Las tareas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la resis­ten­cia al Japón

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

[Infor­me del cama­ra­da Mao Tse-tung ante la Con­fe­ren­cia Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na cele­bra­da en Yenán en mayo de 1937.]

La actual eta­pa de desa­rro­llo de las con­tra­dic­cio­nes exter­nas e inter­nas de Chi­na

  1. Debi­do a que la con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón ha pasa­do a ser la prin­ci­pal y a que las con­tra­dic­cio­nes inter­nas de Chi­na han que­da­do rele­ga­das a un plano secun­da­rio y subor­di­na­do, en las rela­cio­nes de Chi­na con el exte­rior y en las rela­cio­nes de cla­se den­tro del país se han pro­du­ci­do cam­bios, que inau­gu­ran una nue­va eta­pa de desa­rro­llo de la situa­ción actual.
  2. Hace mucho que Chi­na vive dos con­tra­dic­cio­nes agu­das y fun­da­men­ta­les: la con­tra­dic­ción entre ella y el impe­ria­lis­mo y la con­tra­dic­ción entre el feu­da­lis­mo y las gran­des masas popu­la­res. En 1927, la bur­gue­sía, repre­sen­ta­da por el Kuo­min­tang, trai­cio­nó a la revo­lu­ción y ven­dió los intere­ses nacio­na­les al impe­ria­lis­mo, crean­do así una situa­ción carac­te­ri­za­da por un agu­do anta­go­nis­mo entre el poder obre­ro-cam­pe­sino y el poder kuo­min­ta­nis­ta y por el hecho de que el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na tuvo que asu­mir él solo la tarea de lle­var ade­lan­te la revo­lu­ción nacio­nal y demo­crá­ti­ca.
  3. Des­de el Inci­den­te del 18 de Sep­tiem­bre de 1931, y espe­cial­men­te a par­tir de los acon­te­ci­mien­tos del Nor­te de Chi­na en 19351, esas con­tra­dic­cio­nes han expe­ri­men­ta­do los siguien­tes cam­bios:
    1. De las con­tra­dic­cio­nes entre Chi­na y las poten­cias impe­ria­lis­tas en gene­ral, la con­tra­dic­ción entre Chi­na y el impe­ria­lis­mo japo­nés se ha acen­tua­do y agu­di­za­do sobre­ma­ne­ra. Este impe­ria­lis­mo sigue una polí­ti­ca de con­quis­ta total de Chi­na. En con­se­cuen­cia, las con­tra­dic­cio­nes entre Chi­na y algu­nas otras poten­cias impe­ria­lis­tas han sido rele­ga­das a segun­do plano, mien­tras la grie­ta entre dichas poten­cias y el impe­ria­lis­mo japo­nés se ha amplia­do. Por lo tan­to, se plan­tea ante el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y el pue­blo chino la tarea de ligar el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés con el fren­te mun­dial de la paz. En otras pala­bras, Chi­na no sólo debe unir­se con la Unión Sovié­ti­ca, que ha sido siem­pre ami­ga fiel del pue­blo chino, sino tam­bién, en la medi­da de lo posi­ble, esta­ble­cer rela­cio­nes de lucha con­jun­ta con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés con aque­llos paí­ses impe­ria­lis­tas que en el pre­sen­te estén dis­pues­tos a man­te­ner la paz y se opon­gan a nue­vas gue­rras de agre­sión. Nues­tro fren­te úni­co debe tener como obje­ti­vo resis­tir al Japón, y no opo­ner­se a todas las poten­cias impe­ria­lis­tas a la vez.
    2. La con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón ha con­du­ci­do a la modi­fi­ca­ción de las rela­cio­nes de cla­se en el país y ha plan­tea­do ante la bur­gue­sía e inclu­so ante los cau­di­llos mili­ta­res la cues­tión de su pro­pia super­vi­ven­cia, de mane­ra que en su seno y den­tro de sus par­ti­dos se ha ini­cia­do un pro­ce­so de cam­bio gra­dual de acti­tud polí­ti­ca. Esto plan­tea al Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y al pue­blo chino la tarea de for­mar un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés. Nues­tro fren­te úni­co inclui­rá a la bur­gue­sía y a todos aque­llos que estén en favor de la defen­sa de la patria, y encar­na­rá la uni­dad nacio­nal con­tra el enemi­go extran­je­ro. Esta tarea debe y pue­de ser cum­pli­da.
    3. La con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón ha hecho cam­biar la situa­ción en que se encon­tra­ban las gran­des masas popu­la­res de todo el país (el pro­le­ta­ria­do, el cam­pe­si­na­do y la peque­ña bur­gue­sía urba­na) y ha ori­gi­na­do modi­fi­ca­cio­nes en la polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta. La lucha del pue­blo por la sal­va­ción nacio­nal ha cobra­do mayor ampli­tud. El Par­ti­do Comu­nis­ta ha desa­rro­lla­do la polí­ti­ca que adop­tó des­pués del Inci­den­te del 18 de Sep­tiem­bre, con­sis­ten­te en con­cluir acuer­dos, bajo tres con­di­cio­nes (cesar los ata­ques con­tra las bases de apo­yo revo­lu­cio­na­rias, garan­ti­zar las liber­ta­des y dere­chos del pue­blo y armar al pue­blo), con los sec­to­res del Kuo­min­tang que estu­vie­ran dis­pues­tos a coope­rar con noso­tros para resis­tir al Japón, y la ha trans­for­ma­do en la polí­ti­ca de fren­te úni­co anti­ja­po­nés de toda la nación. De esto se han deri­va­do, entre otras, las siguien­tes medi­das de nues­tro Par­ti­do: en 1935, la decla­ra­ción de agos­to2 y la reso­lu­ción de diciem­bre3; en mayo de 1936, el aban­dono de la con­sig­na de «¡Aba­jo Chiang Kai-shek!»4; en agos­to, la car­ta diri­gi­da al Kuo­min­tang; en sep­tiem­bre, la reso­lu­ción sobre la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca5; en diciem­bre, la insis­ten­cia en un arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían, y, en febre­ro de 1937, el tele­gra­ma diri­gi­do a la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang6.
    4. La con­tra­dic­ción entre Chi­na y el Japón tam­bién ha pro­du­ci­do cam­bios en lo que se refie­re a los regí­me­nes ins­tau­ra­dos por los cau­di­llos mili­ta­res chi­nos y a las gue­rras intes­ti­nas entre ellos, fen��menos engen­dra­dos por la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de esfe­ras de influen­cia y por las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas semi­co­lo­nia­les de Chi­na. El impe­ria­lis­mo japo­nés esti­mu­la tales regí­me­nes y gue­rras intes­ti­nas, con el pro­pó­si­to de faci­li­tar su domi­na­ción exclu­si­va sobre Chi­na. Algu­nas otras poten­cias impe­ria­lis­tas, en aras de sus pro­pios intere­ses, favo­re­cen tem­po­ral­men­te la uni­dad y la paz de Chi­na. Por su par­te, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y el pue­blo chino se esfuer­zan al máxi­mo para poner fin a las gue­rras civi­les y a las divi­sio­nes y con­se­guir la paz y la uni­dad.
    5. Con su desa­rro­llo, la con­tra­dic­ción nacio­nal entre Chi­na y el Japón ha supe­ra­do en peso polí­ti­co rela­ti­vo a las con­tra­dic­cio­nes entre las cla­ses y entre los gru­pos polí­ti­cos den­tro del país, rele­gán­do­las a un plano secun­da­rio y subor­di­na­do. Pero estas con­tra­dic­cio­nes con­ti­núan exis­tien­do, y en modo alguno han dis­mi­nui­do o des­apa­re­ci­do; lo mis­mo ocu­rre con las con­tra­dic­cio­nes entre Chi­na y las poten­cias impe­ria­lis­tas excep­to el Japón. En con­se­cuen­cia, se plan­tea al Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na y al pue­blo chino la siguien­te tarea: efec­tuar, de acuer­do con la tarea gene­ral de uni­dad para resis­tir al Japón, los ajus­tes apro­pia­dos res­pec­to a las con­tra­dic­cio­nes inter­nas y exter­nas que hoy pue­dan y deban ser ajus­ta­das. De ahí la polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, que exi­ge paz y uni­dad inter­nas, demo­cra­cia, mejo­res con­di­cio­nes de vida para el pue­blo y nego­cia­cio­nes con los paí­ses que se opon­gan al Japón.
  4. La pri­me­ra eta­pa del nue­vo perío­do de la revo­lu­ción chi­na, ini­cia­da el 9 de diciem­bre de 1935, ter­mi­nó en febre­ro de 1937, cuan­do el Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang cele­bró su III Sesión Ple­na­ria. Duran­te esa eta­pa, los acon­te­ci­mien­tos más impor­tan­tes fue­ron: el movi­mien­to por la sal­va­ción nacio­nal en los medios estu­dian­ti­les, cul­tu­ra­les y perio­dís­ti­cos; la entra­da del Ejér­ci­to Rojo en el Noroes­te; la labor de pro­pa­gan­da y de orga­ni­za­ción efec­tua­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta en rela­ción a su polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés; las huel­gas anti­ja­po­ne­sas en Shang­hai y Ching­tao7; la ten­den­cia de Ingla­te­rra a seguir una polí­ti­ca rela­ti­va­men­te dura con res­pec­to al Japón8; el Inci­den­te de Kuang­tung-Kuang­sí9; la resis­ten­cia de Sui­yuán y el movi­mien­to en su apo­yo10; la acti­tud rela­ti­va­men­te fir­me de Nan­kín en las nego­cia­cio­nes chino-japo­ne­sas11; el Inci­den­te de Sían y, final­men­te, la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang, cele­bra­da en Nan­kín12. Todos estos acon­te­ci­mien­tos gra­vi­ta­ron alre­de­dor de la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal, el anta­go­nis­mo entre Chi­na y el Japón, y, direc­ta­men­te, en torno a la nece­si­dad his­tó­ri­ca de esta­ble­cer un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés. La tarea fun­da­men­tal de la revo­lu­ción en esa eta­pa con­sis­tía en luchar por la paz en el país, poner tér­mino a los con­flic­tos arma­dos inter­nos, con el fin de lograr la uni­dad para resis­tir con­jun­ta­men­te al Japón. En esa eta­pa, el Par­ti­do Comu­nis­ta lan­zó el lla­ma­mien­to: «¡Poner fin a la gue­rra civil y unir­se para resis­tir al Japón!», lla­ma­mien­to que se ha hecho reali­dad en lo fun­da­men­tal, creán­do­se así la pri­me­ra con­di­ción para la efec­ti­va for­ma­ción de un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés.
  5. Debi­do a la pre­sen­cia del gru­po pro­ja­po­nés en sus filas, el Kuo­min­tang no intro­du­jo nin­gún cam­bio níti­do y radi­cal en su polí­ti­ca ni solu­cio­nó con­cre­ta­men­te nin­gún pro­ble­ma en la III Sesión Ple­na­ria de su Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral. Pero, gra­cias a la pre­sión del pue­blo y a los cam­bios ocu­rri­dos en su pro­pio inte­rior, el Kuo­min­tang se vio cons­tre­ñi­do a comen­zar a modi­fi­car su erró­nea polí­ti­ca de los últi­mos diez años, es decir, su polí­ti­ca de gue­rra civil, de dic­ta­du­ra y de no resis­ten­cia al Japón, para orien­tar­se hacia la paz, la demo­cra­cia y la resis­ten­cia al Japón, y a comen­zar a acep­tar la polí­ti­ca de fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés. Este cam­bio ini­cial se mani­fes­tó en la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang. De aho­ra en ade­lan­te, debe exi­gir­se al Kuo­min­tang un cam­bio com­ple­to de su polí­ti­ca. Para ello, noso­tros y todo el pue­blo tene­mos que desa­rro­llar aún más amplia­men­te el movi­mien­to por la resis­ten­cia al Japón y la demo­cra­cia; cri­ti­car, espo­lear y pre­sio­nar aún más al Kuo­min­tang; unir­nos con sus mili­tan­tes que se pro­nun­cien por la paz, la demo­cra­cia y la resis­ten­cia al Japón; hacer avan­zar a sus ele­men­tos vaci­lan­tes e inde­ci­sos y des­car­tar a los ele­men­tos pro­ja­po­ne­ses.
  6. Actual­men­te vivi­mos la segun­da eta­pa del nue­vo perío­do. Tan­to la ante­rior corno la pre­sen­te son eta­pas de tran­si­ción hacia la resis­ten­cia arma­da en esca­la nacio­nal con­tra el Japón. Si la tarea de la eta­pa ante­rior con­sis­tía prin­ci­pal­men­te en luchar por la paz, la de la pre­sen­te es, ante todo, luchar por la demo­cra­cia. Hay que com­pren­der que así como sin la paz inter­na no es posi­ble esta­ble­cer un autén­ti­co y sóli­do fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, tam­po­co es posi­ble hacer­lo sin la demo­cra­cia den­tro del país. Por eso, en la actual eta­pa de desa­rro­llo, la lucha por la demo­cra­cia cons­ti­tu­ye el esla­bón cen­tral en la cade­na de las tareas de la revo­lu­ción. Si no vemos con cla­ri­dad la impor­tan­cia de la lucha por la demo­cra­cia y si debi­li­ta­mos nues­tros esfuer­zos en esta lucha, no logra­re­mos esta­ble­cer un autén­ti­co y sóli­do fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés.

La lucha por la demo­cra­cia y la liber­tad

  1. El impe­ria­lis­mo japo­nés está inten­si­fi­can­do sus pre­pa­ra­ti­vos para inva­dir la par­te de Chi­na situa­da al Sur de la Gran Mura­lla. De con­cier­to con los inten­sos pre­pa­ra­ti­vos de Hitler y Mus­so­li­ni para una gue­rra de rapi­ña en Occi­den­te, el Japón, en Orien­te, está con­cen­tran­do todos sus esfuer­zos en la pre­pa­ra­ción, con­for­me a un plan bien defi­ni­do, de con­di­cio­nes que le per­mi­tan aca­bar con Chi­na de un solo gol­pe: está crean­do con­di­cio­nes mili­ta­res, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas e ideo­ló­gi­cas en su pro­pio país y con­di­cio­nes diplo­má­ti­cas en el plano inter­na­cio­nal, y sus­ten­tan­do a las fuer­zas pro­ja­po­ne­sas en Chi­na. Su pro­pa­gan­da acer­ca de «cola­bo­ra­ción chino-japo­ne­sa» y la sua­vi­za­ción de cier­tas medi­das diplo­má­ti­cas obe­de­cen pre­ci­sa­men­te a las nece­si­da­des tác­ti­cas de su polí­ti­ca de agre­sión en vís­pe­ras de la gue­rra. Chi­na se apro­xi­ma aho­ra a un momen­to crí­ti­co en que ha de deci­dir su sub­sis­ten­cia o extin­ción, y debe­mos apre­su­rar al máxi­mo los pre­pa­ra­ti­vos para resis­tir al Japón y sal­var a la nación. De nin­gún modo esta­mos en con­tra de los pre­pa­ra­ti­vos; a lo que nos opo­ne­mos es a la teo­ría de la pre­pa­ra­ción pro­lon­ga­da, así como a la indo­len­cia y vida frí­vo­la de los fun­cio­na­rios civi­les y mili­ta­res, de funes­tas con­se­cuen­cias para la nación. Todas estas cosas, de hecho, ayu­dan al enemi­go y hay que ter­mi­nar con ellas lo antes posi­ble.
  2. Los pre­pa­ra­ti­vos para la defen­sa nacio­nal en los terre­nos polí­ti­co, mili­tar, eco­nó­mi­co y edu­ca­cio­nal son con­di­cio­nes nece­sa­rias para resis­tir al Japón y sal­var a la nación, y nin­guno de ellos pue­de ser pos­ter­ga­do ni por un solo ins­tan­te. Pero la cla­ve para la vic­to­ria de la gue­rra de resis­ten­cia es la con­quis­ta de la demo­cra­cia y la liber­tad en el terreno polí­ti­co. La gue­rra de resis­ten­cia requie­re la paz y la uni­dad en todo el país, pero sin demo­cra­cia y liber­tad, es impo­si­ble con­so­li­dar la paz ya con­quis­ta­da ni for­ta­le­cer la uni­dad inter­na. La gue­rra de resis­ten­cia requie­re la movi­li­za­ción del pue­blo, pero sin demo­cra­cia y liber­tad no hay mane­ra de movi­li­zar­lo. A menos que se con­so­li­den la paz y la uni­dad y se movi­li­ce al pue­blo, nues­tra gue­rra de resis­ten­cia corre­rá la mis­ma suer­te que la de Abi­si­nia. Este país fue ven­ci­do prin­ci­pal­men­te por­que su régi­men feu­dal era inca­paz de lograr una sóli­da uni­dad inter­na y des­per­tar la ini­cia­ti­va del pue­blo. Sin demo­cra­cia será impo­si­ble for­jar en Chi­na un autén­ti­co y sóli­do fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés ni cum­plir sus tareas.
  3. Chi­na debe ini­ciar inme­dia­ta­men­te refor­mas demo­crá­ti­cas en dos aspec­tos. Pri­me­ro, en lo refe­ren­te al sis­te­ma polí­ti­co, hay que sus­ti­tuir la dic­ta­du­ra reac­cio­na­ria kuo­min­ta­nis­ta de un solo par­ti­do y una sola cla­se por un régi­men demo­crá­ti­co basa­do en la coope­ra­ción de dife­ren­tes par­ti­dos y cla­ses. A este res­pec­to, debe comen­zar­se por cam­biar los pro­ce­di­mien­tos anti­de­mo­crá­ti­cos para las elec­cio­nes a la asam­blea nacio­nal y su con­vo­ca­to­ria, cele­brar elec­cio­nes demo­crá­ti­cas y ase­gu­rar a esta asam­blea liber­tad en sus reunio­nes; y lue­go ela­bo­rar una cons­ti­tu­ción ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­ca, con­vo­car un par­la­men­to ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co, ele­gir un gobierno ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co y apli­car una polí­ti­ca ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­ca. Sólo así se podrá con­so­li­dar efec­ti­va­men­te la paz inter­na, poner fin a los con­flic­tos arma­dos en el país y refor­zar la uni­dad inte­rior, de mane­ra que toda la nación resis­ta uni­da al enemi­go extran­je­ro. Pue­de ocu­rrir que el impe­ria­lis­mo japo­nés nos ata­que antes de que haya­mos dado cima a estas refor­mas. Por eso, con el fin de estar en con­di­cio­nes de resis­tir en cual­quier momen­to los ata­ques del Japón y ven­cer­lo com­ple­ta­men­te, debe­mos pro­ce­der sin dila­ción a las refor­mas y pre­pa­rar­nos para cum­plir­las ple­na­men­te en el cur­so de la gue­rra de resis­ten­cia. Todo el pue­blo chino y los patrio­tas den­tro de los dife­ren­tes par­ti­dos deben aban­do­nar su indi­fe­ren­cia res­pec­to a la cues­tión de una asam­blea nacio­nal y de una cons­ti­tu­ción, y con­cen­trar con­cre­ta­men­te sus esfuer­zos en el movi­mien­to en pro de una asam­blea nacio­nal y una cons­ti­tu­ción, movi­mien­to que es impor­tan­te para la defen­sa nacio­nal; deben cri­ti­car con seve­ri­dad al Kuo­min­tang, el par­ti­do en el Poder, impul­sar­la y pre­sio­nar­lo para que renun­cie a su dic­ta­du­ra de un solo par­ti­do y una sola cla­se y actúe de acuer­do con las opi­nio­nes del pue­blo. En los meses res­tan­tes de este año, es pre­ci­so pro­mo­ver en todo el país un vas­to movi­mien­to demo­crá­ti­co, cuyo obje­ti­vo inme­dia­to debe ser una asam­blea nacio­nal y una cons­ti­tu­ción com­ple­ta­men­te demo­crá­ti­cas. Segun­do: el pro­ble­ma de las liber­ta­des de expre­sión, de reunión y de aso­cia­ción para el pue­blo. Sin tales liber­ta­des, será impo­si­ble poner en prác­ti­ca las refor­mas demo­crá­ti­cas en el sis­te­ma polí­ti­co, movi­li­zar al pue­blo para que par­ti­ci­pe en la gue­rra de resis­ten­cia y obte­ner la vic­to­ria en la defen­sa de la patria y en la recon­quis­ta del terri­to­rio per­di­do. En los pró­xi­mos meses, el movi­mien­to demo­crá­ti­co de todo el pue­blo debe esfor­zar­se por lograr siquie­ra un míni­mo de las men­cio­na­das liber­ta­des, entre otras cosas, la libe­ra­ción de los pre­sos polí­ti­cos y el levan­ta­mien­to de la prohi­bi­ción de los par­ti­dos polí­ti­cos. La refor­ma demo­crá­ti­ca del sis­te­ma polí­ti­co y las liber­ta­des y dere­chos para el pue­blo cons­ti­tu­yen par­te impor­tan­te del pro­gra­ma del fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés; son al mis­mo tiem­po con­di­cio­nes indis­pen­sa­bles para el esta­ble­ci­mien­to de un autén­ti­co y sóli­do fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés.
  4. Nues­tros enemi­gos – los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses, los cola­bo­ra­cio­nis­tas chi­nos, los ele­men­tos pro­ja­po­ne­ses y los trots­kis­tas – vie­nen hacien­do todo cuan­to pue­den para tor­pe­dear cada paso que se da en favor de la paz y la uni­dad, la demo­cra­cia y la liber­tad en Chi­na y la resis­ten­cia al Japón. En el pasa­do, cuan­do nos esfor­zá­ba­mos por la paz y la uni­dad, ellos hacían todo lo posi­ble para fomen­tar la gue­rra civil y la divi­sión. En el pre­sen­te y en el futu­ro pró­xi­mo, cuan­do dedi­ca­mos nues­tros esfuer­zos a la lucha por la demo­cra­cia y la liber­tad, no deja­rán de lle­var ade­lan­te su labor de zapa. Su obje­ti­vo gene­ral es impe­dir que cum­pla­mos con éxi­to nues­tra tarea de resis­ten­cia arma­da en defen­sa de la patria, y rea­li­zar su plan agre­si­vo de aca­bar con Chi­na. En lo suce­si­vo, en nues­tra lucha por la demo­cra­cia y la liber­tad debe­mos no sólo esfor­zar­nos en la labor de pro­pa­gan­da, agi­ta­ción y crí­ti­ca res­pec­to a los ele­men­tos recal­ci­tran­tes del Kuo­min­tang y a los ele­men­tos atra­sa­dos den­tro del pue­blo, sino tam­bién des­en­mas­ca­rar al máxi­mo y com­ba­tir resuel­ta­men­te las intri­gas de los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses, así como de los ele­men­tos pro­ja­po­ne­ses y de los trots­kis­tas, que les sir­ven de laca­yos en su agre­sión con­tra Chi­na.
  5. En inte­rés de la paz inter­na, la demo­cra­cia y la gue­rra de resis­ten­cia, y con miras a esta­ble­cer el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, en su tele­gra­ma diri­gi­do a la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang, con­tra­jo los siguien­tes cua­tro com­pro­mi­sos:
    1. Cam­biar el nom­bre del Gobierno de la base de apo­yo revo­lu­cio­na­ria de Shen­sí-Kan­sú-Ning­sia, que diri­ge el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, por el de Gobierno de la Región Espe­cial de la Repú­bli­ca de Chi­na, y cam­biar el nom­bre del Ejér­ci­to Rojo hacién­do­lo for­mar par­te del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio Nacio­nal, de modo que dicho Gobierno y dicho Ejér­ci­to que­den den­tro de la juris­dic­ción del Gobierno Cen­tral de Nan­kín y de su Con­se­jo Mili­tar, res­pec­ti­va­men­te;
    2. Apli­car un cabal sis­te­ma demo­crá­ti­co en el terri­to­rio admi­nis­tra­do por el Gobierno de la Región Espe­cial;
    3. Sus­pen­der la polí­ti­ca de derri­bar al Kuo­min­tang por la fuer­za de las armas, y
    4. Sus­pen­der la con­fis­ca­ción de las tie­rras de los terra­te­nien­tes.

    Estos com­pro­mi­sos son tan nece­sa­rios como per­mi­si­bles. Sólo así será posi­ble cam­biar la situa­ción carac­te­ri­za­da por el anta­go­nis­mo entre los dos Pode­res den­tro del país y alcan­zar la uni­dad para la acción común con­tra el enemi­go, en con­so­nan­cia con los cam­bios ope­ra­dos en el peso polí­ti­co rela­ti­vo de las con­tra­dic­cio­nes exter­nas e inter­nas del país. Estas son con­ce­sio­nes per­mi­ti­das por los prin­ci­pios y suje­tas a deter­mi­na­das con­di­cio­nes, con­ce­sio­nes hechas a cam­bio de lo que nece­si­ta toda la nación: la paz inter­na, la demo­cra­cia y la gue­rra de resis­ten­cia. Sin embar­go, esas con­ce­sio­nes tie­nen lími­tes. Pre­ser­var la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta sobre la Región Espe­cial y sobre el Ejér­ci­to Rojo y man­te­ner la inde­pen­den­cia y la liber­tad de crí­ti­ca del Par­ti­do en sus rela­cio­nes con el Kuo­min­tang – tales son los lími­tes, que no se per­mi­te tras­pa­sar. A ambas par­tes corres­pon­de hacer con­ce­sio­nes: el Kuo­min­tang renun­cia a su polí­ti­ca de gue­rra civil, dic­ta­du­ra y no resis­ten­cia al enemi­go exte­rior, y el Par­ti­do Comu­nis­ta, a su polí­ti­ca segui­da bajo el anta­go­nis­mo entre los dos Pode­res. Al pre­cio de nues­tras con­ce­sio­nes obte­ne­mos las del Kuo­min­tang, y reanu­dar­nos la coope­ra­ción con él para luchar por la sal­va­ción nacio­nal. Cali­fi­car esto de capi­tu­la­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta no sería sino «A‑Q-ism»13 o una pér­fi­da calum­nia.

  6. ¿Está de acuer­do el Par­ti­do Comu­nis­ta con los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo? Res­pon­de­mos que sí14. Estos Prin­ci­pios han sufri­do cam­bios en el cur­so de su his­to­ria. Los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo revo­lu­cio­na­rios del Dr. Sun Yat-sen, al ser lle­va­dos deci­di­da­men­te a la prác­ti­ca por él en coope­ra­ción con el Par­ti­do Comu­nis­ta, se gran­jea­ron la con­fian­za del pue­blo y lle­ga­ron a ser la vic­to­rio­sa ban­de­ra de la revo­lu­ción de 1924–1927. En 1927, sin embar­go, el Kuo­min­tang se vol­vió con­tra el Par­ti­do Comu­nis­ta (la «depu­ra­ción del par­ti­do»15 y la gue­rra anti­co­mu­nis­ta) y adop­tó una polí­ti­ca opues­ta, lle­van­do así la revo­lu­ción a la derro­ta y ponien­do en peli­gro a la nación; en con­se­cuen­cia, el pue­blo per­dió la con­fian­za en los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo. En la actua­li­dad, cuan­do la nación se deba­te en una gra­ví­si­ma cri­sis y el Kuo­min­tang ya no pue­de seguir gober­nan­do tal como antes, todo el pue­blo chino y los ele­men­tos patrio­tas den­tro del Kuo­min­tang exi­gen con urgen­cia una nue­va coope­ra­ción entre los dos par­ti­dos. Por con­si­guien­te, corres­pon­de ente­ra­men­te a las nece­si­da­des his­tó­ri­cas de la revo­lu­ción chi­na hacer revi­vir el espí­ri­tu de los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo, reanu­dar entre los dos par­ti­dos la coope­ra­ción basa­da, en lo externo, sobre el Prin­ci­pio del Nacio­na­lis­mo o lucha por la inde­pen­den­cia y la libe­ra­ción nacio­na­les y, en lo interno, sobre el Prin­ci­pio de la Demo­cra­cia o con­quis­ta de la demo­cra­cia y la liber­tad, y el Prin­ci­pio de la Vida del Pue­blo o fomen­to del bien­es­tar del pue­blo, y con­du­cir al pue­blo a que lle­ve resuel­ta­men­te a la prác­ti­ca estos Prin­ci­pios. Es pre­ci­so que esto lo com­pren­da cla­ra­men­te cada uno de los miem­bros de nues­tro Par­ti­do. Los comu­nis­tas jamás renun­cia­rán a su ideal de socia­lis­mo y comu­nis­mo; pasan­do por la eta­pa de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, alcan­za­rán la eta­pa del socia­lis­mo y la del comu­nis­mo. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na tie­ne su pro­pio pro­gra­ma polí­ti­co y eco­nó­mi­co. Su pro­gra­ma máxi­mo es el socia­lis­mo y el comu­nis­mo, cosa dis­tin­ta de los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo. Inclu­so su pro­gra­ma para el perío­do de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca es más radi­cal que el de nin­gún otro par­ti­do de Chi­na. Pero el pro­gra­ma del Par­ti­do Comu­nis­ta para la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca no está reñi­do, en lo fun­da­men­tal, con el de los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo, pro­cla­ma­do por el I Con­gre­so Nacio­nal del Kuo­min­tang. Por lo tan­to, lejos de recha­zar los Tres Prin­ci­pios del Pue­blo, esta­mos dis­pues­tos a rea­li­zar­los con deci­sión; más aún, exi­gi­mos al Kuo­min­tang que los pon­ga en eje­cu­ción jun­to con noso­tros y lla­ma­mos a todo el pue­blo a lle­var­los a la prác­ti­ca. Sos­te­ne­mos que el Par­ti­do Comu­nis­ta, el Kuo­min­tang y el pue­blo de todo el país deben unir­se en una lucha común por tres gran­des obje­ti­vos: la inde­pen­den­cia nacio­nal, la demo­cra­cia y la liber­tad, y el bien­es­tar del pue­blo.
  7. ¿Era erró­nea nues­tra ante­rior con­sig­na de repú­bli­ca demo­crá­ti­ca de obre­ros y cam­pe­si­nos? No, no lo era. Pues­to que la bur­gue­sía, y sobre todo la gran bur­gue­sía, se reti­ró de la revo­lu­ción, se entre­gó al impe­ria­lis­mo y a las fuer­zas feu­da­les y se con­vir­tió en enemi­ga del pue­blo, que­da­ron como fuer­za motriz de la revo­lu­ción úni­ca­men­te el pro­le­ta­ria­do, el cam­pe­si­na­do y la peque­ña bur­gue­sía urba­na, y como par­ti­do revo­lu­cio­na­rio, sólo el Par­ti­do Comu­nis­ta; la res­pon­sa­bi­li­dad de orga­ni­zar la revo­lu­ción reca­yó por fuer­za sobre los hom­bros del Par­ti­do Comu­nis­ta, el úni­co par­ti­do revo­lu­cio­na­rio del país. Sola­men­te el Par­ti­do Comu­nis­ta con­ti­nuó man­te­nien­do en alto la ban­de­ra de la revo­lu­ción, con­ser­vó las tra­di­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, lan­zó la con­sig­na de repú­bli­ca demo­crá­ti­ca de obre­ros y cam­pe­si­nos y, para hacer­la reali­dad, sos­tu­vo una lucha ardua duran­te muchos años. Esta con­sig­na no iba en con­tra de la tarea de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa, sino que, al con­tra­rio, sig­ni­fi­ca­ba cum­plir­la resuel­ta­men­te. En nin­guno de sus aspec­tos, la polí­ti­ca que seguía­mos en nues­tra lucha prác­ti­ca dis­cre­pa­ba de esta tarea. Nues­tra polí­ti­ca, que pre­veía, entre otras cosas, la con­fis­ca­ción de las tie­rras de los terra­te­nien­tes y la implan­ta­ción de la jor­na­da de ocho horas, de nin­gu­na mane­ra tras­pa­sa­ba los mar­cos de la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta y en modo alguno sig­ni­fi­ca­ba lle­var a la prác­ti­ca el socia­lis­mo. ¿Cuál será la com­po­si­ción de la nue­va repú­bli­ca demo­crá­ti­ca? La inte­gra­rán el pro­le­ta­ria­do, el cam­pe­si­na­do, la peque­ña bur­gue­sía urba­na, la bur­gue­sía y todos los indi­vi­duos que en el país estén en favor de la revo­lu­ción nacio­nal y demo­crá­ti­ca; ella será una alian­za de estas cla­ses en la revo­lu­ción nacio­nal y demo­crá­ti­ca. El ras­go dis­tin­ti­vo aquí es la inclu­sión de la bur­gue­sía; esto obe­de­ce a que, en las cir­cuns­tan­cias actua­les, cabe la posi­bi­li­dad de que la bur­gue­sía coope­re nue­va­men­te con noso­tros y par­ti­ci­pe en la resis­ten­cia al Japón; por lo tan­to, el par­ti­do del pro­le­ta­ria­do no debe recha­zar­la, sino aco­ger­la y reanu­dar la alian­za con ella para la lucha común, a fin de favo­re­cer el avan­ce de la revo­lu­ción chi­na. Con miras a poner tér­mino a los con­flic­tos arma­dos inter­nos, el Par­ti­do Comu­nis­ta está dis­pues­to a sus­pen­der su polí­ti­ca de con­fis­ca­ción vio­len­ta de las tie­rras de los terra­te­nien­tes y a solu­cio­nar el pro­ble­ma de la tie­rra por la vía legis­la­ti­va y por otros medios apro­pia­dos en el cur­so de la cons­truc­ción de la nue­va repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. El pri­mer pro­ble­ma por resol­ver es si la tie­rra de Chi­na será de los japo­ne­ses o de los chi­nos. Pues­to que la solu­ción del pro­ble­ma de la tie­rra para los cam­pe­si­nos tie­ne como pre­mi­sa la defen­sa de Chi­na, es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio pasar de la con­fis­ca­ción vio­len­ta a méto­dos nue­vos y apro­pia­dos.

    Así como en el pasa­do fue correc­to lan­zar la con­sig­na de repú­bli­ca demo­crá­ti­ca de obre­ros y cam­pe­si­nos, tam­bién aho­ra es correc­to renun­ciar a ella.

  8. A fin de crear un fren­te úni­co nacio­nal para luchar jun­tos con­tra el enemi­go, es menes­ter resol­ver en for­ma apro­pia­da cier­tas con­tra­dic­cio­nes inter­nas con arre­glo al prin­ci­pio de que la solu­ción debe con­tri­buir al for­ta­le­ci­mien­to y amplia­ción del fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés y no a debi­li­tar­lo ni redu­cir­lo. En la eta­pa de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, son inevi­ta­bles las con­tra­dic­cio­nes y luchas entre las cla­ses, los par­ti­dos y los gru­pos polí­ti­cos del país, pero es posi­ble y nece­sa­rio poner tér­mino a las luchas des­fa­vo­ra­bles para la uni­dad y la resis­ten­cia al Japón (la gue­rra civil, la hos­ti­li­dad entre los par­ti­dos, el sepa­ra­tis­mo pro­vin­cial, la opre­sión polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca feu­dal, por un lado, y, por el otro, la polí­ti­ca insu­rrec­cio­nal y las reivin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas exce­si­vas que per­ju­di­quen la resis­ten­cia al Japón, etc.) y con­ti­nuar las luchas bene­fi­cio­sas para la uni­dad y la resis­ten­cia al Japón (por la liber­tad de crí­ti­ca, por la inde­pen­den­cia de los par­ti­dos y por el mejo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del pue­blo, etc.).
  9. De acuer­do con la tarea gene­ral de la lucha por un fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés y por una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca uni­fi­ca­da, las tareas del Ejér­ci­to Rojo y de la base de apo­yo anti­ja­po­ne­sa son las siguien­tes:
    1. Para adap­tar­se a las cir­cuns­tan­cias de la gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón, el Ejér­ci­to Rojo debe reor­ga­ni­zar­se inme­dia­ta­men­te como uni­da­des del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio Nacio­nal, y debe ele­var aún más el nivel de su pre­pa­ra­ción mili­tar, polí­ti­ca y cul­tu­ral con el obje­to de lle­gar a ser un ejér­ci­to mode­lo en esta gue­rra.
    2. Nues­tra base de apo­yo debe con­ver­tir­se en una par­te inte­gran­te del Esta­do en su con­jun­to, apli­car un sis­te­ma demo­crá­ti­co corres­pon­dien­te a las nue­vas con­di­cio­nes, reor­ga­ni­zar sus fuer­zas de pre­ser­va­ción del orden y eli­mi­nar a los cola­bo­ra­cio­nis­tas y sabo­tea­do­res, y así lle­gar a ser una región mode­lo en la resis­ten­cia al Japón y en el ejer­ci­cio de la demo­cra­cia.
    3. En esta región, hay que lle­var ade­lan­te la cons­truc­ción eco­nó­mi­ca indis­pen­sa­ble y mejo­rar las con­di­cio­nes de vida del pue­blo.
    4. Es pre­ci­so rea­li­zar la cons­truc­ción cul­tu­ral indis­pen­sa­ble.

Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad de diri­gir

  1. La bur­gue­sía chi­na, que en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas pue­de par­ti­ci­par en la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo y el feu­da­lis­mo, vaci­la y clau­di­ca en otras debi­do a su debi­li­dad eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca. Esta es una ley ya con­fir­ma­da en la his­to­ria de Chi­na. De tal mane­ra, por vere­dic­to de la his­to­ria, la tarea de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­feu­dal no pue­de cum­plir­se bajo la direc­ción de la bur­gue­sía sino úni­ca­men­te bajo la del pro­le­ta­ria­do. Ade­más, sólo ponien­do en pleno jue­go den­tro de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca la per­se­ve­ran­cia y la con­se­cuen­cia del pro­le­ta­ria­do, se podrá supe­rar la vaci­la­ción y la incon­se­cuen­cia inhe­ren­tes a la bur­gue­sía y pre­ve­nir el abor­to de la revo­lu­ción. ¿Debe el pro­le­ta­ria­do seguir a la bur­gue­sía, o ésta al pro­le­ta­ria­do? Este pro­ble­ma, el de a quién ata­ñe la res­pon­sa­bi­li­dad de diri­gir la revo­lu­ción chi­na, es la cla­ve de la cual depen­de el triun­fo o fra­ca­so de ésta. La expe­rien­cia de los años 1924–1927 mues­tra cómo la revo­lu­ción avan­za­ba cuan­do la bur­gue­sía seguía la direc­ción polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do, y cómo fra­ca­só cuan­do, en lo polí­ti­co, el pro­le­ta­ria­do se con­vir­tió en cola de la bur­gue­sía, de lo cual fue res­pon­sa­ble el Par­ti­do Comu­nis­ta16. No debe­mos tole­rar que se repi­ta este hecho de la his­to­ria. En las actua­les cir­cuns­tan­cias, sin la direc­ción polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do y su par­ti­do no será posi­ble esta­ble­cer el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, ni alcan­zar los obje­ti­vos de paz inter­na, demo­cra­cia y resis­ten­cia arma­da, ni defen­der a la patria, ni fun­dar una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca uni­fi­ca­da. Hoy, la bur­gue­sía, repre­sen­ta­da por el Kuo­min­tang, aún se mues­tra muy pasi­va y con­ser­va­do­ra, y prue­ba de ello es su pro­lon­ga­da vaci­la­ción en acep­tar el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés, pro­pues­to por el Par­ti­do Comu­nis­ta. Por eso es tan­to mayor la res­pon­sa­bi­li­dad del pro­le­ta­ria­do y su par­ti­do de ejer­cer la direc­ción polí­ti­ca. Es un deber inalie­na­ble y una res­pon­sa­bi­li­dad inelu­di­ble del Par­ti­do Comu­nis­ta asu­mir las fun­cio­nes de esta­do mayor gene­ral en la gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón para sal­var a la nación.
  2. ¿Cómo ejer­ce el pro­le­ta­ria­do, a tra­vés de su par­ti­do, la direc­ción polí­ti­ca sobre todas las demás cla­ses revo­lu­cio­na­rias del país? En pri­mer lugar, plan­tea con­sig­nas polí­ti­cas fun­da­men­ta­les que corres­pon­dan al cur­so del desa­rro­llo his­tó­ri­co, y, para con­ver­tir­las en reali­dad, lan­za con­sig­nas de acción para cada eta­pa de desa­rro­llo, así como para cada acon­te­ci­mien­to impor­tan­te. Hemos for­mu­la­do, por ejem­plo, con­sig­nas fun­da­men­ta­les como la de «Fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés» y la de «Repú­bli­ca demo­crá­ti­ca uni­fi­ca­da», y hemos for­mu­lan­do tam­bién las con­sig­nas de «Poner fin a la gue­rra civil», «Luchar por la demo­cra­cia» y «Resis­tir al Japón», como obje­ti­vos con­cre­tos para la acción común de toda la nación. Sin obje­ti­vos con­cre­tos como éstos, no pue­de haber direc­ción polí­ti­ca. En segun­do lugar, cuan­do todo el país entra en acción en pos de estos obje­ti­vos, el pro­le­ta­ria­do y en espe­cial su van­guar­dia, el Par­ti­do Comu­nis­ta, deben dar el ejem­plo en la rea­li­za­ción de dichos obje­ti­vos mos­tran­do su ili­mi­ta­do entu­sias­mo y devo­ción. En la lucha por el cum­pli­mien­to de todas las tareas del fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés y de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, los comu­nis­tas deben ser los más pers­pi­ca­ces, los más dis­pues­tos a sacri­fi­car­se, los más fir­mes y los más capa­ces de apre­ciar las situa­cio­nes sin ideas pre­con­ce­bi­das; y deben apo­yar­se en la mayo­ría de las masas y con­quis­tar su apo­yo. En ter­cer lugar, ciñén­do­se al prin­ci­pio de no renun­ciar jamás a los obje­ti­vos polí­ti­cos que se ha fija­do, el Par­ti­do Comu­nis­ta debe esta­ble­cer rela­cio­nes apro­pia­das con sus alia­dos, y desa­rro­llar y con­so­li­dar su alian­za con ellos. En cuar­to lugar, el Par­ti­do Comu­nis­ta debe engro­sar sus filas y man­te­ner su uni­dad ideo­ló­gi­ca y su rigu­ro­sa dis­ci­pli­na. El Par­ti­do Comu­nis­ta ejer­ce su direc­ción polí­ti­ca sobre todo el pue­blo pre­ci­sa­men­te por medio del cum­pli­mien­to de todas estas con­di­cio­nes. Ellas cons­ti­tu­yen la base que garan­ti­za nues­tra direc­ción polí­ti­ca y ase­gu­ra el triun­fo com­ple­to de la revo­lu­ción impi­dien­do que ésta sea soca­va­da por el carác­ter vaci­lan­te de nues­tros alia­dos.
  3. Una vez logra­da la paz inter­na y esta­ble­ci­da la coope­ra­ción entre los dos par­ti­dos, deben intro­du­cir­se modi­fi­ca­cio­nes en las for­mas de lucha, de orga­ni­za­ción y de tra­ba­jo que en el pasa­do adop­ta­mos guián­do­nos por la línea segui­da bajo el anta­go­nis­mo entre los dos Pode­res. Esos cam­bios con­sis­ten prin­ci­pal­men­te en pasar de las for­mas mili­ta­res a las pací­fi­cas, y de las for­mas ile­ga­les a las lega­les. Dichos cam­bios no serán fáci­les de rea­li­zar y debe­mos apren­der de nue­vo. Dar a los cua­dros una nue­va for­ma­ción cons­ti­tui­rá un esla­bón cla­ve.
  4. Muchos cama­ra­das han pre­gun­ta­do por la natu­ra­le­za de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca y su por­ve­nir. Nues­tra res­pues­ta es la siguien­te: en cuan­to a su natu­ra­le­za de cla­se, se tra­ta de una alian­za de todas las cla­ses revo­lu­cio­na­rias, y res­pec­to a su por­ve­nir, pue­de ser que avan­ce hacia el socia­lis­mo. Nues­tra repú­bli­ca demo­crá­ti­ca será esta­ble­ci­da en el cur­so del cum­pli­mien­to de las tareas de la resis­ten­cia arma­da nacio­nal, bajo la direc­ción del pro­le­ta­ria­do y en la nue­va situa­ción inter­na­cio­nal (con el socia­lis­mo vic­to­rio­so en la Unión Sovié­ti­ca y en vís­pe­ras de un nue­vo perío­do de la revo­lu­ción mun­dial). Por lo tan­to, aun­que social y eco­nó­mi­ca­men­te no pasa­rá de ser un Esta­do de carác­ter demo­crá­ti­co-bur­gués, en tér­mi­nos polí­ti­cos con­cre­tos, ten­drá que ser un Esta­do basa­do en la alian­za de la cla­se obre­ra, el cam­pe­si­na­do, la peque­ña bur­gue­sía y la bur­gue­sía, y en esto se dis­tin­gui­rá de las repú­bli­cas bur­gue­sas en gene­ral. Por eso, en lo que se refie­re a su por­ve­nir, si bien es posi­ble que tome un rum­bo capi­ta­lis­ta, exis­te tam­bién la posi­bi­li­dad de que se diri­ja hacia el socia­lis­mo, y el par­ti­do del pro­le­ta­ria­do chino debe luchar con ener­gía por esta últi­ma pers­pec­ti­va.
  5. Luchar con­tra la acti­tud de «puer­tas cerra­das» y el aven­tu­re­ris­mo y, al mis­mo tiem­po, con­tra el segui­dis­mo, es un requi­si­to indis­pen­sa­ble para lle­var a efec­to las tareas del Par­ti­do. En el movi­mien­to de masas, nues­tro Par­ti­do ha teni­do tra­di­cio­nal­men­te la ten­den­cia a una gra­ve acti­tud de «puer­tas cerra­das», a un sec­ta­ris­mo alti­vo y al aven­tu­re­ris­mo. Esta es una per­ni­cio­sa ten­den­cia que difi­cul­ta la labor del Par­ti­do de for­jar el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés y de ganar­se a la mayo­ría de las masas. Es abso­lu­ta­men­te nece­sa­rio eli­mi­nar esta ten­den­cia en cada uno de los sec­to­res con­cre­tos de nues­tro tra­ba­jo. Lo que debe­mos hacer es apo­yar­nos en la mayo­ría y tener en cuen­ta la situa­ción de con­jun­to. No tole­ra­re­mos que renaz­ca el segui­dis­mo de Chen Tu-siu, refle­jo del refor­mis­mo bur­gués en las filas del pro­le­ta­ria­do. Reba­jar la posi­ción de cla­se del Par­ti­do, des­di­bu­jar su fiso­no­mía y sacri­fi­car los intere­ses de los obre­ros y cam­pe­si­nos a las nece­si­da­des del refor­mis­mo bur­gués, con­du­ce inde­fec­ti­ble­men­te la revo­lu­ción a la derro­ta. Lo que deber­nos hacer es apli­car una fir­me polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria y luchar por la vic­to­ria total de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa. A fin de supe­rar las per­ni­cio­sas ten­den­cias a que nos hemos refe­ri­do arri­ba, es abso­lu­ta­men­te impres­cin­di­ble ele­var el nivel teó­ri­co mar­xis­ta-leni­nis­ta de todo el Par­ti­do, por­que el mar­xis­mo-leni­nis­mo es la úni­ca brú­ju­la que pue­de guiar la revo­lu­ción chi­na hacia la vic­to­ria.

Mao Zedong

3 de mayo de 1937

  1. Se refie­re a toda una serie de actos de agre­sión empren­di­dos en 1935 por los inva­so­res japo­ne­ses en el Nor­te de Chi­na y de actos entre­guis­tas y humi­llan­tes come­ti­dos en esa par­te del país por el gobierno del Kuo­min­tang, acau­di­lla­do por Chiang Kai-shek. En mayo de ese año, los inva­so­res japo­ne­ses exi­gie­ron del gobierno del Kuo­min­tang la auto­ri­dad admi­nis­tra­ti­va sobre el Nor­te de Chi­na. En junio, Je Ying-chin, repre­sen­tan­te de ese gobierno en el Nor­te del país, acce­dió a esta exi­gen­cia y Fir­mó con Yos­hi­ji­ro Ume­zu, coman­dan­te de las fuer­zas inva­so­ras japo­ne­sas acan­to­na­das en dicha zona, un acuer­do cono­ci­do como «Acuer­do Je-Ume­zu», por el cual Chi­na se vio des­po­ja­da de la mayor par­te de sus dere­chos sobe­ra­nos sobre las pro­vin­cias de Jopei y Cha­jar. En octu­bre, a ins­ti­ga­ción de los inva­so­res japo­ne­ses, los cola­bo­ra­cio­nis­tas chi­nos rea­li­za­ron una revuel­ta en Siang­je, pro­vin­cia de Jopei, y ocu­pa­ron la capi­tal del dis­tri­to. En noviem­bre, al dic­ta­do de los inva­so­res japo­ne­ses, un núme­ro de cola­bo­ra­cio­nis­tas chi­nos pro­mo­vie­ron un pre­ten­di­do «movi­mien­to por la auto­no­mía de las cin­co pro­vin­cias del Nor­te de Chi­na» y pro­cla­ma­ron un gobierno cola­bo­ra­cio­nis­ta en el Este de Jopei, el «Gobierno Autó­no­mo Anti­co­mu­nis­ta». Para satis­fa­cer la exi­gen­cia japo­ne­sa de una «admi­nis­tra­ción espe­cial para el Nor­te de Chi­na», el gobierno del Kuo­min­tang desig­nó a Sung Che-yuan y otros para que for­ma­ran un «Con­se­jo Polí­ti­co de Jopei y Cha­jar».
  2. Se refie­re a la decla­ra­ción emi­ti­da por el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na el 1 de agos­to de 1935. Sus pun­tos esen­cia­les están con­te­ni­dos en los siguien­tes extrac­tos: «En momen­tos en que el peli­gro de una inmi­nen­te sub­yu­ga­ción y exter­mi­nio se cier­ne sobre nues­tro país y nues­tro pue­blo, el Par­ti­do Comu­nis­ta exhor­ta una vez más a todos los com­pa­trio­tas: sean cua­les fue­ren las pasa­das o pre­sen­tes dis­cre­pan­cias polí­ti­cas y dife­ren­cias de intere­ses entre los dis­tin­tos par­ti­dos, sean cua­les fue­ren las dife­ren­cias de pun­tos de vis­ta y de intere­ses entre los dis­tin­tos sec­to­res de nues­tros com­pa­trio­tas, y sean cua­les fue­ren las pasa­das o pre­sen­tes hos­ti­li­da­des entre los dis­tin­tos ejér­ci­tos del país, todos debe­mos adqui­rir cla­ra con­cien­cia de que “her­ma­nos que se dispu­tan en casa, fren­te al ata­que de fue­ra se unen”, y, antes que nada, debe­mos poner tér­mino a la gue­rra civil, a fin de con­cen­trar todos los recur­sos (huma­nos, mate­ria­les, finan­cie­ros y mili­ta­res) de nación en la sagra­da cau­sa de la resis­ten­cia al Japón y de la sal­va­ción nacio­nal. Una vez más el Par­ti­do Comu­nis­ta decla­ra solem­ne­men­te: bas­ta con que las tro­pas del Kuo­min­tang cesen en sus ata­ques al Ejér­ci­to Rojo, con que algu­na uni­dad de estas tro­pas, cual­quie­ra que sea, opon­ga resis­ten­cia al Japón, para que el Ejér­ci­to Rojo no sólo cese inme­dia­ta­men­te sus hos­ti­li­da­des con­tra ella, sino que se dis­pon­ga a luchar hom­bro a hom­bro con ella por la sal­va­ción nacio­nal, sean cua­les fue­ren los pasa­dos odios o las actua­les diver­gen­cias res­pec­to a los pro­ble­mas inte­rio­res». «El Par­ti­do Comu­nis­ta está dis­pues­to a tomar la ini­cia­ti­va en el esta­ble­ci­mien­to de tal gobierno de defen­sa nacio­nal y, con miras a la for­ma­ción con­jun­ta de dicho gobierno, está dis­pues­to a cele­brar inme­dia­ta­men­te nego­cia­cio­nes con todos los que estén pron­tos a incor­po­rar­se a la cau­sa de la resis­ten­cia al Japón y de la sal­va­ción nacio­nal – par­ti­dos polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes socia­les (sin­di­ca­tos, aso­cia­cio­nes cam­pe­si­nas, unio­nes estu­dian­ti­les, cáma­ras de comer­cio, aso­cia­cio­nes edu­ca­cio­na­les, socie­da­des de perio­dis­tas, aso­cia­cio­nes de pro­fe­so­res y emplea­dos de los cen­tros de ense­ñan­za, socie­da­des de con­te­rrá­neos, el Chi­kung­tang, la Aso­cia­ción de Auto­de­fen­sa Arma­da Nacio­nal, la Aso­cia­ción Anti­ja­po­ne­sa, la Aso­cia­ción por la Sal­va­ción Nacio­nal, etc.), eru­di­tos, polí­ti­cos y otras per­so­na­li­da­des públi­cas, así como auto­ri­da­des mili­ta­res y admi­nis­tra­ti­vas loca­les. El gobierno de defen­sa nacio­nal que se esta­blez­ca como resul­ta­do de tales nego­cia­cio­nes debe ser un órgano diri­gen­te pro­vi­sio­nal para la lucha por sal­var a la nación de la sub­yu­ga­ción y ase­gu­rar su super­vi­ven­cia. Este gobierno de defen­sa nacio­nal debe esfor­zar­se por orga­ni­zar un cuer­po ver­da­de­ra­men­te repre­sen­ta­ti­vo de todos nues­tros com­pa­trio­tas (com­pues­to de dele­ga­dos ele­gi­dos demo­crá­ti­ca­men­te por los obre­ros, cam­pe­si­nos, mili­ta­res, per­so­nal de los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les, hom­bres de nego­cios e inte­lec­tua­les, por todos los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes que estén dis­pues­tos a resis­tir al Japón y sal­var a la nación, así como por todos los chi­nos de ultra­mar y por todas las nacio­na­li­da­des de Chi­na) a fin de dis­cu­tir en tér­mi­nos más con­cre­tos los pro­ble­mas rela­ti­vos a la resis­ten­cia al Japón y a la sal­va­ción nacio­nal. El Par­ti­do Comu­nis­ta hará todo cuan­to esté a su alcan­ce para con­tri­buir a que se orga­ni­ce tal cuer­po repre­sen­ta­ti­vo de todo el pue­blo, y lle­va­rá a efec­to rigu­ro­sa­men­te sus deci­sio­nes.» «El ejér­ci­to uni­do anti­ja­po­nés debe estar inte­gra­do por todas las tro­pas dis­pues­tas a com­ba­tir al Japón. Bajo la direc­ción del gobierno de defen­sa nacio­nal se esta­ble­ce­rá un cuar­tel gene­ral úni­co de este ejér­ci­to. Tam­bién serán los repre­sen­tan­tes de los diver­sos sec­to­res y la volun­tad de todo el pue­blo los que deci­di­rán si este cuar­tel gene­ral debe­rá com­po­ner­se de repre­sen­tan­tes ele­gi­dos por los ofi­cia­les y sol­da­dos anti­ja­po­ne­ses de las diver­sas uni­da­des mili­ta­res, o de algu­na otra mane­ra. El Ejér­ci­to Rojo será sin lugar a dudas el pri­me­ro en for­mar par­te de este ejér­ci­to uni­do para cum­plir con su sagra­do deber de resis­tir al Japón y sal­var a la nación. Con el obje­to de que el gobierno de defen­sa nacio­nal pue­da estar efec­ti­va­men­te a la altu­ra de la inmen­sa res­pon­sa­bi­li­dad que le incum­be en la defen­sa del país, y de que el ejér­ci­to uni­do anti­ja­po­nés esté en con­di­cio­nes de asu­mir su inmen­sa res­pon­sa­bi­li­dad de resis­tir al Japón, el Par­ti­do Comu­nis­ta lla­ma a todos los com­pa­trio­tas a que con­tri­bu­yan con lo que pue­dan: los que ten­gan dine­ro, con dine­ro; los que ten­gan armas, con armas; los que ten­gan cerea­les, con cerea­les; los que ten­gan ener­gías, con ellas, y los que ten­gan algu­na habi­li­dad espe­cial, con su habi­li­dad, de modo que todos nues­tros com­pa­trio­tas se movi­li­cen y que todas las armas de que dis­po­ne­mos, vie­jas y moder­nas, sean usa­das para per­tre­char a los millo­nes y millo­nes de hom­bres de las masas popu­la­res.»
  3. Se refie­re a la Reso­lu­ción sobre la pre­sen­te situa­ción polí­ti­ca y las tareas del Par­ti­do, adop­ta­da en la reunión del Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, cele­bra­da el 25 de diciem­bre de 1935 en Wayao­pao, Nor­te de Shen­sí. Esta Reso­lu­ción hizo un aná­li­sis com­ple­to de la situa­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal de esa épo­ca y de los cam­bios ope­ra­dos en las rela­cio­nes de cla­se den­tro de Chi­na y defi­nió la polí­ti­ca del Par­ti­do. La Reso­lu­ción dice en par­te lo siguien­te: «La situa­ción actual nos mues­tra que las ten­ta­ti­vas del impe­ria­lis­mo japo­nés de ane­xar­se Chi­na han sacu­di­do a todo el país y al mun­do ente­ro. En la vida polí­ti­ca de Chi­na, se han pro­du­ci­do o se están pro­du­cien­do nue­vos cam­bios en las rela­cio­nes entre las diver­sas cla­ses, capas socia­les, par­ti­dos polí­ti­cos y fuer­zas arma­das. Está sur­gien­do una nue­va ali­nea­ción de fuer­zas tan­to en el fren­te revo­lu­cio­na­rio nacio­nal como en el fren­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio nacio­nal. De ahí que la línea tác­ti­ca del Par­ti­do con­sis­ta en movi­li­zar, unir y orga­ni­zar a las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de todo el país y de toda la nación para luchar con­tra el enemi­go prin­ci­pal del momen­to: el impe­ria­lis­mo japo­nés y Chiang Kai-shek, cabe­ci­lla de los ven­de­pa­trias. Todos los indi­vi­duos, todos los par­ti­dos, todas las uni­da­des arma­das y todas las cla­ses, siem­pre que se opon­gan al impe­ria­lis­mo japo­nés y al ven­de­pa­tria Chiang Kai-shek, deben unir­se para empren­der una sagra­da gue­rra revo­lu­cio­na­ria nacio­nal, expul­sar de Chi­na al impe­ria­lis­mo japo­nés, derri­bar la domi­na­ción de sus laca­yos en Chi­na, con­quis­tar la libe­ra­ción com­ple­ta de la nación chi­na y sal­va­guar­dar la inde­pen­den­cia y la inte­gri­dad terri­to­rial del país. Sólo con el esta­ble­ci­mien­to del más amplio fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés (que abar­que tan­to las capas infe­rio­res como las supe­rio­res), podre­mos derro­tar al impe­ria­lis­mo japo­nés y su laca­yo Chiang Kai-shek. Es cier­to que los dis­tin­tos indi­vi­duos, orga­ni­za­cio­nes, cla­ses y capas socia­les y uni­da­des arma­das toman par­te en la revo­lu­ción nacio­nal anti­ja­po­ne­sa obe­de­cien­do a dife­ren­tes móvi­les y con dife­ren­tes posi­cio­nes de cla­se. Algu­nos lo hacen para con­ser­var sus posi­cio­nes actua­les; otros, para lograr la hege­mo­nía en el movi­mien­to de modo que éste no exce­da los lími­tes has­ta don­de ellos per­mi­ten lle­gar, y los ter­ce­ros, pare tra­ba­jar sin­ce­ra­men­te por la libe­ra­ción com­ple­ta de la nación chi­na. Pre­ci­sa­men­te debi­do a que sus móvi­les y posi­cio­nes de cla­se son dife­ren­tes, unos vaci­la­rán y trai­cio­na­rán en el mis­mo comien­zo de la lucha, otros pue­den vol­ver­se pasi­vos o reti­rar­se de la lucha a medio camino, y los ter­ce­ros lucha­rán has­ta el fin. Sin embar­go, nues­tra tarea con­sis­te en unir no sólo a todas las posi­bles fuer­zas bási­cas anti­ja­po­ne­sas, sino tam­bién a todos los posi­bles alia­dos anti­ja­po­ne­ses, y con­se­guir que en el país todos con­tri­bu­yan con lo que pue­dan, sean ener­gías, dine­ro, armas o cono­ci­mien­tos, sin que nin­gún patrio­ta chino per­ma­nez­ca al mar­gen del fren­te anti­ja­po­nés. Tal es la línea gene­ral de la tác­ti­ca del Par­ti­do para la for­ma­ción del más amplio fren­te úni­co nacio­nal. Sólo siguien­do esta línea, podre­mos movi­li­zar las fuer­zas de todo el pue­blo para hacer fren­te al enemi­go común: el impe­ria­lis­mo japo­nés y el ven­de­pa­tria Chiang Kai-shek. La cla­se obre­ra y el cam­pe­si­na­do siguen sien­do la fuer­za motriz fun­da­men­tal de la revo­lu­ción chi­na. Las amplias masas de la peque­ña bur­gue­sía y los inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios son sus alia­dos más segu­ros en la revo­lu­ción nacio­nal. La sóli­da alian­za de los obre­ros, los cam­pe­si­nos y la peque­ña bur­gue­sía cons­ti­tu­ye la fuer­za bási­ca que per­mi­ti­rá derro­tar a los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses y a los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias chi­nos. El que un sec­tor de la bur­gue­sía nacio­nal y de los cau­di­llos mili­ta­res expre­se sim­pa­tía, man­ten­ga una neu­tra­li­dad bené­vo­la o par­ti­ci­pe direc­ta­men­te en la lucha con­tra el Japón y los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias, favo­re­ce­rá la amplia­ción del fren­te anti­ja­po­nés, por mucho que ese sec­tor desaprue­be la revo­lu­ción agra­ria y el Poder rojo. Pues tal cosa sig­ni­fi­ca­rá res­tar­lo a la fuer­za total de la con­tra­rre­vo­lu­ción para sumar­lo a la fuer­za total de la revo­lu­ción. Con este pro­pó­si­to, el Par­ti­do debe uti­li­zar todos los medios y for­mas apro­pia­dos para atraer a esas fuer­zas al fren­te anti­ja­po­nés. Ade­más, den­tro del cam­po de la cla­se terra­te­nien­te y de la bur­gue­sía com­pra­do­ra tam­po­co exis­te com­ple­ta uni­dad. Dado que la dispu­ta por Chi­na entre nume­ro­sas poten­cias impe­ria­lis­tas ha hecho sur­gir dife­ren­tes gru­pos de ven­de­pa­trias a su ser­vi­cio, con sus con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos, el Par­ti­do tam­bién debe recu­rrir a diver­sos medios para que, por el momen­to, algu­nas de las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias no se opon­gan acti­va­men­te al fren­te anti­ja­po­nés. La mis­ma tác­ti­ca debe apli­car­se hacia las poten­cias impe­ria­lis­tas a excep­ción del Japón. Al movi­li­zar, unir y orga­ni­zar a las fuer­zas de todo el pue­blo chino para luchar con­tra el enemi­go común, el Par­ti­do debe com­ba­tir resuel­ta­men­te y sin titu­beos toda ten­den­cia a la vaci­la­ción, con­ci­lia­ción, capi­tu­la­ción o trai­ción que se obser­ve en el seno del fren­te úni­co anti­ja­po­nés. Quien­quie­ra que soca­ve el movi­mien­to anti­ja­po­nés del pue­blo chino es un cola­bo­ra­cio­nis­ta y ven­de­pa­tria, y todos debe­mos com­ba­tir­lo. El Par­ti­do Comu­nis­ta debe con­quis­tar la hege­mo­nía en el fren­te anti­ja­po­nés median­te sus fir­mes y acer­ta­das pala­bras y actos con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés y los cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias. Sólo bajo la direc­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta podrá el movi­mien­to anti­ja­po­nés ver­se coro­na­do con la vic­to­ria com­ple­ta. En cuan­to a las gran­des masas popu­la­res que par­ti­ci­pan en la gue­rra anti­ja­po­ne­sa, es nece­sa­rio satis­fa­cer sus reivin­di­ca­cio­nes rela­cio­na­das con sus intere­ses fun­da­men­ta­les (la reivin­di­ca­ción de los cam­pe­si­nos por la tie­rra y las reivin­di­ca­cio­nes de los obre­ros, los sol­da­dos, los pobres de la ciu­dad y los inte­lec­tua­les por mejo­res con­di­cio­nes de vida). Sólo satis­fa­cien­do estas reivin­di­ca­cio­nes, es posi­ble movi­li­zar e incor­po­rar con aún mayor ampli­tud a las masas popu­la­res a la lucha con­tra el Japón, man­te­ner fir­me el movi­mien­to anti­ja­po­nés y con­du­cir­lo a la vic­to­ria com­ple­ta. Y sólo así podrá el Par­ti­do con­quis­tar la hege­mo­nía en la gue­rra anti­ja­po­ne­sa».
  4. El 5 de mayo de 1936, el Ejér­ci­to Rojo expi­dió un tele­gra­ma abier­to al gobierno de Nan­kín exi­gién­do­le que pusie­se fin a la gue­rra civil y enta­bla­se nego­cia­cio­nes de paz con el Par­ti­do Comu­nis­ta con miras a lograr la uni­dad con­tra el Japón. El tex­to com­ple­to del tele­gra­ma es como sigue: «Al Con­se­jo Mili­tar del Gobierno Nacio­nal de Nan­kín; a todas las fuer­zas de tie­rra, mar y aire; a todos los par­ti­dos y gru­pos polí­ti­cos; a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les; a todos los perió­di­cos, y a todos los com­pa­trio­tas que no quie­ren ser escla­vos de una nación extran­je­ra: Des­de que cru­zó el río Ama­ri­llo en su expe­di­ción al Este, la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa del Ejér­ci­to Rojo del Pue­blo Chino, orga­ni­za­da por la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo de Chi­na, ha alcan­za­do vic­to­rias en todas par­tes y se ha gran­jea­do la adhe­sión y el apo­yo de todo el país. Sin embar­go, cuan­do la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa aca­ba­ba de ocu­par el ferro­ca­rril Tatung-Puchou y se pre­pa­ra­ba acti­va­men­te para mar­char hacia el Este, rum­bo a Jopei, a fin de entrar en com­ba­te direc­to con los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses, Chiang Kai-shek envió a Shan­sí más de diez divi­sio­nes para cerrar, en coope­ra­ción con Yen Si-shan, el paso a dichas fuer­zas del Ejér­ci­to Rojo en su mar­cha hacia el fren­te de la lucha anti­ja­po­ne­sa; ade­más, orde­nó a las tro­pas al man­do de Chang Süe-liang y Yang Ju-cheng así como a las tro­pas del Nor­te de Shen­sí que avan­za­ran sobre la zona roja de Shen­sí-Kan­sú para hos­ti­gar la reta­guar­dia de nues­tra lucha anti­ja­po­ne­sa. A fin de poder entrar en com­ba­te direc­to con los inva­so­res japo­ne­ses, la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa del Ejér­ci­to Rojo del Pue­blo Chino debe­ría haber con­cen­tra­do todas sus fuer­zas y ani­qui­la­do a las tro­pas de Chiang que le cerra­ban el paso en su mar­cha hacia el fren­te de la lucha anti­ja­po­ne­sa. Pero lue­go de dete­ni­da deli­be­ra­ción, la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo lle­gó a la siguien­te con­clu­sión: en la actual cri­sis nacio­nal, una bata­lla deci­si­va entre ambas par­tes, gáne­la quien la gane, sólo redun­da­rá en per­jui­cios para la capa­ci­dad defen­si­va de Chi­na y lle­na­rá de gozo a los impe­ria­lis­tas japo­ne­ses. Ade­más, en las tro­pas de Chiang Kai-shek y de Yen Si-shan hay no pocos ofi­cia­les y sol­da­dos patrio­tas, deseo­sos de poner fin a la gue­rra civil y lograr la uni­dad con­tra el Japón, quie­nes al obe­de­cer la orden de Chiang y Yen de cerrar el paso al Ejér­ci­to Rojo en su mar­cha hacia el fren­te de la lucha anti­ja­po­ne­sa, están en reali­dad actuan­do en con­tra de su pro­pia con­cien­cia. Por eso, para pre­ser­var la capa­ci­dad defen­si­va de Chi­na y con­tri­buir a la pron­ta ini­cia­ción de la gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón, para poner deci­di­da­men­te en prác­ti­ca las pro­po­si­cio­nes hechas en nues­tros repe­ti­dos men­sa­jes a la nación sobre el cese de la gue­rra civil y la uni­dad con­tra el Japón, así como para ace­le­rar el des­per­tar final de Chiang Kai-shek y de los mili­ta­res patrio­tas de su ejér­ci­to, la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo dis­pu­so que la Van­guar­dia Anti­ja­po­ne­sa popu­lar se reple­ga­ra a las zonas situa­das al Oes­te del río Ama­ri­llo, a pesar de sus nume­ro­sas vic­to­rias en Shan­sí. Con esta acción, reite­ra­mos ante el gobierno de Nan­kín, ante todas las fuer­zas de tie­rra, mar y aire del país y ente todo el pue­blo chino, la sin­ce­ri­dad de nues­tras inten­cio­nes; con el pro­pó­si­to de poner fin a la gue­rra civil y luchar con­tra el Japón, esta­mos dis­pues­tos a lle­gar a un alto el fue­go en el tér­mino de un mes con todas las uni­da­des arma­das que ata­can al Ejér­ci­to Rojo anti­ja­po­nés, y a cele­brar nego­cia­cio­nes de paz con ellas. La Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo les advier­te solem­ne­men­te, seño­res del gobierno de Nan­kín, que, en estos momen­tos crí­ti­cos en que el peli­gro de una inmi­nen­te sub­yu­ga­ción y exter­mi­nio se cier­ne sobre nues­tro país y nues­tro pue­blo, ya es hora de que uste­des se arre­pien­tan y cam­bien de rum­bo y, guián­do­se por el espí­ri­tu del dicho ‘her­ma­nos que se dispu­tan en casa, fren­te al ata­que de fue­ra se unen’, pon­gan fin a la gue­rra civil en todo el país, pri­me­ra­men­te en Shen­sí, Kan­sú y Shan­sí; hecho esto, las dos par­tes debe­rán desig­nar dele­ga­dos con el obje­to de dis­cu­tir las medi­das con­cre­tas a tomar para resis­tir al Japón y sal­var a la nación. Esto será una dicha tan­to para la nación y el país como para uste­des mis­mos. Pero si uste­des se nie­gan obs­ti­na­da­men­te a pres­tar oídos a la razón y pre­fie­ren ser cola­bo­ra­cio­nis­tas y ven­de­pa­trias, ter­mi­na­rán por ver des­mo­ro­nar­se su domi­na­ción, y serán inevi­ta­ble­men­te repu­dia­dos y derri­ba­dos por todo el pue­blo. Un anti­guo pro­ver­bio dice: “Aquel a quien mil dedos seña­lan, mue­re sin estar enfer­mo”. Y otro dice: “El car­ni­ce­ro que deja a un lado su cuchi­lla, se con­vier­te al ins­tan­te en Buda”. Les reco­men­da­mos, seño­res, que refle­xio­nen y mas­ti­quen bien estas pala­bras. Ade­más, la Comi­sión Mili­tar Revo­lu­cio­na­ria del Ejér­ci­to Rojo lla­ma a todas las orga­ni­za­cio­nes socia­les, par­ti­dos y com­pa­trio­tas que no quie­ran ser escla­vos de una nación extran­je­ra, a apo­yar nues­tra pro­po­si­ción de alto el fue­go, de nego­cia­cio­nes de paz y de uni­dad con­tra el Japón, a orga­ni­zar comi­tés de acción pala poner fin a la gue­rra civil, a enviar dele­ga­dos al fren­te para lograr el alto el fue­go de ambas par­tes y a urgir y super­vi­sar el cum­pli­mien­to cabal de esta pro­po­si­ción».
  5. La con­sig­na de «Repú­bli­ca popu­lar» fue for­mu­la­da en la Reso­lu­ción sobre la pre­sen­te situa­ción polí­ti­ca y las tareas del Par­ti­do, adop­ta­da en la reunión de diciem­bre de 1935 del Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, y en el infor­me del cama­ra­da Mao Zedong Sobre la tác­ti­ca de la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo japo­nés. Lue­go, en vis­ta de las exi­gen­cias de la situa­ción, el Par­ti­do adop­tó la polí­ti­ca de obli­gar a Chiang Kai-shek a luchar con­tra el Japón y, cal­cu­lan­do que la men­cio­na­da con­sig­na no sería acep­ta­da por la cama­ri­lla de Chiang Kai-shek, la sus­ti­tu­yó por la de «Repú­bli­ca demo­crá­ti­ca» en una car­ta diri­gi­da al Kuo­min­tang en agos­to de 1936. Más tar­de, en la «Reso­lu­ción sobre la nue­va situa­ción en El movi­mien­to por la resis­ten­cia al Japón y la sal­va­ción nacio­nal y sobre la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca», apro­ba­da por el Comi­té Cen­tral del Par­ti­do en sep­tiem­bre del mis­mo año, se expli­có en tér­mi­nos con­cre­tos esta últi­ma con­sig­na. Ambas con­sig­nas, aun­que dis­tin­tas en la For­ma, sig­ni­fi­ca­ban en esen­cia lo mis­mo. A con­ti­nua­ción se trans­cri­ben dos párra­fos con­cer­nien­tes al pro­ble­ma de la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, saca­dos de esta Reso­lu­ción. «El Comi­té Cen­tral del Par­ti­do con­si­de­ra que, en la situa­ción actual, es nece­sa­rio lan­zar la con­sig­na de “Esta­ble­cer una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca”, por­que ésta es la mejor mane­ra de unir a todas las fuer­zas anti­ja­po­ne­sas para garan­ti­zar la inte­gri­dad terri­to­rial de Chi­na y pre­ve­nir la catás­tro­fe de la sub­yu­ga­ción del país y el exter­mi­nio del pue­blo chino, y por­que, ade­más, esta con­sig­na, sur­gi­da de las reivin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas de las gran­des masas popu­la­res, es la más apro­pia­da para la for­ma­ción de un fren­te úni­co. Por repú­bli­ca demo­crá­ti­ca se entien­de una demo­cra­cia geo­grá­fi­ca­men­te más exten­sa que la dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca obre­ro-cam­pe­si­na exis­ten­te en una par­te del terri­to­rio nacio­nal, y un sis­te­ma polí­ti­co mucho más pro­gre­sis­ta que la dic­ta­du­ra uni­par­ti­dis­ta ins­tau­ra­da por el Kuo­min­tang en las zonas prin­ci­pa­les de Chi­na; por eso, ella pue­de garan­ti­zar mejor un amplio desa­rro­llo de la gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón y el logro de la vic­to­ria defi­ni­ti­va. Ade­más, la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca no sólo per­mi­ti­rá a los más vas­tos sec­to­res del pue­blo chino par­ti­ci­par en la vida polí­ti­ca nacio­nal, ele­var su con­cien­cia polí­ti­ca e incre­men­tar su Fuer­za orga­ni­za­da, sino que ofre­ce­rá al pro­le­ta­ria­do chino y su guía, el Par­ti­do Comu­nis­ta, un dila­ta­do cam­po de acción para su lucha por la vic­to­ria futu­ra del socia­lis­mo. Por lo tan­to, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na decla­ra su acti­vo apo­yo al movi­mien­to por una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. Decla­ra asi­mis­mo que cuan­do se esta­blez­ca la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca en toda Chi­na y se con­vo­que un par­la­men­to ele­gi­do por sufra­gio uni­ver­sal, las zonas rojas entra­rán a for­mar par­te de la repú­bli­ca, su pobla­ción ele­gi­rá sus repre­sen­tan­tes al par­la­men­to, y en ellas se pon­drá en prác­ti­ca el mis­mo sis­te­ma demo­crá­ti­co.» «El Comi­té Cen­tral sub­ra­ya que sólo desa­rro­llan­do sin cesar el movi­mien­to de todo el pue­blo chino por la resis­ten­cia al Japón y la sal­va­ción nacio­nal, amplian­do el fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés de todos los par­ti­dos, gru­pos polí­ti­cos, círcu­los socia­les y fuer­zas arma­das, for­ta­le­cien­do el papel de direc­ción polí­ti­ca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en el fren­te úni­co nacio­nal, refor­zan­do al máxi­mo el Poder rojo y el Ejér­ci­to Rojo, y sos­te­nien­do una resuel­ta lucha con­tra toda pala­bra o acto entre­guis­ta y humi­llan­te o ten­dien­te a debi­li­tar el fren­te úni­co nacio­nal, es como podre­mos impul­sar al gobierno kuo­min­ta­nis­ta de Nan­kín a que opon­ga resis­ten­cia al Japón y sen­tar los pre­rre­qui­si­tos para el esta­ble­ci­mien­to de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. Sin una lucha dura y per­sis­ten­te, sin la movi­li­za­ción de todo el pue­blo chino y sin un ascen­so revo­lu­cio­na­rio, será impo­si­ble crear una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. En el trans­cur­so de su lucha por la repú­bli­ca demo­crá­ti­ca, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na debe esfor­zar­se para que ésta comien­ce por poner en prác­ti­ca el Pro­gra­ma de Diez Pun­tos para la Resis­ten­cia al Japón y por la Sal­va­ción Nacio­nal, for­mu­la­do por nues­tro Par­ti­do, y lle­ve ade­lan­te las tareas bási­cas de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa de Chi­na has­ta cum­plir­las ínte­gra­men­te.»
  6. El tex­to de este tele­gra­ma, envia­do el lo de febre­ro de 1937, es el siguien­te: «A la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang Seño­res: Toda la nación cele­bra con rego­ci­jo el arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían. De aho­ra en ade­lan­te, será posi­ble lle­var a cabo la polí­ti­ca de paz inter­na, de uni­dad y de soli­da­ri­dad con­tra la agre­sión extran­je­ra; ésta es una dicha para todo el país y toda la nación. En momen­tos en que los inva­so­res japo­ne­ses actúan con desen­freno y la super­vi­ven­cia de la nación chi­na pen­de de un hilo, nues­tro Par­ti­do espe­ra viva­men­te que, en con­so­nan­cia con tal polí­ti­ca, la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral de su par­ti­do adop­te los siguien­tes pun­tos como polí­ti­ca del Esta­do: 1) Poner fin a todas las gue­rras civi­les y con­cen­trar toda la fuer­za del país en una resis­ten­cia con­jun­ta a la agre­sión extran­je­ra; 2) Garan­ti­zar las liber­ta­des de pala­bra, reunión y aso­cia­ción, y poner en liber­tad a todos los pre­sos polí­ti­cos; 3) Con­vo­car a una con­fe­ren­cia de repre­sen­tan­tes de todos los par­ti­dos, gru­pos polí­ti­cos, círcu­los socia­les y fuer­zas arma­das, y reunir a toda la gen­te de talen­to del país en un empe­ño común por sal­var a la nación; 4) Com­ple­tar rápi­da­men­te todos los pre­pa­ra­ti­vos para una gue­rra de resis­ten­cia con­tra el Japón, y 5) Mejo­rar las con­di­cio­nes de vida del pue­blo. i la III Sesión Ple­na­ria del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral de su par­ti­do pue­de esta­ble­cer resuel­ta y fir­me­men­te lo ante­rior como polí­ti­ca del Esta­do, nues­tro Par­ti­do se com­pro­me­te a lo siguien­te como mues­tra de la sin­ce­ri­dad de su afán de soli­da­ri­dad con­tra la agre­sión extran­je­ra: 1) Sus­pen­der en todo el país la polí­ti­ca de derro­car al Gobierno Nacio­nal median­te la insu­rrec­ción arma­da; 2) Cam­biar el nom­bre del Gobierno Demo­crá­ti­co de Obre­ros y Cam­pe­si­nos por el de Gobierno de la Región Espe­cial de la Repú­bli­ca de Chi­na, y cam­biar el nom­bre del Ejér­ci­to Rojo hacién­do­lo for­mar par­te del Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio Nacio­nal, de modo que dicho Gobierno y dicho Ejér­ci­to que­den direc­ta­men­te den­tro de la juris­dic­ción del Gobierno Cen­tral de Nan­kín y de su Con­se­jo Mili­tar, res­pec­ti­va­men­te; 3) Poner en prác­ti­ca en el terri­to­rio admi­nis­tra­do por el Gobierno de la Región Espe­cial un cabal sis­te­ma demo­crá­ti­co basa­do en el sufra­gio uni­ver­sal y 4) Sus­pen­der la polí­ti­ca de con­fis­ca­ción de las tie­rras de los terra­te­nien­tes y lle­var resuel­ta­men­te a la prác­ti­ca el pro­gra­ma común del fren­te úni­co nacio­nal anti­ja­po­nés».
  7. En noviem­bre y diciem­bre de 1936, más de 45–000 obre­ros de 26 fábri­cas tex­ti­les japo­ne­sas y chi­nas de Shang­hai rea­li­za­ron una gran huel­ga. En diciem­bre, los obre­ros de todas las fábri­cas tex­ti­les japo­ne­sas de Ching­tao decla­ra­ron una huel­ga de soli­da­ri­dad. Los obre­ros de Shang­hai gana­ron la huel­ga: sus sala­rios fue­ron aumen­ta­dos en un 5 por cien­to a par­tir de noviem­bre y los patro­nes de las fábri­cas se com­pro­me­tie­ron a no des­pe­dir arbi­tra­ria­men­te a los obre­ros y a no gol­pear­los ni insul­tar­los. La huel­ga de Ching­tao, sin embar­go, fue repri­mi­da por la infan­te­ría de mari­na japo­ne­sa.
  8. Des­pués de que los inva­so­res japo­ne­ses ocu­pa­ron en 1933 Shan­jai­kuan y pene­tra­ron en el Nor­te de Chi­na y, espe­cial­men­te, des­pués de la fir­ma del «Acuer­do Je-Ume­zu» en 1935, los impe­ria­lis­tas ingle­ses y nor­te­ame­ri­ca­nos, al ver direc­ta­men­te per­ju­di­ca­dos sus intere­ses en el Nor­te y el Cen­tro de Chi­na, comen­za­ron a cam­biar de acti­tud fren­te al Japón e influ­ye­ron en la polí­ti­ca del gobierno de Chiang Kai-shek hacia ese país. Cuan­do en 1936 se pro­du­jo el Inci­den­te de Sían, Ingla­te­rra pro­pu­so recha­zar las deman­das japo­ne­sas per­ju­di­cia­les para sus intere­ses en Chi­na, e inclu­so dejó entre­ver que el gobierno de Chiang Kai-shek, con tal que man­tu­vie­se su domi­na­ción sobre el pue­blo chino, bien podría «entrar en algu­na suer­te de alian­za con el Par­ti­do Comu­nis­ta», con miras a ases­tar gol­pes a la polí­ti­ca de agre­sión del Japón.
  9. En junio de 1936, Li Tsung-yen y Pai Chung-si, cau­di­llos mili­ta­res de Kuang­sí, y Chen Chi-tang, cau­di­llo mili­tar de Kuang­tung, decla­ra­ron su opo­si­ción con­jun­ta a Chiang Kai-shek so pre­tex­to de «resis­tir al Japón y sal­var a la nación». En agos­to, esta opo­si­ción fue des­he­cha por Chiang Kai-shek recu­rrien­do a la corrup­ción y la divi­sión.
  10. Las tro­pas japo­ne­sas y las tro­pas títe­res empren­die­ron en agos­to de 1936 la inva­sión de la pro­vin­cia de Sui­yuán. En noviem­bre, las tro­pas chi­nas allí acan­to­na­das les opu­sie­ron resis­ten­cia, y todo el pue­blo ini­ció un movi­mien­to en apo­yo de esta resis­ten­cia.
  11. Des­pués de la con­clu­sión del «Acuer­do Je-Ume­zu» en 1935, bajo la pre­sión de la cre­cien­te marea anti­ja­po­ne­sa del pue­blo chino y bajo la influen­cia de la polí­ti­ca rela­ti­va­men­te dura del impe­ria­lis­mo anglo-nor­te­ame­ri­cano con res­pec­to al Japón, el gobierno kuo­min­ta­nis­ta de Nan­kín tomó fren­te a éste una acti­tud algo más fir­me. En las nego­cia­cio­nes cele­bra­das con el Japón de sep­tiem­bre a diciem­bre de 1936, el gobierno del Kuo­min­tang recu­rrió a tác­ti­cas dila­to­rias, de mane­ra que las nego­cia­cio­nes se sus­pen­die­ron sin haber lle­ga­do a nin­gún resul­ta­do.
  12. Se refie­re a la reunión del Comi­té Eje­cu­ti­vo Cen­tral del Kuo­min­tang cele­bra­da en Nan­kín el 15 de febre­ro de 1937, des­pués del arre­glo pací­fi­co del Inci­den­te de Sían.
  13. El gran escri­tor chino Lu Sin creó en A Q, pro­ta­go­nis­ta de su famo­sa nove­la La ver­da­de­ra his­to­ria de A Q, el tipo de los que siem­pre se con­sue­lan de sus des­gra­cias y fra­ca­sos en la vida real con­si­de­rán­do­los como «vic­to­rias mora­les».
  14. Se refie­re a los prin­ci­pios y el pro­gra­ma for­mu­la­dos por Sun Yat-sen res­pec­to de tres cues­tio­nes: el nacio­na­lis­mo, la demo­cra­cia y la vida del pue­blo, y no a su con­cep­ción del mun­do ni a su ideo­lo­gía. En la eta­pa de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co­bur­gue­sa, los comu­nis­tas esta­ban de acuer­do con los pun­tos bási­cos del pro­gra­ma de Sun Yat-sen y coope­ra­ron con él; pero esto no sig­ni­fi­ca que estu­vie­ran de acuer­do con la con­cep­ción del mun­do o la ideo­lo­gía de la bur­gue­sía y la peque­ña bur­gue­sía, que él repre­sen­ta­ba. Como van­guar­dia del pro­le­ta­ria­do chino, los comu­nis­tas dife­rían radi­cal­men­te de Sun Yat-sen en cuan­to a la con­cep­ción del mun­do o ideo­lo­gía, así como al enfo­que teó­ri­co del pro­ble­ma nacio­nal y de otros pro­ble­mas. Véa­se Sobre la nue­va demo­cra­cia, Obras Esco­gi­das de Mao Zedong, t. II.
  15. Reor­ga­ni­za­do por Sun Yat-sen en 1924, el Kuo­min­tang se con­vir­tió en una alian­za revo­lu­cio­na­ria de varias cla­ses, y en él ingre­sa­ron comu­nis­tas a títu­lo indi­vi­dual. Al trai­cio­nar a la revo­lu­ción en 1927, el Kuo­min­tang masa­cró en todo el país a los comu­nis­tas y a muchos de sus pro­pios miem­bros de izquier­da, ver­da­de­ros par­ti­da­rios de las Tres Gran­des Polí­ti­cas de Sun Yat-sen, y a esto lo lla­mó «depu­ra­ción del par­ti­do». A par­tir de enton­ces el Kuo­min­tang dege­ne­ró en un par­ti­do con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de los gran­des terra­te­nien­tes y la gran bur­gue­sía.
  16. Se refie­re a la situa­ción crea­da por la direc­ción opor­tu­nis­ta del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do en la pri­me­ra mitad de 1927.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: