Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al Japón

Des­kar­gak /​Des­car­gas (430 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al JapónDes­car­gar 
[PDF] [A5] Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al JapónDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al JapónDes­car­gar 
[EPUB] Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al JapónDes­car­gar 
[mobi] Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al JapónDes­car­gar 

[Infor­me del cama­ra­da Mao Tse-tung ante la Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na cele­bra­da en Yenán en mayo de 1937.]

  1. Debi­do a que la con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón ha pasa­do a ser la prin­ci­pal y a que las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de Chi­na han que­da­do rele­ga­das a un plano secun­da­rio y subor­di­na­do, en las rela­cio­nes de Chi­na con el exte­rior y en las rela­cio­nes de cla­se den­tro del país se han pro­du­ci­do cam­bios, que inau­gu­ran una nue­va eta­pa de desa­rro­llo de la situa­ción actual.
  2. Hace mucho que Chi­na vive dos con­tra­dic­cio­nes agu­das y fun­da­men­ta­les: la con­tra­dic­ción entre ella y el impe­ria­lis­mo y la con­tra­dic­ción entre el feu­da­lis­mo y las gran­des masas popu­la­res. En 1927, la bur­gue­sía, repre­sen­ta­da por el Kuo­min­tang, trai­cio­nó a la revo­lu­ción y ven­dió los intere­ses nacio­na­les al impe­ria­lis­mo, crean­do así una situa­ción carac­te­ri­za­da por un agu­do anta­go­nis­mo entre el poder obre­ro-cam­pe­sino y el poder kuo­min­ta­nis­ta y por el hecho de que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na tuvo que asu­mir él solo la tarea de lle­var ade­lan­te la revo­lu­ción nacio­nal y demo­crá­ti­ca.
  3. Des­de el Inci­den­te del 18 de Sep­tiem­bre de 1931, y espe­cial­men­te a par­tir de los acon­te­ci­mien­tos del Nor­te de Chi­na en 19351, esas con­tra­dic­cio­nes han expe­ri­men­ta­do los siguien­tes cam­bios:
    1. De las con­tra­dic­cio­nes entre Chi­na y las poten­cias impe­ria­lis­tas en gene­ral, la con­tra­dic­ción entre Chi­na y el impe­ria­lis­mo japo­nés se ha acen­tua­do y agu­di­za­do sobre­ma­ne­ra. Este impe­ria­lis­mo sigue una polí­ti­ca de con­quis­ta total de Chi­na. En con­se­cuen­cia, las con­tra­dic­cio­nes entre Chi­na y algu­nas otras poten­cias impe­ria­lis­tas han sido rele­ga­das a segun­do plano, mien­tras la grie­ta entre dichas poten­cias y el impe­ria­lis­mo japo­nés se ha amplia­do. Por lo tan­to, se plan­tea ante el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y el pue­blo chino la tarea de ligar el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés con el fren­te mun­dial de la paz. En otras pala­bras, Chi­na no sólo debe unir­se con la Unión Sovié­ti­ca, que ha sido siem­pre ami­ga fiel del pue­blo chino, sino tam­bién, en la medi­da de lo posi­ble, esta­ble­cer rela­cio­nes de lucha con­jun­ta con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés con aque­llos paí­ses impe­ria­lis­tas que en el pre­sen­te estén dis­pues­tos a man­te­ner la paz y se opon­gan a nue­vas gue­rras de agre­sión. Nues­tro fren­te úni­co debe tener como obje­ti­vo resis­tir al Japón, y no opo­ner­se a todas las poten­cias impe­ria­lis­tas a la vez.
    2. La con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón ha con­du­ci­do a la modi­fi­ca­ción de las rela­cio­nes de cla­se en el país y ha plan­tea­do ante la bur­gue­sía e inclu­so ante los cau­di­llos mili­ta­res la cues­tión de su pro­pia super­vi­ven­cia, de mane­ra que en su seno y den­tro de sus par­ti­dos se ha ini­cia­do un pro­ce­so de cam­bio gra­dual de acti­tud polí­ti­ca. Esto plan­tea al Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y al pue­blo chino la tarea de for­mar un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés. Nues­tro fren­te úni­co inclui­rá a la bur­gue­sía y a todos aque­llos que estén en favor de la defen­sa de la patria, y encar­na­rá la uni­dad nacio­nal con­tra el enemi­go extran­je­ro. Esta tarea debe y pue­de ser cum­pli­da.
    3. La con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón ha hecho cam­biar la situa­ción en que se encon­tra­ban las gran­des masas popu­la­res de todo el país (el pro­le­ta­ria­do, el cam­pe­si­na­do y la peque­ña bur­gue­sía urba­na) y ha ori­gi­na­do modi­fi­ca­cio­nes en la polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta. La lucha del pue­blo por la sal­va­ción nacio­nal ha cobra­do mayor ampli­tud. El Par­ti­do Comu­nis­ta ha desa­rro­lla­do la polí­ti­ca que adop­tó des­pués del Inci­den­te del 18 de Sep­tiem­bre, con­sis­ten­te en con­cluir acuer­dos, bajo tres con­di­cio­nes (cesar los ata­ques con­tra las bases de apo­yo revo­lu­cio­na­rias, garan­ti­zar las liber­ta­des y dere­chos del pue­blo y armar al pue­blo), con los sec­to­res del Kuo­min­tang que estu­vie­ran dis­pues­tos a coope­rar con noso­tros para resis­tir al Japón, y la ha trans­for­ma­do en la polí­ti­ca de fren­te úni­co anti­ja­po­nés de toda la nación. De esto se han deri­va­do, entre otras, las siguien­tes medi­das de nues­tro Par­ti­do: en 1935, la decla­ra­ción de agos­to2 y la reso­lu­ción de diciem­bre3; en mayo de 1936, el aban­dono de la con­sig­na de «¡Aba­jo Chiang Kai-shek!»4; en agos­to, la car­ta diri­gi­da al Kuo­min­tang; en sep­tiem­bre, la reso­lu­ción sobre la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca5; en diciem­bre, la insis­ten­cia en un arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían, y, en febre­ro de 1937, el tele­gra­ma diri­gi­do a la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang6.
    4. La con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón tam­bién ha pro­du­ci­do cam­bios en lo que se refie­re a los regí­me­nes ins­tau­ra­dos por los cau­di­llos mili­ta­res chi­nos y a las gue­rras intes­ti­nas entre ellos, fenó­me­nos engen­dra­dos por la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de esfe­ras de influen­cia y por las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas semi­co­lo­nia­les de Chi­na. El impe­ria­lis­mo japo­nés esti­mu­la tales regí­me­nes y gue­rras intes­ti­nas, con el pro­pó­si­to de faci­li­tar su domi­na­ción exclu­si­va sobre Chi­na. Algu­nas otras poten­cias impe­ria­lis­tas, en aras de sus pro­pios intere­ses, favo­re­cen tem­po­ral­men­te la uni­dad y la paz de Chi­na. Por su par­te, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y el pue­blo chino se esfuer­zan al máxi­mo para poner fin a las gue­rras civi­les y a las divi­sio­nes y con­se­guir la paz y la uni­dad.
    5. Con su desa­rro­llo, la con­tra­dic­ción nacio­nal entre Chi­na y el Japón ha supe­ra­do en peso polí­ti­co rela­ti­vo a las con­tra­dic­cio­nes entre las cla­ses y entre los gru­pos polí­ti­cos den­tro del país, rele­gán­do­las a un plano secun­da­rio y subor­di­na­do. Pero estas con­tra­dic­cio­nes con­ti­núan exis­tien­do, y en modo alguno han dis­mi­nui­do o des­apa­re­ci­do; lo mis­mo ocu­rre con las con­tra­dic­cio­nes entre Chi­na y las poten­cias impe­ria­lis­tas excep­to el Japón. En con­se­cuen­cia, se plan­tea al Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y al pue­blo chino la siguien­te tarea: efec­tuar, de acuer­do con la tarea gene­ral de uni­dad para resis­tir al Japón, los ajus­tes apro­pia­dos res­pec­to a las con­tra­dic­cio­nes inter­nas y exter­nas que hoy pue­dan y deban ser ajus­ta­das. De ahí la polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, que exi­ge paz y uni­dad inter­nas, demo­cra­cia, mejo­res con­di­cio­nes de vida para el pue­blo y nego­cia­cio­nes con los paí­ses que se opon­gan al Japón.
  4. La pri­me­ra eta­pa del nue­vo perío­do de la revo­lu­ción chi­na, ini­cia­da el 9 de diciem­bre de 1935, ter­mi­nó en febre­ro de 1937, cuan­do el Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang cele­bró su III Sesión Ple­na­ria. Duran­te esa eta­pa, los acon­te­ci­mien­tos más impor­tan­tes fue­ron: el movi­mien­to por la sal­va­ción nacio­nal en los medios estu­dian­ti­les, cul­tu­ra­les y perio­dís­ti­cos; la entra­da del Ejér­ci­to Rojo en el Noroes­te; la labor de pro­pa­gan­da y de orga­ni­za­ción efec­tua­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta en rela­ción a su polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés; las huel­gas anti­ja­po­ne­sas en Shanghai y Ching­tao7; la ten­den­cia de Ingla­te­rra a seguir una polí­ti­ca rela­ti­va­men­te dura con res­pec­to al Japón8; el Inci­den­te de Kuang­tung-Kuang­sí9; la resis­ten­cia de Sui­yuán y el movi­mien­to en su apo­yo10; la acti­tud rela­ti­va­men­te fir­me de Nan­kín en las nego­cia­cio­nes chino-japo­ne­sas11; el Inci­den­te de Sían y, final­men­te, la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang, cele­bra­da en Nan­kín12. Todos estos acon­te­ci­mien­tos gra­vi­ta­ron alre­de­dor de la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal, el anta­go­nis­mo entre Chi­na y el Japón, y, direc­ta­men­te, en torno a la nece­si­dad his­tó­ri­ca de esta­ble­cer un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés. La tarea fun­da­men­tal de la revo­lu­ción en esa eta­pa con­sis­tía en luchar por la paz en el país, poner tér­mino a los con­flic­tos arma­dos inter­nos, con el fin de lograr la uni­dad para resis­tir con­jun­ta­men­te al Japón. En esa eta­pa, el Par­ti­do Comu­nis­ta lan­zó el lla­ma­mien­to: «¡Poner fin a la gue­rra civil y unir­se para resis­tir al Japón!», lla­ma­mien­to que se ha hecho reali­dad en lo fun­da­men­tal, creán­do­se así la pri­me­ra con­di­ción para la efec­ti­va for­ma­ción de un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés.
  5. Debi­do a la pre­sen­cia del gru­po pro­ja­po­nés en sus filas, el Kuo­min­tang no intro­du­jo nin­gún cam­bio níti­do y radi­cal en su polí­ti­ca ni solu­cio­nó con­cre­ta­men­te nin­gún pro­ble­ma en la III Sesión Ple­na­ria de su Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral. Pero, gra­cias a la pre­sión del pue­blo y a los cam­bios ocu­rri­dos en su pro­pio inte­rior, el Kuo­min­tang se vio cons­tre­ñi­do a comen­zar a modi­fi­car su erró­nea polí­ti­ca de los últi­mos diez años, es decir, su polí­ti­ca de gue­rra civil, de dic­ta­du­ra y de no resis­ten­cia al Japón, para orien­tar­se hacia la paz, la demo­cra­cia y la resis­ten­cia al Japón, y a comen­zar a acep­tar la polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés. Este cam­bio ini­cial se mani­fes­tó en la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang. De aho­ra en ade­lan­te, debe exi­gir­se al Kuo­min­tang un cam­bio com­ple­to de su polí­ti­ca. Para ello, noso­tros y todo el pue­blo tene­mos que desa­rro­llar aún más amplia­men­te el movi­mien­to por la resis­ten­cia al Japón y la demo­cra­cia; cri­ti­car, espo­lear y pre­sio­nar aún más al Kuo­min­tang; unir­nos con sus mili­tan­tes que se pro­nun­cien por la paz, la demo­cra­cia y la resis­ten­cia al Japón; hacer avan­zar a sus ele­men­tos vaci­lan­tes e inde­ci­sos y des­car­tar a los ele­men­tos pro­ja­po­ne­ses.
  6. Actual­men­te vivi­mos la segun­da eta­pa del nue­vo perío­do. Tan­to la ante­rior corno la pre­sen­te son eta­pas de tran­si­ción hacia la resis­ten­cia arma­da en esca­la nacio­nal con­tra el Japón. Si la tarea de la eta­pa ante­rior con­sis­tía prin­ci­pal­men­te en luchar por la paz, la de la pre­sen­te es, ante todo, luchar por la demo­cra­cia. Hay que com­pren­der que así como sin la paz inter­na no es posi­ble esta­ble­cer un autén­ti­co y sóli­do fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, tam­po­co es posi­ble hacer­lo sin la demo­cra­cia den­tro del país. Por eso, en la actual eta­pa de desa­rro­llo, la lucha por la demo­cra­cia cons­ti­tu­ye el esla­bón cen­tral en la cade­na de las tareas de la revo­lu­ción. Si no vemos con cla­ri­dad la impor­tan­cia de la lucha por la demo­cra­cia y si debi­li­ta­mos nues­tros esfuer­zos en esta lucha, no logra­re­mos esta­ble­cer un autén­ti­co y sóli­do fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés.
  1. Se refie­re a toda una serie de actos de agre­sión empren­di­dos en 1935 por los inva­so­res japo­ne­ses en el Nor­te de Chi­na y de actos entre­guis­tas y humi­llan­tes come­ti­dos en esa par­te del país por el gobierno del Kuo­min­tang, acau­di­lla­do por Chiang Kai-shek. En mayo de ese año, los inva­so­res japo­ne­ses exi­gie­ron del gobierno del Kuo­min­tang la auto­ri­dad admi­nis­tra­ti­va sobre el Nor­te de Chi­na. En junio, Je Ying-chin, repre­sen­tan­te de ese gobierno en el Nor­te del país, acce­dió a esta exi­gen­cia y Fir­mó con Yoshi­ji­ro Ume­zu, coman­dan­te de las fuer­zas inva­so­ras japo­ne­sas acan­to­na­das en dicha zona, un acuer­do cono­ci­do como «Acuer­do Je-Ume­zu», por el cual Chi­na se vio des­po­ja­da de la mayor par­te de sus dere­chos sobe­ra­nos sobre las pro­vin­cias de Jopei y Cha­jar. En octu­bre, a ins­ti­ga­ción de los inva­so­res japo­ne­ses, los cola­bo­ra­cio­nis­tas chi­nos rea­li­za­ron una revuel­ta en Siang­je, pro­vin­cia de Jopei, y ocu­pa­ron la capi­tal del dis­tri­to. En noviem­bre, al dic­ta­do de los inva­so­res japo­ne­ses, un núme­ro de cola­bo­ra­cio­nis­tas chi­nos pro­mo­vie­ron un pre­ten­di­do «movi­mien­to por la auto­no­mía de las cin­co pro­vin­cias del Nor­te de Chi­na» y pro­cla­ma­ron un gobierno cola­bo­ra­cio­nis­ta en el Este de Jopei, el «Gobierno Autó­no­mo Anti­co­mu­nis­ta». Para satis­fa­cer la exi­gen­cia japo­ne­sa de una «admi­nis­tra­ción espe­cial para el Nor­te de Chi­na», el gobierno del Kuo­min­tang desig­nó a Sung Che-yuan y otros para que for­ma­ran un «Con­se­jo Polí­ti­co de Jopei y Cha­jar».
  2. Se refie­re a la decla­ra­ción emi­ti­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na el 1 de agos­to de 1935. Sus pun­tos esen­cia­les están con­te­ni­dos en los siguien­tes extrac­tos: «En momen­tos en que el peli­gro de una inmi­nen­te sub­yu­ga­ción y exter­mi­nio se cier­ne sobre nues­tro país y nues­tro pue­blo, el Par­ti­do Comu­nis­ta exhor­ta una vez más a todos los com­pa­trio­tas: sean cua­les fue­ren las pasa­das o pre­sen­tes dis­cre­pan­cias polí­ti­cas y dife­ren­cias de intere­ses entre los dis­tin­tos par­ti­dos, sean cua­les fue­ren las dife­ren­cias de pun­tos de vis­ta y de intere­ses entre los dis­tin­tos sec­to­res de nues­tros com­pa­trio­tas, y sean cua­les fue­ren las pasa­das o pre­sen­tes hos­ti­li­da­des entre los dis­tin­tos ejér­ci­tos del país, todos debe­mos adqui­rir cla­ra con­cien­cia de que “her­ma­nos que se dispu­tan en casa, fren­te al ata­que de fue­ra se unen”, y, antes que nada, debe­mos poner tér­mino a la gue­rra civil, a fin de con­cen­trar todos los recur­sos (huma­nos, mate­ria­les, finan­cie­ros y mili­ta­res) de nación en la sagra­da cau­sa de la resis­ten­cia al Japón y de la sal­va­ción nacio­nal. Una vez más el Par­ti­do Comu­nis­ta decla­ra solem­ne­men­te: bas­ta con que las tro­pas del Kuo­min­tang cesen en sus ata­ques al Ejér­ci­to Rojo, con que algu­na uni­dad de estas tro­pas, cual­quie­ra que sea, opon­ga resis­ten­cia al Japón, para que el Ejér­ci­to Rojo no sólo cese inme­dia­ta­men­te sus hos­ti­li­da­des con­tra ella, sino que se dis­pon­ga a luchar hom­bro a hom­bro con ella por la sal­va­ción nacio­nal, sean cua­les fue­ren los pasa­dos odios o las actua­les diver­gen­cias res­pec­to a los pro­ble­mas inte­rio­res». «El Par­ti­do Comu­nis­ta está dis­pues­to a tomar la ini­cia­ti­va en el esta­ble­ci­mien­to de tal gobierno de defen­sa nacio­nal y, con miras a la for­ma­ción con­jun­ta de dicho gobierno, está dis­pues­to a cele­brar inme­dia­ta­men­te nego­cia­cio­nes con todos los que estén pron­tos a incor­po­rar­se a la cau­sa de la resis­ten­cia al Japón y de la sal­va­ción nacio­nal – par­ti­dos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes socia­les (sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, unio­nes estu­dian­ti­les, cáma­ras de comer­cio, aso­cia­cio­nes edu­ca­cio­na­les, socie­da­des de perio­dis­tas, aso­cia­cio­nes de pro­fe­so­res y emplea­dos de los cen­tros de ense­ñan­za, socie­da­des de con­te­rrá­neos, el Chi­kung­tang, la Aso­cia­ción de Auto­de­fen­sa Arma­da Nacio­nal, la Aso­cia­ción Anti­ja­po­ne­sa, la Aso­cia­ción por la Sal­va­ción Nacio­nal, etc.), eru­di­tos, polí­ti­cos y otras per­so­na­li­da­des públi­cas, así como auto­ri­da­des mili­ta­res y admi­nis­tra­ti­vas loca­les. El gobierno de defen­sa nacio­nal que se esta­blez­ca como resul­ta­do de tales nego­cia­cio­nes debe ser un órgano diri­gen­te pro­vi­sio­nal para la lucha por sal­var a la nación de la sub­yu­ga­ción y ase­gu­rar su super­vi­ven­cia. Este gobierno de defen­sa nacio­nal debe esfor­zar­se por orga­ni­zar un cuer­po ver­da­de­ra­men­te repre­sen­ta­ti­vo de todos nues­tros com­pa­trio­tas (com­pues­to de dele­ga­dos ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te por los obre­ros, cam­pe­si­nos, mili­ta­res, per­so­nal de los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les, hom­bres de nego­cios e inte­lec­tua­les, por todos los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes que estén dis­pues­tos a resis­tir al Japón y sal­var a la nación, así como por todos los chi­nos de ultra­mar y por todas las nacio­na­li­da­des de Chi­na) a fin de dis­cu­tir en tér­mi­nos más con­cre­tos los pro­ble­mas rela­ti­vos a la resis­ten­cia al Japón y a la sal­va­ción nacio­nal. El Par­ti­do Comu­nis­ta hará todo cuan­to esté a su alcan­ce para con­tri­buir a que se orga­ni­ce tal cuer­po repre­sen­ta­ti­vo de todo el pue­blo, y lle­va­rá a efec­to rigu­ro­sa­men­te sus deci­sio­nes.» «El ejér­ci­to uni­do anti­ja­po­nés debe estar inte­gra­do por todas las tro­pas dis­pues­tas a com­ba­tir al Japón. Bajo la direc­ción del gobierno de defen­sa nacio­nal se esta­ble­ce­rá un cuar­tel gene­ral úni­co de este ejér­ci­to. Tam­bién serán los repre­sen­tan­tes de los diver­sos sec­to­res y la volun­tad de todo el pue­blo los que deci­di­rán si este cuar­tel gene­ral debe­rá com­po­ner­se de repre­sen­tan­tes ele­gi­dos por los ofi­cia­les y sol­da­dos anti­ja­po­ne­ses de las diver­sas uni­da­des mili­ta­res, o de algu­na otra mane­ra. El Ejér­ci­to Rojo será sin lugar a dudas el pri­me­ro en for­mar par­te de este ejér­ci­to uni­do para cum­plir con su sagra­do deber de resis­tir al Japón y sal­var a la nación. Con el obje­to de que el gobierno de defen­sa nacio­nal pue­da estar efec­ti­va­men­te a la altu­ra de la inmen­sa res­pon­sa­bi­li­dad que le incum­be en la defen­sa del país, y de que el ejér­ci­to uni­do anti­ja­po­nés esté en con­di­cio­nes de asu­mir su inmen­sa res­pon­sa­bi­li­dad de resis­tir al Japón, el Par­ti­do Comu­nis­ta lla­ma a todos los com­pa­trio­tas a que con­tri­bu­yan con lo que pue­dan: los que ten­gan dine­ro, con dine­ro; los que ten­gan armas, con armas; los que ten­gan cerea­les, con cerea­les; los que ten­gan ener­gías, con ellas, y los que ten­gan algu­na habi­li­dad espe­cial, con su habi­li­dad, de modo que todos nues­tros com­pa­trio­tas se movi­li­cen y que todas las armas de que dis­po­ne­mos, vie­jas y moder­nas, sean usa­das para per­tre­char a los millo­nes y millo­nes de hom­bres de las masas popu­la­res.»
  3. Se refie­re a la Reso­lu­ción sobre la pre­sen­te situa­ción polí­ti­ca y las tareas del Par­ti­do, adop­ta­da en la reu­nión del Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, cele­bra­da el 25 de diciem­bre de 1935 en Wayao­pao, Nor­te de Shen­sí. Esta Reso­lu­ción hizo un aná­li­sis com­ple­to de la situa­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal de esa épo­ca y de los cam­bios ope­ra­dos en las rela­cio­nes de cla­se den­tro de Chi­na y defi­nió la polí­ti­ca del Par­ti­do. La Reso­lu­ción dice en par­te lo siguien­te: «La situa­ción actual nos mues­tra que las ten­ta­ti­vas del impe­ria­lis­mo japo­nés de ane­xar­se Chi­na han sacu­di­do a todo el país y al mun­do ente­ro. En la vida polí­ti­ca de Chi­na, se han pro­du­ci­do o se están pro­du­cien­do nue­vos cam­bios en las rela­cio­nes entre las diver­sas cla­ses, capas socia­les, par­ti­dos polí­ti­cos y fuer­zas arma­das. Está sur­gien­do una nue­va ali­nea­ción de fuer­zas tan­to en el fren­te revo­lu­cio­na­rio nacio­nal como en el fren­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio nacio­nal. De ahí que la línea tác­ti­ca del Par­ti­do con­sis­ta en movi­li­zar, unir y orga­ni­zar a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de todo el país y de toda la nación para luchar con­tra el enemi­go prin­ci­pal del momen­to: el impe­ria­lis­mo japo­nés y Chiang Kai-shek, cabe­ci­lla de los ven­de­pa­trias. Todos los indi­vi­duos, todos los par­ti­dos, todas las uni­da­des arma­das y todas las cla­ses, siem­pre que se opon­gan al impe­ria­lis­mo japo­nés y al ven­de­pa­tria Chiang Kai-shek, deben unir­se para empren­der una sagra­da gue­rra revo­lu­cio­na­ria nacio­nal, expul­sar de Chi­na al impe­ria­lis­mo japo­nés, derri­bar la domi­na­ción de sus laca­yos en Chi­na, con­quis­tar la libe­ra­ción com­ple­ta de la nación chi­na y sal­va­guar­dar la inde­pen­den­cia y la inte­gri­dad terri­to­rial del país. Sólo con el esta­ble­ci­mien­to del más amplio fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés (que abar­que tan­to las capas infe­rio­res como las supe­rio­res), podre­mos derro­tar al impe­ria­lis­mo japo­nés y su laca­yo Chiang Kai-shek. Es cier­to que los dis­tin­tos indi­vi­duos, orga­ni­za­cio­nes, cla­ses y capas socia­les y uni­da­des arma­das toman par­te en la revo­lu­ción nacio­nal anti­ja­po­ne­sa obe­de­cien­do a dife­ren­tes móvi­les y con dife­ren­tes posi­cio­nes de cla­se. Algu­nos lo hacen para con­ser­var sus posi­cio­nes actua­les; otros, para lograr la hege­mo­nía en el movi­mien­to de modo que éste no exce­da los lími­tes has­ta don­de ellos per­mi­ten lle­gar, y los ter­ce­ros, pare tra­ba­jar sin­ce­ra­men­te por la libe­ra­ción com­ple­ta de la nación chi­na. Pre­ci­sa­men­te debi­do a que sus móvi­les y posi­cio­nes de cla­se son dife­ren­tes, unos vaci­la­rán y trai­cio­na­rán en el mis­mo comien­zo de la lucha, otros pue­den vol­ver­se pasi­vos o reti­rar­se de la lucha a medio camino, y los ter­ce­ros lucha­rán has­ta el fin. Sin embar­go, nues­tra tarea con­sis­te en unir no sólo a todas las posi­bles fuer­zas bási­cas anti­ja­po­ne­sas, sino tam­bién a todos los posi­bles alia­dos anti­ja­po­ne­ses, y con­se­guir que en el país todos con­tri­bu­yan con lo que pue­dan, sean ener­gías, dine­ro, armas o cono­ci­mien­tos, sin que nin­gún patrio­ta chino per­ma­nez­ca al mar­gen del fren­te anti­ja­po­nés. Tal es la línea gene­ral de la tác­ti­ca del Par­ti­do para la for­ma­ción del más amplio fren­te úni­co nacio­nal. Sólo siguien­do esta línea, podre­mos movi­li­zar las fuer­zas de todo el pue­blo para hacer fren­te al enemi­go común: el impe­ria­lis­mo japo­nés y el ven­de­pa­tria Chiang Kai-shek. La cla­se obre­ra y el cam­pe­si­na­do siguen sien­do la fuer­za motriz fun­da­men­tal de la revo­lu­ción chi­na. Las amplias masas de la peque­ña bur­gue­sía y los inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios son sus alia­dos más segu­ros en la revo­lu­ción nacio­nal. La sóli­da alian­za de los obre­ros, los cam­pe­si­nos y la peque­ña bur­gue­sía cons­ti­tu­ye la fuer­za bási­ca que per­mi­ti­rá derro­tar a los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses y a los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias chi­nos. El que un sec­tor de la bur­gue­sía nacio­nal y de los cau­di­llos mili­ta­res expre­se sim­pa­tía, man­ten­ga una neu­tra­li­dad bené­vo­la o par­ti­ci­pe direc­ta­men­te en la lucha con­tra el Japón y los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias, favo­re­ce­rá la amplia­ción del fren­te anti­ja­po­nés, por mucho que ese sec­tor des­aprue­be la revo­lu­ción agra­ria y el Poder rojo. Pues tal cosa sig­ni­fi­ca­rá res­tar­lo a la fuer­za total de la con­tra­rre­vo­lu­ción para sumar­lo a la fuer­za total de la revo­lu­ción. Con este pro­pó­si­to, el Par­ti­do debe uti­li­zar todos los medios y for­mas apro­pia­dos para atraer a esas fuer­zas al fren­te anti­ja­po­nés. Ade­más, den­tro del cam­po de la cla­se terra­te­nien­te y de la bur­gue­sía com­pra­do­ra tam­po­co exis­te com­ple­ta uni­dad. Dado que la dispu­ta por Chi­na entre nume­ro­sas poten­cias impe­ria­lis­tas ha hecho sur­gir dife­ren­tes gru­pos de ven­de­pa­trias a su ser­vi­cio, con sus con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos, el Par­ti­do tam­bién debe recu­rrir a diver­sos medios para que, por el momen­to, algu­nas de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias no se opon­gan acti­va­men­te al fren­te anti­ja­po­nés. La mis­ma tác­ti­ca debe apli­car­se hacia las poten­cias impe­ria­lis­tas a excep­ción del Japón. Al movi­li­zar, unir y orga­ni­zar a las fuer­zas de todo el pue­blo chino para luchar con­tra el enemi­go común, el Par­ti­do debe com­ba­tir resuel­ta­men­te y sin titu­beos toda ten­den­cia a la vaci­la­ción, con­ci­lia­ción, capi­tu­la­ción o trai­ción que se obser­ve en el seno del fren­te úni­co anti­ja­po­nés. Quien­quie­ra que soca­ve el movi­mien­to anti­ja­po­nés del pue­blo chino es un cola­bo­ra­cio­nis­ta y ven­de­pa­tria, y todos debe­mos com­ba­tir­lo. El Par­ti­do Comu­nis­ta debe con­quis­tar la hege­mo­nía en el fren­te anti­ja­po­nés median­te sus fir­mes y acer­ta­das pala­bras y actos con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés y los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias. Sólo bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta podrá el movi­mien­to anti­ja­po­nés ver­se coro­na­do con la vic­to­ria com­ple­ta. En cuan­to a las gran­des masas popu­la­res que par­ti­ci­pan en la gue­rra anti­ja­po­ne­sa, es nece­sa­rio satis­fa­cer sus rei­vin­di­ca­cio­nes rela­cio­na­das con sus intere­ses fun­da­men­ta­les (la rei­vin­di­ca­ción de los cam­pe­si­nos por la tie­rra y las rei­vin­di­ca­cio­nes de los obre­ros, los sol­da­dos, los pobres de la ciu­dad y los inte­lec­tua­les por mejo­res con­di­cio­nes de vida). Sólo satis­fa­cien­do estas rei­vin­di­ca­cio­nes, es posi­ble movi­li­zar e incor­po­rar con aún mayor ampli­tud a las masas popu­la­res a la lucha con­tra el Japón, man­te­ner fir­me el movi­mien­to anti­ja­po­nés y con­du­cir­lo a la vic­to­ria com­ple­ta. Y sólo así podrá el Par­ti­do con­quis­tar la hege­mo­nía en la gue­rra anti­ja­po­ne­sa».
  4. El 5 de mayo de 1936, el Ejér­ci­to Rojo expi­dió un tele­gra­ma abier­to al gobierno de Nan­kín exi­gién­do­le que pusie­se fin a la gue­rra civil y enta­bla­se nego­cia­cio­nes de paz con el Par­ti­do Comu­nis­ta con miras a lograr la uni­dad con­tra el Japón. El tex­to com­ple­to del tele­gra­ma es como sigue: «Al Con­se­jo Mili­tar del Gobierno Nacio­nal de Nan­kín; a todas las fuer­zas de tie­rra, mar y aire; a todos los par­ti­dos y gru­pos polí­ti­cos; a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les; a todos los perió­di­cos, y a todos los com­pa­trio­tas que no quie­ren ser escla­vos de una nación extran­je­ra: Des­de que cru­zó el río Ama­ri­llo en su expe­di­ción al Este, la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa del Ejér­ci­to Rojo del Pue­blo Chino, orga­ni­za­da por la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo de Chi­na, ha alcan­za­do vic­to­rias en todas par­tes y se ha gran­jea­do la adhe­sión y el apo­yo de todo el país. Sin embar­go, cuan­do la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa aca­ba­ba de ocu­par el ferro­ca­rril Tatung-Puchou y se pre­pa­ra­ba acti­va­men­te para mar­char hacia el Este, rum­bo a Jopei, a fin de entrar en com­ba­te direc­to con los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses, Chiang Kai-shek envió a Shan­sí más de diez divi­sio­nes para cerrar, en coope­ra­ción con Yen Si-shan, el paso a dichas fuer­zas del Ejér­ci­to Rojo en su mar­cha hacia el fren­te de la lucha anti­ja­po­ne­sa; ade­más, orde­nó a las tro­pas al man­do de Chang Süe-liang y Yang Ju-cheng así como a las tro­pas del Nor­te de Shen­sí que avan­za­ran sobre la zona roja de Shen­sí-Kan­sú para hos­ti­gar la reta­guar­dia de nues­tra lucha anti­ja­po­ne­sa. A fin de poder entrar en com­ba­te direc­to con los inva­so­res japo­ne­ses, la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa del Ejér­ci­to Rojo del Pue­blo Chino debe­ría haber con­cen­tra­do todas sus fuer­zas y ani­qui­la­do a las tro­pas de Chiang que le cerra­ban el paso en su mar­cha hacia el fren­te de la lucha anti­ja­po­ne­sa. Pero lue­go de dete­ni­da deli­be­ra­ción, la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo lle­gó a la siguien­te con­clu­sión: en la actual cri­sis nacio­nal, una bata­lla deci­si­va entre ambas par­tes, gáne­la quien la gane, sólo redun­da­rá en per­jui­cios para la capa­ci­dad defen­si­va de Chi­na y lle­na­rá de gozo a los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses. Ade­más, en las tro­pas de Chiang Kai-shek y de Yen Si-shan hay no pocos ofi­cia­les y sol­da­dos patrio­tas, deseo­sos de poner fin a la gue­rra civil y lograr la uni­dad con­tra el Japón, quie­nes al obe­de­cer la orden de Chiang y Yen de cerrar el paso al Ejér­ci­to Rojo en su mar­cha hacia el fren­te de la lucha anti­ja­po­ne­sa, están en reali­dad actuan­do en con­tra de su pro­pia con­cien­cia. Por eso, para pre­ser­var la capa­ci­dad defen­si­va de Chi­na y con­tri­buir a la pron­ta ini­cia­ción de la gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón, para poner deci­di­da­men­te en prác­ti­ca las pro­po­si­cio­nes hechas en nues­tros repe­ti­dos men­sa­jes a la nación sobre el cese de la gue­rra civil y la uni­dad con­tra el Japón, así como para ace­le­rar el des­per­tar final de Chiang Kai-shek y de los mili­ta­res patrio­tas de su ejér­ci­to, la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo dis­pu­so que la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa popu­lar se reple­ga­ra a las zonas situa­das al Oes­te del río Ama­ri­llo, a pesar de sus nume­ro­sas vic­to­rias en Shan­sí. Con esta acción, reite­ra­mos ante el gobierno de Nan­kín, ante todas las fuer­zas de tie­rra, mar y aire del país y ente todo el pue­blo chino, la sin­ce­ri­dad de nues­tras inten­cio­nes; con el pro­pó­si­to de poner fin a la gue­rra civil y luchar con­tra el Japón, esta­mos dis­pues­tos a lle­gar a un alto el fue­go en el tér­mino de un mes con todas las uni­da­des arma­das que ata­can al Ejér­ci­to Rojo anti­ja­po­nés, y a cele­brar nego­cia­cio­nes de paz con ellas. La Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo les advier­te solem­ne­men­te, seño­res del gobierno de Nan­kín, que, en estos momen­tos crí­ti­cos en que el peli­gro de una inmi­nen­te sub­yu­ga­ción y exter­mi­nio se cier­ne sobre nues­tro país y nues­tro pue­blo, ya es hora de que uste­des se arre­pien­tan y cam­bien de rum­bo y, guián­do­se por el espí­ri­tu del dicho ‘her­ma­nos que se dispu­tan en casa, fren­te al ata­que de fue­ra se unen’, pon­gan fin a la gue­rra civil en todo el país, pri­me­ra­men­te en Shen­sí, Kan­sú y Shan­sí; hecho esto, las dos par­tes debe­rán desig­nar dele­ga­dos con el obje­to de dis­cu­tir las medi­das con­cre­tas a tomar para resis­tir al Japón y sal­var a la nación. Esto será una dicha tan­to para la nación y el país como para uste­des mis­mos. Pero si uste­des se nie­gan obs­ti­na­da­men­te a pres­tar oídos a la razón y pre­fie­ren ser cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias, ter­mi­na­rán por ver des­mo­ro­nar­se su domi­na­ción, y serán inevi­ta­ble­men­te repu­dia­dos y derri­ba­dos por todo el pue­blo. Un anti­guo pro­ver­bio dice: “Aquel a quien mil dedos seña­lan, mue­re sin estar enfer­mo”. Y otro dice: “El car­ni­ce­ro que deja a un lado su cuchi­lla, se con­vier­te al ins­tan­te en Buda”. Les reco­men­da­mos, seño­res, que refle­xio­nen y mas­ti­quen bien estas pala­bras. Ade­más, la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo lla­ma a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les, par­ti­dos y com­pa­trio­tas que no quie­ran ser escla­vos de una nación extran­je­ra, a apo­yar nues­tra pro­po­si­ción de alto el fue­go, de nego­cia­cio­nes de paz y de uni­dad con­tra el Japón, a orga­ni­zar comi­tés de acción pala poner fin a la gue­rra civil, a enviar dele­ga­dos al fren­te para lograr el alto el fue­go de ambas par­tes y a urgir y super­vi­sar el cum­pli­mien­to cabal de esta pro­po­si­ción».
  5. La con­sig­na de «Repú­bli­ca popu­lar» fue for­mu­la­da en la Reso­lu­ción sobre la pre­sen­te situa­ción polí­ti­ca y las tareas del Par­ti­do, adop­ta­da en la reu­nión de diciem­bre de 1935 del Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, y en el infor­me del cama­ra­da Mao Zedong Sobre la tác­ti­ca de la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés. Lue­go, en vis­ta de las exi­gen­cias de la situa­ción, el Par­ti­do adop­tó la polí­ti­ca de obli­gar a Chiang Kai-shek a luchar con­tra el Japón y, cal­cu­lan­do que la men­cio­na­da con­sig­na no sería acep­ta­da por la cama­ri­lla de Chiang Kai-shek, la sus­ti­tu­yó por la de «Repú­bli­ca demo­crá­ti­ca» en una car­ta diri­gi­da al Kuo­min­tang en agos­to de 1936. Más tar­de, en la «Reso­lu­ción sobre la nue­va situa­ción en El movi­mien­to por la resis­ten­cia al Japón y la sal­va­ción nacio­nal y sobre la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca», apro­ba­da por el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do en sep­tiem­bre del mis­mo año, se expli­có en tér­mi­nos con­cre­tos esta últi­ma con­sig­na. Ambas con­sig­nas, aun­que dis­tin­tas en la For­ma, sig­ni­fi­ca­ban en esen­cia lo mis­mo. A con­ti­nua­ción se trans­cri­ben dos párra­fos con­cer­nien­tes al pro­ble­ma de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, saca­dos de esta Reso­lu­ción. «El Comi­té Cen­tral del Par­ti­do con­si­de­ra que, en la situa­ción actual, es nece­sa­rio lan­zar la con­sig­na de “Esta­ble­cer una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca”, por­que ésta es la mejor mane­ra de unir a todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas para garan­ti­zar la inte­gri­dad terri­to­rial de Chi­na y pre­ve­nir la catás­tro­fe de la sub­yu­ga­ción del país y el exter­mi­nio del pue­blo chino, y por­que, ade­más, esta con­sig­na, sur­gi­da de las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas de las gran­des masas popu­la­res, es la más apro­pia­da para la for­ma­ción de un fren­te úni­co. Por repú­bli­ca demo­crá­ti­ca se entien­de una demo­cra­cia geo­grá­fi­ca­men­te más exten­sa que la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca obre­ro-cam­pe­si­na exis­ten­te en una par­te del terri­to­rio nacio­nal, y un sis­te­ma polí­ti­co mucho más pro­gre­sis­ta que la dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta ins­tau­ra­da por el Kuo­min­tang en las zonas prin­ci­pa­les de Chi­na; por eso, ella pue­de garan­ti­zar mejor un amplio desa­rro­llo de la gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón y el logro de la vic­to­ria defi­ni­ti­va. Ade­más, la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca no sólo per­mi­ti­rá a los más vas­tos sec­to­res del pue­blo chino par­ti­ci­par en la vida polí­ti­ca nacio­nal, ele­var su con­cien­cia polí­ti­ca e incre­men­tar su Fuer­za orga­ni­za­da, sino que ofre­ce­rá al pro­le­ta­ria­do chino y su guía, el Par­ti­do Comu­nis­ta, un dila­ta­do cam­po de acción para su lucha por la vic­to­ria futu­ra del socia­lis­mo. Por lo tan­to, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na decla­ra su acti­vo apo­yo al movi­mien­to por una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. Decla­ra asi­mis­mo que cuan­do se esta­blez­ca la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca en toda Chi­na y se con­vo­que un par­la­men­to ele­gi­do por sufra­gio uni­ver­sal, las zonas rojas entra­rán a for­mar par­te de la repú­bli­ca, su pobla­ción ele­gi­rá sus repre­sen­tan­tes al par­la­men­to, y en ellas se pon­drá en prác­ti­ca el mis­mo sis­te­ma demo­crá­ti­co.» «El Comi­té Cen­tral sub­ra­ya que sólo desa­rro­llan­do sin cesar el movi­mien­to de todo el pue­blo chino por la resis­ten­cia al Japón y la sal­va­ción nacio­nal, amplian­do el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés de todos los par­ti­dos, gru­pos polí­ti­cos, círcu­los socia­les y fuer­zas arma­das, for­ta­le­cien­do el papel de direc­ción polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en el fren­te úni­co nacio­nal, refor­zan­do al máxi­mo el Poder rojo y el Ejér­ci­to Rojo, y sos­te­nien­do una resuel­ta lucha con­tra toda pala­bra o acto entre­guis­ta y humi­llan­te o ten­dien­te a debi­li­tar el fren­te úni­co nacio­nal, es como podre­mos impul­sar al gobierno kuo­min­ta­nis­ta de Nan­kín a que opon­ga resis­ten­cia al Japón y sen­tar los pre­rre­qui­si­tos para el esta­ble­ci­mien­to de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. Sin una lucha dura y per­sis­ten­te, sin la movi­li­za­ción de todo el pue­blo chino y sin un ascen­so revo­lu­cio­na­rio, será impo­si­ble crear una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. En el trans­cur­so de su lucha por la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na debe esfor­zar­se para que ésta comien­ce por poner en prác­ti­ca el Pro­gra­ma de Diez Pun­tos para la Resis­ten­cia al Japón y por la Sal­va­ción Nacio­nal, for­mu­la­do por nues­tro Par­ti­do, y lle­ve ade­lan­te las tareas bási­cas de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa de Chi­na has­ta cum­plir­las ínte­gra­men­te.»
  6. El tex­to de este tele­gra­ma, envia­do el lo de febre­ro de 1937, es el siguien­te: «A la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang Seño­res: Toda la nación cele­bra con rego­ci­jo el arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían. De aho­ra en ade­lan­te, será posi­ble lle­var a cabo la polí­ti­ca de paz inter­na, de uni­dad y de soli­da­ri­dad con­tra la agre­sión extran­je­ra; ésta es una dicha para todo el país y toda la nación. En momen­tos en que los inva­so­res japo­ne­ses actúan con desen­freno y la super­vi­ven­cia de la nación chi­na pen­de de un hilo, nues­tro Par­ti­do espe­ra viva­men­te que, en con­so­nan­cia con tal polí­ti­ca, la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral de su par­ti­do adop­te los siguien­tes pun­tos como polí­ti­ca del Esta­do: 1) Poner fin a todas las gue­rras civi­les y con­cen­trar toda la fuer­za del país en una resis­ten­cia con­jun­ta a la agre­sión extran­je­ra; 2) Garan­ti­zar las liber­ta­des de pala­bra, reu­nión y aso­cia­ción, y poner en liber­tad a todos los pre­sos polí­ti­cos; 3) Con­vo­car a una con­fe­ren­cia de repre­sen­tan­tes de todos los par­ti­dos, gru­pos polí­ti­cos, círcu­los socia­les y fuer­zas arma­das, y reu­nir a toda la gen­te de talen­to del país en un empe­ño común por sal­var a la nación; 4) Com­ple­tar rápi­da­men­te todos los pre­pa­ra­ti­vos para una gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón, y 5) Mejo­rar las con­di­cio­nes de vida del pue­blo. i la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral de su par­ti­do pue­de esta­ble­cer resuel­ta y fir­me­men­te lo ante­rior como polí­ti­ca del Esta­do, nues­tro Par­ti­do se com­pro­me­te a lo siguien­te como mues­tra de la sin­ce­ri­dad de su afán de soli­da­ri­dad con­tra la agre­sión extran­je­ra: 1) Sus­pen­der en todo el país la polí­ti­ca de derro­car al Gobierno Nacio­nal median­te la insu­rrec­ción arma­da; 2) Cam­biar el nom­bre del Gobierno Demo­crá­ti­co de Obre­ros y Cam­pe­si­nos por el de Gobierno de la Región Espe­cial de la Repú­bli­ca de Chi­na, y cam­biar el nom­bre del Ejér­ci­to Rojo hacién­do­lo for­mar par­te del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio Nacio­nal, de modo que dicho Gobierno y dicho Ejér­ci­to que­den direc­ta­men­te den­tro de la juris­dic­ción del Gobierno Cen­tral de Nan­kín y de su Con­se­jo Mili­tar, res­pec­ti­va­men­te; 3) Poner en prác­ti­ca en el terri­to­rio admi­nis­tra­do por el Gobierno de la Región Espe­cial un cabal sis­te­ma demo­crá­ti­co basa­do en el sufra­gio uni­ver­sal y 4) Sus­pen­der la polí­ti­ca de con­fis­ca­ción de las tie­rras de los terra­te­nien­tes y lle­var resuel­ta­men­te a la prác­ti­ca el pro­gra­ma común del fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés».
  7. En noviem­bre y diciem­bre de 1936, más de 45 – 000 obre­ros de 26 fábri­cas tex­ti­les japo­ne­sas y chi­nas de Shanghai rea­li­za­ron una gran huel­ga. En diciem­bre, los obre­ros de todas las fábri­cas tex­ti­les japo­ne­sas de Ching­tao decla­ra­ron una huel­ga de soli­da­ri­dad. Los obre­ros de Shanghai gana­ron la huel­ga: sus sala­rios fue­ron aumen­ta­dos en un 5 por cien­to a par­tir de noviem­bre y los patro­nes de las fábri­cas se com­pro­me­tie­ron a no des­pe­dir arbi­tra­ria­men­te a los obre­ros y a no gol­pear­los ni insul­tar­los. La huel­ga de Ching­tao, sin embar­go, fue repri­mi­da por la infan­te­ría de mari­na japo­ne­sa.
  8. Des­pués de que los inva­so­res japo­ne­ses ocu­pa­ron en 1933 Shan­jai­kuan y pene­tra­ron en el Nor­te de Chi­na y, espe­cial­men­te, des­pués de la fir­ma del «Acuer­do Je-Ume­zu» en 1935, los impe­ria­lis­tas ingle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos, al ver direc­ta­men­te per­ju­di­ca­dos sus intere­ses en el Nor­te y el Cen­tro de Chi­na, comen­za­ron a cam­biar de acti­tud fren­te al Japón e influ­ye­ron en la polí­ti­ca del gobierno de Chiang Kai-shek hacia ese país. Cuan­do en 1936 se pro­du­jo el Inci­den­te de Sían, Ingla­te­rra pro­pu­so recha­zar las deman­das japo­ne­sas per­ju­di­cia­les para sus intere­ses en Chi­na, e inclu­so dejó entre­ver que el gobierno de Chiang Kai-shek, con tal que man­tu­vie­se su domi­na­ción sobre el pue­blo chino, bien podría «entrar en algu­na suer­te de alian­za con el Par­ti­do Comu­nis­ta», con miras a ases­tar gol­pes a la polí­ti­ca de agre­sión del Japón.
  9. En junio de 1936, Li Tsung-yen y Pai Chung-si, cau­di­llos mili­ta­res de Kuang­sí, y Chen Chi-tang, cau­di­llo mili­tar de Kuang­tung, decla­ra­ron su opo­si­ción con­jun­ta a Chiang Kai-shek so pre­tex­to de «resis­tir al Japón y sal­var a la nación». En agos­to, esta opo­si­ción fue des­he­cha por Chiang Kai-shek recu­rrien­do a la corrup­ción y la divi­sión.
  10. Las tro­pas japo­ne­sas y las tro­pas títe­res empren­die­ron en agos­to de 1936 la inva­sión de la pro­vin­cia de Sui­yuán. En noviem­bre, las tro­pas chi­nas allí acan­to­na­das les opu­sie­ron resis­ten­cia, y todo el pue­blo ini­ció un movi­mien­to en apo­yo de esta resis­ten­cia.
  11. Des­pués de la con­clu­sión del «Acuer­do Je-Ume­zu» en 1935, bajo la pre­sión de la cre­cien­te marea anti­ja­po­ne­sa del pue­blo chino y bajo la influen­cia de la polí­ti­ca rela­ti­va­men­te dura del impe­ria­lis­mo anglo-nor­te­ame­ri­cano con res­pec­to al Japón, el gobierno kuo­min­ta­nis­ta de Nan­kín tomó fren­te a éste una acti­tud algo más fir­me. En las nego­cia­cio­nes cele­bra­das con el Japón de sep­tiem­bre a diciem­bre de 1936, el gobierno del Kuo­min­tang recu­rrió a tác­ti­cas dila­to­rias, de mane­ra que las nego­cia­cio­nes se sus­pen­die­ron sin haber lle­ga­do a nin­gún resul­ta­do.
  12. Se refie­re a la reu­nión del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang cele­bra­da en Nan­kín el 15 de febre­ro de 1937, des­pués del arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *