare­mos a con­ti­nua­ción ejem­plos con­cre­tos.

En el perio­do ini­cial de su prác­ti­ca, perio­do de des­truc­ción de las máqui­nas y de lucha espon­tá­nea, el pro­le­ta­ria­do se encon­tra­ba, en cuan­to a su cono­ci­mien­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta, sólo en la eta­pa del cono­ci­mien­to sen­so­rial; cono­cía sólo los aspec­tos ais­la­dos y las cone­xio­nes exter­nas de los diver­sos fenó­me­nos del capi­ta­lis­mo. En esa épo­ca el pro­le­ta­ria­do era toda­vía una «cla­se en sí». Sin embar­go, el pro­le­ta­ria­do se con­vir­tió en una «cla­se para sí» cuan­do, entran­do en el segun­do perio­do de su prác­ti­ca, perio­do de lucha eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca cons­cien­te y orga­ni­za­da, lle­gó a com­pren­der la esen­cia de la socie­dad capi­ta­lis­ta, las rela­cio­nes de explo­ta­ción entre las cla­ses socia­les y sus pro­pias tareas his­tó­ri­cas, gra­cias a su prác­ti­ca, a su varia­da expe­rien­cia de lar­gos años de lucha y a su edu­ca­ción en la teo­ría mar­xis­ta, resu­men cien­tí­fi­co hecho por Marx y Engels de dicha expe­rien­cia.

Lo mis­mo pasó con el cono­ci­mien­to del pue­blo chino res­pec­to al impe­ria­lis­mo. La pri­me­ra eta­pa fue la del cono­ci­mien­to sen­so­rial, super­fi­cial, tal como se mani­fes­tó en las indis­cri­mi­na­das luchas con­tra los extran­je­ros, ocu­rri­das duran­te los movi­mien­tos del Rei­no Celes­tial Tai­ping5, del Yije­tuan y otros6. Sólo en la segun­da eta­pa, la del cono­ci­mien­to racio­nal, el pue­blo chino dis­cer­nió las dife­ren­tes con­tra­dic­cio­nes inter­nas y exter­nas del impe­ria­lis­mo y com­pren­dió la ver­dad esen­cial de que el impe­ria­lis­mo, en alian­za con la bur­gue­sía com­pra­do­ra y la cla­se feu­dal, opri­mía y explo­ta­ba a las amplias masas popu­la­res de Chi­na; tal cono­ci­mien­to no comen­zó sino por la épo­ca del movi­mien­to del 4 de mayo de 19197.

Vea­mos aho­ra la gue­rra. Si los diri­gen­tes mili­ta­res care­cen de expe­rien­cia mili­tar, no podrán com­pren­der en la eta­pa ini­cial las leyes pro­fun­das que rigen la direc­ción de una gue­rra espe­cí­fi­ca (por ejem­plo, nues­tra Gue­rra Revo­lu­cio­na­ria Agra­ria de los últi­mos diez años). En la eta­pa ini­cial, sólo vivi­rán la expe­rien­cia de nume­ro­sos com­ba­tes y, lo que es más, sufri­rán muchas derro­tas. Sin embar­go, esta expe­rien­cia (la expe­rien­cia de los com­ba­tes gana­dos y, sobre todo, la de los per­di­dos) les per­mi­ti­rá com­pren­der lo que por den­tro arti­cu­la toda la gue­rra, es decir, las leyes de esa gue­rra espe­cí­fi­ca, com­pren­der su estra­te­gia y sus tác­ti­cas, y de este modo, diri­gir­la con segu­ri­dad. Si en ese momen­to se con­fía el man­do de la gue­rra a una per­so­na inex­per­ta, ella tam­bién ten­drá que sufrir una serie de derro­tas (es decir, adqui­rir expe­rien­cia) antes de poder com­pren­der las ver­da­de­ras leyes de la gue­rra.

Con fre­cuen­cia, de algún cama­ra­da que no tie­ne cora­je para acep­tar una tarea, oímos decir: «No estoy segu­ro de poder cum­plir­la». ¿Por qué no está segu­ro de sí mis­mo? Por­que no com­pren­de el con­te­ni­do y las cir­cuns­tan­cias de ese tra­ba­jo según las leyes que lo rigen, por­que no ha teni­do o ha teni­do muy poco con­tac­to con seme­jan­te tra­ba­jo, de modo que no se pue­de ni hablar de que conoz­ca tales leyes. Pero, des­pués de un aná­li­sis deta­lla­do de la natu­ra­le­za y las cir­cuns­tan­cias de ese tra­ba­jo, se sen­ti­rá rela­ti­va­men­te segu­ro de sí mis­mo y los acep­ta­rá de buen gra­do. Si se dedi­ca a él por algún tiem­po y adquie­re expe­rien­cia, y si está dis­pues­to a exa­mi­nar la situa­ción con pru­den­cia, en vez de abor­dar­la de una mane­ra sub­je­ti­va, uni­la­te­ral y super­fi­cial, será capaz de lle­gar por sí mis­mo a con­clu­sio­nes sobre cómo deber hacer el tra­ba­jo y lo hará con mucho mayor cora­je. Sólo quie­nes abor­dan los pro­ble­mas de mane­ra sub­je­ti­va, uni­la­te­ral y super­fi­cial, dic­tan órde­nes pre­sun­tuo­sa­men­te ape­nas lle­gan a un nue­vo lugar, sin con­si­de­rar las cir­cuns­tan­cias, sin exa­mi­nar las cosas en su tota­li­dad (su his­to­ria y su situa­ción actual en con­jun­to) ni pene­trar en su esen­cia (su natu­ra­le­za y las cone­xio­nes inter­nas entre una cosa y otras). Seme­jan­tes per­so­nas tro­pie­zan y caen inevi­ta­ble­men­te.

Así se ve que el pri­mer paso en el pro­ce­so del cono­ci­mien­to es el con­tac­to con las cosas del mun­do exte­rior; esto corres­pon­de a la eta­pa de las sen­sa­cio­nes. El segun­do es sin­te­ti­zar los datos pro­por­cio­na­dos por las sen­sa­cio­nes, orde­nán­do­los y ela­bo­rán­do­los; esto corres­pon­de a la eta­pa de los con­cep­tos, los jui­cios y los razo­na­mien­tos. Sólo cuan­do los datos pro­por­cio­na­dos por las sen­sa­cio­nes son muy ricos (no frag­men­ta­rios e incom­ple­tos) y acor­des con la reali­dad (no ilu­so­rios), pue­den ser­vir de base para for­mar con­cep­tos correc­tos y una lógi­ca correc­ta.

Aquí hay que sub­ra­yar dos pun­tos impor­tan­tes. El pri­me­ro, que se ha seña­la­do más arri­ba pero que con­vie­ne reite­rar, es la depen­den­cia del cono­ci­mien­to racio­nal res­pec­to al cono­ci­mien­to sen­so­rial. Es idea­lis­ta quien con­si­de­re posi­ble que el cono­ci­mien­to racio­nal no pro­ven­ga del cono­ci­mien­to sen­so­rial. En la his­to­ria de la filo­so­fía exis­te la escue­la «racio­na­lis­ta», que sólo reco­no­ce la reali­dad de la razón y nie­ga la reali­dad de la expe­rien­cia, con­si­de­ran­do que sólo es dig­na de cré­di­to la razón y no la expe­rien­cia sen­so­rial; su error con­sis­te en tras­to­car los hechos. Lo racio­nal mere­ce cré­di­to pre­ci­sa­men­te por­que dima­na de lo sen­so­rial; de otro modo, lo racio­nal sería arro­yo sin fuen­te, árbol sin raí­ces, algo sub­je­ti­vo, auto­ge­ne­ra­do e indigno de con­fian­za. En el orden que sigue el pro­ce­so del cono­ci­mien­to, la expe­rien­cia sen­so­rial vie­ne pri­me­ro; si sub­ra­ya­mos la impor­tan­cia de la prác­ti­ca social en el pro­ce­so del cono­ci­mien­to, es por­que sólo ella pue­de dar ori­gen al cono­ci­mien­to humano y per­mi­tir al hom­bre comen­zar a adqui­rir expe­rien­cia sen­so­rial del mun­do exte­rior obje­ti­vo. Para una per­so­na que cie­rra los ojos y se tapa los oídos y se aís­la total­men­te del mun­do exte­rior obje­ti­vo, no hay cono­ci­mien­to posi­ble. El cono­ci­mien­to comien­za con la expe­rien­cia: éste es el mate­ria­lis­mo de la teo­ría del cono­ci­mien­to.

El segun­do pun­to es que el cono­ci­mien­to nece­si­ta pro­fun­di­zar­se, nece­si­ta desa­rro­llar­se de la eta­pa sen­so­rial a la racio­nal: ésta es la dia­léc­ti­ca de la teo­ría del cono­ci­mien­to8. Pen­sar que el cono­ci­mien­to pue­de que­dar­se en la eta­pa infe­rior, sen­so­rial, y que sólo es digno de cré­di­to el cono­ci­mien­to sen­so­rial y no el racio­nal, sig­ni­fi­ca caer en el «empi­ris­mo», error ya cono­ci­do en la his­to­ria. El error de esta teo­ría con­sis­te en igno­rar que los datos pro­por­cio­na­dos por las sen­sa­cio­nes, aun­que cons­ti­tu­yen refle­jos de deter­mi­na­das reali­da­des del mun­do exte­rior obje­ti­vo (aquí no me refie­ro al empi­ris­mo idea­lis­ta, que redu­ce la expe­rien­cia a la lla­ma­da intros­pec­ción), no pasan de ser uni­la­te­ra­les y super­fi­cia­les, refle­jos incom­ple­tos de las cosas, que no tra­du­cen su esen­cia. Para refle­jar ple­na­men­te una cosa en su tota­li­dad, para refle­jar su esen­cia y sus leyes inter­nas, hay que pro­ce­der a una ope­ra­ción men­tal, some­ter los ricos datos sumi­nis­tra­dos por las sen­sa­cio­nes a una ela­bo­ra­ción que con­sis­te en dese­char la cás­ca­ra para que­dar­se con el grano, des­car­tar lo fal­so para con­ser­var lo ver­da­de­ro, pasar de un aspec­to a otro y de lo externo a lo interno, for­man­do así un sis­te­ma de con­cep­tos y teo­rías; es nece­sa­rio dar un sal­to del cono­ci­mien­to sen­so­rial al racio­nal. Los cono­ci­mien­tos ela­bo­ra­dos no son menos sus­tan­cio­sos ni menos dig­nos de con­fian­za. Por el con­tra­rio, todo aque­llo que en el pro­ce­so del cono­ci­mien­to ha sido cien­tí­fi­ca­men­te ela­bo­ra­do sobre la base de la prác­ti­ca, refle­ja la reali­dad obje­ti­va, como dice Lenin, en for­ma más pro­fun­da, veraz y com­ple­ta. Los «prác­ti­cos» vul­ga­res no pro­ce­den así; res­pe­tan la expe­rien­cia pero des­pre­cian la teo­ría, y en con­se­cuen­cia no pue­den tener una visión que abar­que un pro­ce­so obje­ti­vo en su tota­li­dad, care­cen de una orien­ta­ción cla­ra y de una pers­pec­ti­va de lar­go alcan­ce, y se con­ten­tan con sus éxi­tos oca­sio­na­les y con frag­men­tos de la ver­dad. Si esas per­so­nas diri­gen una revo­lu­ción, la con­du­ci­rán a un calle­jón sin sali­da.

El cono­ci­mien­to racio­nal depen­de del cono­ci­mien­to sen­so­rial, y éste nece­si­ta desa­rro­llar­se has­ta con­ver­tir­se en cono­ci­mien­to racio­nal: tal es la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to. En la filo­so­fía, ni el «racio­na­lis­mo» ni el «empi­ris­mo» entien­den el carác­ter his­tó­ri­co, o dia­léc­ti­co, del cono­ci­mien­to, y aun­que cada una de estas escue­las con­tie­ne un aspec­to de la ver­dad (me refie­ro al racio­na­lis­mo y al empi­ris­mo mate­ria­lis­tas, y no idea­lis­tas), ambas son erró­neas en cuan­to a la teo­ría del cono­ci­mien­to en su con­jun­to. El movi­mien­to mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­co del cono­ci­mien­to des­de lo sen­so­rial a lo racio­nal ocu­rre tan­to en un peque­ño pro­ce­so cog­nos­ci­ti­vo (por ejem­plo, cono­cer una sola cosa, un solo tra­ba­jo) como en uno gran­de (por ejem­plo, cono­cer una socie­dad o una revo­lu­ción).

Sin embar­go, el movi­mien­to del cono­ci­mien­to no aca­ba ahí. Dete­ner el movi­mien­to mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­co del cono­ci­mien­to en el cono­ci­mien­to racio­nal, sería tocar sólo la mitad del pro­ble­ma y, más aún, según la filo­so­fía mar­xis­ta, la mitad menos impor­tan­te. La filo­so­fía mar­xis­ta con­si­de­ra que el pro­ble­ma más impor­tan­te no con­sis­te en com­pren­der las leyes del mun­do obje­ti­vo para estar en con­di­cio­nes de inter­pre­tar el mun­do, sino en apli­car el cono­ci­mien­to de esas leyes para trans­for­mar­lo acti­va­men­te. Para el mar­xis­mo, la teo­ría es impor­tan­te, y su impor­tan­cia está ple­na­men­te expre­sa­da en la siguien­te fra­se de Lenin: «Sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria, no pue­de haber tam­po­co movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio»9. Pero el mar­xis­mo sub­ra­ya la impor­tan­cia de la teo­ría pre­ci­sa y úni­ca­men­te por­que pue­de ser­vir de guía para la acción. Si tene­mos una teo­ría jus­ta, pero nos con­ten­ta­mos con hacer de ella un tema de con­ver­sa­ción y la deja­mos archi­va­da en lugar de poner­la en prác­ti­ca, seme­jan­te teo­ría, por bue­na que sea, care­ce­rá de sig­ni­fi­ca­ción. El cono­ci­mien­to comien­za por la prác­ti­ca, y todo cono­ci­mien­to teó­ri­co, adqui­ri­do a tra­vés de la prác­ti­ca, debe vol­ver a ella. La fun­ción acti­va del cono­ci­mien­to no sola­men­te se mani­fies­ta en el sal­to acti­vo del cono­ci­mien­to sen­so­rial al racio­nal, sino que tam­bién, lo que es más impor­tan­te, debe mani­fes­tar­se en el sal­to del cono­ci­mien­to racio­nal a la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. El cono­ci­mien­to que alcan­za las leyes del mun­do hay que diri­gir­lo de nue­vo a la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra del mun­do, hay que apli­car­lo nue­va­men­te a la prác­ti­ca de la pro­duc­ción, a la prác­ti­ca de la lucha de cla­ses revo­lu­cio­na­ria y de la lucha nacio­nal revo­lu­cio­na­ria, así como a la prác­ti­ca de la expe­ri­men­ta­ción cien­tí­fi­ca. Éste es el pro­ce­so de com­pro­ba­ción y desa­rro­llo de la teo­ría, la con­ti­nua­ción del pro­ce­so glo­bal del cono­ci­mien­to. El pro­ble­ma de saber si una teo­ría corres­pon­de a la ver­dad obje­ti­va no se resuel­ve ni pue­de resol­ver­se com­ple­ta­men­te en el arri­ba des­cri­to movi­mien­to del cono­ci­mien­to des­de lo sen­so­rial a lo racio­nal. El úni­co medio para resol­ver com­ple­ta­men­te este pro­ble­ma es diri­gir de nue­vo el cono­ci­mien­to racio­nal a la prác­ti­ca social, apli­car la teo­ría a la prác­ti­ca y ver si con­du­ce a los obje­ti­vos plan­tea­dos. Muchas teo­rías de las cien­cias natu­ra­les son reco­no­ci­das como ver­da­des no sólo por­que fue­ron crea­das por los cien­tí­fi­cos, sino por­que han sido com­pro­ba­das en la prác­ti­ca cien­tí­fi­ca ulte­rior. Igual­men­te, el mar­xis­mo-leni­nis­mo es reco­no­ci­do como ver­dad no sólo por­que esta doc­tri­na fue ela­bo­ra­da cien­tí­fi­ca­men­te por Marx, Engels, Lenin y Sta­lin, sino por­que ha sido com­pro­ba­da en la ulte­rior prác­ti­ca de la lucha de cla­ses revo­lu­cio­na­ria y de la lucha nacio­nal revo­lu­cio­na­ria. El mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co es una ver­dad uni­ver­sal por­que nadie, en su prác­ti­ca, pue­de esca­par a su domi­nio. La his­to­ria del cono­ci­mien­to humano nos ense­ña que la ver­dad de muchas teo­rías era incom­ple­ta y que la com­pro­ba­ción en la prác­ti­ca ha per­mi­ti­do com­ple­tar­la. Nume­ro­sas teo­rías eran erró­neas, y la com­pro­ba­ción en la prác­ti­ca ha per­mi­ti­do corre­gir­las. Es por esto que la prác­ti­ca es el cri­te­rio de la ver­dad y que «el pun­to de vis­ta de la vida, de la prác­ti­ca, debe ser el pun­to de vis­ta pri­me­ro y fun­da­men­tal de la teo­ría del cono­ci­mien­to»10. Sta­lin tenía razón al decir: «[…] la teo­ría deja de tener obje­to cuan­do no se halla vin­cu­la­da a la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, exac­ta­men­te del mis­mo modo que la prác­ti­ca es cie­ga si la teo­ría revo­lu­cio­na­ria no alum­bra su camino»11.

¿Se con­su­ma aquí el movi­mien­to del cono­ci­mien­to? Nues­tra res­pues­ta es sí y no. Cuan­do los hom­bres, como seres socia­les, se dedi­can a la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra de un deter­mi­na­do pro­ce­so obje­ti­vo (sea natu­ral o social) en una eta­pa deter­mi­na­da de su desa­rro­llo, pue­den, a con­se­cuen­cia del refle­jo del pro­ce­so obje­ti­vo en su cere­bro y de su pro­pia acti­vi­dad cons­cien­te, hacer avan­zar su cono­ci­mien­to des­de lo sen­so­rial a lo racio­nal, y crear ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos que corres­pon­dan, en tér­mi­nos gene­ral, a las leyes que rigen el pro­ce­so obje­ti­vo en cues­tión. Lue­go, apli­can estas ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos a la prác­ti­ca del mis­mo pro­ce­so obje­ti­vo. Si alcan­zan los obje­ti­vos plan­tea­dos, es decir, si en la prác­ti­ca de este mis­mo pro­ce­so logran hacer reali­dad las ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos pre­via­men­te for­mu­la­dos, o hacer­los reali­dad en líneas gene­ra­les, enton­ces pue­de con­si­de­rar­se con­su­ma­do el movi­mien­to del cono­ci­mien­to de este pro­ce­so espe­cí­fi­co. Pue­den dar­se por logra­dos los obje­ti­vos pre­vis­tos cuan­do, por ejem­plo, en el pro­ce­so de trans­for­mar la natu­ra­le­za, se rea­li­za un pro­yec­to de inge­nie­ría, se veri­fi­ca una hipó­te­sis cien­tí­fi­ca, se fabri­ca un uten­si­lio o se cose­cha un cul­ti­vo, o, en el pro­ce­so de trans­for­mar la socie­dad, se gana una huel­ga, se ven­ce en una gue­rra, o se cum­ple un plan edu­ca­cio­nal. Sin embar­go, por lo gene­ral, tan­to en la prác­ti­ca que trans­for­ma la natu­ra­le­za como en la que trans­for­ma la socie­dad, muy rara vez se rea­li­zan sin nin­gu­na alte­ra­ción las ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos pre­via­men­te ela­bo­ra­dos por el hom­bre. Esto se debe a que la gen­te que se dedi­ca a la trans­for­ma­ción de la reali­dad está siem­pre suje­ta a nume­ro­sas limi­ta­cio­nes; no solo se encuen­tra limi­ta­da por las con­di­cio­nes cien­tí­fi­cas y téc­ni­cas exis­ten­tes, sino tam­bién por el desa­rro­llo del pro­pio pro­ce­so obje­ti­vo y el gra­do en que éste se mani­fies­ta (aún no se han reve­la­do ple­na­men­te los dife­ren­tes aspec­tos y la esen­cia del pro­ce­so obje­ti­vo). En esta situa­ción, debi­do a que en el cur­so de la prác­ti­ca se des­cu­bren cir­cuns­tan­cias impre­vis­tas, con fre­cuen­cia se modi­fi­can par­cial­men­te y a veces inclu­so com­ple­ta­men­te las ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos. Dicho de otra mane­ra, se dan casos en que las ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos ori­gi­na­les no corres­pon­den, en par­te o en todo, a la reali­dad, son par­cial o total­men­te erró­neos. A menu­do, sólo des­pués de repe­ti­dos fra­ca­sos se logra corre­gir los erro­res en el cono­ci­mien­to y hacer con­cor­dar a éste con las leyes del pro­ce­so obje­ti­vo y, por con­si­guien­te, trans­for­mar lo sub­je­ti­vo en obje­ti­vo, es decir, obte­ner en la prác­ti­ca los resul­ta­dos espe­ra­dos. En todo caso, cuan­do se lle­ga a este pun­to, pue­de con­si­de­rar­se con­su­ma­do el movi­mien­to del cono­ci­mien­to humano res­pec­to a un pro­ce­so obje­ti­vo dado en una eta­pa deter­mi­na­da de su desa­rro­llo.

Sin embar­go, con­si­de­ra­do el pro­ce­so en su avan­ce, el movi­mien­to del cono­ci­mien­to humano no está con­su­ma­do. En vir­tud de sus con­tra­dic­cio­nes y luchas inter­nas, todo pro­ce­so, sea natu­ral o social, avan­za y se desa­rro­lla, y, en con­so­nan­cia con ello, tam­bién tie­ne que avan­zar y desa­rro­llar­se el movi­mien­to del cono­ci­mien­to humano. En cuan­to a los movi­mien­tos socia­les, los autén­ti­cos diri­gen­tes revo­lu­cio­na­rios no sólo deben saber corre­gir los erro­res que se des­cu­bran en sus ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos, como ya se ha dicho ante­rior­men­te, sino que, ade­más, cuan­do un deter­mi­na­do pro­ce­so obje­ti­vo avan­za y cam­bia pasan­do de una eta­pa de desa­rro­llo a otra, deben saber avan­zar y cam­biar, a la par, en su cono­ci­mien­to sub­je­ti­vo, y con­se­guir que todos los que par­ti­ci­pan en la revo­lu­ción hagan lo mis­mo, es decir, deben saber plan­tear, de acuer­do con los nue­vos cam­bios pro­du­ci­dos en la situa­ción, nue­vas tareas revo­lu­cio­na­rias y nue­vos pro­yec­tos de tra­ba­jo. En un perio­do revo­lu­cio­na­rio, la situa­ción cam­bia con mucha rapi­dez, y si el cono­ci­mien­to de los revo­lu­cio­na­rios no cam­bia tam­bién rápi­da­men­te en con­for­mi­dad con la situa­ción, no serán capa­ces de con­du­cir la revo­lu­ción a la vic­to­ria.

No obs­tan­te, suce­de a menu­do que el pen­sa­mien­to se reza­ga res­pec­to a la reali­dad; esto se debe a que el cono­ci­mien­to del hom­bre está limi­ta­do por nume­ro­sas con­di­cio­nes socia­les. Nos opo­ne­mos a los tes­ta­ru­dos en las filas revo­lu­cio­na­rias, cuyo pen­sa­mien­to no pro­gre­sa en con­cor­dan­cia con las cir­cuns­tan­cias obje­ti­vas cam­bian­tes y se ha mani­fes­ta­do en la his­to­ria como opor­tu­nis­mo de dere­cha. Estas per­so­nas no ven que la lucha de los con­tra­rios ha hecho avan­zar el pro­ce­so obje­ti­vo, mien­tras que su cono­ci­mien­to se halla atas­ca­do aún en la vie­ja eta­pa. Esto es carac­te­rís­ti­co del pen­sa­mien­to de todos los tes­ta­ru­dos. Su pen­sa­mien­to está apar­ta­do de la prác­ti­ca social y no son capa­ces de ir delan­te guian­do el carro de la socie­dad; se limi­tan a ir a ras­tras, refun­fu­ñan­do que el carro mar­cha dema­sia­do rápi­do y tra­tan­do de hacer­lo retro­ce­der o dar media vuel­ta y regre­sar.

Nos opo­ne­mos tam­bién a la hue­ra pala­bre­ría «izquier­dis­ta». El pen­sa­mien­to de los «izquier­dis­tas» pasa por enci­ma de una deter­mi­na­da eta­pa de desa­rro­llo del pro­ce­so obje­ti­vo; algu­nos toman sus fan­ta­sías por ver­da­des, otros pre­ten­den rea­li­zar a la fuer­za en el pre­sen­te idea­les solo rea­li­za­bles en el futu­ro. Ale­ja­do de la prác­ti­ca pre­sen­te de la mayo­ría de las per­so­nas y de la reali­dad del momen­to, su pen­sa­mien­to se tra­du­ce en la acción como aven­tu­re­ris­mo.

El idea­lis­mo y el mate­ria­lis­mo meca­ni­cis­ta, el opor­tu­nis­mo y el aven­tu­re­ris­mo, se carac­te­ri­zan por la rup­tu­ra entre lo sub­je­ti­vo y lo obje­ti­vo, por la sepa­ra­ción entre el cono­ci­mien­to y la prác­ti­ca. La teo­ría mar­xis­ta-leni­nis­ta del cono­ci­mien­to, carac­te­ri­za­da por la prác­ti­ca social cien­tí­fi­ca, no pue­de dejar de opo­ner­se cate­gó­ri­ca­men­te a estas con­cep­cio­nes erró­neas. Los mar­xis­tas reco­no­cen que, en el pro­ce­so gene­ral abso­lu­to del desa­rro­llo del uni­ver­so, el desa­rro­llo de cada pro­ce­so deter­mi­na­do es rela­ti­vo y que, por eso, en el torren­te infi­ni­to de la ver­dad abso­lu­ta, el cono­ci­mien­to humano de cada pro­ce­so deter­mi­na­do en una eta­pa dada de desa­rro­llo es sólo una ver­dad rela­ti­va. La suma total de las incon­ta­bles ver­da­des rela­ti­vas cons­ti­tu­ye la ver­dad abso­lu­ta12. El desa­rro­llo de todo pro­ce­so obje­ti­vo está lleno de con­tra­dic­cio­nes y luchas, y tam­bién lo está el desa­rro­llo del movi­mien­to del cono­ci­mien­to humano. Todo movi­mien­to dia­léc­ti­co del mun­do obje­ti­vo se refle­ja, tar­de o tem­prano, en el cono­ci­mien­to humano. En la prác­ti­ca social, el pro­ce­so de naci­mien­to, desa­rro­llo y extin­ción es infi­ni­to. Y así lo es el pro­ce­so de naci­mien­to, desa­rro­llo y extin­ción en el cono­ci­mien­to humano. A medi­da que avan­za cada vez más lejos la prác­ti­ca del hom­bre que trans­for­ma la reali­dad obje­ti­va de acuer­do con deter­mi­na­das ideas, teo­rías, pla­nes o pro­yec­tos, más y más pro­fun­do se va hacien­do el cono­ci­mien­to que de la reali­dad obje­ti­va tie­ne el hom­bre. Nun­ca ter­mi­na­rá el movi­mien­to de cam­bio en el mun­do de la reali­dad obje­ti­va, y tam­po­co ten­drá fin la cog­ni­ción de la ver­dad por el hom­bre a tra­vés de la prác­ti­ca. El mar­xis­mo-leni­nis­mo no ha ago­ta­do en modo alguno la ver­dad, sino que en el cur­so de la prác­ti­ca abre sin cesar el camino hacia su cono­ci­mien­to. Nues­tra con­clu­sión es la uni­dad con­cre­ta e his­tó­ri­ca de lo sub­je­ti­vo y lo obje­ti­vo, de la teo­ría y la prác­ti­ca, del saber y el hacer, y nos opo­ne­mos a todas las ideas erró­neas, de «izquier­da» o de dere­cha, ideas que se sepa­ran de la his­to­ria con­cre­ta.

En la pre­sen­te épo­ca del desa­rro­llo de la socie­dad, la his­to­ria ha hecho recaer sobre los hom­bros del pro­le­ta­ria­do y su par­ti­do la res­pon­sa­bi­li­dad de cono­cer correc­ta­men­te el mun­do y trans­for­mar­lo. Este pro­ce­so, el de la prác­ti­ca trans­for­ma­do­ra del mun­do, que está deter­mi­na­do con arre­glo al cono­ci­mien­to cien­tí­fi­co ha lle­ga­do ya a un momen­to his­tó­ri­co en Chi­na y en toda la Tie­rra, a un gran momen­to sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria, esto es, el momen­to de aca­bar com­ple­ta­men­te con las tinie­blas en Chi­na y en el res­to de la Tie­rra, y trans­for­mar nues­tro mun­do en un mun­do lumi­no­so, nun­ca vis­to antes. La lucha del pro­le­ta­ria­do y de los pue­blos revo­lu­cio­na­rios por la trans­for­ma­ción del mun­do impli­ca el cum­pli­mien­to de las siguien­tes tareas: trans­for­mar el mun­do obje­ti­vo y, al mis­mo tiem­po, trans­for­mar su pro­pio mun­do sub­je­ti­vo, esto es, su pro­pia capa­ci­dad cog­nos­ci­ti­va y las rela­cio­nes entre su mun­do sub­je­ti­vo y el obje­ti­vo. Estas trans­for­ma­cio­nes ya están en mar­cha en una par­te del glo­bo terres­tre, la Unión Sovié­ti­ca. Allí se sigue pro­mo­vien­do este pro­ce­so de trans­for­ma­cio­nes. Los pue­blos de Chi­na y del res­to del orbe tam­bién están pasan­do o pasa­rán por seme­jan­te pro­ce­so. Y el mun­do obje­ti­vo a trans­for­mar inclu­ye tam­bién a todas las per­so­nas opues­tas a estas trans­for­ma­cio­nes, per­so­nas que tie­nen que pasar por una eta­pa de coac­ción antes de poder entrar en la eta­pa de trans­for­ma­ción cons­cien­te. La épo­ca en que la huma­ni­dad ente­ra pro­ce­da de mane­ra cons­cien­te a su pro­pia trans­for­ma­ción y a la del mun­do, será la épo­ca del comu­nis­mo mun­dial.

Des­cu­brir la ver­dad a tra­vés de la prác­ti­ca y, nue­va­men­te, a tra­vés de la prác­ti­ca com­pro­bar­la y desa­rro­llar­la. Par­tir del cono­ci­mien­to sen­so­rial y desa­rro­llar­lo acti­va­men­te con­vir­tién­do­lo en cono­ci­mien­to racio­nal; lue­go, par­tir del cono­ci­mien­to racio­nal y guiar acti­va­men­te la prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria para trans­for­mar el mun­do sub­je­ti­vo y el mun­do obje­ti­vo. Prac­ti­car, cono­cer, prac­ti­car otra vez y cono­cer de nue­vo. Esta for­ma se repi­te en infi­ni­tos ciclos y, con cada ciclo, el con­te­ni­do de la prác­ti­ca y del cono­ci­mien­to se ele­va a un nivel más alto. Ésta es en su con­jun­to la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to, y ésta es la teo­ría mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca de la uni­dad ente el saber y el hacer.

Julio de 1937

>

  1. V. I. Lenin: Resu­men del libro de Hegel Cien­cia de la lógi­ca (sep­tiem­bre-diciem­bre de 1914), notas sobre «La idea», Cien­cia de la lógi­ca de Hegel, libro ter­ce­ro, ter­ce­ra sec­ción.
  2. Véan­se K. Marx, Tesis sobre Feuer­bach (pri­ma­ve­ra de 1845) y V. I. Lenin, Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo (segun­da mitad de 1908), II, 6.
  3. Céle­bre nove­la his­tó­ri­ca chi­na escri­ta por Luo Kuan­chung (¿1330 – 1400?).
  4. V. I. Lenin: Resu­men del libro de Hegel Cien­cia de la lógi­ca, notas sobre «La lógi­ca sub­je­ti­va o la doc­tri­na del con­cep­to», Cien­cia de la lógi­ca de Hegel, libro ter­ce­ro.
  5. Movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio cam­pe­sino, que tuvo lugar a media­dos del siglo XIX, en con­tra de la domi­na­ción feu­dal y la opre­sión nacio­nal de la dinas­tía Ching. En enero de 1851, Jung Siu-Chüan, Yang Siu-ching y otros diri­gen­tes de esta revo­lu­ción orga­ni­za­ron un levan­ta­mien­to en la aldea de Chin­tien, dis­tri­to de Kui­ping, pro­vin­cia de Kuang­si, y pro­cla­ma­ron el Rei­no Celes­tial Tai­ping. En 1852, el ejér­ci­to cam­pe­sino par­tió de Kuang­si y ocu­pó Junán y Jupei. En 1853, lue­go de atra­ve­sar Chiang­si y Anjui tomó Nan­kin. Una par­te de sus fuer­zas con­ti­nuó hacia el nor­te y lle­gó has­ta las inme­dia­cio­nes de Tien­tsin. Sin embar­go, el ejér­ci­to Tai­ping no esta­ble­ció sóli­das bases de apo­yo en los terri­to­rios que ocu­pa­ban, y su gru­po diri­gen­te, des­pués de haber hecho de Nan­kin su capi­tal, come­tió muchos erro­res polí­ti­co y mili­ta­res. Por ese moti­vo, el ejér­ci­to de Tai­ping no pudo resis­tir los ata­ques con­jun­tos de las tro­pas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias de la dinas­tía Ching y los agre­so­res ingle­ses, nor­te­ame­ri­ca­nos y fran­ce­ses, y fue derro­ta­do en 1864.
  6. Movi­mien­to de lucha arma­da con­tra el impe­ria­lis­mo que esta­lló en 1900 en el nor­te de Chi­na. Toma­ron par­te en este movi­mien­to gran­des masas de cam­pe­si­nos y arte­sa­nos y otros sec­to­res del pue­blo, que, uti­li­zan­do las creen­cias reli­gio­sas y las supers­ti­cio­nes como medio de con­tac­to, se orga­ni­za­ron en socie­da­des secre­tas, y sos­tu­vie­ron una lucha heroi­ca con­tra las fuer­zas alia­das de agre­sión de las ocho poten­cias impe­ria­lis­tas: Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Japón, Ale­ma­nia, Rusia, Fran­cia, Ita­lia y Aus­tria. Lue­go de ocu­par Pekín y Tien­tsín, dichas fuer­zas repri­mie­ron de la mane­ra más sal­va­je este movi­mien­to.
  7. Se refie­re al movi­mien­to que esta­lló el 4 de mayo de 1919, movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en con­tra del impe­ria­lis­mo y feu­da­lis­mo. En la pri­me­ra mitad de 1919, los paí­ses impe­ria­lis­tas triun­fa­do­res en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Ingla­te­rra, Fran­cia, Esta­dos Uni­dos, Japón e Ita­lia, con­vo­ca­ron una con­fe­ren­cia en París para repar­tir los bene­fi­cios ante­rior­men­te arro­ga­dos por Ale­ma­nia en la pro­vin­cia de Shan­tung, Chi­na, fue­ran pasa­dos a manos del Japón. El 4 de mayo, los estu­dian­tes de Pekín eran los pri­me­ros en cele­brar míti­nes y mani­fes­ta­cio­nes para expre­sar su opo­si­ción resuel­ta. El gobierno de los cau­di­llos mili­ta­res del nor­te pro­ce­dió a su aplas­ta­mien­to y detu­vo a más de trein­ta mani­fes­tan­tes. Los estu­dian­tes de Pekín deja­ron los estu­dios para mani­fes­tar su pro­tes­ta, lo que encon­tró eco inme­dia­to en sus com­pa­ñe­ros esco­la­res en todo el país. A par­tir del 3 de junio el gobierno de los cau­di­llos mili­ta­res del nor­te lle­vó a cabo en Pekín deten­cio­nes en mayor esca­la. El hecho de que unos mil estu­dian­tes fue­ron arres­ta­dos en dos días dio pábu­lo al odio aún mayor del pue­blo chino. Des­de el 5 del mis­mo, los obre­ros de Shan­gai y de otras ciu­da­des toma­ron par­te en la huel­ga, y los comer­cian­tes les siguie­ron inme­dia­ta­men­te. El movi­mien­to patrió­ti­co en que par­ti­ci­pa­ron, al comien­zo, prin­ci­pal­men­te los inte­lec­tua­les, se exten­dió rápi­da­men­te has­ta esca­la nacio­nal y lle­gó a abar­car al pro­le­ta­ria­do, la peque­ña bur­gue­sía e inclu­so la bur­gue­sía. Al com­pás del desa­rro­llo de ese movi­mien­to patrió­ti­co del 4 de mayo, el movi­mien­to de la nue­va cul­tu­ra, que se ini­ció antes del pri­me­ro con el fin de com­ba­tir el feu­da­lis­mo y pro­mo­ver la cien­cia y la demo­cra­cia, se desa­rro­lló en el amplio movi­mien­to de la cul­tu­ra revo­lu­cio­na­ria con la difu­sión del mar­xis­mo-leni­nis­mo como su corrien­te prin­ci­pal.
  8. Véa­se V.I. Lenin, Resu­men del libro de Hegel Cien­cia de la lógi­ca; «para com­pren­der, hay que comen­zar a com­pren­der y a estu­diar de una mane­ra empí­ri­ca, y ele­var­se de lo empí­ri­co a lo gene­ral», notas sobre «La idea», Cien­cia de la lógi­ca de Hegel, libro ter­ce­ro, ter­ce­ra sec­ción.
  9. V. I. Lenin: ¿Qué hacer? (oto­ño de 1901-febre­ro de 1902), I.
  10. V. I. Lenin: Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo, II, 6.
  11. J. V. Sta­lin: Los fun­da­men­tos del leni­nis­mo (abril-mayo de 1924), III, «La teo­ría».
  12. Véa­se V. I. Lenin, Mate­ria­lis­mo y empi­rio­cri­ti­cis­mo, II, 5.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *