Pro­ble­mas estra­té­gi­cos de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en Chi­na

Las leyes de la gue­rra se desa­rro­llan

Las leyes de la gue­rra cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma que debe estu­diar y resol­ver quien­quie­ra que diri­ja una gue­rra.

Las leyes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma que debe estu­diar y resol­ver quien­quie­ra que diri­ja una gue­rra revo­lu­cio­na­ria.

Las leyes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na cons­ti­tu­yen un pro­ble­ma que debe estu­diar y resol­ver quien­quie­ra que diri­ja la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na.

Esta­mos hacien­do una gue­rra. Nues­tra gue­rra es una gue­rra revo­lu­cio­na­ria, y ésta se desa­rro­lla en Chi­na, país semi­co­lo­nial y semi­feu­dal. Por lo tan­to, debe­mos estu­diar no sólo las leyes gene­ra­les de la gue­rra, sino tam­bién las leyes espe­cí­fi­cas de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y las leyes aún más espe­cí­fi­cas de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na. Es bien sabi­do que, al hacer una cosa, cual­quie­ra que sea, a menos que se com­pren­dan sus cir­cuns­tan­cias reales, su natu­ra­le­za y sus rela­cio­nes con otras cosas, no se cono­ce­rán las leyes que la rigen, ni se sabrá cómo hacer­la, ni se podrá lle­var­la a feliz tér­mino.

La gue­rra, que ha exis­ti­do des­de la apa­ri­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y las cla­ses, es la for­ma más alta de lucha para resol­ver las con­tra­dic­cio­nes entre cla­ses, nacio­nes, Esta­dos o gru­pos polí­ti­cos, cuan­do estas con­tra­dic­cio­nes han lle­ga­do a una deter­mi­na­da eta­pa de su desa­rro­llo. Si no se com­pren­den las cir­cuns­tan­cias reales de la gue­rra, su natu­ra­le­za y sus rela­cio­nes con otros fenó­me­nos, no se cono­ce­rán sus leyes, ni se sabrá cómo diri­gir­la, ni se podrá triun­far.

La gue­rra revo­lu­cio­na­ria, ya sea una gue­rra revo­lu­cio­na­ria de cla­ses o una gue­rra nacio­nal revo­lu­cio­na­ria, ade­más de las cir­cuns­tan­cias y natu­ra­le­za inhe­ren­tes a la gue­rra en gene­ral, tie­ne sus cir­cuns­tan­cias y natu­ra­le­za espe­cí­fi­cas. Por lo tan­to, apar­te de las leyes gene­ra­les de la gue­rra, tie­ne sus leyes espe­cí­fi­cas. Si no se com­pren­den estas cir­cuns­tan­cias y natu­ra­le­za espe­cí­fi­cas, si no se com­pren­den estas leyes espe­cí­fi­cas, es impo­si­ble diri­gir una gue­rra revo­lu­cio­na­ria y lograr la vic­to­ria en ella.

La gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na, ya sea una gue­rra civil o una gue­rra nacio­nal, se desa­rro­lla en las cir­cuns­tan­cias pro­pias de Chi­na, y tie­ne sus cir­cuns­tan­cias y natu­ra­le­za espe­cí­fi­cas, que la dis­tin­guen tan­to de la gue­rra en gene­ral como de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en gene­ral. Por lo tan­to, ade­más de las leyes de la gue­rra en gene­ral y de las leyes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en gene­ral, tie­ne sus leyes espe­cí­fi­cas. Si no se com­pren­de todo esto, es impo­si­ble con­quis­tar la vic­to­ria en la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na.

Por con­si­guien­te, debe­mos estu­diar las leyes de la gue­rra en gene­ral, estu­diar tam­bién las de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y estu­diar, final­men­te, las de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na.

Cier­tas per­so­nas sos­tie­nen un pun­to de vis­ta erró­neo, que ya refu­ta­mos hace tiem­po. Afir­man que sólo es nece­sa­rio estu­diar las leyes de la gue­rra en gene­ral, o dicho más con­cre­ta­men­te, que bas­ta sólo con seguir los manua­les mili­ta­res publi­ca­dos por el gobierno reac­cio­na­rio chino o por las escue­las mili­ta­res reac­cio­na­rias de Chi­na. No ven que esos manua­les expo­nen úni­ca­men­te las leyes de la gue­rra en gene­ral y, ade­más, son copia­dos ente­ra­men­te del extran­je­ro. Si los copia­mos y apli­ca­mos al pie de la letra, sin el menor cam­bio de for­ma ni de con­te­ni­do, sere­mos como quien «se recor­ta los pies para que le que­pan en los zapa­tos» y sufri­re­mos derro­tas. Argu­men­tan: ¿Por qué no han de ser­vir­nos los cono­ci­mien­tos adqui­ri­dos en el pasa­do a cos­ta de san­gre? No com­pren­den que, si bien debe­mos apre­ciar la expe­rien­cia adqui­ri­da en el pasa­do a cos­ta de san­gre, debe­mos tam­bién apre­ciar la expe­rien­cia que hemos paga­do con nues­tra pro­pia san­gre.

Otras per­so­nas sos­tie­nen un pun­to de vis­ta igual­men­te erró­neo, que tam­bién refu­ta­mos hace tiem­po. Dicen que sólo es nece­sa­rio estu­diar la expe­rien­cia de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Rusia, o dicho más con­cre­ta­men­te, que bas­ta sólo con seguir las leyes que rigie­ron la direc­ción de la gue­rra civil de la Unión Sovié­ti­ca y los manua­les mili­ta­res publi­ca­dos por las ins­ti­tu­cio­nes mili­ta­res sovié­ti­cas. No se dan cuen­ta de que esas leyes y manua­les refle­jan las carac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res de la gue­rra civil y del Ejér­ci­to Rojo de la Unión Sovié­ti­ca. Si los copia­mos y apli­ca­mos al pie de la letra, sin hacer nin­gún cam­bio, tam­bién sere­mos como quien «se recor­ta los pies para que le que­pan en los zapa­tos» y sufri­re­mos derro­tas. Estas per­so­nas razo­nan así: Si nues­tra gue­rra es una gue­rra revo­lu­cio­na­ria, como la de la Unión Sovié­ti­ca, y si ésta ha triun­fa­do, ¿qué alter­na­ti­va cabe sino seguir en todo su ejem­plo? No saben que, si bien debe­mos tener en espe­cial esti­ma la expe­rien­cia de la gue­rra de la Unión Sovié­ti­ca, por­que es una expe­rien­cia de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de la épo­ca con­tem­po­rá­nea, expe­rien­cia adqui­ri­da bajo la direc­ción de Lenin y Sta­lin, igual­men­te debe­mos apre­ciar la expe­rien­cia de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de Chi­na, pues la revo­lu­ción chi­na y el Ejér­ci­to Rojo de Chi­na tie­nen muchas con­di­cio­nes par­ti­cu­la­res.

Hay tam­bién per­so­nas que sos­tie­nen otro pun­to de vis­ta no menos erró­neo, que hace tiem­po igual­men­te refu­ta­mos. Dicen que la expe­rien­cia de la Expe­di­ción al nor­te de 1926 – 1927 es la más valio­sa y que debe­mos apren­der de ella, o dicho más con­cre­ta­men­te, debe­mos imi­tar a la Expe­di­ción al nor­te en su avan­ce impe­tuo­so y en la con­quis­ta de las gran­des ciu­da­des. No com­pren­den que, si bien debe­mos estu­diar la expe­rien­cia de la Expe­di­ción al nor­te, no debe­mos copiar­la ni apli­car­la en for­ma mecá­ni­ca, dado que nues­tra gue­rra actual se lle­va aca­bo en con­di­cio­nes dife­ren­tes. Debe­mos tomar de la expe­rien­cia de la Expe­di­ción al nor­te sólo lo que aún es apli­ca­ble hoy y, a la luz de las con­di­cio­nes actua­les, ela­bo­rar algo que sea nues­tro.

Así, las leyes de la direc­ción de la gue­rra cam­bian en fun­ción de las con­di­cio­nes de la gue­rra, o sea, tiem­po, lugar y carác­ter de la mis­ma. En cuan­to al fac­tor tiem­po, tan­to la gue­rra como las leyes de su direc­ción se desa­rro­llan. Cada eta­pa his­tó­ri­ca tie­ne sus carac­te­rís­ti­cas, y, por lo tan­to, las leyes de la gue­rra en cada eta­pa his­tó­ri­ca tie­nen las suyas y no pue­den ser tras­la­da­das mecá­ni­ca­men­te de una eta­pa a otra. Des­de el pun­to de vis­ta del carác­ter de la gue­rra, ya que la gue­rra revo­lu­cio­na­ria y la con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria tie­nen sus res­pec­ti­vas carac­te­rís­ti­cas, tam­bién las tie­nen sus leyes, las que no pue­den tras­la­dar­se mecá­ni­ca­men­te de una gue­rra a la otra. Des­de el pun­to de vis­ta del lugar, como cada país o nación, y en espe­cial un país o nación gran­de, tie­ne sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas, las leyes de la gue­rra en cada país o nación tam­bién tie­nen sus par­ti­cu­la­ri­da­des y tam­po­co pue­den tras­la­dar­se mecá­ni­ca­men­te de uno a otro. Al estu­diar las leyes de la direc­ción de las gue­rras que se pro­du­cen en dife­ren­tes eta­pas his­tó­ri­cas, que son de dife­ren­te carác­ter y que se sos­tie­nen en dife­ren­tes luga­res y por dife­ren­tes nacio­nes, debe­mos con­cen­trar nues­tra aten­ción en sus carac­te­rís­ti­cas y en su desa­rro­llo y opo­ner­nos a todo enfo­que mecá­ni­co del pro­ble­ma de la gue­rra.

Y esto no es todo. Para un coman­dan­te, es signo de pro­gre­so y desa­rro­llo el pasar de ser capaz de diri­gir ini­cial­men­te sólo una peque­ña agru­pa­ción a ser capaz de diri­gir una gran­de. Es tam­bién dife­ren­te ope­rar en una sola loca­li­dad que hacer­lo en muchas loca­li­da­des. Para un coman­dan­te, es igual­men­te signo de pro­gre­so y desa­rro­llo el pasar de ser capaz de ope­rar ini­cial­men­te en una sola loca­li­dad que cono­ce bien, a ser capaz de ope­rar en muchas loca­li­da­des. En vir­tud del desa­rro­llo téc­ni­co, tác­ti­co y estra­té­gi­co tan­to del enemi­go como nues­tro, las con­di­cio­nes en dis­tin­tas eta­pas de una mis­ma gue­rra tam­bién son dife­ren­tes. Sig­ni­fi­ca­rá un pro­gre­so y desa­rro­llo aún mayo­res el que un coman­dan­te capaz de ejer­cer el man­do en la eta­pa infe­rior de una gue­rra, mues­tre capa­ci­dad para ejer­cer­lo tam­bién en su eta­pa supe­rior. Si un jefe no pasa de ser capaz de diri­gir sólo una deter­mi­na­da agru­pa­ción, en una deter­mi­na­da loca­li­dad y en una deter­mi­na­da eta­pa de desa­rro­llo de una gue­rra, eso mues­tra que no ha hecho nin­gún pro­gre­so ni alcan­za­do nin­gún desa­rro­llo. Hay per­so­nas que, satis­fe­chas con una sola habi­li­dad y una visión estre­cha, jamás hacen pro­gre­so alguno. Tales per­so­nas, aun­que pue­den desem­pe­ñar algún papel en la revo­lu­ción en un lugar y momen­to dados, no pue­den desem­pe­ñar un gran papel. Nece­si­ta­mos jefes mili­ta­res que pue­dan desem­pe­ñar un papel impor­tan­te. Todas las leyes de la direc­ción de la gue­rra se desa­rro­llan a medi­da que se desa­rro­llan la his­to­ria y la gue­rra mis­ma. Nada es inmu­ta­ble.

El obje­ti­vo de la gue­rra es eli­mi­nar la gue­rra

La gue­rra, ese mons­truo de matan­za entre los hom­bres, será final­men­te eli­mi­na­da por el pro­gre­so de la socie­dad huma­na, y lo será en un futu­ro no lejano. Pero sólo hay un medio para eli­mi­nar­la: opo­ner la gue­rra a la gue­rra, opo­ner la gue­rra revo­lu­cio­na­ria a la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, opo­ner la gue­rra revo­lu­cio­na­ria nacio­nal a la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria nacio­nal y opo­ner la gue­rra revo­lu­cio­na­ria de cla­se a la gue­rra con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de cla­se. La his­to­ria cono­ce sólo dos tipos de gue­rras: las jus­tas y las injus­tas. Apo­ya­mos las gue­rras jus­tas y nos opo­ne­mos a las injus­tas. Todas las gue­rras con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias son injus­tas; todas las gue­rras revo­lu­cio­na­rias son jus­tas. Con nues­tras pro­pias manos pon­dre­mos fin a la épo­ca de las gue­rras en la his­to­ria de la huma­ni­dad, y la gue­rra que aho­ra hace­mos es indu­da­ble­men­te par­te de la gue­rra final. Pero la gue­rra que enfren­ta­mos es al mis­mo tiem­po, sin duda algu­na, par­te de la más gran­de y más cruel de todas las gue­rras. Se cier­ne sobre noso­tros la más gran­de y más cruel de todas las gue­rras injus­tas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias. Si no levan­ta­mos la ban­de­ra de la gue­rra jus­ta, la gran mayo­ría de la huma­ni­dad será devas­ta­da. La ban­de­ra de la gue­rra jus­ta de la huma­ni­dad es la ban­de­ra de la sal­va­ción de la huma­ni­dad. La ban­de­ra de la gue­rra jus­ta de Chi­na es la ban­de­ra de la sal­va­ción de Chi­na. Una gue­rra sos­te­ni­da por la gran mayo­ría de la huma­ni­dad y del pue­blo chino es indis­cu­ti­ble­men­te una gue­rra jus­ta, es la empre­sa más subli­me y glo­rio­sa para sal­var a la huma­ni­dad y a Chi­na, y un puen­te que con­du­ce a una nue­va era en la his­to­ria mun­dial. Cuan­do la socie­dad huma­na pro­gre­se has­ta lle­gar a la extin­ción de las cla­ses y del Esta­do, ya no habrá gue­rras, ni con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias ni revo­lu­cio­na­rias, ni injus­tas ni jus­tas. Esa será la era de la paz per­pe­tua para la huma­ni­dad. Al estu­diar las leyes de la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, par­ti­mos de la aspi­ra­ción de eli­mi­nar todas las gue­rras. Esta es la línea divi­so­ria entre noso­tros, los comu­nis­tas, y todas las cla­ses explo­ta­do­ras.

La estra­te­gia estu­dia las leyes que rigen la situa­ción de gue­rra en su con­jun­to

Don­de­quie­ra que haya gue­rra, exis­te una situa­ción de gue­rra en su con­jun­to. Una situa­ción de gue­rra en su con­jun­to pue­de abar­car el mun­do ente­ro, un país, una zona gue­rri­lle­ra inde­pen­dien­te o un impor­tan­te fren­te de ope­ra­cio­nes inde­pen­dien­te. Toda situa­ción de gue­rra de carác­ter tal que requie­ra una con­si­de­ra­ción glo­bal de sus aspec­tos y eta­pas, es una situa­ción de gue­rra en su con­jun­to.

Estu­diar las leyes de la direc­ción de la gue­rra que rigen una situa­ción de gue­rra en su con­jun­to, es tarea de la estra­te­gia. Estu­diar las leyes de la direc­ción de la gue­rra que rigen una situa­ción par­cial de gue­rra, es tarea de la cien­cia de las cam­pa­ñas y de la tác­ti­ca1.

¿Por qué es nece­sa­rio que el coman­dan­te de una cam­pa­ña mili­tar o de una ope­ra­ción tác­ti­ca com­pren­da en cier­to gra­do las leyes de la estra­te­gia? Por­que la com­pren­sión del con­jun­to le faci­li­ta el mane­jo de la par­te, y por­que la par­te está subor­di­na­da al con­jun­to. La idea de que la vic­to­ria estra­té­gi­ca está deter­mi­na­da por los éxi­tos tác­ti­cos es erró­nea, por­que pasa por alto el hecho de que la vic­to­ria o la derro­ta de una gue­rra depen­den, prin­ci­pal­men­te y antes que nada, de si se toman ade­cua­da­men­te en cuen­ta la situa­ción en su con­jun­to y cada una de las eta­pas de la gue­rra. Si se come­ten fal­tas o erro­res gra­ves a este res­pec­to, la gue­rra se per­de­rá inevi­ta­ble­men­te. En aje­drez, «un movi­mien­to impru­den­te hace per­der la par­ti­da»: esto se refie­re a un movi­mien­to que afec­ta al todo, es decir, a un movi­mien­to que tie­ne impor­tan­cia deci­si­va para el todo, y no a un movi­mien­to de carác­ter par­cial, no deci­si­vo para el todo. Así es en aje­drez, así es tam­bién en la gue­rra.

Pero el todo no pue­de exis­tir ais­la­da e inde­pen­dien­te­men­te de sus par­tes, ya que está com­pues­to de todas ellas. A veces la des­truc­ción o derro­ta de cier­tas par­tes no aca­rrea serias con­se­cuen­cias al todo, por­que esas par­tes no tie­nen impor­tan­cia deci­si­va para él. Algu­nas derro­tas o fra­ca­sos en las ope­ra­cio­nes tác­ti­cas o en las cam­pa­ñas a menu­do no con­du­cen al dete­rio­ro de la situa­ción de gue­rra en su con­jun­to, por­que estas derro­tas no son de impor­tan­cia deci­si­va. Pero la pér­di­da de la mayo­ría de las cam­pa­ñas que cons­ti­tu­yen la situa­ción de gue­rra en su con­jun­to, o de una o dos cam­pa­ñas deci­si­vas, cam­bia inme­dia­ta­men­te toda la situa­ción. Aquí «la mayo­ría de las cam­pa­ñas» o «una o dos cam­pa­ñas» son deci­si­vas. En la his­to­ria de las gue­rras, ha habi­do casos en que des­pués de una serie de vic­to­rias, una sola derro­ta redu­jo a la nada todos los éxi­tos logra­dos; ha habi­do tam­bién casos en que des­pués de nume­ro­sas derro­tas, una sola vic­to­ria pro­du­jo una nue­va situa­ción. Aquí la «serie de vic­to­rias» y las «nume­ro­sas derro­tas» eran de carác­ter par­cial y no deci­si­vas para la situa­ción en su con­jun­to, en tan­to que la «sola derro­ta» y la «sola vic­to­ria» fue­ron fac­to­res deci­si­vos. Todo esto expli­ca la impor­tan­cia que tie­ne el tomar en cuen­ta la situa­ción en su con­jun­to. Para quien tie­ne el man­do gene­ral, lo más impor­tan­te es con­cen­trar su aten­ción en la situa­ción de gue­rra en su con­jun­to. Lo prin­ci­pal es con­si­de­rar, a la luz de las cir­cuns­tan­cias, los pro­ble­mas de la for­ma­ción de uni­da­des y de agru­pa­cio­nes de tro­pas, así como de las rela­cio­nes entre dos cam­pa­ñas, entre las dis­tin­tas eta­pas de ope­ra­cio­nes y entre el con­jun­to de nues­tras acti­vi­da­des y el de las acti­vi­da­des enemi­gas. Todos estos pro­ble­mas requie­ren sus mayo­res esfuer­zos; si los aban­do­na y se pier­de en pro­ble­mas secun­da­rios, difí­cil­men­te podrá evi­tar reve­ses.

La rela­ción entre el todo y la par­te se refie­re no sólo a la rela­ción entre la estra­te­gia y la cam­pa­ña mili­tar, sino tam­bién a la rela­ción que hay entre la cam­pa­ña mili­tar y la tác­ti­ca. La rela­ción entre las ope­ra­cio­nes de una divi­sión y las de sus regi­mien­tos y bata­llo­nes, y la rela­ción entre las ope­ra­cio­nes de una com­pa­ñía y las de sus pelo­to­nes y escua­dras son ejem­plos con­cre­tos. El jefe mili­tar, a cual­quier nivel, debe con­cen­trar su aten­ción en los pro­ble­mas o accio­nes más impor­tan­tes y deci­si­vas para toda la situa­ción que está bajo su direc­ción, y no en otros pro­ble­mas o accio­nes.

Para deter­mi­nar qué es impor­tan­te y deci­si­vo, no hay que par­tir de con­di­cio­nes gene­ra­les o abs­trac­tas, sino de con­di­cio­nes con­cre­tas. En una ope­ra­ción mili­tar, la direc­ción y el pun­to de asal­to deben ele­gir­se con arre­glo a la situa­ción real del enemi­go, al terreno y a la fuer­za de nues­tras tro­pas en el momen­to dado. Don­de el avi­tua­lla­mien­to es abun­dan­te, hay que cui­dar de que los sol­da­dos no coman dema­sia­do; pero don­de es insu­fi­cien­te, hay que cui­dar de que no pasen ham­bre. En las zonas blan­cas, la fil­tra­ción de una sola infor­ma­ción pue­de oca­sio­nar la derro­ta en un com­ba­te pos­te­rior, mien­tras que en las zonas rojas, tal fil­tra­ción de ordi­na­rio no es lo más gra­ve. Es nece­sa­rio que los man­dos supe­rio­res par­ti­ci­pen per­so­nal­men­te en cier­tas cam­pa­ñas, pero en otras no. Para una aca­de­mia mili­tar, lo más impor­tan­te es ele­gir el direc­tor y los ins­truc­to­res y esta­ble­cer la orien­ta­ción de la ense­ñan­za. Para un mitin de masas, lo prin­ci­pal es movi­li­zar a éstas para que asis­tan, y plan­tear con­sig­nas apro­pia­das. Aún se podrían citar más ejem­plos. En una pala­bra, el prin­ci­pio con­sis­te en con­cen­trar nues­tra aten­ción en los fac­to­res impor­tan­tes de los que depen­de la situa­ción en su con­jun­to.

El estu­dio de las leyes de la direc­ción de una gue­rra en su con­jun­to, sólo es posi­ble median­te una pro­fun­da refle­xión. Por­que lo que corres­pon­de a una situa­ción en su con­jun­to no es visi­ble, y sólo se pue­de com­pren­der median­te una refle­xión pro­fun­da; no hay otro medio. Pero como el todo está com­pues­to por sus par­tes, quien ten­ga expe­rien­cia en las par­tes, expe­rien­cia en las cam­pa­ñas y la tác­ti­ca, podrá com­pren­der cosas de un orden supe­rior, siem­pre que esté dis­pues­to a pen­sar seria­men­te. Entre los pro­ble­mas estra­té­gi­cos figu­ran los siguien­tes:

  • Tomar en con­si­de­ra­ción la rela­ción entre el enemi­go y noso­tros.
  • Tomar en con­si­de­ra­ción la rela­ción entre las diver­sas cam­pa­ñas y entre las diver­sas eta­pas de ope­ra­cio­nes.
  • Tomar en con­si­de­ra­ción cier­tas par­tes que son impor­tan­tes (deci­si­vas) para la situa­ción en su con­jun­to.
  • Tomar en con­si­de­ra­ción las carac­te­rís­ti­cas espe­cí­fi­cas de la situa­ción gene­ral.
  • Tomar en con­si­de­ra­ción la rela­ción entre el fren­te y la reta­guar­dia.
  • Tomar en con­si­de­ra­ción la dis­tin­ción así como la cone­xión entre las pér­di­das y su repo­si­ción, entre el com­ba­te y el des­can­so, entre la con­cen­tra­ción y la dis­per­sión de las fuer­zas, entre el ata­que y la defen­sa, entre el avan­ce y la reti­ra­da, entre cubrir­se y expo­ner­se, entre el ata­que prin­ci­pal y los ata­ques secun­da­rios, entre el asal­to y la con­ten­ción, entre la cen­tra­li­za­ción y la des­cen­tra­li­za­ción del man­do, entre la gue­rra pro­lon­ga­da y la gue­rra de deci­sión rápi­da, entre la gue­rra de posi­cio­nes y la gue­rra de movi­mien­tos, entre las fuer­zas pro­pias y las veci­nas, entre una y otra arma del ejér­ci­to, entre los man­dos supe­rio­res y los infe­rio­res, entre los cua­dros y los sol­da­dos rasos, entre los vete­ra­nos y los biso­ños, entre los cua­dros supe­rio­res y los infe­rio­res, entre los cua­dros vete­ra­nos y los nue­vos, entre las zonas rojas y las blan­cas, entre las zonas rojas anti­guas y las nue­vas, entre la región cen­tral y las peri­fé­ri­cas de una base de apo­yo dada, entre el tiem­po frío y el calu­ro­so, entre la vic­to­ria y la derro­ta, entre las agru­pa­cio­nes gran­des y las peque­ñas, entre el ejér­ci­to regu­lar y las fuer­zas gue­rri­lle­ras, entre el ani­qui­la­mien­to del enemi­go y el ganar­se a las masas, entre el engro­sa­mien­to de las filas del Ejér­ci­to Rojo y su con­so­li­da­ción, entre el tra­ba­jo mili­tar y el polí­ti­co, entre las tareas del pasa­do y las pre­sen­tes, entre las tareas actua­les y las futu­ras, entre una y otra tarea en dife­ren­tes con­di­cio­nes, entre fren­tes esta­bles y fren­tes flui­dos, entre la gue­rra civil y la gue­rra nacio­nal, entre una eta­pa his­tó­ri­ca y otra, etc., etc.

Todos éstos son pro­ble­mas que no pode­mos ver con los ojos, pero si refle­xio­na­mos cui­da­do­sa­men­te, pode­mos com­pren­der­los, cap­tar­los y domi­nar­los todos, es decir, resol­ver todos los pro­ble­mas impor­tan­tes de la gue­rra o de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res ele­ván­do­los a un nivel supe­rior de prin­ci­pio. Nues­tra tarea en el estu­dio de los pro­ble­mas estra­té­gi­cos es con­se­guir este obje­ti­vo.

Lo impor­tan­te es saber apren­der

¿Con qué fin hemos orga­ni­za­do el Ejér­ci­to rojo? Con el fin de uti­li­zar­lo para derro­tar al enemi­go. ¿Para qué estu­dia­mos las leyes de la gue­rra? Para apli­car­las en la gue­rra.

Apren­der no es fácil, y apli­car lo que se ha apren­di­do es aún más difí­cil. Al tra­tar de la cien­cia mili­tar en las aulas o en los libros, muchas per­so­nas pare­cen ser igual­men­te com­pe­ten­tes, pero, en la gue­rra real, algu­nas ganan bata­llas y otras las pier­den. Esto lo demues­tran tan­to la his­to­ria de las gue­rras como nues­tra pro­pia expe­rien­cia de la gue­rra.

¿Dón­de resi­de, enton­ces, el quid de la cues­tión?

En la vida real, no pode­mos exi­gir gene­ra­les invic­tos. La his­to­ria cono­ce muy pocos gene­ra­les así. Nece­si­ta­mos gene­ra­les vale­ro­sos y saga­ces que por lo común ganen sus bata­llas en el cur­so de una gue­rra, gene­ra­les dota­dos de saga­ci­dad y cora­je. Para lle­gar a ser así, es nece­sa­rio asi­mi­lar un méto­do, méto­do que es indis­pen­sa­ble tan­to en el estu­dio como en la apli­ca­ción de lo apren­di­do.

¿Cuál es ese méto­do? Con­sis­te en cono­cer a fon­do todos los aspec­tos de la situa­ción del enemi­go y de la nues­tra, des­cu­brir las leyes que rigen las accio­nes de ambos lados y apli­car­las en nues­tras pro­pias accio­nes.

Los manua­les mili­ta­res publi­ca­dos en nume­ro­sos paí­ses con­tie­nen indi­ca­cio­nes sobre la nece­si­dad de «apli­car con fle­xi­bi­li­dad los prin­ci­pios de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias», y otras sobre las medi­das a tomar en caso de derro­ta. Las pri­me­ras pre­vie­nen al man­do con­tra erro­res de carác­ter sub­je­ti­vo que pue­dan nacer de una apli­ca­ción dema­sia­do rígi­da de los prin­ci­pios. Las segun­das seña­lan al man­do cómo hacer fren­te a la situa­ción des­pués de haber come­ti­do erro­res sub­je­ti­vos o cuan­do se hayan pro­du­ci­do cam­bios ines­pe­ra­dos e ineluc­ta­bles en las con­di­cio­nes obje­ti­vas.

¿Por qué se come­ten erro­res sub­je­ti­vos? Por­que la mane­ra de dis­po­ner y diri­gir las fuer­zas en una gue­rra o en un com­ba­te no corres­pon­de a las con­di­cio­nes de un momen­to y de un lugar dados, por­que la direc­ción sub­je­ti­va no corres­pon­de a las con­di­cio­nes reales obje­ti­vas, no con­cuer­da con ellas, o dicho en otros tér­mi­nos, por­que no se ha resuel­to la con­tra­dic­ción entre lo sub­je­ti­vo y lo obje­ti­vo. Es difí­cil evi­tar seme­jan­te situa­ción en toda tarea que se reali­ce; sin embar­go, algu­nos demues­tran ser más com­pe­ten­tes que otros para rea­li­zar­la. En todo tra­ba­jo exi­gi­mos un gra­do rela­ti­va­men­te alto de com­pe­ten­cia; en el domi­nio mili­tar, exi­gi­mos rela­ti­va­men­te más vic­to­rias o, en otras pala­bras, menos derro­tas. Aquí la cla­ve es con­se­guir que lo sub­je­ti­vo con­cuer­de con lo obje­ti­vo.

Tome­mos un ejem­plo en el terreno de la tác­ti­ca. Supon­ga­mos que el pun­to ele­gi­do para el ata­que se encuen­tre en uno de los flan­cos de la posi­ción enemi­ga, que ese flan­co resul­te ser pre­ci­sa­men­te su pun­to débil y que, por con­si­guien­te, el asal­to ter­mi­ne con una vic­to­ria. Esto es lo que se lla­ma corres­pon­den­cia de lo sub­je­ti­vo con lo obje­ti­vo, o sea, corres­pon­den­cia del reco­no­ci­mien­to, el jui­cio y la deci­sión del coman­dan­te con la situa­ción real del enemi­go y la dis­po­si­ción de sus fuer­zas para el com­ba­te. Si el pun­to ele­gi­do para el ata­que se encuen­tra en el otro flan­co o en el cen­tro y, por con­si­guien­te, las fuer­zas ata­can­tes se dan con­tra el muro y no pue­den avan­zar, esto quie­re decir que fal­ta esa corres­pon­den­cia. Si el momen­to del ata­que es ele­gi­do acer­ta­da­men­te, si las reser­vas son uti­li­za­das a tiem­po, si todas las medi­das toma­das en el cur­so del com­ba­te y todas las ope­ra­cio­nes resul­tan favo­ra­bles para noso­tros y des­fa­vo­ra­bles para el enemi­go, enton­ces la direc­ción sub­je­ti­va a lo lar­go de todo el com­ba­te corres­pon­de por com­ple­to a la situa­ción obje­ti­va. Esta com­ple­ta corres­pon­den­cia es extre­ma­da­men­te rara en una gue­rra o en un com­ba­te, por­que las dos par­tes beli­ge­ran­tes son gru­pos de seres vivos arma­dos, y cada una se guar­da para sí sus secre­tos. Es muy dis­tin­to a mane­jar obje­tos inani­ma­dos o asun­tos de la vida coti­dia­na. Pero si la direc­ción ejer­ci­da por el coman­dan­te corres­pon­de en líneas gene­ra­les a la situa­ción real, es decir, si los ele­men­tos deci­si­vos de dicha direc­ción corres­pon­den a la situa­ción real, se ten­drá la base para la vic­to­ria.

Toda dis­po­si­ción correc­ta de un man­do pro­vie­ne de su deci­sión jus­ta; la deci­sión jus­ta pro­vie­ne de su jui­cio correc­to sobre la situa­ción, y el jui­cio correc­to pro­vie­ne de un reco­no­ci­mien­to minu­cio­so e indis­pen­sa­ble y de un examen sis­te­má­ti­co de todas las infor­ma­cio­nes reco­gi­das a tra­vés del reco­no­ci­mien­to. El man­do emplea todos los medios de reco­no­ci­mien­to posi­bles y nece­sa­rios, y exa­mi­na las infor­ma­cio­nes reco­gi­das acer­ca de la situa­ción del enemi­go, dese­chan­do la cás­ca­ra para que­dar­se con el grano, des­car­tan­do lo fal­so para con­ser­var lo ver­da­de­ro, pasan­do de un aspec­to a otro y de lo externo a lo interno; lue­go, con­si­de­ran­do las con­di­cio­nes de su pro­pio cam­po, hace un estu­dio com­pa­ra­ti­vo de la situa­ción de ambas par­tes y de sus mutuas rela­cio­nes; de este modo, for­ma su jui­cio, toma su deci­sión y ela­bo­ra su plan. Este es el pro­ce­so com­ple­to del cono­ci­mien­to de una situa­ción, pro­ce­so que debe reco­rrer un jefe mili­tar antes de for­mu­lar su plan estra­té­gi­co, de cam­pa­ña o de com­ba­te. Pero, en lugar de pro­ce­der así; un jefe mili­tar negli­gen­te basa sus pla­nes mili­ta­res en sus pro­pios deseos y, por lo tan­to, seme­jan­tes pla­nes resul­tan ilu­so­rios y no corres­pon­den a la reali­dad. Un jefe mili­tar impul­si­vo que con­fíe sólo en su entu­sias­mo cae­rá inevi­ta­ble­men­te en las tram­pas ten­di­das por el enemi­go, se deja­rá ten­tar por los datos super­fi­cia­les o par­cia­les acer­ca de la situa­ción de éste, o bien se deja­rá influir por suge­ren­cias irres­pon­sa­bles de sus subor­di­na­dos que no están basa­das en un cono­ci­mien­to real ni en una visión pro­fun­da, y, por con­si­guien­te, se estre­lla­rá inevi­ta­ble­men­te con­tra el muro, por­que no sabe o no quie­re saber que todo plan mili­tar debe basar­se en un indis­pen­sa­ble reco­no­ci­mien­to y en un esme­ra­do estu­dio de la situa­ción del enemi­go, la situa­ción pro­pia y las inter­re­la­cio­nes de ambas.

El pro­ce­so del cono­ci­mien­to de una situa­ción no sólo tie­ne lugar antes, sino tam­bién des­pués de la for­mu­la­ción del plan mili­tar. Entre el momen­to en que el plan comien­za a apli­car­se y el fin del com­ba­te, media otro pro­ce­so de cono­ci­mien­to de la situa­ción, el de la apli­ca­ción del plan. En este lap­so es nece­sa­rio com­pro­bar de nue­vo si el plan tra­za­do en el pro­ce­so ante­rior corres­pon­de a la situa­ción real. Si el plan no corres­pon­de a la reali­dad o no corres­pon­de ple­na­men­te, es nece­sa­rio, a la luz del nue­vo cono­ci­mien­to, esta­ble­cer un nue­vo jui­cio, tomar una nue­va deci­sión y modi­fi­car el plan ini­cial de modo que corres­pon­da a la nue­va situa­ción. Ocu­rre que en casi todas las ope­ra­cio­nes el plan es rec­ti­fi­ca­do par­cial­men­te, y a veces, inclu­so por com­ple­to. Una per­so­na impul­si­va que no com­pren­da la nece­si­dad de rec­ti­fi­car su plan o no quie­ra hacer­lo, sino que actúe a cie­gas, se rom­pe­rá inevi­ta­ble­men­te la cabe­za con­tra el muro.

Lo dicho ante­rior­men­te se apli­ca a una ope­ra­ción estra­té­gi­ca, a una cam­pa­ña o a un com­ba­te. Un jefe mili­tar expe­ri­men­ta­do, si estu­dia con modes­tia, lle­ga­rá a cono­cer per­fec­ta­men­te las carac­te­rís­ti­cas de sus pro­pias fuer­zas (los man­dos, los com­ba­tien­tes, las armas, el avi­tua­lla­mien­to, etc., y la suma de todos estos fac­to­res), las de las fuer­zas enemi­gas (tam­bién los man­dos, los com­ba­tien­tes, las armas, el avi­tua­lla­mien­to, etc., y la suma de todos estos fac­to­res) y todas las demás con­di­cio­nes rela­ti­vas a la gue­rra, tales como las con­di­cio­nes polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas, geo­grá­fi­cas y cli­má­ti­cas; un jefe mili­tar como éste ten­drá más segu­ri­dad al diri­gir una gue­rra o un com­ba­te y mayo­res posi­bi­li­da­des de con­quis­tar vic­to­rias. Todo esto lo logra­rá por­que, en el trans­cur­so de un lar­go perío­do, habrá lle­ga­do a cono­cer la situa­ción del enemi­go y la pro­pia, habrá des­cu­bier­to las leyes de la acción y resuel­to la con­tra­dic­ción entre lo sub­je­ti­vo y lo obje­ti­vo. Este pro­ce­so del cono­ci­mien­to es de suma impor­tan­cia; sin una expe­rien­cia así, acu­mu­la­da duran­te lar­go tiem­po, es difí­cil com­pren­der y domi­nar las leyes que rigen una gue­rra en su con­jun­to. Ni un prin­ci­pian­te en el arte de la gue­rra, ni una per­so­na que sólo cono­ce este arte en el papel, pue­den ser coman­dan­tes de alto ran­go real­men­te com­pe­ten­tes; para lle­gar a ser­lo es nece­sa­rio apren­der este arte en el cur­so mis­mo de la gue­rra.

Todas las leyes o teo­rías mili­ta­res que tie­nen carác­ter de prin­ci­pio, son la sín­te­sis de la expe­rien­cia de las gue­rras pasa­das, rea­li­za­da por nues­tros ante­ce­so­res o nues­tros con­tem­po­rá­neos. Debe­mos estu­diar con serie­dad estas lec­cio­nes que nos han lega­do las gue­rras pasa­das y que han sido paga­das con san­gre. Esta es una tarea. Pero hay otra: com­pro­bar con nues­tra pro­pia expe­rien­cia las con­clu­sio­nes extraí­das, asi­mi­lar lo útil, recha­zar lo inú­til y agre­gar lo que es espe­cí­fi­ca­men­te nues­tro. Esta últi­ma tarea es muy impor­tan­te, pues de no cum­plir­la, no podre­mos diri­gir la gue­rra.

Leer es apren­der; prac­ti­car tam­bién es apren­der, y es una for­ma más impor­tan­te de apren­der. Nues­tro méto­do prin­ci­pal es apren­der a com­ba­tir en el cur­so mis­mo de la gue­rra. Una per­so­na que no ha teni­do opor­tu­ni­dad de ir a la escue­la tam­bién pue­de apren­der a com­ba­tir, apren­der en el cur­so mis­mo de la gue­rra. La gue­rra revo­lu­cio­na­ria es una empre­sa del pue­blo; en ella, ocu­rre con fre­cuen­cia que la gen­te, en vez de actuar des­pués de haber apren­di­do, comien­za por actuar y des­pués apren­de. Actuar es apren­der. Entre un civil corrien­te y un mili­tar hay cier­ta dis­tan­cia, pero no una Gran Mura­lla, y esta dis­tan­cia pue­de ser supe­ra­da con rapi­dez. Par­ti­ci­par en la revo­lu­ción y en la gue­rra es el medio de supe­rar­la: al decir que apren­der y prac­ti­car no es fácil, nos refe­ri­mos a que apren­der a fon­do y prac­ti­car con habi­li­dad no es fácil. Al decir que los civi­les pue­den con­ver­tir­se con rapi­dez en mili­ta­res, nos refe­ri­mos a que no es difí­cil cru­zar el umbral. Para resu­mir estas dos afir­ma­cio­nes, con­vie­ne recor­dar la vie­ja sen­ten­cia chi­na: «Nada en el mun­do es difí­cil para el que se pro­po­ne hacer­lo». Cru­zar el umbral no es difí­cil, y per­fec­cio­nar­se tam­bién es posi­ble con tal que uno se pro­pon­ga hacer­lo y sepa apren­der.

Las leyes de la gue­rra, como las de todos los demás fenó­me­nos, son el refle­jo en nues­tra men­te de la reali­dad obje­ti­va. Todo lo que exis­te fue­ra de nues­tra men­te es reali­dad obje­ti­va. Por con­si­guien­te, lo que debe­mos estu­diar y cono­cer com­pren­de tan­to la situa­ción del cam­po enemi­go como la del nues­tro, y los dos cam­pos deben ser con­si­de­ra­dos como el obje­to de nues­tro estu­dio; sólo nues­tro cere­bro (nues­tra facul­tad de pen­sar) es el suje­to que rea­li­za el estu­dio. Hay per­so­nas que son capa­ces de cono­cer­se bien a sí mis­mas, pero no a su adver­sa­rio; hay otras con las que suce­de lo con­tra­rio. Ni aqué­llas ni éstas pue­den resol­ver el pro­ble­ma de apren­der y apli­car las leyes de la gue­rra. Sun Tsi2, gran teó­ri­co mili­tar de la anti­gua Chi­na, escri­bió en su libro: «Cono­ce a tu adver­sa­rio y conó­ce­te a ti mis­mo y podrás librar cien bata­llas sin correr nin­gún ries­go de derro­ta». Esta sen­ten­cia se refie­re a dos eta­pas: la eta­pa de apren­di­za­je y la eta­pa de apli­ca­ción; se refie­re tan­to al cono­ci­mien­to de las leyes del desa­rro­llo de la reali­dad obje­ti­va como a la deter­mi­na­ción, con arre­glo a estas leyes, de nues­tra acción para ven­cer al enemi­go que enfren­ta­mos. No debe­mos menos­pre­ciar esta sen­ten­cia.

La gue­rra es la for­ma más alta de lucha entre nacio­nes, Esta­dos, cla­ses o gru­pos polí­ti­cos, y todas sus leyes son uti­li­za­das por las nacio­nes, Esta­dos, cla­ses o gru­pos polí­ti­cos en gue­rra con el pro­pó­si­to de con­quis­tar la vic­to­ria. No cabe duda que el des­en­la­ce de una gue­rra está deter­mi­na­do prin­ci­pal­men­te por las con­di­cio­nes mili­ta­res, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y natu­ra­les en que se encuen­tra cada una de las dos par­tes beli­ge­ran­tes. Pero no sólo por ellas; está deter­mi­na­do tam­bién por la capa­ci­dad sub­je­ti­va de las par­tes beli­ge­ran­tes para diri­gir la gue­rra. Un jefe mili­tar no pue­de pre­ten­der ganar la gue­rra tras­pa­san­do los lími­tes impues­tos por las con­di­cio­nes mate­ria­les, pero sí pue­de y debe esfor­zar­se por ven­cer den­tro de tales lími­tes. El esce­na­rio de la acción de un jefe mili­tar está cons­trui­do sobre las con­di­cio­nes mate­ria­les obje­ti­vas, pero en este esce­na­rio pue­de diri­gir la repre­sen­ta­ción de muchos dra­mas vivos, mar­cia­les, gran­dio­sos y lle­nos de soni­do y color. Por lo tan­to, sobre la base mate­rial obje­ti­va dada, es decir, en las con­di­cio­nes mili­ta­res, polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y natu­ra­les dadas, los man­dos de nues­tro Ejér­ci­to Rojo deben des­ple­gar nues­tro pode­río y con­du­cir a todo el ejér­ci­to para aplas­tar a los enemi­gos de la nación y de cla­se, y para trans­for­mar este mun­do envi­le­ci­do. Es en este sen­ti­do que se pue­de y se debe ejer­cer nues­tra capa­ci­dad sub­je­ti­va para diri­gir la gue­rra. No per­mi­ti­re­mos a nin­guno de los man­dos del Ejér­ci­to Rojo con­ver­tir­se en un hom­bre impul­si­vo que actúe de mane­ra arre­ba­ta­da; debe­mos alen­tar a cada uno de ellos para que se con­vier­ta en un héroe vale­ro­so y sagaz, que posea no sólo el valor para supe­rar todos los obs­tácu­los, sino tam­bién la capa­ci­dad para domi­nar el cur­so com­ple­to de la gue­rra en todas sus vici­si­tu­des y en todo su desa­rro­llo. Nadan­do en el océano de la gue­rra, un coman­dan­te no sólo debe evi­tar hun­dir­se, sino que debe ase­gu­rar­se la lle­ga­da a la ori­lla opues­ta con bra­za­das medi­das. Las leyes de la direc­ción de la gue­rra cons­ti­tu­yen el arte de nadar en el océano de la gue­rra.

Este es nues­tro méto­do.

  1. La cien­cia mili­tar chi­na está cons­ti­tui­da por la estra­te­gia, la cien­cia de las cam­pa­ñas y la tác­ti­ca. La pri­me­ra tra­ta de las leyes de la direc­ción de la gue­rra en su con­jun­to; la segun­da, de las leyes que rigen las cam­pa­ñas y que se apli­can en la direc­ción de las mis­mas; y la ter­ce­ra, de las leyes que rigen los com­ba­tes y que se apli­can en la direc­ción de éstos.
  2. Cono­ci­do tam­bién como Sun Wu, es un famo­so teó­ri­co mili­tar chino del siglo V a. n. e. y autor de la obra Sun Tsi, que cons­ta de tre­ce capí­tu­los. La fra­se cita­da en este tra­ba­jo apa­re­ce en el ter­cer capí­tu­lo, titu­la­do «Plan de ata­que».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *